El 40 aniversario de Television y su ‘Marquee Moon’

Television
Marquee Moon
Publicación 8 de febrero de 1977
Elektra records
40 aniversario

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Hoy, 8 de febrero del 2017, se cumplen 40 años desde la publicación del fundamental, seminal y esencial debut de TELEVISION. Estamos hablando de, nada menos y nada más, el “Marquee moon”, una obra que, pese a su mérito, influencia y reconocimiento por parte de críticos y entusiastas simpatizantes, se mantiene como uno de esos discos llamados “de culto” puesto que no ha obtenido una trascendencia popular acorde a la calidad e importancia de su contenido.

Para rendirle un merecido homenaje creo que tendríamos que contemplarlo con el uso de la máquina del tiempo hasta trasladarnos a un año clave de cisma roquero. Aunque algunos iluminados ya podían barruntar lo que se avecinaba, el año 1977 supuso, al fin y al cabo, la ruptura definitiva con unos sonidos setenteros que cada vez daban más signos de agotamiento. De una mayoría es sabido lo que en Europa implicó durante aquel año el “Never mind the bollocks” de los Sex Pistols pero lo que no resulta tan popular, salvo para frikis y amiguetes de las catacumbas rocanroleras, es la tremenda magnitud del CBGB neoyorkino.

--- television - marquee moon - 0

Es allí, en el célebre club underground de punk-rock y new wave donde se cocieron un buen número de propuestas musicales con vital importancia en el devenir de la música popular. Ramones, Blondie, Talking Heads,… fueron su cara más divulgada, pero allí, entre sus subterráneas paredes, transitaron otros nombres, tanto o más fundamentales pero menos afamados, como por ejemplo TELEVISION, la banda del egregio Tom Verlaine.

Digamos que “Marquee moon” fue, salvando honrosas excepciones menos obvias (como por ejemplo el homónimo de los Modern Lovers o el “Rock ‘n’ roll animal” del mismísimo Lou Reed), la primera gran obra musical que recolectó, amasó y troqueló el suculento patrimonio de la Velvet Underground. Digamos también que, además de su inclinación velvetiana en esta irrepetible masterpiece, el talento del Sr. Verlaine se aproximó tanto al pretérito reinado del glam de Bowie o Bolan como a la actitud y urgencia del punk coetáneo.

?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Ocho coplillas, para qué más, sin residuos ni despojos. Muy difícil elegir una favorita. Quizás guardo especial cariño y devoción por “Friction”, la primera que escuché, con ese halo de “no futuro”, de desesperanza, de que los chicos acabarán de bruces entre barrotes de una pestilente mazmorra.

Pero al loro con ese inicio. “See no evil” es para volar muy alto, para lamer las heridas con esas guitarras que, entre Tom y Richard Lloyd, se muestran provocadoras antes de apostar por la melancolía en un tributo a la divina belleza como “Venus”, o por la hipnótica y oscura profundidad de escuchar la tormentosa “Marquee moon” que da título a esta emblemática POM (puta obra maestra para aquellos lectores que desconocen el significado de este vocablo). Fred Smith al bajo y Billy Ficca a la batería completaban un cuarteto de leyenda.

--- television - marquee moon - 2

Más crápula, y al mismo tiempo más iluminada es “Elevation”. No me extrañaría que en un posible sondeo fuese la preferida de los más fans. El noctambulismo más sensible y amargo se exhibe en “Guiding Light”, de esas canciones que crecen en sucesivas audiciones, tal y como seguramente haya podido sucederle a alguien a lo largo de estas cuatro últimas décadas tras escuchar y estremecerse con “Prove it”.

Muy atinadamente se clausura este clásico con “Torn curtain”, conteniendo las lágrimas, para recordar un pasado que dejó una indeleble huella, algo similar a lo que es en conjunto la desgarradora grandeza de uno de los discos más fundamentales de la historia del rock. Llegarían más destacables trabajos de Television (“Adventure”, «The blow up») o de Tom Verlaine en solitario, pero nunca más tan geniales y tan monumentales como el “Marquee moon”.

--- television - marquee moon - 4

Please, que nunca se haga muy popular, que una minoría privilegiada de resistentes podamos continuar disfrutando del más moderno y vanguardista disco de los últimos cuarenta años.

Juanjo Mestre

* Texto adaptado para Makma del artículo también publicado en el Espacio Woody/Jagger.

El surco es el alma del vinilo

Libro: El surco es el alma del vinilo
Autor: Rafael Orihuel
Ediciones oblicuas
Presentación: For Amur
c/ Foramur, 3, Denia (Alicante)
Viernes 20 de febrero a partir de las 19’30 horas

vinilo - makma

Una nueva obra de Rafael Orihuel, nacido en Gandía y residente actualmente en Tarragona, surca (nunca mejor dicho) el mundillo de nuestras letras. Para quien no conozca al autor de “El surco es el alma del vinilo” se trata de un escritor más especializado en relatos cortos con premios obtenidos por “El país de la lencería”, “Los nombres de Juana”, “Et in Arcadia ego”, “De una prenda íntima hallada en el patio de un convento” o en la colección de relatos  “De la duración del amor”.

orihuel - makma

Rafael Orihuel – Autor del libro «El surco es el alma del vinilo»

Este nuevo libro fue presentado por primera vez el pasado 30 de enero en “El galliner de L’Antiquari” de Tarragona y es el próximo 20 de Febrero la fecha escogida para mostrarse en la Comunidad Valenciana. Y qué mejor lugar para ello que ese entrañable y estupendísimo lugar llamado For Amur, en pleno corazón de Denia (Alicante).

foto interior for amur . makma

Fotografía interior For amur – Denia – Lugar de presentación.

La recomendable obra que nos ocupa es una colección de relatos relacionados con el mundo de la música, algo así como un particular tributo al entorno de ese mundillo y que a través de sus personajes hace especial hincapié en lo que rodea a ese objeto de culto que es el vinilo discográfico.

Portada "El surco es el alma del vinilo" de Rafael Orihuel.

Portada «El surco es el alma del vinilo» de Rafael Orihuel.

Los Kinks, Beatles, Dylan, Easybeats, Pink Floyd, Jefferson Starship, David Bowie, Rolling Stones, Beach Boys, Neutral Milk Hotel, Velvet Underground,… son algunos motivos de esta obra para sentirse atraídos, al menos, todos aquellos que somos perpetuamente amantes del mundo del rock. Se halla disponible tanto en librerías tradicionales como también la versión E-book (formato epub) en las principales librerías on-line. Véanse los siguientes enlaces de Amazon, Casa del Libro o El Corte Inglés.

JJ Mestre

El homónimo del galáctico Dean Wareham

El homónimo del galáctico Dean Wareham.

Asumo con dignidad que calificar al neoyorkino DEAN WAREHAM (neozelandés de nacimiento para mayores señas) como uno de los artistas más interesantes de los últimos veinticinco años de la historia del rock puede dar pie a pensar que el que suscribe es un bicho raro, cosa que no voy a negar, aunque todo sea dicho, no creo que sea el único que opine de este modo. Y es que aquí uno siempre tuvo en un altar y fue muy fan, a mucha honra, de Galaxie 500, con aquella gloriosa trilogía cósmica entre 1988 y 1991, y de Luna, especialmente de sus primeros discos entre el 92 y 95, dos grupos de culto que curiosamente en los últimos años, gracias al boom de Internet, han obtenido un mayor y, por qué no decirlo, justo reconocimiento.

La cosa no quedó ahí para el ínclito de Dean. Otros proyectos como Cagney and Lacee con Claudia Silver en el 97 o el duo Dean & Britta, tras el final de Luna, serviría de ensamble artístico junto a su esposa Britta Philips a lo largo de la primera década del S.XXI.

A todo ello vino a sumarse en el pasado 2013 un MiniLp titulado “Emancipated hearts” que, en cierto modo, sin tratar de ser un producto pretencioso, vino a decir que aquí estaba DEAN WAREHAM, en solitario, vivo y coleando, con nuevas aspiraciones, propósitos y planes a sus espaldas.

Dean Wareham 2014

Dean Wareham 2014

Y llegamos al presente 2014, y con él un álbum homónimo donde deja bien demostrado el permanente estado de creatividad de esta auténtica institución del pop-rock alternativo. He de declarar sinceramente que con esa injusta tendencia a infravalorar inicialmente aquellos artistas del rock que llevan mucho tiempo en la materia (me autoflagelaré si es preciso algún día), no esperaba que me entusiasmara mucho «Dean Wareham». Error, y de justicia es decirlo. Este disco es una gozada de cabo a rabo, y además apunta fuerte para estar entre lo más selecto del año en curso. Qué buen sabor de boca deja, como la sensación a flúor que se siente después de comer al lavarse los dientes. Es de esos artefactos musicales por los que no entran ganas de dejarlos reposar sino más bien de volverlo a escuchar, como una necesidad vital, una y otra vez más, de forma cíclica.

No se trata de un álbum extenso, ni siquiera en minutaje. Posee nueve cortes donde la morralla brilla por su ausencia y donde ha contado con la producción de Jim James, el líder de My Morning Jacket, cosa que se nota en algunos matices cercanos al country rock americano o en efectos repletos de calidez sonora. También en la parte instrumental y en los arreglos vueve a acompañar su mujer Bretta. Pero lo que destaca por encima de todo es ese distintivo de Mr.Wareham que lo hace tan atractivo y auténtico, hablamos por supuesto de unas bellísimas melodías con un poso melancólico, con un sosegado ritmo de la guitarra y con una voz que en más de una ocasión parece que vaya a resquebrajarse o a emitir un desacertado gorgorito. Una vez más, y van demasiadas, suena moderno, vanguardista como pocos.

Abre el disco un temazo que nos pone en guardia, «The dancer disappears», en la que a mi gusto mejora con creces muchas de las actuales propuestas de caracter neopsicodélico sin dejar de lado ciertas connotaciones del pop o del country. Por su parte «Beat the devil» es de un preciosismo exagerado, donde la solera y el sedimento del mejor Dylan setentero proporcionan un nuevo sentido innovador a un pop-folk de tonalidades sixties. Y si hablamos de «Heartless people» estamos ante una caricia cósmica que se aproxima a la grandeza de un clásico como Nick Drake.

dean_wareham azul

Después, con «My eyes are blue» o con «Holding pattern» nos acercamos a los parámetros más «lunáticos» mientras que una balada como «Love is not a roof against, the rain» posee una entrañable ternura especial y espacial.

El trío de cortes con el que finaliza el disco es de ensueño. «I can only give my all», la más enérgica, con un in crescendo vertiginoso de intensidad sonora.«Babes in the wood» me parece la que más se acerca del disco a las virtudes «galácticas» de los primeros tiempos, con su velvetismo elegante, atemporal y renovador, ese que tanto los singularizaba y distinguía. Todo acaba con la joya de la corona, un broche de oro, unos suspiros en forma de coros, unas atmósferas hipnóticas y allá que va «Happy & free», megatemazo de orfebrería sideral como gran colofón de este magnífico trabajo, ese que guarda otra vez más en la trayectoria de Dean Wareham el secreto y las claves de la herencia de Lou Reed y su Velvet o de Tom Verlaine y su Television.

JJ Mestre

http://woody-jagger.blogspot.com/