La onironauta, un viaje entre el sueño y la vigilia

Compañía Teatro de La Catrina
Antic Teatre
Carrer de Verdaguer i Callís, 12. Barcelona
Del 8 al 10 de mayo de 2015
Horario: Viernes y sábado a las 21:00. Domingo 20:00

Después del estreno en Valencia de la Onironauta en el Espai Inestable, la compañía Teatro de La Catrina se desplaza este fin de semana a Barcelona y mostrará su última obra en el espació de creación Antic Teatre.

El Teatro de La Catrina es una compañía valenciana de teatro independiente fundada en 2010 por Desirée Belmonte. Sus creaciones se caracterizan por un alto contenido documental autobiográfico que fusiona con el ritual y la magia tan presentes en la cosmovisión del mundo indígena latinoamericano. Diluyendo así las fronteras que separan la ficción de la realidad.

Desirée Belmonte basa sus obras en experiencias vividas durante sus viajes por Latinoamérica, donde encuentra su verdadera inspiración creativa. A lo largo de dichos viajes va recopilando todo tipo de documentos visuales y sonoros, que combina con un trabajo de escritos autobiográficos de los que más tarde se sirve para la puesta en escena de sus obras.

 

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable. Cortesía de Teatro de LaCatrina

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Imagen cortesía de Teatro de La Catrina

LA ESENCIA:
“El 8 de septiembre del año 2012, emprendí un viaje de diez meses por Latinoamérica en busca de comunidades indígenas relacionadas con el mundo onírico. Este viaje tenía como objetivo -además de nutrirme intelectual, espiritual y emocionalmente- recopilar todo tipo de documentación audiovisual para crear “La Onironauta”, mi segundo espectáculo de teatro documental autobiográfico, esta vez basado en el mundo de los sueños y en cómo se relacionan con este mundo algunas comunidades indígenas de Latinoamérica.

Personalmente considero que las raíces más profundas de la creatividad se hayan fuertemente ligadas al mundo indígena, ya que su cultura todavía conserva la pureza, la ingenuidad, y está exenta de la contaminación social y sistemática que hoy nos impregna la mayor parte ciudadanos del planeta. Me interesa la visión cosmológica que tienen los indígenas de la vida y que aplican en su día a día sin tapujos ni complejos.

Las experiencias reales que viví y el impacto emocional y cultural que supuso para mí este viaje, son el eje central que conforma la esencia de La Onironauta.” Desirée Belmonte.

LA PUESTA EN ESCENA:
“Mi presencia en escena como La Onironauta ofrece una relación sincera y estrecha con el público ya que comparto con ellos lo que aprendí sobre los sueños a raíz de mi trabajo de investigación , así como otro tipo de vivencias de carácter más personal y cómo esas vivencias fueron repercutiendo en mi viaje y en mi camino emocional.”

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Cortesía de Teatro de LaCatrina

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Imagen cortesía de Teatro de La Catrina

LOS PERSONAJES:
Siempre sentada en un sillón giratorio colocado en el centro del escenario, encontramos a La Onironauta. Viaja en ese sillón a modo de nave, interactuando con el público y con los distintos personajes que formaron parte de los momentos más relevantes de su viaje.
A ambos lados del escenario, hay dos mesas enfrentadas entre sí que ocupan los dos actores que ponen voz a los distintos personajes con los que se relaciona La Onironauta. Dos voces sin rostro que hablan desde la penumbra a través de dos micros. Y que a su vez se encargan de “pinchar” luces, música y vídeo. Su labor en este sentido va más allá de ser los técnicos del espectáculo. Son los manipuladores del inconsciente de La Onironauta.

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Imagen cortesía de Teatre de La Catrina

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Imagen cortesía de Teatre de La Catrina

LA MÚSICA:
La música en La Onironauta, juega un papel muy importante durante toda la obra. Por un lado hay momentos en los que está al servicio del viaje propiamente dicho, del camino, de la Tierra, al jugar con temas inspirados en la música tradicional de los distintos pueblos indígenas que fue recorriendo La Onironauta. En otros momentos, se trata de bases electrónicas creadas a partir de las ondas hertzianas que emite el cerebro cuando sueña. De manera que aunque a veces resulta casi imperceptible, penetra de una manera profunda en el inconsciente del espectador

INSTALACIÓN EN LA ANTESALA:
En la antesala del teatro el público se encuentra con una instalación en la que puede curiosear algunos de los objetos personales que acompañaron a La Onironauta durante su viaje, como sus 8 diarios de sueños, una cama en la que al tumbarse se pueden ver proyectadas en el techo cada una de las camas en las que durmió La Onironauta y una vídeo instalación con distintas grabaciones que se hizo La Onironauta desde algunos de de los pueblos en los que estuvo.

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Imagen cortesía de Teatre de La Catrina

Escena de la Onironauta en el Espai Inestable (Valencia). Imagen cortesía de Teatre de La Catrina

Los comentarios están cerrados.