“Ha decaído el interés por ver las cosas en directo”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Moisés Mañas, Álex Marco, Rebeca Plana y Paco Sebastián, con motivo de la feria
ARCO de Madrid, que se celebra en IFEMA del 24 al 28 de febrero de 2016
Entrevistados por Jose Ramón Alarcón, Vicente Chambó y Salva Torres, del equipo de redacción de Makma

Alguien que lea el titular de este artículo se preguntará: ¿cómo es que ha decaído el interés por ver las cosas en directo si ARCO es un hervidero de gente? Para encontrar la respuesta se hace necesario leer lo que han dicho Moisés Mañas, Álex Marco, Rebeca Plana y Paco Sebastián durante el encuentro mantenido con ellos en Lotelito de Valencia, teniendo precisamente como motivo la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO) de Madrid, que este año celebra su 35 aniversario, y por la que han pasado los cuatro artistas valencianos.

Rebeca Plana y Paco Sebastiá, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rebeca Plana y Paco Sebastián, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Entienden que ARCO es un “gran escaparate” del arte contemporáneo, donde, como en toda feria, “se compra y se vende”. Álex Marco: “Y donde tú eres el producto…”. Moisés Mañas: “…con tu dignidad, evidentemente, pero dentro de una feria”. Un escaparate que Paco Sebastián caracteriza así: “Funciona como un gran festival, pero cuando el festival se cierra la gente deja de ir a ver lo que después debería continuar en las galerías”. De manera que “no responde exactamente a una realidad; responde a una fantasía que cuando desaparece concluye esa fantasía”, precisa Sebastián.

Rebeca Plana: “La gente piensa que vamos allí a divertirnos y nosotros a lo que vamos es a interrelacionarnos con otros artistas, conocer a comisarios que han hablado de nosotros, a periodistas que nos han nombrado. Yo ARCO lo veo para aprender”. Y añade: “Vamos buscando lo que se hace de puertas afuera de nuestra ciudad”. Marco dice que va a las ferias para ver “lo que ha salido recién del horno; verlo en vivo”. “Con ARCO parece como si todo se produjera de golpe y luego desapareciera”, señala Sebastián.

Álex Marco (izda) y Moisés Mañas, durante el Desayuno Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Álex Marco (izda) y Moisés Mañas, durante el Desayuno Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Mañas afirma que al tratarse de un escaparate, “si no vendes, sabes que por lo menos tu obra ha tenido repercusión; a mí siempre me ha venido bien”. Según Paco Sebastián, “ARCO es una gran fiesta y estaría bien que se convirtiera en pequeñas fiestas después”. Pero tras la gran hoguera… “Tendría que servir para que nosotros fuéramos a esas pequeñas fiestas, que no vamos”, sostiene Plana. Esas pequeñas fiestas que son las inauguraciones de exposiciones en las galerías y, sobre todo, el día a día posterior es lo que se echa de menos.

Álex Marco y Paco Sebastiá, durante la charla. Fotografía: Fernando Ruiz.

Álex Marco y Paco Sebastián, durante la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Moisés Mañas es contundente a este respecto: “Los que estudian Bellas Artes son bichos raros”. Y se explica: “Las facultades de Bellas Artes ya no son facultades de Bellas Artes, porque antes quien entraba a la facultad estudiaba Bellas Artes y ahora entran a estudiar animación. La ilusión de trabajar con galerías, ir a ferias y mostrar tu propio trabajo se ha diluido y el boom está en la animación o en la ilustración básicamente”. Rebeca Plana dice que fue hace dos semanas a la Facultad de Bellas Artes de Valencia “y no vi ningún alumno trabajando con bastidor, ni con carpeta debajo del brazo”.

Moisés Mañas, durante la charla. Fotografía: Fernando Ruiz.

Moisés Mañas, durante la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Todos quieren ser ilustradores o animadores, pero nadie quiere trabajar en arte contemporáneo. Es un momento complejo en el que los alumnos tienen unas carencias culturales espectaculares”, abunda Mañas. Según Álex Marco, en su generación “muy pocos alumnos iban también a las galerías o se enteraban de cómo estaba el comercio”. Rebeca Plana y Paco Sebastián, al unísono: “¡Eso sigue pasando!” Y Sebastián continúa: “Los alumnos ya no visitan las galerías, de manera que volvemos a lo mismo: ARCO concentra todo y luego ya no hay nada. Las microfiestas esas, después de la gran fiesta de ARCO, son como mucho las inauguraciones y poco más. Ha decaído el interés por ver las cosas en directo”.

Rebeca Plana, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rebeca Plana, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Desinterés, pues, como efecto de esa tendencia a la espectacularidad, no sólo de las ferias sino del espacio visual en general, y de los cambios de hábitos: menos arte contemporáneo y más arte digital, con lo que eso conlleva de experiencias más instantáneas a través de Internet y las redes sociales. “En ARCO -explica Sebastián-, cuando hablas con otra galería siempre hay una mirada por encima del hombro, no por desprecio, sino porque están mirando al stand de enfrente. Nadie te atiende mirándote a los ojos, algo que a mi me molesta mucho”.

Moisés Mañas interviene para dejar clara una cosa: “Es que la galerías se gastan muchísimo dinero y si no lo rentabilizas cierras la empresa. De manera que el cachondeo, después de ARCO, y a nosotros los artistas nos interesa que ellos estén así”. Rebeca Plana cree en el concepto de galerista (“pienso que tienen que estar ahí”), porque a ella le han ayudado “mucho”, pero ahora comenta que está más por vender sus proyectos “sin necesidad de galeristas”. Y sale el nombre de Carlos Macià, al que le va muy bien trabajando por libre.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, Jose Ramón Alarcón, Rebeca Plana, Paco Sebastián, Álex Marco, Moisés Mañas y Carles Claver, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Vicente Chambó, Salva Torres, Jose Ramón Alarcón, Rebeca Plana, Paco Sebastián, Álex Marco, Moisés Mañas y Carles Claver, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Con respecto al “efecto llamada” que generan ciertas piezas provocadoras en cada edición de ARCO, hay su controversia. “Las obras que generan ese efecto son las que hacen que la gente piense que el arte contemporáneo es una mierda”, indica Mañas. “La gente al final no va a ver arte contemporáneo, va al circo”, sostiene Plana. Aunque todos ellos reconocen que a veces el galerista utiliza alguna pieza provocadora, con el fin de atraer la atención y que la gente se fije en otras piezas expuestas al lado de esa. Álex Marco concluye que “la pieza reclamo de ese tipo de sensacionalismo seguro que aparecerá”. Y adelanta la de una galería de Alabama, que expone un Mercedes de los 70 en mitad del stand intervenido por un artista. Ellos cuatro se acercarán como cada año a ARCO, porque ARCO da para eso y mucho más.

Salva Torres

“La Cátedra será referente de estudio al cine español”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum
Entrevistados por Vicente Chambó y Salva Torres, dirección Makma

Aunque Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum (BFM), se sorprendan de que haya estudiantes universitarios que todavía no conozcan a Luis García Berlanga, lo cierto es que el autor de ‘Bienvenido, Mr Marshall’ es de sobra el director valenciano más conocido a nivel nacional e internacional. Es más: su obra fílmica constituye toda una referencia cultural dentro y fuera de nuestro país. Referencia que, a falta de otros impulsos que tienen más que ver con la idiosincrasia autóctona, la alianza entre la Universidad CEU Cardenal Herrera y Filmoteca de CulturArts IVAC están dispuestas a explotar como se merece.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“La Cátedra es un paso de gigante para dar a conocer la obra de Berlanga”, señala Maluenda, que equipara la figura del autor de ‘El verdugo’ con la de Goya o Valle Inclán. “Queremos que sea un referente a nivel nacional e internacional en la investigación no sólo de su obra, sino del cine español, mediterráneo y europeo”, apunta Siles. Para empezar, ahí están las jornadas de cine organizadas por el CEU, impulsora de la Cátedra Berlanga, y CulturArts, que firmó un acuerdo de colaboración con la institución académica para que la cátedra surtiera de contenidos el Berlanga Film Museum.

Begoña Siles en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Begoña Siles en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“En las jornadas (que arrancan el jueves 11 en el Palacio de Colomina) ponemos a Berlanga en relación con otros directores, en este caso, Luis Buñuel y Alfred Hitchcock”, explica Siles. Mediante el análisis de las películas ‘Novio a la vista’, ‘Abismos de pasión’ y ‘La ventana indiscreta’, por parte de estudiosos del cine, la Cátedra Berlanga dispondrá de un valioso material que colgará en su web y en el museo virtual BFM, arrancando así la alianza entre ambas entidades.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito.

Rafael Maluenda en un momento de la entrevista en los Desayunos Makma de Lotelito.

La Cátedra Berlanga es, junto a la de Valladolid (ésta con más de 50 años a sus espaldas), la única que hay en España sobre cinematografía. Singularidad a la que se suma el museo virtual que, junto al de Calanda dedicado a Buñuel, es también único a la hora de difundir la obra y personalidad de un cineasta. Por eso Begoña Siles y Rafael Maluenda son conscientes del valor de lo que tienen entre manos.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Estamos ya en contacto con Departamentos de Hispánicas de países anglosajones e Institutos Cervantes para establecer acuerdos de investigación y la reacción ha sido tremendamente positiva”, destaca Siles, que agrega con envidia: “En el Trinity College de Dublín se han presentado ya varias tesis doctorales sobre Berlanga”. Maluenda, por su parte, subraya las más de 25.000 visitas del BFM, lo cual es “mucho para un museo que no ha tenido tanta publicidad en su arranque”. Y añade: “Lo que tenemos expuesto es la punta del iceberg, porque falta catalogar todo lo que existe en su estudio”.

Begoña Siles, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Begoña Siles, en un momento de la entrevista. Fotografía: Fernando Ruiz.

Y aquí empiezan los problemas debido a la falta de dinero. “Es necesario tener ayudas públicas y privadas, porque el Centro Buñuel de Calanda, por ejemplo, cuenta con ayudas del Gobierno aragonés”, algo que Begoña Siles apunta en su debe como directora de la Cátedra: “Intentaré involucrar a empresas privadas de cara a próximas jornadas y proyectos”. Maluenda, cuyo presupuesto se gestiona directamente desde CulturArts (“la verdad es que no sé la cantidad disponible”), reconoce la falta de dinero de un proyecto que nació como plataforma de difusión de la obra de Berlanga. Lo de museo físico ya es otro cantar. “Sería interesante que tuviera un espacio como lo tiene Calanda”, dice Siles. Maluenda asiente, pero reconoce que el museo virtual permite que “cualquiera puede acceder a la obra de Berlanga a un solo clic de casa”.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, Begoña Siles y Rafael Maluenda. Fotografía: Fernando Ruiz.

Tan dados a valorar lo ajeno en detrimento de lo propio, Begoña Siles y Rafael Maluenda suman fuerzas para revertir esta tendencia a favor del autor de ‘Plácido’. “Para explicar un plano secuencia solemos acudir a películas como ‘Sed de mal’ (Orson Welles), cuando nada mejor que el cine de Berlanga para poder ilustrarlo”, sostiene Siles. “En un ciclo que se le dedicó hace poco en la República Checa, que tuvo gran éxito, el público estalló en carcajadas con ‘Bienvenido Mr. Marshall’ y ‘Tamaño natural’, lo cual dice bien a las claras la proyección internacional de su cine”.

¿Por qué?

Maluenda: “Porque lo que cuenta tiene carácter universal; toca temas como la envidia, el miedo o la hipocresía, y allí donde hay un ser humano se entiende. Incluso la España de hoy es tan berlanguiana como la de los 80”.

Siles: “A los estudiantes, cuando les pones cualquiera de sus películas, les sorprende su contemporaneidad. Habló de la corrupción en ‘Todos a la cárcel’ y de la importancia de la publicidad, que el producto tenga imagen aunque esté vacío, en ‘Moros y cristianos’. Y ahora seguiría haciendo lo mismo”.

Porque Berlanga, pese a definirse a sí mismo como “fanfarrón negativo”, en tanto se ufanaba de todo aquello que otros desprecian, Maluenda se sorprende del orden con que guardaba sus cosas quien se tildaba de anárquico y la enorme producción de obras quien se consideraba un vago. Al final, Begoña Siles y Rafael Maluenda tuvieron que admitir, entre risas, que quizás fuera más bien un “perezoso compulsivo”. Alguien que ahora sienta definitivamente cátedra, gracias al empeño de los responsables de la Cátedra Berlanga y el Berlanga Film Museum. De Valencia a Tombuctú o incluso más allá.

Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum. Fotografía: Fernando Ruiz.

Begoña Siles, directora de la Cátedra Berlanga, y Rafael Maluenda, director del Berlanga Film Museum. Fotografía: Fernando Ruiz.

Salva Torres

“La política valenciana nos ha hecho mucho daño”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Esther Castellano, presidenta de la Asociación de Empresas de Comunicación Publicitaria de la Comunidad Valenciana (AECPcv), Vicente Vañó, Director Ejecutivo de la AECPcv, y Álex Vila, CEO de DVila Brand Boutique: responsables de La Lluna Festival de Publicidad y Comunicación Creativa de la Comunidad Valenciana
Entrevistados por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres

No se cansaron de repetirlo, quizás con la intención de seguir martilleando los oídos sordos de la Administración pública: “En la Comunidad Valenciana hay mucho talento y creatividad”. De hecho, piensan que mientras aquí se despilfarra todo ese talento, “fuera se nos valora”. Y de entre los muchos ejemplos cogen el de la empresa valenciana AGR, “que desde hace 19 años lleva con éxito la publicidad de Plátanos de Canarias”. Para poner en valor todo ese inmenso caudal creativo que sale a chorros desde aquí, capitanean La Lluna Festival de Publicidad y Comunicación Creativa de la Comunidad Valenciana.

De izquierda a derecha, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

“Es el escaparate de todo el sector creativo y una de las pocas herramientas que tenemos para darnos a conocer”, dicen de un festival que entregará sus premios el próximo viernes día 21 en La Rambleta. Y lo dicen convencidos, ahora que se cumple ya la sexta edición de La Lluna, de haber contribuido a visibilizar la obra de los magníficos profesionales valencianos de la publicidad y la comunicación creativa, que en muchos casos la Administración pública deja en la sombra. También hacen autocrítica: “Debemos ser capaces de mejorar esa visibilidad y proyección de nuestros trabajos”. La hacen conscientes de haber sido “demasiado dependientes de las subvenciones”.

De izquierda a derecha, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

«Hay carteles por la calle que dan pena»

Esther Castellano, Vicente Vañó y Álex Vila prefieren mantenerse al margen de la política valenciana, porque “nos ha hecho mucho daño”, afirman prácticamente al unísono. Se refieren, claro está, a la nefasta imagen que de cara al exterior ofrecen los numerosos casos de corrupción y mala gestión de los asuntos públicos. No mejora mucho esa imagen cuando se trata de mostrar el lado positivo de la sociedad valenciana. “La Administración pública tiene becarios para hacer campañas que deberían realizar profesionales del sector. De manera que no llegan al ciudadano, porque carece de una estrategia de medios”, señala Vila. “Hay carteles que veo por la calle que dan pena”, afirma Castellano.

Esther Castellano, en un instante de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Esther Castellano, en un instante de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

«Es demencial cómo presenta su programación CulturArts»

Álex Vila va más allá: “La programación de CulturArts es demencial cómo se presenta”. En que esto sea así tiene mucho que ver lo que el propio Director Ejecutivo de DVila Brand Boutique apunta: “Los concursos públicos se centran más en el precio que en la valoración del esfuerzo de desarrollar acciones publicitarias con buenos contenidos y estrategia comunicativa”. Vicente Vañó piensa que en la época de los 80 “el diseño valenciano fue el top y la Administración no lo supo aprovechar”. Y agrega: “La Administración no tiene un sistema de evaluación que premie el valor, sino únicamente el precio”.

Álex Vila, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Álex Vila, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Por eso, mientras esa forma de actuar no cambie, prefieren “actuar independientemente de la política”. Vila, por ejemplo, ha decidido no presentarse a concursos públicos, porque el último que ganó le provocó “problemas de tesorería por falta del oportuno cobro”. Si a eso le sumamos la “irresponsabilidad política en este país”, que permite la contratación de alguien (sale el caso de José Luis Moreno en el Teatre El Musical) “y si falla no es mi problema”, se entiende la apuesta de los tres “en defensa de la creatividad” al margen de la política.

Vicente Vañó, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Vicente Vañó, durante los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

«Hemos incluido la visión del anunciante»

La Lluna lo que hace precisamente es “premiar el talento”. “Antes nos mirábamos más al ombligo”, dice Esther Castellano, refiriéndose a que todo giraba alrededor de la AECPcv. “Ahora hemos incluido a todos, sean o no de la asociación, a la hora de mostrar sus trabajos, al igual que hemos incluido la visión del anunciante”, antes excluido “del selecto club” que, a juicio de Vañó, pretendía ser el festival.  “Te premio, pero no te integro”, dice acerca de esa pasada relación con los anunciantes ahora integrados ya de pleno derecho.

Ahora hay otra novedad importante: “La Lluna siempre ha premiado la creatividad, pero no los resultados y ahora esa ventanita la hemos abierto con la introducción de la categoría ‘Eficacia’ que antes no había. Se dará un premio en función de los resultados, auditados por diversas fuentes”. Más de 150 piezas se han presentado a un festival que se hace eco de los cambios operados en el mercado durante los últimos años. “Ahora hay agencias de dos o tres personas que se llevan premios compitiendo con trabajos realizados por grandes estructuras”, subraya Vañó.

Álex Vila y Esther Castellano, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

Álex Vila y Esther Castellano, en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Fernando Ruiz.

«Hay una democratización de la información»

“Antes las agencias tenían volúmenes grandes de trabajo y funcionaban con compartimentos estanco”, explica Castellano. “Ahora los perfiles son más transversales”, apostilla Vañó. “La comunicación es más directa, porque el público está acostumbrado a ser bombardeado por imágenes; está más formado”, interviene Vila. “Hay una democratización de la información en Internet: es bidireccional y on line; el consumidor tiene la palabra”, concluye Esther Castellano.

De izquierda a derecha, José Luis Pérez Pont, Vicente Chambó, Salva Torres, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, José Luis Pérez Pont, Vicente Chambó, Salva Torres, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

«El 80% de la decisión de compra es de la mujer»

La Lluna, además de la entrega de premios, incluye una serie de conferencias a cargo de prestigiosos profesionales del sector publicitario, entre ellos, Sam Júdez (DDB Spain), Álex Pallete (Picnic), Xavier Sempere (Cul de Sac), Enric Nel-lo (Grey España) o Gemma Cernuda (Peix&Co), que centrará su intervención en el papel femenino a la hora del consumo: “El 80% de la decisión de compra corresponde a la mujer”, apunta Esther Castellano como adelanto de la ponencia de Cernuda. “¿En serio?”, afirma extrañado Álex Vila. Todo eso y más el próximo viernes en La Lluna Festival de Publicidad y Comunicación Creativa que se celebra en La Rambleta. Allí, los empresarios y el público en general se encontrarán con “campañas nacionales hechas por creativos valencianos”, apostilla la presidenta de AECPcv. Que conste.

De izquierda a derecha, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

De izquierda a derecha, Vicente Vañó, Álex Vila y Esther Castellano, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Fernando Ruiz.

Salva Torres