El ‘Happy End’ del capitalismo

Happy End, de Salva Bolta
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Del 2 al 25 de diciembre de 2016

El Teatro Principal acoge la comedia musical ‘Happy End’, coproducida por la Diputación de Valencia y CulturArts de la Generalitat que se ofrecerá del 2 al 25 de diciembre. Se trata de una divertida ópera cómica en valenciano que reunirá a 28 intérpretes en el escenario bajo la dirección de Salva Bolta, así como una orquesta con la dirección musical de Jesús Salvador Chapi.

Basado en la obra de Bertolt Brecht y Dorothy Lane, con música de Kurt Weill, el espectáculo se sitúa en la Chicago de 1929 y guarda paralelismos con la sociedad actual porque se da un “triunfo absoluto del capitalismo”, señaló Bolta.

Esta producción de gran formato, que después de Valencia se trasladará a Alicante y Castellón, supone además la puesta de largo del Teatre del Poble Valencià, el sello de teatro público del Institut Valencià de Cultura.

Presentación de 'Happy End'. Fotografía de Raquel Abulaila por cortesía de Teatro Principal.

Presentación de ‘Happy End’. Fotografía de Raquel Abulaila por cortesía de Teatro Principal.

El conseller de Cultura Vicent Marzà agradeció a la diputada delegada de Teatros Rosa Pérez Garijo el esfuerzo de la Diputación por “mejorar el impacto de las políticas culturales”, un ámbito que las administraciones debían “relanzar a través de la producción propia”, según apuntó. En concreto, la producción de ‘Happy End’ ha supuesto 220.000 euros, en los que la Diputación y el Institut Valencià de Cultura han participado al 50%.

Impulso al teatro público

Pérez Garijo puso de manifiesto lo “fundamental” de la colaboración entre administraciones “para avanzar en políticas para el interés general” y aplaudió los “cambios que llegan con el nuevo gobierno” a nivel autonómico y provincial. En este sentido, la diputada afirmó que la Diputación ha pasado de ofrecer una producción teatral el año pasado a cinco durante el presente curso.

Además de ‘Happy End’, el ente provincial ha producido ‘En la orilla’ (de Rafael Chirbes con el Centro Dramático Nacional, K Producciones y La Pavana) y en el Teatro Escalante ha ampliado su producción a tres obras: ‘Les aventures de T. Sawyer’ (de La Teta Calva y Xavo Giménez) ‘Vives’ (de Gabi Ochoa y la compañía El Punto G) y ‘Els viatgers del temps’ (de Pot de Plom bajo la dirección de Xavi Castillo).

Cartel de 'Happy End', de Salva Bolta. Imagen cortesía de Teatro Principal.

Cartel de ‘Happy End’, de Salva Bolta. Imagen cortesía de Teatro Principal.

“La palabra ciencia todavía asusta”

Desayunos MAKMA
¿Está la ciencia ficción de moda?
Festival del libro Sindokma en Ruzafa Gallery
Encuentro con Alexander Lemus, Sergio Mars, Begoña Siles y Javier Valenzuela
Domingo 20 de noviembre de 2016

Los Premios Goya han tenido a bien preseleccionar para la edición de 2017 el cortometraje del valenciano Lluís Quilez, ‘Graffiti’ (Ainur Films). Lo hará en la categoría de ciencia ficción, género que, en el caso que nos ocupa, comparece sin falsos disfraces de aventura fantástica para mostrarnos un mundo apocalíptico. Apocalipsis civilizatorio que, paradójicamente, está sirviendo para poner en auge el género de la ciencia ficción centrada en revelar tamaña angustia.

Para hablar de ese auge o moda de la también llamada literatura de anticipación, reunimos en el marco del festival del libro Sindokma a tres autores valencianos que se atreven con dicho género, junto a una especialista en desentrañarlo teóricamente, para que nos hablaran del momento que atraviesa. Lluís Quilez, por problemas de agenda, no pudo estar con ellos saboreando la preselección de su corto.

Alexander Lemus, autor de ‘Echoes from…’, Sergio Mars, ganador de varios Premios Ignotus, Begoña Siles, que imparte clases de ciencia ficción en la Cátedra de Cine de Valladolid y es profesora de la Universidad CEU Cardenal Herrera, y Javier Valenzuela, autor de ‘Clarke’s Third Law’ (Valen Arts), lamentan que la ciencia ficción tenga que presentarse bajo la etiqueta del género fantástico, en un país al que la palabra ciencia parece ser el ajo que ahuyenta a los vampiros.

De izquierda a derecha, Begoña Siles, Alexander Lemus, Sergio Mars y Javier Valenzuela. Fotografía: MAO.

De izquierda a derecha, Begoña Siles, Alexander Lemus, Sergio Mars y Javier Valenzuela. Fotografía: MAO.

 ¿Está la ciencia ficción de moda? Quiero decir, ¿está de moda la representación, bajo distintos géneros, del mundo al borde del abismo civilizatorio, del cual gozamos como lectores o espectadores de cine?

Begoña Siles: “Sí creo que está de moda, al menos desde el punto de vista cinematográfico. Y está de moda porque en épocas de crisis, la ciencia ficción se hace eco de este presente tan compulsivo en el que vivimos; pone una lupa en nuestro presente y lo proyecta hacia el futuro”.

Alexander Lemus: “La visión apocalíptica ha estado desde hace muchos años. Siempre hemos pensado que estábamos al borde del fin del mundo. Por eso la ciencia ficción no pierde vigencia. De manera que incluso en películas de gran presupuesto encuentran su nicho, como ‘Interstellar’ (Christopher Nolan) o ‘La llegada’ (Denis Villeneuve), lo cual me sorprende porque son películas un poco más duras y que ofrecen menos concesiones al espectador que los blockbuster”.

Sergio Mars: “Bueno, pues yo voy a ir a la contra. La ciencia ficción literaria está en horas bajísimas. La ciencia ficción que en estos momentos está teniendo un poco más de éxito es la que tiene una versión más aventurera, más de entretenimiento. Y yo diría que es la fantasía la que sale al quite de esa ciencia ficción de capa caída para, tomando cierta distancia, mostrarnos sociedades al  borde del colapso, con esa sensación de obsolescencia”.

Javier Valenzuela: “La ciencia ficción es un género que cuesta mucho dinero, lo cual ya determina su funcionamiento. En todo caso, pienso que funciona bien porque conecta con el ser humano, con las inquietudes que nos ocupan, de nuestra relación con la tecnología como ser humano creador y sus consecuencias. Y centrándonos en el cine que se hace en este país, si ya es difícil levantar una película, es mucho más difícil hacer ciencia ficción. A mí lo que más me interesa de ella es que plantea los límites, hacia dónde vamos como cultura. Y por otro lado, está la pregunta acerca de los límites del propio género: ¿Star Wars es ciencia ficción o es fantasía? ¿Dónde está el límite entre la magia y la ciencia?

De izquierda a derecha, Begoña Siles, Alexander Lemus, Sergio Mars, Javier Valenzuela y Salva Torres. Fotografía: MAO.

De izquierda a derecha, Begoña Siles, Alexander Lemus, Sergio Mars, Javier Valenzuela y Salva Torres. Fotografía: MAO.

¿La ciencia ficción está en auge? Cada vez hay más aficionados al cine de ciencia ficción en un país como el nuestro en el que, a diferencia de lo ocurre en los países anglosajones, apenas tiene incidencia en la lista de los libros más vendidos o de las películas más vistas.

SM: “Yo voy a decir algo muy simple: a finales de los años 90 teníamos tiradas de más de 10.000 ejemplares; hemos ido bajando y ahora son de 1.000 para los casos de superéxitos y de apenas un centenar en el resto. De manera que en literatura cada vez hay menos. Ahora bien, en cine, muchas veces sin que el público lo sepa, se ve cada vez más ciencia ficción. Por ejemplo, Marvel, todas sus películas son de ciencia ficción, aunque no la venden como tal. Si no la venden como ciencia ficción, la gente está dispuesta a aceptarla. Es la etiqueta lo que todavía echa para atrás”.

¿Por qué echa para atrás?

AL: “Bueno, tal vez porque la palabra ciencia asusta todavía mucho. Y también porque películas como ‘Star Trek’ parecía cosa de frikis. Entonces, parece como si se denostaran ese tipo de películas, cuando las de Marvel están vendiendo una millonada…”

SM: “En España, comparativamente menos. Son superéxitos fuera de España, pero aquí son sólo éxitos”.

AL: “Sí, bueno, eso también es sintomático de lo que está ocurriendo. Pero también hay películas como ‘Los juegos del hambre’, en las que se habla de un futuro distópico, pero siempre con elementos de fantasía, sin entrar de lleno en la ciencia ficción…”

SM: “A ver, ‘Los juegos del hambre’ son una falsa distopía, no presenta un futuro horrible, sino que termina siendo una historia reaccionaria juvenil, para que los jóvenes se sientan a gusto tal y como están”.

Alexander Lemus, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

Alexander Lemus, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

AL: “Sí, está claro, es algo distinto a ‘Fahrenheit  451’ o ‘1984’, pero bueno es sintomático que se estén vendiendo más como películas de aventuras que de ciencia ficción, de manera que si te quieres ir al terreno especulativo te tienes que ir a películas como ‘Código fuente’ (Duncan Jones) en la que se tocan temas un poco más complejos. Pero volviendo a la pregunta, yo sí creo que la ciencia ficción está en auge, aunque los espectadores que consumen ciencia ficción no lo sepan. En todo caso, las películas de superhéroes se seguirán haciendo mientras vendan y luego pasarán de moda”.

SM: “Lo que resulta significativo es que las películas de zombis no pasen de moda. Y no pasan porque están hablando de nuestra civilización muerta, muerta viviente. Cuando nació hace unos diez años se pensaba que duraría dos o tres, y ahí sigue, porque los motivos por los cuales nació siguen vigentes. Y es un reflejo social. Lo que se le achaca a la ciencia ficción es que no esté dando soluciones y por eso se recurre a otros géneros”.

Begoña Siles, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

Begoña Siles, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

BS: “Sí, yo iría por ahí. Nuestra sociedad actual está muerta y quienes la pueblan pues son zombis. Pero de todas formas la ciencia ficción actual sí pienso que da una solución y, en este sentido, me molesta que se trate de colar por ciencia ficción lo que es del género fantástico. En este caso, frente a lo contingente de la existencia buscamos explicaciones sobrenaturales, que están del lado de la magia, no de la racionalidad, de la ciencia. Y esta es la diferencia: la ciencia ficción surge del relato de la modernidad, del desarrollo tecno-científico que vendría a ofrecer respuesta a esa contingencia, a ese azar. Yo diría que la ciencia ficción actual es entrópica, más utópica o distópica, y un buen ejemplo de ello sería ‘Melancolía’ (Lars Von Trier) o ‘Fin’ (Jorge Torregrosa), donde el género humano va desapareciendo sin una aparente explicación”.

SM: “Es curioso porque la última vez que nos enfrentamos a un cambio histórico radical fue a finales del siglo XIX. Y en ese momento hubo una proliferación enorme de utopías; llegaron a publicarse decenas de utopías. En este momento no estamos reaccionando de ese modo…”

BS: “Por eso decía que vivimos en la entropía. Ya no se construyen utopías, sino que damos por hecho tanto la destrucción de la tierra como del ser humano en las ficciones cinematográficas”.

SM: “La ciencia ficción utópica se enfrenta con un problema y es que ya no tenemos referentes filosóficos capaces de construir una teoría que nos permita superar la civilización zombi actual, que por eso es zombi, por su incapacidad para crear algo que la supere”.

BS: “La caída de los metarrelatos es lo que ha producido: una ciencia ficción carente de utopías”.

Sergio Mars, con Javier Valenzuela en segundo plano, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

Sergio Mars, con Javier Valenzuela en segundo plano, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

SM: “Los dos grandes temas de la época son la literatura de zombis y la literatura fantástica de los grandes imperios que se desmoronan. Y ahí tenemos ‘Juego de tronos’ que aúna a las dos: el imperio que se viene abajo y los zombis que vienen a atacar ese imperio que se desploma”.

JV: “Volviendo a la pregunta que has hecho, desde el punto de vista de quien quiere levantar una película de ciencia ficción es su coste, aunque se puedan hacer películas más sencillas, y la introducción de elementos de ciencia ficción que complican aún más la apuesta. De manera que quienes nos decidimos por ello supone echarle mucho valor, porque, además de la temática, esto es dinero también, lo que significa que tienes que buscar una fórmula comercial que venda. Creo que la ciencia ficción no es que venda menos, sino que hay que saber venderla.

¿La ciencia ficción, al menos por lo que se refiere al cine, ha dejado de lado lo narrativo, la importancia de la trama, a favor de las grandes escenografías? ¿Se busca no tanto el relato como su espectacularización?

JV: “Para mí, tan importante es la parte formal, cómo cuentas la historia, como su contenido. Y también soy partidario de tratar al espectador como alguien inteligente al que no es necesario desmenuzarle la historia, sino que la deduzca por sí mismo. El modelo capitalista no deja espacio para las personas, que se transforman en mano de obra, y en obras como ‘Divergente’ hay una intención de cuestionar todo esto, aunque no se consiga”.

AL: “Yo creo que tiene que ver más con el capital, que tiene miedo a invertir en una película que cree que el espectador no la va a entender y, por tanto, se va jugar su dinero. Eso se ve sobre todo en los blockbuster…”

Javier Valenzuela, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

Javier Valenzuela, en un momento del encuentro. Fotografía: MAO.

JV: “Bueno, en los blockbuster también los hay que tienen en cuenta el contenido, más allá del espectáculo, y de hecho son algunos de mis referentes”.

AL: “Por supuesto, los hay, como es el caso de ‘Blade Runner’ (Ridley Scott), donde la escenografía está al servicio de la narrativa”.

SM: “La ciencia ficción, históricamente, siempre se ha movido entre dos parámetros: uno es el espectáculo y el otro las ideas. Dependiendo del periodo o de las modas, ha primado más uno u otro, pero su objetivo ha sido siempre aunar ambas: representar ideas con un formato atractivo y espectacular. La buena ciencia ficción debe aspirar a todo, a transmitir espectáculo ligado a las ideas. Y una de las cosas que la crítica seria no le perdona es que busca dar espectáculo, porque está mal visto. Y ese es uno de los retos que tenemos en la ciencia ficción”.

BS: “Yo sí creo que actualmente se corre el riesgo de que la espectacularidad pueda con las ideas, que las aplaste. Aunque haya películas como Solaris, 2001 o incluso Melancolía que privilegia la narratividad y por las que sería bueno apostar”.

De izquierda a derecha, Alexander Lemus, Javier Valenzuela, Sergio Mars y Begoña Siles, al término del encuentro. Fotografía: MAO.

De izquierda a derecha, Alexander Lemus, Javier Valenzuela, Sergio Mars y Begoña Siles, al término del encuentro. Fotografía: MAO.

Los escritores de novela negra dicen que Valencia, por aquello de la corrupción y la ristra de personajes asociados a ella, es una ciudad que se presta al género. ¿También lo sería para la ciencia ficción?

SM: “En Valencia hay movimiento, aunque pienso que siempre ha sido un referente dentro de la ciencia ficción. En mi ‘Antología’ hay nueve autoras valencianas. Lo que no hay es salida comercial, porque casi nadie publica ciencia ficción en España. Hay prejuicio contra ella. ‘El ministerio del tiempo’, en este sentido, se alimenta de otras historias de ciencia ficción, aprovechando lo que ya ha calado en la sociedad”.

Los demás asienten, terminando por intercambiar impresiones ya en corro, a la espera de que la ciencia ficción, que en su caso ha calado bien hondo, vaya creciendo sin necesidad de disfrazarse de fantástico.

Begoña Siles, Javier Valenzuela, Alexander Lemus y Sergio Mars, en el encuentro del festival del libro Sindokma. Fotografía: MAO.

Begoña Siles, Javier Valenzuela, Alexander Lemus y Sergio Mars, en el encuentro del festival del libro Sindokma. Fotografía: MAO.

Video del festival del libro Sindokma realizado por Josevi Marco y Carles Claver:

Salva Torres

Cine con ‘C’ de compromiso

II Festival Cinema Ciutadà Compromés
Centre Cultural la Beneficència
C / Corona, 36. Valencia
Del 27 de octubre al 23 de noviembre de 2016

Memoria histórica, corrupción, educomunicación, migraciones y refugiados, desigualdades ciudadanas, mujeres y medio ambiente. Son los principales temas que tratan los 29 audiovisuales participantes en la segunda edición del FCCC (Festival Cinema Ciutadà Compromés), organizado por Acicom (Associació Ciutadania i Comunicació). Son proyectos de formato corto, medio y largo que, junto a otras producciones fuera de concurso, podrán verse en 19 salas de la ciudad, en 28 sesiones entre el 27 de octubre y el 23 de noviembre.

En la inauguración prevista para el jueves, Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, se mostrarán algunas iniciativas puestas en marcha en Valencia para preservar el futuro de la memoria oral, del cine familiar, de los documentos históricos clandestinos de la dictadura y, de manera muy especial, de los archivos de la disuelta RTVV. Las intervenciones y proyecciones tendrán lugar en el Salón Alfons el Magnànim de La Beneficencia, con la presencia de representantes de la Generalitat, Diputación y Ayuntamiento.

España se escribe con B, webserie de Juanma Caurin y Eugenio Ciscar.

España se escribe con B, webserie de Juanma Caurin y Eugenio Ciscar. Imagen cortesía de la organización.

José Ignacio Pastor, director del festival, subraya la importancia de la sesión inaugural, porque a raíz de la iniciativa puesta en marcha por la UNESCO, en 2005, “estamos llegando a tiempo para que se transformen en memoria  digital numerosos documentos públicos y privados que fueron grabados con las antiguas técnicas del cine mudo y sonoro”, dice. “De esta manera garantizamos que sigan vivas nuestras identidades culturales y sociales”.

Con carácter informativo, el festival ofrecerá también sesiones de memoria olvidada de la CNT, cortos sobre la igualdad de la mujer, informes medioambientales del Samaruc Digital, los mejores cortos de 2016 seleccionados por el IVAC y una selección de los premios FCCC 2015.

Fotograma de 'Maestras de la República'.

Fotograma de ‘Maestras de la República’, de Pilar Pérez Solano. Cortesía de la organización.

Maestras de la República

Por primera vez el evento saldrá de Valencia con una sesión especial en la Casa de Cultura de Monserrat. Asimismo, participará en el circuito de exhibición comercial con dos sesiones en la sala Aragón Cinema. El 2 de noviembre el documental ‘Maestras de la República’ contará con la intervención de su directora Pilar Pérez Solano, ganadora de un  Goya por esa producción.

La sesión del 3 de noviembre, dedicada a cintas de la memoria histórica, tendrá lugar en el refugio antiaéreo del Instituto Lluis Vives. Está prevista una sesión para estudiantes en la Facultad de Filología con el estreno en Valencia de ‘Y sin embargo se mueve’, documental presentado por Willy Toledo sobre los nuevos movimientos políticos en España. Asimismo, se presentará el filme de Giovanna Ribes, ‘Profes, la buena educación’, a los alumnos del master de profesores de secundaria.

Ampliar información: 2016@festivalccc.com y www.festivalccc.com

Y sin embargo se mueve.

‘Y sin embargo se mueve’, documental realizado por un grupo de profesionales entre los que se encuentra Willy Toledo.

Bel Carrasco

JazzEñe ya tiene sus músicos seleccionados

JazzEñe
Teatro Rialto
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Del 29 de septiembre al 1 de octubre de 2016

Ya se conocen los músicos seleccionados que participarán en JazzEñe 2016, que se celebrará del 29 de septiembre al 1 de octubre en el Teatro Rialto de Valencia. La muestra, organizada por la Fundación SGAE, con la colaboración de Culturarts Música  de Generalitat Valenciana, Acción Cultural Española (AC/E) y Radio 3, tiene como objetivo la internacionalización del jazz de nuestro país.

Chiqui Cienfuegos Trío, Ernán López-Nussa, Ernesto Aurignac Quintet, Javier Vercher, Joan Monné Trío, Joaquín Chacón “Skytrain”, Luis Verde, Marta Sánchez Quintet, Noesis Trío, Ramón Díaz Group, Sinouj y Verónica Ferreiro han sido los músicos elegidos de un total de 158 propuestas recibidas. Destaca la presencia de dos grupos valencianos: el del saxofonista Javier Vercher y Noesis Trío, el nuevo proyecto del saxofonista Perico Sambeat.

Jazz Eñe. Imagen cortesía de Fundación SGAE.

Jazz Eñe. Imagen cortesía de Fundación SGAE.

El comité artístico -formado por el compositor y arreglista Joan Albert Amargós, en representación de la Junta Directiva de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y el Patronato de la Fundación SGAE; el compositor y músico Miguel Ángel Chastang, miembro del grupo de trabajo de jazz de la SGAE; el director de JazzEñe, Javier Estrella; Jorge García, en representación de CulturArts Música – Generalitat Valenciana; y la fundadora de la revista Cuadernos de Jazz, María Antonia García- ha destacado la “gran calidad de las propuestas recibidas” y que se “ha primado la diversidad, la confluencia de propuestas consagradas y emergentes, así como la viabilidad de las propuestas”.

A lo largo de tres días, los autores y los grupos de jazz participantes ofrecerán conciertos en formato showcase al público asistente, del que formarán parte un total de 15 directores y programadores de festivales europeos, interesados en conocer la realidad del jazz español.

Además, se organizarán encuentros entre directores de festivales y programadores de jazz europeos, invitados por la Fundación SGAE, y managers de autores y grupos, para fomentar así nuevas vías de colaboración entre ellos. La edición 2015 de JazzEñe, una iniciativa que arrancó en 2014 en la Sala Berlanga de Madrid, contó también como sede con el Teatro Rialto de Valencia.

Festival Jazz Eñe. Imagen cortesía de Fundación SGAE.

Festival Jazz Eñe. Imagen cortesía de Fundación SGAE.

El Jazz del Palau de Valencia hace equilibrios

XX Festival de Jazz del Palau
Palau de la Música y otros espacios de la ciudad de Valencia
Del 3 al 16 de julio de 2016

“El mundo nos mira”, recordó Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turismo, evocando la repercusión de festivales como el FIB de Benicàssim (Castellón). Lo dijo mientras se presentaba la marca Musix con la que la Generalitat quiere promocionar las grandes citas musicales de la Comunidad Valenciana. Una marca de prestigio que permita la “remontada reputacional” (Colomer dixit) de una tierra yerma por culpa de la corrupción. De manera que un chute de autoestima, rayana en el chauvinismo, no venía mal.

Y entre esas citas musicales ofrecidas como espejo de admiración foránea, el nuevo Festival de Jazz de Valencia muestra su candidatura. Lo hace con una fórmula sencilla, auspiciada por un músico y el propietario de un club con años de vuelo. El músico se llama Francisco Blanco Latino, saxofonista del colectivo Sedajazz, y el propietario es Chevi Martínez, dueño del Jimmy Glass, local ubicado en el barrio del Carmen de la capital valenciana. Ambos, espoleados por mucha gente de la profesión, decidieron presentar su proyecto al nuevo equipo del Ayuntamiento de Valencia. Y salió elegido.

El saxo Charles Lloyd. Festival Internacional de Jazz de Valencia.

El saxo Charles Lloyd. Festival Internacional de Jazz de Valencia.

“Con el tiempo nos copiarán”

No proponen ninguna revolución, para eso ya están otros. Lo que sí proponen es un “equilibrio” (palabra que no dejan de repetir) “entre artistas internacionales, nacionales, diferentes estilos de jazz y la participación de músicos autóctonos en nivel de igualdad con el resto”. Ese cóctel bien agitado y servido “por todos los rincones de Valencia”, además de los tradicionales conciertos en el Palau de la Música, dibujan el perfil del nuevo festival: “Creo que con el tiempo nos copiarán otros festivales de fuera”, señalan convencidos.

Glòria Tello, concejala del Cultura del Ayuntamiento de Valencia, lo tuvo siempre muy claro: “Quería darle un giro al festival, que se acerque a los barrios, que potencie a nuestros músicos y que cuente con la gente que programa jazz en la ciudad el resto del año”. Por eso piensa que esta vigésima edición es “totalmente diferente a las anteriores”, ya que “empapará de jazz a toda Valencia”. “Es un festival más abierto, diverso, dinámico, participativo y con mayor presencia de músicos de la tierra”, agrega.

Perico Sambeat. Fotografía de Miquel Monfort por cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Perico Sambeat. Fotografía de Miquel Monfort por cortesía del Festival de Jazz de Valencia.

Aunque Chevi Martinez y Blanco Latino saben que festivales señeros como los de San Sebastián o Vitoria ya sacan el jazz a la calle, “lo hacen en dos o tres sitios y casi siempre con algunas de las figuras internacionales que traen”. En su caso, proponen casi todos los barrios de la ciudad y con los músicos locales protagonizando los conciertos. “Estamos hablando de músicos autóctonos que gozan de gran prestigio internacional”. Y citan a Perico Sambeat, Carlos Gonzálbez, Ramón Cardo o Fabio Miano, presentes en la edición de este año.

Los 60.000€ de presupuesto que aporta el Ayuntamiento de Valencia son insignificantes, comparados con los de otras grandes capitales, “20 veces superior al nuestro”. Pero aunque la necesidad obliga, lo cierto es que la filosofía, de contar con mayor dotación económica, “no cambiaría”. Lo dicen satisfechos ya del cartel que han presentado en esta edición 20 que hasta el 16 de julio cuenta con figuras como Hermeto Pascoal, Vein Trio & Dave Liebman, Juan Perro y el que consideran el mayor reclamo del festival: el saxo Charles Lloyd (Memphis, Tennessee, 1938).

Charles Lloyd. Imagen cortesía del Festival Internacional de Jazz de Valencia.

Charles Lloyd. Imagen cortesía del Festival Internacional de Jazz de Valencia.

La única oportunidad de ver a Charles Lloyd

“Para los amantes del jazz es la única oportunidad que tienen de verle en la península, porque tenía todas las fechas ocupadas”. Será quien cierre el festival el sábado 16 de julio (22.00h) en el Palau de la Música, dotándolo del espíritu que trasluce el nuevo modelo de certamen: un jazz para todo tipo de públicos, que llegue a todos los rincones (de la ciudad, del alma) y que vaya calando, “de manera que la gente se acerque al jazz, lo conozca y favorezca nuevos públicos a futuro”.

Y Lloyd se presta a ello. Viene del Memphis que mamaron Elvis Presley o B. B. King, “seres espirituales a quienes se dio una existencia material”, por utilizar una expresión del propio Lloyd al referirse a nuestra condición humana. Abanderando esa espiritualidad con su saxo, que tiene por la mejor arma para cambiar el mundo, llega en exclusiva a Valencia en cuarteto: Jason Moran (piano), Reuben Rogers (bajo) y Eric Harland (batería) le acompañan. Viene a demostrar que su música “no es blanda, sino tierna”, convencido de que es lo que necesita el mundo: “ternura”. Lo repite cada vez que puede y, cuando no, coge su saxo y hace que suene a madera partiendo del metal.

Charles Lloyd es la figura, la estrella, de un Festival de Jazz de Valencia que se ofrece para el que lo quiera imitar: “Que no se destine todo el presupuesto público a las figuras internacionales”, subrayan Blanco Latino y Chevi Martínez. Se trata de buscar el “equilibrio” (de nuevo la palabra) entre los ingredientes de su fórmula jazzística: músicos locales, nacionales e internacionales dispuestos a subirse al escenario del Palau de la Música con la misma naturalidad que patean los barrios de la ciudad. Ahora que “el mundo nos mira”, Valencia irradia ternura.

Salva Torres

El Festival Marenostrum, ¿cancelado por una “suposición”?

Comunicado de Marenostrum Music Festival
Con motivo de la clausura de su festival por parte de la Generalitat Valenciana
Viernes 8 de julio, 2016

Marenostrum Music Festival, empresa organizadora del Festival Marenostrum previsto para los días 8, 9 y 10 julio en Alboraya, y que fue suspendido por la Generalitat Valenciana a última hora, quiere hacer constar que el escrito de Conselleria “llegó siete meses después de ser solicitado, con el montaje realizado y con dos conclusiones totalmente ambiguas e interpretables”. El martes 12 de julio se abre una mesa de trabajo junto a Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat, y un equipo de técnicos en busca de la mejor solución para esta situación que el festival califica como “irresponsable, incoherente e insensible por parte del grupo municipal de Compromís, la Conselleria y el Gobierno valenciano”.

La obligación de Marenostrum Music Festival de anunciar su cierre de puertas el pasado día 7 de julio y a tan sólo unas horas de ser inaugurada su tercera edición está basada en un informe de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio “que llega siete meses después de ser solicitado, motivado por una denuncia del grupo municipal de Compromís del 22 de junio y con el montaje del festival ya realizado”. Dicho montaje, continúan diciendo los responsables de Marenostrum, “se llevó a cabo amparado por un informe favorable de la Demarcación de Costas, integrada en el Ministerio de Medio Ambiente, junto con otros siete informes positivos de otras instituciones competentes”.

Informe de la Conselleria. Cortesía de Marenostrum Music Festival.

Informe de la Conselleria. Cortesía de Marenostrum Music Festival.

Los servicios jurídicos de la organización denuncian “las inexactitudes expuestas en el escrito de Conselleria y se preguntan si después de siete meses no hay argumentos más sólidos que una ‘suposición’ acerca del movimiento de tierras que en ningún momento se produjo y una interpretación acerca de que el evento ‘no es conveniente ni necesario’ para la localidad de Alboraya”.

“Este informe llevaba 7 meses sin llegar y se realiza motivado por una denuncia de Compromís, realizada a tan sólo 17 días del evento”, explican fuentes de la organización. Previamente a esta denuncia, fuentes de la Conselleria contestaron al Festival “que este informe no llegaría, y que la Conselleria ‘ni autorizaría ni desautorizaría’, permitiendo así que el evento se celebrara”.

Imagen de la zona del Miracle en Alboraya. Cortesía de Marenostrum Music Festival.

Imagen de la zona del Miracle en Alboraya. Cortesía de Marenostrum Music Festival.

La organización de Marenostrum Music Festival quiere poner en valor la regeneración realizada en la partida de Miracle, lugar en el que se debería realizar en estos momentos el Festival, y de la que han sido retiradas 15.000 toneladas de vertidos, depositados ahora en vertederos autorizados y bajo la supervisión de SEPRONA. Una zona hasta ahora abandonada y que servía como lugar para depositar todo tipo de deshechos de particulares. “Gracias a los más de 60.000 euros invertidos por la organización nos encontramos ahora con una zona apta para el cultivo y totalmente regenerada”, explican.

La actuación de la empresa se centra ahora, junto a sus servicios jurídicos, “en buscar la solución más justa para todas las partes. En este sentido se abrirá el próximo martes 12 de julio una mesa de negociación formada por la organización, la vicepresidenta y máxima responsable de Compromís, Mónica Oltra, y técnicos de las instituciones”.

La empresa no comprende “cómo se ha podido llegar al punto de tener que cancelar un evento que conlleva un impacto económico de 3 millones de euros, generando 500 puestos de trabajo directos y con el apoyo de más de 150 proveedores, gremios como el horchatero, agricultores del recinto y numerosos vecinos perjudicados”.

Por último, Marenostrum Music Festival quiere recalcar su “desagradable sorpresa al comprobar cómo el mismo día que el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, presentaba su programa paraguas junto a la Agencia Valenciana de Turismo para fomentar el turismo de festivales, dejaba caer al nombrado como mejor festival de la Comunitat Valenciana por la asociación FOTUR, con dos años de recorrido y con un cartel plagado de artistas de primer nivel mundial”, concluyen.

Estado de la zona del Miracle en Alboraya antes de la intervención de Marenostrum. Imagen cortesía de Marenostrum Music Festival.

Zona del Miracle en Alboraya. Imagen cortesía de Marenostrum Music Festival.

Els Dracs de Cento Yuste

Dracs, de Cento Yuste
Octubre Centre de Cultura Contemporània
C/ San Ferran, 12. València.
Inauguració: Dijous 16 juny a les 21:00h
Fins al 23 de juliol

El Drac, com a màxim exponent de la tradició xinesa, representa el domini dels cinc elements: terra, aire, foc, aigua i metall. Símbol benefactor, representa la divinitat, vigila, protegeix i atrau la bona sort. El Signe del Drac és el cinquè animal de l’Horòscop Xinés i l’emblema de l’Emperador a la Xina antiga.

Els dracs xinesos simbolitzen també el poder, la valentia i l’audàcia, l’heroisme, la perseverança, la noblesa i la divinitat. Són enèrgics, decisius, optimistes, intel·ligents i ambiciosos. A diferència dels dracs europeus, els dracs orientals són bells, amigables i savis. A la Xina són estimats i venerats.

Amb un estil gràfic inconfusible que utilitza la seua iconografia paisatgística, geomètrica i urbana com un mecano, Cento Yuste reinterpreta quatre caps de drac, símbol omnipresent a la cultura xinesa. Nascut a València el 1966, Cento Yuste és un il·lustrador i artista a la manera renaixentista. Va començar la seua carrera com a pintor, fent exposicions a València i a Madrid, però el seu interès pel món del disseny el va portar prompte a la il·lustració l’escenografia els Mac.

Forma part de l’equip artístic en diversos rodatges d’espots publicitaris i sèries de televisió, realitza decorats per a videoclips de grups del moment com Duncandú o Luz Casal. Realitza cartells per a diverses pel·lícules valencianes i els seus dibuixos passen a l’animació en capçaleres de sèries i programes de televisió com Benifotrem o A contra corrent de Canal 9, i espots publicitaris per a entitats com Bancaixa o per al festival Cinema Jove. A més, les seues il·lustracions són la imatge de fundacions com Fundem o la Fundació per a la Solidaritat i el Voluntariat de València.

L'artista amb una de sus obres. Imatge cortesia de la organització.

L’artista amb una de sus obres. Imatge cortesia de la organització.

En la seua iconografia són característics els personatges formats per qualsevol objecte amb potes, en un món on els humans són caps amb cames. Així és com retrata als directors Stephen Frears o Stephen Spielberg en els cartells de Cinema Jove. A nivell comercial, com a il·lustrador publicitari, amplia el seu espectre gràfic però sense perdre el seu caràcter directe i expressiu. Ha treballat, entre altres, i a banda dels esmentats, per al Banc de València, la Generalitat Valenciana, la Universitat Politècnica de València, Turisme d’Oliva, Cajamurcia, etc.

Poetas a viva voz

Vociferio. Festival de Poesía Oral y Escénica de Valencia
Carme Teatre
C / Gregorio Gea, 6. Valencia
Del 8 al 12 de junio de 2016

Los poetas de antes se reunían en tertulias y cenáculos, rivalizaban en sarcasmo y mala leche, y soñaban con alcanzar la gloria. Algunos, los más optimistas, incluso con cambiar el mundo. Los poetas de ahora, al menos una significativa parte de ellos, salen a la calle, suben a los escenarios y, sin necesidad del papel impreso ni libros como intermediarios, proclaman a viva voz el poder vivificador de la palabra. Juglares y trovadores en una pieza, vates del pueblo, también un poco actores y actrices que representan sus propios textos  (sin música) otro tanto cuentaversos, vendedores de ungüentos milagrosos, de columnas de humo, de sonidos bellos. Amor y sexo, crítica social y cantos fúnebres. Temas para todos los gustos. Estilos, más de lo mismo. Estos poetas autónomos no rinden pleitesía a la crítica oficial, ni a los santones enrocados en sus torres de marfil.

Masilla y los Espías. Imagen cortesía de Vociferio.

Mansilla y los Espías. Imagen cortesía de Vociferio.

Los mejores de toda España, una veintena procedentes de distintas ciudades,  se dan cita estos días en Valencia en el Festival Vociferio —de vociferar—, que se celebra en Carme Teatre (Gregorio Gea, 6) hasta el domingo. Una iniciativa nacida en 2011 de la mano de Carme Teatre y la asociación cultural El Dorado, que regresa con nuevos bríos tras un año de parón por motivos técnicos, codirigida por Raúl Lago, de Carme Teatre y David Trashumante.

“Éste es el único festival existente dedicado a la poesía oral y escénica con la vocación de contestar a una poesía académica, institucionalizada y elitista, que se había escindido, en cierta medida, del público en general”, señalan los organizadores. “Puede entenderse como una forma distinta de hacer poesía, igual de lícita que la convencional, pero capaz de llegar, comunicar y emocionar en la actualidad a un mayor número de personas”.

En esta edición el festival  se hace eco de una de las corrientes más frescas y populares de la poesía nacional e internacional: el Spoken word (Palabra hablada), un movimiento que se originó a finales de los años cincuenta en los clubs y pubs donde se reunían músicos de jazz y poetas de la generación beat.

Dani Orviz. Imagen cortesía de Vociferio.

Dani Orviz. Imagen cortesía de Vociferio.

El momento cumbre del encuentro tendrá lugar el sábado 11 de junio, a las 20 horas, con  el VI Campeonato Nacional de Poetry Slam, un concurso de poetas en el que un jurado compuesto al azar por el público asistente determina el ganador a través de un sistema de puntuación. Su objetivo es dinamizar un recital colectivo en formato de concurso con sus propias reglas. “Se podría decir que es  un tipo de poesía; una poesía que busca la comunicación directa con el oyente. Pura frescura”, señalan los organizadores.

Este año se realizará un hermanamiento con el Festival Kerouac de Vigo con la presencia de su director Marcos de la Fuente.

Entre los poetas presuntamente implicados: Miriam Reyes, Mónica Caldeiro, Víctor López, DYSO, Le Fay, Rio Muten, Fernando Mansilla, Eladio Orta, María Eloy-García o Nuria Martínez Vernís, entre otros. También participan  voces  locales, como Encar Reig, Enrique Falcón, Mar Benegas o Hugo Mas, raperos como Mc Gibigí, grupos como Cafè de Fel o Versonautas, y proyectos nacientes de la escena valenciana como los ciclos de poesía Versonalidad o Intromissió Poética al Mercat. Habrá numerosos micros abiertos al ingenio e inventiva de los asistentes.

Los patrocinadores del evento poéticos son: El INAEM,  Generalitat Valenciana,  Facultat de Filología, Traducció i Comunicacció y el Aula de Poesía de la Universitat de València, Arroces Dacsa y Amargord Ediciones.

Cartel del Festival Vociferio. Imagen cortesía de la organización.

Cartel del Festival Vociferio. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

Encuentro de los festivales urbanos en el Cabanyal

Encontres Cultura al Barris per a fer ciutat
Organizado por PICUV Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas de Valencia
Barrio del Cabanyal. Valencia
Del 10 al 12 de junio de 2016

Del 10 al 12 de Junio en el barrio del Cabanyal de Valencia se celebrará la primera edición de ‘Encontres Cultura al Barris per a fer ciutat’, un proyecto organizado e impulsado por PICUV Plataforma de Iniciativas Culturales Urbanas formada por nueve de los más destacados Festivales Urbanos que se realizan en la ciudad de Valencia. La primera edición de Encontres verá la luz exclusivamente gracias al trabajo y voluntariado de los organizadores de los nueve festivales de la PICUV y la colaboración del Teatre El Musical y Regidoria d’Acció Cultural del Ajuntament de València.

Como cierre de la temporada, la Plataforma PICUV propone la celebración de este encuentro abierto a todos los públicos, donde presentar las propuestas escénicas y artísticas más destacadas, desarrolladas por los propios festivales durante el año, conformando un evento que muestre la importancia que estos proyectos tiene en el calendario cultural de la ciudad.

Sígueme, de la compañía Malarte, en Encontres de PICUV.

Sígueme, de la compañía Malarte, en Encontres de PICUV.

Uno de los objetivos principales de este encuentro es crear un espacio de debate y reivindicación sobre los nuevos retos que plantean las dinámicas participativas en la creación y gestión cultural desde los barrios, dentro de los modelos culturales actuales desarrollados en las ciudades.

Desde la Plataforma PICUV se presenta este encuentro como una oportunidad para dar a conocer a los ciudadanos de València estas iniciativas culturales e impulsar el desarrollo de dinámicas que permitan conectar a instituciones, agentes culturales y ciudadanía.

Al mismo tiempo PICUV se lamenta que a día no se haya producido un marco de colaboración entre la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia y Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana, con las cuales se han solicitado reuniones con este fin, desde hace varios meses,  e insta a estas y otras instituciones culturales valencianas a que se impliquen en el desarrollo de están iniciativas afines a su líneas de acción respecto a sus políticas culturales y sociales.

Río por no llorarme, en Encontres de PICUV.

Río por no llorarme, en Encontres de PICUV.

Festivales  como  Russafa Escènica, Circuito Bucles, Distrito 008, Cabanyal Íntim, Benimaclet Confusion, MUV! Circuito Música Urbana, Intramurs,  Ciutat Vella Oberta i Russafart atraen a miles de ciudadanos cada temporada a los barrios. Más de 100.000 espectadores pasaron por estos festivales en la última temporada, muchos de ellos ya consolidados con una trayectoria de más de cinco ediciones.

Teatro, danza, música en directo, fotografía y artes plásticas, entre otras disciplinas, formarán parte del programa, que durante todo el fin de semana del 10, 11 y 12 de Junio se desarrollará en los diferentes espacios y salas del TEM, y en espacios abiertos como en la Plaza del Rosario y en diferentes calles del Cabanyal  durante tres días.

Participarán diferentes experiencias, en una oportunidad de conocer y  reflexionar sobre iniciativas culturales desarrolladas en diferentes territorios y su vinculación con la ciudadanía y su influencia en el entorno urbano. Se organizarán diferentes charlas y mesas redondas con representantes de proyectos como La Mesa ciudadana y Intermediae de Madrid, Redtejas de Sevilla, Olas de Energía de San Sebastian, Cabanyal Horta y  Picuv de Valencia y Puertas Abiertas de Rio de Janeiro.

Malarte. Encontres PICUV.

Sígueme, de la compañía Malarte, estará en Encontres PICUV.

Residencias en la sala Carme Teatre

Convocante: Sala Carme Teatre
Dotación: entre 4.000 € y 6.000 € por residencia.
Modo de presentación: envío de propuestas
Plazo de admisión: hasta el 15 de julio de 2016

La sala Carme Teatre pone en marcha un proyecto de Residencias para el último trimestre de 2016 destinado a compañías de la Comunidad Valenciana, con el fin de utilizar los espacios de exhibición no sólo como espacios fugaces de representación, sino como espacios fértiles y abiertos a procesos creativos.

Desde su inauguración en 1995, Carme Teatre ha sido un dinamizador de la escena valenciana y a trabajado con multitud de compañías de esta Comunidad. Tras cumplir 21 años de proyecto en una renovada sede, la sala Carme Teatre persiste en su voluntad de potenciar y dinamizar la creación escénica contemporánea valenciana. En esta línea de actuación convoca un total de cinco residencias para cinco compañías con una duración de cuatro semanas cada una y una dotación económica de entre 4.000 € y 6.000 € por residencia. Todos los proyectos seleccionados se estrenarán en la sala Carme Teatre formando parte de la temporada de programación.

OBJETIVOS DE LAS RESIDENCIAS

Potenciar la creación escénica contemporánea valenciana dentro del teatro, danza, circo, performance y cualquier otra vertiente concomitante, dirigida tanto al público adulto como familiar.

Consolidar grupos que desarrollen su trabajo en el campo de la escena y propiciar un intercambio entre participantes de la diversidad escénica.

Dotar de financiación y recursos a las compañías.

Pensar y propiciar una escena valenciana en común, en relación al espectador y a su entorno social.

Fidelizar, captar y crear nuevos públicos

Abrir los procesos de creación al exterior mediante talleres, ensayos abiertos, mesas de trabajo…

Intercambiar experiencias e ideas en el ámbito de la creación artística.

FECHAS

Tanto las residencias como la exhibición estarán comprendidas entre los mese de septiembre a diciembre de 2016.

PRESENTACIÓN Y PLAZO

El plazo último para recepción de propuestas es el 15 de julio de 2015 y se resolverán antes del 31 de julio de 2015.

Las propuestas deben enviarse al mail de la sala: info@carmeteatre.com, especificando en el asunto RESIDENCIAS CARME TEATRE 2016 y deberá contener:

-Información y líneas generales del proyecto

- Trayectoria de la compañía o colectivo

-Currículum de los participantes

Se valorará positivamente la contemporaneidad y capacidad de innovación, la alternativa a los lenguajes escénicos convencionales, la experimentación dentro de los procesos de trabajo, la concepción del hecho artístico en la relación de la escena con el espectador, la capacidad de establecer sinergias y/o el compromiso de la escena con la sociedad.

plantilla-residencias-carme