Cuando hay verdad

¿De qué nos reímos en Europa?
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Agosto de 2019

En estos últimos años de bulimia cultural con fondo anoréxico aparecen, de vez en cuando, eventos culturales que redimen a la Instituciones Programadoras de su estulticia ideologizada y cansina.

Nada asegura que un proyecto cultural vaya a funcionar, pero lo que ha quedado claro es que todo depende generalmente del personaje que se lo inventa, de sus conocimientos y de su capacidad de trabajo. Podría parecer esta afirmación una perogrullada innecesaria, y casi lo sería si no fuera porque resulta del todo necesario reivindicar los proyectos realizados por verdaderos expertos. 

Cabe la pregunta, ¿qué sería un verdadero experto? Pues aquel que no sólo está bien informado. Y también aquel cuya independencia “natural” le ha mantenido lejos de los poderes fácticos, o al menos a la distancia justa. Un estudioso, un ratón de biblioteca, un apasionado, un conocedor y un trabajador impenitente. De alguna forma y a su manera (la de cada cual) un sabio que aleja de sus conocimientos toda esa deriva “revolucionaria” que, paradójicamente demandan las Instituciones. Todo lo contrario, pues, a un “intelectual orgánico”, por naturaleza mediocre. Si no directamente incompetente.

Una de las veladas de cine en el Centre del Carme. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Cuando se dan estas cualidades a un experto sólo le queda explosionar. Cosa que hará sólo y exclusivamente cuando alguien se lo permita con una simple contratación basada en la confianza. Acaba de pasar aquí, en Valencia. El Centro Cultural del Carmen ha contratado a Dani Gascó para hacer un ciclo de cine en los claustros del Museo. 

La propuesta ha sido -y es- excelente debido a una doble imprevisibilidad: 1. la contratación de un experto de verdad, Dani Gascó, que no era previsible en un mundo tan burocratizado e ideologizado como el valenciano (decir cultura valenciana podría ser un perfecto oxímoron), y 2. la extraña y excelente selección de películas que el propio Dani Gascó se ha encargado en ocasiones de traducir y subtitular -en un empeño generoso y atrevido. Un recorrido por la comedia europea desde el punto de vista de un conocedor independiente. Y conviene insistir en esto último.

Así, la propuesta de Dani en el Carmen ha sido posible cuando ciertos planetas se han alineado de una forma en la que no suelen hacerlo y el resultado, casi azaroso por ello, ha sido un evento cultural valenciano del todo original, culto y popular, ameno y culturizante, imprevisible y por ello necesario. Espero que en ediciones venideras no me valencianicen al bueno de Dani y lo dejen así, independiente y ciudadano del mundo. Dicen que las comparaciones son odiosas. No es exacto: son buenas, al menos, cuando el dinero público está por en medio.

Fotograma de ‘La vida de bohemia’, de Aki Kaurismaki, dentro del ciclo ‘¿De qué nos reímos en Europa?’. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Alberto Adsuara

Humor común europeo

¿De qué nos reímos en Europa?
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Agosto de 2019

El humor tiene infinidad de rostros y registros. Un sinfín de manifestaciones que dependen del talante y estado de ánimo de cada persona y de multitud de factores de su entorno, territorio, idioma, nivel cultural…Eso lo saben bien los cómicos y humoristas nómadas que actúan en directo ante distintos públicos, pues evalúan las distintas reacciones que provocan sus chistes, monólogos y sketch. ¿Se podría hablar de un humor común europeo en lo que se refiere al séptimo arte? Es la cuestión que plantea el ciclo de cine de comedia ¿De qué nos reímos en Europa?, organizado por el Centre del Carme que, a lo largo del mes de agosto, ofrece 26 títulos producidos en los siglos XX y XXI. 

Clásicos poco conocidos, obras maestras ignotas, y films interesantes que por motivos diversos no llegaron a estrenarse en España comparten cartel con títulos imprescindibles de la comedia europea descatalogados. En palabras de José Luis Pérez Pont, director del Centre, “no es un repositorio de películas sino una propuesta específicamente diseñada para el Centre del Carme, con la ayuda del crítico Daniel Gascó, cuya intención es potenciar y poner en valor la comedia como un género que nos permite  tratar ciertos temas y problemáticas desde otro punto de vista, con el humor como aliado”.

Una de las noches de cine en el Claustro del Centre del Carme. Imagen cortesía del Centre del Carme.

“En este ciclo abordamos la comedia, un género en ocasiones poco atendido en los circuitos especializados, que nos sirve para construir el relato de la forma de vida de los europeos, en la línea de la exposición European Puzzle, con múltiples miradas a Europa y países como Alemania, Italia, Francia, España además de Rusia, Ucrania, Suecia o Hungría, etcétera”, añade Pérez Pont

Por su parte, Gascó define su propuesta como “un amplio recorrido geográfico y temporal por las diferentes formas de humor que ha dado el viejo continente desde que el cine comenzó su andadura hasta nuestros días».

Fotograma de ‘Solo para hombres’, de Fernando Fernán Gómez.

Dos películas españolas del pasado siglo están incluidas en el menú: ‘Solo para hombres’(1960), de Fernando Fernán Gómez, con él mismo como protagonista junto a una bellísima Analia Gadé, una denuncia en clave satírica de la situación que sufría la mujer en la España franquista sin más posibilidades de realizarse que ser madre, monja o prostituta. También ‘La línea del cielo’ (1984) , de Fernando Colomo, protagonizada por Antonio Resines en la piel de Gustavo, un fotógrafo que viaja a Nueva York, intenta con poco éxito dominar el inglés y se enamora locamente de una española.

Italia es el país más representado, con media docena de títulos, “obras maestras que sirven para poner nuestro énfasis en una comedia modélica que ha influido en todo el mundo”, dice Gascó. Se refiere a ‘Perfetti sconosciutti’ (2016), una siniestra fábula sobre las relaciones de pareja y el influjo en la intimidad de las redes sociales que ha generado hasta nueve remakes, cuya versión original italiana cerrará el ciclo. 

Fotograma de ‘Mafioso’, de Alberto Lattuada.

Se verá también ‘Mafioso’ (1962), un trabajo magistral escrito por Marco Ferreri y Rafael Azcona, y dirigido por Alberto Lattuada, que guarda vínculos con ‘El verdugo’ (1963); una de las comedias más celebradas con Totò, ‘Arrangiatevi’ (1959); un film de culto, ‘Si può fare’ (2008) que seguramente inspiró a Javier Fesser en ‘Campeones’ (2017); el insólito debut de Maurizio Nichetti, ‘Ratataplan’ (1978) y uno de los mejores exponentes de lo que se llamó neorrealismo rosa, ‘Domenica d’agosto’ (1950) que, simbólicamente se proyectará un domingo de agosto.

Alemania es el segundo país con más representación en el ciclo que incluye: ‘Viktor und Viktoria’ (1933), célebre film musical que versionó con mucho éxito Blake Edwards medio siglo después. Tanto ‘La vida en obras’ (1997) comoIm juli’ (2000) derrochan la misma vitalidad que sus jóvenes protagonistas, quienes deben lidiar con un mundo plagado de fronteras o vivir el amor en tiempos de Sida. Dos títulos transgresores representan a las cineastas europeas, con escasa presencia en este género: ‘Hombres, hombres’ (1985) de Doris Dörrie y el filme griego ‘Attennberg ‘(2012) de Athina Rachel.

Fotograma de ‘Hombres, hombres’, de Doris Dörrie.

Que países como Francia o Gran Bretaña, tan fecundos en el género de la comedia estén menos representados en el ciclo se debe, según Gascó, «a que su producción es más conocida y el espíritu que hemos procurado insuflar a esta selección ha sido el del descubrimiento, porque sospechamos que Europa, en toda su extensión, sigue siendo un territorio por (re)descubrir”.

No obstante, hay que celebrar la inclusión de ‘The Rutles’ (1978), la fantástica parodia que Eric Idle, miembro de los Monty Python, hizo a los Beatles; ‘Tandem’ (1987), film que reveló a Patrice Leconte como gran autor y la ópera prima de Cédric Klapisch, inédita también en España, que inaugurará el ciclo: ‘Riens du tout’ (1990).

Excepto los lunes, todas las noches de la semana el Centre del Carme abre sus puertas, a las 22 horas, para ofrecer una película gratuita y en versión original, y disfrutar del cine a la fresca en el corazón de la ciudad y en un entorno cargado de historia.

‘The Rutles’, de Eric Idle, que se proyecta en el Centre del Carme.

Bel Carrasco

‘The Wrong’, cita con el arte digital contemporáneo

Bienal Internacional de Arte Digital ‘The Wrong’
Centre del Carme Cultura Contemporània
Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana
Del 1 de noviembre de 2019 al 1 de marzo de 2020

El Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana presenta la Bienal Internacional de Arte Digital ‘The Wrong’, una propuesta que reúne una amplia selección de obras de arte digital dentro y fuera de internet, acogiendo a los artistas y comisarios del panorama del arte digital de ámbito internacional.

Tras celebrarse en más de 300 pabellones y 80 embajadas en lugares tan dispares y remotos como Siberia, Atenas, Melbourne, Zagreb, Moscú, Toronto, Nueva York, Berlín o Shanghai, ‘The Wrong’ aterriza en València en su cuarta edición y tendrá por primera vez una sede principal en el Centre del Carme Cultura Contemporània.

Classics on prostheses, de Aristarkh Chernyshev. Imagen cortesía del Centre del Carme.

La bienal, que se celebrará del 1 de noviembre de 2019 al 1 de marzo de 2020, se hará extensible también a grandes y pequeñas poblaciones de la Comunitat Valenciana, a través de la colaboración del Consorci de Museus.

‘The Wrong’ no es una bienal exclusivamente en internet, desde su primera edición el contenido se divide en ubicaciones online y offline por todo el mundo. Los pabellones online: espacios virtuales comisariados y accesibles al público donde se exhiben obras de arte digital. Las embajadas offline; espacios de arte como el Centre del Carme en València, galerías, instituciones en ciudades de todo el mundo que desarrollan proyectos temporales que incluyen actuaciones en vivo, talleres, charlas y exposiciones.

David Quiles Guilló, director de la bienal, explicado que “The Wrong es un evento global abierto, descentralizado y destinado a fomentar la cultura digital. Nuestro objetivo es crear, promover e impulsar el arte digital contemporáneo para todos los públicos, a través de un evento bienal que reúne una extensa selección internacional de exposiciones de arte digital”.

Gal Zone, de John Yuyi. Imagen cortesía del Centre del Carme.

El director del Consorci de Museus, José Luis Pérez Pont, señaló que , en su caso, estaban realizando “una apuesta fuerte para acercar esta experiencia de arte digital a toda la Comunitat. El arte digital que por su propia naturaleza no tiene fronteras y que puede llegar a un público exponencialmente mayor, a través de un dispositivo móvil o una tablet, es todavía una de las artes menos conocidas por el gran público”. 

“El arte digital es una de las expresiones artísticas genuinas del siglo XXI, el mundo digital ha transformado la escena artística y la forma de relación entre la obra y el público. ‘The Wrong’ pone a nuestro alcance el trabajo de artistas de diferentes ámbitos de la geografía mundial y nos sirve a su vez para dinamizar el entorno artístico de los pueblos y ciudades de nuestra Comunitat”, añadió. El Consorci de Museus ha abierto ya la convocatoria para que Ayuntamientos de toda la Comunitat Valenciana puedan sumarse a la Bienal como embajadas.

Interiors, de Stefan Saalfeld. Imagen cortesía del Centre del Carme.

‘Epicentre.xyz’ es el título de la muestra colectiva que se exhibirá de forma simultánea en instituciones, museos y espacios culturales por toda la Comunidad Valenciana, seleccionados mediante esta convocatoria pública. Los Ayuntamientos que deseen participar contarán con el apoyo y la colaboración del Consorci de Museus y pueden hacer su inscripción en la web de la institución (www.consorcimuseus.gva.es) hasta el 22 de julio.

La selección de los artistas y comisarios participantes en la bienal también se hace por convocatoria pública que se encuentra abierta a través de la plataforma ‘The Wrong’. Según Quiles, “para esta próxima edición ya hay más de 150 comisarios seleccionados y más de 70 embajadas y el proceso de selección sigue abierto hasta el mismo día de la inauguración. En ‘The Wrong’ cada comisario tiene total independencia para seleccionar los artistas y obras integrantes de su pabellón y/o embajada, y también para elegir cómo mostrar esas obras, por lo que el resultado es como mínimo inesperado”.

En su tercera edición ‘The Wrong’ (de noviembre de 2017 a enero 2018) registró 12 millones de visitantes, y participaron 1.621 artistas seleccionados por 124 comisarios. Su trabajo estuvo expuesto en 114 pabellones online, se organizaron 78 eventos en 38 embajadas por todo el mundo.

Hello Selfie Miami, de Kate Durbin. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Daniel G. Andújar regresa a Alicante

‘Sistema Operativo. Colecciones’, de Daniel G. Andújar
Centro Cultural Las Cigarreras
C / San Carlos, 78. Alicante
Hasta el 13 de julio de 2019

Las itinerancias de las exposiciones del artista Daniel G. Andújar siempre esconden algún recoveco que no se ha visto, alguna pieza creada ex profeso y una muy cuidada capacidad moldeadora del espacio. Parece que con ayuda del espacio y del contexto nunca hay dos exposiciones iguales. Gracias a la colaboración de diferentes instituciones como son el Centre del Carme de València, La Virreina Centre de la Imatge de Barcelona y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, podemos ver en Las Cigarreras de Alicante una exposición que reúne tres décadas de trabajo del artista Daniel G. Andújar, un recorrido más que reconocible por algunos de los proyectos más característicos de su trayectoria.

Este hecho deriva de la labor del Consorcio de Museos por expandir las grandes exposiciones de mayor repercusión y calado expuestas en València hacia otros territorios. Pero, como decíamos, nunca hay dos exposiciones iguales y el aliciente que fomenta la visita en el caso de Alicante es un audiovisual de reciente creación que referencia a la letra y a la voz del poeta Miguel Hernández. ‘Sistema operativo. Colecciones’ es un recorrido por la historia de este país, por el espacio público reconvertido a través de internet y por esas estructuras casi repetitivas que enmarcan los conflictos sociales actuales.

A la entrada de la nave de Las Cigarreras podemos observar ‘Dirigentes’, una instalación que podría pasarnos desapercibida –o peor, convertirse en una especie de extraño photocall– y cuya intención es precisamente reflexionar sobre el bombardeo de imágenes que recibimos de manera continua. Observando las imágenes dispuestas, casi estirando el cuello hacia lo incómodo, se viene a la cabeza una de esas frases casi apocalípticas y estremecedoras  leídas en el libro de José Antonio Palao, ‘La profecía de la imagen-mundo’, en el explícitamente explica que “el mundo se convertirá en imagen”, si es que no lo es ya…

Términos como ‘aldea global’ o ‘sujeto digital’ fundamentan el paradigma informativo y en su mayoría incoherente en el que vivimos. Por ello, las acciones de Daniel G. Andújar pretenden dotar al espectador de herramientas a través de las que reflexionar sobre lo que le rodea. Ejemplo de ello son las intervenciones recabadas por Technologies To The People (TTTP), compañía ficticia creada por el artista a mediados de los 90, y, en concreto, TTTP Photo Collection, un compendio de imágenes de todo tipo que nos lleva a preguntarnos por el copyright, los procesos digitales y las colecciones. La problemática radica aquí en la manera en la que la esfera pública de Habermas se ha visto proyectada en el ámbito de lo digital, pero sigue resultando parcial y sesgada por la derivada capacidad para el acceso de cada individuo. 

Algunas de las obras de la exposición ‘Sistema Operativo. Colecciones’, de Daniel G. Andújar. Fotografía: María Ramis.

En la obra de Andújar la observación e investigación del momento, la localización y la influencia del contexto son claves y desencadenan una serie de proyecciones en, prácticamente, todos los trabajos que realiza. En ‘Democraticemos la democracia’ genera un discurso filosófico bajo un lema y lo encaja en un espacio que ha sido destrozado en las últimas décadas, contextualizándolo a través de estrategias reales, externas a lo artístico y que insisten en crear conciencia sobre el espacio público.

Un espacio quizá más interno, pero también público, es el del museo, y con la instalación ‘Master Pieces. Hack the Museum – El museo del pueblo’ continúa con la cuestión de la copia, ahora basada en la reproducción de la obra de arte como sujeto y sobre el acceso a esas obras, al igual que ya hizo con el acceso a la información digital. El concepto de espacio público se retransforma y deja de ser el lugar donde ocurre o donde se instala el hecho artístico, para convertirse en el propio espacio a considerar: qué ocurre, cómo ocurre, cómo se utiliza y cómo, según qué elementos se introduzcan, subvierte los hechos previamente apostados.

Especial atención, como decíamos, derivado del contexto quizá, es, sin duda, la reciente creación del audiovisual ‘Campo de concentración en Albatera’, un adelanto de su trabajo y una apuesta por reconocer hechos históricos que han sido en muchas ocasiones ignorados. La pieza rescata la voz del poeta Miguel Hernández mientras entona su poema ‘Canción de joven esposo soldado’, único documento sonoro que registra la voz del poeta. Mientras puede leerse la letra en la pared, la entonación y las imágenes cenitales que se muestran logran trasladar al espectador y generar conciencia del horror y la necesidad de memoria histórica. 

Imagen de ‘Campo de concentración en Albatera’ (2019), de Daniel G. Andújar. Fotografía: María Ramis.

Son más de 50 los proyectos que han sido escogidos para mostrarse en este espacio y, derivado de esta intención, algunas piezas poseen una mayor significación: por ejemplo, las que hablan de especulación inmobiliaria en la costa mediterránea. Tras mucho tiempo sin exponer en su lugar de origen, Daniel G. Andújar ha regresado para proporcionar los utensilios necesarios que nos permitan discurrir sobre cuestiones de lo informativo, lo digital, sus derivadas afecciones a lo social, y sobre los cambios derivados de las decisiones políticas y económicas. Las asociaciones conceptuales que se producen en su obra son, sin duda, escaparates al conflicto, al análisis, e invitaciones, imposibles de rechazar, al pensamiento reflexivo tan necesario en este momento de constante bombardeo informativo.   

María Ramis 

Xu Bing presenta su libro escrito con emoticonos

Book from the Ground, de Xu Bing
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Miércoles 24 de abril de 2019

El artista chino Xu Bing presentará el 24 de abril su publicación ‘Book from the Ground’ escrita únicamente con emoticonos y que ha sido editada por el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, con motivo de la exposición ‘Art for the people’. Xu Bing ofrecerá en el Centre del Carme un workshop en el que invitará a personas de diferentes edades, incluyendo un niño o niña a interpretar su libro.

‘Book From The Ground’ (el ‘Libro de la Tierra’) es una historia sin palabras, compuesta por más de 8.000 iconos, un relato de 24 horas en la vida de Mr. Black. Con él el artista crea un lenguaje universal, sin letras ni caracteres, haciendo posible que su libro se pueda leer sin que los conocimientos idiomáticos del lector supongan un impedimento para su comprensión.

Exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme

La problemática del lenguaje ocupa una parte importante en su trabajo y es el hilo conductor de su obra, donde el arte tradicional y el arte conceptual van intrínsecamente unidos. La publicación ‘Book From The Ground’ está en la línea de su exposición ‘Art for the people’ (‘Arte para el pueblo’) que presenta en el Centre del Carme, su primera gran exposición en España.

Una gigantesca banderola expuesta en el MoMA de Nueva York y en el Victoria & Albert Museum de Londres corona la sala Ferreres-Goerlich. Quien no conozca el sistema de escritura inventado por Xu Bing puede pensar que la bandera ‘Art for the people’ está escrita en chino, cuando en realidad cada grafía china es una palabra escrita en inglés con letras de nuestro alfabeto. La bandera dice: “Art for the people, dijo el Presidente Mao”. Xu Bing juega con el engaño, con lo que parece y no es para realizar una crítica en clave de humor, una crítica velada, a la política china y a sus tradiciones.

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, destacó  que “la lengua, seña de identidad de un pueblo, puede constituir también una frontera. La obra de Xu Bing es crítica, es humor pero también es, desde un profundo respecto a la tradición china, una invitación a descubrir su cultura, a través de su lengua”.

“Xu Bing convierte la Sala Ferreres en un templo de la cultura china, sin fronteras, con escrituras sagradas que no dicen nada y con dibujos que dicen mucho. En su búsqueda por hallar el lenguaje universal Xu Bing nos presenta el primer libro escrito única y exclusivamente por emoticonos que hoy en día todos podemos entender”, señaló Pérez Pont.

La comisaria de la muestra Marta Millet explicó que “hasta hoy, el artista ha seguido desarrollando la idea de un nuevo lenguaje, haciéndolo todavía más accesible a un mayor número de personas, independientemente de sus bagajes lingüísticos. Como continuación de su clásica obra ‘Book from the Sky’, el artista presenta, en esta exposición, una nueva novela gráfica, ‘Book From The Ground’, compuesta íntegramente de símbolos e iconos que se entienden universalmente, una historia legible sin palabras”.

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Al igual que toda la producción de Xu Bing la exposición del Centre del Carme está montada de un modo muy didáctico, invitando al espectador a participar. De este modo, en medio de una recreación de lo que fue su estudio en el que escribió el libro, se han instalado dos ordenadores para que el público pueda escribir su propio relato transformándolo en emoticonos. Sus publicaciones quedarán grabadas de modo que el artista podrá después conocerlas.

En una de las subsalas de Ferreres se muestra su primera gran instalación Book From The Sky, (1987-1991). La instalación es como un templo dedicado a una lengua sin sentido. Libros, rollos y paneles, con miles de caracteres chinos grabados en papel, invitan a la lectura; la cual es imposible, ya que todos y cada uno han sido inventados por el artista. No hay significado alguno. Gran ironía, las apariencias y el descubrimiento de lo que, en realidad, es. Primero fue aclamada como una de las creaciones más significativas del llamado grupo New Wave o del Movimiento del ’85, pero después del incidente en la plaza Tiananmen fue percibida como una obra fútil y banal.

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Vista de la exposición de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Después de mudarse a los Estados Unidos en los años 90, Xu Bing también creó un nuevo sistema de escritura: letras de nuestro abecedario combinadas de manera que parecen auténtica caligrafía china. El público puede aprender a leer y a escribir este nuevo sistema en la sala de exposiciones, en el aula de ‘Square Word Calligraphy’, una instalación que recrea un aula de un colegio chino y que permite al espectador sentarse a practicar con el pincel y la tinta sobre el cuaderno, cual niño en la escuela; como él mismo hizo a diario durante su infancia.

Con este mismo sistema de escritura el artista chino ha traducido para el Centre del Carme el poema de ‘El bon poble’ de Ausiàs March, al estilo Xu Bing. Se trata de una obra creada ex profeso para esta exposición, inspirándose en la cultura valenciana, en su tradición, en diálogo con la cultura china. El hecho de crear lo que parece y no es va más allá del lenguaje escrito, también trabaja con imágenes. Como en sus Background Story, grandes cajas de luz que enmarcan un dibujo clásico oriental, típico de los antiguos maestros de la pintura china. Lo que parece una gran tinta sobre papel resulta ser un embrollo de desechos que, jugando con la luz, proyectan su sombra sobre cristal translúcido engañando nuestra percepción. Plásticos, hojas secas, retales, ramas… en esta instalación no se han aplicado pigmentos con el pincel.

Obra de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Obra de Xu Bing. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Viaje con Javier Reverte en #LetrasdelMediterráneo

Javier Reverte en #LetrasdelMediterráneo
Fundació Cañada Blanch y Casa Mediterráneo
Jorge Juan 4, València
Miércoles 17 de abril de 2019 a las 19:30

Fundación Cañada Blanch y Casa Mediterráneo prosiguen su programación conjunta #LetrasdelMediterráneo mediante un encuentro con el escritor y periodista Javier Reverte, que tendrá lugar el próximo miércoles 17 de abril, a las 19:30, en el Paraninfo del Centre Cultural La Nau. La actividad es gratuita con aforo limitado.

Javier Reverte es un conocido escritor, viajero y periodista, profesión que ha ejercido durante casi 30 años. Tres décadas de vivencias que acercará a los asistentes, dando unas pinceladas también sobre la propia evolución del periodismo. Moderará el encuentro la periodista Sonia Marco.

El autor hablará principalmente sobre sus viajes: “toda mi vida me ha gustado escaparme, ya en el colegio trataba de escaparme siempre”. Entre sus experiencias destaca su primer viaje, en el que “me impresionó mucho el mar, fui corriendo a ver si el agua era salada, a ver si no me habían engañado. Hoy todavía hay personas del interior de España que nunca han visto el mar”.

Portadas de algunos de los títulos más significativos del escritor y periodista Javier Reverte.

Portadas de algunos de los títulos más significativos del escritor y periodista Javier Reverte.

Estas y otras experiencias alrededor del mundo servirán para realizar un retrato personal sobre su enigmática trayectoria y por qué recomienda viajar solo para escribir y hablar con la gente de los pueblos que visita. Ejemplo del interés que suscita Reverte es el documental ‘Imprescindibles: Javier Reverte, el amigo de Ulises’, una producción de La 2 de RTVE que forma parte de una serie sobre personajes destacados de la cultura española del siglo XX.

Javier Reverte trabajó como corresponsal de prensa en Londres de 1971 a 1973, en París de 1973 a 1977, y en Lisboa en 1978. Articulista, cronista político y redactor jefe de prensa, Reverte fue enviado especial a numerosos países de todo el mundo, trabajando como reportero en el programa ‘En Portada’, de TVE, y subdirector del desaparecido diario Pueblo. En la última década ha publicado numerosos libros de viajes, como ‘El sueño de África’, ‘El corazón de Ulises’ y ‘Canta Irlanda’, donde recoge sus impresiones sobre el país y recorre la historia y leyendas de la isla.

Además, por todas sus aventuras en más de 70 países, la Sociedad Geográfica Española le ha nombrado miembro de honor; galardón que ha recibido recientemente de manos de Su Majestad el Rey Felipe VI.

Una personaje relevante de la cultura y sociedad que forma parte de la apuesta de Casa Mediterráneo y Fundación Cañada Blanch por auspiciar iniciativas para dar a conocer nuevas perspectivas a través del arte, la literatura y la música.

El pianista marroquí Marouam Benabdallh protagoniza el ciclo #Artesdelmediterráneo, que se celebrará el 22 de mayo en el Centre del Carme.

El pianista marroquí Marouam Benabdallh protagoniza el ciclo #Artesdelmediterráneo, que se celebrará el 22 de mayo en el Centre del Carme.

Actividades futuras

La programación de Fundación Cañada Blanch continuará en mayo con varias actividades, como el ciclo Conectalks, compuesto por cinco ponencias que comenzarán el martes 7 de mayo. La primera, bajo el título ‘El universo invisible: agujeros negros y el radiotelescopio ALMA’, estará a cargo de Rafael Bachiller, director del Observatorio Nacional.

Del 7 al 11 de mayo la Fundación invita al público a asistir al Festival Photon, evento que patrocina desde su primera edición y que por noveno año consecutivo continúa apostando por este proyecto que visibiliza y potencia a los fotógrafos.

La música será otra de las protagonistas dentro de la programación conjunta de Fundación Cañada Blanch y Casa Mediterráneo, con el concierto del pianista marroquí Marouam Benabdallh, dentro del ciclo #Artesdelmediterráneo, que se celebrará el 22 de mayo en el Centre del Carme.

Por último, continuando con la estela de Javier Reverte, en mayo estará en la sede de la Fundación la escritora Espido Freire dentro del ciclo #LetrasdelMediterráneo, el miércoles 29 a las 19:00.

Con esta fuerte apuesta, Fundación Cañada Blanch trabaja por incentivar el pensamiento crítico y profundizar en las experiencias del público programando una oferta cultural variada y diferente que pueda generar interés para la población.

El escritor y periodista Javier Reverte durante un instante del documental ‘Imprescindibles: Javier Reverte, el amigo de Ulises’, de RTVE.

El escritor y periodista Javier Reverte durante un instante del documental ‘Imprescindibles: Javier Reverte, el amigo de Ulises’, de RTVE.

En busca de la lucidez perdida

La desaparición de las luciérnagas, de Josep Tornero
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 19 de mayo de 2019

“La muerte realiza un rapidísimo montaje de nuestra vida: selecciona sus momentos verdaderamente significativos y los ordena sucesivamente, haciendo nuestro presente infinito, inestable e incierto, un pasado claro, estable, cierto y por lo tanto lingüísticamente bien descriptible. El montaje realiza sobre el material del film lo que la muerte realiza sobre la vida”. Lo dijo el cineasta Pier Paolo Pasolini, en quien se inspira Josep Tornero y al que sin duda evoca, proponiendo un montaje de su exposición La desaparición de las luciérnagas igualmente a caballo entre la vida y la muerte.

“El título hace referencia a un artículo de Pasolini, conocido por el de las luciérnagas, pero que en realidad se llama El vacío del poder, en el que alude a esas luces intermitentes y pequeñas de las luciérnagas, que desaparecen a medida que el poder amplía sus focos de luz”, explica Tornero de su proyecto, resultado de la convocatoria Escletxes de producción y apoyo a la investigación del Consorci de Museus de la Generalitat Valenciana. Un proyecto en el que ha trabajado alrededor de dos años, tomando como punto de partida ese texto del realizador de Teorema o Saló o los 120 días de Sodoma.

Vista de la exposición 'La desaparición de las luciérnagas', de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Vista de la exposición ‘La desaparición de las luciérnagas’, de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

La exposición, que permanecerá en el Centre del Carme hasta el 19 de mayo, se hace cargo de esa luz, sin duda mortecina por culpa de los violentos fogonazos del poder ejercido con una violencia inusitada durante el siglo XX, para mostrar las huellas siniestras de su arrasamiento. Tornero se refiere al “uso del miedo por parte del poder para limitar las libertades del ciudadano”, que viene a apagar el destello de esas luciérnagas como “metáfora de la luz de la cultura y la lucidez”. Por eso entiende que La desaparición de las luciérnagas “es un título poético”, revelador del contenido que el artista ofrece en su exposición.

Mediante una serie de pinturas (“intento dejarme los riñones para que sea pintura”), esculturas, fotografías y vinilos, el artista dibuja cierto panorama de la sociedad contemporánea, utilizando determinadas imágenes iconográficas de la historia del arte y del cine. “Busco imágenes que tengan viveza y remuevan la mirada del espectador, sin mensaje explícito, ni moraleja”. Imágenes que vengan a alterar la mirada complacida de la gente, en el mismo sentido en que lo hacía Pasolini en sus películas.

Josep Tornero en su exposición 'La desaparición de las luciérnagas'. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Josep Tornero en su exposición ‘La desaparición de las luciérnagas’. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Tornero asiente, pero con una salvedad: “No busco la transgresión, sino que utilizo imágenes que por sí mismas tengan esa fuerza”. La fuerza de una lucidez amenazada por un exceso de luz, de violencia, de poder destructivo. “Desde la convocatoria a la exposición he ido buscando más imágenes, que se sumaban a las que ya tenía yo archivadas, saliendo del contexto del artículo de Pasolini y de la iconografía de [Georges] Didi-Huberman, que es más onírica”, explica quien fue entre 2015 y 2016 artista residente en la Academia de España en Roma, donde vio por última vez in situ las luciérnagas aludidas en su proyecto. “Esas pequeñas luces, que vi en la subida donde está la Academia, van poco a poco desapareciendo”, subraya.

Pasolini, que además de cineasta fue un lúcido pensador de su propia obra y de la sociedad de su tiempo, advirtió de dos peligros: el integrismo moral y la cultura de masas como cultura de la transgresión rentabilizada, convertida en dinero. “El artículo en que me baso es muy visionario, escrito en 1975 poco antes de que lo asesinaran. Tiene la fuerza del último Pasolini, el decepcionado con todo”, señala Tornero, que utiliza referentes fotográficos de la primera mitad del siglo XX, del cine primitivo y del cine negro: “Toda esa imaginería ha ido construyendo mi trabajo”. También alude al cineasta David Lynch, a la pintura de Gerhard Richter, a las máscaras de gas, Halloween y el vintage.

'La desaparición de las luciérnagas', de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

‘La desaparición de las luciérnagas’, de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

“Llevo diez años pintando con ausencia de color, trabajando con grises que le dan ese carácter relacionado con el paso del tiempo y la memoria”. Un blanco y negro que viene a resaltar la crudeza de la luz mortecina, de donde emergen como fantasmas del pasado soldados del ejército nazi, el humo de las Torres Gemelas tras el ataque suicida, el anillo infernal de Sandro Botticelli o una de las Furias de Ribera. Una amalgama de imágenes en cruento montaje. “En Roma es cuando me empapé de las formas barrocas, a través de paredes llenas de cuadros diferentes”, que es lo que traslada al mural del Centre del Carme. “Imágenes que entre sí permiten construir una historia, más allá de su carácter seriado”.

Un historia marcada por esas diferentes visiones que del horror han ido dejando los artistas y de las que Tornero se sirve para motivar la reflexión. “No busco la provocación”, insiste, “no hay provocación alguna, porque las imágenes están ahí, aunque se traten de ocultar”. Por eso dice que más que provocar, intenta “remover la conciencia del espectador”, porque, “todo lo malo y también lo bueno de la vida permanecerá, pero nosotros no”. De nuevo el baile entre la vida y la muerte, que el artista recoge en las esculturas que complementan esa visión descarnada.

'La desaparición de las luciérnagas', de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

‘La desaparición de las luciérnagas’, de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

“Son máscaras antigás como símbolos que fusionan una alteridad y abre sus límites”, destaca quien realizó su tesis doctoral sobre el rostro y las máscaras, de las que también habla Pasolini. “El poder utiliza máscaras y si se las quitaran veríamos que detrás no hay nada”. Máscaras que introduce desde su definición griega, “desde el prósopon” que es “a la vez rostro, máscara, persona, personaje, lo que se muestra, lo que va por delante”.

La desaparición de las luciérnagas muestra el horror de la luz sometida a las tinieblas. “No abordo la idea del miedo como terror, sino como reflejo de los temores e inquietudes del ser humano”, precisa. Y lo hace de una forma poética: “La belleza artística no está reñida con la reflexión, después de todo yo soy un artista visual que trata de provocar esa reflexión mediante imágenes atractivas para la mirada”. Que aparezcan las luciérnagas, abatidas por el exceso de luz que arroja el poder, depende de cierta pausa: “Dedicarle dos minutos a la contemplación de cada imagen”. Por eso dice Tornero que la muestra “es una invitación a la pausa y al mirar sin prisas las cosas”.

'La desaparición de las luciérnagas', de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

‘La desaparición de las luciérnagas’, de Josep Tornero. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Salva Torres

Un silencio a gritos

Donde germinan los silencios, proyecto comisariado por Irene Ballester
Marie-Pierre Guiennot, Alejandro Mañas, Pepe Beas, Art al Quadrat, José Miguel Abril, Remedios Clérigues y Joan Tosca Cuquerella
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 5 de mayo de 2019

El Centre del Carme Cultura Contemporània de Valencia acoge la exposición ‘Donde germinan los silencios’, una propuesta comisariada por Irene Ballester que busca la recuperación de la memoria histórica desde una perspectiva de género. A partir de la obra de Marie-Pierre Guiennot, y de los valencianos Alejandro Mañas, Pepe Beas, Art al Quadrat, José Miguel Abril, Remedios Clérigues y Joan Tosca Cuquerella, ‘Donde germinan los silencios’ habla de sanación, reparación y construcción de la memoria.

Según Irene Ballester, “el arte es una herramienta de sensibilización frente a cualquier abuso. Un lenguaje que otorga palabra al silencio y presencia a lo extinguido, además de un instrumento de sensibilización en torno a la defensa de los derechos humanos de mujeres y hombres. Desde 1936 hasta la actualidad, una parte de la historia de España ha sido en primer lugar perseguida, para ser posteriormente silenciada y borrada de nuestra memoria”.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Desde un punto de vista poético, la exposición ofrece una deconstrucción de esos silencios a partir del arte. A través de diferentes herramientas artísticas, este proyecto quiere dar voz y poner luz sobre la memoria histórica que ha sido borrada y especialmente en el caso de la mujer.

“Esta exposición y este espacio evocador de silencios donde se lleva a cabo, tiene como objetivo mantener viva la memoria, y con ella, abrir políticas del perdón y de la reconciliación que nos permitirán trabajar por alcanzar una sociedad más justa e igualitaria”, explicó Ballester, quien añadió que ““ninguna obra nos dejará indiferente”.

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, señaló que “en una semana en la que reivindicamos el papel de la mujer en la sociedad, esta exposición promueve la inquietud, el cuestionamiento del relato hegemónico, ofreciendo nuevos relatos para construir la historia y permitiendo la reflexión”. Las palabras de Svetlana Aleixévich inspiran este proyecto: “Todo lo que sabemos de la guerra, lo sabemos de la voz masculina. Todos somos prisioneros de las percepciones y sensaciones ‘masculinas’. Las mujeres, mientras tanto, guardan silencio”.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Mediante diferentes herramientas artísticas, Marie-Pierre Guiennot interpreta de una manera abstracta el dolor y el sufrimiento. Alejandro Mañas evoca los fusilamientos de una forma metafórica. El colectivo Art al Quadrat relata la historia de las mujeres represaliadas por el franquismo y los escarnios públicos a los que fueron sometidas por ser mujeres y por ser republicanas. Las esculturas de Remedios Clérigues están hechas con restos de metralla de la Guerra Civil, “con ello visibiliza los cuerpos de las mujeres convertidos en campos de batalla”, subrayó la comisaria.

Pepe Beas habla del fusilamiento de las personas amadas, mientras que los rostros esculpidos de José Miguel Abril identifican un lenguaje de sufrimiento y angustia, sinónimo de memoria dolorosa. Por último, Joan Tosca Cuquerella habla de cómo la memoria ha sido borrada con el paso del tiempo. “De una manera poética, pone el acento  en la mirada y en el paso del tiempo, donde el olvido y la memoria se reconcilian para que nuestros ojos puedan ver y entender lo que se vio y se llevó a cabo en tiempo convulsos llenos de represión”, precisó Ballester.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme

Pérez Pont recordó la implicación del Consorci de Museus por la igualdad de género y anunció que próximamente se pondrá en marcha la segunda edición de los proyectos de investigación resultantes de la convocatoria ‘Reset’ de relecturas de género y multiculturalidad. También apuntó que “si en su primera edición se revisaron las colecciones de los museos de Bellas Artes de Castellón y de Alicante, en esta ocasión los proyectos analizarán desde la perspectiva de género los fondos del Museo de Arte Contemporáneo Vicente Aguilera Cerní de Vilafamés y del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante”.

El proyecto ‘Donde germinan los silencios’ nace en 2017 en Aragón, en colaboración con el Gobierno de Aragón, la Fundación Santa María de Albarracín, la galería Coll Blanc Espai d´Art y con la Asociación Pozos de Caudé. La Asociación Pozos de Caudé recuerda cada año a los 1.005 fusilados durante la Guerra Civil española y sepultados en fosas comunes en este paraje cercano a la ciudad de Teruel.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Donde germinan los silencios. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Jesús Madriñán explora la identidad juvenil

Mil noches y una noche, de Jesús Madriñán
Centre del Carme
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 30 de marzo de 2019

El Centre del Carme acoge la exposición ‘Mil noches y una noche’, de Jesús Madriñán, comisariada por Montserrat Pis, dentro de los proyectos resultantes de su convocatoria V.O. de comisariado. El trabajo de Madriñán explora los procesos de construcción de la identidad juvenil recurriendo a un formato clásico, el retrato, pero situándolo fuera de contexto. Armado con focos, trípode y una cámara analógica de gran formato, el artista improvisa un estudio fotográfico en locales de ocio nocturno.

Según el director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, “esta exposición nos invita a reflexionar sobre el concepto de identidad en el siglo XXI, una muestra introspectiva ya que detrás de esos 37 rostros se encuentra el del artista, artífice de esta creación y de su propia búsqueda del yo”.

Mil noches y una noche, de Jesús Madriñán. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Mil noches y una noche, de Jesús Madriñán. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Haciendo una analogía con los cuentos de ‘Las mil y una noches’ las diferentes series fotográficas de Madriñán expuestas en Tabacalera de Madrid, en la Academia de España en Roma o en Paris Photo se reúnen por primera vez juntas en el Centre del Carme como un conjunto de relatos que se suceden en el tiempo, nutriéndose los unos a los otros de sus experiencias. “Cada noche lleva en sí el germen de la próxima”, explicó la comisaria Montserrat Pis, quien subrayó la coherencia de la trayectoria del artista.

“Cada fotografía puede entenderse como un capítulo autónomo, vinculado al resto en el acabado y la temática, pero sobre todo en su profunda humanidad. A través de sus retratos, Madriñán se cuestiona a sí mismo y nos expone a unas miradas directas, intrigantes e inquisitivas que jamás ofrecen respuestas definitivas. La exposición concluye del otro lado de las tinieblas, cuando la luz se perfila en el horizonte y la velada toca a su fin. Como en la ficción literaria, la llegada del amanecer determina la suspensión de la narración. Por ahora” explicó la comisaria.

Vista de la exposición 'Mil noches y una noche', de Jesús Madriñán. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Vista de la exposición ‘Mil noches y una noche’, de Jesús Madriñán. Imagen cortesía del Centre del Carme.

La obra de Jesús Madriñán está a medio caballo entre la fotografía documental y la escenificación. Según el artista “no hay nada amañado en las fotografías, es todo espontáneo”. La espontaneidad del momento de tomar las fotografías contrasta con la técnica depurada y minuciosa empleada por el artista, entre la fotografía narrativa y la comercial “de esa contradicción surge una fotografía que resulta onírica, casi poética”, explicó Madriñán quien define sus fotografías como un “choque de trenes, entre el siglo XIX, en cuanto a la técnica utilizada y el siglo XXI, por el contexto y la escenografía.

Esta serie surgió mientras el artista cursaba un Máster de Fotografía en Reino Unido. El concepto original está basado en sus vivencias y retrata a jóvenes londinenses que frecuentaban varias discotecas de la zona del East End. Pese a ser la serie más corta de las tres que integran esta muestra, ‘Good Night London’ marcó el camino que seguirían los dos proyectos posteriores. Sus imágenes rezuman cosmopolitismo, elegancia y sobriedad. La aparente simplicidad y la ausencia de anécdota otorgan a las fotografías una fuerza expresiva y una universalidad que permiten que funcionen en contextos y ante públicos muy diversos.

Obras de Jesús Madriñán. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Obras de Jesús Madriñán. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Al retorno a su Galicia natal, Madriñán emprendió un proyecto que pusiese de manifiesto el contraste entre la juventud urbana de Londres y la del ámbito rural gallego. Durante  un año el artista visitó una decena de discotecas alejadas de los principales núcleos de  población de la comunidad, incorporando imágenes de los parajes naturales en los que estas se encontraban.

La juventud de ‘Boas noites’ está dotada de una espontaneidad y una frescura casi ingenuas, al tiempo que las naturalezas imprimen un espíritu introspectivo y contemplativo. Estas últimas suponen una pausa visual para el espectador mientras establecen un vínculo entre los retratados y su entorno.

Su otro trabajo Dopo Roma’ es fruto de una estancia en la Real Academia de España en Roma. Supuso el  salto a un formato mayor (8 x 10 pulgadas, 20 x 24 cm.) con respecto al de las series  anteriores. Durante su estancia, Madriñán se percató de que la auténtica Roma se ocultaba en la  periferia, lejos de la superficialidad del turismo de masas. Los jóvenes que emergen de los after romanos son tan monumentales como su ciudad. En Roma amanece como no lo hacía en Londres o en Galicia, y cabe preguntarse qué traerá el azul tenue de ese nuevo día. Dopo significa después, pero también más allá.

Jesús Madriñán en su exposición 'Mil noches y una noche'. Imagen cortesía del Centre del Carme.

Jesús Madriñán en su exposición ‘Mil noches y una noche’. Imagen cortesía del Centre del Carme.

La libertad de Cabanyal Íntim, según Elías Taño

Festival Cabanyal Íntim
Presentación del cartel realizado por Elías Taño
Centre del Carme
Jueves 7 de febrero de 2019

El Claustro Gótico del Centre del Carme Cultura Contemporània acogió el pasado jueves 7 de febrero la presentación del cartel de la novena edición del Festival Cabanyal Íntim. El ilustrador y diseñador Elías Taño, inspirándose en el lema de este año -La Libertad-, ha creado la imagen que acompañará a los diez días de programación escénica, del 9 al 19 de mayo de 2019: una mujer rompiendo los barrotes de una jaula, sonriendo victoriosa, con los puños en alto. A sus pies, las casas del Cabanyal. En la paleta de colores vivos destacan el verde lima, el magenta y el amarillo en contraste con el blanco y el negro.

Miembros del equipo de Cabanyal Íntim durante la presentación del cartel de la novena edición del festival, obra de Elías Taño. Imagen cortesía de la organización.

Miembros del equipo de Cabanyal Íntim durante la presentación del cartel de la novena edición del festival, obra de Elías Taño. Fotografía de José Marín Rodríguez (mementoNET) por cortesía de la organización.

En palabras del propio artista: «El Festival Cabanyal Íntim, como tantas otras iniciativas socioculturales, nace de las ruinas de un barrio que lleva muchos años luchando por su libertad. Este propósito solo es real cuando se demanda en colectividad, dejando de lado los intereses individuales».

Isabel Caballero, directora artística, añadió que «la libertad será el eje vertebrador de todo el festival. Un lema que se verá acotado por los diferentes puntos de vista que los artistas nos ofrecerán con sus creaciones».

Cabanyal Íntim. Fotografía de José Marín Rodríguez por cortesía de la organización.

El trío Salami Púrpura durante la fiesta de presentación del cartel de Cabanyal Íntim. Fotografía de José Marín Rodríguez por cortesía de la organización.

Las casi treinta propuestas seleccionadas para la presente edición -de diversas disciplinas como el teatro de texto y el físico, la danza, la performance, las marionetas, el cabaret o la música-, apuntarán hacia la reflexión en torno a la libertad. Un concepto amplio y universal que, en clave de comedia, drama social o poesía, abarcará cuestiones tan importantes como la violencia de género, el maltrato animal, el capitalismo, la libertad sexual, las convenciones sociales, la diversidad, las fronteras, la prostitución, los valores heredados o la autoafirmación, entre otras.

Para cerrar la fiesta de presentación, el trío de «microzarzuela contemporánea» Salami Púrpura -formado por Mónica Sarrión, Clara Camarena y Mono Sapiens- ofrecieron un concierto donde música en directo y teatro-cabaret se fusionaron de manera natural, al más puro estilo del festival Cabanyal Íntim.

Cartel de Elías Taño de la novena edición de Cabanyal Íntim, por cortesía del festival.

Cartel de Elías Taño de la novena edición de Cabanyal Íntim, por cortesía del festival.