30×30 Railowsky, tercera parte

30×30 Railowsky
Facultad de Bellas Artes
Universidad Politécnica de Valencia
Hasta el 12 de mayo de 2017

La Facultat de Belles Arts de la UPV presenta la tercera y última parte del proyecto expositivo ’30 x 30 RAILOWSKY underground’ que, tras las muestras en el MuVIM y La Nau, pone el broche a la celebración del 30 aniversario de la Librería y fotogalería Railowsky que, el pasado mes de diciembre, recibía de esta misma Facultat su Medalla de Sant Carles por «su labor continua de difusión y dedicación especializada a la bibliografía sobre arte, fotografía y cine desde mediados de los años ochenta, siendo un referente cultural de la ciudad de Valencia, promotora de exposiciones y otras actividades, siempre tan cerca de la Universidad y de esta Facultad, y un lugar de ‘aprovisionamiento’ para nuestros estudiantes y profesores».

En los últimos meses, Railowsky ha celebrado su 30 aniversario realizando tres exposiciones en lugares a los que de una manera u otra ha estado y está muy unido: el MuVIM, el Centre Cultural La Nau y, ahora, la Facultat de Belles Arts de la UPV.

La tercera parte de la muestra reúne a 10 fotógrafos de reconocido prestigio que se unen entre sí por afinidad de estilos y amistades en un apasionante viaje en Metro. Alberto García-Alix, Ricky Dávila, Bernard Plossu, Vari Caramés, Las Fotolateras (Lola Barcia y Marinela Forcadell), Eduard Ibáñez, Pilar Pequeño, Javier Campano, Chema Madoz y Rafael Navarro se convierten en improvisadas estaciones de Metro que conforman, en el montaje de esta última parte, la línea morada de esta red imaginaria que une distintos espacios de la ciudad y a diferentes fotógrafos.

Cartel de 30x30 Railowsky ahora en la Facultad de Bellas Artes.

Cartel de 30×30 Railowsky ahora en la Facultad de Bellas Artes.

Esta tercera y última línea agrupa la parte más artística y vanguardista del ‘Universo Railowskyano’. El final de este viaje tan solo es el principio de uno nuevo porque, como decía el poeta catalán Miquel Martí i Pol: «i via fora! /que tot està per fer i tot és possible».

Alberto García-Alix es un reconocido fotógrafo español (nacido en León, en 1956), que fue uno de los estandartes de la llamada ‘Movida Madrileña’. En sus obras emplea una poderosa imaginería para llevarnos al lado más duro de la sociedad, combinándolo con su incuestionable genio artístico.

“Yo soy un permanente insatisfecho, nunca quedo contento, siempre sacaría un carrete más.” (Alberto García-Alix)

Ricky Dávila Wood es un fotógrafo vasco (nacido en 1964 en Bilbao) que es un poeta visual. Es un hombre reflexivo y apasionado a la vez. Busca imágenes definitivas, pero no el instante decisivo: busca almas y rostros, historias, busca emociones y escalofríos.

“Las caras tienen que ver con una dirección hacia fuera de la cámara, mientras que los paisajes me devuelven hacia un viaje interior.” (Ricky Dávila)

Fotografía de Ricky Dávila. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Ricky Dávila. Imagen cortesía de Railowsky.

Bernard Plossu es un fotógrafo francés (nacido el 26 de febrero de 1945 en Dalat, Vietnam) del que la parte más importante de su trabajo está constituida por reportajes de viajes. Es el fotógrafo viajero por excelencia. Su espíritu nómada le ha llevado desde hace décadas a deambular por el planeta con el espíritu abierto y el ojo presto.

“Viajar no es cruzar fronteras sino cambiar de olor.” (Bernard Plossu)

Vari Caramés es un fotógrafo gallego (nacido en 1953 en Ferrol). Actualmente vive en A Coruña. Es un incorregible perseguidor del azar, las sombras huidizas y los encuentros que sólo presuntamente son fortuitos. Con más de tres décadas de dedicación a sus espaldas y una obra de personalísimo trazo que lo coloca entre los fotógrafos españoles más singulares de nuestro tiempo, es un cazador de imágenes «en volumen bajo y alta fidelidad».

“Para mí la fotografía siempre fue un juguete, lo importante es conseguir imágenes poderosas, magnetizantes.” (Vari Caramés)

Eduard Ibáñez es un pintor, grabador y fotógrafo valenciano (nacido en Tavernes de la Valldigna, Valencia, en 1954) que es conocido en el ámbito fotográfico español principalmente por su consolidada trayectoria en fotomontajes.

“La fotografía me ha permitido, frente a su supuesta objetividad, estimular los lugares más recónditos de la percepción, provocando un torrente de emociones inesperadas.” (Eduard Ibáñez)

Lola Barcia y Marinela Forcadell, Las Fotolateras, nacidas en Valencia y Castellón (1968 y 1969 respectivamente). Desde el mundo de las Bellas Artes y del Marketing respectivamente, comienzan en 2008 su andadura estenopéica. Fotógrafas itinerantes y viajeras incansables, recorren el mundo con 45 cámaras de foto construidas a partir de latas metálicas ‘enlatando’ el mundo siendo ‘Ciudades enlatadas’ su obra más extensa. De una manera calmada y serena, retienen imágenes de ciudades bulliciosas y vivas transportando en sus maletas 45 latas y todo lo necesario para construir sus clásicos laboratorios ambulantes alrededor del mundo. Su pasión por la divulgación les lleva a impartir cursos, conferencias y exposiciones sobre fotografía en las que trasmiten el amor por la ciencia y el arte como forma de vida.

“No capturamos el instante, sino el momento. La imagen es tomada mientras suceden cosas en el exterior. Es algo lento, como la cocina.” (Las Fotolateras)

Fotografía de Pilar Pequeño.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Pilar Pequeño es una fotógrafa española (nacida en Madrid en 1944) cuyo tema principal es la naturaleza: paisajes y bodegones de flores y plantas, al principio en blanco y negro y actualmente en color. De 1997 a 2005 desarrolla la serie ‘Huellas, fragmentos de tiempo’, fotografías de lugares abandonados; un trabajo sobre la acción del hombre en el paisaje, el paso del tiempo, la memoria y la recuperación por la naturaleza de lo que fue suyo.

“Me gusta trabajar en soledad y silencio, analizar la naturaleza.” (Pilar Pequeño)

Javier Campano es un fotógrafo español (nacido en Madrid en 1950, donde vive y trabaja) que nos ofrece, a través de sus fotografías, su propia visión cercana de las ciudades que ha visitado en sus viajes y, cómo no, de los múltiples viajes que ha realizado en una misma ciudad: Madrid.

“Tiene tanto valor el color como el blanco y negro, son variaciones de lo mismo y en todos los casos la poesía y la emoción siempre están presentes, eso es lo que intento.” (Javier Campano)

Chema Madoz es un reconocido fotógrafo español (Madrid, 1958) amante del blanco y negro, su obra recoge imágenes extraídas de hábiles juegos de imaginación, en los que perspectivas y texturas tejen sus imágenes. No todo es lo que parece, y ocultos entre la cotidianeidad surgen nuevos mundos, nuevas dimensiones que de la mano de la metáfora alteran la percepción de la realidad más inmediata y el absurdo, la paradoja, el humor se dan cita en el estudio del fotógrafo, estableciendo una relación con el espectador que le conduce por los caminos de un universo paralelo.

“La técnica me interesa en cuanto me permita acceder a los resultados que deseo. Luego de alguna forma hay que olvidarla, no tenerla presente.” (Chema Madoz)

Rafael Navarro es un fotógrafo aragonés (nacido el 8 de octubre de 1940 en Zaragoza) cuya obra es un reflejo de su mundo interior. Mostrar lo evidente casi nunca ha sido un objetivo para él. Sus fotografías son siempre en blanco y negro y con un tamaño que oscila entre el convencional y los grandes montajes.

“Para mí la fotografía es un medio. Un medio que me permite hablar allá donde no encuentro las palabras. Un medio con el que busco en mi subconsciente, aflorando contenidos, sentimientos escondidos. Un medio que me permite crear objetos que contengan valores sutiles inteligibles para otros. Un medio que me deja respirar mi libertad.” (Rafael Navarro)

 

El 30×30 de Railowsky

30×30 Railowsky Underground
La Nau de la Universitat de València
C / Universitat, 2. Valencia
Hasta el 19 de marzo de 2017

Veinte años no es nada cantaba Carlos Gardel, pero 30 ya tienen un peso considerable cerca del medio siglo. Palabras mayores, sobre todo cuando se refieren a la existencia de una pequeña librería superviviente de sucesivas crisis. Railowsky celebra por todo lo alto y como se merece ese feliz aniversario con una trilogía fotográfica. Tres exposiciones sucesivas en el MuVIM, La Nau y la Facultad de Bellas Artes.

Es el ’30×30 Railowsky Underground’, un juego numérico que une las tres décadas de Railowsky con 30 fotógrafos que forman parte del universo sentimental de la librería y fotogalería. La especialización, la austeridad y el saber sacar partido al hecho de ser pequeños. Esas son, según Juan Pedro Font de Mora, las claves de tan larga trayectoria. Los motores y remos que les han permitido navegar contra el viento y capear el temporal.

Fotografía de Xurxo. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Xurxo. Imagen cortesía de Railowsky.

La primera exposición se inauguró el 10 del pasado mes de  noviembre en el MuVIM, con la participación de: Jürgen Schadeberg, Xavier Miserachs, Joan Colom, Joaquín Collado, José Miguel de Miguel, Rafael Sanz Lobato, Cristina García Rodero, Fernando Herráez, Cristóbal Hara y Francesc Jarque.

Hasta el 19 de marzo se celebra la segunda entrega, en el Centre de Cultura La Nau, con dos partes diferenciadas. En un sector se agrupan cuatro prestigiosos fotoperiodistas, dos ellos referentes del periodismo gráfico valenciano, José Aleixandre y José Vicente Penalba, que iniciaron su carrera tras la muerte de Franco y fueron testigos de la Transición democrática siguiendo en activo hasta nuestros días. También el tándem formado por Sandra Balsells y Gervasio Sánchez, fotoperiodistas que vivieron juntos la guerra de los Balcanes y que, posteriormente, han viajado con sus cámaras por otros lugares del mundo, principalmente Latinoamérica, África, Oriente Próximo y Afganistán.

Afines a la fotografía antropológica Juan Manuel Castro Prieto y Juan Manuel Díaz Burgos, amigos y compañeros de aventuras fotográficas. Ambos fotografiaron a las gentes del Perú de finales del siglo XX y han derivado hacia terrenos más artísticos en lo que se podría calificar como ‘realismo mágico fotográfico’. Un tipo de realidad más directa es la que muestran Baylón y Moltó, representantes del movimiento Street Photography en España. Baylón de estilo más castizo y Moltó Esquembre con claras influencias del centro y norte de Europa.

La última parte de la trilogía 30×30 se inaugura el 14 de marzo en la sala Josep Renau de la Facultad de Bellas Artes de Valencia e integra medio centenar de obras. Cinco imágenes de una decena de artistas: Chema Madoz, Ricky Dávila, Alberto Schommer, Las Fotolateras, Eduard Ibañez, Rafael Navarro, Vari Caramés, Bernard Plossu, Pilar Pequeño y Alberto García Alix. En estas muestras los fotógrafos se convierten en estaciones de metro que conectan con otros fotógrafos por afinidad de estilos y amistad.

Memorandum Natura, de. Imagen cortesía de Railowsky.

Memorandum Natura, de María Antonia Garcia de la Vega. Imagen cortesía de Railowsky.

El silencio del bosque

Por otra parte, los paisajes arbóreos de María Antonia García de la Vega que integran su libro ‘Memorandum Natura’, publicado en 2015,  se exponen en  la fotogalería Railowsky dentro de  la nueva edición de Fotográfica organizada por el MuVIM de Valencia. Una muestra compuesta por 20 imágenes en blanco y negro que vindican la contemplación y el silencio, estará abierta hasta el 29 de abril.

Las fotografías se caracterizan por los delicados matices del blanco y negro de las copias, reveladas por la propia autora, y por la sensibilidad de unas imágenes que son el resultado de seis años de viajes y paseos de García de la Vega por los últimos bosques de la península ibérica y Canarias. Desde el paisaje nebuloso del castañar de El Tiemblo en Ávila al antiquísimo bosque del terciario en La Gomera o el bosque junto al castillo de Sintra, en Portugal.

Rodeada de un silencio primitivo, la autora captura la magia de la luz, con las brumas del amanecer o las intrincadas texturas de los árboles para transmitir esa tranquilidad que tanto nos falta en estos tiempos. Las imágenes se relacionan con ese lado oculto, ancestral que nos une a la naturaleza, en este caso representada por el bosque. Un lugar tenebroso, a veces incluso fantasmagórico y a la vez placentero, que tiene una profunda carga simbólica en nuestra cultura.

Fotografía de Díaz Burgos. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Díaz Burgos. Imagen cortesía de Railowsky.

Bel Carrasco