Encuentro gozoso de escritores mediterráneos

Encontre d’Escriptors del Mediterrani
Mostra Viva del Mediterrani
Iglesia de San Miguel de los Reyes
Avda. de la Constitución, 284. Valencia
Sábado 8 de octubre de 2016

El Encontre d’Escriptors del Mediterrani en el marco de la Mostra Viva del Mediterrani finalizó el pasado sábado 8 de octubre, en el que Begonya Pozo y Xelo Candel del Aula de Poesía de la Universitat de València fueron las introductoras y moderadoras de una mesa redonda y un recital de poesía.

Entre los poetas, Abdul Hadi Sadoun, de Irak, compartió que Bagdad, centro histórico de atracción de las culturas mediterráneas y orientales, a pesar de la situación actual, mantiene una activa vida cultural. Abdul ha traducido y contribuido a difundir muchos poetas españoles y en especial a Machado y la Generación del 27.

Un momento del Encontre d'Escriptors del Mediterrani. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Un momento del Encontre d’Escriptors del Mediterrani. Imagen cortesía de Mostra Viva.

Por su parte Tonko Maroevic, de Croacia, descubrió la poesía catalana, Espriu y Foix entre otros, a través de las traducciones italianas. Estudió catalán y ha traducido sus obras al croata. Maroevic plantea un enfrentamiento permanente entre lo dionisíaco y lo apolíneo.

Este argumento es compartido por Josep Piera. Los sentidos, los goces, las sensaciones aproximan mucho más a la gente mediterránea que la razón. El poeta de la Safor puso como ejemplo el sustantivo de reposteria “mona» (regalo, ofrenda), que se utiliza igual en el magreb.

Lamís Saidi, joven poeta y dinamizadora cultural de Argelia, relató que el conflicto social y político se traduce, en su país, en un conflicto lingüístico. La lengua original es el tamazingh. El árabe fue fruto de la colonización y es para unos la lengua del Corán y para otros en su versión actual la de la tradición poética. El francés es fruto de otra colonización, pero los argelinos la consideran botín de guerra, porque la han hecho suya. En la vida cotidiana no hay problema: se usa el “argelino” que es una lengua híbrida, dinámica, llena de giros, bromas y dobles entendidos. El conflicto surge cuando se escribe. Como síntoma de integración cultural, los argelinos han hecho suyo a Cervantes, que vivió allí como esclavo. Saidi recordó que la palabra “alubia» da nombre al plato tradicional argelino.

Estos poetas leyeron sus obras en árabe y croata y se tradujeron al castellano y al catalán. Al recital de los poetas invitados se unieron los valencianos Juan Vicente Piqueras, Pau Sif y Ruben Luzón.

Encuentro de escritores en Mostra Viva.

Imagen del Encontre d’Esciptors del Mediterrani por cortesía de Mostra Viva.

El soul/jazz de Normanton Street en Barcelona

Concierto de Normanton Street
Harlem Jazz Club
Comtessa de Sobradiel 8, Barcelona
Miércoles 10 de agosto de 2016

La noche del miércoles 10 de agosto Normanton Street han realizado un concierto exclusivo en Harlem Jazz Club de Barcelona, después de pasar por el Soundwave Festival de Croacia, con un éxito rotundo.

Normanton Street es una banda de Brighton (GB) que se presenta en tres voces distintas, dos masculinas y una femenina- que lidera al grupo con mucha elegancia- mezclando muy hábilmente el soul con el hip hop y el jazz.

En un despliegue de talento a las guitarras, con Nic aplicando cálidos sonidos funk al bajo, y Ned haciendo vibrar su Fender al máximo, demuestran un ritmo espectacular al sonar totalmente fusionados al unísono. Ésta banda nos ha regalado dos horas de concierto en el Harlem Jazz Club de una calidad excepcional, desplegando su groove más exigente, y han terminado el concierto con tres canciones adicionales en los bises, solicitados por un público puesto en pie y totalmente entregado a su energía arrolladora. Incluso han vendido más de treinta EPs directamente en sala.

Sus canciones incluyen letras intensas y emocionantes, que hacen vibrar al público incesantemente, junto con melodías que recuerdan al jazz original, y el soul más conmovedor. Sus voces aterciopeladas consiguen hacernos recordar el tono sensual del saxo tenor sin contar con ningún instrumento de viento en su formación.

Jazz y hip hop se fusionan a placer en las voces de Phoebe, Nic y Ned. Fotografía: Neus Flores.

Jazz y hip hop se fusionan a placer en las voces de Phoebe, Nic y Ned. Fotografía: Neus Flores.

Según nos ha contado Phoebe, la cantante femenina envuelta en pura sensualidad, encuentran la inspiración para escribir sus letras en las experiencias cotidianas, especiales y emocionantes a la vez, y, de este modo, cada miembro de la banda escribe sus propias letras para después crear la melodía final entre todos, para llevar así la fusión de estilos personales directamente al corazón y la identidad de la banda.

Cabe destacar también la perfección de ritmo que aplica Nico a la batería durante todo el concierto, mimando los platos a la vez que rompe las batacas haciendo vibrar el suelo con un ritmo honesto y sin complejos. Su puesta en escena es simple y auténtica, y les basta con su personalidad arrolladora para embelesar al público internacional más ecléctico.

En su gira europea Normanton Street ha pasado ya por Francia, Italia, y Croacia -donde fueron aclamados por el público y la crítica musical en el festival Soundwave. Ahora han llegado a España –donde el 11 de agosto han tocado en el Funhouse de Madrid- para dirigirse después hacia Portugal, y finalizar su gira de verano de nuevo en Brighton.

La banda tiene previsto volver a nuestro país en noviembre para participar en el Festival de Jazz de Barcelona, y esperamos poder verlos en Valencia en breve.

Para más información sobre conciertos, novedades y contratación, podéis entrar en su web www.normantonstreet.com

La banda de Brighton da un recital de calidad musical en la ciudad condal. Fotografía: Neus Flores.

La banda de Brighton da un recital de calidad musical en la ciudad condal. Fotografía: Neus Flores.

Neus Flores

 

Valencia, en el camino de la seda

Valencia Ruta de la Seda 2016
Lonja de la Seda
C/ La Llotja, 2. Valencia
Jueves 8 de octubre de 2015

Fue todo como la seda. Aunque empezó como la lija: “Queremos que se nos trate con justicia y equidad”, dijo el presidente de la Generalitat Ximo Puig, en relación con el modelo de financiación. “No queremos polemizar con ninguna Comunidad Autónoma, lo único que decimos es que la Comunidad Valenciana es la peor tratada de España”. Y a renglón seguido anunció que el sábado 10 de octubre le iba a mandar una carta al presidente Rajoy solicitándole una “reunión inmediata adjuntándole el acuerdo de las Cortes Valencianas”. Luego llegó José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, y limó asperezas: “El tema de la financiación es un tema urgente y necesario que tenemos que resolver entre todos”.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, y José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, en la entrada de la Lonja de la Seda poco después de atender a los medios.

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, y José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, en la entrada de la Lonja de la Seda poco después de atender a los medios.

Eso ocurrió junto a la puerta de entrada de La Lonja de la Seda. En su interior aguardaban embajadores de 14 países, para ratificar el liderazgo de Valencia, recién incorporada, en la Ruta de la Seda 2016. Ese mismo año se cumplirá el vigésimo aniversario de la Lonja como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De manera que una vez dentro de la joya del gótico civil valenciano, Puig y Margallo aparcaron sus diferencias para congratularse del insigne papel otorgado a Valencia, como extremo mediterráneo de esa Ruta de la Seda que comienza en el kilómetro 0 de Xi’an en China.

Margallo, de hecho, arrancó su alocución bajo la Cámara Dorada del Consulado del Mar tirando de un proverbio chino de Lao Tse: “Un viaje de 1000 millas comienza con un primer paso”. Y agregó: “Hoy Valencia está dando ese primer paso”. Todos reconocieron a José María Chiquillo, comisionado de la UNESCO, principal artífice de ese primer paso. Y Chiquillo, en plan Martin Luther King, recogía en el video promocional de Valencia Ruta de la Seda 2016 esta frase: “We have a dream: a world of silk” (Tenemos un sueño: un mundo de seda).

Imagen del encuentro en la Lonja de la Seda de Valencia de los embajadores de 14 países con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Imagen del encuentro en la Lonja de la Seda de Valencia de los embajadores de 14 países con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el Ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Valencia se ha metido de lleno en ese mundo. Algo que el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, destacó: “Servirá como la seda de hilo conductor en las relaciones interculturales entre los países” que integran esa Ruta. Para empezar esa recién iniciada singladura, Valencia acogerá los días 10, 11 y 12 de junio del próximo año el segundo encuentro de ciudades de la Ruta de la Seda del programa de la UNESCO. Lo hará coincidiendo a su vez con la inauguración del rehabilitado Colegio Mayor de la Seda, prevista para mayo.

Ximo Puig destacó la importancia del acto que se celebraba en el interior mismo de la Lonja de la Seda: “Es algo más que un apunte en los libros de historia; es una realidad viva que hermana a pueblos diversos”. También: “Puede ser un activo económico, social y cultural residenciar parte de esa Ruta en Valencia”. La participación por turno de gran parte de los embajadores allí reunidos ratificó esa declaración de buenas intenciones. Incluso hubo alguno, como el embajador de Croacia, que recordó el drama de los refugiados aprovechando la cálida entente: “A nuestro país han llegado 100.000 refugiados de Oriente Medio, que sería el equivalente, por población, a millón y medio en España”.

En el video promocional de Valencia Ruta de la Seda, se sucedían los parabienes de la Comunidad Valenciana como extremo mediterráneo de esa ruta; como destino turístico y cultural privilegiado, y como oportunidad de negocio. “La Ruta de la Seda puede ser un elemento fundamental de regeneración económica”, señaló Margallo, que incidió en el “espíritu de futuro” que “ha caracterizado a la Comunidad Valenciana”. Ximo Puig, alargando ese espíritu presente en torno a la seda, lanzó de nuevo el guante: “Vamos a ser leales con el Gobierno de España y sabemos que será de doble dirección”.

La Lonja de la Seda de Valencia.

Interior de la Lonja de la Seda de Valencia.

Salva Torres

Tan solo ocho millones de pasos

Juraj Horniak, un Quijote contemporáneo de 60 años, decide liberarse de las ataduras de una existencia acomodada y embarcarse en una aventura de las que cambian la vida. Recorrerá a pie toda la costa mediterránea europea, desde Gibraltar hasta Estambul; un viaje épico, un camino en solitario de 8.000 kilómetros, poco a poco, paso a paso: ocho millones de pasos.

El equipo de “8 Million Steps”, dirigido por Maia Horniak, hija de Juraj, documentará de varias formas este maravilloso viaje, incluyendo un largometraje, una serie documental para televisión y una página web, tejiendo un tapiz de cultura, comida, arte, política e historia del Mediterráneo. Uno de los temas principales del proyecto es explorar la tensión que existe entre los valores tradicionales y la vida moderna… tradiciones que se están viendo amenazadas ante el rápido avance de la globalización y el consumismo.

8 million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

8 million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

Caminando un promedio de 25 km al día, el viaje comenzará en España para luego atravesar Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Montenegro, Albania, Grecia y Turquía.

El proyecto “8 Million Steps” tiene un poderoso aliado en el movimiento “Slow Food International”. El movimiento, presidido por Carlo Petrini, nombrado por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo, cuenta con más de 150.000 miembros en 150 países.

“Slow Food” tiene una extensa red de contactos en el Mediterráneo – productores de alimentos y vinos, célebres chefs, líderes de opinión, artistas y escritores – cientos de espíritus afines que comparten sus ideas e historias.

Juraj Honriak. 8 Million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

Juraj Honriak. 8 Million steps. The mediterranean odyssey. Imagen cortesía de Slow Food Valencia.

Para ver sus últimas historias, haz click aquí.

Circles, sobre héroes y tumbas

Circles (Krugovi), de Srdan Golubovic
Sección Oficial de Largometrajes
Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove
Del 21 al 28 de junio

Nadie se creía, durante los terribles años del Holocausto nazi, que aquello pudiera estar pasando. Parecía imposible que la civilización a la que habíamos llegado pudiera contener en su seno tamañas atrocidades. Pero ocurrió, y una vez pasada la ceguera transitoria que lo produjo, hubo una tranquilizadora respuesta: quienes lo hicieron estaban locos. Y, sin embargo… llegaron después otras guerras, entre ellas la de Bosnia, que es la que ahora nos ocupa, para demostrar que la violencia, dentro de un marco adecuado de permisividad institucionalizada, se desata una y otra vez.

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic. Cinema Jove

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic. Cinema Jove

Circles, del serbio Srdan Golubovic, vuelve a poner en escena la irracionalidad que nos constituye en tanto seres habitados por una violencia que, dadas ciertas condiciones, aflora sin cortapisas. En este caso, la de tres militares serbios contra un ciudadano musulmán, al que propinan una brutal paliza, en medio de la plaza de un pueblo. Marko, un soldado serbio, interviene para detener la matanza de sus compañeros, pero termina siendo apaleado de muerte por sus propios camaradas, ante la pasividad general. Unos años después, la vida de todos ellos se entrecruzarán, para dar pie a un relato crudo, intenso y repleto de claroscuros que Golubovic narra con verdadera sutileza.

Lo hace mostrando algo que se nos suele olvidar: que para que ciertas personas abusen de otras hacen faltan tres partes en litigio. Las dos primeras son obvias, el maltratador y la víctima, pero hay una tercera cuyo silencio resulta indispensable para que la violencia prolifere: los ciudadanos que miran para otro lado. En Circles las tenemos: Los tres militares agresores; las víctimas, primero el musulmán Haris y luego el soldado serbio Marko, y, por último, el amigo de éste que observa impasible cómo lo matan a patadas.

Imagen de Circles, de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia

Imagen de Circles, de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia

Golubovic, en lugar de mostrar este hecho central hasta sus últimas consecuencias, lo pospone para contarnos el drama de quienes sobreviven al traumático suceso, una vez concluida la guerra de Bosnia. Y, así, va tejiendo un conmovedor relato, en el que afloran sentimientos contradictorios debidos a inesperados encuentros entre las partes implicadas. Ernesto Sábato, en otro contexto y siguiendo pasos bien distintos, abarcó encuentros similares en su novela Sobre héroes y tumbas, cuyo título se adapta como un guante a Circles. Porque la película de Golubovic está marcada por esas tumbas y la alargada sombra que pesa sobre los supervivientes de aquellas muertes pasadas. Sombras que, lejos de oscurecer para siempre el presente de quienes las padecen, terminan dejando paso a un hilo de luz.

Golubovic, con pulso de relojero, ajusta todas estas piezas para que Circles, en lugar de apuntar al círculo cerrado de los odios enfrentados, abra un horizonte de futuro para esos personajes roídos por la culpa y el desencanto. Víctimas, sin duda, pero víctimas que transforman su pesar y odio a quien se lo inoculó, en acto desprendido, lo que finalmente les convierte en héroes. Porque un héroe, conviene recordarlo, no es quien todo lo puede, sino aquel que, a sabiendas de la muerte, se resiste a su inexorable dictado. Que es lo que hacen el padre de Marko, el hijo de uno de los militares asesinos, el musulmán Haris y, si me apuran, el cobarde testigo serbio, cuando años después se vea en el dilema de tener que operar a quien asesinó impunemente a su amigo. Hubiera sido fácil caer en la trampa de los buenos y los malos. Golubovic la sortea tejiendo con gran sutileza esas vidas cruzadas por la amargura. Cinema Jove ya tiene una seria candidata al premio de mejor largometraje.

Fotograma de Circles (Krugovi), de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Fotograma de Circles (Krugovi), de Srdan Golubovic. Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Salva Torres