Wasted Youth: autorretrato generacional

Wasted Youth
Comisariada por Daniel Borrás y Marta Moreira
Las Naves
C / Juan Verdeguer, 16. Valencia
Inauguración: jueves 5 de febrero
Hasta el 2 de marzo

‘Wasted Youth’ es una exposición de fotografía y videoclips concebida como un autorretrato generacional contemporáneo de las subculturas urbanas. Tomando como hilo conductor la escena musical valenciana, la muestra reúne a catorce fotógrafos que documentan su vida y su ambiente desde un punto de vista subjetivo.

Fotografía de Carmen Gray en la exposición 'Wasted Youth' de Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotografía de Carmen Gray en la exposición ‘Wasted Youth’ de Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

El proyecto incluye también ilustraciones y objetos de autoedición gráfica relacionados con la cultura del rock and roll y sus aledaños. A pesar de tener un claro carácter documental, la exposición no pretende contener a una generación, ni mucho menos etiquetarla. Más que un diario colectivo de juventud, lo es de un espíritu, una forma de crear, vivir y relacionarse al margen de los circuitos establecidos. En él aparecen retratados directa o indirectamente músicos y artistas de toda condición, pero también multitud de personajes anónimos e igualmente especiales y necesarios para completar este tableau vivant.

Fotografía de Julio Pardo en la exposición Wasted Youth comisariada por Daniel Borrás y Marta Moreira en Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotografía de Julio Pardo en la exposición Wasted Youth comisariada por Daniel Borrás y Marta Moreira en Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

Los fotógrafos incluidos en la muestra son Carmen Gray, Julio Pardo, Borja Llobregat, Paula Prats, Fernando Gimeno Pol, Belinda Bono, Josu Kuro, Carles Prats, Héctor Pozuelo, Carles Rodrigo, Marta de Miguel Sansaloni, Pablo F. Serrano, Alejandro Escrich y Pau Roca.

Fotografía de Carles Rodrigo en la exposición 'Wasted Youth' en Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotografía de Carles Rodrigo en la exposición ‘Wasted Youth’ en Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

La sección de videoclips -todos ellos realizados por productoras y creadores audiovisuales independientes- servirá de hilo musical a la exposición con una pequeña representación de las bandas que conforman la escena local valenciana de los últimos cinco años: Siesta, Cuello, Antiguo Régimen, Teletexto, Las Rodilleras, Aullido Atómico, Ramírez, Coleccionistas, Oh Libia!, Polígono Hindú Astral, Tvnnel, Betunizer, La Moto de Fernán, Jupiter Lion y Tucán.

Fotografía de Paula Prats en la exposición Wasted Youth de Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotografía de Paula Prats en la exposición Wasted Youth de Las Naves. Imagen cortesía de los organizadores.

Se exhibirán carteles, ilustraciones y portadas de discos de Mik Baro, Lluis Sánchez, Luis Demano, Clara Iris, El Nerdo, Alejandro Escrich, Pablo F. Serrano, Jorge Parras, Raquel Aparicio, Martín El Alegre y Don Rogelio J. La exposición podrá visitarse en Las Naves (Espai d’Innovació y Creció de Valencia) del 5 de febrero al 2 de marzo.

Fotografía de Belinda Bono en la exposición 'Waste Youth' de la Rambleta. Cortesía de los organizadores.

Fotografía de Julio Pardo en la exposición ‘Waste Youth’ de Las Naves. Cortesía de los organizadores.

El Carmen ‘obligado’ a acoger a Císcar

Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia

“Vivo sin vivir en mí”, que decía Santa Teresa. Felipe Garín, director del Centro del Carmen, podría decir algo parecido. La exposición ‘Espacialismo Cromático’, dedicada a la santa con motivo de la celebración del V Centenario de su nacimiento, en cuyo comisariado participa Consuelo Císcar, ha encontrado hueco en El Carmen. Lo ha tenido que encontrar. Después de que fuera rechazada por el actual director del IVAM, José Miguel G. Cortés, Garín se ha visto ‘obligado’ a encajarla entre dos de sus exposiciones programadas por decisión de las altas instancias.

“Me pidieron de la Conselleria de Cultura que hiciera un hueco a la exposición, y es lo que he hecho”, aseguró Garín en el contexto de presentación de la Colección Mariano Yera. Estaba pensada para la Sala la Muralla del IVAM, cuando Consuelo Císcar regía los destinos del instituto valenciano. Pero la actual dirección del museo rechazó tal posibilidad. De manera que la exposición, para no quedarse en el limbo, recala en El Carmen a petición expresa de la Conselleria de Cultura. Será presentada el próximo 17 de febrero y permanecerá por espacio de un mes largo.

Obra de Equipo Crónica de la Colección Mariano Yera. Centro del Carmen.

Obra de Equipo Crónica de la Colección Mariano Yera. Centro del Carmen.

‘Espacialismo cromático’ es una muestra dedicada a la figura de Santa Teresa de Jesús con motivo de la celebración del V Centenario de su nacimiento y dentro del programa cultural previsto a nivel estatal para este año 2015. La exposición cuenta con varios comisarios, entre ellos José Siles y la ex directora del IVAM Consuelo Císcar, recuperada de esta forma para la causa artística en Valencia poco menos de un año después de su ¿dimisión? al frente del museo valenciano.

La selección de piezas para la exposición procede, en muchos casos, de los propios fondos del IVAM, que cederá obras para este proyecto ‘encajado’ en El Centro del Carmen, tras su rechazo por parte del actual equipo de dirección del instituto de arte moderno. ‘Espacialismo cromático’ forma parte de un programa global elaborado por la Comisión Ejecutiva para el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, promovida desde el Gobierno Central, que incluye proyectos de distintas administraciones y entidades para conmemorar la vida y obra de una de las máximas exponentes del Siglo de Oro español.

Obra de Manuel Miralles de la Colección Mariano Yera. Centro del Carmen.

Obra de Manuel Miralles de la Colección Mariano Yera. Centro del Carmen.

El Museo de Bellas Artes inaugurará también en Valencia, del 15 de junio al 1 de septiembre de 2015, una muestra sobre La Huella de Teresa de Jesús en el Arte Valenciano, según adelanta Daniel Borrás en El Mundo Comunidad Valenciana. Dirigida por el catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Valencia Daniel Benito, estará compuesta por obras de José de Ribera y por los lunetos de José Vergara Gimeno (Valencia 1726-1799), que relatan pasajes de la vida de la Santa, procedentes del desaparecido Convento de San Felipe en Valencia. Además, se expondrán obras de Andrea Vaccaro, Gaspar de la Huerta, Vicente Salvador Gómez y algunas otras obras procedentes de museos de Valencia.

Obra de Manuel Quejido de la Colección Mariano Yera. Centro del Carmen.

Obra de Manuel Quejido de la Colección Mariano Yera. Centro del Carmen.

Salva Torres

Cuando la moda se viste de sobra

A real story. Nueva fotografía española de la moda
Comisarios: Daniel Borrás y Marta Moreira
Espai Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Hasta el 30 de marzo

Si moda, como alguien advirtió, es todo aquello que dentro de diez años causará risa, nada mejor que empezar a hacerlo ya mismo para cobrar ventaja. Es lo que piensan algunos de los jóvenes fotógrafos españoles que se dedican a crear imágenes para la industria de la moda. Cansados de repetir el patrón que tanto luce en las más conocidas revistas, han optado por nadar a contracorriente con el fin de pescar fotografías cuya frescura, desenfado e irreverencia se alejan del glamour estilístico. Daniel Borrás y Marta Moreira han realizado una cuidada selección de esos fotógrafos, para mostrar en Espai Rambleta esa otra cara de la moda.

Fotografía de Alberto Van Stokkum para 'A real story' en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira

Fotografía de Alberto Van Stokkum para ‘A real story’ en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira

El título de la exposición es toda una declaración de intenciones: A real story. Nueva fotografía española de moda. Una historia real consistente en reflejar modelos de consumo que escapen a la dócil etiqueta de la más pulcra belleza. Por eso Daniel Borrás subraya el carácter “poco convencional” de la muestra, debido a esas “corrientes distintas” por las que navegan los 21 fotógrafos seleccionados que, a su vez, representan lo nuevo que está sucediendo en nuestro país. Y lo nuevo tiene que ver con esa producción de imágenes repletas de ambigüedad, cierto feísmo, aparente descuido, y mucho humor, junto a un erotismo que nutre las pasiones de toda índole sexual.

RELEVO FORMAL

Si hace años, la arruga se vendió como algo bello, ahora lo bello tiene que ver con una puesta en escena que pretende paradójicamente huir de la belleza en su sentido convencional. Frente a revistas de tipo Vogue, Harper’s Bazaar, Elle o Telva, se impone un “relevo formal” que Daniel Borrás observa en “revistas nicho” de menor periodicidad, pero “muy cuidadas” y que han alcanzado ya reconocido prestigio. Por citar algunas: Fantastic Man, Vanidad Vice, Buffalo, Lula, Metal, Apartamento o Nylon. Los contenidos inéditos, ya sea la transexualidad o el mundo teen, y la especialización, de públicos o de temáticas como el nuevo erotismo, son algunas de las principales señas de identidad de esas revistas a contracorriente de la moda.

Fotografía de Daniel Riera para 'A real story' en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira.

Fotografía de Daniel Riera para ‘A real story’ en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira.

A Daniel Borrás le parece igualmente destacable el “híbrido de géneros” utilizado por los artistas: fotografía, ilustración, collage, audiovisual. De ahí que la exposición, además de las casi 60 piezas que la integran, se complete con dos videos realizados por Josep Alfaro y Gerard Estadella, y vitrinas con una serie de revistas donde aparece obra en su formato original. Algunos de los fotógrafos, como es el caso de Vicent Bosch, aportan imágenes expresamente producidas para la muestra, que permanecerá en Espai Rambleta hasta finales de marzo.

Fotografía de Coke Bartrina para 'A real story' en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira

Fotografía de Coke Bartrina para ‘A real story’ en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira

IMÁGENES INSTINTIVAS

A real story. Nueva fotografía española de moda es un acercamiento al controvertido reflejo de la apariencia humana, liberada del brillo y oropel a los que nos tienen acostumbrados las grandes revistas. En la exposición comisariada por Daniel Borrás y Marta Moreira, las imágenes de esos 21 artistas seleccionados dan buena cuenta de lo que alguien entendió que representaba la moda, en tanto lucha entre el instinto natural de vestirse y el instinto natural de desnudarse. Esa pugna, que el glamour de la moda tiende a ocultar por efecto de su pulcritud formal, se hace evidente en A real story, donde la pulsión, con todas sus asperezas y salidas de tono, remueve las tranquilas aguas de la imagen de moda.

Fotografía de Ernesto Artillo para 'A real story' en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira.

Fotografía de Ernesto Artillo para ‘A real story’ en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira.

Esta “manera frívola” de presentarnos las diferentes marcas se halla, no obstante, en justa correspondencia con el rigor y seriedad en la edición de las “revistas nicho” aludidas por Daniel Borrás. “No sólo venden productos, sino cierto contexto artístico”. De manera que la comercialidad y el arte de los Helmut Newton o Richard Avedon desemboca en las imágenes que, a contracorriente, vienen produciendo ahora Daniel Riera, Silvia Prada, Chus Antón, Rafa Gallar, Coco Capitán, Eskenazi Encursiva, Ramiro E, Coque Bartrina, David Gómez Maestre, Van Stokkum, Ernesto Artillo, Carlos Sáez, Mar Ordóñez, Miguel Figueroa, Alejandra Núñez y los ya mencionados Josep Alfaro, Gerard Estadella y Vicent Bosch. Una veintena de fotógrafos de moda, entendida a su manera.

Fotografía de Ramiro E. para 'A real story' en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira.

Fotografía de Ramiro E. para ‘A real story’ en La Rambleta. Imagen cortesía de los comisarios Daniel Borrás y Marta Moreira.

Salva Torres

Meneses, la actualidad fue poesía

Enrique Meneses. Exposición homenaje

Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM)

C / Guillem de Castro, 118. Valencia

Hasta el 2 de junio

Como ocurre en (casi) todas las cosas importantes de la vida, el detonante fue una mujer. Pero por una vez no fue una de esas de acariciar su espalda; era su prima. Enrique Meneses (Madrid, 1929-2013) viajó para liberar a su pariente Paloma, ‘secuestrada’ por unos padres que querían llevarla a Costa Rica. Así llegó a Cuba y oyó hablar de un tal Fidel Castro. Estuvo 15 días esperando para unirse al grupo que estaba armándose en Sierra Maestra; fue el primer periodista en lograrlo. Era 1957.

Las fotografías que tomó allí —«incluso conseguía los carretes que Castro requisaba y los escondía hasta poder sacarlos de Cuba» según cuenta Aurelio Martínez, patrono de la Fundación Enrique Meneses— son Historia. Castro a la luz de una vela, leyendo (qué cosas) el Kaputt de Curzio Malaparte con una pistola en la muslera, compartiendo maleza con un jovencísimo Raúl de sombrero a lo Indiana Jones. «Historia y arte», según Martínez, de uno de los nombres «más importantes de la historia mundial del fotoperiodismo». Respeto.

Esa serie de fotos se suma a otra, aparentemente más frívola, en la que Meneses retrata a los mitos de los años sesenta para conformar Enrique Meneses. Exposición homenaje, una muestra que puede verse en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) como avanzadilla del festival Photon de fotografía. La directora del museo, Consuelo Císcar, definió con acierto la figura del fotógrafo: «un hombre que trató la actualidad como medio artístico». Plástica y verdad, independencia y testimonio. «Poesía social».

En las paredes del centro, enmarcadas como polaroids multiformes, instantáneas de M. Luther King, Paul Newman con barbita, Dalí rodeado de gatos y colas de ratón, Joan Baez con pelazo y guitarra en mano o Muhammad Ali (sólo, sin aditivos, no los necesita). «Es su etapa más brillante», cuenta Martínez, «y de la que más documentación tenemos». Muchas de elllas ya se han mostrado antes, claro, pero la exposición del IVAM es «la primera que se plantea desde la muerte de Meneses».

Enrique Meneses estuvo más de un minuto sin respirar para hacer de trípode humano; pagó 450 pesetas por un taxi que recorrió 500 kilómetros y entregar un trabajo por el que sólo cobró 150; repintaba de blanco las líneas de la zona azul de la Ciudad de los Periodistas en Madrid, donde vivía. Meneses fue otra cosa. Recuerdo de una forma de hacer periodismo que la zona de confort (qué calentito se está ahí) nos hace a veces olvidar.

Daniel Borrás

Cuando las fallas fueron un arma

IVAC-La Filmoteca

Fallas 37. El arte en guerra

Óscar Martín

Estreno: 4 de marzo

Si el pueblo ponía las fallas, el ejército se encargaría de las tracas. Con el inicio de la Guerra Civil Española en 1936, la fiesta fallera vive una situación comprometida: la ciudad se convierte en capital de la República y decide plantar monumentos reivindicativos; desde el otro bando ven las fallas como amenaza pero, bien utilizadas, también como oportunidad. Y deciden contraatacar. Este peculiar y poco conocido periodo de la historia de la fiesta ha sido analizado y recuperado por Óscar Martín (1973), documentalista y profesor de la Universitat Jaume I de Castellón. El resultado es un corto, Fallas 37. El arte en guerra, que se estrenará en la Filmoteca de Valencia el próximo cuatro de marzo y en los cines Lys el día siguiente, podrá verse después en otras salas de ámbito nacional. Martín entrevista a nombres conocidos del mundillo fallero (Gil-Manuel Hernández, Vicent Borrego, Miguel Santaeulalia…) para recuperar la historia: un grupo de artistas e intelectuales valenci anos (con Renau, delegado de Bellas Artes, a l a cabeza) impulsa la creación de cuatro fallas de contenido antifascista que nunca llegaron a plantarse tal y como estaban concebidas. Debido a los bombardeos que sufre a diario Valencia, las fallas no se plantan pero los ninots se trasladan a la Lonja, donde se presentan en una suerte de exposición abierta al público. Además, el bando encabezado por Franco decide también utilizar propagandísticamente las fallas, plantando su propio monumento junto al Alcázar de Toledo, un Miguelete ‘amenazado’ por una hidra. El documental (con la voz en off del ganador de un Goya, José Sacristán), recuerda con imágenes algunas de estas figuras y recrea de forma virtual cómo se hubieran plantado las cuatro fallas pensadas de inicio. «No había apenas información», comenta Martín, que tuvo que reunirse con antiguos artistas y bucear en la biblioteca para aproximarse a los bocetos. Incluye, además, un capítulo histórico más, cuando el régimen victorioso adapta la fiesta a sus ideales y sólo queda el exilio. En Perpiñán, un grupo de valencianos promueven la creación de la falla Quememos a Franco, un acción reivindicativa que se extendería a otros países. El director apunta que nunca antes se había interesado por la fiesta pero ahora ha descubierto «que las fallas no siempre han sido monumentalidad, que fueron otra cosa». Defiende, como los protagonistas de su corto, «las posibilidades críticas del monumento». Algún día, quizás, este espíritu vuelva. 

Espai Tactel toma La Rambleta

Espai Rambleta
Galería Espai Tactel
Valencia
Hasta el 10 de marzo

Espai Tactel to Rambleta Two Years mean nothing

Espai Tactel to Rambleta Carlos Saez, Hell’O Monsters, Chuso Ordi, Martín López Lam

Dos años no son nada. parece una canción pero, incluso suena a amenaza. A amenaza de las buenas. La galería Espai Tactel tomará hasta el 10 de marzo Espai Rambleta para exponer qué han estado haciendo en estos primeros
meses de vida. La muestra, compuesta por nueve de los artistas que actualmente forman parte de la galería, está dirigida por Juanma Menero e Ismael Chappaz, responsables de Espai Tactel, y que han tenido sus respectivas exposiciones individuales a lo largo de estos dos años de existencia de la galería.

Carles Rodrigo y Martín López Lam

Carles Rodrigo y Martín López Lam

Desde los «garabatos» de Agustín Esteso, los cadáveres exquisitos vía net-art de Carlos Sáez, las máscaras tribales hechas con rotuladores de David Gómez Maestre, las instantáneas intimistas y delicadas de Carles Rodrigo, los dibujos macarras de Martín López Lam, los seres imaginarios «Borgianos y Bosquianos» de los Hell´O Monsters, los dibujos vectoriales y las composiciones estenopéicas de Chuso Ordi, hasta las fotos y los dibujos de Paco y Manolo & Sito Mújica. Nueve formas de entender el arte y la vanguardia filtradas por un denominador común: Espai Tactel.

Los también responsables de Tactelgraphics hacen de directores de arte, diseñadores y fotógrafos a la vez porque, «¿de eso trata ser multidisciplinar, no?» Es su forma de vida. Cuando inauguraron no sabían que forma tomaría, pero Espai Tactel es un proyecto que ha ido mutando hasta convertirse en lo que parece que es ahora mismo: una galería de arte contemporáneo, con sus artistas emergentes y consagrados, que va a ferias de arte y que ofrece una programación lo más sólida y coherente posible.

Espai Tactel to Rambleta Two Years mean nothing

Espai Tactel to Rambleta Paco y Manolo & Sito Mújica, David Gómez, Agustín Esteso y Carles Rodrigo.