Abismatismos, de Alejandro Casanova
Galería Imprevisual
C / Doctor Sumsi, 35. Valencia
Inauguración: viernes 30 de enero
Hasta el 6 de marzo, 2015

Alejandro Casanova (Valencia, 1981) es ante todo un desmitificador. En el recorrido por su exposición ‘Abismatismos’, en Galería Imprevisual, el asistente podrá corroborar estas palabras. Casanova propone un juego, una interacción con el público, que convierte a la muestra en un acto cercano a lo performático. Lo cromático adquiere volumen, la luz se corporiza y en sus destellos la pupila se regala con cuerpos desnudos y con arriesgadas propuestas de perspectiva.

Obra de Alejandro Casanova. Imagen cortesía de Galería Imprevisual.
Obra de Alejandro Casanova. Imagen cortesía de Galería Imprevisual.

La perspicacia de Alejandro a la hora de plasmar lo sublime, dentro del paisaje cotidiano, se revela entonces en su certeza, como un grito de ‘¡Despierta! ¡Busca!’, que suena como un gong adentro del frasco de los imaginarios. La desnudez acontece, desprovista del canto anciano de la provocación, de la seducción, centrada en representar al modelo sin la acostumbrada pose que lo supedita al contexto.

En su obra, el pintor valenciano integra al retratado en el medio en que es retratado, es parte del todo, como el mobiliario mundano, esas mascotas con aroma de can goyesco que acompañan a los personajes, las plantas melancólicas que jalonan las esquinas de sus cuadros… el mismo encuadre resulta parte de ese diálogo suculento, un diálogo que nos murmura en el lenguaje del color, un color que recuerda a la lengua del pincel de Lucian Freud en sus abismos cromáticos, o a esa soledad infinitesimal que acompaña a las personas en las pinturas de Edward Hopper.

Obra de Alejandro Casanova. Imagen cortesía de Galería Imprevisual.
Obra de Alejandro Casanova. Imagen cortesía de Galería Imprevisual.

Hay algo de columpio vital, de vaivén existencial, que recorre sus trabajos, a pesar de poner el acento en el discurso de lo habitual, de lo ordinario. Nos encontramos ante un pintor que manifiesta, exposición tras exposición, una evolución en su manera de concebir sus cuadros, natural en aquellos artistas que huyen del acomodo, de la repetición y que, sin embargo, guarda las huellas del eco evolutivo en la impronta impresa sobre estas obras de gran formato.

Diría que la suya es una creación sujeta a los patrones de la teoría de cuerdas, en las que las partículas elementales de su imaginario vibran como reflejo de algo que subyace. En esa vibración entramos en la cuarta dimensión, la de los significados, dejados tan deliberadamente en un plano latente, marginal, que adquieren una evidencia musculosa. Alejandro Casanova, ‘Abismatismos’, una propuesta contundente para párpados hambrientos, un mentón que se ofrece para un “jab» de derecha.

Obra de Alejandro Casanova. Imagen cortesía de Galería Imprevisual.
Obra de Alejandro Casanova. Imagen cortesía de Galería Imprevisual.

Fran Amador

Artículos relacionados
Theorem of the Space de Joan Cortés

Theorem of the Space, de Joan Cortés Galería 81 Leonard St 81 Leonard Street, London EC2A 4QS Hasta el 14 Leer

Cantos rodados de muerte y de vida

Mercurio entre los dedos. Piedras calaverinas, de Sebastián Nicolau Prólogo de Alfonso de la Torre Museo de la Ciudad Plaza Leer

Nagasaki acoge 37 obras de Julio González

Julio González Obras de la colección del IVAM Prefectural Art Museum de Nagasaki 37 obras de la colección del IVAM Leer

La Sinfonía Inacabada de Manu Blázquez en el MuVIM

'D759 in B minor', de Manu Blázquez IV Premio Nacional de Dibujo DKV Seguros – MAKMA MuVIM Cubo y Hall Leer