La rabia punk en el arte contemporáneo

PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo
Comisariada por David G. Torres
Artium. Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo
Frantzia Kalea, 24. Vitoria
Hasta el 31 de enero de 2016

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, presenta la exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo  en su Sala Norte hasta el 31 de enero. Comisariada por David G. Torres, la muestra pretende poner de manifiesto cómo en el arte actual, “más allá de divisiones entre artistas y tendencias, hay un ruido rabioso que une a muchos creadores” y que la actitud punk sigue presente en la producción artística contemporánea.

La exposición cuenta con más de 50 artistas internacionales y más de 60 obras de las más diversas técnicas: fotografía, vídeo, pintura, instalación, escultura y documentos, entre otros objetos. La inauguración el pasado 23 de octubre contó con una performance de João Onofre con la colaboración de la banda de death metal Sorgerth, además de un concierto del grupo Piztu Punk!. PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo es una producción de Artium y el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles, comisariada por David G. Torres y patrocinada en Vitoria-Gasteiz por la Diputación Foral de Álava.

Obra de Jean Michel Basquiat en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Jean Michel Basquiat en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

El punk como movimiento musical conoció una breve e intensa explosión en la segunda mitad de los años 70 del pasado siglo. Sin embargo, el punk como “manifestación de de la incomodidad frente al sistema económico, político, social y cultural”, tal y como lo define David G. Torres, es una actitud “hecha de rabia, velocidad, ruido, incorrección, inconformismo, anti, negación, oposición o provocación que recorre el siglo XX, que se estira más allá de los 70, más allá del contexto anglosajón y más allá de la escena musical“.

Los ecos de la actitud punk se pueden rastrear, antes de su eclosión, en movimientos como el dadaísmo o el situacionismo, pero sobre todo, y tal y como muestra la exposición, siguen vivos y son un referente en el arte contemporáneo. “Los motivos que llevan a la insatisfacción, el inconformismo, la pérdida de fe en el progreso o la crítica feroz a los iconos del sistema económico y social siguen vigentes y son intrínsecos a la práctica de muchos artistas”.

Obra de Carlos Aires en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Carlos Aires en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

Seis espacios

La exposición PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo ocupa los 1.500 metros cuadrados de la Sala Norte de Artium organizada en seis ámbitos conceptuales distintos. El primero está vinculado a la importancia de la superficie en el movimiento punk: la moda, el diseño y el aspecto exterior como medios para hacer frente al convencionalismo. Esa influencia se ve en la recuperación de eslóganes, canciones y personajes, en el recurso al feísmo y el mal diseño, y en el uso del ruido y la música punk por artistas como João Onofre, Pepo Salazar, Jamie Reid, Carlos Aires o Dan Graham.

Fotografía de Jordi Colomer en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Fotografía de Jordi Colomer en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

El punk reclama un espacio para la diferencia ante una sociedad que impone límites y que deja escasas salidas. La alienación, el gore, lo psicótico, eran recurrentes en la escena punk y han sido elementos presentes en las obras de Martin Kippenberger, Paul McCarthy, Raymond Pettibon, Santiago Sierra o Jordi Colomer, como se ve en el segundo de los espacios de la exposición.

Obra de Pepo Salazar en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Pepo Salazar en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

Por otro lado, el punk como respuesta violenta a un sistema que considera violento encuentra ecos en obras de Jean Michel Basquiat, Jimmie Durham, Nan Goldin, Chris Burden, Claire Fontaine o Pepo Salazar. A continuación, la muestra alude a la vinculación de muchos de los protagonistas de este movimiento con el anarquismo. Su huella es uno de los elementos más identificativos del punk y configura una actitud presente en el arte contemporáneo, como puede comprobarse en piezas de Federico Solmi, Claire Fontaine, Juan Pérez Agirregoikoa, Tere Recarens o Itziar Okariz.

Obra de Chiara Fumai en 'Punk. Rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Chiara Fumai en ‘Punk. Rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

Como recuerda David G. Torres, “elcontexto en el que surge el punk en la década de los setenta está marcado por el terrorismo y las acciones violentas”. El quinto espacio de la muestra revela esta marca en obras de DETEXT, Chiara Fumai, Mabel Palacín, Tony Cokes, Christoph Draeger o Joan Morey.

Obra de Guerrilla Girls en 'Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo'. Imagen cortesía de Artium.

Obra de Guerrilla Girls en ‘Punk. Sus rastros en el arte contemporáneo’. Imagen cortesía de Artium.

La exposición se cierra con un grupo de obras que hacen referencia al sexo, muy presente en todo el movimiento punk como reivindicación libertaria. La referencia al sexo como denuncia, como reivindicación o como arma para recuperar el sarcasmo se encuentra presente en estas piezas de Guerrilla Girls, Tracey Emin, Raisa Maudit o María Pratts.

Reproductibilitat 2.0. Col·lecció Macba

ES BALUARD MUSEU D’ART MODERN I CONTEMPORANI DE PALMA
Plaça Porta de Santa Catalina, 10. Palma
Inauguración: Sábado el 12 de septiembre, a las 12:30 horas
Hasta el 15 de noviembre de 2015

ES BALUARD presenta con la serie «Reproductibilitat», en diferentes exposiciones y fases, colecciones públicas y privadas con el objetivo de ofrecer vías de conocimiento e investigación de la evolución de la imagen artística desde la fotografía, las prácticas fílmicas de vanguardia, el videoarte y los medios electrónicos.

Esta nueva entrega se basa en la colección del Museu d’Art Contemporani de Barcelona ­Macba­, cuyas obras apenas se han visto en las Illes Balears, hecho que además de permitir exhibir autores relevantes, contribuye a seguir profundizando en la línea educativa y de formación.

Tony Oursler. The Life of Phillis, 1979. Vídeo monocanal, bn, so, 55 min 23 s. Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. © Tony Oursler, 2015. Fotografia MACBA

Tony Oursler. The Life of Phillis, 1979. Vídeo monocanal, bn, so, 55 min 23 s. Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. © Tony Oursler, 2015. Fotografia MACBA

Reproductibilitat 2.0. Colección Macba, comisariada por Nekane Aramburu, supone un paso más en esta serie, abarcando un periodo fundamental en el uso y la consolidación de la imagen en movimiento para las prácticas creativas. El proyecto curatorial parte de la influencia de las proposiciones fílmicas experimentales en determinados autores, fundamentalmente norteamericanos, y destaca obras cuyo denominador común es la influencia del cine de vanguardia, las tecnologías del vídeo y las investigaciones espacio-temporales aplicadas al paisaje y al cuerpo.

La muestra es un ensamblaje de obras en formato monocanal de la colección Macba sin entrar propiamente en el análisis de los soportes y los hitos de los pioneros, sino más bien centrada en mostrar la influencia de los primeros happenings y el movimiento Fluxus, el conceptualismo de los años setenta y el apropiacionismo de los ochenta en artistas que posteriormente han marcado modos y métodos de concebir y entender el arte en la actualidad.

Joan Jonas. Wind, 1968. Pel·lícula, 16 mm, transferida a vídeo, bn, sense so, 5 min 40 s. Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. Copyright © Joan Jonas, 2015. Fotografia Tony Coll

Joan Jonas. Wind, 1968. Pel·lícula, 16 mm, transferida a vídeo, bn, sense so, 5 min 40 s. Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. Copyright © Joan Jonas, 2015. Fotografia Tony Coll

En el discurso de la exposición se intenta incidir en cómo la desmaterialización del arte y las prácticas que utilizaron la imagen en movimiento influyeron en la producción de la cultura contemporánea y las artes visuales. Además, las obras seleccionadas permiten introducirnos en los hallazgos que la estructura temporal de las grabaciones audiovisuales procuraron, avanzándose así en cuestiones fundamentales sobre la ontología de la mirada, las nuevas relaciones con el espectador, el diálogo entre la cámara y el cuerpo o el discurrir del tiempo interior y exterior ante la mutación de un mundo y unos seres en permanente transformación y cuestionamiento.

Todas las piezas pertenecen a un periodo que va de los años cincuenta a los noventa. La primera es un trabajo en 16 mm, In the street, de Helen Levitt, Janice Loeb y James Agee, rodado entre 1945 y 1946 y estrenado en 1952, y la más reciente es la grabación de la acción performativa de Matt Mullican, Matt Mullican under Hypnosis de 1996. Cruces y vínculos entre autores y obras que permitirán nuevos descubrimientos y lecturas, como Fresh Acconci, que deriva de The Red Tapes, obra mítica de Vito Acconci de 1976, revisitada en 1995 por Paul McCarthy y Mike Kelley.

16 obras de los artistas Vito Acconci, James Agee, Eugènia Balcells, Samuel Beckett, Chris Burden, Guy Debord, VALIE EXPORT, Dan Graham, Grup de Treball, Gary Hill, Joan Jonas, Mike Kelley, Helen Levitt, Janice Loeb, Gordon Matta-Clark, Paul McCarthy, Matt Mullican, Bruce Nauman, Tony Oursler forman parte de «Reproductibilitat 2.0. Colección Macba».

Grup de treball film collectiu, 1974. Pellicula, 16 mm, transferida a vídeo, bn, sense so, 42 min. Col·lecció MACBA, donacio del grup de treball, 2015.

Grup de treball film collectiu, 1974. Pellicula, 16 mm, transferida a vídeo, bn, sense so, 42 min. Col·lecció MACBA, donacio del grup de treball, 2015.

La exposición estará acompañada por actividades paralelas como la Master class «El cine en crecimiento» con Isaki Lacuesta el día 1 de octubre de 2015 de 17 a 20 horas o el curso «Aproximación al videoarte» con Nekane Aramburu los días 20 y 21 de octubre de 17:30 a 20 horas.

https://vimeo.com/133025800

El balance de las galerías valencianas en ARCO

Galerías valencianas en ARCO, JustMad y ArtMadrid: del 19 al 23 de febrero
Balance expositivo

Entre la “patraña” del IVA y el continuo trajín de la gente, coleccionistas (medio millar en ARCO, según la organización), curiosos y público en general, las galerías valencianas que acudieron a las distintas ferias de Madrid no dieron abasto. A Mira Bernabeu, que tomó hace nueve años junto a Miriam Lozano el testigo de Pep Benlloch en Espai Visor, la sonrisa le delataba. El Museo Reina Sofía le había comprado la serie completa de 60 fotografías de Sergio Zevallos. “Estamos muy satisfechos”, dice ahora con más calma. Pasado el aluvión, prefiere no echar las campanas al vuelo. “No se puede hablar de señal de recuperación”. No al menos hasta que pasen “dos o tres años que confirmen este aire de mejora”.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano, de Espai Visor, en Arco. Imagen cortesía de la galería.

Mira Bernabeu y Miriam Lozano, de Espai Visor, en Arco. Imagen cortesía de la galería.

A Mira Bernabeu se le ve cauto, quizás atemperado el éxito de Madrid por la realidad de Valencia. “Este año las ventas han estado equilibradas entre coleccionistas nacionales y extranjeros”. Eso sí, valencianos, ni uno. “Los coleccionistas valencianos compran sólo pintura en ARCO, lo cual es un poco provinciano”. Entre eso y que “no ha habido propuestas arriesgadas”, salvo la “pieza de cristal de Dan Graham”, y sí “un alza de lo tradicional”, Mira Bernabeu prefiere seguir a lo suyo, que es pensar ya en la próxima feria de arte en Colonia.

UN ARCO “SÓLIDO”

Entre el “ARCO del cambio” y el “ARCO muy digno” se mueven Olga Adelantado, de la galería Luis Adelantado, y Rosa Santos. La primera dice que los coleccionistas españoles “se han movido este año”; vamos, que han empezado a comprar de nuevo. En su caso, obras sobre todo de Darío Villalba, Luis Gordillo y el joven Rubén Guerrero. “Se ha criticado de ARCO que ha sido más tradicional, pero a mí me ha parecido más sólido”, remacha Olga. Rosa Santos se mostraba igualmente contenta: una de sus artistas, Andrea Canepa, había obtenido el Premio a la Joven Artista Revelación, lo cual ha supuesto la adquisición de obra para el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles. DKV Seguros también compró obra de Greta Alfaro.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

Obra de Andrea Canepa en el stand de la galería Rosa Santos en ARCO.

“Me han comprado los coleccionistas españoles que suelen hacerlo”, principalmente obra de Xisco Mensua y Chema López. Lo que a Rosa Santos le seguía causando extrañeza era el confuso asunto del IVA. “Nos ha afectado de manera negativa, porque mucha gente, incluidos periodistas, siguen pensando que aplicamos el 10%, incluso había gente que alucinaba cuando le hablábamos del 21%”. Graciela Devincenzi, de Alba Cabrera, presente en ArtMadrid con One Project del artista Rubén Fuentes, subraya que la mal explicada bajada del IVA hace quedar al galerista como “el malo de la película”. Al ser únicamente el artista quien puede aplicar ese 10% en la venta de su obra, a las galerías “incluso nos puentean”, sostiene Devincenzi, todavía recuperándose del inmenso trajín ferial.

Obra de Antonio Fernández Alvira en el stand de Espai Tactel en JustMad. Imagen cortesía de Espai Tactel.

Obra de Antonio Fernández Alvira en el stand de Espai Tactel en JustMad. Imagen cortesía de Espai Tactel.

LA AUSENCIA DE CONSUELO CÍSCAR

Vicente García, de Vali30, vuelve de ArtMadrid con una “impresión buena”. La Casa de Cristal del Centro Cibeles fue testigo de largas colas para entrar. Hasta un total de 20.000 visitantes. Vicente García vendió sobre todo obra de Antonio Gadea, Manolo Páez y Equipo Crónica. Lo del IVA no le parece crucial. “Es importante en las subastas y, sin duda, en ARCO, porque allí la compra es institucional”. Más importancia le da al hecho de que Madrid sea una ciudad “mucho más abierta que Valencia”, donde todos los que pasan por allí se sienten “cómodos” y alejados del “localismo” que observa tanto en Valencia como en Barcelona.Ismael Chappaz, que junto a Juanma Menero lleva la galería Espai Tactel, ha vuelto de JustMad “muy bien para la época en que estamos”. Los primeros días no paraban de descolgar obra de su stand, vendiendo principalmente piezas de David Méndez Alonso, Antonio Fernández Alvira y Javier Palacios. Del IVA dice que es “un desastre” que no se resolverá hasta que no haya una Ley de Mecenazgo. Y le extrañó no ver a la directora del IVAM Consuelo Císcar, que estuvo presente la pasada edición, cuando directores como Manolo Borja-Villel, del Reina Sofía, visitan “todos los años” la feria.

Obra de Rubén Fuentes en el stand de Alba Cabrera en ArtMadrid. Imagen cortesía de la galería.

Obra de Rubén Fuentes en el stand de Alba Cabrera en ArtMadrid. Imagen cortesía de la galería.

“PEQUEÑA RECUPERACIÓN”

De “patraña” califica Juan Cárdenas, de Kir Royal, lo del IVA, aunque piensa que el problema de fondo del mundo del arte no es ése: “La mayoría de galerías no sale fuera, cuando lo importante sucede en Nueva York, Londres y ahora China, que tras abrirse al exterior es un país de oportunidades”. Él ha vendido en JustMad obra de Keke Vilabelda y Fernando Bayona. “Los coleccionistas se han animado, dejando atrás esa mala de conciencia por comprar en tiempos de crisis”. Nacho Agrait, de Punto, piensa que hay una “pequeña recuperación”, a pesar de la “confusión” creada por la bajada del IVA: “Ha sido un parche mal puesto”.

Vicente Benlliure, de la galería Benlliure, estuvo en ArtMadrid y vio “algo más de alegría que otros años”. No se vende como hace seis o siete, pero sí “mejor que hace dos años”. En su caso, obras sobre todo de Manolo Valdés, Carmen Calvo o Chillida. Trinidad Hernández, de la galería Del Palau, habla de “trampa” del IVA y se queda con los contactos adquiridos en ArtMadrid. Julián Romero, de Trentatres Gallery, que acudió al Just On Paper de JustMad con las artistas Henrike Scholten y Raquel Carrero, regresa igualmente ilusionado con su participación en la feria por los contactos logrados: Feria de Estrasburgo y Swab de Barcelona. Las galerías valencianas, incluidas PazyComedias (JustMad), Aural de Alicante y Cànem de Castellón (ARCO), regresan pues con buenas sensaciones, a pesar del viento desfavorable de la crisis ¿amainando? y el mareo de una pésimamente explicada bajada del IVA. Habrá que seguir remando.

Obra de Darío Villalba. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Obra de Darío Villalba. Imagen cortesía de la galería Luis Adelantado.

Salva Torres

El cine como materia para el arte contemporáneo

INSOMNIA
Fundació Joan Miró
Barcelona
Inauguración 21 de marzo, 19.30 h.
Hasta el 16 de junio de 2013

La Fundació Joan Miró presenta Insomnia, una muestra sobre el cine como materia para el arte contemporáneo. 

La exposición, comisariada por Neus Miró, reúne a artistas internacionales que han explorado el cine como medio desde los años sesenta hasta la actualidad. 

Los artistas presentes en la muestra trabajan con las propiedades del cine desde una actitud experimental y al margen de las exigencias de la industria. 

Las obras expuestas modifican las convenciones del cine desde tres puntos de vista: analizando la confluencia entre fotografía y cine, modificando las formas de proyección y creando nuevos espacios de visionado, o bien renovando los modelos de la narrativa cinematográfica. 

Del 22 de marzo al 16 de junio la Fundació Joan Miró presenta en Insomnia trabajos artísticos concebidos para ser proyectados en los espacios de arte, invadiendo el espacio expositivo o invitando a la intervención del visitante. Estos espacios han dado a los artistas una libertad más amplia que la que les proporciona la industria cinematográfica y sus formas de distribución.

La muestra incluye obras de Hollis Frampton, Lis Rhodes, Peter Kubelka, Stan VanDerBeek, Dan Graham, Ben Rivers y Stan Douglas. Dos de ellos, Rhodes y Kubelka, exponen por primera vez en el Estado español.

El título de la exposición procede de la frase con la que en 1971 Hollis Frampton concluía un texto sobre la relación entre fotografía y cine, y analizaba sus propiedades: «Finalmente el cine ha seducido a su musa. Se llama Insomnia». Según Frampton, desde la aparición del vídeo el cine se vuelve obsoleto y entonces resurge como arte; por ese motivo necesita una musa.

Esta nueva concepción lleva a Frampton y a los artistas presentados en la muestra a explorar el lenguaje fílmico de distintos modos: examinando la relación de la imagen en movimiento con la fotografía, buscando nuevas formas de proyección y creando nuevos espacios para el cine, o bien buscando nuevas narrativas cinematográficas alejadas de los relatos habituales de la ficción o el documental.

Imagen fija e imagen en movimiento 

El recorrido por el espacio expositivo empieza con Hollis Frampton y se centra en la relación entre fotografía y cine, entre imagen fija y en movimiento. Frampton, en las dos obras fotográficas que se presentan, hace el ejercicio de capturar el movimiento en una imagen fija, invirtiendo así el paso de la fotografía al cine. En (nostalgia), en cambio, genera una asincronía entre la imagen y el texto para sugerir un choque entre pasado, presente y futuro.

Experimentación en la proyección y nuevos espacios de visionado 

La segunda parte de la exposición reúne, de entrada, a dos artistas que han explorado las posibilidades de la proyección de la imagen creando nuevas relaciones entre el film y el espectador. Así, Lis Rhodes está presente en la muestra con Light Music, una instalación en la que dos proyectores enfrentados muestran imágenes geométricas. El espacio creado entre los proyectores y la imagen es un espacio performativo en el que el espectador interactúa con la proyección.

Seguidamente se exponen dos trabajos de Peter Kubelka, que también busca nuevas maneras de presentar el cine. Kubelka reduce su obra a los elementos básicos del cine: la luz, la oscuridad, el sonido y el silencio. Su film Arnulf Rainer se proyecta en una sala completamente negra.

Esta parte de la exposición prosigue presentando los proyectos de dos artistas que han explorado la relación entre espectador e imagen diseñando nuevos espacios para el cine. Stan VanDerBeek y Dan Graham están presentes en la muestra con propuestas que modifican el espacio expositivo y lo transforman en un espacio sensorial.

Además de tres filmes de VanDerBeek, la exposición presenta imágenes e información de Movie-Drome, una construcción en forma de cúpula ideada por él mismo en el año 1963. También puede verse una maqueta de Cinéma, de Dan Graham, pensada para que la proyección se integre en un edificio de vidrio de oficinas.

La narrativa cinematográfica 

La última parte de la exposición, titulada «El cine infinito», plantea propuestas que subvierten la narrativa cinematográfica convencional. Por un lado, Ben Rivers presenta Ah, Liberty!, film que observa la realidad eludiendo el género documental. Y por el otro, Stan Douglas explora las posibilidades de la construcción de historias con la videoinstalación Vídeo, que rompe la lógica de las estrategias canónicas de la ficción.

Simposio 

En el marco de la exposición, el 22 de marzo se celebrará un simposio en el que participarán David Campany, teórico y profesor de la Universidad de Westminster de Londres y autor de uno de los textos del catálogo de la exposición; Alex García Düttman, teórico y profesor de filosofía y cultura visual en Goldsmiths, Universidad de Londres; Antonio Alberto Weinrichter, teórico y profesor asociado de la Universidad Carlos III de Madrid; Neus Miró, comisaria de la muestra; y tres de los artistas participantes en la exposición, Ben Rivers, Lis Rhodes y Peter Kubelka, que ofrecerán una ponencia sobre su obra y su relación con el cine.