Liminal: el arte de jugar con lo digital

‘Liminal’, del colectivo Fluenz
Sergi Hernández y Carlos Izquierdo
Centro Cultural Las Cigarreras, Alicante
#DIM2020
Lunes 1 de junio de 2020

Mientras las instituciones culturales repiensan sus formatos y modelos para poder seguir prestando apoyo a artistas y proyectos –sin olvidar a un público cada vez más conectado–, el pasado 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, fue, sin duda, un momento para la reflexión y proyección digital en el ámbito museístico. En este contexto, se estrenó la nueva pieza audiovisual realizada por el colectivo Fluenz y titulada ‘Liminal’, un proyecto de arte digital producido por el Centro Cultural Las Cigarreras de Alicante con motivo de su programación online que consistió en un despliegue de opciones audiovisuales y diferentes actividades que todavía complementan el resto de contenidos a los que la institución está dando salida gracias a la redes sociales y otros canales de distribución digitales. El objetivo de prestar el servicio de la cultura y su difusión continúa; aunque, quizá, nos gustaría de otra forma más cercana y sin contar con el cierre de espacios o la reducción de aforos. 

Detalle de ‘Liminal’. Imagen cortesía del colectivo Fluenz.

Es precisamente aquí donde actúa la adecuación de la pieza ‘Liminal’. El concepto de liminalidad habla precisamente de un estado limítrofe, una zona de transición entre lo que conocemos y lo que nos depara el devenir. El término aparece por primera vez en el libro ‘Ritos de Paso’, de Arnol Van Gennep, y se genera en el contexto de la etnología y antropología para explicar fases previas o intermedias como la enfermedad, la locura transitoria o una enfermedad. Teniendo presente que estos espacios liminales son zonas entre dos estados, se les confiere la característica de la versatilidad, la identidad móvil y la evolución permanente. Siendo así, la pieza plantea una experiencia en la que el ámbito visual y el sonoro se reformulan, mutan y juntos plantean nuevos significados.

Fluenz es el colectivo artístico formado por Carlos Izquierdo, que utiliza la firma de Arco Glanz al realizar música electrónica, y Sergi Hernández. Carlos Izquierdo es compositor, pedagogo y artista sonoro, ha trabajado en numerosos proyectos relacionados con el audiovisual y la innovación tecnológica pero siempre teniendo como eje central de su producción la música. Sergi Hernández completa este dúo aportando su experiencia en la parte visual. Es arquitecto y tecnólogo creativo, y ha trabajado desarrollando plataformas digitales interactivas y de investigación, así como creando experiencias museográficas interactivas; es por ello que le interesa la interoperatividad entre espacio, danza contemporánea, música y artes visuales a través de las artes interactivas.

Detalle de ‘Liminal’. Imagen cortesía del colectivo Fluenz.

Fluenz genera en sus piezas un potente diálogo entre las disciplinas visual y musical, utilizando el lienzo sonoro como pieza básica y posteriormente desarrollándolo hacia la abstracción narrativa. Este paralelismo acertado entre imagen y ritmo es consecuencia de una técnica apurada que consiste en que el vídeo se genera al mismo tiempo que sonido entra en el software correspondiente. Podemos rastrear la experiencia del colectivo con esta tecnología a través de la pieza precedente ‘Relieve’, donde desde un punto de vista más experiencial se mezclan técnicas que consiguen modificar los parámetros geométricos según la intensidad del sonido y aplicar diferentes texturas a la imagen. En ‘Liminal’ esta sincronización llega a un punto culmen y el observador disfruta de los cambios de ritmo, donde lo instrumental y lo electrónico van superponiéndose según se requiera; la imagen capta a la perfección esta capacidad de juego. 

Es precisamente esta capacidad de ambos de articular lo lúdico y lo artístico lo que va desvelando ‘Liminal’ en sus veinte minutos de duración. Ya desde el principio, se deja atrás la quietud sonora dando paso a la sensación vertiginosa que les induce a apropiarse de lo limítrofe como hilo conductor. Es así como mediante la combinación de cambios de ritmos y texturas móviles, puede rastrearse la experimentación y la necesidad de narrar una historia. Hacia la mitad de la pieza se vislumbran imágenes de planetas que inquietan por el color y el contexto musical. Acechan al observador en las ligeras ondulaciones que se van produciendo hasta quedar desdibujados por una líquida sensación de inestabilidad. Tras este período, regresa el ritmo geométrico del principio, los sonidos e imágenes aumentan hacia tonos más agudos y el bombardeo de luces invitan a asomarse a esa zona desconocida, a salir del trance, para aproximarnos de nuevo a un agitado juego –ahora ya no tan desconocido–, propio de los tiempos que nos acompañan. 

Se puede disfrutar de ambas piezas entrando en el perfil de YouTube del colectivo en el siguiente enlace: Colectivo Fluenz.

Portada de la pieza ‘Liminal’. Imagen cortesía del colectivo Fluenz.

María Ramis.

“Hay que acabar con la precariedad de los artistas”

#MAKMAEntrevistas | José Miguel Cortés (IVAM), Rafael Company (MuVIM) y Carlos Reyero (Museo de Bellas Artes de Valencia)
Día Internacional de los Museos
Lunes 18 de mayo de 2020

¿Ya nada será igual o todo volverá a su cauce? ¿Los museos deberán cambiar de modelo expositivo y la forma de mostrarlo? ¿Y, como los museos, el resto de agentes culturales y sociales que, a rebufo de lo que les sucede a estas instituciones más o menos longevas, se ha visto igualmente afectado en su actividad diaria por la inesperada irrupción de la pandemia a causa del coronavirus? A estas y otras cuestiones tratan de dar respuesta los directores del IVAM, José Miguel Cortés, del MuVIM, Rafael Company, y del Museo de Bellas Artes de Valencia, Carlos Reyero, con motivo del Día Internacional de los Museos, que cada 18 de mayo se viene celebrando desde hace ya más de 40 años.

“Yo rara vez entro en un museo de historia natural sin sentirme como si estuviera asistiendo a un funeral”, decía el ensayista John Burroughs. El poeta Jean Cocteau profundizaba en ese carácter funerario: “El Louvre es un depósito de cadáveres. Vas allí a reconocer a tus amigos”. Por el contrario, el literato Jules de Goncourt veía su lado positivo: “Lo que, tal vez, tiene más sentido que cualquier otra cosa en el mundo es un cuadro en un museo”. Para concluir, el escritor Henry James se refería a ellos mediante la siguiente paradoja: “En los museos y los palacios somos radicales y conservadores alternativamente”. Bueno, pues cuando todavía ni tan siquiera se había resuelto el papel de los museos en la sociedad de consumo, viene ahora un virus y zarandea aún más sus frágiles cimientos.

Obras de Jorge Peris. Imagen cortesía del IVAM.

“La pandemia pone de relieve, de forma dramática y en un contexto desolador, que determinados retos se han de abordar con mayor premura de la prevista. Hay generaciones que, aunque pueden estar acercándose al fenómeno museístico por prescripción de los educadores, o de otras personas, quizá no estén interiorizando -o no del todo- el altísimo valor cívico y cultural de estas instituciones”, señala Company, quien plantea que «la respuesta» a las necesidades de las nuevas generaciones “exige, con seguridad, algo más que la filmación de una exposición, por más que esto también deba hacerse”.

En el MuVIM dice haber tenido “experiencias fantásticas con, por ejemplo, la exposición permanente ‘La aventura del pensamiento’: han sido personas muy jóvenes las que han hecho venir al museo a sus amigos de fuera del instituto, a sus padres o abuelos… pero creo que deberemos reflexionar muy mucho. Al fin y al cabo, ya se han publicado libros con títulos tan sugerentes como ‘Por qué no vienen a los museos’, y por más que el MuVIM haya tenido cifras francamente magníficas de asistencia, las nuevas condiciones que la pandemia está creando no pueden obtener la callada por respuesta”.

La artista Julia Galán (dcha) y la comisaria Semíramis González, junto al mural ‘Un grito a voces’. Imagen cortesía del MuVIM.

“Yo hablaría”, afirma Cortés, “de dos tipos de cambios: unos más inmediatos y otros más profundos. De los inmediatos, nos encontramos con una gran paradoja, porque durante mucho tiempo hemos estado luchando porque los museos fueran más participativos, más accesibles, más colaborativos, incluso facilitar por ejemplo a personas invidentes que pudieran tocar determinadas esculturas o el hecho de que hubiera hojas de sala o revistillas para que la gente las cogiera y, de repente, todo esto se ha anulado completamente, y eso ya es de efecto inmediato. Aparte de las distancias, los recorridos, los geles, las mascarillas…”.

“Luego está el hecho”, añade Cortés, “de las exposiciones que podremos o no podremos hacer. Porque no es lo mismo hacer una de artistas valencianos, que las obras que tenemos que recoger están a tres calles, que el 80% de las internacionales que solemos hacer y que ahora estamos pendientes de un hilo, porque igual un correo que tiene que venir de Alemania, pues igual ahora no quiere venir, por no hablar del transporte y del cierre de fronteras”.

Vista de una de las salas del Museo de Bellas Artes de Valencia, por cortesía de la Generalitat Valenciana.

Para el director del IVAM, el museo hay que entenderlo “como una institución vinculada al resto de sectores sociales. Al igual que cuando se dice que de esta pandemia saldremos todos o no saldremos, del museo cabe decir lo mismo. Hay que reconfigurarlo, con los medios digitales, pero al mismo tiempo hay que plantear qué pasa con los otros sectores sociales, qué pasa con el desprecio profesional por los artistas y de las personas que colaboran con los museos, desde los técnicos hasta los que hacen los videos o las visitas guiadas. Hay que acabar ya con esta precariedad absoluta de los artistas, de manera que tengan las condiciones laborales pertinentes. Y esto no se soluciona con subvenciones, sino con programas estructurales de largo alcance y pensados, no con ocurrencias”.

¿En qué sentido ha cambiado la estrategia de los museos la inesperada aparición de la pandemia? Reyero responde que, “fundamentalmente, en tres direcciones”, y las enumera: “En primer lugar, una necesidad de potenciar los fondos propios y la especificidad de cada museo; en segundo lugar, un mayor cuidado por los intereses concretos de los visitantes: y, en tercer lugar, un relanzamiento de las actividades virtuales”.

Rafael Company, en el centro de la mesa, durante la presentación de una de las exposiciones del MuVIM. Imagen cortesía del MuVIM.

Company asegura que hacer conjeturas, con respecto a la tendencia futura del público que acude a los museos, ante un virus del que no conocemos casi nada le parece demasiado arriesgado. “La ‘democratización de la cultura’ tras la Segunda Guerra Mundial no puede ser considerada un fenómeno negativo: al contrario. Otra cosa es la existencia de determinados excesos y de mercantilizaciones abusivas. Pero, desde luego, a mediados de mayo de 2020 no se puede augurar nada concluyente ni sobre las dimensiones y paradojas del turismo de masas ni sobre los aspectos anejos. El tiempo dirá aunque, por desgracia, he de reconocer que alguna cabra siempre querrá tirar al monte”.

“El museo no existe sin público”, señala Reyero. “Será necesario promover experiencias más intimas con la obra de arte. Probablemente cambien las razones por las que se visita un museo”, añade. Company extiende la reflexión más allá de los miembros de la profesión museística: “Creo que debe abrirse mucho el abanico de consultas, que deben ser muchas las experiencias a contrastar, y muchas las ideas a valorar. Si entendemos que somos un servicio público, y lo somos, debemos comportarnos como tal. Y, en la nueva coyuntura, determinados factores no pueden obviarse; quiero que se me entienda bien: antes de la pandemia ya no podían ignorarse, pero es que después de la pandemia sería pura ceguera menospreciarlos. Las plurales necesidades sociales, siempre, en el centro de las iniciativas. E insisto en lo de plurales”. 

‘Radicantes’, ciclo de danza en el IVAM, por cortesía del Instituto Valenciano.

“Tenemos que cambiar la concepción”, subraya Cortés, “no puede ser que la gente entienda venir al museo cada dos o tres meses porque se cambia una exposición. Tenemos que plantear el museo como un lugar en el que uno acude habitualmente. Un museo no puede ser ese lugar sacrosanto, de templo, sino que debe ser un espacio más participativo y colaborativo, en el que la gente tenga el deseo y la necesidad de acudir periódicamente. Es un cambio no tanto de masas, sino de maneras de funcionar. Hay que estar preocupado por el entorno, pero sin dejar de ser un museo internacional”.

¿La percepción de los artistas e incluso del público tendrán igualmente consecuencias a la hora de la creación y del propio consumo? “En los museos de carácter clásico el canon de valoración de las obras depende de muchos factores. El hecho de que sean más o menos visitados no cambiará el prestigio de los artistas ni de las piezas”, apunta Reyero, quien afronta el Día Internacional de los Museos, este año bajo el lema de la igualdad, diversidad e inclusión, con “actividades presenciales restringidas” y el impulso de una pintura colaborativa online “con la ayuda de la artista plástica Tina McCallan”.

Vista de una de las salas del Museo de Bellas Artes, antes de que se desencadenara la pandemia. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

“Vamos a proponer a los usuarios, necesitamos 110, para pintar el cuadro ‘El oído’, de Miguel March (València, 1633-1670). Cada uno desde su casa pintará un cuadrado del cuadro y luego la artista unirá los cuadrados. El resultado final se publicará en la web y las redes sociales del museo. Es un proyecto que despierta la creatividad de los usuarios, los hace partícipes de una pintura colectiva y crea interés por la colección del museo”, agrega Reyero.

¿Saldremos de esta pandemia con otra percepción de la vida y del arte? Company se refiere a la inquietud reinante: “Muchas personas de la industria cultural tienen por delante meses, cuanto menos, de grandes zozobras. De reinvenciones perentorias. De cuestionamientos sobre la continuidad de muchas cosas. Y tampoco es, ni será un camino de rosas para los trabajadores de la administración: la vuelta a los despachos, a los espacios de siempre, no está exenta de interrogantes. Así que, resumiendo, en este mayo de 2020 y a pesar de todo, el MuVIM y otros muchísimos museos hemos querido y podido ‘izar el pabellón’ en la medida en que ha sido posible. Todo un logro, francamente”.   

  

Nuria Enguita y José Miguel Cortés. Imagen cortesía del IVAM.

“Los seres humanos somos muy olvidadizos”, proclama Cortés. “Si esto se soluciona de aquí al verano será una cosa, pero si en septiembre se produce un repunte y volvemos a encerrarnos será otra. Con la crisis de 2008 ya se habló de cambiar los sistemas productivos y estamos en 2020 y no ha cambiado nada. Tras los atentados terroristas de Nueva York se escribieron centenares de artículos diciendo que ya jamás se construirían rascacielos por el temor de la gente, y nunca se han construido más rascacielos que desde entonces. En la llamada fiebre española de hace un siglo murieron entre 50 y 100 millones de personas y afectó a la gente de entre 20 y 40 años, y quién se acuerda de todo aquello y qué cambió. No es bueno hacer predicciones en caliente”, subraya el director del IVAM, quien tiene previsto para este Día Internacional de los Museos la exhibición de varios videos sobre el tema de los signos, también un diálogo con Nuria Enguita (directora de Bombas Gens) y, con respecto a lo virtual, “tenemos que dar un paso adelante y, para ello, hace falta tiempo y mucho dinero e imaginación para hacerlo posible”, concluye.

Charlotte, obra del artista Iñaki Torres.

Salva Torres

Acercarse al IVAM a través de la lengua de signos

‘Signamos la Colección’ | Colección del museo comentada en lengua de signos
Institut Valencià d’Art Modern (IVAM)
1 de mayo de 2020

Con el objetivo de facilitar el acceso al arte y la cultura de las personas sordas durante el período de confinamiento, el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) presenta una selección de vídeos sobre las obras maestras de la colección del museo comentadas en lengua de signos y con música original creada por DJ Biano, específicamente, para el IVAM.

‘Signamos la Colección’ del IVAM es un proyecto dirigido al conjunto de la comunidad sorda, tanto a través de la lengua de signos como de subtítulos, que cuenta para ello con una persona sorda especialista en lengua de signos gracias a la colaboración de la Federación de Personas Sordas de la Comunitat Valenciana (FESORD C.V.).

El IVAM ofrece este nuevo contenido en vísperas del Día Internacional de los Museos 2020 #DIM2020 que se celebra el próximo 18 de mayo y que este año tiene con lema ‘Museos por la igualdad: diversidad e inclusión’. Los museos este año se marcan como objetivo celebrar la diversidad, así como promover herramientas para identificar y superar los prejuicios en lo que los museos muestran y en las historias que cuentan.

La primera obra de la colección del IVAM comentada en lengua de signos y disponible en la página web del museo (ivam.es) y en su canal de YouTube es ‘La prosa del transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia’ (1913), de Sonia Delaunay-Terk y Blaise Cendrars, un libro de artista en el que la pintora y el escritor unieron sus fuerzas para crear una obra híbrida que aúna poesía y pintura, escrita en verso libre bajo la forma de una balada.

La segunda pieza de este proyecto es ‘Discos ópticos. Rotorrelieve’ (1935), de Marcel Duchamp, uno de los artistas clave del arte moderno del siglo XX. El vídeo explica con detalle esta obra que se compone de seis discos pintados con distintos motivos que, al hacerlos girar a una velocidad de 40-50 rpm, no sonaban, pues se trataba de “una música visual o una música para sordos”, como señaló el propio artista.

‘Signamos la Colección’ del IVAM pretende facilitar el aprendizaje y el conocimiento de las obras clave del arte del siglo XX pertenecientes a los fondos del museo al colectivo de personas sordas. La presencia de un especialista en lengua de signos garantiza la plena accesibilidad para esta comunidad.

El proyecto forma parte del conjunto de propuestas educativas que, bajo la etiqueta #IVAMenpijama, quiere estimular la creatividad y el interés por el arte y, además, ofrecer una alternativa a las actividades presenciales durante este cierre temporal por la crisis de la COVID-19.

‘La prosa del transiberiano y de la pequeña Jeanne de Francia’ (1913), de Sonia Delaunay-Terk y Blaise Cendrars, a través de la lengua de signos. Fotografía cortesía del IVAM.

MAKMA

Nits de l’Art, con los mejores deseos

Nits de l’Art
LaVAC y Consorcio de Museos. Valencia
Celebrado el 17 y 18 de mayo

“¡Ya estoy contigo! Suave es la noche…”. Estas palabras de John Keats sirven de preámbulo a la novela de Scott Fitzgerald titulada, precisamente, Suave es la noche. Como suaves se anuncian las dos noches del arte previstas para hoy y mañana en Valencia, en el marco del Día Internacional de los Museos. Suaves porque la unión de galerías y museos carece todavía de la profundidad deseada, aunque ahí están, yendo de la mano. Dos noches del arte, para ensayar el modelo de futuro que las salas privadas buscan junto a las instituciones públicas. Teniendo en cuenta la oscuridad de noches pasadas, amanece, que no es poco, en esta nueva etapa de las Nits de l’Art.

José Vento. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

José Vento. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

La Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunidad Valenciana (LaVAC) está dispuesta a ello, de la mano de su nueva presidenta: Olga Adelantado, de la galería Luis Adelantado. Y el Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana, también. Al menos así lo entiende Felipe Garín, su director gerente: “Nuestra relación con las galerías siempre ha sido buena y la voluntad de colaborar por nuestra parte, toda”. Olga Adelantado, con apenas dos semanas presidiendo LaVAC, tiene dos objetivos marcados: primero, “insistir en la necesidad de grupo”, de manera que se cree “un circuito de galerías”, y segundo, “buscar el apoyo económico y logístico por parte de las instituciones públicas”.

La “pérdida de tejido cultural” que apunta Olga Adelantado sólo puede regenerarse “reforzándonos de forma colectiva”. He ahí el firme propósito de una asociación integrada por 19 galerías de toda la Comunidad Valenciana. Se trata de “romper ese maleficio” (subraya Olga) que pesa sobre un colectivo que adolece de cierta cohesión interna. “Queremos intentarlo de verdad, sin negatividad”, porque “trabajando en equipo tendremos más fuerza y presencia a la hora de organizar actos plurales”. Como el de esta noche, fijado por segundo año consecutivo, aprovechando el Día Internacional de los Museos que se celebra mañana bajo el lema “Memoria + Creatividad = Progreso social”.

Para Felipe Garín, los museos están “en proceso de adaptación” a una sociedad “de la imagen, de la rapidez”, que afecta por igual a las galerías. “Hay que hacer un esfuerzo por no quedarse al margen”, subraya el director gerente del Consorcio de Museos. Esfuerzo que harán las salas privadas en su Nit de l’Art, abriendo hoy hasta la medianoche, para que el público pueda visitar cada una de las  exposiciones, tomando un vino de honor o disfrutando de algunos de los conciertos programados, al igual que harán los museos mañana, con diversas actividades didácticas, talleres, conferencias y actuaciones musicales.

El caballero y la muerte, Chema López. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

El caballero y la muerte, Chema López. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

El Consorcio de Museos, fiel al lema de este año del Día Internacional, apuesta por la conservación (memoria) e investigación (creatividad), para “seguir siendo útiles a la sociedad de la que el propio museo se nutre”. Exposiciones como La presencia y la figura, Homenaje al dibujo y la más reciente La imagen fantástica, a la que seguirá una Reflexión sobre el grabado, son ejemplo, a juicio de Garín, de esa investigación “para ir tocando temas que sean accesibles al público”.

LaVAC, en su afán por dinamizar el arte y crear vínculos cada vez más fuertes entre las propias galerías y las instituciones públicas (Consorcio de Museos, IVAM, MuVIM, Ayuntamiento, Universitat de València, Politécnica…), ya está pensando en el Abierto-Valencia del 29 de septiembre, fecha prevista para la apertura conjunta de la temporada. No sólo eso, también tiene en proyecto una exposición colectiva de tesis, en la que participarían artistas de las galerías, comisarios e instituciones públicas. Todo ello con el “rigor de una buena programación y la coherencia teórica de un proyecto que necesita de apoyo económico”, precisa Olga Adelantado.

No será fácil romper las dinámicas internas y externas que han ido propiciando el cierre de galerías. Valle Ortí, la última. Su responsable, Nacho Valle, se fue hace bien poco a Nueva York echando pestes de Valencia, de su desidia institucional. LaVAC quiere invertir esa tendencia. Suave es la noche que anuncia el cambio. Como suaves y amables son los propósitos de las instituciones públicas. Ningún año mejor que 2013 para sentar las bases de futuras y más prósperas noches del arte. “Es una cuestión de todos”, remacha Olga Adelantado.

Morten Slettemeas. Galería Luis Adelantado. Nits de l'Art

Morten Slettemeas. Galería Luis Adelantado. Nits de l’Art

Salva Torres

Cuando los museos hacen «crack»

LOS MUSEOS EN LA COMUNITAT VALENCIANA

Con motivo del Día Internacional de los Museos, que se celebra este sábado 18 de mayo, las asociaciones del sector de las artes visuales de la Comunidad Valenciana que representa a artistas, galeristas, comisarios y críticos de arte, queremos mostrar nuevamente nuestra creciente preocupación por la gestión de los espacios culturales dedicados al arte actual desde las instituciones públicas y reflexionar sobre el estado de la cuestión.

Los recortes presupuestarios ya han afectado de pleno a los recursos dedicados a la cultura contemporánea, algo que está provocando un desgaste que sólo podrá subsanarse utilizando al máximo los recursos de un modo técnico y responsable desde las instituciones y desde los profesionales que quieren llevar a cabo su trabajo luchando por la dignificación de la figura del artista y del profesional del arte, ya sea técnico de museo, crítico o comisario. Puede haber falta de recursos económicos para realizar las tareas, pero también es importante para su aprovechamiento que exista una buena gestión que permita optimizarlos con programaciones realizadas por expertos y no por políticos que se preocupan más por el efectismo que por la calidad científica y artística, como sucede actualmente en la Comunitat Valenciana.

Por una parte, observamos que las iniciativas que no parten directamente de la institución sufren un escaso respaldo de ésta, sin entender que la colaboración entre ambas partes, privada y pública, es un aprovechamiento de recursos y sinergias que redundarían en un beneficio colectivo y claro para la sociedad.

Por otro lado, es muy significativa la falta de valoración que, a nuestro juicio, emana desde las instituciones públicas hacia los profesionales independientes de nuestro sector –que tienen una preparación específica y experiencia que los avala- y, sin embargo, se muestra continuamente una falta de respeto hacia este colectivo, cesando y sustituyendo directores de museo sin abrir un concurso público y sin aplicar el Código de Buenas Prácticas por el que se apuesta de forma clara y decidida desde prestigiosos museos nacionales e internacionales.

Asimismo, esa falta de valoración de la figura de los profesionales ha llevado a las instituciones públicas a no contar habitualmente con el respaldo asesor de verdaderos especialistas del sector, a los que prácticamente no se les permite colaborar en ningún proyecto, encontrándonos como resultado exposiciones de muy diferentes calidades que no alcanzan las expectativas ni el nivel de profesionalización que sí se da en otras comunidades autónomas que trabajan con la misma o menor dotación económica que los museos que nos conciernen.

En el Día Internacional de los Museos, las asociaciones profesionales del sector de las artes visuales de la Comunitat Valenciana, solicitamos que desde los museos y salas de exposiciones se trabaje en pro de programas expositivos con una línea de actuación coherente y de calidad, mediante unas instituciones que gestionen correctamente sus recursos, con transparencia y planificación, que participen, escuchen y apoyen las necesidades culturales de la sociedad actual.

 

Associació Valenciana de Crítics d’Art (AVCA)
http://www.avca-critica.org

Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC)
http://www.avvac.net

Associació de Galeries d’Art Contemporani de la Comunitat Valenciana (VAC)