“El mal toma muchos caminos”

El beso de Tosca
Nieves Abarca y Vicente Garrido
Ediciones B

Nieves Abarca y Vicente Garrido se han acreditado como el dúo literario español más prolífico con un puñado de novelas negras protagonizadas por la inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán. En su sexto título, ‘El beso de Tosca’ (Ediciones B) dan un salto cualitativo y cuantitativo. Incrementan el número de páginas y, en vez de sus habituales protagonistas, dibujan una galería de personajes que representan distintos niveles de corrupción y se mueven en círculos tan diversos como el mundo de la ópera, del boxeo, del tráfico de armas o la trata de blancas. Un relato de ritmo trepidante que es también una fábula moral de nuestro tiempo. La acción se inicia en el Palau de les Arts de Valencia pero se desarrolla en Barcelona, epicentro de una conspiración terrorista de ultraderecha. “Queríamos hacer una historia con nuevos mimbres, sin una investigación policial como armazón, y eso ha exigido asumir algunos riesgos”, dice Garrido pero este giro no significa que Valentina Negro haya muerto, “todavía tiene muchas cosas que enseñarnos”. En cuanto a Sanjuán, su nombre aparece de refilón en esta nueva etapa.

Portada de 'El beso de Tosca', de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

Portada de ‘El beso de Tosca’, de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

Un cantante de ópera, un traficante de armas, una belleza oriental, un boxeador, un psicópata, una periodista y unos terroristas. ¿No falta un político corrupto?

Bueno, en realidad ya había bastantes personajes y esa corrupción está implícita en la historia. Por otra parte, nos interesaba mostrar al lector que existen muchas vías por las que una obsesión puede exigir la violencia para el individuo que la alberga. Es decir, cuando alguien está dispuesto al crimen y la extorsión para lograr sus propósitos no tiene más remedio que consagrar su vida a ese proyecto. En la novela el mal toma muchos caminos, y sus protagonistas están convencidos de que tienen derecho a actuar de ese modo. Unos, por cuestiones morales, otros porque consideran que sus deseos están por encima de cualquier otra consideración.

A veces da la impresión de que estamos viendo una película. ¿Cómo han logrado ese efecto de dinamismo?

Ha sido un efecto buscado. Queríamos que el lector sintiera que estaba en una pista de pendiente cada vez más pronunciada. Nos costó mucho esfuerzo crear las diferentes tramas, pero una vez las tuvimos claras solo teníamos que desarrollar sus propias peripecias, que necesariamente mostraban ese frenesí que antes mencioné. A Abarca y a mí nos encanta el cine, así que tenemos un marco muy visual a la hora de escribir.

Aunque la mayor parte de la acción se desarrolla en la Ciudad Condal no hay mención alguna al Procés.

El libro se terminó a finales de mayo del año pasado, y el Procés no había llegado a lo que luego derivó. No había necesidad de reflejar esa situación en la novela, no añadía nada.

Todas las óperas suelen tener una buena dosis de sangre. ¿Qué tiene de especial Tosca?

Abarca opina que Tosca es un gran thriller operístico, y yo estoy de acuerdo. Scarpia, el villano podría haber sido uno de los personajes de nuestra novela. Esta ópera de Puccini  tiene crimen, extorsión, venganza… y una gran música.

de Vicente Garrido

Portada de Martyrium, de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

¿Cómo se reparten la tarea? 

Abarca es la gran experta en ópera, el boxeo nos gusta a los dos, y en cuanto al sexo y lo demás escribimos de forma muy equilibrada. No nos repartimos el trabajo necesariamente por temas, sino por las diferentes tramas, y luego cada uno revisa y reescribe lo que ha hecho el otro. Eso significa que yo puedo escribir una escena violenta o sexual en una de las tramas, y ella hacer lo propio en otra.

Se trata de una novela de entretenimiento y acción pero  de estructura compleja. ¿Cómo la armaron antes de ponerse a escribir?

Al comienzo solo teníamos claro que queríamos juntar el ambiente de la ópera con el del boxeo. En principio parecen antagónicos, pero ambos son espectáculos donde las pasiones hacen avanzar la historia. Por eso el boxeo ha sido un argumento recurrente en el cine negro: la ambición, el drama social, la ley…Todo eso lo encuentras igualmente en la ópera.

¿Es posible la aparición en Europa de un tipo de terrorismo como el que describen inspirado en el manifiesto del noruego Anders Breivik?

Por desgracia, así es. No en un futuro próximo, pero si los gobiernos nacionales xenófobos siguen socavando la idea de Europa como espacio común de convivencia será muy probable que, a medio más que a largo plazo, ciertas minorías lleguen a la conclusión, como los supremacistas blancos de Estados Unidos, de que hay que pasar de las palabras a los hechos.

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Imagen cortesía del autor.

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Los comentarios están cerrados.