PALACE FESOL: TRADICIÓN Y VANGUARDIA

PALACE FESOL: TRADICIÓN Y VANGUARDIA
Palace Fesol
Calle Hernán Cortés, 7
Valencia

Resulta difícil creer como tan solo 100 años separan la clásica gastronomía valenciana de pequeños bares, colmados y tabernas, de la que conocemos actualmente a través de la gran burbuja hostelera de restaurantes, mesones y franquicias con precios low cost y extravagancias varias como la paella de chorizo o la de guisantes. No obstante y afortunadamente para todo aquel amante culinario que busque el alma valenciana a través del gusto, aún queda en pie esa tan buscada esencia tradicional de aquellos años tan encantadores, donde comer era un verdadero placer y no una mera foto en Instagram. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en la Calle Hernando Cortés número 7 con el anecdótico nombre de ‘Palace Fesol’. Un singular espacio tradicional que ha visto crecer la huerta y urbe valenciana desde sus adentros durante más de un siglo a través de sus cuatro generaciones y que guarda en su interior gran parte de la historia social, artística y gastronómica española, y en especial la valenciana desde el 1909 hasta nuestros días.

Cocina del restaurante Palace Fesol. Imagen cortesía del Palace Fesol.

Cocina del restaurante Palace Fesol. Imagen cortesía del Palace Fesol.

gfdgfd

Azulejo valenciano mural de 1966, escena campestre. Imagen cedida por Palace Fesol.

Más de un siglo hemos de remontarnos para ubicarnos en el contexto del ‘Palace Fesol’. Concretamente tras la primera exposición regional de Valencia, la cual supuso no solo un impulso hacia la modernidad, sino la proliferación de multitud de negocios al ver los nuevos progresos de la ciudad como las reformas urbanas y la construcción e instalación de la pasarela y el funicular del río Turia, se facilitó el acceso a la ciudad. Tras estos avances, Doña Rosa Quiles y Don Rafael Muñoz, fundadores del futuro Palace Fesol, se trasladaron desde Pedralba hasta la Plaza de Vannes de Valencia bajo el nombre de ‘CASA ROSA’, con la intención de dar a conocer los productos pedralbinos que tanto conocían: embutidos, aceites, vinos de Plantafina, etc.

Durante la siguiente década será pues cuando se fragua la imagen del actual ‘Palace Fesol’ gracias no solo a su excelente comida, sino también por su gran trato hacia el cliente, pues numerosos artistas de la época ya acostumbraban a frecuentar el local. Como por ejemplo, Imperio Argentina, quién lo bautizó con el nombre de Palace Fesol por sus suculentas alubias a degustar. Sin embargo, años más tarde, tras el estallido de la Guerra Civil, el restaurante permaneció cerrado hasta el fin de la contienda. Tras el regreso de la familia Muñoz pasó a ser regentado por la hija mayor, Rosa Muñoz, quien trasladó el local en múltiples ocasiones hasta emplazarlo donde se encuentra actualmente. Es en este momento cuando atraviesa su época dorada, tanto por el punto de vista gastronómico como por la fama y la afluencia de caras conocidas que visitan el local frecuentemente, ansiosos de deleitarse con unos de sus clásicos arroces o su tradicional paella.

Extracto del Periódico Lanza, visita del actor estadounidense Gregory Peck, año 1953. Imagen cortesía del restaurante Palace Fesol.

Extracto del Periódico Lanza, visita del actor estadounidense Gregory Peck, año 1953. Imagen cortesía de Francisco Sanmiguel.

Ya entrados los años 70, el ‘Palace Fesol’ pasa a ser regentado y reformado por la tercera generación formada por las hermanas Ibáñez Muñoz e Isidro Sanmiguel, marido de la hija mayor, quien dirige el negocio desde su formación de maître y su dominio del inglés y el francés, pudiendo acceder así a una clientela más internacional. De igual manera que en las anteriores generaciones, los hijos de este matrimonio (Rosa Mª y Francisco) a principios de los años 90 y formando la cuarta generación, siendo este quien lleva a cabo la última y más importante reforma del restaurante hasta la fecha, buscando recuperar los elementos antiguos y genuinos de la historia del mismo pero combinándolos con la modernidad de nuestra época.

Fotografía de la familia Muñoz y Ibañez, 2ª generación del Palace Fesol. Imagen cedida por Francisco Sanmiguel.

Fotografía de la familia Muñoz y Ibañez, 2ª generación del Palace Fesol. Imagen cedida por Francisco Sanmiguel.

El ‘Palace Fesol’ ha sido durante más de 100 años un cálido hogar para multitud de artistas y personajes como Gregory Peck, Imperio Argentina, Miguel de Molina, Juanito Valderrama, Manolete, o Rafa Camino, entre una larga lista que se han sentado en la mesa esperando degustar el sabor más auténtico de la gastronomía valenciana tradicional pero con un ligero toque en formas y representaciones vanguardistas que la elevan y resaltan por encima de los platos de antaño donde la copiosidad y la abundancia rebosaban como principales ingredientes.

fgvdv

Doña Rosa Muñoz junto con el personal del Palace Fesol. Fotografía de 1958 gentileza del restaurante Palace Fesol.

Cristian Torada

La servilleta de MAKMA

Restaurante Colmado de la Rivera
Calle Ribera, 14. Valencia

Toda historia que corre de boca en boca va transmutándose a la voluntad del narrador. Es el caso de la sentada en un restaurante no identificado -probablemente en París- que al parecer reunió a Picasso, Georges Braque, Juan Gris, Max Jacob, André Salmon, Jean Cocteau y Guillaume Apolinaire. Los señores se habían bebido y comido todo y dos huevos duros más. Entre bocado y bocado, alardeaban de sus últimas conquistas o comentaban sobre arte y poesía hasta que llegó el momento de la cuenta. Instante en que todos se hacen los suecos y miran a Picasso. Éste, en un movimiento de nadador experimentado abre los brazos sobre la mesa apartando platos, vasos, botellas, cubiertos y restos de comida que hay sobre el mantel. Toma su estilográfica, hace un dibujo sobre una servilleta y solicita la presencia de la dueña del restaurante. Una vez que ésta acude, le ofrece la servilleta para sufragar los gastos. La dueña, sonriente, solicita a Picasso que firme el dibujo. El genio, mirando a la señora, le responde: 

«Estoy pagando el almuerzo, no comprando el restaurante».

La servilleta de Picasso que puede verse en la red, realizada sobre un papel que parece más bien abrasivo y con su firma autógrafa.

La buena mesa da mucho juego, y si la cocina es virtuosa, la inspiración de los comensales aflora. Algunos años después, Valencia, s. XXI, en el restaurante Colmado de la Rivera -en la histórica calle Ribera, que ha visto pasear a Blasco Ibáñez, Pinazo, Max Aub, Josep Renau, el equipo Crónica o Carmen Calvo (y Ernest Hemingway, cómo no)- se celebra un cónclave en donde lo gastronómico es otra vez centro y excusa de reunión. Los comensales, todos tienen un denominador común: MAKMA, y se reúnen para debatir y contrastar sobre el último trimestre en materia de cultura. Durante la cena y entre frase y frase, alguno de los presentes realiza unos dibujos sobre la servilleta. Nadie se fija, ni se da cuenta, es posible que el propio autor lo hiciera inconscientemente mientras participa en la tertulia. Lo normal es que dichos dibujos hubieran acabado en la papelera si no lo evita alguien que da el último vistazo al mantel antes de levantar la sesión. ¿Quién es el autor de estos trazos pintados entre bocado, trago y tertulia?

La servilleta makma

La servilleta MAKMA. Pliego frontal.

No hay duda respecto a la creatividad de cada unos de los integrantes de la mesa, y el autor o autora podría ser cualquiera, tal vez por sus comentarios podamos averiguarlo, ¿hubiera sido posible ofrecer los dibujos como moneda de cambio a tan generoso condumio?

De izquierda a derecha Salva Torres, Ismael Teira, JJ Mestre, José Ramón Alarcón, María Ramis, Merche Medina, Miguel Gregori, Carles Figuerola, Vicente Chambó y Carles Claver. Imagen Cortesía Restaurante El Colmado de la Rivera.

De izquierda a derecha Salva Torres, Ismael Teira, JJ Mestre, José Ramón Alarcón, María Ramis, Merche Medina, Miguel Gregori, Carles Figuerola, Vicente Chambó y Carles Claver. Imagen cortesía Restaurante El Colmado de la Rivera.

María Ramis, centrada en conclusiones fruto de sus visitas por galerías, apunta:

«Hay continuas oscilaciones, unas más hiperbólicas que otras, Luis Adelantado trae a Darío Villalba, la todavía recién nacida Shiras asoma la cabeza y pide paso con firmeza, Espai Visor mira hacia Europa, Mr. Pink y Espai Tactel se unen de nuevo, Rosa Santos y Punto continúan con una línea de calidad muy marcada, y parece que diversifican apostando por artistas de su ámbito y de otros puntos geográficos por su vocación internacional”.

“A veces” -continua María Ramis- “da la sensación de que todo funciona con las mismas estructuras y directrices, pero no siempre es así. Un ejemplo de ello es el continuo trabajo de la galería Del Palau, que se mantiene a flote como un barco cargado de pinturas tradicionales, en mitad de un mar dominado por la tecnología. La visión de las paredes de gotelé de esta galería me llevan a recordar, a modo de homenaje, a la recién desaparecida galería Rosalía Sender, cuyo desmontaje pudimos entrever desde las puertas del Carrer del Mar».

Otro pliegue de la servilleta MAKMA sobre el salvamenteles del restaurante.

Un plano de la servilleta MAKMA sobre el mantel.

Siguiendo en materia de artes visuales, Ismael Teira reflexiona sobre la etapa de cambios que anuncia el Consorcio de Museos.

“Seguramente cueste vertebrar los más de ochocientos kilómetros de territorio de la Comunidad Valenciana, haciendo partícipes a todos los museos, galerías y agentes artísticos implicados en esta unidad. Valencia cede protagonismo, y se impulsa la diversificación del resto de geografía, tal como demuestra el reciente acuerdo entre los museos de bellas artes de las tres provincias. Están sucediendo cosas que poco a poco van abriendo paso a un ilusionante porvenir donde, a día de hoy, no parece que tengan demasiado protagonismo las propuestas de arte más joven y nuevo; seguiremos esperando”, concluye.

Otro pliego de la servilleta MAKMA.

Otro pliego de la servilleta MAKMA.

José Ramón Alarcón lo tiene claro, y se refiere al acontecimiento del que él mismo dio parte en exclusiva para Makma.

“Sin óbice de dudas, uno de los acontecimientos más reseñables acaecidos durante el presente trimestre en la ciudad ha sido la visita del eximio pintor Antonio López a la Facultad de Bellas Artes San Carlos”.

José Ramón Alarcón se refiere a la conferencia-conversación del artista en el auditorio Alfons Roig, en compañía de Ricardo Forriols -Vicedecano de Cultura- y José Saborit -Catedrático del Departamento de Pintura-, bajo el tema ‘Pintar en los tiempos del arte. La persistencia de la pintura’.

????????????????????????

Antonio López, 1961. Lápiz, lápiz Conté y carboncillo sobre papel kraft. Dibujo sobre papel. (178,5 x 81 cm.) Fondo Colección MNCARS.

“Una mirífica ocasión para merodear los fundamentos de su oficio y la razón esencial que orienta su tarea (cuasi-mística) -la realidad y su impronta-, amén de adentrarse por el horizonte anecdótico de ‘Realistas de Madrid’ (Museo de arte Thyssen-Bornemisza), una de las muestras decisivas, a mi juicio, del presente curso expositivo nacional”, concluye Alarcón.

Para Carles Claver, preocupado por el sector audiovisual,

“Puede que simplemente ejerza un efecto balsámico, aunque, por otra parte, también es toda una obviedad. Tocar fondo es lo que tiene, necesariamente –se dice- hay que repuntar. La mayoría de profesionales del audiovisual valenciano describen así la situación del sector. A pesar de esto, está la otra realidad según la cual “el hambre agudiza el ingenio”.

Al calor del cierre de RTVV han surgido no pocas iniciativas audiovisuales con sólidos cimientos y que, confío, se consolidarán cuando la situación del sector se normalice. En este contexto, Makma ha puesto su grano de arena apostando este año por el audiovisual, con una nueva sección dentro de su espacio on line. Se han lanzado ya proyectos dedicados a artistas como Antonio de Felipe, Carles Mondrià o, más recientemente, un reportaje sobre La calle de los colores. El medio audiovisual ofrece muchas posibilidades cuando se marida con el arte. Creo que a lo largo de los próximos meses podremos seguir viendo en makma.net el buen resultado que ofrece esta combinación”.

Al otro lado de la mesa se escucha a Carles Figuerola,

“El teatro coge aire”, -sentencia-.

“En Valencia se detecta más movimiento, parece que se generan más expectativas”.

Y continúa: “Por otro lado, la Mostra de Teatre d’Alcoi que reúne por segunda vez el ‘Circuit Valencià’, seguro es un elemento que contribuye a mejorar la oferta de la actividad teatral y a movilizar al público».

Salva Torres pide paso al cine,

“El cine -ahora que ya está a la vuelta de la esquina una nueva edición del festival Cinema Jove en Valencia-, ha traído como buena noticia la reapertura de los antiguos Cines Aragón (Aragò Cinema). Una propuesta cooperativa que pretende sacar al público de sus casas, para recuperar la magia del cine en compañía ante la gran pantalla. Su objetivo: proyectar películas que no son habituales en los cines comerciales a precios asequibles».

Belén Rueda en un fotograma de 'La noche que mi madre mató a mi padre', de Inés París.

Belén Rueda en un fotograma de ‘La noche que mi madre mató a mi padre’, de Inés París.

¿Un ejemplo? -se pregunta y responde el propio Salva Torres- ‘Esa sensación’, película a seis manos de Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando. Una película atípica que en el último Festival de Málaga cautivó a los presentes. Buena noticia que no puede ocultar lo que Inés París y Belén Rueda, directora y actriz, respectivamente, de ‘La noche que mi madre mató a mi padre’, apuntaron acerca del talento existente en el cine español: «Decía Unamuno que este es un país cainita, en el que nos gusta devorarnos entre nosotros». «España ha castigado mucho a sus propios creadores». «Sin duda para tomar nota», concluye Salva Torres.

Parece que al son de la música hay algo de optimismo, según nos describe JJ Mestre, habitual en conciertos de trinchera,

“Mucho y bueno podría destacarse a nivel musical en el último trimestre” –afirma-. “Dentro del apartado nacional dos nombres que participarán en `El Último Vals’, ese ilusionante festival que se celebrará en Frías (Burgos) durante el próximo mes de julio. Por una parte el sorprendente debut del grupo donostiarra Frank y por otra la publicación del segundo álbum del grupo almeriense Bantastic Fand. A destacar también la dinamita soul de The Excitements desde Barcelona, el magnetismo valenciano del segundo disco de Adrian Levi, las sorprendentes melodías de los toledanos Mawino y podríamos incluir también el debut de Multiverzal, el nuevo proyecto de los argentinos Juan Pablo Mazzola y Mariano Azcurra”.

“En cuanto al panorama internacional los excelentes nuevos trabajos de dos bandas neoyorkinas como Nada Surf o Woods, la sorpresa minimalista entre miembros de The National y de Beirut con impronunciable nombre LNZNDRF, el powerpop melódico de los franceses Cheap Star o de los suecos Swedish Polarbears, los pildorazos de beat sixtie de los alemanes The Mergers, de los italianos Radio Days o de los americanos Outta Sites, la belleza melódica del americano Doug Tuttle o de los canadienses Nap Eyes y, finalmente, el rock alternativo tanto de una nueva princesa del pop-punk como Misty Miller como esa obra maestra que es el nuevo trabajo de Will Toledo al frente de Car Seat Headrest”.

Portada del single Paint it black. (1966)

“En cuanto a celebraciones, ya van 50 años del `Paint it black’ de sus majestades los Rolling Stones durante la primera quincena del mes de mayo, y respecto a conciertos destacaría las pasadas giras de los incombustibles Fleshtones, Flamin Groovies y Long Ryders, así como las de los divertidísimos Radio Days aunque muy especialmente distinguiría los arrolladores bolos de los granadinos 091 en su “maniobra de resurrección” y el 30 aniversario de ese maravilloso grupo valenciano que es La Gran Esperanza Blanca”, concluye JJ Mestre.

Merche medina se centra en la industria literaria.

«¿Cómo se evalúa la gestión del panorama literario en la Comunidad Valenciana?”, se pregunta Merche.

“Ha sido época de Feria del Libro, evento referente que pervive durante más de cinco décadas. Tiempo y jornadas de bagaje y promoción literaria que este año ha dado un salto cuantitativo, ampliando la zona expositora de librerías. A priori, una apuesta de éxito para la memoria de esta edición. Balance final: una merma y descenso en el histórico de ventas de las librerías especializadas -algunas con más de treinta años de recorrido-, ubicadas en el nuevo emplazamiento. Motivos aparentes: los riesgos (asumibles) de la conformación del nuevo espacio. Motivos reales: tal vez, una cuestionable gestión, aparentemente cristalina, que prioriza y sitúa en el mismo plano de horizontalidad a espacios literarios de grandes centros comerciales y servicios de publicaciones institucionales y militares, entre otros, en detrimento de las librerías tradicionales, que conforman el pequeño comercio del sector. Además de dubitar acerca del objeto de estas decisiones”.

Merche Medina concluye con pregunta: “¿Cabe esperar propuestas alternativas?”

Para Miguel Gregori -siempre generoso a la hora de compartir filosofía e inquietudes en materia ciber técnica-,

“En el ámbito de la cultura tecnológica, destacaría la visita a la UPV el pasado 16 de mayo de Richard Stallman, padre del software libre, programador, activista, hacker y visionario, una oportunidad única de conocer más de cerca a uno de los padres del Movimiento del Conocimiento Libre, inspirador también del arte en código binario y su filosofía y ética. Valores que MAKMA pone de manifiesto en su web-site, ya que funciona con software libre”.

Stallman en la Universitàt Politècnica de València. Imagen cortesía UPV.

Stallman en la Universitàt Politècnica de València. Imagen cortesía de Adolfo Plasencia.

Y aunque siempre quedan cosas en el tintero, de las últimas semanas, no se debe olvidar la acción de Lucía Peiró realizada en el Centro del Carmen, o la exposición de Cristina Ghetti (actualmente en Galería Punto) o la clausurada muestra de Ana Vernia (Galería Shiras), en su primera individual tras la concesión del Premio Nacional de Pintura de la Real Academia de San Carlos el pasado año.

Detalle de la invitación de la Galería Shiras. Exposición de Ana Vernia. (2016)

Detalle de la invitación de la Galería Shiras. Exposición de Ana Vernia. (2016)

Detenerse, reflexionar sobre lo ocurrido y hacer eco, es a la par un ejercicio de crítica y de inspiración que representa en sí la razón existencial de Makma, y pasa por hacer ejercicios de creatividad experimentales para comunicar más y mejor. En palabras del propio Picasso, y conscientes de que todo depende del contexto, “La acción es la llave fundamental de todo éxito”.

“No cuentes los días: consigue que los días cuenten”

Muhamad Alí

Vicente Chambó

Balance anual en el Trastévere

Balance Anual en el Restaurante Trastévere
Calle Menorca, 19
(Centro Comercial Aqua)
Valencia

Dejar que las ideas fluyan alrededor de buenos alimentos, es una costumbre cuyo origen se pierde en el tiempo, tanto, que la realización de algunas de las pinturas rupestres se asocian a días de celebraciones en los que el placer de comer está presente. En esos días, el alimento no es una necesidad, es un divertimento y obedece a actos en los que abundan las ingestas de condumio y materia líquida.

Ya en tiempos más próximos, Catalina de Médici pone algo de estilo en el asunto del comer y propone el tenedor en la celebración de su boda con Enrique II de Francia, momento que podríamos considerar como el inicio de la era del tenedor. En aquellos tiempos, la elegancia puede medirse con la soltura que uno tenía para pelar las gambas o separar la chicha del pelaje, y dicen las crónicas que el deficiente manejo de tan fino utensilio puede llegar a ser elemento de prejuicio hacia aristócratas bajo sospecha y comerciantes venidos a más.

Nada que ver con lo que MAKMA propone en formatos de comunicación tan innovadores como los Desayunos-Makma, en los que nuestros invitados han departido, opinado o denunciado públicamente alrededor de la mesa; la nueva serie de Entrevistas-paseo estrenada recientemente; o el actual Balance cultural alrededor de una mesa, como es el caso que nos ocupa. ¿Puede un menú influir en el estado de ánimo?

726×400PX TRASTEVERE-01 Con esta idea de búsqueda permanente, pretendemos ofrecer respuestas a nuestros lectores, y para comunicar más y mejor -hablando sobre la mesa- siempre habrá alguna aceituna que salga rodando para acabar en plato ajeno, sí, pero pinchar hueso tiene esas cosas, y si el formato innovador de Makma sirve para avanzar en una sociedad en la que la oferta cultural gana terreno, sabremos que un granito de arena es nuestro.

Hay que mojarse, y vamos a dejar que el inconsciente deje aflorar en lo más destacado del año en materia Makma. Con este propósito -el de hacer un balance anual-, Makma reúne en el Restaurante Trastévere de Valencia (tercera planta del centro comercial AQUA), y ante buena gastronomía, a una buena parte de su existir: Salva Torres, Ismael Teira, Jose Ramón Alarcón, Merche Medina, JJ Mestre, Carles Figuerola, Fernando Ruiz, Eva Montesinos, Miguel Gregori, y quien suscribe, Vicente Chambó. La dificultad radica en cómo transmitirles de forma breve y concreta lo mucho e intenso que se abordó ante una buena mesa.

Balance anual en el Trastévere de Valencia

Balance anual en el Trastévere de Valencia. Fotografía de Ana Prisacaru.

Para JJ Mestre, sincero y apasionado como pocos a la hora de defender y captar la calidad y el talento musical, “es difícil, bastante difícil, resumir en unas pocas palabras lo más destacado de un año. Por encima de todo destacaría la obra maestra que ha publicado el donostiarra Rafael Berrio, que lleva por título “Paradoja”. Está basada en el existencialismo, pero tiene mucho más. Otros trabajos nacionales que destacaría son el de Germán Salto desde Madrid, el de La Gran Esperanza Blanca desde Valencia, el de Guadalupe Plata desde Jaén o el de Chencho Fernández desde Sevilla».
«A nivel internacional me ha llamado poderosamente la atención que hayan coincidido durante esta añada estupendísimos trabajos con origen en el continente australiano (Courtney Barnett, The Orange Humble Band, Datura 4, Robert Forster o Dick Diver). En cuanto a conciertos que haya tenido el privilegio de asistir, destacaría muchos pero especialmente el excelente estado de forma en que se hallan clásicos como Cracker, The Waterboys o The Godfathers, el resurgir “powerpopero” de nuevas bandas como The Connection o The New Trocaderos y la magnífica experiencia de estar presente junto a medio centenar escaso de asistentes en los conciertos de The Parson Red Heads y de Doug Paisley».
Por su parte, Carles Figuerola afina en su búsqueda centrada en el Jazz. Antes, indaga en otros aspectos para hacer un balance anual muy espontáneo. Para él, 2015 ha sido un año complicado en muchos ámbitos culturales, repleto de pequeños proyectos y en el que ha habido que recurrir al ingenio para enfrentarse a las dificultades. Un ejemplo de un proyecto modesto, destacado, digno y de calidad es el cd publicado por el contrabajista norteamericano Matt Baker, titular en la Orquesta del Palau de les Arts, junto con el guitarrista italiano Fabio Zambelli. ‘Train to Laveno’ es el título del álbum. “Está producido por el sello valenciano Sedajazz” –afirma Carles Figuerola-. “Se trata de composiciones propias, jazz de cámara, lirismo. El ejemplo de un viaje musical que es un verdadero deleite”.
Matt Baker y Fabio Zambelli.Imagen cortesía de Pau Sanchis Tarrazó

Matt Baker y Fabio Zambelli. Imagen cortesía de Pau Sanchis Tarrazó.

Pasando de la música a las artes plásticas, para Merche Medina -recién llegada del sur de Florida, desde donde ha regresado tras tomar el pulso a una veintena de ferias crecidas al calor de Art Basel y Art Miami: “Concluye el curso artístico de 2015 con la constatación de que la principal palpitación de su mercado merodea por lares internacionales al otro lado del Atlántico; más allá de las propuestas que, por cierto, son semejantes en nómina y concepto a cualquier otra iniciativa venal”, sentencia.
Para Merche Medina, “Miami Beach y el otrora depauperado distrito de Wynwood (Midtwon de Miami) ebullen de tacón alto y divisas con el aceite del coleccionismo”.
Siguiendo con la valoración de las ferias de Miami, Medina hace referencia a la presencia destacada de galerías europeas con stand en aquellos mercados.
“Como despunte mediterráneo, cabe destacar la presencia de las galerías valencianas Espai Visor, Set Espai d’Art y Rosa Santos, imprimiendo acentos que nos son próximos a aquel gran poliglotismo ferial”, concluye.
Para Ismael Teira, a la hora de valorar, pesan las expectativas propias de un artista visual frente a la situación de cambios. “Sinceramente, en el caso valenciano, resulta bastante precoz andar haciendo valoraciones ahora. Han pasado algunos meses –en realidad, pocas semanas hábiles– desde el inicio del cambio en el Ajuntament y la Generalitat. En materia cultural no es que hayamos asistido precisamente a radicales y asombrosos cambios; más bien está siendo todo bastante, digamos, medido, o comedido, tal vez debido a la sensación de pre-campaña permanente. Sigue presente el temor de muchos -en Valencia- a que las políticas culturales sigan favoreciendo a unos, en lugar de a otros, pero nunca a los demás o a todos. En resumen, visto lo visto y tal como está el panorama en Madrid, cualquier balance debe esperar”
Para Jose Ramón Alarcón, el reto consiste también en sintetizar en unas líneas la visión de todo un año. “Formalizar una selección de entre cuantas exposiciones han guarnecido los centenares de tabiques y paredes móviles de galerías, instituciones y espacios plurimórficos por estos lares implica tamizar, cerner y cribar con oscilaciones de muñeca en búsqueda de pepitas de oro, como símbolo de razón incuestionable. Ineludible, entonces, apuntar un acento foráneo -anglosajón y germánico- para ceñirse a las figuras de Gillian Wearing -otoño/invierno en el IVAM- y Jürgen Schadeberg -principios del estío en Librería Railowsky-, cuyo empleo antagónico del registro fotográfico permitieron trazar una reflexión sobre el horizonte humano, en base a conceptos de máscara e identidad (Wearing), amén de la radiografía social y el poso diacrónico tras la mirada de un hombre convertido en Leica (Schadeberg). Sombrearon la ciudad con su rúbrica referencia y así lo registró Makma».
Eva Montesinos recurre al análisis del librero y bloguero Bruno Montano (Trabalibros.com). Para Montano, el sector editorial tocó fondo en el año 2008, acumulando una caída en ventas cercana al 40%. Pero se observa que la tendencia en España se ha invertido, experimentando un crecimiento esperanzador durante los dos últimos años. Se estima que diariamente en España se venden más de 421.000 libros. Crece también la edición, alcanzando los 90.000 nuevos títulos anuales. Esta mejora se apoyaría sobre todo en las ventas de libros de texto, los de temática infantil y juvenil, los universitarios y los científico-técnicos.
Se incrementan a su vez los índices de lectura, y aunque la facturación del libro digital en España ha crecido de forma lenta pero continuada, por primera vez en los últimos años la tendencia nos lleva hacia un aumento de la edición en papel con respecto a la edición digital, decreciendo esta última un 1,9%. En este momento en nuestro país, de cada 100 libros publicados 75 se editan en papel. Las librerías y las cadenas de librerías siguen siendo los principales canales de distribución de libros. El librero observa un incremento significativo en las ventas de la literatura juvenil y romántica, así como también aumenta el interés por el cómic y la novela gráfica.
Como curiosidad, en los últimos meses se ha disparado la venta de libros de poesía, espoleada por la irrupción en el mercado de poemarios escritos por cantautores y poetas jóvenes que pasan de las redes sociales y los blogs al papel. El libro más vendido de 2015 ha sido La chica del tren de Paula Hawkins, que junto con La templanza de María Dueñas y Hombres buenos de Pérez-Reverte copan las tres primeras posiciones del Top Ventas. Importante señalar que dos comics, Mortadelo y Filemón. El tesorero de Francisco Ibáñez y Astérix. El papiro del César han estado entre los 10 libros más vendidos del año. Dos recientes novedades, El regreso del Catón, de Matilde Asensi y El secreto de la modelo extraviada de Eduardo Mendoza, pese a llevar poco más de un mes en las librerías, se han posicionado entre los primeros 15.
Según las conclusiones de la pasada Feria de Fráncfort, termómetro del panorama editorial europeo, se observan una serie de tendencias muy marcadas para 2016: Por un lado, repuntará la publicación de las llamadas «domestic noir», novelas de intriga psicológica que transcurren en entornos familiares, siguiendo la estela de La chica del tren de Paula Hawkins y de Perdida de Gillian Flynn. Por otra parte, destacará también la edición de novelas románticas combinadas con ciencia ficción, y por otro, seguirán apareciendo gran cantidad de ensayos que pretenden explicar nuestro actual presente económico, social e histórico.
Para Salva Torres, el balance empieza entre interrogantes: 2015, ¿un año de cine?
Y se atiene a lo dicho por Javier Angulo, director del Festival Internacional de Cine de Valladolid (Seminci): “No entiendo cómo el Ayuntamiento de Valencia no apoya a saco Cinema Jove”. Lo dijo durante el encuentro mantenido con periodistas de diferentes medios valencianos en el que también participó José Luis Cienfuegos, director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, y el propio director de Cinema Jove, Rafael Maluenda, que ejerció de moderador.
“En Valladolid hay paladar de cine”, subrayó Angulo. Paladar que, en el caso de Valencia, está por hacer, subraya Torres. El encuentro audiovisual ‘El Festival y la ciudad’, que acogió La Nau de la Universitat de València organizado por CulturArts IVAC, sirvió para radiografiar el estado de los festivales de cine en España, añade Salva Torres.
También, por contraste, para generar sana envidia con relación a los de Valladolid y Sevilla, cuyas ciudades se vuelcan en dichos certámenes. Falta por ver, ahora que hay cambio de gobierno en la Comunidad Valenciana, si esa apuesta de la ciudad por sus festivales, incluido el Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina, se hace ahora patente o vuelve a ser pasto de las buenas intenciones, concluye Torres, quien visto lo visto termina con una nueva interrogación: «2016, ¿un año de cine? Veremos».
Y para quien suscribe, Vicente Chambó, son muchos los asuntos que se arremolinan en mente respecto al año que finaliza. Como lo es la inmediata clausura de Parking Gallery, que tras cinco años de programación ininterrumpida cierra sus puertas. Afortunadamente, el trabajo realizado por la galería alicantina tendrá continuidad en su fundador Jaime Pérez, que responde a la figura del marchante de los que ya no existen.
Responde a una figura que sería muy interesante recuperar en el sector de las artes plásticas, pues representa a aquella persona que conoce como nadie a un artista y que por lo tanto es capaz de transmitir como nadie su obra. Para Jaime Pérez, en estos cinco años desde que abrió la galería (coincidiendo con el epicentro de la crisis), ha habido muchas iniciativas de las que se siente satisfecho. No se queja en absoluto de no haber recibido apoyos institucionales, pero sí puede presumir de haber luchado hasta el final, Su compromiso con artístas y colaboradores de la Galería le ha llevado a ofertarla a otras personas de diferentes maneras y en condiciones muy especiales, y se puede decir que lo ha intentado todo entre gente que pudieran darle continuidad, pero no ha podido ser. El cierre obedece a una situación personal que le ha cambiado el presente, algo que le impide prestar la atención que merece el trabajo y el trato con los artistas.
Jaime Pérez y Chini Manero en una imagen de Archivo.

Jaime Pérez y Chini Manero en una imagen de Archivo de Parking Gallery.

En una charla mantenida con él, Jaime Pérez confesaba: “En Alicante no he encontrado interés público en generar proyectos de cultura, tampoco ha habido dinero en esta época, es cierto, pero el interés o la sensibilidad no se demuestran sólo con el dinero”. “He escrito textos para artistas amigos y he hecho función de marchante antes de tener la galería, y lo seguiré haciendo en el futuro una vez superada la etapa personal que me lo impide; además, estoy en contacto con galerías en Valencia que puedan llevar la obra de los artistas a los que he llevado en la programación de Parking Gallery”, -concluyó Jaime Pérez-.
Y, respecto a otros temas, recuerdo los excelentes trabajos sobre papel de Ernesto Casero en la Galería pazYcomedias, la apertura de un nuevo espacio para la ilustración como lo es Pepita Lumier, la satisfacción de ver la exposición de la ganadora del primer Premio de Dibujo DKV-MAKMA y la referencia y cita por parte de Arturo Pérez Reverte a Nicolás Bas Martín en su libro Hombres buenos. Bas ganó el premio Blibliografía de la Biblioteca Nacional en 2011 por El Correo de la Ilustración, basado en la correspondencia entre Cabanilles y el librero Parisino Fournier, trabajo por el que es citado por Reverte.
Better humans tomorrow, de Ernesto Casero. Imagen de archivo. Cortesía Galereria PazYComedias

«Better humans tomorrow» de Ernesto Casero. Imagen de archivo. Cortesía Galería pazYcomedias.

Lamentable la ausencia -un año más- de una ley de mecenazgo inteligente y atrevida que sea capaz de fomentar el talento creativo para transformarlo en industrias culturales como fuente de riqueza y empleo, y patético que no haya ningún responsable político capaz de abanderar la causa de un pacto de estado para la educación.
Imagen de portada, detalle de "Comí Jabalí", de Carlos Domingo. Acrílico sobre lienzo, 120 x 200 cm. Imagen archivo Galería Valle Ortí.

Imagen de portada, detalle de «Comí Jabalí», de Carlos Domingo. Acrílico sobre lienzo, 120 x 200 cm. Imagen archivo de la clausurada galería Valle Ortí.

Vicente Chambó