Música y poesía en La Fábrica de Hielo

Veles e Bous, concierto de Amores grup de percussió
La Fábrica de Hielo
Carrer de Pavía 37, Valencia
El 28 de mayo de 2016 a las 19.00h

Tras el éxito del concierto ofrecido la pasada semana en el Palau de la Música de Valencia en el marco del Festival de música contemporánea Ensems, Amores grup de percussió vuelve a los escenarios valencianos para presentar una propuesta artística que aúna música, poesía y voz. El concierto poético ‘Veles e Bous: El Cabanyal batega’ fusiona historia y tradición con la vanguardia, como elementos generadores del latido de un pueblo.

El espectáculo, creado por Pau Ballester, J. S. Chapi y Ángel García (Amores), cuenta con la colaboración de María Maciá (soprano) y Felipe Bens (voz y textos). Una iniciativa que pretende aunar el simbolismo de un espacio con historia y tradición con la música de Percusión característica del grupo donde se invita a la reflexión del futuro de un barrio. El latido del corazón del Cabanyal actuará de nexo de unión entre los textos y la música (J. S. Chapi, Steve Reich, A. Piazzolla, K. Stockhausen y Nebojsa Zivkovic), invitando al público a vivir una experiencia sonora única en un espacio singular.

Como describe el propio Felip Bens: «El poder del vent, com un abraç sobrenatural, eixampla les veles llatines de les barques que s’endinsen en la mar. En la retina, les venes unflades del coll dels bous que han ajudat als hòmens a entrar-les. Les dones i els xiquets aguarden ja, amb el cor encollit, la tornada. I el Cabanyal batega».

El concierto se celebrará el sábado 28 de mayo a las 19 horas en La Fábrica de Hielo de Valencia, un espacio cultural independiente ubicado en la playa del Cabanyal de Valencia.

Fundado en 1989, el grupo de percusión Amores, está integrado por Pau Ballester, Ángel García y Jesús Salvador “Chapi”. Amores Grup de Percussió toma su nombre de la obra homónima de John Cage, compositor que ha ejercido una fuerte influencia en el grupo y a quien homenajeó en el Festival de Otoño de Madrid (1991) contando con su presencia.

En su dilatada trayectoria ha desarrollado un papel decisivo en la evolución de la música para percusión en España, estrenando gran parte de la obra escrita para percusión y composiciones dedicadas al grupo. Su trayectoria profesional siempre ha estado unida a la labor de investigación, docente y educativa creando audiciones de percusión para escolares durante los últimos 20 años. Los más importantes solistas internacionales han actuado junto al grupo.

Amores Grup de Percussió ha actuado en numerosas ciudades españolas y europeas además de en EEUU, Brasil, Argentina, Uruguay, Puerto Rico, México, Korea, Taiwán dentro de los más importantes Festivales de Percusión y Música Contemporánea recibiendo numerosos elogios de la crítica especializada. Han realizado diversos espectáculos que fusionan la percusión contemporánea y las artes escénicas: Fénix (2000), Tinajas (2002), Drumcuts (2005), Cosmogonía (2007), y Callejón sin salida (2008) con los que han estado de gira por todo el territorio nacional.

Han sido galardonados con el Premio de las Artes Escénicas de la Generalitat Valenciana a la mejor música 2001, por Fénix (encargo de la compañía de danza de Vicente Sáez), con el Premio de las Artes Escénicas 2003 a la mejor composición musical, por Tinajas, música original de Jesús Salvador Chapi y con el Premio de las Artes Escénicas de la Generalitat Valenciana por la Mejor Música Original para Espectáculo Escénico por Ubú (producción Teatres de la Generalitat Valenciana).

En el 2009 como celebración de su 20 aniversario estrenaron el concierto para percusión y orquesta “AMOREXXS”, del compositor A. Valero e interpretada junto con la Orquesta de Valencia en el Palau de la Música de Valencia. Este 2014 celebran su 25 aniversario con una programación anual que incluye la producción y estreno de la ópera de bolsillo El mal vino , una tragicomedia musical contemporánea cuyo dramaturgo es Paco Zarzoso y su compositor J.S Chapi.

Amores Grup de Percussió cuenta con el apoyo institucional de Culturarts Música (Generalitat Valenciana) y el INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. Gobierno de España). Es compañía residente en el Teatro Auditorio de Catarroja Francisco Chirivella. Toca instrumentos NP Drums (España) y baquetas Innovative Percussion Inc. (EEUU). Discografía: Vivencias (1998), Amores/Cage (2000), Amores/Llorenç Barber (2001), Tinajas (2003), Fénix (2004) y Blackscore (2010).

Amores grup de percussió. Imagen cortesía La Fábrica de Hielo.

Amores grup de percussió. Imagen cortesía La Fábrica de Hielo.

Aquellos grandes amores minúsculos

Amores minúsculos, de Alfonso Casas
Espai Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Sábado 13 (20.30h) y domingo 14 (19.00h) de febrero de 2016

Amores Minúsculos es la adaptación al teatro del exitoso cómic de Alfonso Casas que está consiguiendo algo tan especial como que el público se enamore. Las sonrisas cómplices, los besos y los abrazos surgen cada día entre unos espectadores que ríen, lloran y se emocionan.

Loszurdos es el joven equipo creativo formado por Iñaki Nieto, Edu Díaz y Diego Rebollo que ha puesto en marcha Amores Minúsculos como su primer gran proyecto teatral. Un grupo de emprendedores entusiastas ligados al arte, la comunicación y la cultura que tuvieron un flechazo al leer el cómic y no han parado hasta conseguir que todo el mundo sienta lo mismo al verlo en el teatro.

La obra es una aventura emocional que transita por un sinfín de sensaciones, una comedia romántica sobre algo que todos hemos sentido, esos amores que sin saber cuánto durarán vives como si fueran para siempre. Una experiencia acompañada por la sensibilidad de una banda sonora y una puesta en escena en la que los sentimientos toman el protagonismo. De esta manera, cada espectador podrá recordar una experiencia personal y sentirse reflejado en alguna de estas historias.

Amores Minúsculos. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Amores Minúsculos. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

El éxito de crítica y público ha hecho que Amores Minúsculos se consolide como un fenómeno, colgando el cartel de ‘entradas agotadas’ en todas sus funciones y logrando ser candidatos a Mejor Espectáculo Revelación en los Premios MAX. Una producción que nació en el Teatro Lara de Madrid y que sigue soñando tras su paso por el Nuevo Apolo (Madrid) o el Club Capitol (Barcelona). Ahora, esta montaña rusa de emociones llega a Espai. ¿Qué mejor lugar para enamorarse?

Roa: “Es urgente repasar el fanatismo”

El ejército de Dios
Sebastián Roa
Ediciones B

Turolense afincado hace años en Valencia, Sebastián Roa lleva esta última década sumergido en el pasado, concretamente en tiempos de la Reconquista, que describe con lujo de detalles y documentación en dos novelas: ‘La loba de al-Ándalus’ y ‘El Ejército de Dios’ (ambas en Ediciones B), recientemente aparecida. Ahora trabaja en la última parte de su trilogía sobre la invasión almohade, pues “es urgente repasar el fanatismo que ya nos asoló una vez”, opina. “Esta época me fascina porque una vez te asomas a ella, es imposible resistirte a su encanto. La Edad Media dura mil años, y está llena de matices y detalles inéditos, atractivos y muy novelescos”.

La historia arranca en el año 1174. El imperio almohade, fortalecido tras someter todo al-Ándalus, se dispone a lanzar sus poderosos ejércitos sobre los divididos reinos cristianos.  Frente al fanatismo africano, el rey Alfonso de Castilla trata de lograr un equilibrio que supere las rivalidades entre cristianos y lleve a la unión contra el enemigo común. La constante rivalidad entre los reyes de León y Castilla, auxiliados respectivamente por las influyentes familias de los Castro y los Lara, se verá tamizada por la intervención Urraca López de Haro, y por las maniobras en la sombra de la reina Leonor Plantagenet.

Una trepidante historia de 800 páginas,  minuciosamente documentada y repleta de amores, batallas, traiciones, venganzas y pasiones humanas. Roa invirtió dos años y medio en escribir este relato de largo aliento que combina la ficción con la realidad para conseguir “tramas redondas y personajes totalmente evolucionados”, dice. “La novela es sustantiva. Lo histórico es circunstancial”.

Detalle de la portada del libro 'El ejército de Dios', de Sebastián Roa.

Detalle de la portada del libro ‘El ejército de Dios’, de Sebastián Roa. Ediciones B.

¿Por qué la ha titulado El ejército de Dios? ¿Acaso entonces no eran todos ejércitos de Dios?

En realidad ni todos los contingentes eran ejércitos, ni mucho menos lo eran de Dios. En los reinos cristianos, los únicos combatientes que podemos considerar profesionales eran los miembros de las órdenes militares, que además tenían una motivación religiosa. Las mesnadas seguían al conde, barón u obispo de turno, y estos podían o no concurrir a la llamada de su rey. En cuanto a las milicias ciudadanas solían contar con privilegios -como la fonsadera- que les permitían esquivar sus obligaciones militares. Además, la bula de cruzada solo podía emitirla el papa, y no lo hacía fácilmente. En suma, a un rey ibérico del siglo XII le costaba horrores movilizar tropas y, cuando lo conseguía, el resultado no se parecía mucho a un ejército. El imperio almohade, por el contrario, contaba con varios ejércitos regulares, algo inédito en la Edad Media.  Era privilegio del califa convocar la guerra santa, y los califas almohades lo hacían siempre que afrontaban una campaña importante. Eso implicaba la unión al ejército de combatientes no regulares, como cabilas bereberes, árabes, andalusíes, voluntarios de la fe, etcétera. Auténticos ejércitos de Dios. Desde un enfoque histórico pero también por la cuenta que nos trae, deberíamos entender la diferencia entre el concepto agustiniano de ‘guerra justa’ como mal necesario y el mahometano de ‘guerra santa’ como deber religioso.

¿Qué habría pasado si los cristianos no llegan a ganar la batalla de las Navas de Tolosa?

Imposible saberlo, ya que confluían otras variables. Si nos remitimos a la historia inmediatamente anterior a 1212, podemos conjeturar con un alto riesgo de colapso cristiano. Lo que está claro es que el proceso de reconquista se habría detenido sine die. Mi novela se sitúa en un momento ‘bisagra’ de cuyas consecuencias, en cierto modo, vivimos todavía. Si hubiera ocurrido lo que en Bizancio, hoy podríamos ser una Turquía occidental.

Portada de 'El ejército de Dios', de Sebastián Roa. Ediciones B.

Portada de ‘El ejército de Dios’, de Sebastián Roa. Ediciones B.

En su novela tienen gran peso los personajes femeninos. ¿Las mujeres en esos tiempos ejercían cierto poder político?

Hay claros ejemplos. Más que a fuerza de conquista militar, las relaciones entre los reinos hispanos se sellaban con esponsales, y había damas que no se resignaban a mirar y callar. Un par de ejemplos: la larga trifulca matrimonial entre Urraca de León y Alfonso el Batallador; y el tanto monta, monta tanto entre Isabel y Fernando. Por no hablar de la reina Berenguela o de María de Molina.

¿Qué pasa por su cabeza ante las noticias de la barbarie yihadista?

Esas acciones no tienen que ver con la religión ni con el Islam. Son consecuencia de una serie de factores como la miseria, el hartazgo y la manipulación que ejercen líderes con mucho carisma. En todo caso, la barbarie yihadista que narro en mi novela fue auténtica, se saldó con múltiples decapitaciones y protagonizó una importante destrucción material, pero no procede de al-Ándalus. Nació en la cordillera africana del Atlas, cuna del movimiento almohade. Los andalusíes del siglo XII fueron tan víctimas de ese fanatismo como sus primos cristianos.

¿Cómo interpreta la existencia de la fiesta Moros y Cristianos, revisión festiva de un acontecimiento trágico y sangriento?

Por muy trágico y sangriento que nos parezca ahora un episodio histórico, nuestro deber como seres racionales es mantenerlo en la memoria. Por otra parte sería absurdo renunciar a la historia medieval por juzgarla con criterios morales del siglo XXI. Yo no pondría el punto de mira en una fiesta tan bonita como la de Alcoy, por ejemplo; preferiría acabar con otras manifestaciones lúdicas coetáneas y realmente degradantes, como las que vemos en ciertas cadenas televisivas día tras día, naranja tras limón. Y viceversa.

Algunos historiadores hablan de la convivencia pacífica entre moros, cristianos y judíos en Toledo. ¿Cree que en algún momento o lugar fue posible cierto entendimiento entre las distintas religiones? ¿Cómo imagina el futuro del Islam y su influencia en Europa?

Existió esa convivencia, tanto en el lado musulmán como en el cristiano, pero de forma fluctuante y bajo criterios de subordinación que, por otra parte, ayudaban a mantener el equilibrio. Salvando las distancias, creo que no estamos enfocando bien el encaje del Islam en Europa. Los europeos dejamos atrás hace tiempo la superstición, y hemos de ser cuidadosos con las corrientes que ahora busquen lo contrario.

Valencia cuenta con una cantera de novelistas centrados en la historia antigua.  ¿A qué cree que se debe?

El tamaño de la ciudad ayuda. Valencia es grande, con lo que hay materia prima, pero no es tan grande como para que los novelistas estemos desconectados. Interactuamos, participamos en eventos con cierta asiduidad, generamos actividad… Y luego está la existencia de centros culturales como el museo L’Iber o el extinto Bibliocafé.

Roa.

Sebastián Roa. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

“Los 80 tuvieron mucha personalidad”

Abrir en caso de muerte, de Bel Carrasco
Carena Editors
Ámbito Cultural de El Corte Inglés
C/ Colón, 27. Valencia
Presentación: jueves 19 de febrero, a las 19.00h

«Los monumentos más importantes de una ciudad no son los que aparecen en las guías turísticas, sino los lugares donde sus habitantes viven sus primeros amores y desamores». Es uno de los pensamientos que cruza por la mente del detective Samuel Campos mientras recorre Valencia de punta a punta en busca de unos fantasmas del pasado que se desvanecen nada más encontrarlos. Una bella y enigmática joven le ha encargado un caso muy distinto a los que suele ocuparse, y se entrega quizá demasiado a fondo a resolverlo. Por piedad por amor, o quizá por un larvado sentimiento de culpa. Con su tercera novela, ‘Abrir en caso de muerte’ (Carena Editors), la periodista Bel Carrasco dice que ha puesto una nota de color al género negro. “Amor, humor y un toque de fantasía”. El libro lo presenta Elena Casero el día 19 de febrero en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Colón, a las 19 horas.

Bel Carrasco. Fotografía: Vicent Bosch.

Bel Carrasco. Fotografía: Vicent Bosch.

‘Abrir en caso de muerte’. ¿No le preocupa que ese título dé aprensión a los posibles lectores?

¡Qué va! La gente ya no se asusta de nada (risas). Lo que me preocupa no es que abran o dejen de abrir el libro, sino que lo cierren antes de terminarlo de leer.

La acción se sitúa en otoño en la Valencia de 1986. ¿Por qué esa ubicación tan concreta? 

El otoño es mi estación preferida y Valencia la ciudad que mejor conozco. En cuanto a la fecha, 1986, fue un año importante con la entrada en Europa y en cierta forma de modernidad. Los ochenta fueron nuestra década prodigiosa con veinte años de retraso respecto a la que se vivió en Europa y América. Además de su excelente cosecha musical, la historia la recordará como el arranque de la mejor época que ha vivido España. Al principio todavía existía ilusión por el cambio, aunque luego todo se convirtió en codicia con la cultura del pelotazo, y en eso todavía estamos. Como periodista de la delegación de un diario nacional en Barcelona, asistí en primera fila a cambios fundamentales que asentaron  la sociedad del bienestar y de las libertades individuales.

Si vivía entonces en Barcelona, ¿por qué ambientó su libro en Valencia? ¿Patriotismo costumbrista?

Nada de eso. Valencia merece un lugar en el mapa  literario, y no estar siempre eclipsada por Madrid y Barcelona. Tiene sus defectos, claro está,  es altamente ruidosa, indefinida entre la gran urbe y la capital provinciana. Pero ofrece contrastes muy interesantes, desde las mansiones y palacios del centro histórico a las alquerías de las pocas huertas que van quedando o la Ciudad de las Ciencias, aunque en ese espacio concreto nos ha traicionado el barroquismo y sobran edificios emblemáticos. En mi opinión bastarían L’Umbracle y L’Hemisfèric. Los demás se los regalaría a los chinos.

Portada de 'Abrir en caso de muerte', de Bel Carrasco. Carena Editors.

Portada de ‘Abrir en caso de muerte’, de Bel Carrasco. Carena Editors.

¿Samuel Campos, el detective protagonista es de tipo americano o europeo?

Ni lo uno ni lo otro. Es de tipo mediterráneo, aunque no se parece  a Carvalho o al comisario Montalbano. Samuel es un tío de lo más normal. Un chico de pueblo con ansias de triunfar en el mundo de la música que ve sus sueños truncados y acaba siendo detective casi por accidente. Me interesaba crear un detective próximo y familiar, no un súper héroe de sangre fría y nervios de acero, ni un dipsómano deprimido o una personalidad extravagante, que son los prototipos detectivescos que más abundan en la novela negra.

Un relato de intriga, una novela fantástica y ahora se pasa al género negro tan en boga. ¿En la variedad está el gusto?

Efectivamente. Las etiquetas son necesarias para orientar al lector, pero en realidad todas las historias son la misma historia. La de unos seres humanos que intentan sobrevivir mientras buscan inútilmente la felicidad. ¿Qué hace que unas se leen y otras no? Quien responda esa pregunta tendrá la llave del mayor tesoro.

¿Periodismo y literatura son dos oficios bien avenidos?

Bien avenidos sí, porque en ambos se usan palabras. Aparte de eso son muy diferentes. El periodismo es centrífugo, de urgencia y codificado al máximo en cuanto a espacio y tiempo. La literatura es centrípeta, reflexiva y sin limitaciones. De hecho puedes pasarte toda la vida escribiendo un solo libro o repitiendo una y otra vez la misma historia. Lo que aporta la experiencia periodística es cierta agilidad ante el texto, siempre que antes lo hayas pensado mucho. Hoy día la frontera entre periodismo y literatura es muy difusa y porosa. Hay novelas que son crónicas periodísticas y artículos de opinión que son ensayos.

¿Tiene algún proyecto entre manos?

Voy por la mitad de un relato fantástico próximo a la ciencia ficción. Me encanta imaginar mundos paralelos y poner nombres a lugares que no existen. La literatura fantástica exige mayor inversión imaginativa y te otorga una gran margen de libertad, por eso me gusta. Pero también te obliga a mayor autodisciplina para que no se te vaya la olla o se te crucen los cables.

¿Qué significa para usted escribir ficción?

Una terapia que ayuda a huir de los miedos y miserias cotidianas. Un acto de autodisciplina y comunicación que se ejecuta en soledad y silencio. Domar el potro salvaje de la imaginación para que otros puedan montarlo contigo, y viajar a un lugar maravilloso donde vivir aventuras extraordinarias sin que nada ni nadie pueda dañarte.

Bel Carrasco ha trabajado en ‘El País’, ‘Las Provincias’, ‘Levante’, ‘Cartelera Turia’ y otros medios valencianos. Desde hace más de 15 años colabora en ‘El Mundo’ de la Comunidad Valenciana en temas de sociedad y cultura. Tiene el blog Zoocity en la edición digital. También colabora con la revista digital de arte y cultura www.makma.net. ‘Abrir en caso de muerte’ es su tercera novela. Ha publicado ‘El relojero de Real’ (Ediciones Atlantis), ‘Las semillas del madomus’ (Versátil) y varios libros colectivos de relatos.

Bel Carrasco. Fotografía: Vicent Bosch.

Bel Carrasco. Fotografía: Vicent Bosch.

Vicente Chambó

Serenates arranca con Maria del Mar Bonet

Serenates 2014
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Del 24 de junio al 7 de julio, a las 22.30 horas

El Centre Cultural de la Universitat de València acoge un año más el festival ‘Serenates 2014’, una serie de once conciertos que se celebrarán entre el 24 de junio y el 7 de julio en el claustro de La Nau. Este festival está coorganizado con la Subdirección de Música de CulturArts Generalitat y cuenta con la colaboración del Palau de la Música de Valencia, el Ayuntamiento de Valencia, la Fundació General de la Universitat de València, el Banc Sabadell y la Fundación Cruzcampo, del grupo Heineken. La Escuela de Arte y Superior de Diseño de Valencia ha asumido el diseño del cartel y algunas escenografías.

La idea de utilizar el claustro del edificio histórico de la Universitat como marco para ofrecer al público valenciano un festival musical de verano, con una programación volcada especialmente en la música compuesta e interpretada por músicos valencianos, ha tenido desde sus inicios, en los años ochenta, un éxito rotundo de público.

Durante más de tres décadas de historia el festival ha estrenado muchas obras o ha sacado del olvido piezas procedentes de los archivos musicales valencianos. Asimismo, ha servido como escenario para el debut de numerosos músicos valencianos sirviendo como plataforma para su promoción y difusión.

Capella de Ministrers en Serenates 2013. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

Capella de Ministrers en Serenates 2013. Imagen cortesía de La Nau de la Universitat de València.

El vicerrector Antonio Ariño destacó, durante la presentación del festival, que se celebra la 34 edición de Serenates y que cerca de 4.000 personas asistieron a los nueve conciertos realizados el año pasado, una cifra que se espera superar esta edición ya que se han programado once conciertos. No obstante, puntualizó, el número de asistentes no puede ser muy superior porque, por medidas de seguridad, la capacidad del claustro está limitada. A lo largo de las once noches de conciertos participarán más 500 artistas entre los que hay un gran número de jóvenes procedentes de diferentes coros y orquestas.

La edición de este año acoge una programación ecléctica que aborda distintos estilos musicales, desde el Renacimiento al estreno de obras contemporáneas, así como toda clase de formaciones musicales. Dentro de la programación destaca la presencia de cantantes de renombre, como Maria del Mar Bonet, acompañada por la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València, que inaugurará el festival el día 24 de junio, o el cantautor Amancio Prada (25 de junio).

El mundo coral valenciano estará presente en la programación con tres conciertos: el Orfeó Universitari de València (29 de junio), los Pequeños Cantores de Valencia, formación que celebra este año su cincuenta aniversario (1 de julio) y el Cor de la Generalitat Valenciana, unidad artística dependiente de CulturArts, que actuará el 5 de julio.

La música de cámara estará representada con tres vertientes completamente diferentes, un concierto del grupo Capella de Ministrers (27 de junio), un concierto de música latinoamericana, dedicado especialmente a Astor Piazzolla, a cargo del grupo Zingerseptet (28 de junio), y un monográfico de la obra del pianista valenciano de Manuel Palau interpretado el día 2 de julio por Bartomeu Jaume.

Además, el día 4 de julio, la Orquestra de València ofrecerá un concierto, dirigido por el director de la Orquestra Filharmònica de la Universitat, Hilari Garcia, en un claro ejemplo de colaboración de las entidades organizadoras del festival.

Por otra parte, en la programación de Serenates la percusión también tendrá un lugar destacado con dos conciertos. El Grup de Percussió de la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València (26 de junio) y como cierre del festival, el día 7 de julio, el estreno absoluto de la ópera de bolsillo ‘El mal vino’, a cargo del grupo de percusión ‘Amores’, que este año celebra sus veinticinco años de existencia. Esta ópera, dirigida por Paco Zarzoso, es una tragicomedia musical que pretende romper con el concepto tradicional de ópera y unir voces líricas con voces de otros estilos, es por ello que compartirán escenario las sopranos María García Maciá y Luca Espinosa, y el cantaor Miquel Gil.

Según anunció Manuel Tomás, director general de CulturArts, esta producción tendrá un recorrido posterior y se programará en otros teatros valencianos. Todos los conciertos comienzan a las 22:30 horas. La entrada es gratuita con invitación, que se puede recoger a partir de una hora antes del comienzo en la conserjería de La Nau.

La Orquestra Filharmònica de la Universitat de València en Serenates 2013. Imagen cortesía del Centre Cultural La Nau.

La Orquestra Filharmònica de la Universitat de València en Serenates 2013. Imagen cortesía del Centre Cultural La Nau.