Aquí hay dragones. Joan Morera

[sic]
Joan Morera Arbones
Comisaria: María Marco Covelo
Zona «C», Santiago de Compostela
Hasta el 22 de mayo 2016

AQUÍ HAY DRAGONES / HIC SUNT DRACONES
Sobre la obra de Joan Morera

“Aquí hay dragones” es una expresión que utilizaban los cartógrafos del siglo XVI —aparece por primera vez en el Globo de Hunt-Lenox (1503-07)— para referirse a aquellas terras ignotas, lugares desconocidos que el hombre no había conquistado todavía. Los planisferios combinaban el rigor de las ciencias cartográficas con dibujos de serpientes marinas gigantescas que complacían los miedos de una civilización que resolvía a golpe de mito lo que aún no había resuelto mediante el logos. En ese momento el paisaje no existía. La construcción cultural de la postal paisajística llega de la mano de los artistas, a partir del XVII, cuando los pintores viajeros registraban sus topografías en aras de un imperialismo cultural. El primero fue Hans Post (Haarlem, Países Bajos,1612 – Haarlem, Países Bajos,1680) quien le dio a Pernambuco (Brasil) su primera representación pictórica. Paulatinamente el interés por documentar lo conquistado creó un nuevo género artístico y de lo pictórico se pasó a lo fotográfico, una técnica definitivamente más ágil que los largos tiempos de secado que el óleo necesitaba. La fotografía de viajes se convierte en la gran aliada de etnógrafos y arqueólogos expandiendo el concepto de paisaje no sólo al entorno natural, sino a todo lo que suceda vinculado al habitat y a los habitos del ser humano.

2016-04-09 20.52.29

El trabajo fotográfico y artístico de Joan Morera (Vigo, 1984) bebe desde sus inicios de la curiosidad de ese etnógrafo decimonónico. Su interés por el paisaje se aleja de la mera aproximación estética y contemplativa para abordar cuestiones de relevancia política y social, como en la serie que presenta en esta exposición colectiva de la Galería adhoc titulado Toldscapes (del inglés “Told” v. to tell: narrar, contar y Scape: paisaje, vista; “Paisajes narrados”), una serie fotográfica que surge a partir de lugares de represión, concretamente de los “paseos”, fusilamientos producidos durante la Guerra Civil española en el sur de Galicia. A través de conversaciones con vecinos de la zona Morera rastrea el lugar exacto donde todo aquello ocurrió e intenta plasmar la transformación de dicho paisaje casi ochenta años después. Otra aproximación al paisaje, en este caso desde el dibujo, sucede en su proyecto Visions da paisaxe I, II y III (Lei 10/1995, do 23 de novembro, de ordenación do territorio de Galicia). El mismo texto legislativo publicado en el DOGA, el Diario Oficial de Galicia, es transcrito manualmente, calcado con precisión quirúrgica y convertido en paisaje abstracto. El trazo del grafito se convierte estrato y horizonte, constructor y constructo, teoría y práxis enmarcadas en una misma pieza.

De las convergencias emocionales vinculadas a los espacios trata su último proyecto: More(i)ras. Realizando durante una estancia de investigación predoctoral en Argentina, Morera establece varios paralelismos entre su álbum fotografico familiar y el rodaje de la pelicula La Misión (localizada en las cataratas del Iguazú, en el límite entre la provincia argentina de Misiones y el estado brasileño de Paraná), y como de modo paradógico, surgen confluencias casuales (o causales) entre la película y su propia vida; como el apellido de uno de los niños protagonistas del film que coincide, excepto en una vocal, con el suyo propio. Morera utiliza el paisaje como un instrumento más de investigación antropológica pero aplicando las estrategias propias del modus operandi artístico.

barcelon_sic_joan morera arbones

Ese es uno de los factores clave que nos lleva a definir la obra de Morera como post paisajística: La apropiación de historias ya existentes que re-estructura y samplea en una suerte de postproducción, de síntesis entre la investigación académica y la deriva emocional; como afirma Nicolas Bourriaud en su texto Post Producción. La cultura como escenario: modos en que el arte reprograma el mundo contemporáneo: “La apropiación es en efecto el primer estadio de la post producción; ya no se trata de fabricar un objeto, sino de seleccionar uno entre los que existen y utilizarlo o modificarlo de acuerdo con una intención específica. Marcel Broodthaers decía que «después de Duchamp el artista es el autor de una definición» que vendría a sustituir la de los objetos que escoge”.

Morera se apropia, redefine y finalmente reconquista para su propia práctica aspectos marginales del paisaje como aquellas tierras ignotas del XVI habitadas por animales fabulosos eran reconquistadas por los cartógrafos renacentistas. Su paisaje ya no es antropología, ni arqueología, ni cartografía, sino todo eso y nada de eso simultáneamente.

María Marco

Web del artista
Web de la comisaria
Web de la galería AD HOC

Los comentarios están cerrados.