Un barbero de Sevilla atemporal y surrealista

El barbero de Sevilla, de Giuseppe Verdi, bajo dirección musical de Francisco Valero-Terribas y dirección escénica de Kike Llorca
Rambleta
Bulevar Sur esquina C / Pío IX, s/n. Valencia
Viernes 12 y domingo 14 de abril de 2019

Después del gran éxito de ‘La Traviata’ de Verdi, Rambleta vuelve a poner la ópera al alcance de todos con la versión más fresca, divertida y sorprendente de ‘Il barbiere di Siviglia’, un melodrama buffo dividido en dos actos con libreto de Cesare Sterbini sobre la comedia homónima de Pierre- Agustin Caron de Beaumarchais.

El barbero de Sevilla. Imagen cortesía de Rambleta.

El barbero de Sevilla. Imagen cortesía de Rambleta.

Bajo la dirección musical del maestro valenciano Francisco Valero-Terribas, calificado por los especialistas como “uno de los directores jóvenes más interesantes de su generación. Una auténtica revelación”, en esta versión semi-escenificada con adaptación para orquesta de cámara, el amor se contempla como una única vía de escape ante el poder del dinero.

Kike Llorca en la dirección de escena y la Orquesta de Cámara y Coro Eutherpe -residente en Rambleta- rematan esta versión de ‘Il barbiere di Siviglia’, junto a un plantel con algunas de las voces más interesantes del panorama actual con Silvia Vázquez (Rosina), David Ferri (Il conte d’ Almaviva), Vicente Antequera (Figaro), Pedro Quiralt (Don Bartolo), Georgy Ekimov (Don Basilio), Sebastiá Peris (Fiorello), Tanya Durán (Berta).

El barbero de Sevilla. Imagen cortesía de Rambleta.

El barbero de Sevilla. Imagen cortesía de Rambleta.

Esta producción valenciana de la Fundación Eutherpe se representará en Rambleta el viernes 12 de abril (20:30 horas) y el domingo 14 de abril (19:00 horas), eliminando los clichés asociados a la ópera y brindando la oportunidad a todos de descubrir un Barbero de Sevilla atemporal, una comedia anacrónica impregnada de surrealismo.

Con su gran comicidad, ‘Il barbiere di Siviglia’ es una de las últimas óperas clásicas que dieron inicio al primer romanticismo y al bel canto. El libreto recoge cómo el dinero es capaz de marcar la relación entre los personajes, además de ser la solución para cualquier problema que surge a lo largo de su trama. Así, la relación de Rosina y el Conde de Almaviva es la única basada en el amor desinteresado. El planteamiento escénico de Kike Llorca invita a reflexionar sobre el valor del respeto, el precio de la felicidad y, en definitiva, la manera que tiene el poderoso caballero don Dinero de controlarnos y mantenernos enjaulados.

El barbero de Sevilla. Imagen cortesía de Rambleta.

El barbero de Sevilla. Imagen cortesía de Rambleta.

El Bel Canto se adueña de Les Arts

Concierto Bel Canto, dirigido por Gregory Kunde
Palau de Les Arts Reina Sofía
Avda del Professor López Piñero, 1. Valencia
Miércoles 23 de marzo, 2016, a las 20.00h

Es la primera vez que dirige una orquesta en España. Gregory Kunde, que protagonizó el pasado enero el ‘Samson et Dalila’ de la Fura dels Baus en Les Arts, ahora toma la batuta para dirigir a 14 jóvenes artistas del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo. Lo hará en el ‘Concierto Bel Canto’ de este miércoles, con algunas de las piezas más célebres de Bellini, Donizetti y Rossini. Un debut como director por todo lo alto, dada la enjundia de las obras y la técnica vocal que deberán alcanzar los jóvenes protagonistas. “Son muy trabajadores, están muy motivados y tienen muchísimo talento”, señaló Kunde acerca de sus pupilos.

También dijo que eran “como esponjas”. Y tienen que serlo para empaparse del Bel Canto, cuyo registro sonoro exige mucho del cantante. “Las voces jóvenes no tienen tanta pericia como las de los artistas consagrados y la Orquesta de la Comunidad Valenciana ha sabido adaptarse a un ritmo más suave”, explicó el director que, cuando se le preguntó por lo que sentía por el cambio de registro, de actor a llevar la batuta, señaló: “Me da poder”, seguida la respuesta de un coro de risas. Luego, más en serio, aseguró que suponía “una gran responsabilidad y una satisfacción increíble”.

Davide Livermore, intendente de Les Arts (izda), junto a Gregory Kunde. Fotografía de Tato Baeza por cortesia del Palau de Les Arts.

Davide Livermore, intendente de Les Arts (izda), junto a Gregory Kunde. Fotografía de Tato Baeza por cortesia del Palau de Les Arts.

‘El Barbero de Sevilla’ y ‘La Cenicienta’, de Rossini, ‘Capuletos y Montescos’ y ‘La sonámbula’, de Bellini, y ‘Don Pasquale’, ‘El elixir del amor’, ‘La favorita’ y ‘Lucia di Lammermoor’ serán las piezas que Kunde dirigirá con la Orquestra de la Comunitat Valenciana. Un concierto para el que desde hace ya dos semanas no quedan entradas. “El Bel Canto es profundamente educativo”, explicó Davide Livermore, intendente del Palau de Les Arts. Además de un “repertorio aparentemente vocal que cuenta siempre historias con la palabra”, añadió.

Esa mezcla de corazón y cabeza, de vocalidad que parece salir del pecho pasando por la cabeza es lo que hace del ‘Concierto Bel Canto’ la forma en que Les Arts da el do de pecho, tras el estrépito fallero. “Tenemos al maestro Kunde, con más de 20 años de Bel Canto, enseñando a cantantes”, lo cual, subrayó el intendente, “es un pasaje fundamental en la formación educativa de estos jóvenes artistas”. Jóvenes que escuchaban sentados en primera fila las palabras de sus mentores. “Me encanta trabajar con jóvenes”, indicó el maestro, que en 1999 formó el coro que lleva su nombre en Rochester (Nueva York).

Elenco al completo del Concierto Bel Canto dirigido por Gregory Kunde. Fotografía de Tato Baeza por cortesía de Les Arts.

Elenco al completo del Concierto Bel Canto dirigido por Gregory Kunde. Fotografía de Tato Baeza por cortesía de Les Arts.

Davide Livermore, desde que sucedió en la dirección de Les Arts a Helga Schmidt, no se cansa de repetir la importancia que tiene en su proyecto del coliseo el Centre de Perfecccionament Plácido Domingo, en tanto semillero de artistas y escaparate de futuro. Ese trabajo con los jóvenes también lo destacó Kunde: “Preparamos a generaciones futuras y al público de mañana”. Un público que el intendente quiere distinto al que propone la televisión con esa promoción del “dinero rápido” y del aprendizaje igualmente rápido y fácil tipo “Wikipedia”.

Para llevar a cabo su proyecto, Livermore insistió en la importancia de que el Gobierno central forme parte del Patronato de Les Arts (“como contraprestación”), a pesar de su reciente renuncia, y del apoyo institucional tanto público como privado. “Estamos planteando acciones concretas para conseguir patrocinio privado”, aunque el intendente explicó que esa participación tenía que venir no desde la “obligación”, sino desde la “comprensión”. Se trata, dijo, de recuperar la “gran potencialidad que en el pasado se perdió a nivel de patrocinio privado”, porque con la ayuda pública, en cuanto a “intencionalidad”, ya cuenta. También indicó que en un tiempo más o menos breve se presentarán las propuestas que vienen trabajando al unísono con el Ayuntamiento de Valencia.

Fotografía de Herbert List que anuncia el Concierto Bel Canto en el Palau de Les Arts.

Fotografía de Herbert List que anuncia el Concierto Bel Canto en el Palau de Les Arts.

Salva Torres

«El artista debería estar protegido»

Desayunos Makma en Lotelito
Con Mariángeles y Enrique Fayos, responsables del Teatro Olympia que celebra sus 100 años
Entrevistados por Jose Ramón Alarcón, Merche Medina y Salva Torres, del equipo de redacción de MAKMA

Mariángeles y Enrique Fayos dicen llevar el teatro en la sangre: “Forma parte de nuestro ADN”. Son, más que obligados deudores del legado paterno, fieles y apasionados continuadores del Teatro Olympia que ahora cumple 100 años. “El peaje que pagas por lo que tanto te gusta es alto porque desatiendes a la familia”. Pero la familia lo entiende, porque una pasión como esa no es cualquier pasión. Y se nota. Ambos defienden el teatro y el cine (porque el Olympia fue durante muchos años cine) como si estuviera en juego su propia vida. Al igual que defienden la cultura, recogida como un derecho en el artículo 44.1 de la Constitución.

Mariángeles Fayos, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Mariángeles Fayos, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Las inversiones en cultura se multiplican luego por siete”

“Todas las inversiones en cultura se multiplican por siete, algo que no ocurre por ejemplo en el sector del automóvil”, dice Mariángeles Fayos, presidenta a su vez de AVETID, la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo que el pasado lunes entregó sus premios, entre los cuales, por sorpresa, se coló uno de reconocimiento a su propia labor en el Olympia. Por eso no entienden que sea el sector de la cultura “el que menos ayudas públicas reciba”, contrariando “la fama que tiene de vivir de las subvenciones”. Lo cual, zanjan, “es falso”. Además, el tan criticado IVA cultural del 21%, “gestado con improvisación por un ministro [José Ignacio Wert] que era un mediano”, está “destrozando las salas pequeñas y medianas”. De ahí su proclama: “La cultura debería tener un IVA super reducido”.

Enrique Fayos, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique Fayos, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“La cultura es el oxígeno de la sociedad”

Tienen la certeza de que el teatro es o debería ser “catalizador de la sociedad”. Y ponen como ejemplo el Sócrates de José María Pou que recientemente ha visitado el Olympia, para reflexionar en torno a la democracia en tiempos en que esa democracia se ve actualmente amenazada por diversos flancos. También comparten la necesidad de preservar el talento: “El artista debería estar protegido”. Al igual que los teatros y la cultura: “Somos el oxígeno y el motor de la sociedad”.

Mariángeles Fayos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Mariángeles Fayos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Recientemente han recibido también la Medalla del Consell Valenciá de Cultura por esos 100 años del Teatro Olympia, “bien cultural vivo de la ciudad”, destacó en la entrega del galardón su presidente Santiago Grisolía. “No hay tradición en el Consell de darle ese premio al teatro”, lo cual añade brillo a la distinción, subraya Enrique Fayos. Recuerda, al hilo de esa medalla, que Valencia fue en los años 50 una “potencia teatral”, con salas “como el Alcázar, Novedades, Eslava y otras muchas”. Y que el Olympia llegó a tener seis meses en cartel la película El expreso de medianoche, cuando era cine donde se proyectaban películas de Tarzán o de los hermanos Marx, o vendidas con meses de antelación las entradas para ver a Moncho Borrajo.

La recuperación de Valencia como potencia teatral pasa, dicen, por una “política cultural a largo plazo”, por una “transparencia y equidad en las ayudas”, por una “colaboración y no competencia entre lo público y lo privado” y por una “orden de ayuda a las salas que impulse la industria cultural”. Ven signos “esperanzadores” en el nuevo gobierno de la Comunidad Valenciana, aunque reconocen ciertas prisas porque “el sector teatral está en urgencia”. Y eso que, como precisan, “con poco dinero se arreglaría el problema del teatro en Valencia”.

Enrique Fayos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique Fayos, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Entiendo que se paralizara el concurso del Teatro Musical”

Aunque no todo depende del dinero. “Entiendo que el Ayuntamiento de Valencia paralizara el concurso público para la gestión del Teatro Musical”. Lo entiende porque, según Enrique Fayos, “no puede ser que lo más importante fuera lo económico en lugar de primar la calidad de la oferta presentada”. Y destaca, como ejemplo de buena gestión privada, que “se puede hacer más con menos”.

Ahora ven nuevas amenazadas a la siempre frágil existencia del teatro, donde “el margen de rentabilidad es muy ajustado”. “Hoy la competencia no proviene del fútbol, sino de Internet y del móvil”, dicen, por aquello de la ingente oferta cultural a través de otros medios. Y no sólo para ellos como responsables de un teatro, sino para el propio actor desde otro punto de vista: “Que durante un espectáculo se enciendan 50 luces de móvil, genera un problema emocional al actor que piensa que no está atrapando la atención del espectador”.

De izquierda a derecha, Jose Ramón Alarcón, Merche Medina, Salva Torres, Mariángeles Fayos y Enrique Fayos, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Jose Ramón Alarcón, Merche Medina, Salva Torres, Mariángeles Fayos y Enrique Fayos, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Para celebrar los 100 años del Olympia tienen pensado, entre otras cosas, realizar tertulias del público con los actores, actuaciones en la entrada del teatro y una exposición con fotografías que reflejen ese siglo de la escena en Valencia. Un siglo que empezó el 10 de noviembre de 1915 con la ópera El Barbero de Sevilla y ha tenido su prolongación exitosa con la reciente Escenas de la vida conyugal de Ricardo Darín. “Es un actor con un enorme tirón; un mito”. Como lo es ya el Teatro Olympia.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Enrique y Mariangeles Fayos. Fotografía: Fernando Ruiz.

Enrique y Mariangeles Fayos, tras los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Salva Torres