«Nada hay más fantástico que lo real»

‘El amante germano’, de Pilar Pedraza
El Club Diógenes
Valdemar

En el barrio de Carmen de Valencia en una calle sinuosa por la que fluyen torrentes de turistas habita una Aracné rubia de voz dulce que teje terroríficas historias. En sus últimas novelas Pilar Pedraza evoca el mundo antiguo grecorromano que conoce al dedillo pero impregnado de preocupaciones muy actuales, como el papel de la mujer en la sociedad o esos territorios ambiguos entre la vida y la muerte, lo femenino y lo masculino, lo humano y lo divino. Con ‘El amante germano’ cierra una trilogía que comprende: ‘La perra de Alejandría’ y ‘Las lobas de Tesalia’. Valeria es una joven patricia prometida a un germano integrante de la guardia del emperador asesinado durante una conjura. Viuda antes que esposa, contrae una profunda melancolía que su madre intenta aliviar recurriendo a una hechicera que propone modelar un muñeco de cera a imagen y semejanza de su amado. Pero sus planes no acaban como estaba previsto y se desencadena la tragedia.

¿Cuando la empezó a escribir ya tenía el germen de los tres libros en su cabeza?

Desde mi adolescencia he tenido la idea de cada una de estas novelas, de forma nebulosa. Con el tiempo han ido cobrando vida autónoma y ahora veo claramente por qué. Las tres tratan de mujeres de la Antigüedad que no se resignan a ser esposas y madres. Tienen vida y deseos propios y viven aventuras tan apasionantes y peligrosas como los hombres. Salvo ‘La perra de Alejandría’, inspirada en  Hipatia, son personajes ficcionales aunque, en su locura, verosímiles”.

Portada del libro 'El amante germano'.

Portada del libro ‘El amante germano’.

¿Respeta fielmente los usos y costumbres del mundo clásico o se ha tomado alguna licencia poética? ¿Es cierto que indultaban a los reos si de camino del cadalso se cruzaban con un grupo de vestales?

Lo de las vestales es rigurosamente cierto, como casi todo lo que aparece en la novela, aunque no se trata en absoluto de una novela histórica. Creo que las cosas tremendas que hay en ella son las más realistas. Y los personajes también. La belleza deslumbrante y la curiosa manera de ser del germano son verosímiles. Los emperadores tenían realmente una guardia germana con su propio cuartel y confiaban en ella más que en los pretorianos comunes. Por lo demás, mi libertad para manejar el mundo grecorromano es total, aunque descansa en muchas horas de estudio académico. Mis novelas y cuentos son ficciones fantásticas, pero nada hay más fantástico que lo real.

¿De dónde procede su fascinación por el mundo greco-romano y qué cree que es lo peor y lo mejor de la herencia que nos han dejado?

En ‘La vida de Brian’ se explica fantásticamente lo que debemos a los romanos. El legado grecorromano en nuestra civilización es enorme. Va desde la filosofía y la justicia hasta las carreteras, pasando por la mal llamada cocina mediterránea y el gusto por teñirse el pelo de rubio.

¿Con el personaje de Domicio Porcino, padre de Valeria,  ha querido representar el espíritu práctico y realista del páter familias?

El pater familias romano también es muy nuestro: un señor barrigudo, pragmático y dominante, que se dedica a sus asuntos públicos y al fútbol (perdón, al circo), ignorando los avatares sentimentales y las necesidades afectivas de sus hijos e hijas, alternando con prostitutas de más o menos nivel, y dejándolo todo en manos de la dómina (esposa y madre) y demás mujeres de la casa.

El capítulo que describe una jornada en el circo es uno de los platos fuertes del libro ¿Que las luchadoras, aurigas y cazadoras sean mujeres forma parte del mensaje feminista?

Las aurigas, gladiadoras y demás mujeres luchadoras son reales. En Roma había escuelas de gladiadoras, y se utilizaban prisioneras britanas guerreras en el circo para las carreras de cuadrigas. El hecho de que ese capítulo esté protagonizado exclusivamente por mujeres es un reto que me impuse a mí misma y al lector, para variar el punto de vista tradicional sobre los roles de género, pero en el fondo hay algo de verdad en todo ello.

¿Qué le diría a quien considera lo fantástico una forma de escapar de la realidad?

Que se lo haga mirar por una psiquiatra o que amplíe su cultura al respecto. La cultura de lo fantástico no es de evasión sino de introspección. Lo oscuro habita en nosotros y es bueno conocerlo y trabar amistad con ello, salvo que quieras mirar hacia otro lado y te entretengas -en el arte y en la vida- con comedias románticas más viejas que la tos y totalmente perniciosas. Lo monstruoso sirve también para sobrevivir en medio del capitalismo sin entrañas y no volverse loco.

Pilar Pedraza. Imagen cortesía del autor

Pilar Pedraza. Imagen cortesía del autor

Bel Carrasco

Los comentarios están cerrados.