Las bandas se apartan de Les Arts

Ciclo Les Bandes a Les Arts
Comunicado de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV)

No pudo ser. Desde hace meses la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) y Les Arts se citaron para intentar establecer un convenio de trabajo que permitiese una colaboración entre ambas entidades. La inicialmente buena disposición de Davide Livermore, intendente de Les Arts, y Pedro Rodríguez, presidente de la FSMCV, no ha llegado a buen fin debido a las dificultades encontradas en el camino.

La necesidad de Les Arts de cerrar y publicitar su programación para la temporada 2016-2017 puso límite a la fecha de cierre de los acuerdos, pero desgraciadamente el diálogo entre todas las partes implicadas no ha llegado a concretarse debido a los retrasos que la Administración autonómica ha tenido en materia de cultura y que han impedido que tanto su Subdirección general de música como la propia entidad CulturArts contaran a tiempo con interlocutores válidos para los diálogos necesarios que permitieran incrementar los recursos del ciclo Les Bandes a Les Arts.

Imagen de un concierto, cortesía de la FSMCV.

Imagen de un concierto, cortesía de la FSMCV.

La directiva que preside Rodríguez puso como condición inicial que “se ha acabado el que las bandas vayan gratis a actuar” y que deberían de recibir una cantidad por sus actuaciones con la que parcialmente sufragar los gastos que conlleva un desplazamiento y actuación de este tipo. Las cantidades de las que se ha hablado eran de 2.000 euros, IVA incluido, para las bandas pequeñas y medianas, y 5.000 euros para las más grandes. Estas cantidades han sido inasumibles para Les Arts que percibe 60.000 euros de la Generalitat para la organización del ciclo y que, según apunta, se utilizan para abonar los gastos de apertura de salas, programas, personal, etc., no quedando dotación presupuestaria para cubrir gastos de las bandas actuantes.

En estas condiciones el coliseo valenciano ofrecía tan sólo tres fechas en toda la temporada para un concurso en el que las bandas concurriesen con sus proyectos y la FSMCV ha considerado que “no podemos participar en la convocatoria de un concurso así. El esfuerzo que tienen que hacer las Bandas para presentar un proyecto no creemos que sea razonable para solo optar a dos o tres fechas”, ha comunicado la institución musical a la ópera valenciana. No obstante, se incluirán algunas fechas para conciertos de banda en la programación de la temporada próxima fruto del diálogo mantenido durante estos meses.

La FSMCV ha ofrecido sucesivos borradores de acuerdo a Les Arts que incluían diferentes temas de trabajo en común, pero el escollo económico y la falta de interlocución ha hecho que tan sólo se hayan podido ofrecer tres fechas para la realización de conciertos mediante un concurso en el que participarían las más de 500 bandas de música, algo que la FSMCV considera totalmente insuficiente.

Existía además otra propuesta de las Bandas de Buñol, Cullera y Lliria a la FSMCV para participar en el concurso propuesto con conciertos inéditos por parejas y que habían denominado ‘cara a cara’. La propuesta tendrá que esperar a momentos mejores. La FSMCV ya ha informado a estas bandas de que su ofrecimiento no ha sido tenido en cuenta por la sala operística de referencia en nuestra comunidad.

“Esperamos que para el año o temporada próxima podamos hacer más cosas si al final conseguimos regularizar un diálogo con Culturarts y con la Subdirección de música que permita ampliar el ámbito de relación FSMCV-Les Arts o Bandas de música-Generalitat. Diálogo que en la presente legislatura no termina de arrancar”, explicó Rodríguez.

A pesar de todo ello asegura que “la FSMCV no va a cesar en el empeño de que así sea, utilizando todos los medios a nuestro alcance, como hemos hecho en otras ocasiones”.

Concierto de bandas.

Certamen provincial de bandas. Imagen cortesía de la FSMCV.

 

Javier Map y Cristina Ramírez en la Galería JM

Javier Map y Cristina Ramírez, FIN
Galería JM
C/Duquesa de Parcent, 12, Málaga
Hasta el 7 de febrero de 2016

Frente a la distopía que nos advierte sobre los peligros potenciales de las ideologías, prácticas y conductas sobre las cuales se erigen nuestra sociedad actual, no hay posibilidad de redención.  Somos conocedores del mundo geopolítico que tenemos, y ante el abismo que se nos abre, nos encontramos con “un-mundo-en-sí” –una naturaleza a la que somos indiferentes- y presentimos “un-mundo-sin-nosotros”  un lugar que avanza a la deriva, de donde seremos sustraído–-.

La consecuencia sólo puede ser el horror y en definitiva la constatación de que vivimos en un mundo que no sólo es un mundo, ni tampoco la tierra

Pese que la exposición sea conjunta, no encontraremos un “nosotros”. Por una parte, tenemos a Cristina Ramírez que nos muestra paisajes narrativo, y por la otra tenemos a Javier Map con lugares para desaparecer; en ambos casos encontramos la figura humana en clave de huída.

Javier, ofrecerá una visión poliédrica y versátil de lenguaje y técnica, tejiendo una interesante urdimbre de video, escultura y dibujo. La ausencia de figurantes, rota solamente en el doble video de Javier –“señuelos”–, nos pone en contexto. A veces se advierte una fuerza invisible capaz de arrollar ágaves, crasuláceas y árboles, y con poder suficiente para perturbar toda esa naturaleza idílica en una gigantesca trampa.

Señuelos IV. Javier Map, 2015.

Señuelos IV. Javier Map, 2015.

Y frente a esto, podemos advertir cierto equilibrio cósmico, planteado por la artista Cristina Ramírez, la artista ha intervenido el espacio físico de la sala mediante una intervención mural en sintonía con su habitual línea de trabajo en dibujo. Es un paisaje al que ya no pertenecemos, que nos genera la duda respecto a algo que acaba de suceder o está a punto de suceder. A diferencia de ella, Javier Map construye la idea de una naturaleza a la que queremos huir, para refugiarnos y desprendernos de la cultura. Cabe destacar que en ambos hay una persistencia del miedo al fin de los días.

Los de fuera. Cristina Ramírez, 2013.

Los de fuera. Cristina Ramírez, 2013.

Algunas obras –muy singularmente las esculturas y el video de Javier Map– generan en nosotros una tensión. Estos objetos artísticos nos advierten de un peligro simbólico en este preciso instante. Justo ahora, “siendo” en tiempo presente.

Javier Map, es un un artista multidisciplinar actualmente afincado en Huelva. Estudia Bellas Artes en Granada y Florencia, y tras licenciarse, realiza un Postgrado en Bellas Artes en la prestigiosa Saint Martins College de Londres. Su obra ha sido seleccionada y premiada en numerosos concursos y festivales internacionales.

Cristina Ramírez, es una artista Licenciada en Historia del Arte y Bellas Artes; actualmente se encuentra afincada en Granada, donde trabaja desde hace más de diez años. Posee obra premiada y becada en diferentes ocasiones.

Bulegoa: ¿Qué entendemos por contrato?

El Contrato, por Bulegoa zenbaki barik
Sala de Exposiciones Planta 2 de Alhóndiga Bilbao.
Plaza Arriquibar, 4. Bilbao
Hasta el 11 de enero de 2015

En 2013, recibieron la invitación de Alhóndiga Bilbao para desarrollar un proyecto de colaboración. Su respuesta fue ‘El Contrato’, una residencia de dos años. A lo largo del primer año, pusieron en marcha un grupo de lectura en torno a una serie de textos. El objetivo de las sesiones fue indagar cómo los acuerdos asumidos de manera tácita y generalizada condicionan las prácticas y los modos de hacer, estar y actuar.

Imagen de la exposición 'El Contrato' de Bulegoa zenbaki barik en Alhóndiga Bilbao. Fotografía: Jaime Gartzia.

Imagen de la exposición ‘El Contrato’ de Bulegoa zenbaki barik en Alhóndiga Bilbao. Fotografía: Jaime Gartzia.

Las reflexiones y discusiones desarrolladas durante doce de las sesiones de lectura han sido reformuladas en las doce secciones que articulan los contenidos de la exposición ‘El Contrato’ en la Sala de Exposiciones de Alhóndiga Bilbao. Ésta se completa con un programa público de conferencias, un ciclo de cine, acciones performativas y propuestas escénicas. El grupo de lectura El Contrato se reactiva durante estos tres meses, dando lugar a nuevos debates. La pregunta que se hace Bulegoa es: ¿cuáles son, más allá de aquéllos evidentes y explícitos, esos otros contratos, afectivos, invisibles y no dichos que determinan nuestro día a día?

Cartel de la exposición 'El Contrato', de Bulegoa zenbaki bario, en la fachada de Alhóndiga Bilbao. Fotografía: Jaime Gartzia.

Imagen de la exposición ‘El Contrato’ de Bulegoa zenbaki barik en Alhóndiga Bilbao. Fotografía: Jaime Gartzia.

Las obras en la exposición ‘El Contrato’ se presentan en una estructura ideada por Luca Frei. Ésta ofrece varias entradas o desarrollos de las sesiones de lectura en el tiempo y el espacio de la exposición. Así, la relación entre las obras incluidas dentro de cada sección y los contenidos leídos y discutidos durante las sesiones no pretende ser literal ni funcionar en ningún caso como ilustración. Más bien busca estimular nuevas preguntas acerca de esos acuerdos asumidos susceptibles de ser revisados.

Las doce secciones en las que se estructura la muestra son: La escenificación del contrato social, El contrato entre los cuerpos, El contrato en las formas de producción, El contrato como dispositivo, El desmontaje del contrato, El contrato entre teoría y práctica, Desclasificación del contrato, El contrato escrito y el contrato hablado, El contrato pedagógico, La performatividad del contrato, El archivo como contrato y El contrato con el pensar.

Imagen de la exposición 'El Contrato', de Bulegoa zenbaki barik, en la fachada de Alhóndiga Bilbao. Fotografía: Jaime Gartzia.

Cartel de la exposición ‘El Contrato’, de Bulegoa zenbaki barik, en la fachada de Alhóndiga Bilbao. Fotografía: Jaime Gartzia.

La exposición pone en diálogo distintos medios artísticos –pintura, cine, escultura, fotografía, poesía, audio, teatro o danza– con los protocolos asumidos en el espacio expositivo y el espacio escénico, bien para cuestionarlos o bien para reafirmarlos.

Participan en la exposición: Eulalia Abaitua, Lawrence Abu Hamdan, Agency, Elena Aitzkoa, Malús Arbide, BADco, Ricardo Basbaum, Josu Bilbao, Kajsa Dahlberg, Jon Mikel Euba, Luca Frei, grupo de lectura El Contrato, Arne Hendriks, Joost Janmaat y Jasper van den Berg (Academy of Work), Jeleton, Iñaki Imaz, Teresa Lanceta, Karl Larsson, Arantxa Martínez, Asier Mendizabal, Adriana Monti, Rabih Mroué, Carme Nogueira, Anxela Caramés y Uqui Permui (Contenedor de feminismos), Itziar Okariz, Catarina Simão, Daniel Steegmann Mangrané, Gertrude Stein, Teatro Ojo, Wendelien van Oldenborgh.
Bulegoa z/b es una oficina de arte y conocimiento ubicada en el barrio bilbaíno de Solokoetxe. www.bulegoa.org

Imagen de la exposición 'El Contrato' de Bulegoa zenbaki bario en la Alhóndiga de Bilbao. Foto: Jaime Gartzia

Imagen de la exposición ‘El Contrato’ de Bulegoa zenbaki barik en la Alhóndiga de Bilbao. Foto: Jaime Gartzia

“El arte se ha disuelto en la sociedad”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Alberto Adsuara y Carlos Romero, responsables de Visual Talent
Entrevistados por el equipo de dirección de Makma: Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres

Ellos lo tienen claro. Bueno, no tanto. Tienen claro que el arte ya no es lo que era desde la eclosión de las nuevas tecnologías. Pero no saben hacia dónde va ese arte ‘liquidado’ por el avance del turbulento caudal de las redes sociales. Por eso han convocado un concurso de caza talentos que permita dibujar ese nuevo panorama del arte contemporáneo. Se llama Visual Talent, va dirigido a jóvenes de entre 18 y 25 años y tiene formato de reality show. Sus artífices son Alberto Adsuara y Carlos Romero, encabezando un equipo de seis personas pertenecientes a la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) de Valencia.

Alberto Adsuara, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Alberto Adsuara, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

El plazo de inscripción on line termina el 15 de junio y, de momento, ya cuentan con 777 obras presentadas. Obras fotográficas, pintura, diseño, video y, sobre todo, ilustraciones del talento 360º buscado. De todas esas obras, pertenecientes a unos 500 jóvenes, saldrán los 50 seleccionados que pasarán a la segunda fase. Hospedados en el Colegio Mayor Rector Peset, deberán superar una “prueba espectacular” en el cauce del Turia, próximo al Museo de Bellas Artes San Pío V, los días 19 y 20 de julio. “Se les dará pintura negra para que pinten en grupo un gran lienzo, lo cual nos permitirá evaluar sus dotes artísticas, quién manda o quién es más propenso a obedecer, todo ello filmado con dos cámaras”.

Carlos Romero, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Carlos Romero, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“Queremos hacer un reality espectacular, pero serio”

“No queremos que el reality show se nos escape por el lado de la carnaza; queremos un reality espectacular, divertido, pero serio, de corte universitario”, destaca Adsuara. Los 10 elegidos, tras la prueba del lienzo, deberán luego superar otras cinco pruebas secretas, entre las que figura la programada por el artista fallero Manolo Martín. “Hará diez monolitos o tótems que los alumnos deberán manipular. Finalmente indultaremos uno, que irá a la exposición prevista en Las Naves, mientras las nueve restantes esculturas serán quemadas probablemente en el Puerto de Valencia, el sábado 26 de julio”. De ahí saldrán los tres ganadores premiados con una beca de estudios para Diseño Gráfico 2.0 y Bellas Artes en ESAT, valorada cada una en 20.000€.

Alberto Adsuara (izquierda) y Carlos Romero, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Alberto Adsuara (izquierda) y Carlos Romero, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“Visual Talent nos dirá por dónde van los tiros del arte actual”

“Yo estoy convencido de que el arte está en otro lugar, del que todavía no sabemos nada”. Alberto Adsuara lo dice para situar el objetivo de Visual Talent, que además de buscar a esos jóvenes talentos artísticos en la era de Internet y las redes sociales, pretende extraer conclusiones acerca del advenimiento de ese otro arte. “Visual Talent nos dirá por dónde van los tiros del arte contemporáneo”. Porque Adsuara remarca que “el arte se ha disuelto en la sociedad”, y que los jóvenes “no quieren saber nada de objetos físicos”. De ahí a considerar obsoleto el papel de las galerías y museos no hay más que un leve paso.

Alberto Adsuara (izda) y Carlos Romero, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Alberto Adsuara (izda) y Carlos Romero, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“Somos de guión lineal, pero los jóvenes son multimedia”

“El arte de autor ha muerto; ahora se busca el arte versátil de una persona capaz de hacer ilustración, capaz de hacer cine, de pintar un cuadro o de hacer pintura mural”, señala Carlos Romero. “Nosotros somos de guión lineal, pero los jóvenes son de guión multimedia, capaces de relacionarlo todo a la vez y hacerlo incluso bien, con sus pros y sus contras”, añade Romero, para quien incluso el espectador ha cambiado: “Ahora participa, se mete dentro de la obra, incluso la manipula y transforma, y esto no se concibe sin la tecnología de por medio”.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont, Alberto Adsuara y Carlos Romero, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont, Alberto Adsuara y Carlos Romero, durante los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“El siglo XXI tiene una deuda con la ilustración”

Esa transformación del arte tiene como paradoja la vuelta, tras un siglo XX de inclinación vanguardista, de cierta figuración. Eso es al menos lo que apuntan Adsuara y Romero. “Hemos observado que hay miles y miles de jóvenes a los que les está gustando la figuración, porque entienden el arte como una necesidad vital que encuentra en la figuración el medio expresivo ideal”. Y Adsuara concluye: “Esa necesidad de figuración habría que analizarla bien”.

“El siglo XXI”, explica Romero, “tiene una deuda educacionalmente hablando con la ilustración, que ha sido menospreciada al más alto nivel de las Bellas Artes”. Y salen a relucir las Fallas, que “son grotescas y son ilustraciones grandes”. De ahí que se puedan “amar las Fallas, pero no el concepto al que estamos acostumbrados desde hace años”, subraya Adsuara. Esa mezcla de figuración y nuevas tecnologías es lo que les permite hablar de nuevo Renacimiento: talento 360º capaz de dominar las diversas herramientas del universo informático.

De izda a dcha., Salva Torres, Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont, Alberto Adsuara y Carlos Romero en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

De izda a dcha., Salva Torres, Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont, Alberto Adsuara y Carlos Romero en los Desayunos Makma de Lotelito. Foto: Gala Font de Mora.

“Los jóvenes sienten aversión total por el objeto”

“Los alumnos ya no quieren ser artistas, no quieren exponer, eso ya se ha acabado. Lo que quieren ahora es hacer cosas que se disuelven en la sociedad a través de las redes, a través de Internet; hacer un producto artístico que nada tiene que ver con lo señalado por la institución”. Y Adsuara cita el caso de Jonan Perrea, el joven que ha revolucionado youtube con sus historias cotidianas, “montadas de maravilla, con sus carátulas y su música sorprendente, volviendo locas a sus niñas seguidoras e incluso seguidores gays”. También señala el caso de Tracey Emin, cuya instalación de una cama con condones comprada por el gran coleccionista Charles Saatchi será subastada en Christie’s por debajo de su histriónico valor.

“Ya no hay arte en el sentido histórico de Hegel, de la Revolución Francesa, de los 250 últimos años: eso se ha acabado”. Para Adsuara, “no es cuestión de despreciar el objeto”, pero entiende que los jóvenes nómadas actuales sientan “aversión total” por ese objeto “acumulador de polvo”, que ya “han dejado de almacenar como lo hicimos nosotros”. Visual Talent es el concurso encargado de captar jóvenes talentos que den ese giro de 360º a la periclitada concepción del arte contemporáneo.  Alberto Adsuara y Carlos Romero reconocen estar asustados, al tiempo que ilusionados, ante semejante reto. No es para menos.

Alberto Adsuara (izquierda) y Carlos Romero, director de producción y coordinador, respectivamente, de Visual Talent, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Alberto Adsuara (izquierda) y Carlos Romero, director de producción y coordinador, respectivamente, de Visual Talent, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

TV levante, video concurso visualtalent from Makma on Vimeo.

Salva Torres

Un Russafart ‘apoteósico’

Balance de Russafart 2104
Más de 80 espacios del barrio de Russafa en Valencia
Del 30 de mayo al 1 de junio

“Se han superado con creces las expectativas”. Arístides Rosell, coordinador de la bienal artística Russafart, valoró esa superación en torno a los 60.000 visitantes que acudieron a los cerca de 90 espacios abiertos al público durante los tres días. En la anterior edición, rondaron los 40.000. Pintores, escultores, fotógrafos, videoartistas y performers, que abrieron las puertas de sus estudios y talleres, pudieron sentir ese interés de la gente por el arte que se hace fuera de los circuitos comerciales. Ya sea directamente en sus espacios de producción e incluso a pie de calle, los miles de visitantes (“público diferente, respetuoso e interesado por el arte”: Arístides) comprobaron la agitación artística de un barrio cuya bienal no para de crecer.

Imagen tomada en el estudio de Anna Sanchis durante los días de Russafart 2014. Fotografía: Maite Bäckman.

Imagen tomada en el estudio de Anna Sanchis durante los días de Russafart 2014. Fotografía: Maite Bäckman.

“Ha sido apoteósico”, recalca el coordinador de Russafart, que ha tenido como lema este año ‘Comunicando arte’. Galeristas, gestores culturales y coleccionistas pudieron tomar nota de esa ingente comunicación, difícil de cuantificar económicamente, dada la discreción en las ventas, pero que Rosell valora muy positivamente a nivel de contactos y futuros proyectos. “Se han tramitado exposiciones con artistas y el menudeo del mercado se ha movido”.

Obras del estudio de Miguel Ángel Aranda. Fotografía: Maite Bäckman.

Obras del estudio de Miguel Ángel Aranda. Fotografía: Maite Bäckman.

La participación, por primera vez en Russafart, de artistas internacionales invitados, en esta ocasión procedentes de la Asociación Llave Maestra de Río de Janeiro, también ha contribuido a elevar la capacidad de intercambio cultural de la bienal. “Es un proyecto que se gestó hace tres años y del que ahora se recogen sus frutos”. Los 10 artistas brasileños participantes, que llevan 24 años haciendo su Russafart en el barrio de Santa Teresa, aportaron sus obras y su experiencia en la organización de un evento similar.

Imagen tomada del estudio de Araceli Carrión en Russafart. Fotografía: Maite Bäckman.

Imagen tomada del estudio de Araceli Carrión en Russafart. Fotografía: Maite Bäckman.

Tráfico “colapsado” durante los tres días de la bienal (“no se podía aparcar”, subraya Arístides), estudios abiertos de par en par, gente entrando y saliendo de los diferentes espacios, animación cultural en todo el barrio, dejan la sensación, apuntada por el catedrático Román de la Calle, de hallarnos ante “un proyecto inductivo, no institucional”. Un proyecto que nace de abajo hacia arriba y que sirve de “imán para ayudar a la transformación” de un arte que De la Calle entiende como esencial para el enriquecimiento social, lejos del carácter decorativo que suele atribuírsele.

Acto de clausura de Russafart 2014 en Sporting Club Russafa con Julio Montalvo Collectiva. Fotografía: Maite Bäckman.

Acto de clausura de Russafart 2014 en Sporting Club Russafa con Julio Montalvo Collectiva. Fotografía: Maite Bäckman.

Con un presupuesto exiguo, más que integrado por dotación económica compuesto por ayudas en la producción o en materia de seguridad ciudadana, Russafart sigue haciendo valer el altruismo de cuantos colaboran, cuyo “ingente trabajo” Arístides Rosell recordó que no tenía precio. “Todo esto si se cuantifica son miles de euros, pero finalmente es low cost”, señaló durante la presentación de la bienal. La tarea pendiente de alcanzar (el presupuesto necesario para que tamaña creatividad tenga la recompensa que se merece) resulta complicada. “Cada año partimos de cero; es como volver a empezar”, concluyó Rosell. He ahí la apuesta, de nuevo sobre la mesa, de la próxima bienal. Porque Román de la Calle lo tenía claro: “El año que viene alzaremos la mano”. La quinta edición de Russafart ya está en marcha.

Artistas brasileños de Asociación Llave Maestra durante Russafart. Fotografía: Maite Bäckman.

Artistas brasileños de Asociación Llave Maestra durante Russafart. Fotografía: Maite Bäckman.

Imagen tomada durante los días de Russafart 2014. Fotografía: Maite Bäckman.

Imagen tomada durante los días de Russafart 2014. Fotografía: Maite Bäckman.

Imagen tomada en el estudio de Miguel Ángel Aranda durante los días de Russafart 2014. Fotografía: Maite Bäckman.

Imagen tomada en el estudio de Miguel Ángel Aranda durante los días de Russafart 2014. Fotografía: Maite Bäckman.

Salva Torres