“El acoso escolar es ahora más sofisticado y humillante”

Tigres de cristal, de Toni Hill
Editorial Grijalbo
Mayo de 2018

El bullying es la médula espinal de la última novela de Toni Hill, Tigres de cristal, título que hace referencia a la fragilidad de cierta fiereza. Pero Hill va mucho más allá para hacer un fiel retrato de los habitantes de un barrio obrero en las postrimerías del franquismo, los setenta, el cinturón rojo de Barcelona, donde transcurren los avatares de tres familias marcadas por un trágico suceso. Dos niños que sufren abuso y un tercero que los vigila se ven involucrados en un trágico incidente, y casi 40 años después el destino los reúne de nuevo. La novela habla de la familia, de la amistad y del amor pero sobre todo de la necesidad de responsabilizarnos de nuestros actos y de cómo éstos determinan el futuro. El relato avanza a un ritmo sostenido y firme y, al final da un doble giro que deja al lector sin aliento. También el autor da un giro con esta obra pasando de la novela negra y gótica a la psicológica sin por ello renunciar a la intriga. “Tigres de cristal se ciñe menos a un género concreto, es más híbrida, pero creo que mis novelas negras tampoco fueron nunca exactamente canónicas”, dice Hill.

Toni Hill. Imagen cortesía del autor.

Toni Hill. Imagen cortesía del autor.

En este libro se habla de muchas cosas entre ellas de la buena y mala suerte. ¿Somos juguetes del destino?

Un poco sí, aunque también creo que el destino puede alterarse si uno posee la fuerza necesaria para ello. El problema es que a un personaje como Juanpe, la vida lo ha golpeado demasiado pronto y demasiado fuerte, y él está casi convencido de que a lo único que puede aspirar es a sobrevivir.

¿Influye más la familia que el medio social en el desarrollo de la personalidad?

Somos fruto de todo ello sin olvidar los rasgos genéticos de personalidad. La familia es nuestro primer referente y si este falla en su labor de educarnos, querernos y protegernos sin duda tendremos que hacer un esfuerzo mayor para llevar una vida mentalmente sana. El entorno condiciona también nuestra educación y las oportunidades, incluso ahora, cuando vivimos tiempos más igualitarios que en el siglo pasado. Pero somos seres únicos, y por ello encontramos gente que ha salido adelante en condiciones que a priori eran muy adversas y gente que se hunde pese a haber tenido un entorno acomodado y una familia ‘normal’.

¿Le preocupa especialmente el bullying? ¿Cómo ha cambiado en las últimas décadas?

En la novela hay dos casos, uno que se cuenta a posteriori, el de los años setenta, y otro que se vive en directo. Me preocupa porque hasta hace poco era algo que se vivía en la infancia o adolescencia y a lo que nadie hacía demasiado caso. El ‘cosas de críos’ eran expresiones habituales, como si fuera la víctima del bullying la que tenía que cambiar de aspecto, de maneras, de lo que sea, en lugar de corregir a los agresores. La evolución del acoso escolar es muy evidente: de un acoso cara a cara, físico y de contacto hemos pasado al virtual, que no tiene por qué renunciar a lo anterior, y que amplifica la amenaza y aumenta la difusión. Es más sofisticado y más humillante porque consigue congregar a más público, y el afectado o afectada se siente más indefenso, a pesar de que las políticas han cambiado y ahora se ve como un problema real. En cualquier caso, los efectos a largo plazo son bastante graves: desconfianza, dificultad de relacionarse, soledad, depresión…

Portada de 'Tigres de cristal', de Toni Hill. Editorial Grijalbo.

Portada de ‘Tigres de cristal’, de Toni Hill. Editorial Grijalbo.

El narrador muestra un gran amor hacia los personajes. ¿Se debe a que usted conociera el escenario que describe?

Supongo que si abordas un tema en serio y creas unos personajes que son de carne y hueso acabas tomándoles cariño. Yo intento siempre empatizar con todos ellos, incluso con los más negativos: ponerme en su lugar y comprender, que no justificar por qué hacen lo que hacen. No me gusta juzgar a los personajes ni las novelas que intentan enviar un mensaje que esté exento de dudas. Es el lector quien debe sacar conclusiones, no el autor imponer sus tesis. El escenario era muy importante, pero no necesariamente me inspiraba amor hacia los personajes o los hechos, quizá sí cierta nostalgia y el deseo de contar una vida de barrio que ya no existe tal y como la vivimos en los setenta.

¿Para trazar el retrato de los adolescentes se ha basado en sus recuerdos o en los chicos de hoy?

Ambos. Es evidente lo mucho que han cambiado los adolescentes, sobre todo en su relación con sus padres, pero hay algunos elementos que se mantienen porque forman parte de esa edad: la inseguridad, la necesidad de ser aceptado, arrebatos que pasan del desafío a las reglas a la búsqueda de consejo y protección. En eso no son tan distintos a los adolescentes del siglo pasado.

¿La intriga es esencial para enganchar al lector?

Ayuda mucho, aunque el lector puede engancharse también a una manera de contar, a un estilo, a una historia… Pero toda novela debe proponer un conflicto, y la resolución de ese conflicto genera necesariamente una cierta cantidad de intriga. En Tigres de cristal el misterio no pivota tanto en ‘quién lo hizo’ sino en los detalles que rodearon al crimen, cuyos autores conocemos desde casi el inicio de la novela. Nos interesa eso y también lo que harán luego, treinta y siete años después, cuando sus destinos vuelven a cruzarse. En realidad, mi objetivo era que nos interesaran ellos, los personajes, sus actos y sus decisiones, buenas o malas, y a los hechos que provocan en las vidas ajenas.

Toni Hill. Imagen cortesía del autor.

Toni Hill. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

El juego de la venganza

Talión, de Santiago Díaz
Editorial Planeta

La historia y el mundo del arte, desde Medea a La Novia de Kill Bill ofrecen numerosas ejemplos de mujeres que, bajo la inspiración de la diosa Némesis, matan para vengar una afrenta. Más raro es la figura de la justiciera que ejerce la venganza por cuenta ajena y siguiendo los dictados de la bíblica ley de Talión: ‘Ojo por ojo, diente por diente’…

Fotograma de 'Kill Bill', película de Quentin Tarantino en torno a la venganza.

Fotograma de ‘Kill Bill’, película de Quentin Tarantino en torno a la venganza.

‘Talión’ es, precisamente, el título de la primera novela de Santiago Díaz que con una larga trayectoria como guionista en la televisión demuestra que es un consumado narrador sobre el papel. A Marta Aguilera, una periodista de 40 años, le dan únicamente dos meses de vida a causa de un tumor cerebral. Sin lazos afectivos, decide ocupar el tiempo que le queda reparando lo que para ella son injusticias, aplicando su particular ley del Talión. Y aprovecha muy bien ese breve plazo llevándose por delante a un asesino y violador de niñas, a un rumano dedicado a la trata de blancas, a un narco gitano y a una sanguinaria terrorista que acaba de salir de la cárcel. ‘La venganza es un plato que se sirve frío’, pero en este caso llega a la mesa muy caliente.

Ha sido muy osado al apostar por un personaje protagonista, el justiciero, que no tiene tradición literaria en España. ¡Y, además, mujer!

Personas que se toman la justicia por su mano ha habido  desde siempre, tanto en la vida real como en la literatura. En los siglos XV y XVI se pusieron muy de moda las novelas caballerescas, donde un caballero andante trataba de reparar injusticias. De ahí hasta Marta Aguilera, mi protagonista. Que sea una mujer es algo que me atrajo desde el primer momento. Argumentalmente, me aportaba mucho más que si hubiera elegido a un hombre.

Santiago Diaz. Imagen cortesía del autor.

Santiago Diaz. Imagen cortesía del autor.

¿Cómo surgió la historia en su cabeza?

Surgió al leer la noticia sobre un crimen del que el culpable salía indemne. Percibí la indignación de la gente, que tenía la sensación de que no se hacía justicia, y pensé que me gustaría contar la historia de una mujer que se rebelaba contra eso.

¿Se encuentra en ese hipotético 62% de la ciudadanía que apoya o disculpa los actos de la vengadora Talión?

Como Santiago Díaz yo creo en la justicia. A los asesinos hay que detenerlos y juzgarlos con garantías. Pero como lector de una obra de ficción, quiero ver cómo los malos pagan por sus pecados y no puedo evitar sentir empatía por Marta Aguilera.

Una periodista trastornada, una inspectora traumatizada y una terrorista de ETA dura cual pedernal. Las mujeres llevan el peso de la trama. ¿Es algo deliberado para conquistar a las lectoras o le ha salido así?

Me ha salido así. La primera que tenía clara era la inspectora, y después me encantó la idea de enfrentar a dos mujeres tan poderosas como ella y Marta Aguilera, a la que yo no considero demente, sino alguien que ya no tiene nada que perder y toma una decisión, acertada o no. Eso han de juzgarlo los lectores. En cuanto a la terrorista, es una de los malos, pero hay otros, y son hombres.

Un asesino de niñas, un proxeneta, un narco, una terrorista …De todas las facetas del mal, ¿cuál es la que más le repugna?

Todos los que quitan deliberadamente la vida de un inocente me parecen repugnantes, pero para mí ser un asesino y violador de menores es lo peor que se puede ser en la vida.

Uno de sus personajes, guionista de profesión, afirma que no se dedica a contar historias sino a resolver problemas. ¿Es realmente así?

En parte, sí. Escribir un guión algunas veces es muy parecido a armar un gran puzle. Hay que cuadrar decorados, disponibilidad de actores, presupuestos, etcétera. En definitiva, problemas ajenos a la creatividad que hay que solucionar para que el capítulo llegue perfecto a los espectadores.

Cubierta de 'Talión', de Santiago Díaz.

Cubierta de ‘Talión’, de Santiago Díaz.

¿Cómo ha influido su larga trayectoria de guionista a la hora de afrontar su primera novela?

Después de más de veinte años escribiendo guiones he intentado aprender a identificar qué cosas funcionan y cuáles no para atraer al espectador y he procurado trasladarlo a la novela. Por lo demás, escribir una novela me ha dado una libertad que nunca había tenido como guionista.

¿Son tan cruentas las luchas de poder entre las narco familias de gitanos como usted las describe?

La mayoría de los gitanos son gente honrada y trabajadora, pero también es cierto que los grandes clanes de la droga de la Cañada Real han estado tradicionalmente dirigidos por familias de etnia gitana. Y las guerras entre traficantes de droga son especialmente cruentas, sí.

Aunque a veces la acción raya lo inverosímil, el ritmo se mantiene y engancha. ¿Se debe a los trucos que domina del lenguaje audiovisual?

Yo realmente escribo en imágenes, y eso hace que a los lectores les resulte una novela muy rápida y entretenida, que es lo que pretendía hacer desde el principio. Además, mi máxima a la hora de sentarme a escribir fue procurar no aburrir, que la historia avance en cada página. Al igual que en la tele no se puede desperdiciar ni un minuto sin ahondar en la historia que estamos contando, yo he querido no dejar una sola página sin contenido. Siempre pasan cosas, lo que hace que Talión tenga muchísimo ritmo. Y yo no creo que a veces la acción sea inverosímil, lo que ocurre es que es muy cierto aquello de que ‘la realidad en ocasiones supera a la ficción’.

Talión

Imagen de promoción de ‘Talión’, de Santiago Díaz, por cortesía del autor.

Bel Carrasco

Confesiones de un artista gay

Quique Belloch: Escenas de una vida
Bel Carrasco

Su nombre sonaba mucho en el mundillo cultural valenciano de los años noventa. Enrique Belloch. Quique para los amigos. Un productor de teatro y cine que, a principios de los ochenta rodó en Madrid una película con un jovencísimo Antonio Banderas, ‘Pestañas postizas’, y que tras dar clases de teatro en Arganda del Rey regresó a su ciudad natal, Valencia, donde ofreció un taller de arte dramático muy concurrido en la Universidad Politécnica. Poco después abrió la mítica sala Trapezi, el primer espacio multicultural alternativo, donde se reunía la Asociación de Actores Valencianos y los jóvenes interesados en las artes escénicas. Pese a su éxito y proyección en los medios la sala tuvo que cerrar por falta de ayuda institucional, y Belloch derivó al doblaje al frente de Doble Banda productora también de tele movies. El cierre de Canal 9 le llevó a la ruina pero resurgió de sus cenizas cual Ave Fénix para montar ‘Teresa de Ávila’ de su amigo y admirado José María Rodríguez Méndez y rodar un documental sobre el travesti más famoso de la Transición, La Margot.

Cumplidos los 70 años, decidió que era buen momento para hacer recuento de su vida y confió en su amiga Bel Carrasco para contarla en negro sobre blanco. Es el libro ‘Quique Belloch: Escenas de una vida’ (NPQ Sargantana) en el que escribe también el periodista Rafa Marí y otros de sus numerosos amigos. A lo largo de sus páginas, ilustradas con imágenes de la vida y obras de Belloch, el polifacético creador desnuda su alma para evocar desde su feliz infancia hasta los momentos más duros de pérdidas y debacles. Sin tapujos ni pelos en la lengua. De cabo a rabo.

Potada del libro.

Potada del libro.

¿Este libro es un ajuste de cuentas con los fantasmas de su pasado?

No creo en fantasmas, ángeles y demonios. Tampoco en las mediums y mucho menos en las brujas vírgenes. En la serie ‘Midnight Texas’ se encuentran buenas respuestas.

¿Por qué decidió contar su vida?

Seguramente debido a la edad. Al final de la vida se acaban los recuerdos, y por desgracia uno tiene fecha de caducidad que por lógica en mi caso no debe estar ya muy lejos.

Quique Belloch, de bebé. Imagen cortesía del autor.

Quique Belloch, de bebé. Imagen cortesía del autor.

Ha dicho que se trata de un estriptís, ¿pero llega al desnudo integral o se reserva secretos inconfesables?

Lo del estriptís es una floritura literaria y en cuanto a los secretos inconfesables, son eso, secretos inconfesables, lo que no deja de ser una pura contradicción. Para mis amigos no tengo esa clase de secretos ni ningún otro, lo que no saben se lo imaginan. Al resto del mundo no creo que le interesen mucho.

¿Cómo influyó en su vida el hecho de ser gay?

Lo que ha influido en mi vida es el hecho de ser un hombre. Un hombre atractivo, simpático, inteligente y suficientemente culto. Todo eso me convierte en un gran seductor. Lo siento, pero lo que no soy es modesto.

Carnet de la Facultad de Quique Belloch. Imagen cortesía del autor.

Carnet de la Facultad de Quique Belloch. Imagen cortesía del autor.

Tenía un futuro asegurado en la empresa de su padre. ¿Por qué lo dejó para dedicarse a las artes escénicas?

Nunca he optado por decisiones acomodaticias. He sido y soy un aventurero en busca de la libertad tanto colectiva como personal. Lo he tenido todo y también lo he perdido todo en muchas ocasiones y siempre he seguido siendo el mismo.

¿Si pudiera empezar de cero, cambiaría muchas cosas de su vida?

Ninguna.

Se le nota cierto resentimiento contra los gestores culturales que, según usted, no supieron apreciar sus proyectos.

Lo de morderse la lengua no es bueno, la lengua es útil, es culta, puede ser muy larga, pero fundamentalmente es necesaria. Por eso no me gusta utilizarla para hablar de nimiedades.

Quique Belloch con sus perros. Imagen cortesía del autor.

Quique Belloch con sus perros. Imagen cortesía del autor.

¿Qué aportó al panorama cultural valenciano y cómo recuerda aquel ambiente?

Aquello era una merienda de negros en la que algunos engordaron demasiado en cualquiera de las opciones políticas. En lo que respecta a mi aportación en este amoroso y detestable mundo de las artes del espectáculo, tendrán que ser otros y en tiempos mejores los que analicen su significado…O no.

¿Le aburre que le pregunten por su relación con Antonio Banderas?

Sí.

¿Por qué confió en Bel Carrasco para que escribiera el libro?

Fue ella la que confió en mí y ante la duda opté por el sí, y le estoy muy agradecido. En el libro que debería haberse llamado ‘Desde la acera de enfrente’ en lugar de ‘Quique Belloch: escenas de una vida’, los lectores encontrarán en él todas las respuestas o…casi todas.

Quique Belloch. Imagen cortesía del autor.

Quique Belloch. Imagen cortesía del autor.

“Nada hay más fantástico que lo real”

‘El amante germano’, de Pilar Pedraza
El Club Diógenes
Valdemar

En el barrio de Carmen de Valencia en una calle sinuosa por la que fluyen torrentes de turistas habita una Aracné rubia de voz dulce que teje terroríficas historias. En sus últimas novelas Pilar Pedraza evoca el mundo antiguo grecorromano que conoce al dedillo pero impregnado de preocupaciones muy actuales, como el papel de la mujer en la sociedad o esos territorios ambiguos entre la vida y la muerte, lo femenino y lo masculino, lo humano y lo divino. Con ‘El amante germano’ cierra una trilogía que comprende: ‘La perra de Alejandría’ y ‘Las lobas de Tesalia’. Valeria es una joven patricia prometida a un germano integrante de la guardia del emperador asesinado durante una conjura. Viuda antes que esposa, contrae una profunda melancolía que su madre intenta aliviar recurriendo a una hechicera que propone modelar un muñeco de cera a imagen y semejanza de su amado. Pero sus planes no acaban como estaba previsto y se desencadena la tragedia.

¿Cuando la empezó a escribir ya tenía el germen de los tres libros en su cabeza?

Desde mi adolescencia he tenido la idea de cada una de estas novelas, de forma nebulosa. Con el tiempo han ido cobrando vida autónoma y ahora veo claramente por qué. Las tres tratan de mujeres de la Antigüedad que no se resignan a ser esposas y madres. Tienen vida y deseos propios y viven aventuras tan apasionantes y peligrosas como los hombres. Salvo ‘La perra de Alejandría’, inspirada en  Hipatia, son personajes ficcionales aunque, en su locura, verosímiles”.

Portada del libro 'El amante germano'.

Portada del libro ‘El amante germano’.

¿Respeta fielmente los usos y costumbres del mundo clásico o se ha tomado alguna licencia poética? ¿Es cierto que indultaban a los reos si de camino del cadalso se cruzaban con un grupo de vestales?

Lo de las vestales es rigurosamente cierto, como casi todo lo que aparece en la novela, aunque no se trata en absoluto de una novela histórica. Creo que las cosas tremendas que hay en ella son las más realistas. Y los personajes también. La belleza deslumbrante y la curiosa manera de ser del germano son verosímiles. Los emperadores tenían realmente una guardia germana con su propio cuartel y confiaban en ella más que en los pretorianos comunes. Por lo demás, mi libertad para manejar el mundo grecorromano es total, aunque descansa en muchas horas de estudio académico. Mis novelas y cuentos son ficciones fantásticas, pero nada hay más fantástico que lo real.

¿De dónde procede su fascinación por el mundo greco-romano y qué cree que es lo peor y lo mejor de la herencia que nos han dejado?

En ‘La vida de Brian’ se explica fantásticamente lo que debemos a los romanos. El legado grecorromano en nuestra civilización es enorme. Va desde la filosofía y la justicia hasta las carreteras, pasando por la mal llamada cocina mediterránea y el gusto por teñirse el pelo de rubio.

¿Con el personaje de Domicio Porcino, padre de Valeria,  ha querido representar el espíritu práctico y realista del páter familias?

El pater familias romano también es muy nuestro: un señor barrigudo, pragmático y dominante, que se dedica a sus asuntos públicos y al fútbol (perdón, al circo), ignorando los avatares sentimentales y las necesidades afectivas de sus hijos e hijas, alternando con prostitutas de más o menos nivel, y dejándolo todo en manos de la dómina (esposa y madre) y demás mujeres de la casa.

El capítulo que describe una jornada en el circo es uno de los platos fuertes del libro ¿Que las luchadoras, aurigas y cazadoras sean mujeres forma parte del mensaje feminista?

Las aurigas, gladiadoras y demás mujeres luchadoras son reales. En Roma había escuelas de gladiadoras, y se utilizaban prisioneras britanas guerreras en el circo para las carreras de cuadrigas. El hecho de que ese capítulo esté protagonizado exclusivamente por mujeres es un reto que me impuse a mí misma y al lector, para variar el punto de vista tradicional sobre los roles de género, pero en el fondo hay algo de verdad en todo ello.

¿Qué le diría a quien considera lo fantástico una forma de escapar de la realidad?

Que se lo haga mirar por una psiquiatra o que amplíe su cultura al respecto. La cultura de lo fantástico no es de evasión sino de introspección. Lo oscuro habita en nosotros y es bueno conocerlo y trabar amistad con ello, salvo que quieras mirar hacia otro lado y te entretengas -en el arte y en la vida- con comedias románticas más viejas que la tos y totalmente perniciosas. Lo monstruoso sirve también para sobrevivir en medio del capitalismo sin entrañas y no volverse loco.

Pilar Pedraza. Imagen cortesía del autor

Pilar Pedraza. Imagen cortesía del autor

Bel Carrasco

Los viajes interiores de Chirbes

Territorio Chirbes. Ese hombre tiene un mundo en su cabeza, de Toni Tordera
Teatre Auditori de Dénia
C / Calderón, 4. Denia (Alicante)
Viernes 11 de mayo de 2018

Hay escritores que cultivan una imagen pública y se hacen presentes, a través de los medios de comunicación y participando en todo tipo de eventos culturales. Otros, al margen de su mayor o menor éxito prefieren mantenerse en un discreto segundo plano al resguardo de su intimidad. Rafael Chirbes pertenecía claramente al segundo grupo. Debido a su éxito tardío con Crematorio, novela adaptada a la pequeña pantalla en una serie protagonizada por otro valenciano, Pepe Sancho, y con En la orilla tuvo que soportar las servidumbres de la celebridad. Pero su forma de ser le llevaba a vivir a su aire, aislado del mundanal ruido, aunque fuera capaz de captar a distancia sus vibraciones.

No es fácil saber cómo reaccionaría al saberse foco de atención con motivo del Congreso Internacional, El Universo de Rafael Chirbes  dedicado a su figura y obra, organizado por la Fundación que lleva su nombre, que se celebra esta semana en Dénia, del 9 al 12 de mayo, con un denso programa de más de 40 ponencias.

Juanjo Prats y Enric Juezas en 'Territorio Chirbes'. Imagen cortesía del autor.

Juanjo Prats y Enric Juezas en ‘Territorio Chirbes’. Imagen cortesía del autor.

Como aperitivo a este encuentro dentro del Festival 10 Sentidos los días 5, 6 y 8 de mayo se presentó en el Centre del Carme un montaje singular, Ese hombre tiene un mundo en su cabeza, una fábula sobre los viajes interiores de Chirbes firmada por Toni Tordera, Carmen Calvo, Alfons Cervera y Juanjo Prats. El día 11 se ofrecerá una función en Denia, territorio de los orígenes de Chirbes y el próximo otoño se prevén actuaciones en Castellón y Alicante.

“Podríamos definir la vida de Chirbes como un viaje de viajes”, dice Tordera. “Desde su tierra natal, Tavernes de Valldigna, su experiencia en Marruecos, los años transcurridos en Valverde de Burguillos, pequeño pueblo extremeño, y la multiplicidad de sus crónicas de viajero, hasta volver en sus últimos años a su refugio de Beniarbeig , desde donde contemplar sus orígenes en Denia”.

El proyecto no trata de hacer una biografía documentada del escritor, sino una fabulación sobre su mundo interior. Aunque los hechos más notables han sido respetados, consiste en una propuesta de ficción para indagar sobre los procesos creativos del artista, sus dudas, contradicciones y aciertos.

Juanjo Prats y Enric Juezas en 'Territorio Chirbes'. Imagen cortesía del autor.

Juanjo Prats y Enric Juezas en ‘Territorio Chirbes’. Imagen cortesía del autor.

“Lo que presentamos es un espectáculo basado libremente en los escritos de Chirbes recreados por dos autores, el uno narrativo de proyección internacional, Alfons Cervera, y el otro con gran experiencia en la escritura teatral, Juanjo Prats”.

No es un espectáculo en el sentido estricto del término. “Es una instalación, una exposición en la que nuestra imagen de Chirbes dialoga con la obra  de Carmen Calvo, con una dilatada trayectoria de obra expuesta y conservada en museos internacionales de prestigio”.

La idea surgió hace unos años cuando Tordera descubrió la primera novela de Chirbes, Mimoum, que le pareció un relato fantástico.  “A esa impresión seminal se juntaron dos personas imprescindibles, la experiencia escritora de  Cervera, y las obras sobre la memoria de Calvo. La imagen la hemos construido como una apuesta, sin tergiversar hechos y respetando la intimidad de Chirbes, un escritor que quiso oculto su mundo interior”.

Juanjo Prats y Enric Juezas en 'Territorio Chirbes'. Imagen cortesía del autor.

Juanjo Prats y Enric Juezas en ‘Territorio Chirbes’. Imagen cortesía del autor.

Los textos se inspiran en sus tres primeras novelas  escritas en primera persona: Mimoum, La buena letra y Los disparos del cazador. Los personajes los encarnan los actores Juanjo Prats y Enric Juezas en una especie de juego de espejos en el que se reflejan los dos, con la poética del doble.

Además de la imagen del cartel, se han  seleccionado seis piezas de la obra de Carmen Calvo que están presentes en la representación. La relación de los personajes con ellas guía al espectador en este viaje que explora los mundos invisibles de Chirbes, pero a la vez los que todo ser humano oculta a los demás y a sí mismo. Recorriendo los territorios físicos del novelista, La Valldigna, Fez, Valverde de Burguillos, Dénia, Serra Segària, etcétera, esta propuesta pretende llegar a sus territorios menos visitados, sus viajes interiores.

El escritor y crítico literario Rafael Chirbes falleció en agosto de 2015 dejando una estela de grandes títulos:  Mimoun, Los disparos del cazador, La buena letra. Sus últimas novelas, Crematorio y  En la orilla en torno a la corrupción lo catapultaron hasta convertirlo en un autor de éxito. Pese a este triunfo tardío, al margen de su labor literaria se conocen pocos aspectos de su vida, de su modo de encarar la labor de creador y de su posicionamiento como ciudadano. Este montaje pretende aproximarse a esas intenciones.

Juanjo Prats y Enric Juezas en 'Territorio Chirbes'. Imagen cortesía del autor.

Juanjo Prats y Enric Juezas en ‘Territorio Chirbes’. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

“En novela histórica el dato debe producir emoción”

La tierra maldita, de Juan Francisco Ferrándiz
Editorial Grijalbo

El abogado y escritor alicantino Juan Francisco Ferrándiz (Concentaina, 1971) se ha consagrado como autor de novela histórica. Tras ‘Las horas oscuras’ y ‘La llama de la sabiduría’ llega ‘La tierra maldita’ (Grijalbo) ambientada en la Barcelona del siglo IX,  gobernada a distancia por los francos, una ciudad de apenas 1.500 almas asolada por intentos de conquista de los sarracenos y hordas salvajes, y sometida a la tiranía de unos nobles corruptos que explotaban a sus habitantes.

A esa tierra maldita llega el joven obispo Frodoí, nombrado para el cargo por el rey franco, acompañado por una comitiva de colonos que anhelan una nueva oportunidad en la última frontera. Su primera impresión no puede ser más desoladora, pero pronto cae rendido a los encantos de una enigmática dama, la noble Goda, que ama la ciudad por encima de todo. Una docena de editoriales extranjeras desde Portugal a Rusia ya se han interesado por publicar esta obra.

Portada de La tierra maldita.

Portada de La tierra maldita.

“Frodoí es un personaje histórico, en la catedral de Barcelona hay una placa de mármol con su nombre y una historia que oculta un singular misterio”, explica Ferrándiz. “Goda es un personaje ficticio que encierra la esencia del pueblo godo. La alianza de ambos traerá la esperanza a esa tierra pero no será fácil. La novela no sólo la protagonizan ellos, sino que es un tapiz de varias vidas entrelazadas, de hombres y mujeres, nobles y plebeyos, de manera que tenemos varias perspectivas y cada uno con su propia meta personal”.

Ferrándiz escogió ese lugar y esa época del pasado de forma casual. “Quería escribir una novela épica, la más potente que había escrito nunca y encontré mi propia Avalon: la Marca Hispánica. Un puñado de condados pobres y castigados entre los Pirineos y el río Llobregat que separaban el imperio carolingio de Al-Ándalus. Según las crónicas, era uno de los lugares más oscuros y peligrosos del orbe, pero también un manantial de hechos épicos increíbles. Por si fuera poco, en la frontera resistía Barcelona, despoblada y a punto de sucumbir ante el azote sarraceno. Han pasado dos años y aún no he logrado escapar de allí”.

Juan Francisco Ferrándiiz. Imagen cortesía del autor.

Juan Francisco Ferrándiiz. Imagen cortesía del autor.

Remontarse tan atrás en el tiempo no le supuso problema a la hora de documentarse pues hay bastantes estudios históricos. “Además, visitando yacimientos arqueológicos de aquella época la he visualizado en mi mente. Descubrí, por ejemplo, el misterioso origen de los reyes de la Corona de Aragón, la hechicería de la época, la vida en la frontera o historias familiares dignas de la saga de ‘Juego de Tronos’. Sí, la Marca Hispánica era un lugar donde se vivía al límite y así son las historias de sus protagonistas pero no he querido recrearme en la violencia. Procurar que el lector viva aquel tiempo supone mostrarle su cara cruel pero no me regodeo en eso”.

En el año 861 el condado de Barcelona parece al borde de la aniquilación total. Como vasallo de Francia debía proteger la frontera o sucumbir en el intento, pero dos siglos después va camino de su esplendor: ¿Qué ocurrió? “La tierra maldita nos lleva a un tiempo en el que aún no había nada decidido. Todo pudo ser diferente de no ser por la suma de pequeños detalles y grandes proezas. Estaba todo allí, esperando a ser contado. Así cambió el curso de la historia. La novela transcurre en Barcelona y muchos otros escenarios, no es localista sino un universo épico perdido en el tiempo”.

Portada de La llama de la sabiduría.

Portada de La llama de la sabiduría.

Tras sus viajes literarios por el pasado, Ferrándiz opina que el ser humano ha cambiado muy poco en lo que se refiere “a nuestros impulsos básicos: lujuria, ira, codicia… Y al leer las noticias diarias da la impresión de que no tenemos la menor intención de hacerlo. Nunca hasta ahora habíamos tenido tanta información sobre nuestro pasado y sobre la fragilidad del mundo que habitamos, pero sigue siendo casi imposible rectificar y no cometer los mismos errores. Igual que en el siglo IX, hay quien trata de evitar que todo cambie y mejore para la mayoría”.

Como autor de novelas históricas su mayor ambición es aportar detalles, sucesos y hechos insólitos. “Pequeñas historias que para mí son las más grandes, pues son humanas. Siempre he tratado de que el lector viaje a la época donde sucede la novela, que pierda la conciencia de que tiene un libro en las manos y simplemente viva la historia. En ficción histórica el dato debe convertirse en emoción y vida. Si de paso aprendemos cosas de la historia, mucho mejor”, concluye Ferrándiz.

Juan Francisco Ferrándiz. Imagen cortesía del autor.

Juan Francisco Ferrándiz. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

El mundo visto con gafas azules

Azul intenso, de Daniel Montero Galán
Estudio 64
Carrer de Benicolet, 2. (Benimaclet) Valencia
Hasta el 9 de mayo de 2018

Todo el mundo sabe cómo se ve el mundo a través de unas gafas de cristal color de rosa. ¡Maravilloso! ¿Y si los cristales son azules como los de algunas gafas de nadar? A esta hipotética pregunta pretende responder el libro infantil ‘Intensamente azules’, del dramaturgo Juan Mayorga ilustrado por Daniel Montero Galán editado por La Uña Rota. Ambos autores se han aliado para contar una historia sobre cómo atreverse a ver la realidad de otra forma,  que hace sonreír y, al mismo tiempo, reflexionar sobre el orden y el desorden de las cosas y la manera que tenemos de percibirlas.

Así comienza el relato: “Esta mañana, al levantarme, encontré rotas las gafas normales y tuve que ponerme las de nadar. Elegí una corbata a juego -las gafas son intensamente azules- y, tras asegurarme de que no había nadie en el pasillo, salí de casa. En el ascensor coincidí con el presidente de la comunidad, el cual no manifestó sorpresa al verme. A la luz de la calle me di cuenta de que él llevaba puestas unas aletas carmesíes, pero conseguí mirar hacia otro lado. Pronto le saqué una buena ventaja, porque él caminaba con dificultad. Había una espiral de gente alrededor del camión de butano, que hoy repartía bombonas de submarinista. En el kiosco, las portadas anunciaban el diluvio”.

Azul intenso, de Daniel Montero. Imagen cortesía de Estudio 64.

Azul intenso, de Daniel Montero. Imagen cortesía de Estudio 64.

Una proyección o reflejo del libro es la exposición que se puede ver en la galería Studio 64 de Valencia hasta el 9 de mayo: ‘Azul intenso’ que incluye 21 de sus ilustraciones originales realizadas con rotuladores, además de algunos de los bocetos previos.  ¿Por qué el color azul?, le preguntamos a Montero. “Para responder a esta pregunta deberíamos consultar con Juan Mayorga, escritor y protagonista de ‘Intensamente azules’ que en el libro comienza a usar unas gafas de nadar de color azul para realizar todo tipo de tareas, desde ir a comprar leche hasta leer a Schopenhauer. A través de esta nueva percepción con estas lentes, todo cambia, y aprende a mirar el mundo como por primera vez. Aunque puede que la respuesta tampoco la conozca Mayorga, pues estas gafas de color azul, son un regalo que le hicieron sus hijos”.

Lo que más atrae a Montero del azul es que tiene un color complementario tan potente como el naranja y la tensión que se produce cuando los dos se encuentran. “¡Cuando se cruzan vibran!”, exclama. “A la hora de abordar las ilustraciones, quería diferenciar bien dos planos, el de la realidad y el que comienza a observar el protagonista a través de sus gafas de nadar. Y para ello los distinguí a cada uno de ellos con una gama de colores, uno en azules, el otro en naranjas”.

Materiales de 'Azul intenso', de Daniel Montero. Imagen cortesía de Estudio 64.

Materiales de ‘Azul intenso’, de Daniel Montero. Imagen cortesía de Estudio 64.

Daniel Montero (Madrid, 1981) se auto define como ilustrador autodidacta, tonteólogo locurrente, experto en Zooilogía, soñador insomne, creador compulsivo.
Hace más de una década que trabaja como ilustrador en su propio estudio y en distintos campos: carteles, álbumes, viñetas, portadas, revistas, libros, etcétera. Especializado en el campo editorial, ha trabajado para prestigiosos sellos:  Penguin Random House, Edelvives, SM, Anaya o Santillana. Compagina encargos para el público infantil y juvenil con otros para adultos y en su recorrido como autor e ilustrador cuenta con más de una veintena de libros ilustrados. Sus preferidos: El gran Zooilógico (Jaguar 2015), Cartas en el bosque (Cuento de luz, 2016) y los libros que ha realizado junto al dramaturgo Juan Mayorga en la editorial La Uña Rota.

“Me encuentro en un punto y seguido de mi trayectoria”, afirma. “Mi carrera comenzó siendo algo molesta, como un punto negro, hasta que comencé a vivir de mis dibujos. Ya llevo  once años ejerciendo de  ilustrador, avanzando poco a poco y sin flaquear. Intento disfrutar lo más que puedo de mi vida, incluyendo la parte laboral, así que procuro ver mi oficio como un juego. Combino proyectos alimenticios, con otros menos rentables pero mucho más placenteros”.

Entre otros premios Montero Galán ha recibido la Mención de honor en los International Latino Book Awards de Los Angeles, en la categoría de Mejor libro ilustrado de ficción, por The Lonely Mailman, 2017.
Finalista en los premios International Book Awards de Beverly Hills, en la categoría de libros infantiles ilustrados de tapa dura, por The Lonely Mailman, 2017.
Mención especial en el Concurso Internacional de Álbum Ilustrado del Cabildo de Gran Canaria, 2016.
Finalista en el Premio Golden Pinwheel. CCBF China Shanghai International Children´s Book Fair, 2016

Azul intenso, de Daniel Montero. Imagen cortesía de Estudio 64.

Azul intenso, de Daniel Montero. Imagen cortesía de Estudio 64.

Bel Carrasco

Crímenes valencianos de un inglés

‘O el toro te mata a ti’ y ‘Muerte en Valencia’
Jason Webster

La fascinación que sienten los escritores británicos por España, sobre todo por Andalucía viene de antiguo, del siglo XVIII. A lo largo del siglo XIX publicaron centenares de libros de viajes por la península y también son harto conocidos los estudios de hispanistas británicos sobre la guerra civil española. Lo que es más raro es que elijan Valencia como marco para contar historias de crímenes. Es el caso de Jason Webster, autor de una serie de novelas negras protagonizadas por el inspector de policía Max Cámara que se desarrollan en la ciudad del Turia. Hasta ahora han aparecido dos: O el toro te mata a ti y la más reciente Muerte en Valencia, ambos títulos editados por Sargantana.

La visita del Papa, un trágico accidente con víctimas mortales relacionado con las obras del metro, la lucha de un barrio para evitar su demolición son hechos reales del pasado reciente que Webster combina con su imaginación para urdir la trama de Muerte en Valencia. El asesinato de un chef famoso por sus paellas, los ataques a clínicas abortistas y el secuestro de la directora de una de ellas son algunos de los misterios a los que Cámara se enfrenta en esta segunda entrega.

Portada de 'Muerte en Valencia', de Jason Webster.

Portada de ‘Muerte en Valencia’, de Jason Webster.

Casado con una actriz y bailaora flamenca natural de Algemesí, Webster no sólo es un enamorado de España, donde ha residido unos veinte años, sino también un observador atento de sus costumbres, que ha retratado en una docena de libros, tanto ensayos como ficción, así como en documentales para la BBC y Discovery. Nacido en Estados Unidos de familia británica se crió en Reino Unido y Alemania, y también ha vivido en Italia y Egipto. Es licenciado en Filología Árabe e Historia Islámica por la Universidad de Oxford. Un cosmopolita que domina siete idiomas entre los que prefiere el castellano y el persa por su musicalidad.  “Para mi los idiomas empiezan como canciones o melodías”, dice Webster. “Una vez que consigo captar esa melodía, el vocabulario, la gramática, las expresiones, etcétera pueden seguir con cierta fluidez. Pero primero hace falta ese enamoramiento de su musicalidad”.

Webster ha escrito una docena de libros sobre España pero dice no saber exactamente qué es lo que le fascina de este país. “Podría dar una respuesta fácil haciendo comentarios sobre el clima, o la comida, o la gente. Pero al final es algo inefable. España me atrae como una llama le atrae a una palometa. Y, sí, a veces me quemo”.

Jason Webster. Imagen cortesía del autor.

Jason Webster. Imagen cortesía del autor.

Ciudadano del mundo que ha residido en lugares tan diferentes como Italia y Egipto, considera que “las diferencias entre los países se notan cada vez menos, sobre todo dentro de Europa. Las tiendas y los bares son iguales, la gente se viste igual, incluso la comida se parece cada vez más. Viajar fuera de tu país ya no produce la sobredosis de estímulos de los sentidos que causaba antes. O por lo menos a un nivel superficial. Las diferencias están ahí, pero existen a un nivel más profundo, en la manera de pensar, de actuar, las memorias colectivas. Por eso creo que es necesario vivir un largo período en un país o ciudad para empezar a conocerlos de verdad”.

Por otra parte, España ya no es el país que conoció a principios de los noventa. “Con la crisis ha perdido mucha chispa y mucho talento debido, entre otras cosas al éxodo de muchos jóvenes al extranjero”,. comenta

Aunque Valencia, lúdica y luminosa, no parece un escenario muy apropiado de novela negra, la escogió porque, “todos los lugares tienen su lado oscuro”. “Después de haber vivido en ella casi diez años pensaba que la conocía lo suficiente como para empezar una serie de novelas negras ubicadas ahí. Y por aquel entonces, los años 2008 y 2009 la ciudad apestaba a corrupción”, concluye Webster.

Portada de 'O el toro te mata a ti', de Jason Webster.

Portada de ‘O el toro te mata a ti’, de Jason Webster.

Bel Carrasco

40 años de buena Estrella

Teatro de Marionetas la Estrella
Nacida en 1978
40 Aniversario

La pintora valenciana Maite Miralles y el actor Gabriel Fariza iniciaron, en 1978, una gran aventura personal y profesional al formar pareja y crear una compañía de títeres. No podían imaginar que iba a perdurar a lo largo de tanto tiempo y que su ya histórica función, Bombalino y Cuchufleta, dos payasos de peseta llegara a representar la consagración de ambos como actores unidos en la misma onda y en la misma escena.

“Los primeros años fueron creativos, combativos, industriosos, éramos jóvenes y nos comíamos el mundo”, cuentan. Combinaban las colaboraciones en programas de TVE como Barrio Sésamo, La Cometa Blanca y otros con acciones en el Rastro vendiendo artesanía, bolos, festivales y un año actuando por distintos países de Latinoamérica, hasta que nació su primer hijo, Simón, y decidieron sentar cabeza en el Cabanyal cumpliendo así su sueño de tener sala propia. “A pesar de los  malos augurios de quienes aseguraban que no funcionaría por estar alejada del centro, perseveramos, y logramos inaugurar, en abril de 1995, el primer Teatro de Marionetas la Estrella. Desde el principio fuimos acogidos por el público y la prensa con cariño y, a pesar de no recibir ninguna ayuda de la Administración conseguimos darnos a conocer. El boca a  oreja funcionó y llegamos a hacer más de 20.000 espectadores anuales”.

Teatro de Marionetas la Estrella. Imagen cortesía de la Estrella.

Maite Miralles y Gaby Fariza. Imagen cortesía de la Estrella.

Cuando disfrutaban las mieles del éxito llegó la pesadilla en forma de proyecto de prolongación de la Avenida Blasco Ibañez que marcó su tercera etapa.“Este proyecto truncaba todo lo conseguido porque nuestro teatro quedaba en medio de dicha Avenida. No había más remedio que luchar para impedir el barrio desapareciera, y así lo hicimos. Nuestra lucha vecinal duró 17 años”. Fue la etapa más dura pues fueron testigos de la degradación de un entorno que amaban. Los negocios cerraban, la gente cambiaba de domicilio, las casas eran destruidas y las que quedaban eran ocupadas por gente no deseada. El público fue reduciéndose, nadie se atrevía a ir a un lugar tan peligroso. “Los medios de comunicación oficiales nos abandonaron, fuimos vetados, intentaron callarnos y borrarnos del mapa pero no consiguieron que claudicáramos. La Estrella fue el único negocio que siguió abiertp, fuimos la estrella que se mantuvo su propia luz en el barrio. Eso si, tuvimos que buscar nuevas alternativas que nos permitieran vivir de nuestro trabajo”.

Tras una experiencia de dos años en Espai Campanar (2005 y 2006), donde montaron una sala por la que pasaron casi 100.000 espectadores, localizaron, en 2008 un espacio perfecto para montar otro teatro propio ante la posibilidad de que el proyecto Blasco Ibáñez siguiera adelante y se vieran en la calle. Y comenzó la cuarta etapa de la imbatible compañía, la locura de mantener abiertas y dar vida a dos salas, la del Cabanyal y la de Petxina. En total 23 años de esfuerzo y constancia, a lo largo de los cuales, la Estrella fue creciendo. El binomio inicial, Miralles/Fariza se amplió hasta formar un equipo humano de ocho personas fijas entre las que se encuentran los hijos de la pareja y sus compañeras. “Seguimos siendo un equipo familiar, pues de otra forma no habríamos podido sobrevivir a momentos tan duros”.

Teatro de Marionetas la Estrella. Imagen cortesía de la Estrella.

Teatro de Marionetas la Estrella. Imagen cortesía de la Estrella.

Y así se llega al presente, su quinta etapa en la que recogen  el fruto de lo sembrado. “Finalmente pudimos salvar el Cabanyal y poco a poco estamos disfrutando de un renacimiento. La Estrella sigue viva, a pesar de que muchos la habían dado por muerta. Nuestro proyecto, nuestro sueño juvenil lo vemos realizado, le vemos continuidad pues nuestros hijos forman parte de él. En un futuro, dándole sin duda su propia impronta La Estrella seguirá brillando con humildad pero con fuerza en el firmamento cultural valenciano”.

Aunque cumplir casi medio siglo bien merece una fiesta por todo lo alto como profesionales discretos y nada presuntuosos que son pasan de boatos y eventos ostentosos. ¿Cómo van a celebrar sus 40 años? “Hemos dedicado nuestro esfuerzo a crear buenos espectáculos y a ofrecer a nuestro público lo mejor de nosotros, y es con ese público con el que queremos celebrarlo, así que a partir de septiembre intentaremos hacerlo de una manera bonita y divertida. Algo se nos ocurrirá, lo importante es acabar esta temporada lo mejor posible. Cumplir con la programación en las dos salas, acabar el Taller de títeres realizado desde enero en colaboración del TEM y que concluye con el Festival de Titelles al Cabanyal los días 5 y 6 de mayo, participar en el Festival de Títeres de Sevilla, viajar durante julio y agosto de gira por distintas Comunidades, empezar con la producción del próximo estreno, y descansar lo que se pueda para coger fuerzas y poder llegar al pasado mañana”.

Maite Miralles y Gaby Fariza. Imagen cortesía de la Estrella.

Maite Miralles y Gaby Fariza. Imagen cortesía de la Estrella.

Bel Carrasco

La huella del Rey Lobo

Rex Lupus. El Sexto Reino, de Mikel A. Toledo
NPQEditores
Valencia 2018

¿Sabe alguien quién era el Rey Lobo? Muy pocos conocen las hazañas de este personaje singular que, a caballo entre la historia y la leyenda galopó por la Hispania del siglo XII. Un musulmán de origen cristiano, un moro que mantuvo alianzas con los cristianos contra la invasión de los fanáticos almohades y sobre todo un gran monarca que luchó duramente para lograr el bienestar de su pueblo al que gobernó con inteligencia y una tolerancia inusual en su época.

Su memoria perdida en el túnel del tiempo retorna ahora en imágenes y a todo color gracias al empeño de Mikel A.Toledo (Pego, 1968), Miki, autor del cómic histórico ‘Rex Lupus. El Sexto Reino’ cuyo primer volumen acaba de aparecer en NPQEditores. Toledo es un artista polifacético que desde la temprana infancia sintió el impulso de relatar historias mediante imágenes, realizó 60 monumentos falleros entre 1993 y 2013, ha trabajado en un taller de ebanistería, como decorador de interiores y también es profesional del tatuaje.

Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor

Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor

Toledo tuvo noticia por primera vez de Abú Abd Allâh Muhammad ibn Sah´d ibn Mardánish, el llamado Rey Lobo de Valencia y Murcia en 2004 cuando se celebraba en su localidad natal, Pego, el 725 aniversario de la Carta pobla otorgada por el Rey Pedro III El Grande, hijo de Jaime I. El ayuntamiento le encargó una falla conmemorativa y al estudiar la vida de otro personaje histórico, al-Azraq tropezó casualmente con el Rey Lobo.

En 2012, su mujer le regaló una novela de Santiago Roa, La loba de al-Ándalus ambientada en el Reino de Mardánish, el reino de taifas más extenso de la península que abarcaba desde el Delta del Ebro hasta Almería incluyendo parte de Cuenca y Teruel y llegando hasta Jaén.  La novela reavivó su interés por el personaje y encendió una llama que no se consume. Poco después se puso manos a la obra consagrándose a un proyecto de largo recorrido todavía en proceso de elaboración, pues su cómic histórico integra tres volúmenes.

Sólo en el primero ha invertido unas 4.500 horas entre documentación, elaboración de trama, guión, diseño y dibujos. Para empaparse tanto de los hechos históricos como de los detalles de la ambientación (arquitectura, vestimentas, armas, etcétera) realizó innumerables búsquedas en bibliografías de historiadores,  archivos históricos, artículos de divulgación, además de visitar castillos y lugares que aparecen en su obra.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

“El segundo libro está en pleno proceso de creación y tengo la esperanza de que éste será más rápido puesto que ya hay mucho trabajo adelantado,  sobre todo en documentación, aunque la realización de las ilustraciones y el guión es muy laboriosa”, dice Toledo. “Dibujo a lápiz y la pintura aplicada con pinceles, es acuarela. Calculo que en año y medio, máximo dos, podremos editar el segundo libro”.

Cuando se novelan hechos históricos la mayor dificultad es ser fiel a la realidad, además de concretar y sintetizar los hechos en el mínimo texto posible para adaptarlo a la distribución de las viñetas y al lenguaje cómic. “Cuando pretende ser realista, el dibujo tiene que  estar muy bien documentado: ropajes, armas, castillos, caballos, las perspectivas, las proporciones, los encuadres, los gestos, las manos. Todo es mucho más complicado que con un estilo y un color más simple. Pero la satisfacción que siento al ver por fin el libro publicado en papel y poder dar a conocer esta historia y estos personajes me compensa el esfuerzo que le he dedicado”.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

¿Por qué el olvido ha ocultado la figura de este gran monarca? “A la historia oficial  influenciada por los intereses de la iglesia católica no le interesaba recordar que fue un musulmán el que defendió con tanto ahínco los intereses de los reinos cristianos, mientras estos se desangraban en sus disputas intestinas”, responde Toledo. “Si se hubiera sido cristiano, seguro que habría sido recordado y ensalzado como ocurre con Jaime I”, concluye.

Abú Abd Allâh Muhammad ibn Sah´d ibn Mardánish, el Rey Lobo de Valencia y Murcia fue  posiblemente la figura más determinante del S. XII en Hispania tanto para los reinos  cristianos del norte como para los andalusíes musulmanes y mozárabes del Sharq, ya que  impulsó el crecimiento económico desde la agricultura, intensificando toda una red  hidrográfica de acequias, canales y albercas para el regadío; la artesanía, la seda, el papel, la arquitectura, las ciencias y las artes. Fomentó las exportaciones y tratados comerciales con las  repúblicas de Génova y Pisa, países eslavos y oriente medio. Su reinado fue la época de mayor esplendor de Murcia y Valencia en la Edad Media.

Se aseguró unos ejércitos formidables mediante pactos con los reinos cristianos para defender su reino y en definitiva la península entera de la intransigencia almohade durante un cuarto de siglo. Luchó por la felicidad y la prosperidad de su reino y sus súbditos. Ninguno de los dos califas almohades contra los que luchó pudo nunca conquistar su reino. Asedió Córdoba durante casi un año; puso cerco a  Sevilla, capital almohade, desafiando así a un poder militar infinitamente superior al de prácticamente toda la península y conquistó Granada poseyéndola durante más de medio año.  Estableció ceca y acuñó moneda, la más importante fue el Morabetino Lupino de oro, moneda de gran valía y solvencia que circuló por toda Europa hasta finales del S. XIV. Consiguió un equilibrio social y religioso entre las tres religiones principales en su  reino.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco