Abel Azcona o la parodia del sexo

La Guerra, de Abel Azcona
Sábado 29 de octubre, a las 00.00h
Festival Intramurs
Del 21 al 30 de octubre de 2016

Abel Azcona, uno de los artistas contemporáneos más controvertidos y polémicos, estuvo en el festival de Intramurs que se celebró en Valencia el pasado octubre presentando su última performance, titulada ‘La Guerra’. En ella, el artista invita al público a intervenir su cuerpo sin ningún  tipo de límite durante aproximadamente tres horas. Performance, pues, con un tema provocador y una puesta en escena sórdida.

Un panel blanco ocupaba una de las paredes, en el cual estaba inscrito el título, ‘La Guerra’, y este subtítulo: “La guerra deja ardua herencia de guerra”, del artista Guglielmo Ferrero. Del resto de las paredes colgaban  cinco amplias fotografías de desfiles con soldados nazis. Debajo del panel había una cama con sábanas blancas donde el artista yacía desnudo y anestesiado, a causa de la ingesta, previa a la actuación, de una sustancia similar a la ketamina.

Abel Azcona. Imagen cortesía del festival Intramurs.

Abel Azcona. Imagen cortesía del festival Intramurs.

Cinco jóvenes, también desnudos, pululaban en torno al artista bebiendo, fumando, acariciándose, besándose, simulando hacer el amor alrededor de la cama o tumbados sobre ella.  Y toda la escenografía iluminada con un foco que desprendía una luz roja. Una luz roja que, junto al olor rancio que exhalaba la sala y el color negro de las paredes y el suelo, creaba un ámbiente sórdido, acorde con la intención del autor de hacer una crítica a la prostitución, ofreciendo al publico la posibilidad de hacer con su cuerpo lo que quisiera. «No estoy a favor de la prostitución, simplemente planteo con este proyecto de denuncia el empoderamiento de la sexualidad”, declaró en varias entrevistas.

Y ahí, sobre esa cama, el cuerpo desfallecido del autor se exhibió ante la mirada voyeur del visitante. La mirada del voyeur (mirar) y la mirada del exhibicionista (ser mirado) fue la única transgresión pulsional que movilizó la performance. De este modo, la provocación al acto, propuesta por el artista, se quedó en simple parodia: parodia de la muerte y del sexo. O simplemente en un pastiche posmoderno de la muerte y del sexo.

Pastiche porque, en una época histórica como la actual donde los velos culturales se han desprendido, permitiendo que todo pueda ser mostrado, la performance ‘La Guerra’, entra en el circuito de la lógica de un mercado de consumo de espectáculos.

El acto provocativo y transgresor del arte sólo adquiere fuerza y sentido cuando los velos de la cultura cubren con cierta palabra el valor transcendental, sublime, que tienen la muerte y el sexo para la experiencia humana.

John Lennon y Yoko Ono en la performance contra la guerra.

John Lennon y Yoko Ono en la performance contra la guerra en 1969.

La cama

La cama, ese objeto primigenio, por acoger a modo de metáfora la experiencia latente de Eros y Tánatos, es, además, en la performance ‘La guerra’, el objeto primordial, junto al cuerpo desnudo y anestesiado del actante-artista Abel Azcona. Un cuerpo inerte, inconsciente, ofrecido sin límite al cuerpo gozoso del otro-visitante. El personaje de Abel Azcona se exhibe como pura materialidad corporal, pero inhabilitado como sujeto de palabra. La cama de ‘La guerra’, en su presentación, establece por contigüidad una representación metonímica de Tánatos.

En oposición, podríamos traer a colación “la cama del amor”, tal y como fue nombrada por los periodistas la performance realizada por John Lennon y Yoko Ono tras su boda en marzo de 1969. Lennon y Ono abrieron las puertas de la habitación matrimonial para exhibirse al mundo tumbados en pijama sobre la cama y rodeados de flores, dibujos, libros, música. Convirtieron su luna de miel y, en concreto, la cama, en un compromiso por la paz, tal y como rezaba en los carteles que componían la puesta en escena de la performance, ‘Bed peace’, y en una reivindicación en contra de la guerra, en general, y, en particular, contra la de Vietnam.

En esta performance, John Lennon y Yoko Ono invitaban, a través de postales, a participar a periodistas, artistas, estudiantes, etc… A reflexionar, pensar, hablar de la paz, durante doce horas cada día. Como Lennon dijo en  su álbum ‘Anthology’: “We sent out a card: ‘Come to John and Yoko’s honeymoon: a bed-in, Amsterdam Hotel”.

Dos meses después, en un hotel de Montreal, John Lennon y Yoko Ono repitieron la performance, y de ella surgió uno de los textos poético-musicales más comprometidos y hermosos  a favor de la paz: ‘Give  peace a chance’.

Abel Azcona.

Abel Azcona. Imagen cortesía del festival Intramurs.

En la performance de Johnn Lennon y Yoko Ono, en esa  cama, metonimia del amor, de Eros, no sólo estaban sus cuerpos exhibidos a la mirada voyeurista de los invitados, sino la palabra estaba presente como reivindicación y compromiso .

En “la cama del amor” -“bed peace”- la palabra se alza y se lanza, como la mejor cualidad del ser humano, para transformar lo cruel, lo injusto de la historia y de la existencia y como creadora de futuros más habitables, más útopicos.

Probablemente, en estos momentos convulsos donde la palabra, como espacio de pensamiento, de creación de ideales, ha perdido todo su prestigio, ha sido inhabilitada por la lógica pragmática y consumista del capitalismo neoliberal, la performance de Johnn Lennon  y Yoko Ono, nos parezca naif, en comparación con la materialidad corporal de la performance de Abel Azcona, ‘La guerra’.

Begoña Siles

Ciutat Vella Oberta se va a Marte

Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Castellón
Palacio de Congresos
Avenida de la Mare de Déu del Lledó, 50. Castellón
Del 17 al 20 de noviembre de 2016

El Festival de las Artes de Valencia Ciutat Vella Oberta llevará una selección de sus mejores artista a Marte, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Castellón. Ambas Instituciones tienen un acuerdo de colaboración desde el año 2014 para exponer en sus respectivos acontecimientos una interesante muestra del mejor arte que se hace en la Comunidad Valenciana.

Desde Valencia y desde la propia dirección de Ciutat Vella Oberta, dirigida por el artista multidisciplinar y gestor cultural Antonio Barroso, siempre han apoyado esta iniciativa por el beneficio, la difusión y la promoción de los artistas, apoyo al que se ha sumado el escultor Miquel Navarro como imagen de CVO 2017 y la exposición de algunas de sus obras para tal evento.

Obra de Miguel Oñate. Imagen cortesía de Marte.

Obra de Miguel Oñate. Imagen cortesía de Marte.

Juanma Pérez, Jorge Rubert, Miguel Oñate, David Gonher, Miguel Hache, Raúl Dap, Carlos Balsalobre y Jorge Isla, con pintura, fotografía y escultura, serán este año los encargados de representar a Ciutat Vella Oberta en esta 3ª Edición de Marte. Recordamos que en el año 2015 la organización de Marte expuso en el marco de Ciutat Vella Oberta en Valencia el proyecto Martessence, con artistas como Arturo Comas, el polémico Abel Azcona y artistas que trabajan y viven en Castellón como Laura León y Rodrigo Rodrich.

Los próximos días del 17 al 20 de Noviembre, Castellón se consagra como el Arco del Mediterráneo con una interesante y cada vez más arriesgada muestra de arte contemporáneo para todos los gustos desde el Palacio de Congresos de Castellón.

Obra de Juanma Pérez. Imagen cortesía de Marte.

Obra de Juanma Pérez. Imagen cortesía de Marte.

 

«El arte está muerto y el artista mucho más»

Intramurs
Diferentes espacios del Casco Histórico de Valencia
Del 21 al 30 de octubre de 2016
Encuentro con los artistas Fernando Baena, Miguel Canseco, Inma Luna, Yanice Martins y Marta R. Seobrecueva

Fueron reunidos en la Asociación Cultural Princesa 2.0, sede de Intramurs en Valencia, donde estos días muestran su obra. Lo hacen por pura necesidad, sabedores de que el Arte con mayúsculas no va con ellos; que ese Arte va por los derroteros que impone el mercado. Se limitan a constatarlo y, de paso, reivindicar el arte con minúsculas, el que ausente de los grandes titulares constituye la letra pequeña de toda cultura que se precie. Hablaron, unas veces en tropel estimulados por la conversación, y otras desgranando lo que para cada cual representaba el arte.

Obra de Fernando Baena colgada en un balcón entre la Calle Alta y la Calle Baja de Valencia. Foto de Enrique Miravalls por cortesía de Intramurs.

Obra de Fernando Baena colgada en un balcón entre la Calle Alta y la Calle Baja de Valencia. Foto de Enrique Miravalls por cortesía de Intramurs.

Fernando Baena, Miguel Canseco, Inma Luna, Yanice Martins (que enseguida tuvo que ausentarse porque le tocaba actuar) y Marta R. Sobrecueva hablaron, en ocasiones, del arte como algo muerto y de los artistas como muertos vivientes que tratan de inyectar vida allí donde apenas hay aliento. Pero, en otras, hablaron y mucho de ensanchar los límites, de trascenderlos, de habitarlos para que la energía creativa corriera a sus anchas. Y todo ello, sabedores también del escaso interés que despierta en los poderes públicos, que siguen viéndolo como un hobby, un pasatiempo, un espacio donde pasar el rato tras haber dedicado tiempo a cosas más importantes.

Marta R. Sobrecueva durante su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

Marta R. Sobrecueva durante su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

Sobrecueva arrancó diciendo que todo artista lo que busca «es una forma distinta de mostrar las cosas». Una búsqueda sentida como «necesidad», para la cual «hacemos uso de distintos materiales, ya sea el papel, la palabra, la acción o un coche» (en alusión a Cancedo que utiliza un 4L para su instalación de Intramurs). «Más que una necesidad, para mí es una suerte», señaló Luna, que agradecía a la poesía la posibilidad que le brindaba de ir «más allá de la vida diaria».

“Yo soy apóstumo», terció Baena, que enseguida se embaló: «Vamos a ver, ¡qué puñetas es eso del arte, con las millonadas que mueve! Si el arte está muerto, el artista mucho más. Y los comisarios lo que hacen es utilizar a los artistas como si fueran una granja de producción. Nosotros hablamos aquí de creatividad, pero no de arte, que va por otros derroteros. Nada que esté jodiendo al poder está en el candelero”. A Martins le interesaba el arte «para estar cerca de las personas». Y añadió: «Trabajo fuera de los museos, de las galerías, de esos espacios, porque la calle me parece un espacio de mercado. También está dentro de ello. Tiene que haber diálogo entre todos, sin guetos. Si somos artistas, somos todos artistas…»

Yanice Martins en su instalación. Foto de Paula Felipe por cortesía de Intramurs.

Yanice Martins en su instalación. Foto de Paula Felipe por cortesía de Intramurs.

Artistas todos ellos que tienden a ensanchar los límites del lenguaje, ya sea para cuestionarlo o para investigar sus posibilidades. “Yo es que no tengo planteamiento de cuestionar algo y, aunque así suceda, desde luego no es mi intención”, afirmó Canseco. Baena explicó que era artista desde los nueve años y que aunque cualquier ilusión estaba perdida había que seguir, «por mucho que caigan todas las caretas y todos los ídolos». Y, en ese seguir, «se trata de habitar los límites”, apostilló. “Me interesan más los intersticios que los límites”, subrayó Luna. Pero Baena insistió: “El arte puede, en todo caso, ensancharlos, pero trascenderlos es otra cosa. No hay afuera del lenguaje, hay que asumirlo. El lenguaje es el gran fascista, porque no se puede salir de ahí”.

¿Sois artistas que os gusta provocar? “A mí la provocación como objetivo no me interesa”, apuntó Luna, para quien «tal vez en el mundo performático la provocación sea una de las claves, buscar la risa, el asombro. No sé”. “Abel Azcona, que viene a Intramurs, es uno de esos. No sé, la búsqueda de la provocación per se no me gusta”, destacó Baena. Lo que sí pensaba es que la sociedad, con tanta corrección política, había dado «pasos atrás en muchos sentidos”. Canseco no lo tenía tan claro: “Es relativo, porque alguien de una ciudad como Valencia, Barcelona o Madrid igual no se escandaliza por algo, que en un pueblo o una aldea sí”. Para Luna, la corrección política estaba haciendo «mucho daño al arte, porque constriñe e impide expresarse libremente”.

Inma Luna en un momento de su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

Inma Luna en un momento de su recital. Foto de Estrella Jover por cortesía de Intramurs.

“Antes no existía lo políticamente correcto, pero había una censura terrible”, argumentó Canseco, mientras Baena pensaba que no era «cuestión de cantidad, como si más riesgo fuera mejor, sino de oportunidad. En el arte de acción es importante la oportunidad, el momento de justo”. “Para mí es fundamental la honestidad. No me interesa tanto la ficción como que lo que se cuenta salga de dentro”, dijo Luna.

Con respecto al papel de la Administración pública en el terreno cultural, Baena fue escéptico: “Debería dar ejemplo y pagar cuando monta una exposición o se proyectan videos en un espacio público, y no lo hace porque piensa que con el catálogo ya es suficiente”. Canseco tiró de ironía: “Sí paga, a los electricistas, a los carpinteros, al transportista, a todos menos al artista”. Luna manifestó que los políticos seguían pensando «que esto es un hobby y que ellos están para cosas más importantes; utilizan la cultura para pasar el rato”. Baena fue más concluyente: “Hace poco tuvo un desliz una presentadora de televisión que para referirse al granero de votos del PSOE habló de granja de votos. Fue un hallazgo, porque efectivamente nos ordeñan votos como nos ordeñan obras a los artistas. Somos los tontos útiles”.

Ver noticia en ARTS de El Mundo Comunidad Valenciana

Instalación de Miguel Canseco.

Instalación de Miguel Canseco en el Centre del Carme. Foto de Enrique Miravalls por cortesía de Intramurs.

Salva Torres

Contra el olvido y el silencio

Donde germinan los silencios. Abel Azcona, Alejandro Mañas, Art al Quadrat, Marie-Pierre Guiennot, Pepe Bea
Sala de Exposiciones del Centro Social de Teruel
C / Yagüe de Salas, 16. Teruel
Hasta el 27 de mayo de 2016

El arte es una herramienta de sensibilización frente a cualquier abuso. Un lenguaje que otorga palabra al silencio y presencia a lo extinguido, además de un instrumento de sensibilización en torno a la defensa de los derechos humanos de mujeres y hombres.          Desde 1936 hasta la actualidad, una parte de la historia de España ha sido en primer lugar perseguida, para ser posteriormente silenciada y borrada de nuestra memoria. La vida de los muertos y de las muertas habita en nuestro pensamiento, sin embargo, hasta el franquismo quiso matar esa memoria. Acabar con la memoria de un pueblo con la estrategia sibilina del paso del tiempo, ha sido la manera más burda de mostrar desprecio por los ciudadanos y ciudadanas, víctimas de la represión franquista.

En la actualidad, España es el segundo país del mundo con mayor número de fosas tras la Camboya de Pol Pot. Todavía muchas personas siguen sin saber qué sucedió con sus familiares desaparecidos, mientras que los responsables de aquellos hechos, considerados crímenes de lesa humanidad(1), siguen impunes. El juez Baltasar Garzón considera que hay más de 150.000 personas que permanecen enterradas en fosas comunes repartidas por toda la geografía española. Los olvidados y las olvidadas por el franquismo, no olvidan, por lo que sus tragedias, no pueden ser borradas de nuestra memoria, a pesar de que la historia oficial ha considerado que el pasado no debe ser removido. Su escudo protector ha sido la ley de Amnistía del 15 de octubre de 1977, a través de la cual se exoneraban todos los crímenes cometidos en España desde el 15 de diciembre de 1936 hasta el 15 de junio de 1977, lo que supuso el gran triunfo del franquismo, hasta el momento, evitando que fueran juzgados por crímenes contra la humanidad(2).

Cartel de la exposición.

Cartel de la exposición.

La Transición se ha construido sobre el olvido de los desaparecidos y de las desaparecidas. Los familiares fueron condenados al silencio durante el franquismo, mientras que durante la Transición, han sido abandonados y abandonadas por la mayoría de los políticos al ser dadas por buenas las condenas dictadas por los consejos de guerra franquistas(3). Dichas muertes han sido borradas de nuestra memoria al ser consideradas unas muertes pasadas que no afectan nuestro presente(4) porque no entran dentro del marco dominante de lo humano. En 2013, Naciones Unidas instó a España a investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo, además de neutralizar la ley de Amnistía de 1977. Mientras, la ley de Memoria Histórica aprobada en diciembre de 2007, la cual contribuía a cerrar las heridas y a eliminar cualquier elemento de división entre los ciudadanos y las ciudadanas, ha sido “paralizada” por el Partido Popular.

“Donde germinan los silencios” es una exposición relacionada con la vida y la tierra, la misma que cubrió los cuerpos y que redime a quienes los cubrieron. Por otra parte nos habla de sanación, reparación y construcción de la memoria que pretendemos contribuya a cerrar heridas, a abrir políticas del perdón, a mantener viva la memoria y sobre todo a recordar. Aragón y el País Valenciano de donde proviene la asociación Pozos de Caudé y el lugar de nacimiento de la galería Coll Blanc, respectivamente, nos ofrecen la posibilidad con esta exposición, de restar protagonismo a la frontera de ambos territorios, la misma línea divisoria que tanto protagonismo tuvo durante la Guerra Civil, sinónimo del Frente de Aragón y de la Ofensiva de Levante, que culminó con la división de la zona republicana en dos partes y finalmente con la caída de Valencia.

Al mismo tiempo, los y las artistas, con sus respectivas obras van a proponernos a través de diferentes trabajos y lenguajes contemporáneos, un encuentro traumático a la vez que real, con la memoria invisibilizada y con el silencio, impuesto por la fuerza de las armas. La exposición dará inicio este viernes día 6 de mayo de 2016 a las doce del mediodía con la macroperformance Desafectos de Abel Azcona (Pamplona, 1988) a partir de la cual, el artista pretende llamar la atención sobre la ceguera de una sociedad que ha permanecido adormecida demasiado tiempo. Tanto durante la Guerra Civil española como en la época franquista, se asesinó a una cantidad brutal de personas, la mayoría de las cuales yacen en fosas comunes todavía sin identificar. Sus cuerpos fueron olvidados literal y metafóricamente porque al privarles de identidad, de liturgia, de duelo, se les condenó al olvido. Exiliados, fusilados, calumniados, deshonrados, mutilados, maltratados, heridos, muertos, enterrados.

Aquellos seres humanos sobreviven en el recuerdo pleno de su humanidad a través de parientes descendientes que el artista, en su labor de investigador, sirviéndose de las redes sociales y los recursos de internet, localiza y convoca para esta ceremonia performativa en que consiste Desafectos, la mayor macroperformance que se haya realizado hasta ahora de estas características y con este valor activista, que bien podría parecer de inspiración accionista de los años 70, pero no. Marie Pierre Guiennot (Dijon – Francia, 1970) interpreta, de una manera abstracta, el dolor y el sufrimiento inspirados en los testimonios de los habitantes de la zona de Teruel en sus dos obras Sólo habremos muerto si vosotros nos olvidáis, frase que está en la actualidad junto al monumento levantado en Pozos de Caudé donde fueron fusilados y fusiladas según diversas estimaciones, casi mil personas, y en El estruendo del silencio, trece piezas a través de las cuales homenajea a las trece mujeres fusiladas en Villarquemado y enterradas en los Pozos de Caudé, así como a las trece jóvenes fusiladas en Cella, una de ellas embarazada, enterradas en el cementerio de Albarracín. Alejandro Mañas (Castellón, 1985) recoge en sus dos trabajos el sufrimiento de los represaliados y de las represaliadas.

En Mi última noche, el artista rescata testimonios epistolares de despedidas llenas de sufrimiento ante el inminente fusilamiento, mientras que en Sonidos a la libertad recoge palabras de recuerdo, angustia e impotencia, las cuales surgen del recuerdo de las personas entrevistadas en la población de Cella. El colectivo Art al Quadrat formado por las hermanas Mónica y Gema del Rey Jordà (Sagunt, 1982), relatan la historia de seis mujeres reales en el video Jota de las olvidadas, mujeres que por otra parte sufrieron la represión franquista en carne propia y en cuyos lugares donde dicha violencia aconteció, es cantada, sacándolas del olvido y del silencio. Pepe Beas (Córdoba – Argentina, 1955) en la instalación De hijas y madres nos muestra el dolor de los vivos y el dolor de los muertos. El dolor de los padres, muertos en vida, ante el fusilamiento de los hijos e hijas.

Sus obras pretenden recuperar la memoria de los desaparecidos y de las desaparecidas, contando la historia no escrita y visibilizando la historia perseguida. La obra de todos estos artistas nos habla de resistencia. Sus obras no nos dejan indiferentes ante una realidad aterradora borrada por la dictadura, cuya historia fue reescrita con la intención de que se adecuase a la cosmogonía franquista. En ellas cobran protagonismo las mujeres republicanas, las grandes olvidadas por la represión franquista, víctimas de violaciones tumultuarias y de escarnios públicos en los que fueron rapadas y obligadas a beber aceite de ricino(5), lo cual les provocaba diarreas constantes, porque encarnaban la mujer no sumisa. Las violaciones en base al género fueron constantes durante la Guerra Civil y la posterior represión franquista, siempre al amparo de la misoginia establecida por Antonio Vallejo-Nájera, psiquiatra del régimen quien ha pasado a la historia por ser uno de los impulsores de la segregación entre las madres rojas y sus hijos e hijas, con el objetivo de evitar que se “contagiaran” de su ideología.

Centro Social Teruel.

Donde germinan los silencios. Centro Social de Teruel.

Lamentablemente, todavía en la actualidad no hay ningún registro oficial documental sobre la represión franquista a las mujeres torturadas en base al género, pues fueron violadas, sometidas a abortos forzados, a descargas eléctricas en sus genitales y a los robos de sus bebés hasta bien entrados los años ochenta. Ellas han sido doblemente invisibilizadas: por ser mujeres y por ser rojas o compañeras de rojos, esposas de rojos o hijas de rojos. Y todavía, son las grandes olvidadas de la memoria histórica. Por otra parte esta exposición pretende recuperar la figura de los desaparecidos y desaparecidas, quienes se ha considerado, como dijo Videla, el dictador argentino, no tienen entidad: ni están muertos o muertas, ni están vivos o vivas(6).

España es la única democracia que no ha abierto ninguna comisión para esclarecer los horrores del franquismo. Nuestro país, en su momento, optó por el olvido. En la actualidad, es en Argentina donde se lleva a cabo la única querella contra el franquismo en base a la jurisdicción internacional y la única querella por la represión sufrida por las mujeres en base al género, desde marzo de este mismo año. Los represaliados y las represaliadas buscan justicia frente a la impunidad otorgada por la propia ley de Amnistía que otorgó perdón a los asesinos(7). Después de cuarenta años de la muerte del dictador Franco, es necesario visibilizar la memoria, la verdad y la justicia.

 

1 Este tipo de delitos según la legislación internacional siempre son perseguibles, independientemente del tiempo transcurrido. Lizundia, Fernando I.: El exterminio de la memoria. Una comisión de la verdad contra el olvido de las víctimas del franquismo, Editorial Catarata, Madrid, 2015, p. 99

2 Basterra, Mauricio: “Ley de Amnistía: cómo apuntalar los pilares de una dictadura”, Diagonal Saberes, 16 de octubre de 2012

https://www.diagonalperiodico.net/saberes/ley-amnistia-como-apuntalar-pilares-dictadura.html 24-4-2016

3 Lizundia, Fernando I: Op. cit, p. 105

4 Butler, Judith: Marcos de guerra. Vidas lloradas, Ediciones Paidós, Madrid, 2009, p. 79

5 González Duro, Enrique: Las rapadas. El franquismo contra la mujer, Siglo XXI Editores, Madrid, 2012

6 Carlos, Carmen de: <La Pantera Rosa” Videla: “No están vivos ni muertos, estás desaparecidos”>, ABC Internacional, 18 de mayo de 2013

http://www.abc.es/internacional/20130518/abci-videla-vivos-muertos-desaparecidos-201305181314.html 24-4-2016

7 Martínez, Isabel: “Anna Mesutti: con las víctimas del franquismo no sirve borrón y cuenta nueva”, La Vanguardia, 29 de enero de 2015

http://www.lavanguardia.com/vida/20150129/54424032617/ana-messuti-victimas-franquismo.html 25-4-2016

Irene Ballester Buigues

Comisaria de la exposición

 

Danza y pornografía en Las Naves

Wakefield Poole: Visiones y Revisiones, de Mauricio González
Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Viernes 6 de noviembre de 2015

Las Naves organiza la mesa redonda ‘Coreografías Pornográficas’, el jueves 5 de noviembre, sobre postporno y danza con motivo del estreno en Valencia del montaje Wakefield Poole: Visiones y Revisiones de Mauricio González, el próximo viernes 6 de noviembre en el Espai Mutant de Las Naves.

Será una mesa redonda en la que se abordará el complejo vínculo entre danza y erotismo a través del trabajo de los ponentes, que expondrán su punto de vista y experiencias. Porno y danza por fin en una sola obra. “Es una pieza que interroga directamente y sin tapujos la representación coreográfica del sexo, con toda la carga simbólica que eso conlleva”, apunta Guillermo Arazo, responsable de Programación de Las Naves.

Wakefield Poole: Visiones y Revisiones, de Gonzalo. Imagen cortesía de Las Naves.

Wakefield Poole: Visiones y Revisiones, de Mauricio González. Imagen cortesía de Las Naves.

En ‘Coreografías pornográficas’, presentada por la comisaria Marisol Salanova, participan: el artista Mauricio González; el artista especializado en performance Abel Azcona; el artista interdisciplinar Saul Selles y la gestora cultural Carmen Bueloha.

Wakefield Poole fue bailarín de los Ballets Rusos de Montecarlo, donde bailó en muchas ocasiones El lago de los cisnes. Luego redirigió su carrera y se pasó a la dirección de porno gay, entre los años 70 y 80. Boys in the Sand (1970), su primer film, se convirtió en todo un clásico y pieza de culto. El artista canario Mauricio González le dedica la magnífica performance Wakefield Poole: visiones y revisiones, que llega al Espai Mutant de Las Naves este viernes.

Un solo en el que Mauricio, vestido de cintura para arriba de Príncipe Albrech y desnudo de cintura para bajo, relaciona el ballet clásico El lago de los cisnes con Boys in the sand, película de cine porno. Un montaje escénico que adquiere la forma de conferencia performance o estudio comparativo entre estas dos obras. El artista canario también nos habla de su propia transformación.

Wakefield Poole: Visiones y Revisiones, de Mauricio González. Imagen cortesía de Las Naves.

Wakefield Poole: Visiones y Revisiones, de Mauricio González. Imagen cortesía de Las Naves.

Binomio que suma más de lo que pudiera parecer a primera vista. González compara en escena y con la ayuda de un video las similitudes entre personajes y situaciones de ambas obras, el ballet clásico y la cinta erótica, expone la tesis de que el pasado artístico de Poole se refleja claramente en su forma de hacer porno.

Mauricio González está formado en danza académica y trabajó en el Ballet de Zaragoza, el Ballet Royal de Wallonie (Bélgica) y el Ballet Nacional de España. Después empezó sus propios trabajos, alejándose del lenguaje académico y realizando también creaciones videográficas y trabajos como actor.

Abel Azcona es un artista multidisciplinar especializado en performance y arte de acción. Su trabajo, sin embargo, pone gran atención en los resultados estéticos y por lo tanto se relaciona con medios como la fotografía, el videoarte, instalación y escultura. Su obra es autobiográfica y crítica, con ella invita al público a compartir experiencias arrastrándolo a su mundo interior.

Saúl Sellés es un artista plástico interdisciplinar que vive y trabaja en Alicante. Licenciado en Bellas Artes (UMH), fue becado con la Beca Fórmula Santander que le valió para complementar sus estudios en la ciudad de México DF por la UNAM. Posteriormente fue galardonado con la Beca Puenting III con la que realizó su proyecto sobre poledance El Luchador para la Mustang Art Gallery de Elche en 2014. Es uno de los creadores y comisarios de Residencias A Quemarropa.

Carmen Bueloha es gestora cultural, consultora en social media y trabaja para la Compañía Baal Dansa de Mallorca, además de escribir crítica de danza y artes escénicas en varios medios. Como investigadora está especializada en performance, microteatro, teatro de improvisación, baile y expresión corporal. Formada en Valencia, después de pasar un tiempo en Alemania y México, actualmente vive y trabaja en Palma de Mallorca, desde allí lleva el célebre blog ‘Inquieta Mental’ de experiencias y eventos culturales en la isla y ha colaborado con la Fira B, Festival de Artes Escénicas de les Illes Balears.

Wakefield Poole en Las Naves.

Wakefield Poole: Visiones y Revisiones, de Mauricio González. Imagen cortesía de Las Naves.

 

Un planisferio de la transgresión en Punto

Iconografías de la desobediencia, AA.VV., comisariada por Andrés Isaac Santana
Galería Punto
Barón de Cárcer, 37. Valencia
Hasta el 24 de enero

Según el DRAE: “Desobedecer: Dicho de una persona: No hacer lo que ordenan las leyes o quienes tienen autoridad.”. Por consiguiente, infringir, vulnerar, quebrantar, incumplir, oponerse, resistirse o rebelarse . Partiendo de esta categoría léxica de acción, movimiento y existencia, se abre un abanico ilimitado de potencialiades que vertebran a un sujeto activo en pos de materializar un ejercicio de insubordinación.

"Tying the sexes", de Lluís Masiá. Fotografía de Jose Ramón  Alarcón.

«Tying the sexes», de Lluís Masiá. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Con tal premisa/axioma, ‘Iconografías de la desobediencia’ viene a desfigurar cuanto de pureza y virulenta rectitud habita en las entrañas de los convencionalismos teleológico/artísticos o, como reflexiona el comisario de la muestra, Andrés Isaac Santa, “la obra supone un comentario crítico sobre el orden social y la ortodoxia de sus mecanismos de narración y escritura”.

De este modo, el curador y ensayista cubano, en permanente y estrecha colaboración con la Galería Punto y la inestimable aportación de las galerías Fernando Pradilla, Guillermo de Osma, CIS Art y el coleccionista Jorge Virgili, propone a los diletantes levantinos un inquietante planisferio de la indisciplina vertebrado por el repertorio de treinta obras bajo la firma de veinticinco artistas, en su mayoría coetáneos, cuyas trayectorias respiran un común dióxido de la sublevación.

"Mon cul" y "Emmanuel Arsan", de Pierre Molinier. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Mon cul» y «Emmanuel Arsan», de Pierre Molinier. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Bajo el amparo de dos precursores/referentes como son Pierre Molinier -pionero en el  contumaz estudio de la androginia a través de autorretratos travestidos- y Wolf Vostell -ineludible como esteta de la desolación-, se solidifica un cauce de conculcación revestido de múltiples enunciados, tantos como artistas presentes, cuyas aportaciones nos revelan discursos emparentados con la irreverencia, en forma de parafilias sexuales, introspecciones de género, reprobaciones ético/políticas y, en común denomidador, una sedición del estoicismo en forma de obediencia/sujeto/desobediencia/objeto/desobediencia.

"Top Models (pioneras)", de Herny Eric Hernández y Maryse Goudreau. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Top Models (pioneras)», de Herny Eric Hernández y Maryse Goudreau. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Diversas obras registran un desmaquillado celuloide de lo cotidiano, como el salón Lempicka con gatillo burgués de Annaké Asseff, las sordas cicatrices de los personajes de Marcos López o las ‘Top Models (pioneras)’ de Henry Eric Hernández y Maryse Goudreau, que transitan su pubertad uniformada por el vívido lupanar urbano de la capital cubana. Las proyecciones de la performer peruana Regina José Galindo y “La Fulminante” -heterónimo de la “anarko panfletaria” colombiana Nadia Granados- atesoran el objetivo de litigar frente al carpetovetónico corsé de los formulismos femeninos y políticos, respectivamente, agremiados como fuente de poder y dominación.

"Ricard dog", de Daniel Tejero". Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Ricard dog», de Daniel Tejero». Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Otras obras, en cambio, sugieren y aventuran, exhortan a la revelación de obscuras fórmulas de dolor/placer, como la instalación instrumental de momificación en ‘Ricard dog’, de Daniel Tejero, y “Tying the sexes”, de Lluís Masiá; dolor/sanación, que arroja ‘Malferits’, de Alex Francés, como un arca/refugio abierto a modo de lazareto de expiación. Así mismo, se mancilla cáusticamente el lenguaje de algunos ideogramas de la morfología sexo-mercantilista, como se aprecia en el cinturón funerario del colectivo O.R.G.I.A o en la escultura caucho-vaginal de Elio Rodríguez.

"Malferits", de Alex Francés. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Malferits», de Alex Francés. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

En definitiva, tal y como examina Andrés Isaac Santana, una treintena de piezas que “funcionan como ensayos deconstructivos propensos a rebajar, dislocar, desautorizar, anular o persuadir los perfiles hegemónicos de una visualidad dominante”.

"Horus y apep", del Colectivo O.R.G.I.A. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

«Horus y apep», del Colectivo O.R.G.I.A. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Completa este brillante florilegio de la luxación obra de Eugenio Merino, Elio Rodríguez, Abel Azcona, Ugo Martínez-Lázaro, Donna Conlon, Félix Fernández, Marcos Mojica, Alexis W., Juan Pablo Echeverri, Diego de los Reyes, Rorro Berjano, Daniel Barceló, Juan Francisco Casas y Juan Carlos Martínez.

Fotograma de "Lavado de imagen", de La Fulminante. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Fotograma de «Lavado de imagen», de La Fulminante. Fotografía de Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón

 

Abel Azcona inaugura Donostiartean

Donostiartean, Feria Internacional de Arte Contemporáneo
Kursaal de Donostia
Avda de Zurriola, 1. Donostia-San Sebastián
Del 7 al 11 de agosto, 2014

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo de San Sebastián, Donostiartean, que se celebra del 7 al 11 de agosto de 2014 en Kursaal, arranca su 1ª edición concebida como una feria nueva y distinta pero igualmente rigurosa, ajustada a una línea de excelencia artística en calidad para conseguir una feria más cohesionada. Cuenta con 41 expositores (34 galerías y 7 editoriales) y prevé la asistencia de 20.000 visitantes.

Donostiartean contó con la presencia en el acto inaugural de Juan Carlos Izaguirre, Alcalde de San Sebastián, quien mostró todo su apoyo y conformidad para llevar a cabo esta iniciativa, subrayando la importancia de la capital administrativa de Gipuzkoa en su nombramiento como Capital Europea de la Cultura en 2016 que avala su potencial como ciudad.

Cartel de la performance 'Reminiscence. The art of memory', de Abel Azcona, con la que se inauguró la I Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Donostiartean.

Cartel de la performance ‘Reminiscence. The art of memory’, de Abel Azcona, con la que se inauguró la I Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Donostiartean.

La inauguración de la 1ª edición de Donostiartean tuvo lugar el jueves 7 de agosto en el Palacio de Congresos de San Sebastián por parte de Ignacio Scarpellini, Director de Donostiartean. Tras el recorrido inaugural, el artista Abel Azcona llevó a cabo la performance ‘Reminiscence / The art of memory’, propuesta que surge desde la memoria y la exploración de los fantasmas propios y ajenos.

En ella, cada participante de la acción, con un trabajo previo de exploración, mostró estos sentimientos de forma errante por un espacio delimitado del Palacio de Congresos Kursaal destinado a la feria. Cuerpos desnudos errantes, en todo el proceso inaugural, marcaron una búsqueda interna y propia, utilizando como nexo una escultura hiperrealista de un bebé recién nacido, que fue pasando de mano en mano entre las personas.

Finalmente, todos los participantes formaron una gran instalación corpórea con la que Abel Azcona interactuó directamente realizando la acción performativa final en la que simbolizó la conexión de sangre y el abandono de la escultura hiperrealista.

Obra de Iñigo Manterola, artista que participa con la galería En el estudio, en la I Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Donostiartean.

Obra de Iñigo Manterola, artista que participa con la galería En el estudio, en la I Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Donostiartean.

Durante los siete días previos a la inauguración de la feria el artista realizó diferentes sesiones de trabajo, y acciones de contacto con diferentes personas residentes en Pamplona y San Sebastián con un rasgo común: heridas de abandono, abusos y maltrato. Mediante estos contactos el artista conectó interior y corpóreamente con los voluntarios que participaron en la performance inaugural del 7 de Agosto.

Abel Azcona (Pamplona, 1988) es un artista multidisciplinar especialmente unido al arte de acción, a la performance. Su trabajo explora y pone gran atención en los resultados estéticos y, por lo tanto, se relaciona con medios como la fotografía, el videoarte, la instalación y la escultura. Su trabajo artístico se ha presentado en multitud de museos, centros de arte contemporáneo, galerías y espacios artísticos de países de todo el mundo como España, Portugal, Francia, Italia, Dinamarca, Reino Unido, Alemania, Grecia, Polonia, México, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Argentina, Estados Unidos de América, China, Filipinas y Japón.

Su obra viene definida por dos líneas: una línea autobiográfica y una línea crítica, ligadas entre sí a través de una sinergia constante, que da como resultado un trabajo heterogéneo y a la vez retrato personal. El arte le proporciona una gran herramienta para la crítica y para el conocimiento de sí mismo, cuestionando al mismo tiempo la sociedad actual e invitando al público a compartir su experiencia y a reflexionar sobre los temas de sus obras, de contenido muy crítico: el feminismo, la sexualidad, la desigualdad, la política o la religión, tratando de arrojar luz sobre estas cuestiones sociales.

Logotipo de Donostiartean, Feria Internacional de Arte Contemporáneo de San Sebastián.

Logotipo de Donostiartean, I Feria Internacional de Arte Contemporáneo de San Sebastián.

 

Encierro en busca de la identidad

El artista Abel Azcona finaliza su proyecto DARK ROOM tras 42 días consecutivos de encierro en un espacio de seis metros cuadrados, sin luz y completamente aislado del exterior.

El pasado 15 de agosto Abel Azcona fue trasladado de urgencia desde la galería madrileña en la que realizaba la acción al Gregorio Marañón, donde se encuentra en observación médica hasta la fecha.

Dark Room trata una introspección cuyo objetivo es la re-construcción de un yo propio, ajeno a los contaminantes externos. Como acto metafórico, Azcona se rasuró todo el vello corporal para así asemejar la experiencia a un proceso de gestación, en su caso en el vientre de una madre prostituta y drogodependiente. El análisis de su propia infancia, marcada por el abandono, así como de la figura de su madre es una constante en el trabajo del artista que, con esta acción, se ha asegurado  un puesto en la reciente Historia de la Performance como uno de los accionistas jóvenes más importantes.

El artista Abel Azcona en el segundo "Confinement In Search Of identity". Fotografía de Juan Barte.

El artista Abel Azcona en el segundo «Confinement In Search Of identity». Fotografía de Juan Barte.

Sus trabajos nunca han estado exentos de polémica, algo que quedó reflejado en una de sus últimas acciones, Eating a Koran, por la que recibió numerosas amenazas. En este caso la repercusión en redes sociales y medios especializados ha sido cuantiosa por lo que los detractores no han tardado en aparecer, parece ser que el sector más conservador del arte contemporáneo sigue sin aceptar la performance como concepto y al accionista como artista.

Como enunciaba Beuys: “Lo importante del arte es liberar a las personas, por lo tanto el arte es para mí la ciencia de la libertad”. Abel Azcona es hijo de los padres de la performance y reivindica con sus acciones sus principios performativos, por lo que emitir un juicio de valor acerca de su trabajo es hacerlo sobre la manifestación en sí.

El artista Abel Azcona en el día del Encierro afeitando todo su vello corporal. Fotografía de Dario Missaghian.

El artista Abel Azcona en el día del Encierro afeitando todo su vello corporal. Fotografía de Dario Missaghian.

DARK ROOM es la  tercera parte de su proyecto Confinement In Search of Identity, que comenzó con un encierro durante cuatro días en una galería de Bogotá. En principio la acción se había planteado con 60 días de duración, los cuales se vieron interrumpidos el jueves por problemas médicos derivados del encierro. La curadoría ha correspondido a Victoria Sherman así como a un equipo de especialistas en arte y filosofía, girando alrededor del concepto de caverna desarrollado por Platón en su famoso escrito.

Solo nos queda presentar nuestra admiración y desearle una rápida recuperación al que se ha configurado como uno de los artistas jóvenes más importantes del panorama artístico español y de la performance en general.

Néstor Llopis

Replanteando la identidad corporal

QUEER WEEKEND. Replanteando la identidad en torno al cuerpo

Maelström / Off Limits y mom/elvivero presentan QueerWeekend, del viernes12 al domingo 14 de abril, en el Espacio Off Limits de Madrid

La entrada a la exposición es gratuita.
La entrada diaria a las performances de QueerWeekend cuesta 6 euros (incluye una bebida).
Las 40 primeras tienen premio.

Mauricio González © EfthymiaZymvra. Imagen cortesía de Off Limits.

Mauricio González © EfthymiaZymvra. Imagen cortesía de Off Limits.

 

Subversión para mostrar nuevas formas de identidad a través de prácticas transgresoras, artísticas y políticas. Esto y mucho más es QueerWeekend, un proyecto de Maelström / Off Limits y mom/elvivero que podrás ver en el espacio Off Limits de Madrid (calle Escuadra, 11, Lavapiés) del viernes 12 al domingo 14 de abril. ¿Sus artífices? Regina Fiz y Mauricio González, dos de los artistas más candentes de la escena queer del momento, que presentan un doble cartel: un programa que incluye dos performances, una a cargo de cada uno de los creadores; y una exposición que acoge la serie de fotografías de Regina Fiz FirstCollection y la instalación audiovisual de Mauricio González Ballets Rusos (Variaciones Sigfrido – Odette). La muestra recoge además la secuencia fotográfica WinningHorse, del artista Abel Azcona & Camo.

Exposiciones
First Collection es una serie de seis fotografías en color, formada por dos trípticos en los que la artista brasileña analiza la relación que tiene con su propio cuerpo, con otros cuerpos y con los espacios cotidianos que habitan estos cuerpos en sus vidas. Mauricio González, cuenta de su obra Ballets Rusos (Variaciones Sigfrido – Odette), que “al salir de la Compañía Nacional de Danza en el año 92, comencé a trabajar en la fábrica de licores: negocio familiar, El Canario. Este video muestra el trabajo de una jornada laboral, a la que añado dos elementos escénicos propios del ballet: vestuario (chaquetilla y tutú), y la música de piano de acompañamiento de una clase de danza. La estructura de la pieza es la propia de un paso a dos clásico con variación y coda de cada uno de los intérpretes. Al contrario que en el ballet, donde bailarín y bailarina tienen sus pasos que les son propios: a ella las puntas y la elevación de piernas, a él la batería (o batir de piernas) y los saltos; aquí los pasos son los mismos para ambos, construyendo un continuo hipnótico – Sigfrido – Odette, solo roto por el vestuario que crea las identidades de cada uno”. Winning Horse de Abel Azcona & Camo, es una muestra de su trabajo fotográfico. Su obra en general se puede definir bajo dos ejes explorados entre sí a través de una constante sinergia: el autobiográfico y el crítico.

Wakefield Poole: Visiones y revisiones, de Mauricio González
Wakefield Poole es el nombre de un bailarín americano que formó parte de los Ballets Rusos de Montecarlo y que fue también director de cine erótico gay.

En Wakefield Poole:Visiones y revisiones, Mauricio González hace un estudio comparativo entre dos obras: por un lado, el segundo acto de El Lago de los Cisnes, que bailó innumerables veces con los Ballets Rusos y, por otro, su primera película Boys in theSand, del año 1971, un hito del cine erótico gay. El título Visiones y revisiones sintetiza la propuesta del coreógrafo y bailarín canario. Visión como capacidad de ver y también como percepción imaginaria, percibida como verdadera. Revisión como acción de mirar el detalle y detenidamente algo. Con este trabajo, Mauricio González comparte con el público, a modo de conferencia performance, su visión coreográfica de estas dos piezas que le identifican.

The Ritual Wedding, de Regina Fiz
The Ritual Wedding fue creado como un ritual que exige proximidad e intimidad con el espectador. La propuesta parte de la tradición y evoluciona con el espectador, integrándole en el rito de forma activa. Según Regina Fiz, esta participación activa es la que genera preguntas y otorga al trabajo una dimensión política en torno a un preciso mundo poético, que es capaz de transportar al observador a sus propios recuerdos, a su propia vida y a sus propios problemas, entrelazando el plano de lo individual y universal, lo íntimo y lo público.

CenaPerformática:TheLastSupper, con Regina Fiz y Abel Azcona
Este fin de semana,Maelström / Off Limits será también testigo y colaborador de una iniciativa paralela al QueerWeenkend, capitaneada por la performer Regina Fiz y el artista Abel Azcona. El proyecto se llama Confinement in Search of Identity y su acto de clausura será una cena performática que se celebrará el domingo 14 de abril a las 20.30 horas en el Espacio Off Limits. Las primeras personas que compren o reserven su entrada para las performances de QueerWeekend podrán asistir a la cena performática TheLastSupper como invitados.

Regina Fiz © Rafael Gavalle. Imagen cortesía de Off Limits.

Regina Fiz © Rafael Gavalle. Imagen cortesía de Off Limits.