La belleza puede cambiar: ‘L’ECLOSIÓ DE L’ABSTRACCIÓ’

L’eclosió de l’abstracció – Línia i color en la colección del Ivam
Instituto Valenciano de Arte Moderno – IVAM
C/Guillem de Castro, 118. Valencia
Inauguración: 20 de julio del 2017, Clausura: 16 de septiembre del 2018

Hasta el siglo XX nos encontramos frente un arte racional, figurativo, coherente y que cumple con todos los cánones establecidos, conocido por clásico. Esto cambia a raíz del gran conflicto militar que tantos horrores introdujo a la sociedad, la 2ª GM. Donde a partir de este momento empiezan a surgir propuestas alternativas y transgresoras entorno a las artes plásticas. ¿Qué motivos llevaron a los artistas a establecer este nuevo concepto estético?, ¿Por qué seguir imitando la naturaleza?, ¿Por qué no centrarse en una nueva manera de representar, donde las formas y colores sean los intermediarios del mensaje? Sigue la incertidumbre.

La exposición, comisariada por José Miguel G. Cortés, María Jesús Folch, y Josep Salvador, y dirigida por el mismo G. Cortés, a través de sus 10 salas, establece un interesante paseo sobre la evolución consecutiva temporal del arte abstracto mediante la combinación entre pintura y escultura, diversidad de colores y opacidad, técnica y esencia. Abriendo, -desde el primer momento- la puerta de la confusión al espectador.

Manuel Millares. Cuadro 97, 1960. Técnica mixta sobre arpillera, 163 x 260 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

Manuel Millares. Cuadro 97, 1960. Técnica mixta sobre arpillera, 163 x 260 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

«Los primeros agujeros no son la destrucción del cuadro, se trata verdaderamente de una dimensión más allá del cuadro, la libertad de concebir el arte a través de cualquier medio, a través de cualquier forma.»

– Lucio Fontana, 1947

¿Hasta qué punto se considera que la obra adquiere significado? No lo tiene, está abierto a la mente.

Antoni Tàpies. Superfície gris rosáceo con marcas negras, 1962. Técnica mixta sobre lienzo, 193 x 130 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

Antoni Tàpies. Superfície gris rosáceo con marcas negras, 1962. Técnica mixta sobre lienzo, 193 x 130 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

En este sentido, autores como Antonio Saura, Manuel Millares, James Turrell, Antoni Tàpies, Jorge Oteiza, Elizabeth Munray y Richard Serra, nos presentan diversas propuestas ideológicas a lo largo de esta exposición.

Todo un conjunto de 150 obras diferentes las unas de las otras, con esencia propia. Donde se mezclan diversas técnicas artísticas formando un todo, un conjunto inexplicable que únicamente tiene sentido en el inconsciente. ¿Con qué finalidad realizan estas obras, que en realidad, no presentan ningún mensaje específico? Quizás nos hemos acostumbrado a tener siempre explícito el mensaje, y cuando este se presenta de manera implícita o simplemente no está, nos perdemos. Tal vez este nuevo concepto de arte no quiera centrarse en aquello evidente que es posible captar a primera vista. Ir más allá. Que cada espectador le encuentre su propio sentido. Y esto precisamente, es lo que se quiere alcanzar con esta exposición. Conseguir que el espectador establezca un vínculo entre obra y mente, dónde el último papel lo tiene la razón.

Gilberto Zorio. Letto, 1967. Caucho, tubos de metal y lámina de plomo, 82 x 209,5 x 240 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

Gilberto Zorio. Letto, 1967. Caucho, tubos de metal y lámina de plomo, 82 x 209,5 x 240 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

Y es que el arte abstracto no precisa ni de color ni de forma. Es un concepto, la obra transformada en idea.

Luis Gordillo. Serie Limo, 1921. Acrílico y lápiz sobre papel Canson, 363 x 626 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

Luis Gordillo. Serie Limo, 1921. Acrílico y lápiz sobre papel Canson, 363 x 626 cm. Fotografía de Lucía Cajo Ferrando.

Lucía Cajo Ferrando

Del análisis al desgarro: vanguardias en el IVAM

Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 10 de abril de 2016

José Miguel Cortés ha decidido, desde que se puso al frente del IVAM, airear sus fondos. Y como posee uno de los mejores, se trataba de dotarlos de coherencia argumental para exhibirlos a modo de brillante buque insignia del museo valenciano. Ahora le toca el turno a las vanguardias históricas, cuya selección de un millar de obras pertenecientes a la Colección del IVAM ocuparán durante todo un año las salas 3 y 4. Clasificada en torno a diez ejes temáticos, la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las Vanguardias Históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’ muestra las dos vías que las llamadas por Ramón Gaya “artes marciales de vanguardia” dibujaron en la primera mitad del siglo XX.

Obra de la serie Utopía y revolución en 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Obra de la serie Utopía y revolución en ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Cortés, que junto a Josep Salvador es a su vez comisario de la exposición, subrayó que la muestra no se presenta de modo cronológico, sino de forma sincrónica uniendo las piezas mediante cierta trama argumental. De manera que lo que les une a Marcel Duchamp y Man Ray, con los que se abre el recorrido, Raoul Hausmann, André Kertész, Moholy-Nagy, El Lissitzky, John Heartfield o Josep Renau no es la temporalidad, sino la experiencia que proyectan sus visiones hermanas.

Carteles de la serie 'Utopia y revolución' en la exposición 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Carteles de la serie ‘Utopia y revolución’ en la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Visiones que los comisarios de ‘Construyendo nuevos mundos’ dividen en dos: una más poética y onírica, y otra de orden más analítico, a las que acompañan otras creaciones relacionadas con el arte de propaganda o crítica social. Todo ello bajo epígrafes temáticos del tipo ‘Entre la experimentación y las sombras’, ‘Cuerpos soñados’, ‘La fascinación por las máquinas’, ‘Utopía y revolución’, o ‘El misterio de las formas’, hasta completar los diez capítulos argumentales que conforman el recorrido expositivo.

Tostadora (Alemania, 1930) de la colección Alfaro Hoffman en la exposición 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Tostadora (Alemania, 1930) de la colección Alfaro Hoffman en la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Dos grandes vías o visiones, pues, de unas vanguardias artísticas que, como señala Jesús González Requena en ‘Occidente: lo transparente y lo siniestro’, tienen en común, a tenor de los mil manifiestos de sus diferentes movimientos, el rechazo de los discursos verosímiles, convencionales, en tanto faltos de autenticidad. De ahí el gesto de rebelión con el que los artistas vanguardistas construían su obra con radicalidad y vehemencia. En ese contexto de repulsa hacia el canon perfilado desde la Ilustración (de hecho el Romanticismo ya es un precedente de las vanguardias), los artistas seguirán esas direcciones apuntadas por Cortés y Salvador.

Cartel dadaísta en la exposición 'Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Cartel dadaísta en la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

En una, más analítica, los artistas afirman la “dimensión cognitiva de su tarea” (González Requena): poéticas de la deconstrucción entre las que pueden reconocerse al cubismo, el constructivismo, el funcionalismo, el informalismo y el arte conceptual, entre otros. En la otra, más pasional, frente al análisis se levantaría la expresión, de manera que la experiencia se enfrenta al orden sintáctico, al entendimiento científico y racional, como serían los casos del fauvismo, expresionismo, dadaísmo, surrealismo y cierto futurismo; poéticas éstas del desgarro.

Imagen del video 'El retorno de la razón', de Man Ray en 'Construyendo Nuevos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)'.

Imagen del video ‘El retorno de la razón’, de Man Ray en ‘Construyendo Nuevos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945)’.

Dos visiones sustentadas entonces por un Yo analítico, “que se quiere protagonista racional tanto de su discurso como de la eficacia ulterior en la arena social” (de ahí la alineación de esta corriente con los movimientos de revolución social), y por un Yo desgarrado, heredero del “lacerado gesto romántico”, que rechaza toda pretensión de control y eficacia “para volcarse a la expresión dramática de su experiencia subjetiva”. Así es como van desfilando por la exposición ‘Construyendo Nuevos Mundos’, Duchamp, Ray, Marinetti, Richter, Kertész, Rodchenko, la Bauhaus alemana, Grosz, Delaunay, Arp, Masson, Renau, Torres-García u Óscar Domínguez, entre un largo etcétera de artistas vanguardistas de cuya intensa conciencia de escritura se hace eco la colección del IVAM.

Obra de Óscar Domínguez en la exposición 'Construyendo Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945).

Obra de Óscar Domínguez en la exposición ‘Construyendo Mundos. Las vanguardias históricas en la Colección del IVAM (1914-1945).

Salva Torres

Art Madrid14 inicia la cuenta atrás

Art Madrid14
Galería de Cristal del Palacio de Cibeles.
C/ Montalbán 1, junto a Plaza de Cibeles 1, Madrid.
Inauguración: 19 de febrero.
Hasta el 23 de febrero de 2014.

Nos encontramos a pocos días de la 9ª edición de la Feria de Arte Contemporáneo Art Madrid, que se presenta más dinámica y renovadora que nunca, con una trayectoria dedicada a la promoción y difusión del arte contemporáneo nacional e internacional, que prestará mayor atención al arte emergente.

Art Madrid14 mantiene la firme propuesta de aportar novedades para impulsar el coleccionismo y dinamizar el mercado del arte actual, a través de profesionales del sector y del público. Parece ser que en esta ocasión se inicia la edición con el propósito de ser un referente expositivo, convirtiéndose en un “escaparate atractivo” para galeristas, coleccionistas y público.

Con una nueva filosofía, Art Madrid14 es la colaboración e intercambio de ideas y actividades con otros agentes culturales. La feria ha apostado en esta edición por la alianza y sinergia con instituciones culturales ajenas a la feria, dando lugar a actividades que reforzarán la cultura en general y el arte en particular.

Dentro del programa ONE PROJECT de Art Madrid14, comisariado por Javier Rubio Nomblot y Carlos Delgado Mayordomo, se expondrán los proyectos de ocho artistas en formato “Solo Show”, que pide una “mirada atenta” para ampliar los límites del concepto “arte emergente”, sin olvidar las vanguardias históricas.

José Luis Serzo, The grear narrator, 2013 (óleo sobre lienzo, 100 x 100 cm). Galería Moproo Shangai. Imagen cortesía de la Galería.

José Luis Serzo, The grear narrator, 2013 (óleo sobre lienzo, 100 x 100 cm). Galería Moproo Shangai. Imagen cortesía de la Galería.

Las nuevas incorporaciones a Art Madrid14 son las galerías: N2 (Barcelona), Art4Plus (Madrid), Cervantes6 (Oviedo), Materna y Herencia (Madrid), Odalys (Venezuela-Miami-Madrid), La Zúa (Madrid), Kreisler (Madrid), Propuestas Van Dyck (Gijón) y Marc Decoene (Alemania).

Estas galerías se unen a la lista de fieles a la feria, formada por las madrileñas BAT Alberto Cornejo, Flecha, Lorenart, Marita Segovia, Del Cisne, Ansorena, Fernando Latorre, Obra Gráfica Original; las galerías Principal Art, El Quatre Barcelona, Miquel Alzueta, A. Cortina, Jordi Pascual, Joan Gaspar, 3 Punts y Marc Calzada de Barcelona; la galería Moret Art de A Coruña, la galería Pilares de Cuenca, Rodrigo Juarranz de Aranda de Duero, las galerías Vanrell y Joan Oliver “Maneu” Galería D´Art de Palma de Mallorca, la galería Espiral de Cantabria; las valencianas Val i 30, Del Palau, Galería Punto y Benlliure; la galería alemana Schmalfuss de Berlín y la lisboeta Art Lounge.

Héctor Velázquez, Retratos de Toumani Camara y Héctor Velázquez. Galería N2. Imagen cortesía de la Galería.

Héctor Velázquez, Retratos de Toumani Camara y Héctor Velázquez. Galería N2. Imagen cortesía de la Galería.

Los artistas presentes en ONE PROJECT son Manuel Barbero de la Galería Blanca Soto Arte (Madrid) en colaboración con Intermón Oxfam, la artista Curra Rueda de la galería Materna y Herencia (Madrid), Yolanda Tabanera de la galería Fernando Latorre (Madrid), José Luís Serzo de la mano de la galería Moproo de Shangai, la artista Laura Ramis de la galería D´Art (Madrid), Javier Ayarza de la galería Fontanar (Segovia), Anna Taratiel de CIS Art y Rubén Fuertes Fuentes de la galería Alba Cabrera de Valencia.

Carmen Calvo. Galería Art Lounge. Imagen cortesía de la Galería.

Carmen Calvo. Galería Art Lounge. Imagen cortesía de la Galería.

Ramón Surinyac, Blue Light, 2013 (óleo sobre madera, 70 x 210 cm). 3 Punts Galería. Imagen cortesía de la Galería.

Ramón Surinyac, Blue Light, 2013 (óleo sobre madera, 70 x 210 cm). 3 Punts Galería. Imagen cortesía de la Galería.

Alonso y Gadea: mano a mano desvanguardista

Gabriel Alonso y Antonio Gadea. Mano a mano

Estudio Gabriel Alonso

C / Denia, 23. Valencia

Hasta noviembre

Gabriel Alonso (Ceuta, 1969) y Antonio Gadea (Valencia, 1965) hace ya tiempo que decidieron colgar los guantes de boxeo al que parece abocar el arte de vanguardia (Ramón Gaya lo llamó artes marciales de vanguardia), para explorar viejos territorios figurativos, actualmente en decadencia por el exultante dominio de la abstracción, ya sea analítico racionalista o pasional y desgarrada. Porque hubo un tiempo, sobre todo Gadea, en que ganaban incluso premios practicando cierto informalismo. Hasta que decidieron que el arte contemporáneo, brillando con una luz cegadora que impedía ver sus alargadas sombras, lejos de ofrecer libertad al artista, lo constreñía.

Siringe y Pan, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Siringe y Pan, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Así lo reconoce el propio Gabriel Alonso, valedor de lo que ha dado en llamar la “desvanguardia”, que vendría a ser lo siguiente: “El progresivo afán de muchos artistas de nuestra generación en pintar cada vez más figurativo, como si de lo que quisiéramos liberarnos fuera de la “libertad” que nos daba la abstracción (o exhibición del lenguaje en sí mismo) que por entonces imperaba en las aulas de bellas artes”. Y como “desvanguardia” sonaba, como le hizo ver un amigo, a desbandada, Gabri Alonso, en lugar de enmendarle la plana al amigo, metió más el dedo en la llaga: “Efectivamente lo es, porque somos muchos los que prefiriendo hacer a explicar hemos ido haciendo nuestro lenguaje pictórico cada vez más “legible” o “descifrable”, actuando de un modo paralelo al público en general, cada vez más indiferente hacia el arte contemporáneo”.

Obra de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

Obra de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

Si no fuera por lo poco dados que somos a la reflexión, la “desvanguardia” daría pie a un interesante debate. Porque lo cierto es que esa brecha entre lo figurativo y lo abstracto existe, sin encontrar vías productivas que grapen la herida. De momento, valga ese Mano a mano que sostienen Gabriel Alonso y Antonio Gadea, en el estudio del primero sito en la calle Denia del barrio valenciano de Russafa, para ir abriendo boca. Mediante una figuración entre grotesca (Alonso) e irónica (Gadea), ambos artistas nos confrontan con cierto clasicismo, pero revisitado. Así, la mitología occidental, que aparece mediante figuras reconocibles y títulos explícitos, acaba siendo volteada por la mirada acerada y siempre en alerta de estos dos “marginales” artistas.

Nacimiento de Baco, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Nacimiento de Baco, de Gabriel Alonso. Imagen cortesía del autor

Como apunta Gabriel Alonso, en relación a su partenaire, su obra giraría en torno al tema de “cómo la vanguardia ataca al viejo oficio de la pintura, personificado en héroes de la mitología clásica”. Esa tensión arrojadiza entre lo clásico y lo moderno es lo que hace saltar chispas en el Mano a mano entre Alonso y Gadea. No es un duelo en el O.K. Corral del clasicismo forastero enfrentado a los desmanes de la vanguardia mayoritaria, sino un toque de atención para extraer de los incomunicables senderos del arte un productivo diálogo. A no ser que el arte contemporáneo haya decidido separarse de una sociedad que necesita recuperar los espacios simbólicos del arte para articular su siempre conflictiva experiencia.

Antígona esterilizada, de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

Antígona esterilizada, de Antonio Gadea. Imagen cortesía del autor

  

Salva Torres