Dani Cardona: «Me hubiera encantado nacer optimista»

#MAKMAMúsica #MAKMAEntrevistas | Dani Cardona (músico, productor, escritor y artista plástico)
Lunes 25 de mayo de 2020

Quizás porque en ese cuerpo delgado y ágil no cabe mucho ego, tal vez porque mirar tan azul y reconocerse desde la ironía da pie a que su personalidad asome lúcida entre resquicios de talento, autenticidad y preste más atención a estéticas razones. El nombre de Dani Cardona aparece en muchísimos de los discos que se han editado en nuestra ciudad en las últimas décadas, su trabajo exquisito en el estudio de grabación es siempre valorado por las bandas, pero no lleva bien los halagos. Cuando se habla mucho de él coge su moto y se va.

Dani Cardona durante un concierto de Desguace Café en 16 Toneladas. Fotografía de Susana Sánchez Marfil.

Estudió Bellas Artes, es músico –ha formado parte de grupos ya míticos como Los Flacos, Doctor Divago o Una Sonrisa Terrible–, productor, artista plástico y desde hace unos años escribe relatos en los que cuenta retazos de infancia, andanzas de juventud roquera, pasajes sorprendentes en los que a veces la casualidad o el destino juegan bazas inesperadas en garitos nocturnos, locales de ensayo, estudios de pintura, sótanos y escenarios.

¿Cómo estás llevando este tiempo de confinamiento, Dani?

Pues, en general, es el tiempo el que me ha llevado a mí. Yo he sido obediente y me he quedado quieto, pero a él no le ha dado por ahí. Tiene muy mala idea.

La última vez que la vida te hizo parar y quedarte en casa unos meses escribiste el libro ‘Fractura de tibia y peroné’. ¿Saldrá una nueva publicación de este enclaustramiento?

El libro está en marcha, lo estaba antes del encierro, ahora lo complicado es reunir fuerzas para promocionarlo –una vez más– por un circuito independiente (y angosto). Mi único modo de promoción siempre han sido pequeñas fiestas. Tengo que inventar algo nuevo. Además, no sé en qué fase permitirán sonreír y firmar libros a la vez.

Además de escribir, eres músico, eres artista plástico… Tú lo tienes más fácil para soportar la monotonía de los días.

Pues no creas, primero porque la monotonía no me disgusta. Y no soy un tío muy prolífico; a veces, el sentido de culpa de no estar haciendo nada no me deja hacer nada; no sé cómo lo llevarán otros, pero no ha sido un ambiente favorable para mí. Aun así, lo he peleado.

¿Qué has descubierto de bueno durante estos meses tan distintos?

Durante casi dos meses he estado casi convencido de que el mundo podía cambiar (para bien); que las personas seríamos capaces de sacudirnos la rabia que veníamos arrastrando y empujaríamos, a partir de ahora, en la misma dirección. Pero esta idea se va desintegrando conforme las fases avanzan hacia la normalidad.

También he descubierto libros en mi estantería que no sabía que tenía y que me han encantado. Ah, y he descubierto que tenía vecinos en la puerta de enfrente de mi rellano –¡los descubrí un día por el balcón!–.

¿Qué te da más miedo de lo que nos espera?

Precisamente que tengamos miedo unos de otros. Y tener miedo a la enfermedad. Vivir con miedo.

¿Sacaremos algún aprendizaje o todo seguirá igual?

Me hubiera encantado nacer optimista (son un tipo de personas a las que envidio terriblemente).

Dibujo de Dani Cardona. Fotografía cortesía del autor.

¿Por qué en tus dibujos y en tus cuadros aparecen tantos aviones?

Pues, en primer lugar, tengo que confesar que tengo muchísimo vértigo, y que en las pocas ocasiones en que he subido en avión lo he pasado fatal… Mi hobby es el patinaje artístico sobre ruedas. Lo descubrí gracias a mi hija –tarde…, me hubiera encantado patinar en serio–. En el parque donde practico, observo, casi a diario, enormes atardeceres, como los de los grandes cuadros del Museo del Prado, pero atravesados por líneas de aviones que los convierten en arte pop. Me hacen pensar… Sé que es una extraña relación, pero los aviones tienen que ver con el patinaje artístico.

Y te parecerá una locura, pero después del confinamiento, patinar tiene algo de diferente, y me desconcertaba no saber el qué. Y gracias a tu pregunta lo he descubierto: ¡no hay aviones!

Formas parte de las bandas Desguace Café y Ramonets. Este parón os afecta muchísimo porque aún tardaréis en subiros a un escenario. ¿Cómo lo sobrelleváis?

Antes de la gran movida, con Ramonets, aparte de los ensayos, todas las semanas nos reuníamos al menos una vez para intentar gestar ideas nuevas, proponer acciones o directrices de trabajo. Desde que estamos confinados hemos tenido ¡una reunión diaria! a través de videoconferencia. No puedo más. No los aguanto. Espero que todo vuelva pronto a la antigua normalidad.

Por otro lado, estoy aprovechando el encierro para aprender a tocar la batería –con carácter retroactivo– en el colchón de la cama. No se puede ser más incoherente; ahora entiendo el porqué de mi desordenada carrera artística. En cualquier caso, tengo una idea para que vuelvan los conciertos: aforos a tope, pero con entrada solo permitida a los que ya hayan pasado por la enfermedad (espero que Simón lo vea tan claro como yo). Si no funciona, la cosa está malita.

Desguace Café es mi proyecto más personal. Eso se dice siempre de los proyectos que no dan dinero. En ese sentido es muy muy personal. Y lo cierto es que hace tiempo que no sacamos a pasear las chaquetas, sobre todo porque nuestro otro proyecto, Ramonets, ha tenido mucha actividad (Roberto –el guitarrista– y yo estamos en los dos proyectos). Isa Terrible ha estado también a tope con la carrera de Bellas Artes. Con la nueva normalidad, los espectáculos de poco aforo parece que tendrán más sentido. Una vez vino una sola persona a vernos, o sea que yo creo que lo vamos a petar. No, ahora en serio, quizás sea un buen momento para ese tipo de propuestas, así que…, ¡a ensayar!

Años 80. Dani Cardona en la puerta del mítico Gasolinera. Fotografía cortesía del autor.

Hace un tiempo, después de más de 20 años grabando y produciendo a infinidad de grupos, decidiste cerrar tu estudio. ¿Echas de menos bajar al sótano, pasar horas escuchando y trabajando en las creaciones de otros músicos?

Lo cierto es que tengo sentimientos encontrados. Después de dos décadas en el estudio había muchas cosas que también empezaban a pesarme. Todo negocio que dependa de un alquiler tiene una parte de esclavitud. Ahora lo estaría pasando muy mal. Además, creo que no supe adaptarme, y los nuevos tiempos me pasaron por encima. La tecnología, los nuevos métodos de grabación…, todo eso me viene un poco grande. Para mí, grabar era un trabajo casi artesanal, preciosista y, en ese sentido, no sé si quiero estar al día. Te contaré una anécdota para que entiendas mi postura: cuando era jovencito, en casa de un amigo, este le preguntó a su padre “¿Papá, cuándo vamos a tener video (se refería al moderno VHS)?”, a lo que su padre le respondió “¿Qué te crees, que yo no lo quiero? Estoy esperando a que lo perfeccionen”. Pues el caso es que yo también he decidido esperar a que todo mejore… Aunque me temo que mi amigo se quedó sin video.

Por otro lado, echo muchísimo de menos estar implicado en el proceso de creación de tantas cosas interesantes. La ilusión con la que alguien entra en un estudio de grabación es una energía brutal, adictiva.

A través de las páginas de tus libros llegan vivencias, relatos, anécdotas de la València underground de los ochenta, de los noventa… Pasaban tantas cosas y se cuentan tan poco. Nuestra ciudad vive ajena, muchas veces, a una historia reciente plagada de nombres imprescindibles, de grupos y sonidos interesantes. ¿Crees que otros lugares han reivindicado más o mejor su cultura musical más alternativa?

En todas las épocas ocurren cosas interesantes, pero en esa época tuve la sensación de ser testigo del nacimiento de una independencia musical y artística, con sus nuevas normas estéticas e ingenuas formas de funcionar. Yo la viví con mucha intensidad, al igual que vivo mi presente. Pero el ejercicio de recordar me hace más risa. Soy capaz de reírme de mi yo pasado porque es como reírse de otro. De otro que no sea yo, nunca lo haría.

En cuanto a nuestra ciudad, creo que València ha sido muchas veces víctima de su extrema modernidad. Lo moderno suele existir a costa del rechazo al pasado reciente, y aquí hemos pecado un poco de reivindicar lo supermoderno riéndonos de lo moderno, y lo ultramoderno chafando a lo super… Yo tengo que confesar que soy megaultrasupermoderno. Mmm, espera… Ya no.

Dani Cardona en el balcón de su casa durante el confinamiento. Fotografía cortesía del autor.

Marisa Giménez Soler

Doctor Divago presentará su flamante nuevo disco

Doctor Divago
Sala Loco Club
C/Erudito Orellana nº 12
Valencia
2 de Marzo del 2018 a partir 22:30 horas
Entrada anticipada 8€ en Movingtickets, Wegow, en la web de Loco Club o en Harmony Discos
Entrada en Taquilla 10€

doctor divago 3

Manolo Bertrán, cantante, compositor y guitarrista de Doctor Divago.

El duodécimo disco de la banda valenciana Doctor Divago vio la luz de forma oficial el pasado 8 de enero. Grabado y mezclado entre los estudios Elefante y Stardust de Valencia, está formado por 11 temas compuestos por el vocalista y guitarra Manolo Bertrán. Junto a él los otros cuatro miembros habituales del grupo, es decir, Antonio Chumillas García «Chumi» a la armónica, Asensio Ros «Wally» a la batería, Edu Cerdá al bajo y David Vie a la guitarra. A ellos se suma la habitual producción de Dani Cardona más las colaboraciones puntuales de Victoria García con el cello, Vanessa Juan con la trompa o Gabriele Del Vecchio con el órgano.

doctor divago 1

David Vie, Edu Cerdá, Manolo Bertrán, Antonio Chumillas «Chumi» y Asensio Ros «Wally»

El título del mismo, «Complejo Alquería Frailes 13» tiene que ver con la dirección del local de ensayo donde trabajan desde el año 1989 y en él se mantiene la línea de ese universo tan personal de los valencianos.

doctor divago 4

Imagen-mosaico con Manolo Bertrán, Wally, David Vie y Edu Cerdá

Canciones que reflexionan sobre otras presencias que cohabitan con uno mismo como «El gemelo malvado», «Mi querido amigo» o «Todos los cielos son una misma vida» alternan con la fina ironía de «Aún queda vino», los trascendentales y en algunos casos místicos como «El humor», «Sonámbulo», «Los pies en la tierra», «El viaje largo» o los dos temas promocionales «Al cuarto día» y «Engáñame», ambos con videoclip a cargo de Rubén Soler. La temática del boxeo, tantas veces frecuente en clásicas canciones de esta banda vuelve aparece en «El tercer hombre en el ring», dedicada al árbitro Ruby Goldstein.

28056661_10155095194306022_3157089258882814002_n

Cartel presentación con portada disco ‘Complejo Alquería Frailes 13’

En el Loco Club de Valencia se presentará este estupéndisimo disco junto a otros temas clásicos de su repertorio. Y sí, podemos estar seguros de que será un espectacular concierto tal y como Doctor Divago acostumbran, exhibiendo todo su potencial en directo. Altísimamente recomendables.

Juanjo Mestre

‘Blackstar Proyect’: Reinventando a Bowie

Blackstar Proyect
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Viernes 3 de febrero de 2017, a las 22.30h

Tres músicos y un artista gráfico se han unido bajo el liderazgo de Remi Carreres para realizar un proyecto en el que llevan trabajando siete meses. Blackstar Proyect, una versión realizada por ellos mismos del último álbum del recientemente fallecido David Bowie, ‘Blackstar’, publicado apenas dos días antes de su muerte y que nunca se ha interpretado en directo.

Carreres, vinculado a Glamour, Comité Cisne, Jean Montag, y Coleccionistas, junto a Samuel Reina, Pablo ‘Andreas’ Pérez, Dani Cardona y Epi Neuraska mostrarán el viernes 3 de febrero el resultado de su iniciativa en la Sala Russafa, a las 22.30 horas. Los nostálgicos del Duque Blanco tienen una cita obligada con su postre legado musical.

«La idea surgió a raíz del homenaje que le dedicamos al poco de fallecer Bowie», recuerda Carreres. «Samuel Reina, Pablo Andreas Pérez y yo interpretamos la canción ‘Lazarus’, que acababa de salir al mercado como single de su último disco. A partir de esa experiencia se nos ocurrió afrontar el desafío de trabajar todo el álbum».

Blackstar Proyect. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Blackstar Proyect. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El bajista y compositor admite que lo fácil hubiera sido hacer un concierto tipo karaoke, con los grandes éxitos que todo el mundo conoce. Pero adentrarse en estas composiciones, que muestran una nueva faceta de Bowie, resultó mucho más complicado y apasionante, les hizo crecer como músicos.

«No quisimos copiar lo que habían hecho los intérpretes de avant-jazz que acompañaban a Bowie en el estudio, sino llevar las composiciones a nuestro terreno», explica. Un costoso proceso de investigación y creación que duró siete meses. A la voz y guitarra de Reina, el saxo de Pérez y el bajo de Carreres, se sumó la percusión y batería de Dani Cardona.

«Hemos ido explorando las canciones hasta descubrir su esencia para desnudarlas y comprenderlas, porque no eran composiciones sencillas. A partir de ahí, las hemos ido vistiendo otra vez, pero con nuestro estilo, con nuestros arreglos», comenta Carreres. Quitando algunas capas de sonido, adaptando ciertos ritmos, pero manteniendo los matices que transmiten la intención del autor. Así ha surgido este Proyecto Blackstar que Carreres se aventura a pensar que hubiera complacido a Bowie. «Sobre todo porque es fruto de la pasión por la exploración, el juego y el riesgo, algo que él imprimía a todos sus trabajos y que marcó su trayectoria».

El repertorio se completa con una introducción instrumental rescatada del disco del Duque Blanco, ‘Low’ y con una canción inédita realizada para la banda sonora del musical ‘Lazarus’, que ha aparecido recientemente.

Para la puesta en escena de esta peculiar propuesta el artista gráfico Epi Neuraska ha creado unas proyecciones que se desarrollan, crecen y entretejen al ritmo de las canciones, influidas por la intensidad de la interpretación en directo. Siguiendo el espíritu de la última portada de Bowie,  la única en su discografía que no lleva una fotografía suya, sino la imagen  una imponente estrella negra, los músicos se diluyen en el escenario para dar protagonismo a un universo vivo, envolvente, que referencia al contenido del disco.

Blackstar Proyect. Imagen cortesia de Sala Russafa.

Blackstar Proyect. Imagen cortesia de Sala Russafa.

«Blackstar es una obra maestra, uno de los cinco mejores trabajos de Bowie, y queríamos que  tuviera el protagonismo completo. Pretendemos que sean más importantes las canciones que la gran figura de su autor y, por supuesto, que nuestra reinterpretación», comenta Carreres.

Los cierto es que ha sido necesario mucho trabajo para poner en pie este homenaje. «Este espectáculo sólo tiene sentido si se interpreta en vivo y con unas buenas condiciones de acústica y proyección, en un contexto que permite al público meterse realmente en el ambiente del disco y disfrutar de la despedida de Bowie», concluye el artista.

Bel Carrasco

Ambros Chapel publica su cuarto disco

The Last Memories, de Ambros Chapel
Munster Records

Ambros Chapel, formación valenciana compuesta en por Pablo Casero (voz y guitarra), Alfred Sanchís (bajo), Óscar Vadillo (guitarra solista) y Jose Rodríguez (batería), acaba de publicar su nuevo trabajo titulado The Last Memories distribuido por Munster Records a nivel nacional e internacional, y editado en vinilo con una edición numerada y limitada.

Surgidos en 2006, a pesar de su corta vida acumulan más de 140 conciertos por toda España y un interesante palmarés en referencias discográficas y premios. Este verano participa junto a bandas estadounidenses en el tributo internacional a New Order con la canción Blue Monday.

Imagen de Ambros Chapel en el video realizado por Stella Blasco y Jordi Todolí, perteneciente a uno de los temas de su último disco The Last Memories. Cortesía de Ambros Chapel.

Imagen de Ambros Chapel en el video realizado por Stella Blasco y Jordi Todolí, perteneciente a uno de los temas de su último disco The Last Memories. Cortesía de Ambros Chapel.

Ambros Chapel, al poco de comenzar su andadura, grabaron su primera maqueta Demo 2006 y un año después grabaron su Demo 07, que les dio a conocer a medios y público. En 2008 ganaron la edición del concurso Troglogló de la Caverna, grabando dos temas con Dani Cardona para el recopilatorio de grupos ganadores. Esta grabación marcó el camino a la edición de su primer larga duración: Rome (Malatesta Records, 2009), que supuso un acontecimiento en el panorama musical local cuando se publicó. Un  postpunk de finales de los setenta y mediados de los ochenta que practicaron bandas como The Cure, Echo and the Bunnymen, Bauhaus o Joy Division, pero ejecutado con sobrada elegancia y asombrosa brillantez.

Su primer trabajo fue recibido con entusiasmo por público y medios especializados. Prueba de ello es que Rome fue elegido mejor álbum del año por los oyentes del programa de Radio Klara, el Club de Amigos del Crimen, el sexto por la revista Mondosonoro y apareció en puestos destacados en las listas de Vinilo Valencia o los 39 Sonidos de Juan Vitoria.

Imagen del video realizado por Stella Blasco y Jordi Todolí perteneciente a uno de los temas de su último disco The Last Memories. Cortesía de Ambros Chapel.

Imagen del video realizado por Stella Blasco y Jordi Todolí perteneciente a uno de los temas de su último disco The Last Memories. Cortesía de Ambros Chapel.

Hace dos años salió al mercado su segunda referencia, Constants are changing (7days Music, 2011), un disco de madurez. New Nation, la canción que abre el álbum, es representativa de la obra. Gracias a estos dos álbumes, la banda se ha hecho con un repertorio que hace de sus conciertos un espectáculo y que cuenta con un nutrido número de seguidores, fieles a ese sonido característico y que es muy apreciado por un amplio sector del público local.

A finales del pasado año sacaron a la luz Electric Eye, una pieza de lujo para coleccionistas y seguidores de la banda, fabricada en vinilo de siete pulgadas con una tirada limitada de 105 copias numeradas, acompañadas de su edición en compacto. La obra, editada conjuntamente por 7Days Music y To Jail Records, contiene tres temas: el que da título al EP, Electric Eye y The River son dos temas inéditos, acompañados de una versión remasterizada de uno de los temas más potentes de su anterior trabajo, Tears. Grabado en Rockaway Estudios de Castellón bajo la dirección de Alberto Ruiz Lucendo a los mandos, la masterización ha corrido a cargo de Mario G. Alberni, de Kadifornia Mastering. Antes de terminar el año, Electric Eye fue elegido el segundo mejor EP del año 2012 por Mondosonoro Valencia.

En 2014 han participado en el disco tributo a la banda australiana The Church, Bajo un Cielo Prehistórico, editado por el sello Lunar y Pancake Analog Studio, junto a bandas relevantes del panorama independiente nacional e internacional. Y ahora, en 2015, editan su cuarta referencia, The Last Memories (7Days Music/Harmony Rock Records, 2014) en formato vinilo de edición limitada de 300 copias numeradas.

Ambros Chapel. Fotografía de Ana Sánchez.

Ambros Chapel. Fotografía de Ana Sánchez.

Lanuca presenta su gran mandíbula

“Gran mandíbula”, de Lanuca

Presentación: sábado 21 de marzo a las 20:00 horas

Lugar: Tulsa Café

c/Juan Giner nº 11

46020 Benimaclet (Valencia)

LANUCA PRESENTACIÓN gran mandibula 2 A finales del pasado mes de febrero se publicaba a través de Infinito Discos, el sello filial de Bonavena Música, el segundo disco de Lanuca, seudónimo artístico de Ángela Bonet.

 “Gran mandíbula” incluye siete canciones, la que da título al álbum, “Flor de loto”, “Grieta carmín”, “Valentina y Johanna” (instrumental), “Arde” y una versión del “Corazón contento” que a finales de los sesenta popularizaran el argentino Palito Ortega y Marisol en una adaptación muy original y casi irreconocible. En ellas ha participado Manolo Bertrán con las guitarras, Ana Santos con los teclados y Dani Cardona en la percusión.

LANUCA - Gran mandíbula

Portada «Gran mandíbula» de Lanuca, un collage de Laura Pallardó

Si bien mantiene la línea introspectiva de su anterior trabajo “Pómulo” del 2013 se podría añadir que estas siete nuevas coplas resultan bastante inclasificables gracias a su poderoso magnetismo y a ese halo misterioso y aterciopelado que las envuelve.

Por todo ello resulta sorprendente verla en directo y, muy especialmente, por el sentimiento, la intensidad y esa aparente fragilidad que transmite. Una magnífica oportunidad de poder hacerlo es el próximo sábado en el Tulsa Café, el clásico local de Benimaclet , donde presentará el mencionado trabajo .

LANUCA PRESENTACIÓN gran mandibula

Y para los que no puedan hacerlo y estén interesados, no duden en visitar el siguiente enlace donde se puede escuchar y adquirir esta exquisitez: https://lanuca.bandcamp.com/album/gran-mand-bula

JJ Mestre