Serie "I'm not from London". Cortesía de Carmen Gray y Leonard Gómez.

I’m not from London

I’m not from London
Un diario fotográfico de Carmen Gray y Leonard Gómez

Sala La Llimera
C/ Pérez Escrich 13, Valencia
Hasta el 2 de agosto de 2013

Serie "I'm not from London". Cortesía de Carmen Gray y Leonard Gómez.

Serie «I’m not from London». Cortesía de Carmen Gray y Leonard Gómez.


Hacer las maletas, tomar las de Villadiego, pirarse en fin. Jamón de charcutería envasado al vacío, lloros familiares, cervecita de despedida con los amigos y que el “impulso aventurero de la juventud” –en palabras necias de toda una secretaria de Inmigración y Emigración- nos lleve a mejor puerto. Bon vent i barca nova. Últimamente me ha llegado el siguiente chiste por varias vías: “Tres científicos en un bar: un inglés, un alemán y un español. Y el español dice ¿qué les sirvo?”. O aquél otro que dice que “tener estudios en España tiene tres salidas: por tierra, mar y aire”. Efectivamente, tienen la misma poca gracia oídos de viva voz.

Con 4.890.928 personas sin empleo (a mayo de 2013), un informe de Adecco en el que se recogen datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero, elaborado por el INE, establece la cifra en 400.000 exiliados entre 2008 y finales de 2012. 82.000 ese año. Entre ellos Carmen Gray y Leonard Gómez: Dos jóvenes fotógrafos buscándose las castañas en el extranjero porque su país ha sido embestido por las vacas flacas. Los chistes y el impulso aventurero siguen perdiendo gracia por momentos.

Lejos de la abulia de muchas fotografías que documentan la vida diaria –normalmente con la intención de transmitir la sensación de aburrimiento al espectador- las imágenes que componen la serie I’m not from London de Carmen Gray y Leonard Gómez desdramatizan la situación social, política y económica actual mostrando un tipo de fotografía más lúdica y exhibicionista –en tanto que exhiben aquello que les emociona- mostrando las costuras de las relaciones personales de su entorno más próximo durante su exilio londinense. En un intento por sobrellevar el síndrome de Ulises –recuérdese al héroe que añoraba su querida Ítaca a la que era imposible regresar- las fotografías actúan como un archivo vital o un diario íntimo al que acudir en caso de ataque de nostalgia. Confirmando la máxima de “tu país son tus amigos” que decía Luppi en la imprescindible Martín Hache –a vueltas con las migraciones- I’m not from London nos sitúa entre un grupo de amigos que aparecen arropados, disfrutando, padeciendo, viviendo en tierra extraña. Plus ultra, que reza el escudo patrio.

Planeando alguna chorrada con la que pasar el tiempo, hastiados, reflexivos o haciendo planking en los pasillos de un badulaque, Gray y Gómez nos revelan su estrategia para sentirse un poco más cerca: convertir una parte de su cotidianidad en un espejo más o menos fiel de cómo vivían en España. Construyendo un mundo paralelo al real en el que continuar disfrutando de las mismas referencias, los mismos abrazos, los chistes internos. Retratando los momentos de incertidumbre, desubicación y añoranza pero también de disfrute y buena compañía. Una etapa de crecimiento ineludible en el proceso vital. O lo que es lo mismo: plantearse su estancia en Londres como un estado mental sin perder la conciencia de que esta simulación de lavidasigueigual no se sostiene, es un artificio, una válvula de escape.

Sin olvidar que los chistes duelen cuando dicen la verdad y que por eso no tienen ninguna gracia. Y lidiar de nuevo con las despedidas y los silencios al otro lado del teléfono y los lloros y los ¿os hace falta algo? y los ¿cuándo volvéis? y los I’m not from London, my dear.

Serie "I'm not from London". Cortesía de Carmen Gray y Leonard Gómez.

Serie «I’m not from London». Cortesía de Carmen Gray y Leonard Gómez.

Los comentarios están cerrados.