Payasas al poder

26ª Mostra Internacional de Payasas y Payasos
Xirivella (Valencia)
Del 8 al 17 de noviembre de 2019

La palabra payaso es una de esas con dos caras, pues, según la intención y el tono de quien la pronuncia, igual es un insulto que un halago. Sinónimo de tonto, patético o de divertido y original. Bajo el tupido maquillaje, las vistosas pelucas, zapatones e indumentarias colorinescas suele ocultarse una persona afable que disfruta cosechando sonrisas y carcajadas. Pero en el imaginario colectivo ese llamativo y en apariencia inocente disfraz también puede enmascarar a seres crueles como Joker y Pennywine, cuya vocación es el mal. Una zona oscura que genera la llamada coulrofobia, un miedo irracional a los clowns que afecta sobre todo a niños y adolescentes.

En la 26ª Mostra Internacional de Payasas y Payasos que se celebra este mes en Xirivella esas connotaciones negativas están totalmente descartadas. Son ocho días, del 8 al 17, en clave de cultura, creatividad y diversión que rinden homenaje a la mujer payasa encarnada en la veterana Amparo Mayor, Serpentina, que se jubiló el año pasado tras una vida en escena vinculada a la compañía PTV Clown. «La palabra homenaje me viene grande», dice Mayor. «Yo hablaría más de reconocimiento a una trayectoria, pero da igual. Que te elijan es un orgullo».

Amparo Mayor. Mostra de Xirivella. Imagen cortesía de PTV Clown.

El payaso o payasa, ¿nace o se hace? ¿Es una vocación transmitida por los genes como se ve en muchas familias de clowns circenses o algo circunstancial? En el caso de Mayor, que nació en Gandía y estudió Arte Dramático en Valencia, fue, en principio, algo fortuito. «Uno de los actores de PTV, donde yo empecé, en 1979, se marchó. Hacía falta un payaso blanco, el que ejerce el papel dominante frente al Augusto de nariz roja. Querían que fuera mujer y bajita, y como yo reunía ambos requisitos, así empecé. Mis padres no lo veían claro pero he vivido siempre de esta profesión».

En esos tiempos Amparo Mayor como mujer y payasa era una excepción, una pionera, lo mismo que las compañías de clowns como PTV. «Las cosas han cambiado», comenta. «Ahora hay muchas chicas en el oficio y compañías. En nuestras giras íbamos plantando semillitas y veíamos año tras año germinar esos brotes en forma de nuevos grupos».

Pepa Plana. Mostra de Xirivella. Imagen cortesía de la organización.

Con el PTV viajó por España y el extranjero a distintos festivales, trabajando «tanto en magníficos teatros como en escenarios cutres», recuerda. Al principio eran nueve actores y poco a poco el número se redujo, hasta que Mayor quedó sola con sus títeres.

«No, nunca me cansé de ser Serpentina porque cada función es única y diferente, y aunque actúes igual te renuevas gracias al público», confiesa. «Es divertido y maravilloso porque los espectadores te devuelven todo lo que les das. Y mucho más si son niños».

En doce ocasiones estuvo Mayor en la Mostra de Xirivella con otros tantos espectáculos de su compañía, escritos todos ellos por Eduardo Zamarillo Piojo. Este año será la artista homenajeada el primer día del evento, una jornada memorable, pues, además de un triunfo personal también significa un tributo a sus colegas, con una programación para toda la familia que refleja las realidades sociales de nuestro tiempo a través del lenguaje universal de la risa. 

PTV Clown en una fotografía de sus comienzos. Imagen cortesía de la compañía.

El lenguaje emocional del cuerpo y el poder liberador del humor inspiran una serie de piezas con protagonismo exclusivo de la mujer, a través de distintos lenguajes: el circo, el teatro, la música, la danza y la poesía. Más allá del sello femenino, reflejan el interés y el compromiso de las creadoras actuales por cuestiones sociales de nuestro tiempo como las desigualdades sociales, la discriminación, la temática de las fronteras o los problemas medioambientales. Todo ello con la impronta del humor, la fantasía y la magia.              

El Teatro Auditorio Municipal y las calles y plazas de Xirivella acogen cerca de una veintena de propuestas escénicas y actividades variadas. Veus que no veus desembarca el día 9 con la prestigiosa payasa catalana Pepa Plana, Premio Nacional de Cultura, quien se alía con Noël Olivé para subvertir los números clásicos y revivir la tradición más payasa en clave de mujer con un espectáculo poético y divertido en el que sus protagonistas juegan pero también muerden. La voz, la música y el clown tejen la propuesta de circo lírico Sophie, montaje en el que las valencianas Malbó muestran diferentes situaciones del universo femenino para proclamar un canto a la libertad.

La reconocida compañía francesa Paula Malik invita al público a dejar salir su animalidad a partir de la complicidad que se genere en el concierto de La Band’Animal, un espectáculo transgresor de clown musical y humor absurdo. Desde Castilla León, La Risa de la tortuga tomará el escenario del Auditorio con Hasta la gota para plasmar a través del humor la problemática ambiental de los plásticos en los mares. Y todo ello sin olvidar la celebración del tradicional Concurso de Números Clown Los Hijos de Augusto, que en su 14ª edición reunirá a diferentes compañías y artistas procedentes de nuestra comunidad, Andalucía y Portugal. Y muchas cosas más que se anuncian en: http://www.mostradepallassos.com/wp/ca/

Amparo Mayor. Mostra de Xirivella. Imagen cortesía de PTV Clown.

Los comentarios están cerrados.