La instalación afectiva de Eduardo Peral

Eduardo Peral Ricarte
Sala d’Arcs de la Fundación Chirivella Soriano
Palau Joan de Valeriola, 13. Valencia
Inauguración: 2 de octubre, a las 20.00h

Eduardo Peral Ricarte (Elche, 1991) presenta en la Fundación Chirivella Soriano su último trabajo #FollowMe, con motivo del premio del Certamen Sala d’Arcs organizado por Fundación Chirivella y el Máster de Producción Artística de la Facultad de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. El objetivo principal del proyecto reside en realizar una instalación de diferentes elementos que transformen la sala de exposiciones en un lugar que remita a un domicilio particular, una habitación de un usuario de Internet.

El proyecto #FollowME gira en torno a las nuevas formas de relación humana, que son las bases de la nueva producción económica. Este modelo de negocio se basa en las dinámicas biopolíticas, en la que la política, la economía, las relaciones personales y sociales no se pueden separar. Hoy en día la materia prima son las relaciones interpersonales y hay quien ha definido el afecto como subjetividad productiva.

Instalación de Eduardo Peral Ricarte en la Sala d'Arcs. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Instalación de Eduardo Peral Ricarte en la Sala d’Arcs. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Las grandes empresas lanzan productos exitosos que se basan en tecnologías de comunicación diseñadas para explotar las interacciones sociales y afectivas. Las redes sociales lideran la producción de sentimientos como los que se relacionan con la compañía, la afectividad interpersonal, etc. Así ofreciendo una representación tecnológica de la relación entre comunicación y afecto.

También tenemos que tener en cuenta que, la afectividad es un vínculo estético, un vínculo que generamos con el mundo, sus objetos, entornos y seres a través de las emociones sobre el mundo y de los sentimientos que produce el afectar y ser afectado por él.

La estrecha relación entre afectividad y experiencia estética genera que muchos discursos artísticos se presenten como un acercamiento a temas cercanos a la búsqueda de problemas que envuelven la felicidad humana en nuestra sociedad. Esta investigación trata de evidenciar las claves entre la estética y biopolítica, poniendo en manifiesto que la gestión de la afectividad y su productividad son las estéticas del biopoder contemporáneo.

Las grandes corporaciones de entretenimiento y de comunicación tienen como objetivo generar nuevas dependencias y necesidades de diversos tipos que incluyen formas de relación social específicas. La estrategia rentable de las empresas de la nueva web (Web 2.0), se basa en producir vida social, relaciones, emergiendo un nuevo capitalismo que podríamos denominar social o afectivo.

Estos hechos que han cambiado el contexto de relacionarnos con el mundo han propiciado que ahora mismo los usuarios emitan una cantidad de información en internet que no ha tenido precedentes. Hay una capacidad atlética para estos actos estéticos, los usuarios asumen el acto creativo como una forma de ejercicio. Un ejercicio que como cualquier emisor de información en Internet necesita desarrollar una marca personal o crear una auto-mitología.

Obra de Eduardo Peral Ricarte en la Sala d'Arc. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Obra de Eduardo Peral Ricarte en la Sala d’Arc. Imagen cortesía de Fundación Chirivella Soriano.

Los comentarios están cerrados.