“El lector ideal es el lector con orejas”

#LetrasdelMediterráneo con Benjamín Prado
Casa Mediterráneo y Fundación Cañada Blanch
21 de noviembre de 2018

Casa Mediterráneo y Fundación Cañada Blanch han llevado a cabo el segundo encuentro #LetrasdelMediterráneo, protagonizado por el novelista, ensayista y poeta Benjamín Prado. El autor se reunió con el público asistente en un diálogo distendido en el que hubo tiempo para hablar de libros, historia y diversas anécdotas emparentadas con el escritor madrileño.

El encuentro comenzó focalizando la atención sobre su polifacética escritura, acerca de la que comentó que “no soy polifacético, sino un humilde pluriempleado”. Con el público ya en el bolsillo, se habló de poesía. Prado confesó no tener una idea clara de qué es, aunque sí determinó que la concibe como “una manera de enfocar el lenguaje, al igual que el director de cine planta la cámara para crear un plano. Cambia la idea de leer las cosas, así como las odas elementales a la cebolla, los calcetines y las tijeras los hacen cambiar; al menos la idea que se tiene de ellas”.

No está claro si se puede aprender a pensar como un poeta: “Yo escribo para intentar saber lo que escribo. Los que somos polifacéticos también escribimos artículos, participamos en mesas de debate… pero siempre procuro saber lo que quiero decirme a mí mismo. Lo educado, lo responsable y lo honesto es prepararlo, y con los libros es exactamente lo mismo. Además, los libros deben enseñar algo”.

Benjamín Prado habló sobre el proceso de creación de sus personajes y el componente didáctico que cree que debe tener toda obra. Por ello, en ocasiones, procura que sus protagonistas  desempeñen tareas, oficios o profesiones que el escritor desconoce: “me lo tomé tan en serio que me hice macrobiótico cuatro años por uno de mis personajes”.

El escritor Benjamín Prado, durante un instante del encuentro organizado por Casa del Mediterráneo y Fundación Cañada Blanch. Fotografía: Merche Medina.

El escritor Benjamín Prado, durante un instante del encuentro organizado por Casa del Mediterráneo y Fundación Cañada Blanch. Fotografía: Merche Medina.

Además, el escritor tiene la creencia de que leer es escuchar por escrito y un libro es “un espacio en el que alguien tiene algo que contar y los otros algo que escuchar”. Por tanto, el creador expone todos sus sentidos.

De ahí que Prado confiese su predilección por el papel: “No se lee solo con los ojos; el sonido y el olor de las páginas forma parte del proceso. Escribir es como leer, pero de otra manera. Un libro siempre tiene que ser el camino a otros libros”, por aquel componente didáctico en el que ha insistido. “Juan Urbano es profesor de literatura porque así puede reivindicar a los clásicos que no se leen y, así, puedo escribir versos como los de Lope de Vega y comentar que este ya escribió sobre que ‘detrás de cada gran fortuna hay un crimen escondido’ mucho antes que lo hiciera Balzac”.

Entrando en un terreno más íntimo, Prado recuerda su amistad con Rafael Alberti, al que tuvo la suerte de conocer de muy joven: “Me enseñó mucho, quizás más de la vida que de literatura. Pero aprendí algunas cosas muy importantes de él. Por un lado, que el gimnasio de la escritura es la lectura. Si no lees, no puedes escribir. También su idea de la importancia de lo civil. Conocemos más de la Roma o la Grecia clásica por lo que escribieron Horacio, Homero o Aristóteles, que por los propios historiadores”.

El escritor utilizó una frase de Balzac a modo de síntesis: “La novela cuenta la historia privada de las ciudades”, pero sin olvidar el componente del entretenimiento. “No como lo entendemos hoy, como sinónimo de Belén Esteban, sino la idea noble de escribir sobre la historia de los negreros o la construcción del ferrocarril, y debe entretener. El lector ideal es el lector con ojeras”.

Continuando con los distintos formatos en los que se mueve su escritura, Prado no está muy seguro de por qué escribe una cosa u otra, en tanto que “escribo a partir de una idea y en el momento que la tengo ya sé si será una poesía, una novela o un ensayo. Cuando empecé con Juan Urbano dije que iban a ser diez libros, para acercarse cada uno a un género”.

Paula Sánchez (directora de la Fundación Cañada Blanch), Marina Vicente (Casa Mediterráneo) y el autor Benjamín Prado, durante un instante del segundo encuentro #LetrasdelMediterráneo. Fotografía: Merche Medina.

Paula Sánchez (directora de la Fundación Cañada Blanch), Marina Vicente (Casa Mediterráneo) y el autor Benjamín Prado, durante un instante del segundo encuentro #LetrasdelMediterráneo. Fotografía: Merche Medina.

A partir de aquí, la cita se centró en ‘Los treinta apellidos’, una historia vertebrada, en este caso, por la aventura. Prado adelantó que la siguiente será de estilo gótico. “En esta quiero que la gente se lo pase bomba”. Sobre la idea de esta novela comentó que, en un encuentro de un empresario con periodistas hace unos cinco años, habló sobre el IBEX 35: “nosotros lo llamamos el 30+5, porque el cinco es lo que entra y sale como las gallinas de José Mota y los otros treinta son las familias que llevan doscientos años gobernando España. Pensé que tenía ahí una novela y, después de visitar varios palacetes, pensé que Juan Urbano debía tener una investigación siempre del pasado, con un pie en el presente en esta historia”.

Comenzó a surgir, así, una novela en la que el protagonista buscaba el abolengo de una familiar catalano-gallega, acerca de cuyo pasado desconocía si habían sido negreros, pero sí con raíces familiares en Cuba. En la novela aparecen, además, dos personajes reales, lo que dota de un contexto fidedigno a toda la aventura.

“Toda Europa está construida sobre el colonialismo y esto se refleja también en esta novela. Pero cuando ya tienes hecho el carácter de los personajes, también hay que hacerles evolucionar. Por eso la cronología es fundamental para construir una historia que sea posible. Y contar todos esos hechos reales a través de la ficción es maravilloso”.

La cita concluyó tras una conversación fruto de diversas interrogantes suscitadas por el público, rubricando una actividad que se enmarca dentro de la apuesta por la cultura mediterránea que promueven Casa del Mediterráneo y Fundación Cañada Blanch.

Programación conjunta

El primer acto de este espacio de encuentros tuvo lugar el pasado 15 de octubre con la presencia de la escritora israelí Galit Carlebach, y la intención es continuar, a lo largo del venidero 2019, con este tipo de actividades para dar a conocer a distintos creadores del mundo de la música, la literatura y de las artes. No obstante, la programación de 2018 atesora una nueva cita el próximo 14 de diciembre en Convent Carmen, con la celebración del concierto ‘Llum del Mediterráneo’.

Una acción de colaboración con la que se establecen vínculos, convirtiendo en referentes culturales a Fundación Cañada Blanch y Casa Mediterráneo para mejorar el conocimiento sobre España y los países mediterráneos.

Benjamín Prado. MAKMA

 

Cañada Blanch presenta su programa de actividades

Fundación Cañada Blanch
Avance de programación
De septiembre a noviembre de 2018

Fundación Cañada Blanch comienza su programación de actividades con el Encuentro Cañada Blanch, ‘Teatro y compromiso’, con el actor y autor Juan Diego Botto. La cita tendrá lugar el próximo 19 de septiembre a las 19:30 horas en el Centre Cultural La Nau. El acceso para el público será libre hasta completar aforo.

El comprometido actor charlará con la periodista Mariola Cubells sobre su trayectoria profesional y su último proyecto: la nueva pieza teatral, ‘Una noche sin luna’, un texto sobre Federico García Lorca y la fatídica noche de su asesinato, que se estrenará a mediados de enero. También hablarán sobre su recorrido cinematográfico con algunas de sus piezas más significativas.

Fundación Cañada Blanch. MAKMA

La fundación empieza así una temporada más con nuevas energías y una agenda repleta de actividades para los próximos meses. Ejemplo de ello es la XVII edición del curso de Especialización en Turismo Cultural que se desarrollará hasta diciembre y que comenzará en breve. Una edición especial que forma parte del Año Europeo del Patrimonio Cultural y que cuenta con la colaboración de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte; Turisme Comunitat Valenciana y la Federació Valenciana de Municipis i Províncies.

El próximo 27 de septiembre a las 19:30 horas en el Paraninfo de La Nau volverán los Diálogos Cañada Blanch, charlas de debate y reflexión con profesionales de distintos sectores que en esta ocasión se centrará en el liderazgo, bajo el título ‘Necesidad de un nuevo liderazgo para humanizar la empresa’.

Caterina Ruiz de Ojeda se encargará de conducir la tarde con José María Guibert, rector de la Universidad de Deusto e Irma Jiménez Guler, Directora de asuntos corporativos Hewlett Packard.

Un año más se abre la convocatoria de candidaturas para obtener la beca Fundación Cañada Blanch-LSE. Un premio de 7.000 euros que se otorga para financiar una estancia formativa y de investigación a titulados superiores de la Universitat de València en la universidad inglesa LSE, a través de Cañada Blanch Centre for Contemporary Spanish Studies.

Fundación Cañada Blanch. MAKMA

Los Diálogos Cañada Blanch continuarán en octubre con el escritor Antonio Orihuela y Ana Santos Aramburo, Directora General de la Biblioteca Nacional. Una ocasión que servirá para hablar sobre el futuro de las pequeñas editoriales, conducido por el Vicerrector de Cultura y Deportes, Antonio Ariño, dentro del marco del Festival del libro SINDOKMA, que un año más se celebrará en las instalaciones de La Nau, del 25 al 28 de ese mes.

Ya en noviembre la fundación acogerá la presentación de Susana Chillida que hablará de la película sobre su padre, el artista Eduardo Chillida y del escritor Eduardo Iglesias quien dará a conocer su nueva novela. Además, para finales de ese mismo mes se están ultimando los detalles del Concierto Berklee-Cañada Blanch en Burriana, ciudad natal del fundador Vicente Cañada Blanch.

Y en noviembre también volverá a celebrarse el ciclo de divulgación Ciencia Cañada Blanch, conocido como ‘Conect Talks’, un interesante conjunto de charlas distendidas que sirven para introducir a la sociedad en los últimos avances en el campo de la ciencia.

Sobre Fundación Cañada Blanch

Fundación Cañada Blanch es una entidad independiente y sin ánimo de lucro que acerca la educación y la cultura a la sociedad. Promueve la innovación social a través del diálogo, la transmisión de valores y conocimiento, y la apuesta por el talento. Su actividad se extiende al Reino Unido donde su fundador, D. Vicente Cañada Blanch, inició su mecenazgo pionero y labor social.

Fundación Cañada Blanch. MAKMA

 

“Si una calla, todas sangraremos”

Otredad y feminismo en ‘Speculum’, de Sükran Moral

Entramos a una sala iluminada y encontramos a una mujer tumbada en una camilla de reconocimiento ginecológico: el torso y cabeza cubiertos con un plástico y los pies –adornados por un elegante calzado de tacón– ya apoyados en los estribos; entre sus piernas abiertas reposa un televisor por el que van circulando imágenes que parecen arbitrarias y sin sentido, en una constante vorágine y caos.

No, no nos encontramos en un sueño propio del automatismo psíquico, si no que hemos entrado en el reivindicativo y fascinante universo de la artista turca Sükran Moral; específicamente, en una de sus más conocidas performances, ‘Speculum’, que repitió y reinventó entre los años 1996 y 1997 y que me dispongo a explicar en las siguientes líneas desde el principio del feminismo y la otredad, un rasgo, este último, que a menudo hemos eludido desde nuestra acomodada idiosincrasia occidental.

Imagen de la obra 'Speculum Rosso', de Sükran Moral.

Imagen de la obra ‘Speculum Rosso’, de Sükran Moral.

La primera de esta provocadora serie fue ‘Speculum Rosso’, expuesta en el Studio Oggetto de Milán en 1996, cuyas imágenes correspondían a entrevistas y programas en los que se hablaba de homosexualidad, del placer femenino y la necesidad de romper los tabús, para terminar con una pantalla en rojo mantenida durante 60 segundos antes de recomenzar la emisión; dicha lámina simbolizaba la sangre femenina, que nos persigue constantemente a lo largo de nuestra vida y evolución como mujeres: desde la pérdida de nuestra virginidad (rotura del himen), pasando por la menstruación, el parto y finalizando en el (por desgracia, tan universal) feminicidio. Moral muestra que la vida de la mujer está rodeada por la violencia y la sangre incluso desde un punto de vista metafísico, ya que se le exige la adopción de un rol inferior al hombre y cualquier intento de ruptura de esta otredad es castigada con el ataque físico y psicológico. En palabras de la propia artista, “a la mujer se la desangra desde que nace hasta que muere”.

Pero, ¿por qué utilizar un televisor? No sólo se trataba de la interacción y el dinamismo de las imágenes con el espectador, también redundaba en la importancia de este electrodoméstico indispensable en cualquier hogar –fuera este occidental u oriental–. El televisor, que era un artilugio extraordinario, ofrecía información al público que lo observaba y, del mismo modo, Moral parte de su sexo (establecido como un instrumento de valor inferior) para ofrecer una revelación al mundo. Según la propia artista, “la historia del arte está hecha toda de hombres y penes, ¿por qué no comenzar a darle primacía a las vaginas, ese eterno olvidado? (…) La sociedad tiene un odio particular hacia las mujeres y las niñas; es hipócrita y medieval. Temen el orgasmo femenino. Temen a las mujeres que tienen relaciones sexuales, y más a las mujeres que han estado con muchos hombres y lo han disfrutado”.

Moral trata de establecer una conversación entre su cuerpo (en una situación de indefensión) y el cuerpo del público asistente, los espectadores, que reaccionan escandalizados o curiosos. Como diría Susana Sanz, “suscriben el espectáculo y la representación que se hace de sí mismos como algo normal, de manera que el uso del propio cuerpo es la vía que tiene el individuo/artista para revelarse”.

De este modo, Moral pasaría de ser “el bárbaro”, el Otro, a ser el dominador de la otredad, empleándola en su propio beneficio para transmitir un mensaje, precisamente como nos revelan Edward W. Said en ‘Orientalismo’ y Homi K.Bhabha en ‘El lugar de la cultura’. Dado que la artista redirecciona la visión, el objeto de contemplación que satisface la curiosidad exótica colonizadora ya no será “el bárbaro”; el que era considerado el Otro es el que pasa a controlar la mirada, objetualizando al que tradicionalmente se creía en su derecho de observar. De esta manera, se cumplen las peores pesadillas del colono/hombre que reacciona con la amenaza o la indignación.

Imagen de 'Speculum & Obitorio', de Sükran Moral.

Imagen de ‘Speculum & Obitorio’, de Sükran Moral.

En su primera reinvención de esta pieza, ‘Speculum & Obitorio’, expuesta en 1997 en el Museo Laboratorio di Arte Contemporánea (MLAC) de Roma, Moral sustituye las imágenes de entrevistas y programas televisivos por escenas de sus propias performances, incluyendo ‘Hamman’, una performance realizada en 1997 en una sala de baños turca para hombres, en la que entró a pecho descubierto para fotografiarse ante la estupefacción y horror de los usuarios. No dudó en aumentar la provocación de estas estampas al incluir un burdel, un hospital psiquiátrico para mujeres y un lugar destinado al acondicionamiento de cadáveres para su posterior sepelio; de esta forma, Moral establece una relación entre el nacimiento, el placer, la muerte y el entierro, que trata de causar repulsa en quien observa la pieza.

Y a estas alturas seguramente podrías preguntarte, querido lector… “¿por qué esta relación?” En su novela ‘Apocalypse’, Sükran Moral traza una línea paralela entre el proceso de creación de una idea y la maternidad que resulta muy aclaratorio: “El nacimiento de una idea es como el alumbramiento de un niño, ambos han surgido del placer de la madre, pero tan sólo el segundo es respetado y aceptado por la sociedad. El primero, por desgracia, está condenado al rechazo y la sepultura”.

Además y, precisamente, como dijo en una de sus entrevistas, este es su tema favorito: el poder y las mujeres. “Porque el poder siempre somete a las mujeres. Si sometes a las mujeres, has sometido a la sociedad. Un hombre puede decir que la mujer lo había provocado y se le aplicarán atenuantes. Matar a una mujer sale barato. Nos estamos alejando de la ciencia, la cultura, estamos abrazando las ideas del Medievo, la mediocridad. Ahora, si una mujer está embarazada, desde el hospital se lo hacen saber a su marido o sus familiares para que impidan que aborte… Están creando otro modo de ver, contrario a la libertad de las mujeres”.

Imagen de 'Speculum & Istanbul', de Sükran Moral.

Imagen de ‘Speculum & Istanbul’, de Sükran Moral.

La segunda y última reinvención de este trabajo no tarda en aparecer; será ‘Speculum & Istanbul’, creada para la 5º Bienal de Estambul, en 1997. Su novedad aquí será el uso de unos zapatos de salón con un tacón mayor y la colaboración de dos ayudantes, ataviadas con ropa interior negra y un plástico fino de alimentación semitransparente; la labor de ambas será mantener fija en todo momento la lona que cubre el torso de la artista.

De las tres piezas, esta fue sin duda la más criticada, ya que trataba de reflejar (en las figuras de las dos jóvenes señoritas) el apoyo social a la marginación y discriminación, mostrando la conformidad y felicidad de una juventud que ve natural ofrecer la parte inferior de su cuerpo y cubrir aquellas características que la sociedad no admite en una mujer, como puede ser la identidad. El concepto de identidad y mimetismo, sin duda, podríamos relacionarlo con la obra de Homi K. Bhabha, ya que para el colono “un negro siempre será un negro y una mujer siempre será una mujer”. Piel y sexo son características de otredad evidentes que permiten establecer autoridad por medio del estereotipo, lo que nos lleva al falso intento de mimetismo (“que no es la simplificación de una falsa impresión, si no la negación de la comparación”) y al intento de destrucción por medio de la burla o la amenaza.

La feminidad es la única característica que la sociedad acepta en una mujer, y es por ello que Moral plantea su sexualidad desde una camilla ginecológica. En palabras de la propia artista, “en la tabla de ginecología no puedes posar mientras das a luz, no puedes ser femenina. Este trabajo, que avergüenza a los espectadores, en realidad enfatiza el voyeurismo de la comunidad, que nos ve como meros objetos de deseo o fábricas de niños. Si tenemos cualquier objetivo a mayores, la sociedad se encarga de taparlo”.

Quisiera introducir aquí dos conceptos que me parecen muy esclarecedores e interesantes, y son los de Enrique Dussel y Karen Culcasi, que establecen la necesidad del artista Otro por emplear esa otredad que se le ha impuesto para diferenciarse de la sociedad y reivindicar una situación de equidad. Por un lado, está la consideración de Enrique Dussel en ‘Europa, modernidad y eurocentrismo’, que nos presenta cómo reacciona el público que está fuera de esta otredad, viendo que “el bárbaro” (en este caso, la mujer) se está oponiendo al sistema y proceso establecido, y convirtiéndose en un obstáculo que debe ser erradicado (“bien por medio de la violencia, si fuera necesario”, bien por medio del olvido: si no se habla de la pieza o de la artista, su labor no se expande y no puede afectar al entramado social).

Por otro lado, Karen Culcasi menciona en ‘Constructing and Naturalizing The Middle East’ que es inviable que “justifiquemos la otredad por medio de nuestra supuesta superioridad, dividiendo el mundo en parcelas de otredad imaginaria, y esperar no sólo que lo acepten, si no que no haya movimientos en contra’, como el que encabeza, por medio de la expresión artística, Sükran Moral.

Por último, comenta la artista que su trabajo no es distinto del de Courbet o el de Duchamp, solo que de haber nacido varón la reacción popular sería otra: “Si un hombre fuera el artífice de mi obra, probablemente todos estarían aplaudiendo; pero esta es una sociedad machista, desde sus políticos hasta las personas más influyentes en el arte”.

Si trasladamos estas palabras a la lectura de Hal Foster en ‘El retorno de lo real’ y a su consideración del artista como etnógrafo, como vividor y transmisor en primera persona de los acontecimientos, la obra de Moral cobra un sentido histórico a mayores. Nos dice Foster que “el artista debe conocer la estructura e historia de cada cultura en profundidad, para que su mensaje sea coherente”, y nadie mejor que Moral, que sufrió maltrato por su condición como mujer, para narrar y dar constancia de estos hechos sin caer en el “narcisismo y hermetismo” del que ya nos advertía Walter Benjamin.

El trabajo de Sükran Moral refleja una otredad que a menudo evitamos, demasiado enfocados en considerar al ente Otro como el varón de color de mediana edad al que la vida en Occidente le resulta pesarosa y compleja, mientras el Yo acomodado responde a otro macho de mediana edad, en este caso de raza caucásica. La mujer es la gran olvidada por el Nosotros y el Vosotros, el objeto de adoración cuyo mutismo continuado conviene a una sociedad que involuciona por miedo a perder su única herramienta de control: el poder. Y que, evidentemente, resulta mil veces peor en los países orientales, donde una niña recién nacida es una carga hasta que ovule y pueda ser empleada como objeto de negociación en un matrimonio arreglado.

La reinvención de sus piezas nos lleva a la mismísima reinvención de la mujer a lo largo de la historia, que, pese a las adversidades y dificultades, trata de abrirse paso y reconducir su destino fuera del fetiche y las condiciones del heteropatriarcado. La mujer no se rinde, se exhibe, se sitúa al nivel del hombre y desafía los criterios impuestos empleando su propia otredad, igual que el varón negro de Frantz Fanon quiere dejar de ser esclavo y comenzar a ser amo utilizando aquello que lo hace diferente.

Sükran Moral establece un puente entre Ellas y Nosotras que debería haberse forjado en los albores del feminismo, pero cuya incorporeidad social nos cegó abruptamente; nos grita que estamos juntas en este movimiento, que las divergencias del juicio itifálico entre las necesidades de las mujeres orientales y las occidentales son nimias, que en la práctica todas somos víctimas potenciales de la violencia de género, y que “si una calla, todas sangraremos”.

Imagen de la obra 'Speculum Rosso', de Sükran Moral.

Imagen de la obra ‘Speculum Rosso’, de Sükran Moral.

Tamara Iglesias

Encontres: más que participación, implicación

III Edición de Encontres. Cultura als barris per a fer ciutat
Teatre El Musical
Plaza del Rosario, 3. Valencia
Del 7 al 9 de junio de 2018

El Teatre El Musical acogió el fin de semana del 7 al 9 de junio la celebración de la tercera edición de Encontres. Una ocasión para conocer y debatir sobre participación y aquellos proyectos que hacen ciudad. Durante los dos días completos y con más de 100 participantes, Encontres puso sobre la mesa las problemáticas y las virtudes de los proyectos con base en la participación, un término que muchos se apresuraron a matizar. Sustituir la palabra participación para hablar de implicación, porque es necesario conseguir la implicación de nuestro público para que la participación sea real.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de los organizadores.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de los organizadores.

El evento, organizado por PICUV, Federació d’Iniciatives Culturals Urbanes de València en colaboración con la Regidoria d’Acció Cultural de l’Ajuntament de València y el Teatre El Musical, citó a numerosos gestores culturales para reflexionar sobre participación/implicación. Y las conclusiones son claras: la ciudadanía no quiere ser simple consumidora de cultura, lo que quiere ahora es generarla. Los espectadores se convierten en parte de la creación. Proyectos como Pobles en Peu d´Art, La Cosecha Producciones o POSƧIBILITY, le dan la vuelta a la teoría y convierten al público en actores y a sus historias, en el guión.

PICUV ha logrado en esta tercera edición posicionarse como un lugar de encuentro para todas aquellas personas que se dedican a lo artístico y lo socio-cultural, donde conocer nuevas ideas, hacer contactos y descubrir lo que sucede en este ámbito en la ciudad. Así que, Encontres ha servido para generar red y para compartir inquietudes y experiencias que nos hacen mejorar.

Encontres. Fotografía de Caixa Fisca por cortesía de la organización.

Encontres. Fotografía de Caixa Fisca por cortesía de la organización.

Desde hace ya algún tiempo, en València se está viviendo una explosión de propuestas culturales que hace imposible que el público pueda asistir a todas las cosas interesantes que se programan. Es por ello, que se hace cada vez más necesario buscar lugares de encuentro para seguir trabajando en común. La programación cultural en la ciudad vive un buen momento, pero serán los gestores culturales los que deban conseguir la sostenibilidad de sus proyecto.

Los organizadores de Encontres señalan que están satisfechos con los resultados.  Se vivió un ambiente de gran conexión entre las personas que asistieron y también entre las que compartieron sus proyectos durante las charlas o los talleres. Tres días de actividades participativas que permitieron que la gente se conociera y pusiera en común muchas herramientas y experiencias que sirven para seguir avanzando y mejorando.

Por último indicar que el éxito de la pasada convocatoria es un indicador del buen momento que estos proyectos están viviendo en todo el Estado español, demostrando que la identidad e idiosincrasia de un hecho cultural, se hace, se crea y se disfruta desde lo local y que lejos de depender de herramientas externas a los habitantes, se produce de forma conjunta entre sus ciudadanos y ciudadanas a diario.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de la organización.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de la organización.

Russafa se abre al arte

Festival Russafart
Barrio de Russafa. Diversos espacios culturales. Valencia
1, 2 y 3 de Junio de 2018

Con carácter de bienal, Russafart regresa. Un camino que cierra ahora, un ciclo de diez años. Edad de madurez para un evento cultural que tuvo la originalidad de abrir las puertas de los estudios de arte al público y que convocó una amplia participación y colaboración social del céntrico barrio de Russafa. Hoy somos un referente para nuevos espacios de arte, dentro y fuera de Valencia y nuestra convocatoria atrae a visitantes y creadores de todo el mundo.

Los días 1, 2 y 3 de junio de 2018 bajo el lema “Creando arte” abriremos de nuevo las puertas de los talleres y espacios artísticos. El reencuentro entre público y arte tiene lugar tras dos años de intenso trabajo, tiempo suficiente para evidenciar que el arte está en constante búsqueda creativa y renovación de sus lenguajes y formas de expresión. No exenta de dificultades, marcada por estos duros años de crisis, con amargas experiencias de censura y de recortes en la libertad de expresión a nivel nacional, esta fiesta del arte, permitirá constatar la obra de más de 200 artistas.

Detalle del estudio de Susana Do Santos. Imagen: Cortesía de Russafart

Detalle del estudio de Susana Do Santos. Imagen: Cortesía de Russafart

Un momento excepcional para descubrir qué se cuece al interior de los talleres, espacios donde se nos revela en toda su dimensión el día a día del arte en sus ámbitos más íntimos, donde la inspiración y los motivos toman una forma definitiva. Los testimonios de quienes han vivido esta experiencia retratan la singularidad de estos encuentros: cada estudio es un mundo, cada artista un misterio. Y es en esta cuando la complicidad del arte y la cultura llegan a su clímax sin dejar la creación de germinar.

Los pintores, escultores, fotógrafos, videoartistas, artistas urbanos y performers invitan al espectador a formar parte en este festival, distribuidos en 60 estudios artísticos y proyectos, además de 28 espacios expositivos. El conjunto de esta muestra descubre las maneras de hacer, crear y pensar del colectivo de productores de arte que habita en el barrio de Russafa.

Detalle del taller de Tinxi. Imagen: Cortesía de Russafart

Detalle del taller de Tinxi. Imagen: Cortesía de Russafart

En esta edición se reitera el concurso de pintura rápida y contaremos con la participación de cinco artistas de Lisboa, como parte de los intercambios culturales a nivel internacional que hemos venido realizando con eventos similares a Russafart.

Celebramos esta edición de Russafart bajo el signo de “Creando arte” que encuentra su riqueza en las prácticas dedicadas al reconocimiento de la cultura como forma de activar la comunicación mutua entre artistas y público. Una ocasión óptima para activar la vertiente cultural y creativa del barrio de Russafa.

Destacamos la valiosa aportación de los comercios del barrio de Russafa que colaboran con el evento, del mismo modo agradecer a todas las personas, entidades y patrocinadores que hacen posible el evento, creando sinergias recíprocas.

La asociación Russafart les invita a participar de esta edición, donde las experiencias creativas de los artistas del barrio de Russafa se fusionan en estos 10 años de incansable actividad artística con un programa de actividades y propuestas, fusionando el carácter lúdico, festivo y de acción creativa que nos identifica.

Les esperamos para disfrutar del arte y del barrio porque Russafart es Russafa y Russafa es Russafart.

Portada. Imagen cedida por Russafart. Artica

Portada. Imagen cedida por Russafart. Artica

Titainada en La Mutant

Titainada Popular
La Mutant
C / Joan Verdeguer, 16. València
Domingo 27 de mayo de 2018, a partir de las 12.30h

En su nueva etapa iniciada el pasado mes de abril, La Mutant continúa apostando por el mestizaje artístico y por una convivencia entre tradición y propuestas transformadoras. Fruto de este planteamiento nace la Titainada Popular, un evento único que convertirá el domingo 27 de mayo a la sala de Joan Verdaguer en un centro de creación escénica y gastronómica.

Conducida por el polifacético artista de Cocentaina Marc Sempere Moya, la propuesta consistirá principalmente en la elaboración en directo de la receta de la Titaina –un manjar cabanyalero hecho a base de tomate maduro, pimiento rojo, piñones, ajo, atún y aceite de oliva– a cargo de cuatro mujeres de Barris Marítims. Mientras el plato se prepara, se establecerá un diálogo artístico-cultural donde no faltarán las canciones al mar de Pep Gimeno ‘Botifarra’, la ‘Performance Municipal’ de Hipólito Patón y Vicent Arlandis o las impresiones de Marisa Villalba y Felip Bens acerca de las costumbres y platos característicos del Cabanyal.

Una vez lista la Titaina, los asistentes podrán degustar la receta e incluso atreverse con un “resopón” amenizado por Dj Biano, que hará un repaso del típico “bombo a negres” partiendo del pasodoble autóctono y llegando hasta la mismísima ruta del Bakalao. “Estamos ante un encuentro popular lleno de sorpresas y que promueve la participación activa del público”, comenta Marc Sempere. “Ante todo, nuestra intención es poner en valor la cultura popular de Poblats Marítims mediante la elaboración en vivo de su receta más tradicional”.

A su vez, Sempere reivindica a través de la Titainada el valor social de una comida: “Se trata no solo de ver qué se come, sino cómo se come. Vivimos una época en la que todo se hace con prisas y en la que se ha perdido el concepto de comida como espacio comunitario. Con esta iniciativa buscamos recuperar ese lugar de encuentro cercano, casi vecinal”. La cita, que cuenta con la colaboración de Aceite 565 y Bodegas Murviedro con su colección Petit Verdot, será el domingo 27 a partir de las 12:30 con un precio total de 12 euros que incluye tapeo, bebida y degustación de titaina.

Titainada Popular. Imagen cortesía de La Mutant.

Titainada Popular. Imagen cortesía de La Mutant.

Comienza el III Ciclo de Cine Arqueológico de Gijón

III Ciclo de Cine Arqueológico de Gijón/Xixón
Centro de Cultura Antiguo Instituto
Salón de Actos
Jovellanos 21, Gijón
Del 24 al 26 de abril de 2018

El III Ciclo de Cine Arqueológico de Gijón/Xixón, que se desarrollará en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, del 24 al 26 de abril de 2018, se integra en el Programa de Divulgación Científica de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular y refuerza, con la proyección de dos de las películas del Ciclo, la celebración del Año Europeo del Patrimonio Cultural, que se celebra este año 2018.

Las películas seleccionadas para este tercer ciclo de cine arqueológico se corresponden con el palmarés del Festival de Cine Arqueológico del Bidasoa 2017, un festival con amplia trayectoria que garantiza la calidad y cuenta con el aval científico del Museo Romano de Oiasso (Irún).

III Ciclo de Cine Arqueológico de Gijón. Makma

El Ciclo de Cine Arqueológico de Gijón tiene como objetivo dar a conocer y acercar la Arqueología a la sociedad, mediante la difusión de obras audiovisuales que recogen resultados de las investigaciones de los arqueólogos.

El ciclo de cine arqueológico de este año comienza con una fascinante película, ‘La tumba de Gengis Kan: el secreto desvelado’, que narra la búsqueda de la tumba del legendario guerrero y conquistador mongol Gengis Kan. Los conocimientos adquiridos a lo largo de décadas de investigación y los datos que aportan las nuevas tecnologías y la cooperación científica, arrojan nueva luz sobre este enigma que ha perdurado a lo largo de los siglos.

Continúa con la película ‘Cervantes: la búsqueda’, que aborda uno de los eventos arqueológicos más comentados estos últimos años: la búsqueda del paradero de la tumba de Miguel de Cervantes. Un equipo científico puntero busca sus huesos en el antiguo convento madrileño de las Trinitarias y trata de desentrañar los errores y misterios que han mantenido oculto el lugar de enterramiento del genial escritor.

Imagen perteneciente a la película ‘La tumba de Gengis Kan: el secreto desvelado’, dirigida por Cédric Robion. Fotografía cortesía de la organización.

Imagen perteneciente a la película ‘La tumba de Gengis Kan: el secreto desvelado’, dirigida por Cédric Robion. Fotografía cortesía de la organización.

Como colofón, la película ‘La Pompeya británica de la Edad del Bronce’, nos muestra los sorprendentes resultados de las excavaciones realizadas en el poblado sumergido de Must Farm. El excepcional estado de conservación de los materiales y estructuras de este yacimiento de la Edad del Bronce, permiten obtener una nueva imagen sobre la forma de vida y la cultura de este fascinante periodo de la historia.

La presentación de las películas en los pases para todos los públicos correrá a cargo de Paloma García Díaz, directora de los Museos Arqueológicos de Gijón/Xixón; Estefanía Sánchez Hidalgo, arqueóloga de MS Arqueo; y Fernando Rodríguez del Cueto, arqueólogo y profesor de la Universidad de Oviedo. Belén Madariaga García, arqueóloga, realizará la presentación de los pases para centros educativos.

PROGRAMACIÓN

Martes día 24 a las 19:30
‘La tumba de Gengis Kan: el secreto desvelado’, dirigida por Cédric Robion (90 min.)
Gran Premio del FICAB

Miércoles día 25 a las 19:30
‘Cervantes: la búsqueda’, dirigida por Javier Balaguer (79 min.)
Premio Especial del Público del FICAB

Jueves día 26 a las 19:30
‘La Pompeya británica de la Edad del Bronce’, dirigida por Sarah Jobling (89 min.)
Premio ARKEOLAN a la divulgación científica del FICAB

Reducción ósea en la que se localizaron los restos de Cervantes. Fotografía de J. Balaguer, cortesía de la organización.

Reducción ósea en la que se localizaron los restos de Cervantes. Fotografía de J. Balaguer, cortesía de la organización.

 

 

Santander estrena octubre con arte en la calle

ARTEcturas
C / Juan Plaza García (junto a la Catedral). Santander
1 de octubre de 2017

El domingo 1 de octubre se celebró en Santander la primera edición de ARTEcturas, un festival  que acercó la arquitectura, arte y cultura a las calles de la capital cántabra. Impulsado por CALMA (Construction After Living Metropolitan Architects) de la mano de César Córdoba y Sergio Córdoba, junto a Espacio Lateral y patrocinado por el Ayuntamiento de Santander, el evento, de carácter gratuito, tuvo lugar en una de las calles anexas a la Catedral.

El cuentacuentos Alberto Sebastián en Artecturas. Foto: Néstor Navarro

El cuentacuentos Alberto Sebastián en el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro

Más de una veintena de artistas y grupos locales participaron en este nuevo festival cuyo escenario efímero, construido con palets de madera, es obra de los ganadores del concurso de ideas convocado por el Colegio de Arquitectos de Cantabria: la arquitecta Elena Maza y el artista plástico Alfredo Santos.

Público en el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro.

Público en el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro.

ARTEcturas se desarrolló en una jornada intensiva que comenzó a las 11.00 de la mañana con Alberto Sebastián con un cuentacuentos dirigido a los más pequeños. A partir de ese momento, once horas ininterrumpidas de actuaciones musicales como las de Alabama Monroe o Moikave, teatro de la mano de la compañía cántabra Escenario Miriñaque, doble sesión de danza con Breaking Beach, la pintura de Sao&Cecilio Espejo, el recital de poesía protagonizado por Fran Palacio o incluso una sesión de micrófono abierto que dio la oportunidad a los asistentes a compartir con el público sus dotes artísticas.

Ambiente en la calle durante el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro

Ambiente en la calle durante el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro

La jornada concluyó con una sesión de cine, en donde se proyectó una serie de cortos seleccionados. Tras un domingo cargado de cultura, ahora habrá que esperar si este ARTEctura ha conseguido conquistar al público de Santander y hacerse un hueco dentro del panorama cultural santanderino.

Hot Café Fusion en el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro.

Hot Café Fusion en el festival Artecturas. Foto: Néstor Navarro.

Danae N.

La cultura audiovisual LGTBIQ en CentroCentro

‘Nuestro deseo es una revolución. Imágenes de la diversidad sexual en el Estado español (1977-2017)’
El Porvenir de la Revuelta. Memoria y Deseo LGTBIQ
CentroCentro
Plaza Cibeles 1, Madrid
Hasta el 1 de octubre de 2017

En el marco del programa de actividades ‘El Porvenir de la Revuelta. Memoria y Deseo LGTBIQ’, CentroCentro ha acogido la inauguración de la exposición ‘Nuestro deseo es una revolución. Imágenes de la diversidad sexual en el Estado español (1977-2017)’. La muestra plantea una revisión de la cultura audiovisual LGTBIQ desde 1977 hasta el presente, a través de un centenar de obras –vídeo, fotografía, escultura, pintura, dibujo, artes gráficas, instalación, performance–, de 60 artistas y colectivos.

La exposición, comisariada por Juan Guardiola y Juan Antonio Suárez,  se podrá visitar en la planta 1 de CentroCentro, con entrada gratuita, hasta el 1 de octubre de 2017.

Imagen de 'Il penduto', de Gregorio Prieto y Eduardo Chicharro. Fotografía cortesía de Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas y Madrid.

Imagen de ‘Il penduto’, de Gregorio Prieto y Eduardo Chicharro. Fotografía cortesía de Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas y Madrid.

Una revolución cultural y artística

“La lucha por la igualdad y el reconocimiento de las minorías sexuales en el Estado español, que se inicia oficialmente con la manifestación a favor de los derechos de los homosexuales en Barcelona en junio de 1977, no sólo tuvo impacto en los terrenos social y legislativo”, explican los comisarios.

“La presencia cada vez más abierta y normalizada de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales en la vida pública también repercutió en la producción cultural, y este impacto es lo que se ha querido revisar con este proyecto. Presenta una panorámica de lo que además de ser una revolución social fue también una revolución artística y cultural que, lejos de quedar circunscrita al ámbito de la galería y el museo, influyó en la cultura popular y en la manera de habitar el espacio social”.

‘Nuestro deseo es una revolución’ muestra cómo diversas prácticas artísticas y discursivas gais, lésbicas y queer han combinado la experimentación formal, los lenguajes de las vanguardias artísticas, así como la iconografía y modos de hacer de las subculturas de la calle para politizar la representación del cuerpo y la sexualidad, para cuestionar el funcionamiento de las esferas pública y privada y para releer la historia hegemónica que invisibiliza a los sujetos marginales, todo ello alimentado por un espíritu lúdico y transgresor.

Imagen de 'Los diez mandamientos chochonis', de Costus. Fotografía cortesía de Legado Costus.

Imagen de ‘Los diez mandamientos chochonis’, de Costus. Fotografía cortesía de Legado Costus.

“Esta exposición recuerda la tradición de experimentación formal ligada a la disidencia sexual en el arte, una experimentación motivada por la conciencia de que para dar cuenta de una revolución sexual y social sin precedentes, aún en marcha, había que reinventar los modos de crear y narrar, de articular imágenes y de utilizar los medios artísticos”, explican Guardiola y Suárez.

Un recorrido a través de más de cuatro décadas de creación

El recorrido de la exposición comienza con ‘El archivo intermitente’ de las décadas anteriores a la transición en el que lesbianas, transexuales y gais tienen presencia, especialmente en los intentos de documentar los bajos fondos de las grandes ciudades, en la obra gráfica de artistas de vanguardia como Gregorio Prieto, o en al ámbito de la cultura popular como la copla y el cine musical. A continuación, ‘Militancias’ reúne una muestra del arte abiertamente político de los inicios del movimiento de liberación sexual, protagonizado por el documental, que recoge testimonios de manifestaciones y encuentros y fue canal de información alternativo a los medios mayoritarios.

El cuerpo desbordado, histriónico y excesivo protagoniza el siguiente apartado, ‘El cuerpo en performance’, que se acerca los años del Rrollo barcelonés y la Movida madrileña y a diferentes manifestaciones artísticas de los años setenta y ochenta: cómic, cine, música, fotografía, pintura o performance. El recorrido continúa con ‘Activismos antisida’, un reflejo de cómo artistas y colectivos se valieron de la fotografía, el cine, el vídeo, y la escritura, así como de formatos efímeros como carteles, grafitis, pegatinas, camisetas y pins para expresar la rabia contra la pasividad de los gobiernos ante la epidemia, para contrarrestar la información oficial sobre la crisis y para fomentar la solidaridad con los afectados. Asimismo, esta sección incluye trabajos que emergieron con un tono más elegíaco y reflexivo para recordar a las y los ausentes y reflexionar sobre la mortalidad.

Imagen de 'Montjuic', de Francesc Ruiz. Fotografía cortesía del autor y Galería Espacio Mínimo.

Imagen de ‘Montjuic’, de Francesc Ruiz. Fotografía cortesía del autor y Galería Espacio Mínimo.

‘Guerreras y bolleras’ refleja en un siguiente apartado el aumento significativo en la presencia de lesbianas en la escena artística desde principios de los años noventa; mientras ‘El género en disputa: trans*’ aborda el reposicionamiento de este colectivo en las últimas décadas, desde los márgenes hacia una posición más central, mientras que ‘Masculinidades’ se acerca a los nuevos parámetros que rigen la masculinidad homosexual.

Próximos al final del recorrido, ‘Cíbercuir’ dedica un espacio a la llegada de internet y la generación, a través de este medio, de nuevos circuitos de fantasía, comunicación y reinvención personal; por su parte, ‘Intimidad, sexualidad y fetichismos’ se adentra en la producción artística que refleja la revisión de las estructuras de la intimidad, la sexualidad y las relaciones interpersonales que desencadenó la lucha por la igualdad sexual. Por último, ‘Memorial queer’ recuerda a algunos sujetos no normativos cuyas huellas han sido borradas por la historia oficial, y una sala audiovisual completa la muestra con una selección de creaciones en torno al Postporno y el poder  subversivo de la imagen.

Artistas y colectivos presentes en la muestra:

Carlos Aires, Florencia Aliberti, Pedro Almodóvar y Fabio McNamara, Alexander Apóstol, Manu Arregui, Cecilia Barriga, Cabello/Carceller (Helena Cabello y Ana Carceller), Biel Capllonch, Tino Casal, Gabriel Casas, Eduardo Chicharro, Javier Codesal, Joan Colom, Fito Conesa, Costus (Juan José Carrero y Enrique Naya), Xavier-Daniel, Diego del Pozo, Luis María Delgado, Dias & Riedweg (Mauricio de Mello Dias y Walter Stephan Riedweg), David Domingo, Lucía Egaña, Els 5 QK’s, Equipo Palomar (Mariokissme y R. Marcos Mota), Pepe Espaliú, Jacinto Esteva, Alex Francés, Carmela García, Miguel Ángel Gaüeca, Jean Genet, Coco Guzmán, Juan Hidalgo, William James, Jeleton (María Angeles Alcántara y Jesús Arpal), Jana Leo, LSD, Jesús Martínez Oliva, Marisa Maza, Pepe Miralles, Joan Morey, Nazario (Nazario Luque Vera), Ocaña, O.R.G.I.A,Pedro Ortuño Mengual, Alvaro Perdices, Pablo Pérez Mínguez, Guillermo Pérez Villalta, Ventura Pons, Post-Op, Gregorio Prieto, Rodrigo (Rodrigo Muñoz Ballester), José Romero Ahumada, Francesc Ruiz, Subtramas   (Virginia Villaplana Ruiz, Diego del Pozo, Montse Romaní), Toy Tool Films, Video-Nou Azucena Vieites, Virginia Villaplana Ruiz e Iván Zulueta.

Imagen de 'Travestidos en una calle, vistos a través del vidrio de un bar, en el distrito 5, conocido popularmente  como el barrio Chino, en Barcelona', de Gabriel Casas. Fotografía cortesía de Núria Casas i Formiguera y Archivo Nacional de Catalu ña.

Imagen de ‘Travestidos en una calle, vistos a través del vidrio de un bar, en el distrito 5, conocido popularmente como el barrio Chino, en Barcelona’, de Gabriel Casas. Fotografía cortesía de Núria Casas i Formiguera y Archivo Nacional de Cataluña.

 

Cultura y gentrificación

Encontres 2017
Teatre El Musical
Plaza del Rosario, 3. Valencia
Sábado 10 y domingo 11 de junio de 2017

El encuentro organizado por la Federación de Iniciativas Culturales de València (PICUV) convirtió el escenario del Teatre El Musical en un espacio activo de debate y participación sobre las cuestiones actuales que más preocupan a los agentes culturales de la ciudad. Cerca de 30 ponentes de todo el Estado acudierona la cita del fin de semana 10 y 11 de junio para enriquecer la discusión desde su experiencia y práctica diaria.

Encontres 2017 ha supuesto una satisfacción enorme para los representantes de la Federación PICUV, que han visto cómo las jornadas se van consolidando como un espacio necesario en la ciudad para la gestión cultural. Desde PICUV se afirma “la necesidad de entender que este tipo de jornadas es vital para arrancar verdaderamente un proceso de cambio en los planteamientos y las líneas de trabajo que hasta ahora hemos venido sufriendo. Las mesas de trabajo se reivindican como los nuevos espacios de diálogo en torno a la cultura y las políticas culturales, son las herramientas que instauran procesos de diálogo, en los cuales deben estar representados los tres ejes articuladores del debate: los movimientos vecinales, los agentes culturales y los técnicos de la administración”.

Cartel de Encontres 2017.

Cartel de Encontres 2017.

Pese a la variedad de ramas temáticas que configuraban el encuentro (política cultural pública, viabilidad de proyectos culturales, tecnología para la cultura comunitaria, recuperación de espacios ciudadanos y nuevos municipalismos), destaca la recurrencia a ciertos conceptos que han imperado en la mayoría de discursos durante los tres días.

Así, se puso de manifiesto la reivindicación de la participación, la transparencia, la sostenibilidad, la transformación, la accesibilidad a espacios y personas, la motivación de la capacidad crítica y la diversidad. Conceptos que apelan directamente a una gestión de buenas prácticas alineadas con las políticas de proximidad, que ponen a la ciudadanía en el centro y crean alternativas a modelos culturales ya obsoletos.

La mayor conclusión que se desprendió de esta segunda edición de Encontres es un llamamiento al empoderamiento del sector, a establecerse como un agente potente capaz de generar discurso, al mismo tiempo que reclama su papel en el ecosistema cultural y mantiene su autonomía.

El reto principal común a las iniciativas culturales en los barrios que se puso de relieve es la problemática de la gentrificación. Ante esta realidad, una de las soluciones propuestas desde los agentes culturales pasa por no establecerse en la comodidad y continuar trabajando para crear mecanismos y dinámicas con la ciudadanía que intenten paliar al máximo esta situación. Por otra parte, se hizo visible la necesidad de la intervención directa por parte de la Administración Pública para frenar estos procesos en los barrios, por ejemplo con políticas que limiten el precio del suelo.

Desde la Federación PICUV se espera que los representantes públicos que  pasaron por allí asuman el compromiso de escuchar los reclamos que desde la ciudadanía y la Federación se manifestaron, como la elaboración de unas políticas culturales definidas, el aumento y diversificación del apoyo económico, el acompañamiento necesario para crecimiento de un tejido cultural activo y sostenible, el acuerdo de una estrategia común en el área de cultura y su transversalidad a otros sectores como el de la educación, o el compromiso real con el derecho de acceso a la cultura. Encontres 2017 ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de València a través de la Concejalía de Acción Cultural y Teatre El Musical.

Gestores culturales de diferentes partes de España durante su encuentro en el Teatre El Musical. Imagen cortesía de Encontres 2017.

Gestores culturales de diferentes partes de España durante su encuentro en el Teatre El Musical. Imagen cortesía de Encontres 2017.