Héroes del cáncer

La belleza del cuerpo diferente. Masectoart, de Toni Balanzà
Museo de Ciencias Naturales
Jardines de Viveros
C / General Elio, s/n. Valencia
Hasta el 7 de enero de 2017

La batalla de la vida deja muchas cicatrices. Más o menos ocultas o visibles, más o menos dolorosas y cauterizadas son como medallas que se otorgan a los héroes de la supervivencia. Algunas cicatrices cuentan historias de superación que bien pueden servir de ejemplo y motivo de esperanza a quienes pasan por el mismo trance. Como los que aparecen en la muestra, La belleza del cuerpo diferente. Masectoart, que se expone en el Museo de Ciencias Naturales situado en los Jardines de Viveros. Incluye más de 30 fotografías de mujeres mastectomizadas, y también un par de hombres, Juan y Pedro, que han posado ante la cámara de Toni Balanzà a lo largo de los últimos cuatro años. La exposición se realiza en colaboración con la asociación Vivir como antes y se puede visitar hasta el 7 de enero.

Además de profesional de la fotografía, vídeo y multimedia, Balanzà es óptico en  Benimámet. Una de sus clientes operada de un tumor de mama le pidió que le hiciera una  foto para un calendario solidario en el que participaban otras mujeres en su misma situación. Con el apoyo de su esposa, Ana García, fallecida a causa de un tumor cerebral en 2014, Balanzà prosiguió con entusiasmo la tarea de plasmar en imágenes fotográficas la belleza de los cuerpos diferentes.

Fotografía de Toni Balanzà. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Toni Balanzà. Imagen cortesía del autor.

En 2012, presentó en Kir Royal Gallery de Valencia el primer fruto de su trabajo, la exposición Mujeres mastectomizadas. Una de las fotografías expuestas que representa a una torera con capote obtuvo la calificación de “obra fotográfica excelente” por parte de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (Fepfi), y fue seleccionada para formar parte de la Colección de Honor de FEPFI 2012 y del libro ‘Un año de luz 2012’. En 2015, el antropólogo italiano, Giaccomo del Bechio, la usó para ilustrar una de sus libros destinado a estudiantes de medicina.

“Tras el éxito de la primera exposición más mujeres operadas a causa de un cáncer de mama se ofrecieron a ser fotografiadas por mí”, comenta Balanzà. “También dos hombres que conocí a través de los oncólogos de La Fe interesados en el proyecto. Debido a su presencia tuve que cambiar el nombre, y en vez de Mujeres mastectomizadas, se llama Mastectoart”.

Fotografía de Toni Balanzà. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Toni Balanzà. Imagen cortesía del autor.

Balanzà está realizando un documental que incluye entrevistas de 20 minutos con mujeres que han pasado por esta experiencia para compartir sus sufrimientos y esperanzas con otras que pasan por el mismo trance. Antes de posar ante su cámara, las modelos son maquilladas por un equipo de estilistas que se encarga también de darles un masaje relajante para que se encuentren a gusto en la sesión en la que se desnudan ante el mundo.

Toni Balanzà es presidente de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Valencia (AFPV) y organizador de dos de las 12 ediciones del Premi de Fotografia Professional de la Comunitat Valenciana  Ha sido vicepresidente de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen que ha representado ante la Junta Directiva de la Federación Europea de Fotógrafos Profesionales.

Recientemente ha participado, junto a un centenar de escritores y poetas, en la maquetación del libro ‘El camino del corazón solidario’, cuyo objetivo es recaudar fondos para Casa Caridad de Valencia.

Fotografía de Toni Balanzà. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Toni Balanzà. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

“Sólo quiero un poco de tiempo”

Olivia y Eugenio, de Herbert Morote, dirigida por José Carlos Plaza
Intérpretes: Concha Velasco, Hugo Aritmendiz, Rodrigo Raimondi
Teatro Olympia
C / San Vicente Mártir, 44. Valencia
Hasta el 31 de enero de 2016

“Yo quiero ser Concha, Conchita!”. Nada más. Porque, como ella misma dice, “yo no tengo nada que ver con los personajes que interpreto”. Aunque en esta ocasión haga una excepción: “La obra tiene un final esperanzador, por eso la acepté”. Porque, a pesar de los pesares, “apuesta por la vida”. Como Concha Velasco que, en Olivia y Eugenio, dirigida por José Carlos Plaza y presentada en el Teatro Olympia, parece encarnar la demanda de su protagonista: “Sólo quiero un poco de tiempo”. Tiempo que no tienen muchos de los actores ya fallecidos con los que ha trabajado. Y, de nuevo, las excepciones: “José Sacristán y yo, que somos de edad parecida, y Arturo Fernández, un poco más mayor, somos la imagen viva de la cultura de la posguerra”.

Con Olivia y Eugenio, texto escrito por Herbert Morote, la actriz vallisoletana prolonga esa cultura hasta la más rabiosa actualidad. “Se abordan temas importantes, pero para mí el principal sería el de quién es normal en este mundo”. Y se interroga por esa normalidad preguntando a su vez: “¿Lo son los corruptos, los terroristas, los traficantes?” Y todo ello para subrayar la presencia en la obra de Hugo Aritmendiz, actor con Síndrome de Down que acompaña a Concha Velasco durante todo el tiempo de la representación, algo que la actriz considera un hecho inusual.

Concha Velasco y Hugo Aritmendiz en 'Olivia y Eugenio'. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Concha Velasco y Hugo Aritmendiz en ‘Olivia y Eugenio’. Imagen cortesía de Teatro Olympia.

Olivia y Eugenio trata de una mujer poderosa a la que le diagnostican un cáncer terminal. En semejante tesitura, piensa en el suicidio, no sin antes repasar su situación en el marco de esa actualidad plagada de corrupción, inseguridad y violencia. Sólo Eugenio, el hijo con Síndrome de Down, parece al margen de tan cruda realidad. “Ellos son adorables”, señaló Concha Velasco en relación a cuantos padecen esa enfermedad. “No tienen el germen de la maldad”, subrayó mientras cogía de la mano a Hugo Aritmendiz, nervioso ante los medios. Apenas pudo esbozar que trabajaba en una pastelería y que le gustaría seguir como actor.

La influencia de Eugenio en la vida de Olivia, marcada por ese cáncer, será determinante. A alguien se le escapó el final de la obra y Concha Velasco le restó importancia: “Sí, me convence para que no me suicide, pero tampoco pasa nada por saber el final, porque lo importante es todo lo que va sucediendo”. Esa “mujer socialmente poderosa se siente rechazada por tener un hijo con Síndrome de Down”. De ahí que la actriz pusiera de nuevo el acento en la supuesta normalidad del mundo, que desprecia a seres como Eugenio y acepta otra serie de comportamientos asociales.

Escena de 'Olivia y Eugenio'. Fotografía de Javier Naval. Teatro Olympia de Valencia.

Escena de ‘Olivia y Eugenio’. Fotografía de Javier Naval. Teatro Olympia de Valencia.

Con cerca de un centenar de películas a sus espaldas, obras de teatro y series de televisión, Concha Velasco reconoció su “versatilidad” profesional como fruto de su biografía familiar. “Quizás se deba a que soy hija de una maestra y un militar que me educaron en la disciplina”. De ahí que tenga “tiempo para todo”. Eso y que lo suyo “es vocacional”. Contó que siendo niña ya le dijo a su madre aquello tan célebre de “mamá, quiero ser artista”.

También tuvo tiempo para ironizar sobre la presencia del hijo de la diputada de Podemos, Carolina Bescansa, en el Congreso. “Eso de llevar niños al trabajo… Estos camerinos han sido guarderías donde se han criado los niños”. Y puso como ejemplo sus dos hijos, a los que crío mientras iba de gira con espectáculos como Filomena Marturano. Eso sí, tanta versatilidad y tiempo para todo tiene igualmente sus excepciones: “Ahora todo el mundo quiere dirigir. Yo sólo quiero ser actriz”. Tener la suerte de “poder vivir otras vidas”, para después volver a ser sin más “Concha, Conchita”.

Ver la noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Concha Velasco en 'Olivia y Eugenio'. Teatro Olympia de Valencia.

Concha Velasco en ‘Olivia y Eugenio’. Teatro Olympia de Valencia.

Salva Torres

Heroínas del cáncer

Fotografías de Belén Caballero
Centro Cívico del Puerto de Sagunto
Jardines del Antiguo Sanatorio s/n. Sagunto (Valencia)
Hasta finales de junio, 2015

Desde el éxito de la película Las chicas del calendario es muy común que algún colectivo de hombres o mujeres opte por desnudarse total o parcialmente por una buena causa. Las 21 mujeres que posan en esta ocasión no lo hacen en un calendario sino en una muestra de la fotógrafa Belén Caballero que se expone este mes en el Centro Cívico del Puerto de Sagunto.

Son mujeres de distintas edades y lugares, unidas por un nexo común, han superado un cáncer de mama y retomado las riendas de su vida. Prestando voluntariamente su imagen, sin complejos ni tapujos, animan a las personas y familias afectadas transmitiendo un mensaje de esperanza. La muestra reúne 21 fotografías en gran formato; 70 X 70 centímetros y dos de 70 X 2 metros. Es uno de los actos programados por Amucanma, asociación dedicada al acompañamiento y apoyo de personas afectadas por el cáncer de mama y a sus cuidadores, con motivo de  su segundo aniversario.

Pilar Rico, en un retrato de Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

Pilar Rico, en un retrato de Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

Las organizadoras animan a visitar la muestra fotográfica, pues “van a encontrar cómo la alegría, la amistad, y en general todo lo tremendamente vital, tiene cabida incluso durante los meses o años en los que se convive con el cáncer”, aseguran. “Es una exposición para compartir sentimientos, para compartir experiencias y para crecer todos como personas”. En resumen un proyecto con alma que celebra el triunfo de la vida y las ganas de luchar contra la adversidad para conservarla.

“Las sesiones de fotos con estas mujeres fue una experiencia muy intensa y emocionante, porque se crean relaciones muy íntimas”, dice Caballero. “Pude comprobar que todas son mujeres muy valientes que se han enriquecido y fortalecido superando una difícil prueba como es el cáncer”.

María Jesús Merlos, fotografiada por Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

María Jesús Merlos, fotografiada por Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

“Una etapa más”

Isabel Galdón, una de las modelos y fundadora de Amucanma, reconoce que “superar un cáncer exige un esfuerzo titánico, pero también puede vivirse como una etapa más en la vida, con ilusión por renacer, por sentirse otra vez bella y atractiva”. Durante esta lucha a muerte se desarrolla una mirada introspectiva, la búsqueda de uno mismo. “Después de tanto esfuerzo, y cuando el cáncer ha desaparecido, estamos agotadas, pero entonces comienza el resurgimiento, y esta fase es muy gratificante”, apunta Galdón.

La doctora Elvira Buch, cirujana de la Unidad de Mama del Hospital de Sagunto, sugirió a Galdón que crease una asociación para las mujeres afectadas de cáncer de mama y sin dudarlo se puso manos a la obra. Junto a su amiga Kety Simón Gurumeta, fundó la Asociación de Mujeres de Cáncer de Mamá, Amucanma,  presentada en las XIII Jornadas sobre esta enfermedad, celebradas en el Hospital de Sagunto en mayo de 2013. Ese mismo día se apuntaron muchas mujeres y, posteriormente, se incorporaron también hombres. El 5 de junio tuvo lugar la primera junta general, de la que salió la directiva y un buen número de voluntarias para empezar a poner en marcha un proyecto lleno de ilusión.

Begoña Parras, en un retrato de Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

Begoña Parras, en un retrato de Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

Belén Caballero abrió su estudio a principios de los noventa en la localidad valenciana de Sagunto y desde entonces compagina su actividad de fotógrafo con la docencia del lenguaje fotográfico. Con el tiempo se ha convertido en referente de la fotografía de retrato en el ámbito de lo Social en España y en el resto de Europa.

Ha dirigido cursos y ponencias, y recibido numerosos galardones en prestigiosos concursos internacionales. Es Maestro Fotógrafo de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y de la Imagen, y Medalla de oro de la Confederación Española de Fotografía. Veintisiete obras suyas han destacado en los distintos certámenes de calificaciones de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y de la Imagen de las cuales 21  forman parte de la colección de honor de la Federación Española.

Encarna, retratada por Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

Encarna, retratada por Belén Caballero. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

«Queremos desestigmatizar algunas enfermedades»

Entrevista a Ricard Mamblona y Pepe Miralles, directores de FICAE
I Festival Internacional de Cortometrajes Arte y Enfermedades
Facultad de Bellas Artes
Universidad Politécnica de Valencia
Del 14 al 16 de enero, 2015

El próximo miércoles 14 de enero se inaugura en la Facultat de Belles Arts de la Universitat Politènica de València el FICAE, I Festival Internacional de Cortometrajes Arte y Enfermedades, dedicado en exclusiva al mundo de la enfermedad a través de la mirada cinematográfica. Hemos entrevistado a los directores del Festival.

El FICAE es una iniciativa de la Cátedra Arte y Enfermedades de la Universitat Politènica de València y Proddigi Films con un interés por sensibilizar y generar conciencia sobre la enfermedad, y hacerlo mediante el cine. ¿Cómo nace el FICAE y qué puede aportar respecto a otros festivales sobre esta misma temática?

El FICAE nace de la fusión entre la Cátedra Arte y Enfermedades, que pertenece a la Facultat de Belles Arts de la UPV, y la productora Proddigi Films con el objetivo efectivamente de dar visibilidad y fomentar la sensibilización y conciencia social sobre la enfermedad como proceso de vida. También queremos que FICAE se convierta en un punto de encuentro de libre acceso entre cineastas, artistas, pacientes y público en general. En un primer lugar, lo que pretendemos es intentar desestigmatizar algunas enfermedades como la Hepatitis C o las enfermedades inflamatorias autoinmunes a través de visiones positivas. Especialmente, en la sección oficial, nos hemos enfocado a enfermedades tratables pero que todavía hoy siguen siendo desconocidas o entendidas de forma errónea, y rodeadas de prejuicios y metáforas moralizantes.

Apuntáis a una visión positiva y alentadora de la enfermedad. ¿Qué tipo de cortometrajes vamos a poder ver en FICAE?

El Festival está dividido en tres secciones: documental, ficción y animación, y cada una de estas modalidades acepta propuestas experimentales que son muy afines cuando se mezcla el mundo del arte con el mundo de la enfermedad. Se proyectarán alrededor de 70 cortometrajes de más de 15 países distintos. Las temáticas son muy variadas, que van desde la Hepatitis C o el VIH, las enfermedades mentales o el cáncer, hasta algunas enfermedades consideradas raras.

Casa del Alumno, sede del FICAE. Rotulación en la cristalera de la fachada realizada por Sabina Alcaraz. I Festival Internacional de Cortometrajes Arte y Enfermedades de la UPV.

Casa del Alumno, sede del FICAE. Rotulación en la cristalera de la fachada realizada por Sabina Alcaraz. I Festival Internacional de Cortometrajes Arte y Enfermedades de la UPV.

Aparte de la interesante programación de la sección oficial, ¿qué otras actividades paralelas se han programado en FICAE?

Entendimos desde el inicio de este proyecto que un festival no puede limitarse únicamente a la proyección de películas dentro de la sección oficial. Esta circunstancia y el hecho de que surja y se realice en un ámbito universitario nos hizo plantearnos la idea de extender el Festival a otras sedes, otros públicos posibles y otros contenidos. De esta manera en el Palau de Cerveró (Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero), se albergará la sección “Cine forum”, en la que miembros de CALCSICOVA y AVACOS-H, junto con profesores de la Universidad de Valencia visualizarán una serie de cortos y establecerán diálogos sobre sus contenidos. No podíamos olvidar una realidad de nuestra comunidad universitaria que es la desinformación sobre las infecciones de transmisión sexual y las políticas sanitarias. Por ello en la Casa del Alumno se ha preparado un programa de cortometrajes enfocados a la prevención de la salud titulado “Pensar la enfermedad”.
Durante el proceso de visionado de las películas que se presentaron a la sección oficial nos dimos cuenta de la gran cantidad de audiovisuales cuyas temáticas son las enfermedades que se comparten en redes sociales especializadas como Vimeo. Una selección de estos materiales, entendida como un anarchivo de la enfermedad, es lo que se podrá ver en dos lugares, la Mediateca de la Facultat de Belles Arts y en la página web de la Cátedra Arte y Enfermedades. La Mediateca habilitará un espacio para consultas digitales a otras propuestas que hemos titulado, “O-U-T (Otras unidades temáticas)”, en la que se podrán ver trabajos cuyos contenidos están centrados en la divulgación de las enfermedades poco conocidas por medio de documentales o campañas publicitarias, realizadas fundamentalmente por asociaciones e instituciones publicas. La web de la Cátedra albergará la sección “FICAE en línea” compuesta por los resultados de la elección de unos 500 audiovisuales seleccionados a partir de diversas categorías buscadas en Vimeo, y divididas en secciones como “La clase médica”, “Una vida buena”, “Las cuidadoras”o “Enfermedades sociales”. Todas ellas estarán a disposición de cualquier persona que esté interesada en consultar estos contenidos.

Fotograma de la película E-Agora? Lembra-Me, de Joaquim Pinto. I Festival de Cortometrajes Arte y Enfermedad de la UPV.

Fotograma de la película E Agora? Lembra-me, de Joaquim Pinto. I Festival de Cortometrajes Arte y Enfermedades de la UPV.

Y, curiosamente, abrirá el Festival un largometraje.

En efecto, el Festival se inaugurará con la proyección del documental “E Agora?, Lembra-me” del director portugués Joaquim Pinto. Es una película maravillosa y paradigmática explicada desde la primera persona del realizador quien padece Hepatitis C y tiene VIH. Nos pareció que el tono y la temática de este documental encajaba perfectamente con la esencia de nuestro Festival. Es todo un honor para nosotros contar con esta multipremiada película y con el apoyo de su director.

¿De dónde proviene el interés de esta Cátedra por unir el mundo del arte y la enfermedad?

El arte y la enfermedad, como el arte y la vida, no son dos cosas distintas, forman parte de lo mismo. La Cátedra Arte y Enfermedades, al igual que Proddigi Films, llevamos trabajando e investigando durante mucho tiempo con estos temas, como el proyecto “Perspectives: Art, Liver Diseases and Me” que aúna a artistas y pacientes de todo el mundo para la creación de múltiples obras que tengan que ver con la Hepatitis C.

Fotograma de 'The Normal Heart', de Ryan Murphi. I Festival Internacional de Cortometrajes Arte y Enfermedades de la UPV.

Fotograma de ‘The Normal Heart’, de Ryan Murphy. I Festival Internacional de Cortometrajes Arte y Enfermedades de la UPV.

El Festival durará tres días en los que seguro se generará debate e intercambio de ideas en torno al tema del arte y la enfermedad. ¿Algo que destacar para la gala de clausura?

La ceremonia de clausura y la entrega de premios tendrá lugar el día 16 en la Facultat de Belles Arts de la UPV. Habrá un primer y un segundo premio, valorados en 800€ y 400€ respectivamente, por cada categoría, así como menciones especiales con entrega de trofeo y acreditaciones. Aparte de los premios, el Festival pretende ser un espacio para el debate y la reflexión en torno al arte y la enfermedad y por ello hemos preparado para esta ceremonia de clausura la posibilidad de visualizar trabajos como los de la artista Mar Gascó, cuyo trabajo está relacionado con el mundo hospitalario, una canción de Xevi Pigem, que narra la experiencia de una persona que tiene Hepatitis C, el documental ‘La Candidata’, producido por la Fundació Àmbit Prevenció, y el trailer de la película ‘The Normal Heart’, del director Ryan Murphy, que narra el combate y los desacuerdos de un grupo de activistas de Nueva York que se negó a dejar a los grandes poderosos, los médicos, la prensa o la política, enterrar la realidad alrededor de la epidemia creciente de VIH y que tan necesario es recordarlo en estos momentos. Estos contenidos irán alternándose con las partes protocolarias de la gala y la entrega de premios.

Programa FICAE

consulta toda la programación aquí

Cartel anunciador del FICAE. Universitat Politècnica de València.

Cartel anunciador del FICAE. Universitat Politècnica de València.

Nelo Vinuesa. Lógica ampliada

Nelo Vinuesa. Lógica ampliada

Nuestro mundo se parece, cada vez más, a un enorme y disparatado parque temático. Es el resultado de una estrategia desarrollada eficazmente con el fin de descargar de significado la vida cotidiana. Si miramos bien, es prácticamente imposible asignar responsabilidades por la mala gestión que sufren los estados, porque la red que tejen los intereses planetarios de la política y la economía son una maraña que se retroalimenta, dando la espalda a la “cosa pública”, despreciando el interés general, el equilibrio ambiental y hasta el sentido común. Nuestra sociedad vive inmersa en un simulacro que no es más que una máscara que quiere ocultar su ahondamiento moral.

Ya no es posible hablar de arte sin referirnos a la sociedad, seguramente nunca fue posible hacerlo, pues cuando el arte se queda al margen de la realidad de su tiempo no puede calificarse más allá del divertimento y la impostura estética. En algunas ocasiones los artistas disponen de la capacidad para elaborar una reflexión social mediante un discurso artístico que, a través de lo lúdico, nos guía para desentrañar los significados de lo contemporáneo, como sucede en los trabajos de Nelo Vinuesa (Catarroja, 1980). La condición de la participación del espectador se encuentra presente en algunos de sus trabajos, recordándonos que las cosas no funcionan solas, pues para que el mundo ande nosotros debemos andar. Generalmente, los cambios que esperamos tienen en realidad su origen en la activación de cambios individuales.

Nelo Vinuesa. Serie "Las invasiones", 2013. Imagen cortesía del artista

Nelo Vinuesa. Serie «Las invasiones», 2013. Imagen cortesía del artista

Nelo Vinuesa, en su hibridación de lenguajes, recurre a fuentes diversas con la misma naturalidad que podemos cocinar una paella a leña, mientras con la otra mano utilizamos la última tecnología en un dispositivo de comunicación móvil. Esa interpretación horizontal, no jerárquica, del tiempo y de los recursos le permite hacer cohabitar referencias de la ciencia médica con estímulos estéticos de la cultura popular. Su colaboración para la revista Mètode se ha plasmado mediante el desarrollo de una serie de pinturas y dibujos sobre papel que ha relacionado con el cancer, titulada “Las invasiones”, que conecta coherentemente con trabajos anteriores como “Scroll”  (2006).

Sus obras son el resultado de todo un proceso de superposiciones y estratos que conviven, que se solapan o que se anulan entre campos de acrílico, dibujo, recorte o vinilo. Toda una metáfora del entramado convulso de relaciones propia de individuos que se encuentran en el epicentro del caos global. En este caso, cada una de las capas que integra la obra de Vinuesa son como extremidades de un cuerpo, capaces de configurar la complejidad de un relato médico mientras no se les ampute del contexto, como totalidad que forma parte de una unidad de significación concreta. El sistema completo se comporta de un modo distinto que la suma de sus partes, por lo que se enfatiza la importancia del todo como algo que supera la mera enumeración de las partes que lo integran, a la vez que se pone de manifiesto la interdependencia de estas.

Nelo Vinuesa. Serie "Las invasiones", 2013. Imagen cortesía del artista

Nelo Vinuesa. Serie «Las invasiones», 2013. Imagen cortesía del artista

La historia de la humanidad se caracteriza por la imposibilidad de construir una verdad unívoca, absoluta. La tentación de ficcionar, y amoldarnos con ello a la imagen del deseo y no a la realidad, es una fórmula de subsistencia humana que permite optar por aplicar una dosis de “engaño” mediante la reelaboración de la memoria.

En su trabajo están presentes referencias que proceden de la alta y de la baja cultura, categorizadas en igualdad, predominando un código visual heredado de los primeros videojuegos. Vinuesa nos propone un ejercicio que relativiza la imagen traumática de la enfermedad a través de una inyección de color propia de su método artístico. Su juego nos recuerda que lo imposible no existe, que disponemos de la capacidad para derribar los límites mentales que hacen de nuestra realidad un lugar acotado y angosto, empujándonos a renunciar a la pasividad como forma de estar vivos. La obra de Nelo Vinuesa devuelve felizmente a los mayores a su niñez, a la vez que da a los niños la posibilidad de disfrutar de su momento desde una lógica ampliada.

José Luis Pérez Pont

Nelo Vinuesa. Serie "Las invasiones", 2013. Imagen cortesía del artista

Nelo Vinuesa. Serie «Las invasiones», 2013. Imagen cortesía del artista