Dejándonos llevar por el delirio en Circuito Bucles

‘Dansa al Museu’
Festival Circuito Bucles Danza 2020 | ‘Delirantes’
Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC)
Hasta el 8 de noviembre
Sábado 7 de noviembre de 2020

La presente edición del Festival Circuito Bucles Danza, que finaliza el domingo 8 de noviembre, se ha trasladado al Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC) para ofrecernos ‘Dansa al Museu’. Con el objetivo de “integrar la danza en la sociedad”, Circuito Bucles ha buscado nuevos espacios no convencionales para exponer pequeñas piezas y dinamizar la unión entre cultura y vida urbana.

En esta edición tan inusual, el festival se ha hecho bajo el lema ‘Delirantes’, en un momento donde el delirio probablemente sea lo único que nos salve ante lo surrealista del mundo contemporáneo. “La danza abre caminos a la transgresión de los límites espirituales y ofrece la posibilidad de un delirio creador, generador de vida y un antídoto contra la locura y el caos que generan el aislamiento”, declara en su nota de presentación. Para dejar patente la filosofía del festival, antes de cada pieza suena la cita de Nietzsche: “Deberíamos considerar perdidos los días en que no hemos bailado al menos una vez”.

‘Go Out’, de EnÁmbar Danza. Fotografía cortesía del Festival Circuito Bucles Danza.

Durante las primeras jornadas de ‘Dansa al Museu’ hemos encontrado tres piezas significativas: ‘Go Out’, de EnÁmbar Danza, ‘Em.na’, del Colectivo Glovo, y ‘Crisálida’, de Antes Collado. Cada una con un estilo propio y depurado, dirigidas e interpretadas por jóvenes talentos nacionales, en línea con otra de las máximas del Circuito Bucles: servir como “plataforma de promoción e impulso autonómico y nacional de compañías y artistas emergentes y consolidados”.

‘Go Out’ es un desafío a la fuerza de la gravedad. Dos cuerpos jugando, saltando, corriendo, se miran cómplices, se escuchan y se apoyan el uno en el otro para volar. A través de cambios de luz y de música (desde el marcado ritmo del techno hasta una melodía orquestal protagonizada por instrumentos de cuerda), el espectador vuela igualmente de un escenario a otro. La fisicidad de Cristina Gómez y Sebastian Rowinski se impone ante nuestra mirada atónita por esas verticales imposibles.

Esther Latorre y Hugo Pereira han construido todo un lenguaje con su cuerpo. ‘Em.na’ es una historia sin palabras, con trajes grises, palanganas, agua y una gestualidad que habla por sí misma. Partiendo del mantra ‘Om’, estudian de qué manera la vibración manipula el cuerpo. “Somos vibración. Todo es vibración, y todo es impermanente, pues todo está en constante movimiento”, declara el Colectivo Glovo en la sinopsis de su obra.

‘Em.na’, del Colectivo Glovo. Fotografía cortesía del Festival Circuito Bucles Danza.

Antes Collado, por su parte, cuestiona la naturaleza del hombre en ‘Crisálida’. Un terrario para insectos gigante colocado en medio del claustro gótico del Centre del Carme. Dentro, una forma difícil de identificar se mueve casi en plena oscuridad. Ha de pasar un largo rato hasta que se encienden las luces y de la masa aparece un ser humano como mudando de piel. Esta sensación de extrañeza se mantiene durante toda la pieza mientras ese cuerpo humano adopta formas de movimiento no tan humanas.

Aforo completo (respetando las medidas de seguridad convenientes) y público que ha tenido que quedarse fuera intentando disfrutar de las piezas desde la distancia. No corren buenos tiempos para la cultura, pero si algo caracteriza al arte es su capacidad para adaptarse a cualquier situación, incluso a una pandemia mundial. Circuito Bucles sigue generando encuentros entre la sociedad y la cultura, nacional y autonómica. Apoyando a nuestros artistas y poniendo siempre un pie en la calle. Nosotros, como espectadores, solo tenemos que dejarnos llevar por este delirio.

Circuito Bucles
‘Crisálida’, de Antes Collado. Fotografía cortesía del Festival Circuito Bucles Danza.

Elsa Moreno

Los comentarios están cerrados.