“No me gusta dibujar ojos”

A day in the city, de Coté Escrivá
Galería Pepita Lumier
C / Segorbe, 7. Valencia
Hasta el 9 de diciembre de 2017

Hay dos temáticas que atraviesan la obra de Coté Escrivá exhibida en la galería Pepita Lumier bajo el título de ‘A day in the city’: los dibujos animados y el grafiti. Ambas ligadas por el denominador común de provocar emociones. Unas emociones aparentemente amables que vienen a reflejar ese aire fresco y urbano del street art, salpicado de chispazos y elocuentes expresiones del tipo crrrash!, boom! argh!, que vienen a cortocircuitar ese carácter lúdico sin salirse nunca de las casillas del juego.

¿Por qué los dibujos animados? “Me hace sentir confortable al evocar esas imágenes de la infancia”, reconociendo Escrivá que tal vez se deba a cierto “síndrome de Peter Pan que me produce bienestar”. Dibujos animados que remiten en muchos casos a los clásicos de Disney, pero que el artista valenciano ha ido construyendo poco a poco a su medida. Dibujos que definen su estilo, perfilado en torno a esa tendencia de “fundirse con el fondo”, de ser “incompletos” y de manifestarse tanto animales como sujetos todos ellos sin mirada: “No me gusta dibujar ojos, por eso aparecen vaciados o con equis”.

Obra de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Obra de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

¿Y por qué el grafiti? “Sí, es un guiño que aparece en mis dibujos y que incorporo tímidamente con esa escritura en los fondos y colores sutiles”. Coté Escrivá dice sentirse muy próximo a ese tipo de arte urbano que considera cada vez más entremezclado en la sociedad: “Está en todas partes, integrado en nuestra vida cotidiana”. Por eso ha titulado su exposición en Pepita Lumier A day in the city, a modo de paseo por esa ciudad tatuada con obras de artistas, paradójicamente asimilados en el interior de la cultura contemporánea.

“Lo curioso es que el grafiti antes se perseguía y ahora se pide”. Es el caso, por ejemplo, del mural realizado por Escif para la fachada trasera del IVAM. Lo prohibido, asumido como parte del discurso oficial. “Es un movimiento artístico muy potente”, sostiene Escrivá, que lo ve en un futuro estudiándose “como se estudia el Renacimiento, aunque igual sea un poco exagerado decirlo”. En sus obras, ese grafiti aparece como telón de fondo sobre el que aparecen inscritos sus dibujos animados.

Obra de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier

Obra de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier

El día en la ciudad que propone Coté Escrivá, en la exposición que permanecerá en Pepita Lumier hasta el 9 de diciembre, es como un paseo por ese mundo amable de la infancia, poblado sin duda de tensiones y conflictos. Tensiones que el artista resuelve amparado en la seguridad de la ficción, en la cual afloran no obstante garras, dientes y pezuñas apareciendo sueltos en algunas de las series de dibujos. También animales y humanos cuyas cabezas y rostros se muestran sin ojos, aludiendo a las calaveras que igualmente aparecen en su obra.

En todo caso, Escrivá se ciñe al estilo para explicar esa paradoja entre lo amable y lo siniestro: “Son dibujos que me gustan y que van surgiendo durante la investigación, puesto que en el estudio te sientes como en un laboratorio”. Dibujos en distintos formatos y materiales: “Utiliza el cartón y el lienzo como novedad”, explica Cristina Chumillas, codirectora de Pepita Lumier, quien a su vez subraya que en esta exposición Coté Escrivá “se ha hecho más artista” por aquello de introducir ahora “más pintura”.

Obras de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

Obras de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier.

De entre todas las obras realizadas expresamente para esta muestra, hay algunas que vienen a romper el molde anterior, y en las que una figura contiene fragmentos de muchas otras en su interior. La tensión que se advierte en muchas piezas sueltas ligadas a modo de narración, ahora emerge concentrada en una sola. Como si los dibujos animados aparecieran en un solo Frankenstein hecho con fragmentos. “Sí, son dibujos dentro de otros”. Y entonces sale a colación el nombre de Gary Taxali, el ilustrador indio criado en Toronto al que alude como una de sus referencias. De nuevo la jovialidad del dibujo dejando entrever otros mundos más inquietantes.

Del blanco y negro que atraviesa el conjunto expositivo a esos rosas, verdes o rosas anaranjados (“su paleta ha cambiado”, advierte Chumillas), Coté Escrivá sigue explorando el espacio de su infancia a la edad adulta. Quién sabe si por el síndrome de Peter Pan o por que a la hora de acercarse a esos agujeros de los ojos, es mejor hacerlo tras el parapeto que le ofrece el dibujo, la ilustración y el cómic. “No sé, puede ser alguna manía personal, pero en cualquier caso es el sello, la marca que me caracteriza”, concluye.

Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier

Coté Escrivá. Imagen cortesía de Pepita Lumier

Salva Torres

El ladrón de guante pop Coté Escrivá

Stolen Icon #2, de Coté Escrivá
Las Naves
C / Juan Verdeguer, 16. Valencia
Inauguración: jueves 21 de enero, 2016

Tras su éxito en Inglaterra, el ilustrador valenciano Coté Escrivá inaugura su exposición Stolen Icon #2 en lo que será su primera exposición en solitario en Valencia, el jueves 21 de enero, en el Espai Expositiu de Las Naves

Picasso decía “el buen artista imita, el genio roba”. A partir de esta frase, Coté desarrolla el concepto de la exposición, cogiendo ‘prestados’ algunos de los iconos de la cultura pop y reinterpretándolos de una manera muy personal. Stolen Icon #2 es una versión mejorada de su última exposición en Inglaterra Stolen Icon, donde ya utilizó este concepto.

Arte urbano, ilustración y escultura son algunas de las disciplinas de las que el artista se sirve para mostrarnos dichas reinterpretaciones. Un universo muy personal con una estética influenciada por la cultura underground americana, el mundo del graffitti o el cómic, donde Coté hace referencia al trabajo de artistas de la talla de Banksy, Roy Lichtenstein o Andy Warhol.

Obra de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Las Naves.

Obra de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Las Naves.

“Desde Las Naves seguimos apostando fuerte por el talento local en el ámbito de la cultura contemporánea”, apunta Guillermo Arazo, director de Programación de Las Naves. Atrás quedan exposiciones de otros grandes ilustradores como Paco Roca o Paula Bonet. Las Naves acoge también diversos festivales tales como Tenderete, dirigido a la auto edición gráfica y a la ilustración, y se consolida como el espacio conector para la creación en Valencia.

“Llevamos mucho tiempo viendo un trasfondo de denuncia social en el arte, y no digo que esté mal, al contrario. El arte, entre otras cosas, se puede utilizar para denunciar una realidad con la que no se está de acuerdo, pero en mi caso, ese no es el discurso. Intento hacer cosas que estéticamente me parezcan atractivas o divertidas”.

“También soy consciente de que en España hay una tendencia en ilustración que va hacia lo naif o lo cursi, entiendo que hay un público grande que consume este tipo de producto, aunque yo no lo comparto, mis ilustraciones son en cierto modo agresivas o grotescas, desde luego no están dirigidas a la mayoría, y quizá esa haya sido mi forma de diferenciación. Estoy muy agradecido a Las Naves por contar conmigo en su programación y darme la oportunidad de exponer por primera vez en solitario mi obra en Valencia”.

Stolen Icon#2, de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Las Naves.

Stolen Icon#2, de Coté Escrivá. Imagen cortesía de Las Naves.

Los iconos robados de Coté Escrivá

Stolen Icon, de Coté Escrivá
Moosey Art Gallery
22 Bridewell Alley. Norwich (Norfolk). Reino Unido
Inauguración: jueves 9 de julio, a las 18.30h
Hasta el 25 de julio de 2015

El artista e ilustrador valenciano Coté Escrivá muestra en la galería Moosey Art de Norwich, en el Reino Unido, su nueva exposición titulada ‘Stolen Icon’ (Icono Robado), concepto que viene a partir de una frase de Picasso, “los buenos artistas copian, los genios roban”.

Sponge Guy, obra de Coté Escrivá en la exposición 'Stolen Icon' de Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Sponge Guy, obra de Coté Escrivá en la exposición ‘Stolen Icon’ de Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Casi literalmente Coté ha robado, o ha cogido prestado, algunos de los iconos del arte pop y de la cultura contemporánea como el bote de sopa Campbell o el plátano de Warhol, el perro de Keith Haring, Bibendum (el muñeco de Michelín) o trozos de obras de Roy Lichtenstein, Obey, Banksy o D’Face y les ha dado una reinterpretación. Para esta muestra el artista expone dos tipologías de trabajo.

Bibendum, obra de Coté Escrivá en la exposición 'Stolen Icon' en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Bibendum, obra de Coté Escrivá en la exposición ‘Stolen Icon’ en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Por una parte, utiliza sus ya habituales ilustraciones de personajes animados clásicos, siempre dotándoles de una ácida visión, pero esta vez bastante más colorista de lo que nos tiene acostumbrados. Mezcla de personajes, ojos huecos o saltones, y alguna sorpresa más.

Pig Brothers, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Pig Brothers, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Por otra parte, se acerca al mundo del street art y del graffiti. Destaca el uso de plantillas y botes de spray para dar a sus obras un aspecto callejero. “Cada vez me fijo más en lo que rodea al mundo del arte urbano, disfruto mucho viendo en la calle paredes grafiteadas y quería trasladar esto a mis cuadros”. Las nuevas creaciones de Coté están a mitad de camino entre el street art, imágenes pop con un aire vintage y un guiño retorcido y original.

Punisher, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Punisher, obra de Coté Escrivá en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Twisted Toons Homer, de Coté Escrivá. 'Stolen Icon' en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

Twisted Toons Homer, de Coté Escrivá. ‘Stolen Icon’ en Moosey Art Gallery. Imagen cortesía del autor.

 

La ciudad ilustrada en 101 imágenes

La ciudad ilustrada
Espai Rambleta
Bulevar Sur, esquina Pío IX. Valencia
Hasta el 17 de junio

`La Ciudad Ilustrada’ reúne en la Sala de Exposiciones de Espai Rambleta un total de 101 obras de ilustradores, la mayoría valencianos, organizados por diferentes líneas temáticas y plasmadas en diferentes estilos formales.

Como en un cadáver exquisito, ‘La Ciudad Ilustrada’, comisariada por Laura Pérez, aparece representada por una serie de ilustradores que dan forma de maneras muy distintas a un concepto determinado. Todos estos trabajos fueron parte del Primer Circuito de Ilustración, que se celebró en diversos espacios de la ciudad el pasado mes de febrero y que ahora recalan en un mismo espacio, en Espai Rambleta.

Malota.

Malota.

He aquí algunas de las líneas temáticas.

Trozos: Paco Roca, Conrad Roset, Alfonso Casas, Jorge Lawerta, Calpurnio Pison, Sam, Mercedes Debellard, Lagruaestudio, Nena Wapa Wapa, Irene Fenollar, Littleisdrawing.

Punta de diamante: Se basa en la idea de la aguja del tocadiscos. Las agujas se fabrican en diamante o zafiro. La muestra engloba aspectos relacionados con la música, LPS, carteles musicales donde la ilustración combina y expresa las ideas del sonido, también sobre músicos, equipos reproductores de música y otros aspectos relacionados: Esteban Hernandez, Mario García Arévalo, Jacklover, Luis Demano, Puño, Aneta Tarmokas, Juan Esteban Rodriguez, Paloma Corral Fuentes, Coke Navarro, Álvaro Nofuentes, Gunnar, Belen Segarra, Mar Silvestre, Little Lau, Lirios Bou.

Retro Music: Temática con aires retro, inspiración en décadas pasadas, desde la moda, los videojuegos, los objetos, la música, política o cualquier temática que inspire cualquier tiempo pasado. Una exposición donde el artista tiene libertad para aportar de manera visual conceptos que evocan al pasado, ya sea a modo de objeto o concepto vintage: Estudi Cercle, Mikko, Laura Castelló, Sergio Sempere, Xulia Vicente, Luis Yang, Beatriz Adela, Ink Bad Company, Jorge Parras, Aitana Carrasco, Mik Baro, Julieta XLF, Cristina Duran, Ester García.

Grafados: Cada vez más, la escritura ya sea digital o manual va tomando un rol importante en el campo de la ilustración. Complementa ilustraciones aportando riqueza o bien expresando por sí misma. Grafados expone obras sobre lettering, tipografía ilustrada, tipografía digital, letra dibujada, caligrafía y otros estilos donde la escritura se refleja como punto principal de la imagen o bien como complemento: Fran Parreño, Enisaurus, Joan Quiros, Mireia Ortega, Flan, Fernando Dominguez, Cristian Fish, Ban Ani, Zoraida, Tate Mate, Vicente Perpiña, Raku Frecsia, África Leiva, Saponia, Daniel Bartual, Coté Escrivá, Carlos Maiques, Sara Requena.

Planeta RGB: Haciendo referencia a la filosofía del local, basado en la novela `UBIK´de Philip K.Dick, Planeta RGB engloba la temática de ciencia ficción en todas sus posibilidades, desde la literatura y el cine, tratar acontecimientos posibles, sobre el futuro, tecnología, sociedad y todo lo que la imaginación pueda aportar: Miguel Ángel Giner Bou, Ana Galvañ, Pau Valls, Manuel Monzonis, Ana Pez, Ana Bustelo, Salva Ruiz, María Herreros, Raquel Aparicio, Marisa Morea, Omega TBS, Deih, Xelon, Jotaká, Luis Linares.

Erotic Games: Jugar con las palabras y resaltar el lado sensual de la imagen proyectada por cada artista. Con un concepto más abstracto, abarca desde el juego a la visión privada de cada uno. Acompañado por los bocetos de cada ilustración a modo de proceso creativo: Jesús Aguado, Toni Cosa, Malota, Laura Pérez, Martín Lopez, Elías Taño, Adolfo Serra, Voltio, Don Rogelio J, Elisa M Rufat, Paula M Rufat, Estefanía Sánchez, Julia Happymiaow, Pablo Monforte, Samantha di Prospero.

Champagne 1920: `Felices años 20´ `la crisis del 29´ cine clásico, conceptos abiertos en la que el artista decide cómo enfocar lo que la década le inspira: Paula Bonet, David de las Heras, Marta Antelo, Magoz, Casmiclab, Paulapé, Be Towers, Squid Pig, Eva Carot, Cranio dsgn, Ángela Pieret.

Ilustración de Paco Roca en La Rambleta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Ilustración de Paco Roca en La Rambleta. Imagen cortesía de Espai Rambleta.