Vestigios de identidad y escena cinematográfica

Aula de Cinema de la Universitat de València
Ciclo ‘La herencia del teatro en el cine’ + ciclo ‘Identidades dudosas y sospechosas’
Martes y jueves de febrero en Colegio Mayor Rector Peset y  Palau de Cerveró, respectivamente

El Aula de Cinema de la Universitat de València continúa su programación de proyecciones en versión original subtitulada con presentación, coloquio y entrada gratuita. Con motivo del 25 aniversario de ASSAIG -el grupo de teatro de la Universitat de València- el salón de actos del Colegio Mayor Rector Peset acogerá todos los martes de febrero un ciclo de películas que cuestionan el supuesto antagonismo entre las convenciones de la escena y el lenguaje cinematográfico. Como complemento a un seminario sobre los métodos científicos de identificación de personas, el público podrá asistir todos los jueves en el Palau de Cerveró de la Universitat al ciclo de proyecciones en torno a ‘Identidades dudosas y sospechosas’.

Cartel del ciclo 'La herencia del teatro en el cine'. Imagen cortesía de los organizadores.

Cartel del ciclo ‘La herencia del teatro en el cine’. Imagen cortesía de los organizadores.

El 2 de febrero, ‘La Venus de las pieles’ (La Vénus a la fourrure, Roman Polanski, 2013) será la encargada de inaugurar el ciclo ‘La herencia del teatro en el cine’, una muestra compuesta por cuatro títulos que se proyectarán los martes de febrero a las 18 horas en el Colegio Mayor Rector Peset. Con una única localización y solo dos personajes, la última cinta dirigida por Polanski recurre a la característica unidad espacio-temporal de la dramaturgia clásica para sugerir desde su misma forma narrativa el carácter de farsa de aquello que narra, una historia en la que realidad y ficción se entremezclan en una maraña compleja.

El 9 de febrero proseguirá el ciclo con la proyección de un clásico del musical, género cinematográfico que hereda buena parte de sus rasgos más característicos de su antecedente en las tablas. A partir de una exitosa obra de Broadway con canciones de Cole Porter, Vincente Minnelli dio rienda suelta en ‘El pirata’ (The Pirate, 1948) a su característico barroquismo y la sobrecarga circense del espectáculo, más importante en el género musical que el mismo desarrollo narrativo del relato.

‘La inglesa y el duque’ (L’Anglaise et le Duc, Eric Rohmer, 2001), se podrá ver el martes 16 de febrero y el ciclo concluirá el martes 23 con la proyección de un programa de cortometrajes mudos de Georges Méliès, Segundo de Chomón, Charles Chaplin y David Wark Griffith. Representantes del grupo de teatro ASSAIG y del Aula de Cinema de la Universitat de València, entidades co-organizadoras de la muestra, tomarán los cortometrajes proyectados como punto de partida para reflexionar sobre la relación entre el lenguaje teatral y el cinematográfico, concebidos como dos artes no enfrentadas sino en fructífero diálogo.

Cartel del ciclo 'Identidades dudosas y sospechosas'. Imagen cortesía de los organizadores.

Cartel del ciclo ‘Identidades dudosas y sospechosas’. Imagen cortesía de los organizadores.

El jueves 4 de febrero, a las 18 horas, el cine de Alfred Hitchcock abrirá la muestra con la proyección de su película ‘Recuerda (Spellbound, 1945), cinta de corte psicoanalítico centrada en un personaje que ha olvidado incluso su nombre. El 11 de febrero  será el turno del amoral y escurridizo Tom Ripley, protagonista de una famosa serie de novelas de Patricia Highsmith al que Alain Delon encarnó en ‘A pleno sol’ (Plein soleil, Réné Clément, 1960).

El regreso de Martin Guerre’ (Le retour de Martin Guerre, Daniel Vigne, 1982) y ‘El impostor’ (The Imposter, Bart Layton, 2012), que se proyectarán respectivamente los jueves 18 y 25, permitirán al público conocer por último las rocambolescas historias de dos personajes reales. Dos falsificadores que trataron de rehacer sus vidas haciéndose pasar por otros y que llegaron a embaucar a las respectivas familias de los suplantados.

Fotograma de 'El impostor' (Bart Layton, 2012), que forma parte del ciclo 'Identidades dudosas y sospechosas'. Imagen cortesía de los organizadores.

Fotograma de ‘El impostor’ (Bart Layton, 2012), que forma parte del ciclo ‘Identidades dudosas y sospechosas’. Imagen cortesía de los organizadores.

 

¿Qué nos pasa?

Palacio de Cerveró

Ciclo de cine El psicoanálisis en el diván

Valencia

Plaza de Cisneros, 4

Del 11 de abril al 2 de mayo

Hay un título emblemático en la vasta obra del padre del psicoanálisis que conviene revisar: El malestar en la cultura. Freud lo escribió en 1930, en el periodo de entreguerras, para radiografiar ese malestar que todo sujeto siente desde el momento mismo en que forma parte de la sociedad civilizada. Pasado el tiempo, aquella radiografía mantiene su plena vigencia.

Entre otras cosas, Freud subrayó la manera en que se manifiesta el sufrimiento humano, cuya amenaza llega por tres lados: “Desde el propio cuerpo (condenado a la decadencia), del mundo exterior, y de las relaciones con otros seres humanos”. Para evitarlo, los sujetos no dejamos de hacer encajes de bolillos que nos van enredando en la tela de araña cultural. La sociedad del bienestar, centrada en la consecución del placer, dificulta el análisis de ese sufrimiento para poder afrontarlo y paliar sus consecuentes trastornos.

El Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero y el Aula de Cinema de la Universitat de València han sumado fuerzas para plantear en el ciclo de cine El psicoanálisis en el diván tema tan espinoso. Lo hace en el Palacio de Cerveró, proyectando cuatro películas que abordarán expertos en la materia, con sus respectivos coloquios posteriores.

Freud, pasión secreta (EEUU, 1962), de John Huston; Misterios de un alma (Alemania, 1926), de G. W. Pabs; Te doy mi alma (Italia, 2002), de Roberto Faenza, y La habitación del hijo (Italia, 2001), de Nanni Moretti, son los filmes elegidos para desvelar los entresijos de ese malestar en la cultura. Por ese orden, se proyectarán en el Palacio de Cerveró los días 11, 18 y 25 de abril, y 2 de mayo, todas ellas a las seis de la tarde.

El propio Sigmund Freud, encarnado por Montgomery Clift, será el protagonista de la primera sesión. Su vida y obra permitirá rastrear el dificultoso camino de quien descubrió la importancia del inconsciente, no como aquello que está por debajo de lo consciente, sino como aquello que se rige por otras reglas distintas a  la lógica: la roca dura con la que suele encallar la sola razón. El alma atormentada, ésa que el padre del psicoanálisis no dejó de analizar con su brillante prosa, seguirá presente en las tres películas siguientes, todas ellas adecuadas para radiografiar el malestar en la cultura que sin duda hoy se revela como harto elocuente.

Salva Torres