La prolongación de la crítica en la Martínez Guerricabeitia

‘Supersticiones y Manipulaciones’
XIII Bienal Martínez Guerricabeitia
Sala de la Academia. La Nau
C/ Universidad, 2. Valencia
Del 11 de marzo al 1 de mayo

La decimotercera Bienal cumple 26 años y por primera vez este año, se echa en falta a Jesús Martínez Guerracabeitia, su creador, fundador y preceptor; aunque sin duda alguna, la continuación de esta Bienal tiene lugar, en palabras de José Pedro Martínez, comisario y director de Actividades de la Col·lecció Martínez Guerricabeitia, “en absoluta sintonía y coherencia con los esquemas de funcionamiento, y los principios y planteamientos ideológicos fundacionales”.

Hace 26 años que nació la Bienal, por lo que se convierte, gracias a su larga trayectoria, en un importante referente en el arte contemporáneo tanto a nivel local, como en el entorno nacional. De hecho, la Universidad de Valencia, entidad organizadora, presume de tener entre sus fondos museísiticos, gracias a la donación que Jesús Martínez Guerricabeitia y de su familia, más de 400 piezas de arte contemporáneo, convirtiéndose así en la institución que posee y gestiona la colección de arte contemporáneo más relevante existente en una universidad pública española.

La selección de obras ha sido llevado a cabo, como en el resto de ediciones, por un comité especializado. En esta edición ha estado formado por Óscar Alonso Molina (Madrid), Iván de la Torre (Sevilla), Mariano Navarro (Madrid), Chus Tudelilla (Zaragoza) y Alicia Ventura (Valencia); y las galerías Alarcón Criado (Sevilla), Ángeles Baños (Badajoz), Adora Calvo (Salamanca), Set Espai d’Art (Valencia) y Juan Silió (Santander).Componentes de galerías y críticos los cuáles también han escrito para los artistas en el catálogo resultante.

Jesús Zurita. Un sonido para todo, 2014. Imagen cortesía Universitat de València.

Jesús Zurita. Un sonido para todo, 2014. Imagen cortesía Universitat de València.

Todas las obras tiene el mismo hilo conductor con el que se titula la Bienal: ‘Supersticiones y manipulaciones’. Se trata de una frase que pretender generar opiniones críticas entre el arte, el creador, los críticos, galeristas y sin olvidar el componente más complicado y a la vez más agradecido, el espectador. La supersticiones tienen su base en la cultura popular de una sociedad, e históricamente han sido creadas con la intención de ejercer algún tipo de miedo por el poder gobernante. Este estado de miedo parece no haber cambiado nunca. Desde este sentido manipulatorio, nace la segunda parte del lema de la Bienal. Hoy en día las manipulaciones no han desaparecido, pero parece ser que los intereses están mucho más ocultos. Las piezas representadas han querido aportar su versión de esta problemática de la sociedad cuestionando así, el estado crítico que se genera, o no, ante la abundancia informativa actual.

La gran mayoría de las obras están compuesta por creaciones artísticas que parten de las artes visuales y utilizan en su mayoría dibujo y pintura. Estas son las propuestas de José Luis Serzo, Yann Leto, Antonio Sosa, José Luis Puche, Santiago Giralda, Jesús Zurita, Alain Urrutia, Fernado Renes, Xavier Monsalvatje, Manuel Antonio Domínguez, Javier Arbizu y MP&MP Rosado, todas ellas sobre soportes tradicionales. También podemos ver tela estampada en la obra de Estefanía Martín Sáenz, el hule utilizado por Javi Moreno, el plástico elegido por Felipe Talo o el aluminio en el caso de Javi Moreno. No nos podemos olvidar de las fotografías de Rebeca Menéndez y Diego del Pozo, así cómo las impresiones de Daniel García Andújar, conjunto que aporta un tono de materialidad a toda la panorámica. Además, para lograr atravesar la frontera de la bidimensionalidad, nos topamos con la instalación de Martín Freire. El conglomerante de todas las obras forman una sola pieza en si misma, un grupo homogéneo por el que realmente merce la pena pesear en la exposición en la Sala de la Academia de la Nau.

Xavier Monsalvatje. Asthmatic System 2, 2015

Xavier Monsalvatje. Asthmatic System 2, 2015. Imagen cortesía Universitat de València.

María Ramis.

Los comentarios están cerrados.