Imagen cortesía Centro Párraga

Miguel Rael, espacios de diálogo

Miguel Rael. El Desacuerdo
Centro Párraga, Murcia
Inauguración: 12 de diciembre, 20.30 h.
Hasta el 13 de febrero de 2015

El filósofo francés Jacques Rancière en su obra El desacuerdo. Política y filosofía nos ofrece una visión distintiva de la imposibilidad de consenso. Éste entiende por desacuerdo «un tipo determinado de situación del habla: aquella en el que uno de los interlocutores entiende y a la vez no entiende lo que dice el otro. El desacuerdo no es el conflicto entre quien dice blanco y quien dice negro. Es el existente entre quien dice blanco y quien dice blanco pero no entiende lo mismo o no entiende que el otro dice lo mismo con el nombre de blancura».

El desacuerdo de Miguel Rael (Lorca, 1974) parte del concepto elaborado por el filósofo francés para someter a una continua revisión distintas cuestiones referidas a los aspectos formales de la propia obra de arte. Así como también convirtiendo dichos elementos y su representación en un lugar desde donde cuestionar su propia identidad como sujeto.

Imagen cortesía Centro Párraga.

Miguel Rael. Imagen cortesía Centro Párraga.

La muestra se articula a través de tres series. Aunque no deben ser entendidas como compartimentos estancos, sino todo lo contrario. Se trata de distintas formas del artista de contradecir o de llevar a cabo su desacuerdo. Así estas tres series se enriquecen o complementan entre sí. Por una parte, encontramos la serie Manifiestos. Rael cuestiona los materiales usados en las esculturas –cemento, nogal, telas…–, presentándolas como si se tratasen de antimonumentos. Y es que este desacuerdo cuestiona las formas y las reglas académicas y perpetuadas en este soporte mediante los elementos utilizados.

MIGUEL RAEL_EL DESACUERDO 008 GRUPO_MR

Miguel Rael. Imagen cortesía Centro Párraga.

Por otra parte, este desacuerdo con los medios tradicionales también se recoge en tres lienzos envueltos con plástico negro, sustitutivo éste de la pintura. Estos dos primeros grupos, quizá revelen al espectador un conflicto formal. Sin embargo, la introducción de ciertos objetos en sus esculturas acercarán al visitante a otro desacuerdo más personal y lírico, que aludirán al último grupo de trabajos: La Mésentente. Ésta se compone de una serie fotográfica y de una pieza audiovisual de dos canales en la que unas manos empuñan navajas y se enfrentan entre sí, en un verdadero acto de reto y provocación con el movimiento balisong (arte de lucha arraigado sobre todo en el sur de China y Filipinas). En el vídeo la intensidad de las imágenes queda plasmada por los movimientos rápidos, precisos y armónicos efectuados por el volteo de las navajas. Un diálogo abocado a la incomunicación.

La obra de Miguel Rael nos traslada a los espacios de diálogo de sí mismo con sus miedos o desasosiegos, es decir, a un diálogo consigo mismo; o también a esa disputa con el otro. En definitiva, distintas formas de entender ese acuerdo imposible.

Imagen cortesía Centro Párraga

Miguel Rael. Imagen cortesía Centro Párraga.

José Luis Giner Borrull

Los comentarios están cerrados.