Palau de Cerveró
‘L’experiment com a obra d’art’
Palau de Cerveró
Plaza de Cisneros 4, València
Hasta el 2 de mayo de 2021

Arte y ciencia son dos planetas que giran en torno a distintos núcleos del conocimiento, pero entrelazan sus órbitas. Vasos comunicantes, más que compartimentos estancos. Capacidad de análisis y observación, creatividad y búsqueda constante de la innovación son aptitudes que comparten tanto los buenos artistas como los buenos científicos. Leonardo da Vinci es epítome de esta vinculación, aunque no el único genio que se movió a ambos lados de la frontera entre ciencia y arte: Samuel Morse o Santiago Ramón y Cajal, con sus dibujos del cerebro, son solo un par de ejemplos.

Hoy día, numerosos artistas se basan en distintas tecnologías para realizar sus trabajos. Y no solo los plásticos, también los escritores que, como Ted Chiang, elaboran sus ficciones inspirados en la revolución tecnológica del porvenir. En el largo camino de la evolución y el progreso el experimento es la clave. Sin él no hay avance ni posibilidad de belleza.

Vista de la exposición ‘L’experiment com a obra d’art’, en el Palau de Cerveró. Imagen cortesía de la Universitat de València.

La simbiosis entre arte y ciencia (tecnología) se materializa en la exposición ‘L’experiment com a obra d’art’, organizada por el Vicerectorat de Cultura i Esport, el Institut Interuniversitari López Piñero y la Facultat de Química para celebrar el 125 aniversario de esta. Estará abierta hasta el 2 de mayo en el Palau de Cerveró, pero debido a un problema con las puertas de acceso, permanecerá unos días cerrada al público.

La muestra incluye una selección de 25 instrumentos científicos reunidos a lo largo de los últimos 125 años, escogidos entre un centenar procedentes de un fondo de 800, la mayoría dedicados a estudiar fenómenos ópticos. Sigue el formato de una exposición canónica de arte, pero subvierte las expectativas del público, sustituyendo las piezas ordinarias, cuadros o esculturas por dichos instrumentos, así como representaciones visuales producidas por estos objetos en su servicio a la ciencia. Se exhibe también una gran variedad de libros de química de los siglos XIX y XX, pertenecientes a la biblioteca Vicent Peset-Llorca, gracias a la colaboración de su directora, Pilar Agulló.

Vista de la exposición L’experiment com a obra d’art’, en Palau de Cerveró. Imagen cortesía de la Universitat de València.

“La muestra es un homenaje a quienes han pensado la ciencia y la tecnología desde el universo de las humanidades y de las artes, para restituir los objetos y las prácticas de producción de saber dentro de sus significados culturales, sociales y políticos”, dice José Ramón Bertomeu, comisario de la exposición junto a Josep Simó.

“Pretende también homenajear a las personas que han luchado por preservar este rico patrimonio frente a las heridas del tiempo y la desidia de las instituciones. El diseño pone en evidencia su fragilidad porque, como otras creaciones científicas y artísticas, los instrumentos científicos precisan de cuidados constantes. En este sentido, la exposición supone un paso adelante para la transformación de la colección en una unidad museística con recursos y personal suficiente para asegurar su triple aprovechamiento: piezas de museo, herramientas didácticas y fuentes para una historia material de la ciencia en la Universitat de València”.

Vista de la exposición ‘L’expeeriment com a obra d’art’, en Palau de Cerveró. Imagen cortesía de la Universitat de València.

La exposición va dirigida a todo tipo de público, especialmente a estudiantes de secundaria y alumnado universitario de los grados y posgrados en los que se imparten asignaturas de Historia de la Ciencia,  Medicina y Tecnología. Podrán admirar las formas y substancias de la luz, la gravedad, la acidez, el color o la concentración química, materializados y esculpidos en artefactos innovadores en su oficio científico, técnico, estético y ético. “Fueron técnicas que contribuyeron a definir rasgos de la cultura mediante intervenciones en el orden de la naturaleza y en el orden social”, señalan los comisarios.

“Espectrofotómetros, balanzas, polarímetros, refractómetros, pirómetros, colorímetros, espectroscopios, etcétera, con formas y materiales que desacralizan el canon artístico para integrarlo en el entorno social de la ciudad postindustrial y la cultura visual de la sociedad actual. Algunos son auténticos ‘teoremas hipostasiados’ porque sus diseños revelan, al menos para ojos expertos, las leyes físicas en que se fundamentan. Otros, por el contrario, son ejemplos de ‘cajas negras’ porque mantienen ocultas las condiciones de su funcionamiento y su fiabilidad se asienta en las industrias productoras y el personal técnico”.

A mediados de enero la exposición se ampliará con una página web que se irá enriqueciendo a lo largo de los próximos meses con nuevos hallazgos. También está previsto un ciclo de conferencias organizado por el Instituto Interuniversitari López Piñero sobre temas principales de arte y ciencia, siguiendo la línea de reflexión desarrollada en la anterior ‘VI Matinal d’Història i ensenyament de les ciències’. Más informacion: (www.uv.es/ihmc) y las redes sociales (@IILP_UV).

Vista de la exposición ‘L’experiment com a obra d’art’, en Palau de Cerveró. Imagen cortesía de la Universitat de València.

 Bel Carrasco

Bel Carrasco

Bel Carrasco

Colaboradora de MAKMA
Escritora, cronista de cultura y de lo que se tercie. Andarina pertinaz, devota del silencio, aquadicta y amante de los gatos.
Bel Carrasco