Historias de familia

Trilogia sense primavera, de Alejandro Tortajada
Teatre Micalet
C / Mestre Palau, 3. Valencia
Del 11 al 21 de febrero de 2016

El Teatre Micalet estrena el jueves 11 de febrero Trilogia sense primavera (Trilogía sin primavera), una emotiva historia familiar, basada en la familia del propio autor y director del espectáculo, Alejandro Tortajada. El montaje fue una de las obras revelación en la pasada edición de Cabanyal Íntim, con todas las entradas agotadas para todas las funciones y una muy buena acogida por parte de la crítica. Ahora llega al Teatre Micalet del 11 al 21 de febrero en 8 únicas funciones.

Trilogia sense primavera, de Alejandro Tortajada. Fotografía de Narcís Díez por cortesía de Teatre Micalet.

Trilogia sense primavera, de Alejandro Tortajada. Fotografía de Narcís Díez por cortesía de Teatre Micalet.

La historia familiar se articula alrededor de tres momentos escogidos en función de su relevancia: el invierno del 36 (el Frente Popular gana las elecciones), la devastadora riada del 57 y el verano del 79. Sobre estos tres momentos el autor construye tres episodios de la biografía de su familia. Como él mismo indica, «Trilogía sin primavera es un homenaje a mi abuela. Al final todas las familias y todas las historias se parecen. Esta es mi familia, mi historia. Deseo que sea la vuestra».

El espectáculo está interpretado por actores valencianos de diferentes generaciones y de amplia trayectoria profesional. Empar Herrero, conocida en la televisión por series como (Aquí no hay quien viva, Las moreras, El tiempo entre costuras), Paco Sarro (L’Alqueria Blanca), Marta Chiner (Las moreras), Amparo Herrero Báguena (Maniáticos), así como actores, autores y directores emergentes como Laura Sanchis (miembro de la compañía Perros Daneses y autora de Nagg y Nell, Paz Gregori que triunfa con sus producciones de la compañía Lupa Teatre o Joan Daròs ganador del Premio de Teatro Breve y fundador de la compañía Maniquí Weissmuller).

Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Trilogia sense primavera. Imagen cortesía de Teatre Micalet.

Retrato de 11 mujeres al borde…

Diverses. Històries de Dones
Objectives. Dones Fotoperiodistes
Claustro del Centre Cultural La Nau
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 26 de abril

A razón de seis imágenes por banda, en una suerte de destilado existencial, 11 fotoperiodistas valencianas narran la vida cotidiana de otras tantas mujeres singulares. Algunas más que otras, porque no es lo mismo dedicarse a aquello que te gusta, por excluyente que sea su práctica profesional, que soportar la inclemencia, ésta sí exclusiva y verdaderamente sufrida, de ciertas enfermedades raras. Por eso el título del conjunto expositivo es atinado: ‘Diverses. Històries de dones’. Y más acertado aún sería sin el punto. Así: diversas historias de mujeres.

Paca, de profesión camionera, retratada por Consuelo Chambó. Imagen cortesía de Objectives.

Begoña, de profesión camionera, retratada por Consuelo Chambó. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Porque las hay de todo tipo: desde la futbolista Maider o la camionera Begoña, profesiones tradicionalmente masculinas, a la esposa, madre de seis hijos y abuela de diez nietos, de nombre Paca, pasando por la agricultora Rosa, la odontóloga cooperante Elena, la solista de la Orquesta de Valencia Esther o la activista contra el desahucio Paula. También están las historias de la senegalesa Aïssatou, la gitana universitaria Maleni y, más allá de la exclusión social, los dolorosos casos de Fide, con su enfermedad rara, y Elvira, paciente de osteogénesis imperfecta (huesos de cristal).

Fide, retratada por Amparo Simó.

Fide, retratada por Almudena Torres. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Todas ellas ‘colgadas’ en el claustro de La Nau de la Universitat de València. Un total de 66 imágenes que vienen a airear cada una de esas 11 singulares vidas de otras tantas mujeres al margen del estereotipo femenino. Y sin duda que hay historias que se amoldan a esa ruptura de ciertas convenciones: futbolistas y camioneras, hasta hace bien poco, prácticamente ni existían. Pero esposas, madres y abuelas de toda la vida, pues eso, que había muchas. De manera que las historias que cuelgan en La Nau son tan diversas como de gran mezcolanza su desencajada temática.

Fotografia de Raquel Abulaila. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Elena, odontóloga, en la fotografia de Raquel Abulaila. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

En cualquiera de los casos, las 11 fotoperiodistas valencianas se limitan a dejar constancia de ciertas vidas poco corrientes. De manera que las fotografías expuestas a modo de espejos invertidos del glamour publicitario, y más próximas a la aspereza del reality sin show que valga, no buscan tanto la admiración por su belleza, que el reflejo documental de cuanto les sucede a esas mujeres en su diversa singularidad. La empatía entre retratistas y retratadas, tras un año entero de mutua convivencia, se deja notar en la serie de 66 imágenes, sin duda reveladoras del mensaje, diáfano y claro, que se quiere transmitir: la voluntad y energía de esas mujeres tan dispares.

Aïssatou, en la fotografía de Mónica Torres. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Aïssatou, en la fotografía de Mónica Torres. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Raquel Abulaila, Consuelo Chambó, Emma Ferrer, Marga Ferrer, Eva Máñez, Irene Marsilla, Provi Morillas, Eva Ripoll, Amparo Simó, Almudena Torres y Mónica Torres son las ‘culpables’ de que esas vidas se conviertan en historias gráficas. Algunas más que otras. Porque no es lo mismo tocar en una orquesta de hombres, jugar al fútbol, conducir un camión o ser odontóloga, que percibir la degradación real de un cuerpo sin estereotipos que valgan. Ejemplar fue, sin duda, la dignidad con la que Fide, luchando con su rara enfermedad, dio cuenta de su historia durante la inauguración de la muestra.

Elvira, retratada por Eva Ripoll. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Elvira, retratada por Eva Ripoll. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

‘Diverses. Històries de dones’, que estará en La Nau hasta el 26 de abril, testimonia el duro recorrido existencial de 11 mujeres. Un recorrido igualado por la condición de género de sus protagonistas, pero al que le falta un mejor criterio de selección narrativa dadas sus radicales diferencias. Diversidad, sí, pero de qué género.

Maider, futbolista, retratada por Amparo Simó. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Maider, futbolista, retratada por Amparo Simó. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Emma. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Elena, solista de la Orquesta de Valencia, retratada por Emma Ferrer. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Eva Máñez. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Maleni, en la fotografía de Eva Máñez. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Rosa, agricultora, en la fotografía de Irene Marsilla. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Rosa, agricultora, en la fotografía de Irene Marsilla. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Paca, esposa, madre y abuela, en la fotografía de Provi Morillas. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Paca, esposa, madre y abuela, en la fotografía de Provi Morillas. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Fotografía de Marga Ferrer. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

Paula, activista contra el desahucio, fotografiada por Marga Ferrer. Imagen cortesía de Dones Fotoperiodistes.

 

 

 

Salva Torres

El verano llega al teatro Flumen

«Verano en Diciembre» de Carolina África y Laura González. Con la actuación de Lola Cordón, Pilar Manso, Virginia Frutos, Carolina África y Almudena Mestre.
En el Teatro Flumen
C/ de Gregoria Gea, 15. Valencia.
Del 17 de Enero
Hasta el 19 de Enero

Verano en diciembre es la historia de una familia, marcada por la ausencia del padre en la que conviven cuatro generaciones de mujeres que buscan desesperadamente separarse, pero permanecen necesariamente unidas.

Momento de la actuación.

Momento de la actuación.

Es un reflejo de los conflictos generacionales de cualquier familia que se quiere y se reprocha a partes iguales. Es sencillamente un trocito de realidad del universo femenino de un hogar plagado de humor, ternura, dolor y secretos donde proteger… daña y cuidar…anula. Es una reflexión sobre la decrepitud y la toma de decisiones vitales. Es la pugna en la familia entre volar o no moverse, hacerse cargo o delegar. En definitiva es el anhelo vital de un verano idílico que derrita este crudo e infinito diciembre. En palabras de Claudio Tolcachir: Al leer Verano en diciembre sentí que ese universo maravilloso de esa abuela inolvidable estaba habitado también por tanta vida y tanta experiencia generacional, donde ser madre o hija se convierte en rol mutable y los personajes accionan desde el miedo con una amorosa humanidad.

Momento de la actuación.

Momento de la actuación.

La autora escribió Verano en diciembre durante su estancia en Buenos Aires gracias a la beca de ampliación de estudios artísticos en el extranjero del Ministerio de Cultura y ha sido galardonada con el premio Calderón de la Barca 2012. El jurado de esta convocatoria decidió por mayoría otorgar el premio a la autora por tratar temas como los conflictos generacionales, la decrepitud y la muerte, dentro de un universo femenino en el que rigen otras leyes, todo ello desde una perspectiva donde la ironía cristaliza en una propuesta teatral muy directa. Consideran que la obra es valiosa por crear un microcosmos reflejo de la contemporaneidad y resaltan la capacidad de la autora para la creación de personajes bien definidos alejados de tópicos y estereotipos.

Momento de la actuación.

Momento de la actuación.