Ignacio Vergara, 300 años bien llevados

Ignacio Vergara en el tercer centenario de su nacimiento (1715-2015)
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 6 de septiembre

La Generalitat Valenciana de la mano de sus instituciones culturales conmemora en este 2015 el 300 aniversario del nacimiento de Ignacio Vergara Gimeno (1715-1776), uno de los exponentes de la escultura valenciana y española de todos los tiempos y el más importante escultor valenciano del siglo XVIII. Miembro de una de las familias de artistas más influyentes de su época (Los Vergara), pese a su gran reconocimiento nunca se le había dedicado una muestra monográfica al autor.

El Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana y la Fundación Jaume II el Just, dentro de su línea de conmemoraciones culturales, organizan esta primera gran exposición homenaje a Ignacio Vergara con motivo del tercer centenario de su nacimiento convirtiéndose en una de las citas culturales más importantes del año en Valencia.

Vista general de la exposición dedicada a Ignacio Vergara. Cortesía de Centro del Carmen.

Vista general de la exposición dedicada a Ignacio Vergara. Cortesía de Centro del Carmen.

Ignacio Vergara es una de las figuras más significativas del arte valenciano del siglo XVIII, no sólo por su valiosa aportación dentro del ámbito de la escultura, con obras tan relevantes como la portada del Palacio del Marqués de Dos Aguas o el relieve de los ‘Ángeles adorantes del anagrama de María’ de la portada barroca de la Catedral de Valencia, sino también por su contribución al academicismo valenciano, siendo uno de los miembros fundadores de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Precisamente la exposición, comisariada por la historiadora y experta en la obra de Vergara, Ana Buchón, se exhibe en el Centro del Carmen, que fue sede de la Academia de San Carlos, donde podrá verse hasta el próximo 6 de septiembre.

La muestra es la primera y más completa retrospectiva sobre Ignacio Vergara y en ella se exhiben cerca de un centenar de obras entre esculturas, bocetos y tallas, además de dibujos y grabados vinculados al origen de la Academia de Bellas Artes de San Carlos. La muestra se acompaña de fotografías de algunas de sus obras repartidas por otros lugares de España como Barcelona o Cádiz.

Un total de 17 instituciones y museos valencianos han colaborado en esta exposición prestando obra, desde el Museo de Bellas Artes de Valencia donde se conserva gran parte de su producción fuera de lo que constituye la arquitectura pública, de la Academia de San Carlos, la Catedral de Valencia, el Museo Nacional de Cerámica González Martí, el Museo de la Ciudad, además del Archivo del Reino, el Monasterio de Santo Espíritu de Gilet o la Basílica de San Pascual Bailón de Villareal, entre otros.

El homenaje que se dedica en esta exposición a Ignacio Vergara se extiende asimismo al resto de la saga de Los Vergara que abarcaría dos generaciones de escultores y pintores del siglo XVIII.

Escultura de Ignacio Vergara. Imagen cortesía de Centro del Carmen.

Escultura de Ignacio Vergara. Imagen cortesía de Centro del Carmen.

La figura de Ignacio Vergara Gimeno suele generar a veces confusiones por pertenecer a esta destacada y numerosa familia de artistas que durante el siglo XVIII controló gran parte de la actividad artística de la ciudad de Valencia como fueron el padre del escultor, Francisco Vergara el Mayor (1681-1753), su hermano el pintor José Vergara (1726-1799) y su primo hermano el escultor Francisco Vergara Bartual (1713-1761), entre los más importantes. Así la exposición incluye un árbol genealógico de la familia así como varias obras representativas de sus miembros.

El grueso de la exposición se dedica a Ignacio Vergara Gimeno en sus diferentes facetas, especialmente la de escultor e impulsor del academicismo valenciano. Destacan en la muestra los bocetos de terracota reunidos por primera vez en una exposición, fundamentales para comprender su método de trabajo y que constituyen obras de arte por sí mismos. Esta colección es especialmente importante por cuanto que Ignacio Vergara es uno de los pocos escultores españoles de época moderna, junto con Francisco Salzillo, de los que se conserva una amplia colección de estas piezas.

Obras de Ignacio Vergara en el Centro del Carmen. Cortesía del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana.

Obras de Ignacio Vergara en el Centro del Carmen. Cortesía del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana.

Se aborda también el importante papel que Ignacio Vergara jugó en el desarrollo del academicismo artístico valenciano, a través de las academias de Santa Bárbara y de San Carlos. Aquí se exhibe obra de otros artistas también vinculados a las academias. Su labor dignificó el trabajo del artista, hasta entonces ligado al ámbito gremial, creando los primeros estudios oficiales de Bellas Artes.

Por último, no se olvida la huella que el artista dejó en la escultura valenciana posterior. No en vano fue él, según Orellana, quien introdujo la perfección en la escultura, al dedicarse sus profesores al estudio del dibujo, en concreto, del dibujo del natural.

Finalmente al hilo de la exposición y considerando que la mayor parte de la obra de Vergara que se conserva es escultura en piedra para arquitectura y que ésta se encuentra enclavada en grandes monumentos valencianos, el Consorcio de Museos presenta al mismo tiempo una Ruta de Los Vergara por los mayores hitos de su escultura que se pueden observar en Valencia.

La exposición así como la Ruta Vergara sirve no sólo para reconocer la obra de Ignacio Vergara Gimeno sino también para arrojar un poco más de luz sobre una época destacada para el arte valenciano y sus artistas como fue el siglo XVIII.

Uno de los documentos incluido en la exposición sobre Ignacio Vergara en el Centro del Carmen. Imagen cortesía del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana.

Uno de los documentos incluido en la exposición sobre Ignacio Vergara en el Centro del Carmen. Imagen cortesía del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana.

Miran al pasado, mientras el presente agoniza

La falta de perspectiva en la interpretación de los acontecimientos –provocada por la dinámica del cortoplacismo electoral- fomenta la toma de decisiones que hoy parecen una fuente de ahorro, cuando en realidad son una hipoteca más que habremos de acarrear. Una hipoteca en forma de una menor cualificación de las personas y, por lo tanto, de una mayor dificultad para que éstas alcancen sus objetivos vitales. Es ahora, en momentos de crisis económica, cuando con más énfasis conviene recordar que la cultura y la educación no son un lujo, sino aspectos de primera necesidad para construir la realidad presente y un futuro mejor. Quienes ostentan responsabilidades públicas deben de ser conscientes de que el arte contemporáneo no es un aderezo, ni un ornamento, y que su exhibición es algo más que un acto social: es una forma de transmisión de conocimiento, un modo de estímulo de la inteligencia colectiva.

Los creadores de hoy, con su trabajo, están ya escribiendo una historia que será valiosa para interpretar nuestro tiempo, démosles la posibilidad de cumplir con su servicio. ¿A qué modelo de sociedad y de ciudadanos aspiramos? Los excesivos recortes en cultura, justificados recurrentemente por la crisis, no solo dejarán entre nosotros una merma de oportunidades, sino que dará lugar a generaciones venideras sin la posibilidad de acceder a la riqueza cultural que nos es propia.

El camino por el que han optado algunas instituciones culturales públicas supone echar mano a colecciones propias y ajenas para cubrir sus programaciones expositivas, bajo la premisa del ahorro presupuestario. No estoy seguro de que esos movimientos garanticen una ventaja al respecto, pues suelen llevar aparejados otros compromisos económicos. De lo que no me cabe duda es que los recursos destinados a ese fin no están sirviendo para impulsar a los agentes artísticos y culturales que operan en la actualidad, que son quienes necesitan de los recursos y el apoyo público para sacar adelante sus investigaciones.

centro-del-carmen

Recientemente se presentó el programa de exposiciones del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, en el que se agrupan por epígrafes las distintas propuestas a desarrollar durante el presente ejercicio. Lo llamativo del asunto es el volumen de proyectos dedicados a mirar al pasado, bajo la categoría de exposiciones conmemorativas, homenajes, exposiciones históricas, recuperación de artistas, retrospectivas, etc., que suponen alrededor del 75% de las exposiciones programadas. El interés desmedido de la institución por referirse a un tiempo pasado, ese que para algunos siempre fue mejor, lleva implícita la decisión política de estrangular el presente.

Por importante que fuera –que lo es- la aportación artística y cultural realizada por Sorolla, Benlliure, Pinazo o Blasco Ibáñez, con su constante regodeo expositivo y el caudal de recursos que las instituciones públicas han destinado en esa dirección desde hace unos años, nos obliga a advertir que en un momento de carencias como el actual se hace urgente racionalizar el empleo de los presupuestos públicos para poder dar soporte a los creadores de hoy. Pues son éstos, los vivos, los que con mayor premura necesitan apoyo para sacar adelante sus creaciones artísticas e intelectuales.

En los períodos de crisis económica se tiende cíclicamente a la confección de programaciones expositivas mucho más conservadoras, que vuelven su mirada a los creadores del pasado e invitan a abstraerse del presente para revivir glorias pretéritas. Con ello se produce una situación grave, pues por una parte la escasez de recursos hace que se produzcan generaciones “perdidas”, y por otra parte la sociedad queda empobrecida a largo plazo, por haber renunciado hoy al patrimonio resultante de esos creadores a los que no se ha brindado el debido apoyo.

Mirando en exceso al pasado, hacen que nuestro presente agonice. Ese será su legado.

José Luis Pérez Pont

ABIERTO VALENCIA en imágenes (II)

El 26 de septiembre se celebró Abierto Valencia en el Centre del Carme, organizado por La Vac, Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat Valenciana.

Tras la cena informal se procedió a la entrega de premios. El premio al mejor montaje expositivo fue a parar a Espai Tactel, por la exposición de Joan Morey. La empresa Gandía Blasco adquirió obra de Manuel Blázquez, de la galería Paz y Comedias, y de Mathieu Mercier, de la Galería Luis Adelantado.

En MAKMA puedes encontrar una información más amplia de la programación desarrollada en Abierto Valencia y de algunas de las exposiciones que continúan abiertas al público, en su horario habitual, en las galerías de arte asociadas a La VAC:

-Galería Paz y Comedias: Manuel Blázquez. Milímetro
-Galería Luis Adelantado: Mathieu Mercier. Desilusiones ópticas
-Espai Visor. Humberto Rivas. Works: 1978-2007
-Galería Punto. Ana Elena Pena / Sandra Paula Fernández / Rocío Verdejo. La inocencia
-Set Espai d’Art: Lucas Ulmi. Laberintos visuales
-Espai Tactel. Joan Morey. Espolones
-Galería Rosalía Sender. Valerio Adami
-Galería Cànem. Bernhard Lehmann. Pan y agua
-Galería Collblanc. Claudia Martínez. Iloveyou
-Galería Aural. Ferran Gisbert. Pintura como instalación
-Galería Mr. Pink. Tactelgraphics. Lost boys
-Galería Cuatro. Jorge Carla. Obra original
-Abierto Valencia calienta motores
-Abierto Valencia: la fiesta del arte
-Abierto Valencia: aforo completo
-Noche pletórica de Abierto Valencia

Os presentamos una galería de imágenes, a cargo de la fotógrafa Asun Bonilla, con algunos de los momentos que tuvieron lugar esa noche.

IMG_6287

IMG_6283

IMG_6269

IMG_6290

IMG_6291

IMG_6293

IMG_6298

IMG_6299

IMG_6302

IMG_6319

IMG_6350

IMG_6254

IMG_6267

IMG_6260

IMG_6329

IMG_6351

IMG_6338

IMG_6325

IMG_6265

IMG_6308

IMG_6247

IMG_6258

IMG_6250

IMG_6246

IMG_6262

Si quieres ver más imágenes de Abierto Valencia 2013, pincha aquí.

Nits de l’Art, con los mejores deseos

Nits de l’Art
LaVAC y Consorcio de Museos. Valencia
Celebrado el 17 y 18 de mayo

“¡Ya estoy contigo! Suave es la noche…”. Estas palabras de John Keats sirven de preámbulo a la novela de Scott Fitzgerald titulada, precisamente, Suave es la noche. Como suaves se anuncian las dos noches del arte previstas para hoy y mañana en Valencia, en el marco del Día Internacional de los Museos. Suaves porque la unión de galerías y museos carece todavía de la profundidad deseada, aunque ahí están, yendo de la mano. Dos noches del arte, para ensayar el modelo de futuro que las salas privadas buscan junto a las instituciones públicas. Teniendo en cuenta la oscuridad de noches pasadas, amanece, que no es poco, en esta nueva etapa de las Nits de l’Art.

José Vento. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

José Vento. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

La Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunidad Valenciana (LaVAC) está dispuesta a ello, de la mano de su nueva presidenta: Olga Adelantado, de la galería Luis Adelantado. Y el Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana, también. Al menos así lo entiende Felipe Garín, su director gerente: “Nuestra relación con las galerías siempre ha sido buena y la voluntad de colaborar por nuestra parte, toda”. Olga Adelantado, con apenas dos semanas presidiendo LaVAC, tiene dos objetivos marcados: primero, “insistir en la necesidad de grupo”, de manera que se cree “un circuito de galerías”, y segundo, “buscar el apoyo económico y logístico por parte de las instituciones públicas”.

La “pérdida de tejido cultural” que apunta Olga Adelantado sólo puede regenerarse “reforzándonos de forma colectiva”. He ahí el firme propósito de una asociación integrada por 19 galerías de toda la Comunidad Valenciana. Se trata de “romper ese maleficio” (subraya Olga) que pesa sobre un colectivo que adolece de cierta cohesión interna. “Queremos intentarlo de verdad, sin negatividad”, porque “trabajando en equipo tendremos más fuerza y presencia a la hora de organizar actos plurales”. Como el de esta noche, fijado por segundo año consecutivo, aprovechando el Día Internacional de los Museos que se celebra mañana bajo el lema “Memoria + Creatividad = Progreso social”.

Para Felipe Garín, los museos están “en proceso de adaptación” a una sociedad “de la imagen, de la rapidez”, que afecta por igual a las galerías. “Hay que hacer un esfuerzo por no quedarse al margen”, subraya el director gerente del Consorcio de Museos. Esfuerzo que harán las salas privadas en su Nit de l’Art, abriendo hoy hasta la medianoche, para que el público pueda visitar cada una de las  exposiciones, tomando un vino de honor o disfrutando de algunos de los conciertos programados, al igual que harán los museos mañana, con diversas actividades didácticas, talleres, conferencias y actuaciones musicales.

El caballero y la muerte, Chema López. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

El caballero y la muerte, Chema López. La imagen Fantástica. Centro del Carmen

El Consorcio de Museos, fiel al lema de este año del Día Internacional, apuesta por la conservación (memoria) e investigación (creatividad), para “seguir siendo útiles a la sociedad de la que el propio museo se nutre”. Exposiciones como La presencia y la figura, Homenaje al dibujo y la más reciente La imagen fantástica, a la que seguirá una Reflexión sobre el grabado, son ejemplo, a juicio de Garín, de esa investigación “para ir tocando temas que sean accesibles al público”.

LaVAC, en su afán por dinamizar el arte y crear vínculos cada vez más fuertes entre las propias galerías y las instituciones públicas (Consorcio de Museos, IVAM, MuVIM, Ayuntamiento, Universitat de València, Politécnica…), ya está pensando en el Abierto-Valencia del 29 de septiembre, fecha prevista para la apertura conjunta de la temporada. No sólo eso, también tiene en proyecto una exposición colectiva de tesis, en la que participarían artistas de las galerías, comisarios e instituciones públicas. Todo ello con el “rigor de una buena programación y la coherencia teórica de un proyecto que necesita de apoyo económico”, precisa Olga Adelantado.

No será fácil romper las dinámicas internas y externas que han ido propiciando el cierre de galerías. Valle Ortí, la última. Su responsable, Nacho Valle, se fue hace bien poco a Nueva York echando pestes de Valencia, de su desidia institucional. LaVAC quiere invertir esa tendencia. Suave es la noche que anuncia el cambio. Como suaves y amables son los propósitos de las instituciones públicas. Ningún año mejor que 2013 para sentar las bases de futuras y más prósperas noches del arte. “Es una cuestión de todos”, remacha Olga Adelantado.

Morten Slettemeas. Galería Luis Adelantado. Nits de l'Art

Morten Slettemeas. Galería Luis Adelantado. Nits de l’Art

Salva Torres

Diseño finlandés contra el despilfarro

Now Here Finland
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 12 de mayo

Los datos son confusos: hay quien dice que la igualdad de derechos humanos va pareja a la desigualdad social, mientras otros sostienen que, pese a todo, la pobreza en el mundo, con ser mucha, ha disminuido gracias a los avances de la ciencia. En todo caso, la crisis económica está ahí y con el actual modelo la cosa va para largo. De manera que andamos dando tumbos entre las enormes riquezas acumuladas y su escaso reflejo en las capas más desfavorecidas. Para hacer frente a tamaño despilfarro, estamos volviendo a tomar medidas que en nuestros abuelos era el pan de cada día.

La exposición Now Here Finland, que acoge el Consorcio de Museos en su Centro del Carmen, en colaboración con el Instituto Iberoamericano de Finlandia, es una buena muestra de ello. Porque aprovechar hasta el último retal en la confección de un vestido o sacarle partido al más mínimo desecho ya lo hacían nuestros abuelos, hasta que la bonanza económica y su consiguiente despilfarro nos lo haya hecho olvidar. Now Here Finland nació de una convocatoria pública, con el objetivo de motivar a los artistas finlandeses en la producción de diseños ahora llamados ecológicos y, entonces, simples medios de subsistencia.

Exposición Now Here Finland. Centro del Carmen. Consorcio de Museos

Exposición Now Here Finland. Centro del Carmen. Consorcio de Museos

Hay de todo en la curiosa y, hasta en ocasiones, hilarante exposición. Desde ataúdes con madera y lana de fieltro reciclado, con su certificación de féretro ecológico de Finlandia, hasta tiendas de campaña tejidas con bolsas de pan y otras bolsas de plástico usadas. También hay lámparas que funcionan introduciendo una moneda en la ranura dispuesta para tal fin; urnas funerarias con componentes fácilmente degradables; medallones y joyas hechas con latas viejas y otros desechos industriales; jabones con huellas de animales; vestidos con telas de paracaídas o una lámpara airbag, extraído de un coche accidentado. Y así hasta medio centenar de propuestas, entre prácticas, ingeniosas y a veces hasta frikis.

Un video de Mayday-Group se plantea, mediante arte performativo, cuestiones relacionadas con el orden y el desorden de nuestro entorno: “¿Por qué hay basura donde no debería estar? ¿Cómo experimentamos la basura cuando ésta es un medio artístico?” Preguntas que vienen a situar el planteamiento global de la exposición Now Here Finland: por un lado, su aspecto pragmático (qué hacer con tanta basura acumulada), y, por otro, su perfil de arte aplicada (objetos nacidos de la creatividad artística). Todo ello pensado para provocar el mínimo impacto sobre el medio ambiente. Algo así como la cuenta de la vieja en versión posmoderna. La exposición del Centro del Carmen, dejando de lado su carácter espectacular, viene a recodarnos la importancia del sentido común en un mundo que lo ha perdido. Hagamos, pues, memoria con Now Here Finland.

Salva Torres

Genovés, cuando cruje la marabunta

Crowds. Juan Genovés

Centro El Carmen

C / Museo, 2. Valencia

Hasta el 30 de junio

Vivimos tiempos convulsos. Aunque, ¿cuándo no? Quizás de ahí la imperiosa necesidad de dominar lo que tiende al descontrol. Y para eso, nada mejor que la ideología, sin duda fraguada como el cemento en torno a una ideas fijas, cuando no prefijadas. Tomemos la obra de Juan Genovés (Valencia, 1930). Plagada de seres diminutos que avanzan, retroceden, se agrupan y dispersan, aparentemente dóciles, manipulables, sometidos al dictado del orden, a los latidos del desorden, a la soledad conjunta, al alienante vaivén de las mareas telúricas. Plagada de todo ello, la obra de Genovés diríase que gira en torno al concepto de masa. El propio título de la retrospectiva que le dedica el Centro del Carmen de Valencia abunda en esa dirección: Crowds (Multitudes). 55 pinturas reveladoras del movimiento de masas que perfila el trabajo de Genovés. 

Una primera lectura, sin duda ideológica, gira en torno a esa masa de individuos víctimas de la opresión del poder. He ahí el Genovés crítico; el artista que toma el lienzo como octavilla, para deleite de rebeldes con causa palmaria. Nada que objetar a esa lectura, sin duda necesaria para poner en su lugar a cuantos abogaron por el estado de sitio. Mas, pasado el cólera ideológico, se hace necesario restituir al Genovés artista; al que se interroga por esa masa, esas multitudes, desde la prístina mirada del creador al que le superan las preguntas, después de haber encontrado insuficientes ciertas respuestas doctrinales. Una vez ahí, las masas de Genovés adquieren volúmenes insospechados y movimientos más propios de una partitura musical que de una marcha militar.

Los individuos que, como la marabunta, Genovés recoge en su obra avanzando o retrocediendo al unísono, en “fila truncada” (1969), abriendo “brecha” (2012), en “sintonía” (2010) o mediante puro “embrollo” (2012), siendo “la diana” (1969) del poder o “rebasando el límite” (1966), son individuos fácilmente identificados como víctimas o seres solitarios abandonados a su suerte. Esa marabunta que ruge silenciosa en los trabajos de Genovés, por obra y gracia del más traslúcido recurso ideológico, se torna crujido poético en cuanto dejamos el asidero de la masa y nos adentramos en su interrogación.

Exposición de Juan Genovés. Foto: Pedro Hernández

Exposición de Juan Genovés. Foto: Pedro Hernández

A Genovés, esas multitudes le llevan en volandas. Como empujado por ellas, arremolinado en el vértigo que producen sus idas y venidas, el artista va ideando la manera de afrontar el caos de tamaña turbulencia anónima, mediante variaciones plásticas de esa masa inerte. Sus cuadros, sin duda protagonizados por diminutos seres, a veces cariacontecidos por ser objetivo del poder, y otras simplemente encadenados a cierta alienación, adquieren de pronto una luminosidad empañada por tanta masa ideológica.

Y es entonces cuando empieza el verdadero combate: el del artista entregado a su pasión. Encadenado a esas multitudes que pinta, sintiéndose uno con ellas, Genovés se las va ingeniando para mostrar las mil y una formas que tiene la masa de ser otra cosa que masa. Que es tanto como decir: la manera que tiene el individuo, una vez entregado a su pasión artística, de comportarse como creador tras ímprobos esfuerzos con la materia. De alguna forma, las masas, crowds o multitudes, de Genovés dejan de comportarse como tales, una vez que el artista las libera de su prisión conceptual, crítica, ideológica, para manifestar su cualidad estética, plástica, subjetiva. Es, ahora sí, por obra y gracia del artista, como se produce la rebelión de esas masas, que precisamente Ortega inscribió en ciertos márgenes del lenguaje.

Espéculo, 2013, Juan Genovés. Foto: Pedro Hernández

Espéculo, 2013, Juan Genovés. Foto: Pedro Hernández

El filósofo advirtió que cuando la conversación se ocupa de temas más importantes, que aquellos a los que asiste el lenguaje estrictamente comunicativo, entonces “va aumentando su imprecisión, su torpeza, y confusionismo”. Las multitudes de Genovés son esa imprecisión y torpeza del lenguaje. Las masas reclaman nuestra atención más allá de su banal comportamiento, de su cómoda adscripción crítica, para empezar a mostrar, a raíz de su torpeza, la interrogación que nos atraviesa: a las masas y a nosotros que formamos parte de ella. Genovés, en este sentido, ha hecho con su obra que esa marabunta de individuos deje de rugir ideológicamente, para que crujan sus sentimientos. He ahí la belleza plástica de esas multitudes que llenan hasta finales de junio la Sala Ferreres del Centro del Carmen.   

Exposición de Juan Genovés. Foto: Pedro Hernández

Exposición de Juan Genovés. Foto: Pedro Hernández

Salva Torres