ALART. Art de Nit a Alaró en Addaya

ALART. Art de Nit a Alaró
Addaya. Centre d’Art Contemporani.
C/ Alexandre Rosselló, 10. Alaró (Mallorca)
Del 7 al 24 de agosto de 2015

La 9a edición de ALART. Art de Nit a Alaró, festival dedicado a las artes visuales, arranca este 7 de agosto en el pueblo de Alaró (Mallorca). Cada noche, acogerá propuestas del arte contemporáneo nacional e internacional, estableciendo vínculos tanto con artistas como otras estructuras (galerías, coleccionistas privados, centros de arte, festivales…).

Cartel promocional de Alart. Art de nit a Alaró. 2015. Cortesía de Addaya. Centre d'Art Contemporani.

Cartel promocional de Alart. Art de nit a Alaró. 2015. Cortesía de Addaya. Centre d’Art Contemporani.

Este año Alart será una de las ediciones más multitudinarias desde su creación, con alrededor de 70 artistas participantes de todo el mundo –noveles y reconocidos- que presentarán innovadoras obras de arte actual. Su sede se estructurará en diferentes espacios expositivos de la localidad: la galería XF Alaró, Addaya Centre d’Art Contemporani, Casal Son Tugores o la Fundación Lichter Alaró. Destaca la colaboración de INCUBARTE-Festival Internacional de Arte de Valencia y el programa dedicado a danza contemporánea, convirtiéndose en uno de los más internacionales del momento con los lenguajes más actuales: escultura, pintura, fotografía, instalación, videoarte.

Félix Fernández. Proyecto zona compartida. 2015. Cortesía de Addaya. Centre d'art Contemporani

Félix Fernández. Proyecto zona compartida. 2015. Cortesía de Addaya. Centre d’art Contemporani

Los artistas participantes, por categorías, son los siguientes:

Fotografía, dibujo, videoarte, instalación, pintura, escultura. Javier Garló, Santiago Picatoste, Fernando Villena, David Méndez Alonso, Jorge Fuembena, Mariana Sarraute, Tomàs Pizà, Daniel Silvo, Llorenç Ugas Dubreuill, Félix Fernández, Santiago Ydáñez, Patricia and Marie-France Martin, Filippos Tsitsopoulos, Miguel Rodríguez Sepúlveda, Joaquín Artime, Rosana Antolí, Laura Marte, Damià Vives, Las Taradas, Marijo Ribas, Azahara Cerezo, José Fiol, Chloé Piot, Jean François Courtillat, Chubasco, Bartomeu Sastre, Xisco Garrido, Liliana Zapata, Mit Borrás, Aitor González, Alberto Ramajo, Mariana Collares, Romero y Orduña, Iván Pérez, Marcos Juncal, Julià Panadès Julià, Joan Àvila, Xavi Muñoz, Olga Guseva-Guse, Huda Takriti, Liat Berdugo, Warren Garland, Adrián Regnier Chávez, Elen Gruber, Patrick Moser, Daniel Duda, Elvira Palazuelos, Emilio Lizcano, Lavinia Racanello, Adrián Martínez, Cati Cànoves, Mariya Alipieva, Margalida Adrover, Joan Alemany, Sebastià Ferrer Xamena, Alfred Lichter, Aitana Arnao, Iolanda Aduart, Gemma Aguasca, Vicenç Palmer, Andreu Llambies, Diego Delgado, Gioia, Eugenio Hofmann, Antoni Miquel Morro, Pau Real, Mintegui, Peter Schmohl, Eduardo Suárez del Real Aguilera.

Danza. Carlos Miró, Ingrid Medina, Curro Viera, Laura Álvalrez, Alberto Trabado.

Espacios y talleres abiertos. Margalida Adrover, Antoni Miquel Morro, Diego Nebot, Aigua de Terra, Mar de Cotó, Sebastià Ferrer Xamena, Margalida Mayol, Joan Alemany.

Las exposiciones permanecerán abiertas cada día hasta el 16 de agosto de 19:00 a 22:00h

El balance de las galerías valencianas en ARCO

Galerías valencianas en ARCO, JustMad y ArtMadrid: del 19 al 23 de febrero
Balance expositivo

Entre la “patraña” del IVA y el continuo trajín de la gente, coleccionistas (medio millar en ARCO, según la organización), curiosos y público en general, las galerías valencianas que acudieron a las distintas ferias de Madrid no dieron abasto. A Mira Bernabeu, que tomó hace nueve años junto a Miriam Lozano el testigo de Pep Benlloch en Espai Visor, la sonrisa le delataba. El Museo Reina Sofía le había comprado la serie completa de 60 fotografías de Sergio Zevallos. “Estamos muy satisfechos”, dice ahora con más calma. Pasado el aluvión, prefiere no echar las campanas al vuelo. “No se puede hablar de señal de recuperación”. No al menos hasta que pasen “dos o tres años que confirmen este aire de mejora”.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano, de Espai Visor, en Arco. Imagen cortesía de la galería.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano, de Espai Visor, en Arco. Imagen cortesía de la galería.

A Mira Bernabeu se le ve cauto, quizás atemperado el éxito de Madrid por la realidad de Valencia. “Este año las ventas han estado equilibradas entre coleccionistas nacionales y extranjeros”. Eso sí, valencianos, ni uno. “Los coleccionistas valencianos compran sólo pintura en ARCO, lo cual es un poco provinciano”. Entre eso y que “no ha habido propuestas arriesgadas”, salvo la “pieza de cristal de Dan Graham”, y sí “un alza de lo tradicional”, Mira Bernabeu prefiere seguir a lo suyo, que es pensar ya en la próxima feria de arte en Colonia.

UN ARCO “SÓLIDO”

Entre el “ARCO del cambio” y el “ARCO muy digno” se mueven Olga Adelantado, de la galería Luis Adelantado, y Rosa Santos. La primera dice que los coleccionistas españoles “se han movido este año”; vamos, que han empezado a comprar de nuevo. En su caso, obras sobre todo de Darío Villalba, Luis Gordillo y el joven Rubén Guerrero. “Se ha criticado de ARCO que ha sido más tradicional, pero a mí me ha parecido más sólido”, remacha Olga. Rosa Santos se mostraba igualmente contenta: una de sus artistas, Andrea Canepa, había obtenido el Premio a la Joven Artista Revelación, lo cual ha supuesto la adquisición de obra para el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles. DKV Seguros también compró obra de Greta Alfaro.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

“Me han comprado los coleccionistas españoles que suelen hacerlo”, principalmente obra de Xisco Mensua y Chema López. Lo que a Rosa Santos le seguía causando extrañeza era el confuso asunto del IVA. “Nos ha afectado de manera negativa, porque mucha gente, incluidos periodistas, siguen pensando que aplicamos el 10%, incluso había gente que alucinaba cuando le hablábamos del 21%”. Graciela Devincenzi, de Alba Cabrera, presente en ArtMadrid con One Project del artista Rubén Fuentes, subraya que la mal explicada bajada del IVA hace quedar al galerista como “el malo de la película”. Al ser únicamente el artista quien puede aplicar ese 10% en la venta de su obra, a las galerías “incluso nos puentean”, sostiene Devincenzi, todavía recuperándose del inmenso trajín ferial.

Obra de Antonio Fernández Alvira en el stand de Espai Tactel en JustMad. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Antonio Fernández Alvira en el stand de Espai Tactel en JustMad. Imagen cortesía de Espai Tactel.

LA AUSENCIA DE CONSUELO CÍSCAR

Vicente García, de Vali30, vuelve de ArtMadrid con una “impresión buena”. La Casa de Cristal del Centro Cibeles fue testigo de largas colas para entrar. Hasta un total de 20.000 visitantes. Vicente García vendió sobre todo obra de Antonio Gadea, Manolo Páez y Equipo Crónica. Lo del IVA no le parece crucial. “Es importante en las subastas y, sin duda, en ARCO, porque allí la compra es institucional”. Más importancia le da al hecho de que Madrid sea una ciudad “mucho más abierta que Valencia”, donde todos los que pasan por allí se sienten “cómodos” y alejados del “localismo” que observa tanto en Valencia como en Barcelona.Ismael Chappaz, que junto a Juanma Menero lleva la galería Espai Tactel, ha vuelto de JustMad “muy bien para la época en que estamos”. Los primeros días no paraban de descolgar obra de su stand, vendiendo principalmente piezas de David Méndez Alonso, Antonio Fernández Alvira y Javier Palacios. Del IVA dice que es “un desastre” que no se resolverá hasta que no haya una Ley de Mecenazgo. Y le extrañó no ver a la directora del IVAM Consuelo Císcar, que estuvo presente la pasada edición, cuando directores como Manolo Borja-Villel, del Reina Sofía, visitan “todos los años” la feria.

Obra de Rubén Fuentes en el stand de Alba Cabrera en ArtMadrid. Imagen cortesía de la galería.

Obra de Rubén Fuentes en el stand de Alba Cabrera en ArtMadrid. Imagen cortesía de la galería.

“PEQUEÑA RECUPERACIÓN”

De “patraña” califica Juan Cárdenas, de Kir Royal, lo del IVA, aunque piensa que el problema de fondo del mundo del arte no es ése: “La mayoría de galerías no sale fuera, cuando lo importante sucede en Nueva York, Londres y ahora China, que tras abrirse al exterior es un país de oportunidades”. Él ha vendido en JustMad obra de Keke Vilabelda y Fernando Bayona. “Los coleccionistas se han animado, dejando atrás esa mala de conciencia por comprar en tiempos de crisis”. Nacho Agrait, de Punto, piensa que hay una “pequeña recuperación”, a pesar de la “confusión” creada por la bajada del IVA: “Ha sido un parche mal puesto”.

Vicente Benlliure, de la galería Benlliure, estuvo en ArtMadrid y vio “algo más de alegría que otros años”. No se vende como hace seis o siete, pero sí “mejor que hace dos años”. En su caso, obras sobre todo de Manolo Valdés, Carmen Calvo o Chillida. Trinidad Hernández, de la galería Del Palau, habla de “trampa” del IVA y se queda con los contactos adquiridos en ArtMadrid. Julián Romero, de Trentatres Gallery, que acudió al Just On Paper de JustMad con las artistas Henrike Scholten y Raquel Carrero, regresa igualmente ilusionado con su participación en la feria por los contactos logrados: Feria de Estrasburgo y Swab de Barcelona. Las galerías valencianas, incluidas PazyComedias (JustMad), Aural de Alicante y Cànem de Castellón (ARCO), regresan pues con buenas sensaciones, a pesar del viento desfavorable de la crisis ¿amainando? y el mareo de una pésimamente explicada bajada del IVA. Habrá que seguir remando.

Obra de Darío Villalba. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obra de Darío Villalba. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Salva Torres

David Méndez en Espai Tactel

David Méndez Alonso. A Hundreds Of Errors and Yellow Dramas
Espai Tactel
C/ Dénia 25-B. Valencia
Inauguración: el 10 de enero a las 20.00h
Hasta el 1 de marzo 2014

La obra de David Méndez -el artista antes conocido como Misterthefreak– se entiende en su conjunto como una cuestión de actitud ante la vida. Un ilustrador que es también pintor, escultor, escenógrafo, graffitero, diseñador y todo lo contrario. Un artista camaleónico para quien no existen barreras que lo encorseten en una disciplina concreta y mucho menos dentro de las lindes de una producción artística entendida a la manera tradicional.

David Méndez elabora un arte expandido en el que las ilustraciones trascienden los límites del papel para convertirse en objetos tridimensionales, instalaciones, disfraces y patrones textiles vivamente coloristas que desarrollan todo un universo simbólico propio y ajeno, plagado de referencias a la cultura de masas. Como si de una escenografía teatral se tratara, más que crear una serie de piezas individuales para el consumo, su producción va dirigida a recrear una situación, un ambiente que envuelva al espectador, lo arrope en su nostalgia o lo sacuda en su histrionismo; adentrándolo en cualquier caso en un contexto extrañamente familiar y feliz. La sala deviene de este modo en una especie de wunderkammer o «cámara de maravillas» repleta de iconos kitsch que se balancean hábilmente entre el surrealismo pop y el horterismo irónico.

Changuito. Madera, inflables, acrílico, esmalte, mono de juguete. 190 x 200 x 200 cm

Changuito. Madera, inflables, acrílico, esmalte, mono de juguete. 190 x 200 x 200 cm.                                                                            Imagen cortesía de Espai Tactel

Mediante la acumulación descontextualizada de juguetes, prendas de ropa y objetos de toda clase, el artista nos sitúa ante una suerte de vanitas posmoderna cuyo mensaje no parece ser el de afearnos una conducta consumista sino el de animarnos a vivir el presente de una manera optimista, libre y desacomplejada. Aprehendiendo y elogiando el accidente y lo azaroso, la muestra A Hundred of Errors and Yellow Dramas evidencia una actitud positiva ante los avatares de la existencia en donde las sensaciones, potenciadas por la estridencia de los colores y la amalgama de texturas, nos invitan a tocar, a oler y a saborear; aunque sea con los ojos. Heterodoxo también en el uso del color y los materiales, la abundancia de elementos “extra-artísticos” tales como la plastilina, el fieltro, el corcho, el plástico o los objetos encontrados –empleados de una manera brutalista, escasamente manipulados- refuerza la tesis de que David Méndez se encuentra muy alejado de los cánones de la academia y utiliza todo cuanto está a su alcance como medio de expresión en un ejercicio lúdico de total libertad.

Una tensión provocada y un derrame fortuito. Una combinación de premeditación y azar dirigida a establecer la empatía con el espectador, a suscitar la sonrisa cómplice. Una mise en scène en la que un niño reticente a crecer quemaría unas cuantas hormigas con la ayuda de una lupa. La escenificación de aquella época en la que el drama podía convertirse en un momento feliz, gozoso. Y acabar vistiendo en consecuencia el amarillo riguroso de luto. El amarillo entendido como el nuevo negro.

Sin Título Acero, almohadas y roca. 240x415x70 cm

Sin Título. Acero, almohadas y roca. 240 x 415 x 70 cm. Cortesía de Espai Tactel