Joan Fontcuberta o la ficción como mentira

Fake. No es verdad, no es mentira, de Joan Fontcuberta
La falsa historia del fotógrafo valenciano Ximo Berenguer
Junio 2017

Con motivo de la exposición ‘Fake. No es verdad, no es mentira’ que exhibió el IVAM desde el 20 de octubre de 2016 hasta el 29 de enero de 2017, el artista y fotógrafo Joan Fontcuberta, en colaboración con el comisario de la muestra José Luis Marzo, propusieron organizar un proyecto fake: inventar y difundir la historia del fotógrafo valenciano Ximo Berenguer. El objetivo era comprobar si en la era de la información y las redes sociales todavía es posible crear una historia falsa.

El IVAM aceptó el reto como parte del discurso crítico de la exposición y coorganizó con la Facultat de Bellas Artes de Valencia y la Facultad de Historia del Arte el seminario ‘La metodología del fake’ entre los meses de mayo y junio de 2016. La primera fase de este curso, impartido por Joan Fontcuberta, Premio Nacional de Fotografía en 1998 y Premio Nacional de Ensayo en 2011, consistió en inundar la red de referencias sobre Ximo Berenguer, desde entradas en la Wikipedia, noticias falsas y hasta artículos académicos.

El Molino, del falso Ximo Berenguer. Imagen cortesía del IVAM

El Molino, del falso Ximo Berenguer. Imagen cortesía del IVAM

Ximo Berenguer se presentó como un fotógrafo valenciano, fallecido prematuramente, y conocido por una serie documental sobre el popular music hall barcelonés El Molino, que fotografió bajo la influencia de su amante, el coreógrafo cubano Negrito Poly. El trabajo de falseado fue tan minucioso que Fontcuberta logró libros de familia del archivo de Picanya, lugar de nacimiento de Ximo Berenguer, para hacerlos pasar por verdaderos. Asimismo, contó con la complicidad de una religiosa quien, supuestamente, era hermana de Berenguer y custodiaba los 15.000 negativos que se le atribuían.

Para legitimar esta falsa historia, Joan Fontcuberta también logró la ayuda de Mira Bernabeu, codirector de la galería Espai Visor de Valencia, para organizar una exposición dedicada a Ximo Berenguer con materiales “inéditos” que se presentaron en la ciudad en el marco del evento Abierto Valencia en septiembre de 2016.

El IVAM adquirió seis fotografías de Ximo Berenguer para su colección con absoluto conocimiento de que se trataba de un proyecto de Joan Fontcuberta. Los miembros del Consejo Asesor y del Consejo Rector del museo refrendaron la propuesta de adquisición, tras ser informados de que se trataba de un proyecto fake del artista catalán.

El Molino, fotografía del supuesto Ximo Berenguer. Imagen cortesía del IVAM

El Molino, fotografía del supuesto Ximo Berenguer. Imagen cortesía del IVAM

Siguiendo con esta pormenorizada ficción, la galería Fernando Pradilla colaboró exponiendo las fotografías de Ximo Berenguer en su espacio de Madrid, bajo el comisariado de Mira Bernabeu. Y la editorial RM, especializada en fotolibros, publicó ‘A chupar del bote’, un recopilatorio del trabajo de Ximo Berenguer en El Molino. La publicación incluía fotografías de Berenguer y textos de Manolo de la Mancha.

Fue durante la presentación de este libro cuando Joan Fontcuberta, sentado entre el público, reveló que la figura de Ximo Berenguer era un fake y que las fotografías mostradas en las exposiciones eran suyas. Así culminaba la historia de Ximo Berenguer/Fontcuberta, orquestada con una voluntad pedagógica: demostrar que todavía es posible jugar con los límites entre realidad y ficción, manipular la percepción y crear historias que caminan entre la verdad y el fake.

Joan Fontcuberta. Imagen cortesía del IVAM.

Joan Fontcuberta. Imagen cortesía del IVAM.

Ximo Berenguer, fotógrafo de la intimidad noctámbula

A chupar del bote 1974-1976, de Ximo Berenguer
Espai Visor
C / Carrasquer, 2. Valencia
Hasta el 18 de noviembre de 2016

La historia de la fotografía sigue deparando sorpresas. Cuando creemos tenerlo todo bien cuadrado surge el archivo de un humilde jardinero (Charles Jones) que demostró su amor a las flores que cultivaba para un lord inglés en magníficas e ignoradas fotografías, o el descubrimiento de una niñera excéntrica (Vivian Maier) que expandió calladamente nuestra noción de street photography. Sin pretender cotejarlo a esos casos célebres, toca ahora recabar el reconocimiento que merece la figura de Ximo Berenguer (1946–1978), prácticamente olvidada desde su temprana desaparición y solo recuperada recientemente merced a azarosas circunstancias.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Joven fotógrafo valenciano que frecuentó los cenáculos amateurs locales de su época, el talento soterrado de Ximo Berenguer empezó a despuntar al instalarse en Barcelona en 1966 a fin de iniciar estudios de fotografía en la Escuela Industrial. Abandonó entonces la estética del salonismo para adoptar un reportaje directo y descarnado. Admirador tanto de Cartier-Bresson y Brassaï, cuya obra descubrió en la biblioteca de la Agrupación Fotográfica de Cataluña, como de algunos heterodoxos surgidos de esa entidad como Miserachs, Maspons o Colom, Berenguer se propuso erigirse en testigo gráfico de la conflictiva efervescencia social que agitaba el país.

Sus imágenes pasaron entonces a “rehuir todo sentimentalismo superfluo para atrapar el alma fugaz de la historia”, según palabras de Josep Mª Casademont, director de la revista “Imagen y Sonido” y uno de sus más incondicionales mentores. El grupo AFAL y sobre todo Leopoldo Pomés –cuyo libro Les fenêtresactuó de revulsivo– constituyeron otras referencias claves: tanto fue así que a principios de 1973 el joven Berenguer se armó de valor, reunió un puñado de sus fotografías que consideraba “modernas” y fue a enseñárselas a su ídolo con ánimo de ganarse una plaza en su estudio como aprendiz. Con su primer sueldo se compraría la cámara Pentax SL que utilizó hasta el final de su vida.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

En esa época se vinculó a los activos ambientes noctámbulos y contraculturales de la ciudad. Su espíritu contestatario y su condición homosexual le llevaron a congeniar con el grupo de los Ocaña, Nazario, Picarol, Mariscal, los hermanos Farriol y tantos otros protagonistas del underground barcelonés. Berenguer no vivió esa adscripción como una “militancia” sino como una relación de camaradería espontánea al compartir tugurios y marginalidad, que sin duda propulsaría la radicalidad de sus propuestas. El espíritu lumpen y libertario del grupo contrastaría con el glamour burgués de la gauche divine, hegemónica entonces como inteligencia local: sin ningún tipo de amarras, Berenguer y sus amigos solo aspiraban a la supervivencia y a la libertad.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

El corpus del legado fotográfico de Berenguer que se ha recuperado es reducido, unos quince mil negativos y trescientos tirajes de época en diferentes formatos. Aquí se presenta una selección del trabajo realizado en el famoso music hall “El Molino” a mitad de los 70’s. En 1975 Berenguer inició una relación con el bailarín cubano Negrito Poli, que había sido contratado como coreógrafo de “El Molino”. Por medio de ese contacto Berenguer pudo realizar una inmersión fotográfica en el universo particular de ese teatro de variedades, gozando de total acceso al local y de la intimidad con sus protagonistas. Casademont le alentó a acometer un reportaje en profundidad que le permitiera presentar una maqueta de libro para la colección “Palabra e Imagen” de Lumen, por la que ya habían transitado Masats, Ontañón, Maspons+Ubiña, Colita, etc.

Las fotografías fueron realizadas mientras la compañía representaba la obra ‘A chupar del bote’ y efectuaba los ensayos del que sería el siguiente espectáculo, ‘Taxi al Molino’. Como era preceptivo en el teatro de variedades, el espectáculo se componía de una sucesión de números que indefectiblemente hacia desfilar a cantantes folclóricas, ilusionistas, cómicos, bailarinas burlesque, striptease, etc. aunque siempre el plato fuerte lo constituía la interacción entre los actores y el público, que se deleitaban enzarzándose en diálogos picantes. Muchas representaciones satirizaban situaciones de la actualidad y el espectáculo terminaba con el apoteosis de toda la compañía sobre el escenario rindiendo pleitesía a las vedettes ataviadas con sus plumas y trajes de lentejuelas, y todos cantando “A chupar del bote / hasta que se agote / a chupar del bote / es lo mejor…” Una alusión a la corrupción que sigue bien vigente hoy en la letra de esa canción.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

De hecho, lo que interesaba a Berenguer era que El Molino debía verse, por un lado, como un espejo de la transición política: en los palcos departían empresarios e intelectuales, hombres del régimen y líderes obreros, agentes de paisano y universitarios, y todos ellos se burlaban juntos de esto y de lo otro, como de los males de la burocracia o de la incompetencia de la Administración. Por otro lado, El Molino constituía un refugio de seguridad en el que la vida exterior se concedía una tregua: a menudo mientras la platea estallaba en risas resonaban no muy lejos las consignas coreadas por los manifestantes o las sirenas de los furgones policiales que evidenciaban el cambio que se estaba precipitando.

Las fotografías de Berenguer devienen así rebanadas de vida, retratos de personajes entrañables como Johnson, La Maña, Christa Leem, Piper o Yvette René, salpicados con graffitis políticos reivindicando amnistía y estatuto de autonomía; instantáneas de una alegría contagiosa tamizada de humo y alcohol pero que vislumbran en el horizonte avisos de tragedia. Este proyecto documental es penetrante, intenso, visceral, no sale de los ojos sino de las entrañas. Se podría hablar de las composiciones y del tratamiento de la luz, del sentido de la oportunidad, de la capacidad para describir una atmósfera o captar un clímax… pero por encima de todo la obra de Ximo Berenguer nos remite a  la lucidez de Alfred Stieglitz cuando tuvo que explicar lo obvio y consignar que por encima de todo «cuando hago una fotografía, es como si hiciera el amor». Por imperativo del destino Berenguer lo hizo en un tiempo breve y lo hizo dos veces bueno.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Fotografía de Ximo Berenguer. Imagen cortesía de Espai Visor.

Rafa Levenfeld

Más galerías, más rutas, más Abierto Valencia

Abierto Valencia
Associació Valenciana de Galeries d’Art Contemporani (LaVAC)
Viernes 30 de septiembre y sábado 1 de octubre de 2016

L’Associació Valenciana de Galeries d’Art Contemporani (LaVac) ultima ya los detalles de la cuarta edición de Abierto Valencia que tendrá lugar el día 30 de septiembre y 1 de octubre. El objetivo de LaVac es generar espacios de encuentro entre el público, el arte y las galerías y para ello organiza una de sus actividades más destacadas, los ARCO Gallery Walks. En la cuarta edición de Abierto Valencia, el evento crece con la llegada de jóvenes galerías a LaVac y el número de rutas se amplía a cuatro incluyendo estos espacios.

Abierto Valencia 2016 intensifica además su apoyo a las galerías y los artistas con la ampliación del número de premios que pasan de cuatro a cinco y refuerza su apuesta por el coleccionismo activo como responsabilidad social corporativa con la organización de una mesa redonda sobre Arte y Empresa.

Obra de Antonio Fernández Alvira. Espai Tactel. Imagen cortesía de La VAC.

Obra de Antonio Fernández Alvira. Espai Tactel. Imagen cortesía de La VAC.

El viernes 30 de septiembre y sábado 1 de octubre, las galerías abrirán sus puertas a cuatro diferentes ARCO Gallery Walk, un evento especial en el que los ciudadanos podrán recorrer las galerías de la ciudad de Valencia con visitas guiadas gratuitas para conocer el funcionamiento y la historia de estos espacios. El opening tendrá lugar el día 30 a las 17.00h cuando todas las galerías de Abierto Valencia abrirán al público de manera simultánea para mostrar sus nuevas exposiciones.

Tras el opening, el IVAM acogerá la fiesta de inauguración de Abierto Valencia, en la que se servirá un coctel que contará con la colaboración de Vilaplana, Cerveza Turia, Terres dels Alforins y Coca-Cola y será accesible únicamente bajo invitación.

Ermita de Polvoranca, de Óscar Carrasco. Galería Luis Adelantado. Imagen cortesía de LaVAC.

Ermita de Polvoranca, de Óscar Carrasco. Galería Luis Adelantado. Imagen cortesía de LaVAC.

Organizados por la Asociación Valenciana de Educadores de Museos (AVALEM), los ARCO Gallery Walks incluyen cuatro rutas distintas que cuentan de nuevo con el patrocinio de la Fundación ARCO, reiterando su apuesta por la educación y el arte como motores de cambio. Las 16 galerías participantes están organizadas en circuitos pensados para realizar a pie por el centro de Valencia en cuatro itinerarios diferentes con horario especial.

La Ruta 1 recorrerá las galerías Mr. Pink, Espai Visor, Rosa Santos y Punto/Área 72. La Ruta 2 comenzará en la galería Luis Adelantado y continuará con Paz y Comedias, Shiras, Set Espai d’Art y del Palau. La Ruta 3 visitará la Galería Thema, la Galería 9, Benlliure y Alba Cabrera y la 4, Espai Tactel, Plastic Murs y Pepita Lumier.

Crajes. Plastic Murs. Imagen cortesía de LaVAC.

Crajes. Plastic Murs. Imagen cortesía de LaVAC.

Desde las 17.00h, los educadores de AVALEM acompañarán a los asistentes por Ciutat Vella, Ruzafa o Pla del Remei y durante estos recorridos, los asistentes podrán conocer obras de autores con estilos tan diversos como José Saborit, Mariscal, Ximo Berenguer, Rafael Canogar o Juan Olivares, entre muchos otros.

Los ARCO Gallery Walks son gratuitos y están abiertos al público en general. Para participar es necesario inscribirse enviando un e-mail a la dirección asociacionavalem@gmail.com indicando los datos personales de los asistentes, la ruta y el día elegido.

Palafitos, de Calo Carratalà. Galería Alba Cabrera. Imagen cortesía de LaVAC.

Palafitos, de Calo Carratalà. Galería Alba Cabrera. Imagen cortesía de LaVAC.

En esta cuarta edición, Abierto Valencia refuerza su compromiso con los artistas y galeristas al aumentar  los premios otorgados a las mejores obras en su apuesta por la profesionalización del mundo del arte: el premio a la Mejor exposición de apertura, otorgado por la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana y en esta edición, cuatro premios de adquisición de obra: tres patrocinados por entidades privadas (DKV, la Fundación Hortensia Herrero y Gandia Blasco) y un nuevo premio de adquisición por parte del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM).

Obra de José Saborit. Galería Shiras. Imagen cortesía de LaVAC.

Obra de José Saborit. Galería Shiras. Imagen cortesía de LaVAC.

Como en anteriores ocasiones, un jurado especializado visitará las galerías para otorgar el premio a la mejor exposición de apertura. En esta edición, el jurado estará compuesto por: Antonio Molina-Vázquez, director y fundador de Spain NOW!, temporada anual de arte y cultura españolas en Londres, que ha trabajado para la Tate Modern, el Centre for Creative Communities (CCC), el Arts Council England, British Council y DCMS (Ministerio de Cultura británico), entre otros; Carlos Delgado Mayordomo, crítico de arte en medios de comunicación como ABC Cultural, comisario de exposiciones especializado en gestión cultural y profesor del Máster en Mercado del Arte y Gestión de Empresas Relacionadas de la Universidad Nebrija; José Luis Pérez Pont, director del Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana, y Josep Salvador, Conservador del Institut Valencia d’Art Modern (IVAM), siendo en la actualidad responsable de la colección.

Obra de Chema López. Galería Rosa Santos. Imagen cortesía de LaVAC.

Obra de Chema López. Galería Rosa Santos. Imagen cortesía de LaVAC.

Abierto Valencia se ha convertido en una de las citas de referencia para coleccionistas y amantes del arte y en esta edición tiene como objetivo animar al coleccionismo local y nacional y transmitir el valor del arte para la empresa. Para ello, Colecciona, plataforma parael fomento del coleccionismo privado de nuestro país y Ética, empresa especializada en gestión patrimonial, finanzas corporativas y responsabilidad social; organizan una mesa redonda el sábado 1 de octubre a las 12.00h, en la Fundación Bancaja dentro de la programación oficial de Abierto Valencia.

Rebeca Plana. Galería Thema. Imagen cortesía de LaVAC.

Rebeca Plana. Galería Thema. Imagen cortesía de LaVAC.

La mesa redonda, que llevará por título ‘Arte y RSC: Visiones y experiencias desde la empresa’ contará con las ponencias de Chema de Francisco, Director de ESTAMPA Feria de Arte Contemporáneo; Fernando Ibáñez, Director de Ética y promotor de the_ HUB; y Lucía Roldán, Responsable de Desarrollo Corporativo en el Museo Lázaro Galdiano. La asistencia a la mesa redonda se realizará bajo invitación y tras la misma se servirá un coctel con el patrocinio patrocinado por Ética con la colaboración de Champagne Taittinger. En esta edición, Abierto Valencia refuerza la participación de destacados miembros del panorama artístico nacional y cuenta con la colaboración de One Shot Hoteles.

Jonay C. Van del Linden. Galería 9. Imagen cortesía de LaVAC.

Jonay C. Van del Linden. Galería 9. Imagen cortesía de LaVAC.

Abierto Valencia es un evento organizado por l’Associació de Galeries d’Art Contemporani de la Comunitat Valenciana y la Conselleria d’Educació, Investigació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana. Participa el IVAM, la Fundación Bancaja, ARCO, Colecciona, Ética., the_ HUB, DKV, la Fundación Hortensia Herrero y Gandia Blasco. Colaboran, One Shot Hoteles, Vilaplana, Cerveza Turia, Terres dels Alforins, Champagne Taittinger, La Imprenta GC, Coca-Cola, Ocimag, Valencia Plaza y MAKMA.

Blaue Rhytmen, de José Antonio Orts. Galería Punto. Imagen cortesía de LaVAC.

Blaue Rhytmen, de José Antonio Orts. Galería Punto. Imagen cortesía de LaVAC.