Pintura siempre

Pintura siempre
Roberto Coromina

La New Gallery
C/ Carranza 6, Madrid
Inauguración: miércoles 8 de mayo a las 20 h.
Hasta el 1 de junio de 2013

Roberto Coromina, serie "Oro", 2013. Oro sobre papel, 48x48 cm. Imagen cortesía de La New Gallery.

Roberto Coromina, serie «Oro», 2013. Oro sobre papel, 48×48 cm. Imagen cortesía de La New Gallery.

Si no es fácil asumir un compromiso con la pintura en estos tiempos donde se juega más a la pretensión conceptual y al baile de argumentos pretenciosos, mucho menos si la historia parte de años atrás, cuando Roberto Coromina coloca los cimientos de su obra creativa, cuando pintar tenía visos de ejercicio decimonónico o, al menos, fuera de tiempo y lugar, protegido por un halo romántico de misión imposible. Debía ser un bicho raro entre sus colegas generacionales, pero él siempre se ha mantenido fiel al discurso pictórico, bien dentro de los límites del cuadro o abriendo sus límites de par en par. En su caso, lo pictórico nunca ha estado reñido con la experimentación, con dar una y mil vueltas a las posibilidades del volumen, del color, del plano, de la luz. Un ejercicio de pintura expandida tan literal como radical. Recuerdo sus composiciones en las que el lienzo, la tabla, parecía haber explotado para inundar el espacio -salpicar el suelo como si de un campo de minas se tratara- con sus recortadas y puntiagudas esquinas. El cuadro era un puzzle para cuya recomposición había que recurrir a un paseo físico y mental hasta desentrañar la clave de la deconstrucción matérica y escénica..

Este fue un capítulo de su trayectoria del que aún podemos descubrir rescoldos en esta exposición, para cuyo título, me confiesa el artista, no ha encontrado mejor frase que “Pintura siempre”. Se reprocha a sí mismo que no sea demasiado original, a la hora de definirse pero ¿original para qué? ¿para confundir a su respetable y firme criterio y al de quienes le seguimos desde hace mucho en su reafirmación artística? La originalidad radica en saber sacar a la eterna pintura la esencia misma para reinventarla en cada etapa, en cada momento. Y eso Roberto Coromina lo ha llevado hasta sus penúltimas consecuencias, le queda llegar a las últimas para lo cual espero que falten muchos años y que nosotros lo veamos en sus invenciones y discursos. A las pruebas de esta exposición me remito, donde se combinan varios de los caminos que ha tomado a lo largo del tiempo y que se reconcilian en esa suerte de mapa cósmico o estelar que dibuja en sus cuadros de lineal trazo y metódica composición. Como las finas cuerdas de un  instrumento que solo él sabe tocar entre una partitura de acordes infinitos. Una música callada de coloratura pictórica, siempre.

Roberto Coromina, serie "Oro", 2013. Oro sobre papel, 48x48 cm. Imagen cortesía de La New Gallery.

Roberto Coromina, serie «Oro», 2013. Oro sobre papel, 48×48 cm. Imagen cortesía de La New Gallery.

Los comentarios están cerrados.