“El paisaje alterado” de Jesús Rivera en Aural

Jesús Rivera. Landscape Factory. Towards SCI-FI
Galería Aural.
C/ Labradores, 17. Alicante.
Hasta el 9 de abril de 2016.

La ciencia ficción ha mantenido siempre la característica principal de situar al espectador ante una hipótesis que plantea una duda existencial o un escenario demostrable y, sin embargo, de alguna manera posible en la imaginación.

Jesús Rivera propone en su segunda exposición en la galería, un proyecto en que incide en la idea del paisaje alterado, una vez más, hacia algo nuevo y fantástico pero con una base real camuflada. Quizás como respuesta a una situación actual que sirva de válvula de escape a los acontecimientos del mundo que nos abordan diariamente y que nos conducen cada vez más hacia una sociedad hiperindustrializada.

Las imágenes buscan, de este modo consciente, una confrontación entre el desarrollo o la tecnología y lo atávico perteneciente a un mundo añorado. Esto nos conduce a anhelar el descubrimiento de lo desconocido, o bien a regresar a un punto virginal, original de nuestra civilización para tener la oportunidad de comenzar de nuevo. Es la generación procedural fría de lo habitable, la característica que más ha desvirtuado el territorio como concepto individual y localista.

Jesús Rivera, Landscape Factory. Hacia la ciencia Ficción, 07. 2016  Impresión de tintas pigmentadas sobre papel algodón Hahnemühle  87 x 180 cm.Cortesía del artista.

Jesús Rivera, Landscape Factory. Hacia la ciencia Ficción, 07. 2016. Impresión de tintas pigmentadas sobre papel algodón Hahnemühle 87 x 180 cm. Cortesía del artista.

Sus imágenes tienen por escenario espacios generados a capricho mediante software 3D, espacios a los que se integran paisajes reales alterados. Con la creación virtual de estos interiores, el artista se permite navegar de forma tridimensional sobre dichas escenografías calculadas y modificadas con total libertad.

La arquitectura es un elemento capital en las representaciones de ciencia ficción y es lo que a Rivera le interesa como contexto donde situar al espectador. Estos espacios de ficción fascinan al artista tanto a nivel metafórico, entendidos como elementos que conectan dos espacios diferentes y que sirven de alegoría para explicar el tránsito hacia “lo Otro”, junto con la capacidad de la arquitectura para dictar modos de relación y existencia. Son espacios construidos que captan nuestras mentes y las transportan a lugares donde lo imaginario se desarrolla sin límites. Landscape Factory, hacia la Ciencia Ficción, es una declaración de evasión perversa pues, como en sus inicios del género, pretende que el espectador sea consciente de su mirar hacia otro lado.

En este proyecto, el paisaje es trabajado desde la experimentación plástica introduciéndose en un marco de factoría, como si de un laboratorio de pruebas se tratará, es expuesto como producto o parte de un proceso activo, de la misma manera en que se transforma en la Naturaleza o mediante la intervención humana. El territorio, o más bien su mecanismo de cambio es traducido en una manipulación consciente, tanto desde el aspecto cromático como desde el surrealismo espacial.

Digitall reúne a más de 2000 personas en Kinépolis

DIGITALL, evento de creación del sector de la cultura digital
Cines Kinépolis
Avda. Francisco Tomás y Valiente, s/n. Valencia
Del 10 al 13 de diciembre de 2015

“Si no el más grande de España, sí uno de los más importantes”. Jaime Torres, director de la Escuela Superior de Arte y Tecnología ESAT, patrocinador del evento, se refería a Digitall. Animación, efectos especiales, videojuego, arte tecnología y 3D sumados al encuentro de creación digital que reunió el pasado fin de semana en Kinépolis de Valencia a más de 2000 personas entre público profesional y general. Con el apoyo del Ayuntamiento de Valencia, a través de la Fundación Inndea, Digitall ha logrado el objetivo de poner en valor un sector en constante crecimiento.

Imagen promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Imagen promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Javier Ortizá, director de Digitall, subrayó la importancia para Valencia de un evento de estas características, por cuanto permite conocer de primera mano los trabajos de quienes lideran la cultura digital en el mundo, entre ellos no pocos valencianos. “El aumento de la empleabilidad en el sector del videojuego ha sido del 21% en los últimos años”, destacó Jaime Torres, que estuvo acompañado en la presentación de Digitall en la FNAC de Valencia por Rafael Monterde, director general de la Fundación Inndea y por el propio Ortizá.

Los dos millares de personas que se acercaron a Kinépolis pudieron contemplar cómo los principales keyspeakers del sector compusieron una obra digital a base de ilustraciones, dibujos en vivo, textos y firmas, que expresaban el estado y futuro de esta pujante industria. El público pudo igual acceder a videojuegos en grandes pantallas, tales como Minecraft, Call of Duty o Battelfront, el último juego de Star Wars. Del jueves 10 de diciembre al domingo 13, los asistentes a Digitall han podido disfrutar de las últimas novedades en ocio y cultura digital.

De izquierda a derecha, Jaime Torres, Javier Ortizá y Rafael Monterde, durante la presentación de Digitall en la FNAC de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

De izquierda a derecha, Jaime Torres, Javier Ortizá y Rafael Monterde, durante la presentación de Digitall en la FNAC de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Entre las principales figuras que acudieron a este primer encuentro, estaban el productor de videojuegos Grand Theft Auto (GTA), Gordon Ross; el animador Carlos Baena, entre cuyos trabajos figura El Viaje de Arlo, de Pixar, o Iker de los Mozos, por Frozen, de Disney. También estuvieron como ponentes, Enrique del Gato, creador de Atrapa la bandera y Las aventuras de Tadeo Jones; el director artístico de Elite 3D, José Luis Queralt, cuya empresa valenciana diseña personajes de videojuegos, o Eduardo Oliden, conocido por sus trabajos en Ice Age 3 y Piratas del Caribe: En el fin del mundo.

Jaime Torres indicó que por medio de Digitall se pretendía concienciar al público valenciano de que hay “un sector muy prometedor”. El evento recién nacido emerge como escaparate que visibilice y ayude “a los profesionales de la Comunitat Valenciana a que encuentren sus referentes”, agregó el director de ESAT, para quien la cultura digital “va a liderar en los próximos años los mercados”. En este sentido, destacó que había una desproporción entre el incremento de plataformas en el último lustro y la producción de contenidos.

Digitall, que nace con vocación de continuidad, dio a conocer durante los cuatro días que duró el evento los profesionales valencianos tan cualificados con que cuenta la industria del videojuego. Según Monterde, el encuentro es una buena muestra del “abundante talento”, por lo que sólo quedaba apostar por él, de manera que los jóvenes tengan un “ecosistema amable” donde poder desarrollar sus capacidades.

Imagen del video promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Imagen del video promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Cinco días bailando y aprendiendo

Five days to dance, de Rafa Molés y Pepe Andreu
Cines Lys
Paseo de Ruzafa, 3. Valencia
Hasta el 31 de diciembre
Cineteca de Madrid, hasta el 4 de enero de 2015

Una pareja de bailarines aparece una mañana en el aula de un instituto. Es lunes y anuncian al grupo de adolescentes que tienen cinco días para subirse a un escenario y bailar. Una semana para cambiar las cosas. Un pequeño plazo pero una gran reto: mover a las personas cuando el mundo nos paraliza.

Una escena de 'Five days to dance', de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

Una escena de ‘Five days to dance’, de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

La danza obliga a estos jóvenes a romper sus roles sociales justo en el momento de sus vidas en el que éstos se están afianzando. El chico guapo deja de ser el más admirado, el tímido da un paso adelante… Bailar les obliga a tocarse. Se comunican, se igualan. Alguno no se liberará hasta el último instante.

Wilfried Van Poppel y Amaya Lubeigt son los coreógrafos. Él holandés, ella española. Llegan de Bremen. Dos bailarines que han trabajado con Pina Bausch, Susanne Linke o Urs Dietrich y que ahora han decidido trabajar con gente que jamás ha bailado. Lo hacen cada semana en Alemania pero también en muchas ciudades de toda Europa, entre ellas San Sebastián y Valencia.

Imagen de 'Five days to dance', de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

Imagen de ‘Five days to dance’, de Rafa Molés y Pepe Andreu. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

La danza es el leguaje común. No importa el lugar. Éste es su reto: cinco días, una clase de adolescentes, un microcosmos en el que sucede un pequeño big-bang.

‘Five days to dance’ es un largometraje documental de la productora valenciana SUICAfilms en coproducción con la productora donostiarra REC. SUICAfilms vive del hambre de ir más allá en el lenguaje narrativo. Sin límites en las formas y sin miedos en los argumentos. El proyecto nace de la asociación entre Pepe Andreu y Rafael Molés. Apasionados por el formato documental y por sus posibilidades expresivas y de alcance social. A la pasión añaden su larga experiencia, de más de 15 años, en el mundo audiovisual y en la producción y la realización de documentales. Desde el sector público han contribuido al desarrollo de formatos poco explotados por la televisión comercial como la investigación y la Historia.

Detalle del cartel diseñado por Paula Bonet del documental 'Five days to dance', de Rafa Molés y Pepe Andreu.

Detalle del cartel diseñado por Paula Bonet del documental ‘Five days to dance’, de Rafa Molés y Pepe Andreu.

REC Grabaketa Estudioa lleva 20 años ofreciendo servicios globales de producción audiovisual. En 2004 inicia su producción documental con ‘The Pamps’ para ETB. También ha producido ‘Prohibido recordar’ (2010) o ‘To say goodbye’ (2010), que se estrenó en el Festival de San Sebastián.

Además, ha coproducido películas como ‘Kutxidazu bidea, Ixabel’ (2005), ‘Las Olas’ (2011) y el largometraje de animación ‘Gartxot, el bardo de Itzaltzu’ (2011). El último proyecto de REC, ‘Encierro’, es un relato sobre los corredores que participan en los encierros de San Fermín y se ha grabado en 3D.

Parte la financiación de ‘Five days to dance’ se consiguió mediante una campaña de crowdfunding que logró el apoyo de 119 personas.

Escena de 'Five days to dance'. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

Escena de ‘Five days to dance’. Imagen extraída de la web de la productora SUICAfilms.

 

Soñando con los Goya: “Saben que existes”

Desayunos Makma en Lotelito
Entrevista realizada por el equipo de dirección de Makma (Vicente Chambó, José Luis Pérez Pont y Salva Torres) a Álex Montoya y Adriana Navarro, nominados a los Premios Goya por los cortometrajes ‘Lucas’ y ‘Vía Tango’
Gala de los Goya
Centro de Congresos Príncipe Felipe
Avda. Aragón, 400. Madrid
Domingo, a las 22.00 horas

Álex Montoya y Adriana Navarro están, contrariando al mismísimo Goya, rebosantes de ilusión, que no de monstruos, con los sueños de la razón que les producen sus respectivos trabajos. Lucas y Vía Tango figuran como películas nominadas en los apartados de Mejor Cortometraje de Ficción y Mejor Corto de Animación, respectivamente. Van a los Premios Goya nerviosos, pero exultantes. Saben que el triunfo es una puerta más que se les abre, sin duda mayor de las que ya han abierto con su talentosa trayectoria. Reunidos en torno al primero de los Desayunos Makma en Lotelito, Álex Montoya y Adriana Navarro desgranan sus obras nominadas y los claroscuros de la cultura a escasos cuatro días de su ansiado espaldarazo. Les sobran razones, que a continuación exponen, para soñar.

Adriana Navarro y Álex Montoya en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

Adriana Navarro y Álex Montoya en los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

¿Cómo recibisteis la noticia de vuestra nominación a los Goya?

Adriana Navarro: Estaba en la universidad [UPV de Valencia], donde estoy de becaria en el Máster de Animación y realizando el doctorado, y lo vi en streaming. Y como las nominaciones de los cortos se van diciendo por orden alfabético, el mío salió el último por aquello de la v de Vía Tango, v de victoria (risas). Y me puse histérica.

Álex Montoya: Yo estaba en casa con Pablo Llorens. El año pasado fui candidato [con Maquillaje], lo vi en casa solo y la verdad es que fue bastante duro. Por eso este año le dije a Pablo que se viniera; se trajo uno de los Goya que ha ganado y lo tuve ahí delante, tocándole la cabeza. Y, aún así, se sufre.

Álex Montoya en un momento de la entrevista de   los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Álex Montoya en un momento de la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo.

¿Habéis recibido ayudas por parte de alguna institución pública o privada?

Adriana Navarro: Los dos estamos seleccionados en el catálogo de distribución del IVAC-La Filmoteca de 2013, lo cual supone un impulso porque estamos en el recorrido por más de 300 festivales. Yo empecé a moverlo sola y el Máster de Animación de la UPV me ayudó luego económicamente. Ahora el corto está en manos de la productora extremeña Zagal Animación, porque necesito alguien que me ayude a gestionarlo.

Álex Montoya: Yo lo puse en Vimeo, donde ha tenido 50.000 visitas, para que cogiera ese prestigio online que yo quería. Hoy en día que el cortometraje esté online no le perjudica a nivel de festivales. Además, la única manera de ganar dinero con un corto es a través de festivales y con las ventas a televisión. Se vendió a Canal Plus y también a Canal 9, pero no sé cómo ha quedado eso, porque se cerró a la semana de presentar la factura.

Adriana Navarro durante la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Adriana Navarro durante la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Adriana Navarro: Estoy de acuerdo con Álex. Yo a los pocos días de terminar el corto ya lo subí online. Ahora está en Filmin, y el que quiera verlo tendrá que pagar.

Álex Montoya: Es muy difícil realmente que la gente pague por un corto. Hacer dinero online con el cortometraje es complicado. Además, la gente tiene la percepción de que tiene que estar en abierto gratis.

A tenor de las últimas nominaciones y ganadores valencianos en lo Goya, ¿se puede hablar de una escuela valenciana tanto en animación como en el mundo del cortometraje?

Adriana Navarro: Yo vine a estudiar animación desde Salamanca a la Escuela de Bellas Artes de Valencia en 2004, y la verdad es que hay una gran cantera en 3D, Stop Motion y 2D.

Álex Montoya: Hay un pequeño tejido y mucha tradición de cómic e ilustración en Valencia desde los años 80. Lo que pasa es que luego mucha gente tiene que irse fuera.

Adriana Navarro y Álex Montoya en un momento de la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Miguel Lorenzo.

Adriana Navarro y Álex Montoya en un momento de la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Miguel Lorenzo.

Entonces, ¿se está desperdiciando todo ese talento?

Álex Montoya: En ficción, se estaba haciendo una cantera, que se está desperdigando y cada cual ganándose la vida como puede. En ficción, al menos, no hay más remedio, y en animación parece que hay un poco más de caldo de cultivo con determinadas empresas. En ficción desde luego está fatal. El problema es el dinero. Una vez que desaparece Canal 9, que es la que compraba ficción y ahora ya no existe, y el IVAC, que sigue dando ayudas pero cada vez más mermadas, pues realmente la apuesta es muy fastidiada, porque es mucho trabajo (hacer un guión de largometraje te puede llevar un año o más) y al final lo haces en el vacío y sin expectativas de remuneración, lo cual complica mucho las cosas.

Contarnos un poco cómo habéis llevado a cabo vuestros trabajos nominados a los Goya.

Adriana Navarro: Mi proceso creativo tiene que ver mucho con el azar. En Fallas, un guiri ebrio se puso a bailar (la verdad que muy bien) en un vagón del metro con una señora de unos 60 años. La gente se divirtió mucho y yo eso lo vi como de guión cinematográfico total, porque es algo que no ocurre todos los días. Y, por otra parte, como yo ya tenía rondando una música de tango porque eso me permitía una duración de tres minutos para la animación, junto a la anécdota de metro, fue todo ello el germen del corto. Luego fui dándole forma, con un señor que se convertía en revisor, haciendo un trabajo monótono, y que el hecho de enamorarse de una pasajera le saca de su rutina. Finalmente, el tren se convierte en una pista de baile. El sueño que él está viviendo le devuelve luego a la realidad, aunque la pasajera deja un mensaje de esperanza que yo encontré, también por azar, en el sobre de un azucarillo. Lo cual es como si en Vía Tango me hubieran ido dando pequeñas pistas; como si el guión me lo hubiera ido encontrando.

Azar y mucho sacrificio, ¿no?

Adriana Navarro: Estuve dos años para hacer 2.400 dibujos, que luego coloreé en digital, lo cual me llevó tres meses, sólo colorear el corto, y eso que introduje únicamente la paleta de primarios. Y sin sombras, porque eso requería una nueva capa por encima y dos meses más de trabajo.

Adriana Navarro durante la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

Adriana Navarro durante la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

Sorprende la sencillez y la economía de medios que supone volver al 2D.

Adriana Navarro: Antes el 2D era el canon, lo que había en la animación clásica. Y ahora es el 3D. Lo que yo quería era volver al origen, rescatar la animación con la que yo disfrutaba de pequeña.

Y en tu caso, Álex, ¿cómo ha sido ese proceso de trabajo?

Álex Montoya: Estábamos con el guión del largometraje, para el cual no terminábamos de encontrar financiación. De manera que preferimos centrarnos en el corto para ver si nos servía después como tarjeta de presentación para el largo.

¿Y cómo te dio por un tema como el de la pederastia?

Álex Montoya: Bueno, me pareció interesante un mecanismo como el de la pederastia, que un señor [Álvaro, encarnado por Luis Callejo] contrate a un chaval [Lucas-Javier Butler] para hacerle unas fotos totalmente inocentes y poder fingir en las redes sociales. Yo creo que el corto está muy bien, porque te revela el plan de este hombre muy pronto y el chaval lo acepta, de manera que no es una víctima inocente, sino que entra en ese rollo y te dispara las expectativas de lo que puede pasar. En el corto, el chaval tiene una mirada de Bambi, pero en el fondo hace la vista gorda acerca de esas fotos que le hacen para ser usadas en la red. Es una cosa que hacen los adolescentes, que no tienen todavía desarrollado el tema moral y son muy egoístas, más allá de si eso está bien o mal.

Álex Montoya durante la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Miguel Lorenzo.

Álex Montoya durante la entrevista de los Desayunos Makma en Lotelito. Foto: Miguel Lorenzo.

Es entonces una película sobre la pederastia…

Álex Navarro: No me interesa la visión maniquea de la pederastia, ni retratar al pederasta como si fuera un monstruo. Me interesa más la pederastia desde el punto de vista de la Lolita de Nabokov y no como habitualmente se hace tan en blanco y negro. Yo quería presentar un caso limítrofe de pederastia, de alguien que bordea la normalidad.

¿Os afectan las políticas culturales, no sólo el tema del IVA, sino ese discurso recurrente de insulto al mundo de la cultura?

Álex Montoya: Hombre, te hace pensar de que tal vez exista cierta manía hacia la cultura, sobre todo cuando oyes hablar a Montoro acerca del fraude que se produce en el mundo de los actores. Es muy perverso, porque ha salido una estadística reciente diciendo que el 70% de los actores no puede vivir de su trabajo, sino de otros empleos que nada tienen que ver con su profesión. La gran mayoría sobrevive como puede y lo que Montoro dice entiendo que se refiere a los que trabajan fuera, tipo Bardem. En cualquiera caso, declaraciones como éstas no ayudan al sector y crean una opinión pública adversa a la cultura.

Adriana Navarro: En mi caso, la universidad se ha dado cuenta de que los estudiantes necesitamos recursos para dar a conocer al mundo nuestra obra. Yo he tenido su apoyo y eso es bueno porque ahora los estudiantes perciben que se puede llegar, y eso les da esperanza. De hecho, el éxito de Vía Tango lo ven como propio. Es un premio para todos aquellos estudiantes a los que les gusta el dibujo y la animación.

Un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo.

Álex Montoya: En el IVAC yo he percibido que tienen voluntad de ayudar, porque aunque se han bajado las ayudas y es verdad que tardan en pagar, el histórico de las ayudas no ha bajado tanto como a nivel nacional. Lo que ha sido un golpe gordo a nivel industrial ha sido el cierre de Canal 9. En Valencia ha cerrado el 80% de las empresas del sector, y eso resulta desolador.

Para el fútbol se hizo una ley de interés general, ¿cuándo se ha hecho algo así en el terreno de la cultura?

Adriana Navarro: Yo la verdad es que sin el apoyo de la universidad o del IVAC no hubiera podido estar en tantos festivales.

Álex Montoya: Las películas francesas venden la imagen de París y atraen turismo. Aquí eso no se entiende. Tiene que venir George Clooney para hacer más en Valencia que todas las campañas de publicidad juntas. No entienden que la cultura crea imagen y que detrás hay una industria muy potente. Más marca de España que Almodóvar no hay y, sin embargo, le dieron fuera un premio por toda su carrera y aquí apenas se hicieron eco de la noticia.

Un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

Un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

¿Cómo veis vuestras posibilidades en los Goya?

Álex Montoya: Este año está muy igualado. En la pasada edición había dos favoritos muy claros: Aquel no era yo, de Esteban Crespo, y Voice Over, de Martin Rosete. Este año todos los cortos tenemos idénticas posibilidades.

Adriana Navarro: Yo estoy nominada con gente a la que admiro y, en ese sentido, yo ya me siento premiadísima. Para mí son compañeros a los que he tenido como referentes desde hace años. Los abrazaría a todos (risas). En el caso de que ganara, el triunfo sería para todos los estudiantes que, como yo, empiezan.

Álex Montoya: Estar nominado revaloriza tu nombre y hace que te presten atención productores que normalmente no lo hacen. Saben que existes y, a partir de ahí, sirve de mucho para conseguir reuniones. Ganar el Goya es la mejor tarjeta de visita para que te hagan caso.

Adriana Navarro y Álex Montoya, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

Adriana Navarro y Álex Montoya, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Miguel Lorenzo

Arranca Cabanyal Portes Obertes. 15 años!

XV CABANYAL PORTES OBERTES : Del 10 al 19 de maig de 2013

Exposició 
Del 10 al 19 de maig de 2013
Cabanyal en imatge.  Exposició en les cases del Cabanyal
Dissabtes i diumenges d’11:00 a 14:00 i de 16:30 a 20:30
Escapar-arte. Intervencions artístiques en els comerços, façanes i aparadors
Horari habitual de comerç

Inauguració

Divendres 10 de maig
A les 20 hores

Al Teatro la Estrella, carrer dels Angels 33, curtmetratges d’animació “Animant el Cabanyal”. Realitzat per alumnes de BBAA, UPV i “Vecinos”. Pel·lícula d’animació 3D, nominada als Goya 2013 de l’Escola d’Animació Valenciana Primerframe.

Recorregut pel carrer de la Reina, exposició en els balcons “Un barri a pinzellades”

A les 21 hores

A l’escorxador, carrer de Sant Pere, 27, sopar i música

A l’1 hora de la matinada

Al pub “No hay nada mejor que 27 amigos”, carrer de la Reina, 186, sessió de dj a càrrec de “2 chutas dj’s”

 Para más información, consulta: http://xvcabanyalportesobertes.blogspot.com.es

Arquitectura: de la megalomanía a la recesión

Arquitecturas de España: una mirada reflexiva
EXPOSICIONES:
Spain mon amour
Ruinas modernas

Museo ICO
C/ Zorrilla, 3, Madrid
Hasta el 9 de junio de 2013

El Museo ICO presenta dos exposiciones, Spain mon amour y Ruinas modernas. Se trata de una radiografía de los éxitos de la arquitectura española reciente y el fracaso del urbanismo especulativo anterior a la crisis. una ocasión para resaltar el trabajo bien hecho y aprender de los errores.

Dos muestras complementarias que, desde distintas ópticas, documentan la arquitectura y el urbanismo de la última década en España. Edificios que han recibido el aplauso unánime de la crítica y del público, frente a promociones urbanísticas que han quedado sin terminar con la llegada de la recesión.

"Spain mon amour", imagen cortesía de Museo ICO.

“Spain mon amour”, imagen cortesía de Museo ICO

Arquitectos como Francisco Mangado o estudios como Mansilla+Tuñón, Nieto Sobejano, Paredes Pedrosa y RCR Arquitectes participan en la primera de las muestras, Spain mon amour, que ofrece un recorrido por la última arquitectura a través de quince obras en quince ciudades diferentes. Y que, en algunos casos, han sido premiadas internacionalmente.

Con una propuesta a medio camino entre la performance y la instalación, el comisario de la muestra, Luis Fernández-Galiano, ha seleccionado proyectos destacados que reflejan el buen hacer de la arquitectura española. Proyectos sin grandes presupuestos, con una escala adaptada a las circunstancias y necesidades del enclave y el programa, donde no hay megalomanía, ni dispendio. Una versión más reducida de esta muestra se pudo ver en la sección oficial de la XIII Exposición de Arquitectura de la Bienal de Venecia.

En la exposición se podrán conocer estas obras a través de maquetas y de un conjunto de fotografías, firmadas por prestigiosos profesionales. El visitante también podrá recibir en directo la explicación de los proyectos de la mano de un centenar de estudiantes de arquitectura, vestidos de blanco, que participan activamente en la muestra. Un guiño reivindicativo, sin duda, a la situación que viven las generaciones que actualmente están cursando sus estudios con un futuro, en el mejor de los casos, más complicado y menos boyante que el que han disfrutado promociones anteriores.

Según explica el comisario «la muestra celebra la calidad arquitectónica y a la vez transmite las inquietudes y esperanzas de los más jóvenes miembros de una profesión en crisis». La participación de los estudiantes en esta muestra se ha estructurado mediante la firma de convenios de colaboración por parte de la Fundación ICO con la Universidad Politécnica de Madrid, la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad Europea de Madrid y la Universidad CEU San Pablo.

Todos las obras presentes en Spain mon amour están firmadas por una generación que ha cumplido los cincuenta, tomando el relevo de maestros como Rafael Moneo –ejemplo de una forma de entender la arquitectura o de construir– que han mantenido a los profesionales españoles entre la élite mundial.

«Spain mon amour es desde luego la celebración de una etapa, unos arquitectos y unas obras, pero también una elegía por un pasado que ha llegado a su término, una denuncia de un presente dislocado y una invitación a pensar el futuro de otra forma», aclara Fernández-Galiano.

Mansilla + Tuñón. Ayuntamiento de Lalín. ©Luis Asín. Imagen por cortesía de Museo ICO

Mansilla + Tuñón. Ayuntamiento de Lalín. ©Luis Asín. Imagen por cortesía de Museo ICO

Ruinas modernas es la otra cara de la moneda. La arquitecta Julia Schulz-Dornburg ha realizado un inventario fotográfico de urbanizaciones que no han llegado a ser habitadas. En ella, imágenes de hermética poesía contrastan con fotos aéreas y planos de conjunto que muestran los desarrollos desde diferentes puntos de vista.

Más de 10.000 kilómetros recorridos desde el año 2010 han llevado a Schulz-Dornburg a reunir imágenes de una inquietante belleza –las ruinas modernas–, que en la exposición se muestran junto a la ficción que representan las recreaciones en 3D y los anuncios que diferentes promotoras vendían. Un sueño que nunca llegaron a inaugurar.

«La muestra no es un censo de promociones fracasadas y no pretende ser representativa; la colección responde a una selección personal de los lugares visitados estos dos últimos años», afirma la arquitecta. «Realidad y ficción forman un tándem inseparable a lo largo del recorrido expositivo. Sólo desde esta lectura doble, se puede llegar a comprender lo impensable, reconstruir lo inimaginable, constatar el disparate y sacar sus propias conclusiones».

Y añade, «creo que deberíamos promover transformaciones políticas, sociales y económicas que eviten la depredación del territorio y que promueven el valor del paisaje, la sostenibilidad ambiental y la equidad social».

Spain mon amour y Ruinas modernas se complementan. Ambas, en conjunto, proponen una mirada reflexiva sobre los logros y los errores de una época.

Urbanización Bella Rotja. Ruinas Modernas. Imagen por cortesía de Museo ICO

Urbanización Bella Rotja. Ruinas Modernas. Imagen por cortesía de Museo ICO