Obra de Fernando Sinaga. Imagen cortesía de Aural Galería.

Fernando Sinaga se hace eco de la vida dañada

La vida dañada, de Fernando Sinaga
Aural Galería
C / Labradores, 17. Alicante
Inauguración: sábado 9 de julio, a las 20.00h
Hasta el 24 de septiembre de 2016

La vida dañada, La vida extraña y La vida ausente componen una trilogía expositiva de la obra producida por Fernando Sinaga en los últimos cinco años. El corazón de los muertos, 2012-2014, es una obra que se halla conectada directamente con la exposición que realizó Sinaga en Salamanca en el año 2012, La vida extraña. Esta obra fue realizada a lo largo de dos años y forma parte de la trilogía expositiva antes mencionada; un conjunto de exposiciones donde aparecen diferentes obras asociadas a la muerte (La muerte súbita, 2005; La vida extraña, 2012; Los consejos ciertos, 2012; Los últimos días, 2012; Todestrieb, 2012; Más allá del principio del placer, 2013; La muerte del cuerpo y la desaparición del alma (brandea), 2005-2015 y Algo se acaba, 2013).

El corazón de los muertos forma parte de la exposición La vida dañada y es una obra que se produce como una escritura irracional conectada con el más allá. Un cuerpo encriptado, automático e indicial donde la huella y la sombra caminan hacia un espacio funerario en el que emergen advertencias y premoniciones que viven en las formas arcaicas del ritual de un psicopompo.

Fernando Sinaga habla de su propia obra en los siguientes términos:

“Existen momentos súbitos que exudan conflictos. Son transferencias inscritas en ciclos donde lo subjetivo atado por lo político se desangra. Momentos, donde todo sucede como un vertedero de afecciones que anticipan y prefiguran las crisis internas de lo social.

En la situación actual, el arte como dispositivo emocional dibuja un mapa psíquico que trata de paliar el trastorno mental de nuestro tiempo. Una membrana fotosensible de procesos psicopolíticos instalados en una subjetividad precaria e indefensa.

Al capitalismo productivo ya solo le interesa la impotencia social y la crisis del sujeto. Un sujeto infartado, dañado y quebrado que sea incapaz de reaccionar frente a las condiciones y las exigencias actuales. Vivimos ya en un avance hacia una concepción de la vida que actúa desde una globalización de sesgo productivista y consumista que conviene al actual sistema opresivo. El arte entretanto subsiste abarrotado de conflictos inscritos en una subjetividad dañada.

La época presente actúa como la horma donde se configura segundo a segundo un adoctrinamiento social y educativo que intenta doblegar al sujeto a través de un estatuto laboral que incorpora recortes sociales cada vez más duros. Unas condiciones y exigencias que están desactivando cualquier posibilidad de protesta y emancipación”.

Obra de Fernando Sinaga. Imagen cortesía de Aural Galería.

Obra de Fernando Sinaga. Imagen cortesía de Aural Galería.

 

Los comentarios están cerrados.