“Trato hacer de lo obvio algo nuevo”

GraffitiPop, de Antonio de Felipe
Galería Thema
C / Plaza América, 4. Valencia
Hasta el 15 de abril de 2016

Dice que lo importante es “ser auténtico, hacerlo con verdad”. Curioso de un artista que ha convertido la ficción que representan los grandes iconos de masas en materia de su impactante obra. Curioso, pero de ninguna forma incoherente. De hecho, la autenticidad de la que habla Antonio de Felipe (Valencia, 1965) pasa precisamente por trabajar ese glamour de las grandes estrellas del cine, de la música y del deporte, hasta convertirlo en objeto de reflexión manifiesta en su obra. “Hay que aprender a ver y no quedarte con la primera impresión”, subraya.

Detalle del propio Antonio de Felipe en una de sus obras en la Galería Thema. Imagen de Carles Traver y Josevi Marco.

Detalle del propio Antonio de Felipe en una de sus obras en la Galería Thema. Imagen de Carles Claver y Josevi Marco.

Y la impresión que ofrece su trabajo es la de un artista pop que ha sabido aprovechar el atractivo de ciertos iconos para capturar la mirada fascinada del público. Marilyn Monroe, Audrey Hepburn o Madonna a modo de reclamo, de cebo. Nada más lejos de la verdad que Antonio de Felipe busca. “Le doy dos millones de vueltas a cada boceto”. Y si utiliza esos iconos en su obra, sin duda lo primero que salta a la vista, “es para tomar impulso”. Dice que es su manera de empezar, aferrándose a “algo seguro” para después dejar que vuele la imaginación. También porque él trabajó como creativo en una agencia de publicidad en los años 80 y le resulta “natural” utilizar esos iconos. “Toda esa formación es mi legado”, remarca.

A partir de ahí, Antonio de Felipe ha ido construyendo una obra que empezó mostrando hace 25 años en la galería Thema de Valencia, a la que ahora vuelve con su nueva serie GraffitiPop. Serie que exhibió en el Centro Cultural Casa Vacas de Madrid y que fue vista por más de 70.000 personas. Una selección de 12 lienzos y unas 15 obras sobre papel integran la exposición de su regreso a los orígenes. “No es un ejercicio de nostalgia, pero sí remueve ciertos sentimientos”. Como el hecho de que su padre, fallecido cinco años antes de aquella su primera exposición, no haya podido ver la rutilante trayectoria de su hijo.

Vista general de la exposición GraffitiPop, de Antonio de Felipe, en la Galería Thema. Imagen de Carles Traver y Josevi Marco.

Vista general de la exposición GraffitiPop, de Antonio de Felipe, en la Galería Thema. Imagen de Carles Claver y Josevi Marco.

“Soy un artista de pico y pala”

“Hago mi trabajo con tanta pasión que el espectador luego me lo devuelve”. Pasión y energía que convierten una charla con De Felipe en un alegato a favor de la creación como estímulo vital. “Tengo un pop más sofisticado”. Cuatro años le ha llevado crear su última serie. “Soy un artista de pico y pala; un trabajador nato”. Por eso no dudó en pintarse a sí mismo en medio de esos trabajadores que inmortalizó el fotógrafo Charlie Clyde Ebbets subidos en lo alto del Rockefeller Center, mientras se construía en plena Gran Recesión. Detrás de ellos, el artista valenciano coloca a la Marilyn Monroe que igualmente inmortalizó Winston.

“No es una Marilyn cualquiera y la imagen de los obreros es un guiño a Equipo Crónica”, explica el artista. Ese contraste entre el glamour de la estrella cinematográfica y la aspereza de los trabajadores atraviesa buena parte de la obra de Antonio de Felipe. “Trato de hacer de lo obvio algo nuevo”. Lo mismo sucede con la imagen de la Audrey Hepburn de ‘Desayuno con diamantes’, colocada frente a un graffiti que interpela su aura para hacerla más terrestre. “No estoy de acuerdo con eso de que el pop es fácil y no tiene discurso crítico”. Y vuelve a insistir en la necesidad de rascar esa primera capa de su obra.

Audrey Hepburn en una de las obras de Antonio de Felipe en la Galería Thema. Imagen de Carles Traver y Josevi Marco.

Audrey Hepburn en una de las obras de Antonio de Felipe en la Galería Thema. Imagen de Carles Claver y Josevi Marco.

“Me parece un error politizar el arte”

“El pop es como un puñetazo”, dice. Luego es cada espectador el que tiene que encajarlo a su manera. Ahora ese pop viene de la mano del graffiti. “Era un reto personal; nunca había utilizado el spray y es un ejercicio que ha catalizado mi creatividad”. De forma que el “chorreón” se mezcla con su “pintura depurada” para “fundir dos mundos de los que creo haber salido airoso”. También le ha perdido el miedo al autorretrato, porque dice haber alcanzado “un grado de madurez en la técnica y en lo personal”.

Con cerca de medio millar de exposiciones a sus espaldas, no entiende que todavía haya gente que relacione su obra con el anterior gobierno del PP, cuando en 25 años sólo ha expuesto en cuatro ocasiones en Valencia. “Me parece un error politizar el arte”. Y como en su obra siempre hay “aportaciones irónicas”, Antonio de Felipe se toma esas inquinas con espíritu fallero. “Es que mi obra es muy fallera porque conecta con lo lúdico y el pop”. E insiste: “Mi política es el arte”. Un arte repleto de iconos de la cultura de masas que Antonio de Felipe descontextualiza para crear su singular universo. Pasión y energía que hasta el 15 de abril eclosiona en la galería Thema.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Salva Torres

Video de la exposición ‘GraffitiPop’ realizado por Carles Claver y Josevi Marco:

 

Fin de los fotoperiodistas valencianos de los 90

Fotoperiodistas valencianos de los 90, PhotOn Festival
Coordinación: Juan Carlos Barberá, Emma Ferrer y Eduardo Ripoll
Sala de La Llotgeta
Plaza del Mercat, 2. Valencia
Hasta el 28 de julio

Fotoperiodistas valencianos en la exposición de La Llotgeta. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Fotoperiodistas valencianos en la exposición de La Llotgeta. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

En los años 90 en Valencia, el fotoperiodismo está en su apogeo máximo, por numero de profesionales y por la calidad de muchos de ellos. El final de la década nos lleva al fin de siglo y al fin del fotoperiodismo con la concepción que se tenía desde Robert Capa, Gerda Taro o Chim y la guerra civil española, momento clave donde una nueva forma de ver y utilizar la fotografía en prensa hace nacer el fotoperiodismo.

Fotografía de Salva Garrigues. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Julio Iglesias y Eduardo Zaplana. Fotografía de Salva Garrigues. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Paso de siglo, fin de la fotografía analógica, y con la llegada del XXI la nueva tecnología, el digital, que acerca a toda la población a la acción de fotografiar y hace mella en los medios de comunicación. Esto lleva a pensar a muchos de estos medios que cualquiera puede hacer fotos. Con esta exposición queda claro que se equivocaron.

Rafael  Alberti en la plaza de la Virgen de Valencia. Fotografía de Manuel Molines. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Rafael Alberti en la plaza de la Virgen de Valencia. Fotografía de Manuel Molines. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Los fotógrafos de prensa cuya obra se exhibe en La Llotgeta son los que estuvieron en el día a día de esa época,  con fotografías seleccionadas por ellos de toda su vida laboral en medios de comunicación; fotografías que les traen recuerdos por los momentos pasados, por la calidad, por lo que trasmiten, o por cualquier otro motivo que les ha hecho posicionarlas en los primeros sitios de su memoria visual.

Ruiz Mateos en la cárcel. Fotografía de Jose Marín. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Ruiz Mateos en la cárcel. Fotografía de Jose Marín. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Todos los fotoperiodistas de esta exposición, que actualmente ya no trabajan en los diarios y revistas en los que estaban en los 90, la mayoría despedidos de los medios de comunicación con el pretexto de la crisis, siguen en el mundo de la imagen en otras disciplinas. Hay otros que las circunstancias les han hecho cambiar de profesión, pero todos siguen con la fotografía por bandera, ya sea de causas perdidas o de cercanía. Cuando la fotografía entra en tu vida es difícil alejarte de ella.

Fotografía de Jordi Vicent. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Jordi Vicent. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Actualmente, de los fotógrafos valencianos que estaban en los años 90, quedan menos del 50% trabajando en medios de comunicación y la mayoría lo hace como freelance. En esta muestra participan: Amparo Simó, Benito Pajares, Daniel García Sala, Ferran Montenegro, Jordi Vicent, Jorge Cencillo, Jose Marín, Josele Bort, Juan Navarro, Miguel Ángel Polo, Manuel Molines, Salva Garrigues, Vicente Martínez y Vicente Rodríguez.

Fotografía de Daniel García-Sala. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Daniel García-Sala. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

En ella se puede disfrutar de tres décadas de fotoperiodismo valenciano, que es lo que abarca el tiempo desde que Jordi Vicent fotografió a la última habitante del antiguo pueblo de Loriguilla, o Cencillo a una familia de gitanos de las “casitas de cartón” a principios de los 80, a nuestro mayor laureado, y uno de los más viajeros, como es Benito Pajares, con una foto sobrecogedora de una explosión en un oleoducto a las afueras de Nairobi, con un centenar de muertos en 2011.

Santiago Cañizares, portero del Valencia. Fotografía de Miguel Ángel Polo. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Santiago Cañizares, portero del Valencia. Fotografía de Miguel Ángel Polo. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

No dejando pasar todas las gestas deportivas del Valencia CF de los últimos años de los fotoperiodistas deportivos Polo, Simó o Vicente Rodríguez; la presencia de Alberti en la plaza de la Virgen, imagen tomada por Molines que sirve de cartel de la exposición, o las fotos de Ruiz Mateos cuando estaba en busca y captura haciendo uno de sus shows en la cárcel modelo, ya en desuso.

Fotografía de Ferran Montenegro. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Fotografía de Ferran Montenegro. Imagen cortesía de la organización de PhotOn Festival.

Y qué decir de las fotos de mitos del baloncesto como Larry Bird o Michael Jordan de la etapa americana, obra de Juan Navarro; el asesino del chat y un jovencísimo Enrique Iglesias en la sala Woody, de Vicente Martínez; los retratos de García-Sala; Julio Iglesias y Zaplana, de Salva Garrigues, y otras más que merece la pena visitar y disfrutar, mientras se leen los pies de foto que cada uno de los autores ha puesto a esta selección de sus fotografías, buscadas por ellos porque a cada uno le ha marcado en su historia de fotoperiodistas, no sólo por el personaje o lo que se ha trabajado, sino porque se han quedado en la retina visual histórica de cada cual.

Fotografía de Benito Pajares. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

Fotografía de Benito Pajares. Imagen cortesía de PhotOn Festival.

 

Saúl Sellés se despide con una perfomance

Saúl Sellés: Theseus II
Centro 14
C/ Labradores, 14. Alicante
Performance del artista, el viernes 7 de marzo a las 20:00 h.

La exposición Theseus II de Saúl Sellés en el Centro 14 llega a su fin, para ello, el artista interdisciplinar, realizará una performance con motivo de la clausura de la exposición.

Fotografía de la exposición Theseus II. Imagen cortesía del artista.

Fotografía de la exposición Theseus II. Imagen cortesía del artista.

Recordemos que la exposición se ha configurado como una muestra deportiva, un complejo sistema de nudos, tensiones y mosquetones en dibujos, videoperformances y esculturas. Ha sido la resolución de la investigación de los ideales heroicos que confeccionan los patrones de culto al cuerpo, experimentado en el cuerpo del artista, a través de una serie de performances de resistencia realizadas en 2012.

Siguiendo la misma línea, Saúl realizará en la performance una de las acciones que componen la muestra. Y es que Theseus II, es el juego del deseo encarnado en el espectáculo deportivo con forma y determinación artística.

#2 acción, ejercicio de barra en suspensión (2012) videoacción, 13' 34''. Imagen cortesía del artista.

Saúl Sellés. #2 acción, ejercicio de barra en suspensión (2012) videoacción, 13′ 34”. Imagen cortesía del artista.

EFE le da un baño a su archivo fotográfico

València anys 30. Arxiu Fotográfic Agencia EFE
Vestíbulo de Baños del Almirante
C/ Baños del Almirante, 3-5. Valencia
Hasta finales de marzo

La historia más reciente conviviendo con la historia más antigua. La fotografía, como documento gráfico de la sociedad y la cultura valenciana de principios del siglo XX, compartiendo espacio con lo que fueron los baños termales durante seis siglos en el casco antiguo de Valencia. Pilar Zaragüeta, responsable del archivo fotográfico de la agencia EFE, lo resumió a la perfección: “Somos un bebé comparado con este edificio”. Y el bebé responde a las características de una exposición compuesta por 21 imágenes del archivo de una agencia que, contra viento y marea, aguanta con sobresaliente determinación los embates de la crisis. Los 17 millones de imágenes, “que guardamos como oro en paño” (Zaragüeta), son el legado que la agencia opone a los Baños del Almirante, un edificio rehabilitado y puesto al servicio de la sociedad valenciana, como testigo mudo de los avatares de la higiene pública y privada.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Esos Baños del Almirante, construidos en 1313 por Pere de Vilarasa, de estilo mudéjar pero heredero de las termas romanas, han pasado, como apuntó Felipe Garín, director del Consorcio de Museos, por “épocas en que fue mejor visto y otras peor”. Pero, en todo caso, fue siempre “lugar de higiene y de encuentro social”, ahora que los baños se entienden de una forma impensable hace siglos. Para hacer memoria de todo ello, aprovechando la rehabilitación de tamaño edificio histórico, nada mejor que echar mano de otra fuente privilegiada de imágenes, como es el Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del Archivo fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del Archivo fotográfico de la agencia EFE.

En las paredes del vestíbulo que sirve de acceso al interior del espacio termal, cuelgan 21 fotografías vinculadas con Valencia, “de carácter cultural, social, agrícola y algunas de ellas inéditas”, según explicó Garín. El director del Consorcio de Museos también justificó el hecho de que tales imágenes fueran de la década de los años 30 del pasado siglo. “En 1937, el gobierno de la República declaró los Baños del Almirante monumento nacional, algo que también hizo en 1944 el gobierno franquista”. Tamaña coincidencia, en gobiernos tan dispares, es la que finalmente ha servido de excusa para la fijación histórica de la exposición.

Imagen del archivo fotográfico de la agencia EFE.

Imagen del archivo fotográfico de la agencia EFE.

Son, además, fotografías que tienen otra sobresaliente particularidad. “Se trata de imágenes realizadas con placas de cristal, el mejor sistema de conservación y que son la joya de la corona del archivo de EFE”, destacó Zaragüeta. Imágenes en blanco y negro que tan pronto muestran los retratos de Concha Piquer, de Mariano Benlliure o de Elena Ortúzar, entonces ya viuda de Blasco Ibáñez, como una formación de época del equipo de fútbol del Valencia, una instantánea de la Lotería Nacional, que por primera vez trasladaba su sede de Madrid a la capital del Turia, o un mitin del presidente de Derecha Regional Valenciana, Luis Lucía, y del líder de la CEDA, José María Gil Robles en el campo de Mestalla.

Más allá de su valor artístico, predomina el valor documental de unas fotografías que se suman al legado histórico que supone la recuperación de los Baños del Almirante de Valencia. Fotografías y baños termales que hablan de la higiene por vía de la memoria. Porque lo mismo que cabe recordar la indudable importancia de los baños públicos en épocas tan alejadas de nuestra modernidad sanitaria, también conviene destacar la importancia del periodismo ahora que la crisis amenaza con reducirlo a la mínima expresión. València anys 30. Arxiu Fotogràfic Agencia EFE abre en los Baños del Almirante una nueva fuente de acceso a la cultura.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Una de las imágenes expuestas en los Baños del Almirante perteneciente al Archivo Fotográfico de la agencia EFE.

Salva Torres