El nuevo universo de Michavila

JOB 38:11. Carmen Michavila
Galería Alba Cabrera
C/Joaquín Costa 4
Hasta el 7 de Diciembre. Valencia.

La galería Alba Cabrera alberga el nuevo trabajo de Carmen Michavila, JOB 38:11. Con esta bocanada de aire fresco, la esencia del arte contemporáneo inunda cada esquina del espacio, otorgando al espectador la última palabra. 

Las líneas delicadas y la minuciosidad de la obra de Michavila, crea  un camino invisible hacia una realidad oculta a los ojos, pero presente en todos nosotros. Invita de manera ineludible a un viaje interno, íntimo, partiendo de un realismo mágico que evoca cualquier cuento infantil, capaz de jugar con esa capacidad creativa que nos conecta con  nuestra más pura esencia.

Como la propia artista sentencia, con el versículo que da nombre a la exposición, Hasta aquí llegarás, pero no más allá. Aquí se detendrá el orgullo de tus olas (Job 38,11) la obra recoge esas barreras física estableciendo un punto de partida y un final correspondiendo con los límites del propio lienzo.

Imagen: Detalle de la característica verticalidad de las obras de la exposición.

Atendiendo a la verticalidad de la obra, resulta casi sistemático hacer uso de los patrones cristianos católicos que han sido instaurados en nuestra conciencia colectiva, independientemente de nuestra creencia religiosa. Nuestras imágenes mentales establecen de manera automática un cielo y un infierno, como espacios equidistantes, separados por una paraíso terrenal en el que los mortales llevamos a cabo nuestras impías vidas. 

Imagen: Lienzo azul,  ubicado para romper con la estructura cromática establecida a lo largo del discurs expositivo. Cedida por Alba Cabrera.
Imagen: Lienzo azul, ubicado para romper con la estructura cromática establecida a lo largo del discurs expositivo. Cedida por Alba Cabrera.

Esta dicotomía entre lo visible y lo invisible no sólo se vincula a parámetros sagrados, sino que la tradición artística se ha valido de este recurso creativo a lo largo de la historia. Tanto para un lego en arte como para un especialista, es conocido que las pinturas de Goya cuentan un mensaje oculto entre las pinceladas de sus óleos como ocurre con la Maja desnuda, obra que emula una Venus, pero será otra la intencionalidad del pintor.  Incluso podemos viajar al siglo de oro valenciano, donde las damas cosían pequeños pañuelos para que sus amantes portasen como estandarte ante las cruentas batallas.

Mirando de nuevo a los ojos a JOB 38:11, encontramos ciertas similitudes con los trabajos de El Bosco, quien incorpora el azul con la misma sutileza, recreando esa aura mística que caracteriza sus trabajos. También destacamos, la utilización del círculo como elemento de inicio y conclusión en el mismo punto, al fin y al cabo como la propia vida. 

Siguiendo esta línea etérea y casi espectral recurrimos a la Divina Comedia, obra literaria que remarca la necesidad de realizar una búsqueda interna, iniciática. Sobrellevando los pesados golpes que la vida nos propone.  

Después de esta viaje a través del arte, resulta irrisorio valorar el excelso trabajo de Michavila con tino, ya lo hicieron un sinfín de artistas antes. Los mismos que ahora nos exhortan fervientemente a realizar esta búsqueda e interpretación de nuestro propio infierno y nuestro propio cielo.

Detalle de la obra de Carmen Michavila.
Imagen: Extracto de la exposición JOB 38:11. Cecidad por la galería Alba Cabrera

Victoria Herrera

‘Entre Mitos. Libros de artista.’ Gema Navarro Goig

Entre mitos. Libros de artista. Gema Navarro Goig
Biblioteca de la Universidad Politécnica de Valencia
Camino de Vera s/n. Valencia
Hasta 16 de mayo 2018

La Sala de exposiciones de la Biblioteca de la Facultad de Bellas Artes de San Carlos, Universitat Politécnica de València, acoge una muestra que pretende establecer un vínculo entre el libro de artista y el mito. Los mitos, se transforman perpetuando algunas de sus características esenciales, como el dinamismo y la propia adaptabilidad que encajan en muy diversos lenguajes. Con la recreación artística en formato papel que conforma la exposición, los propios mitos parecen ceder el protagonismo al propio libro de artista, un soporte y forma de expresión artística que está suscitando un creciente interés en el contexto del arte contemporáneo actual, así como en el ámbito del coleccionismo, diferenciándose del libro tradicional por su carácter objetual y la prevalencia de la imagen sobre el texto, hecho que lo distingue de los convencionalismos que delimitan a los otros libros, los que conocemos y usamos, que generalmente son fruto de producción fabril.

Imagen: Cortesía de la comisaria Gema Navarro Goig. Detalle de MEDUSA, libro artista de Rufino de mingo

Imagen: Cortesía de la comisaria Gema Navarro Goig. Detalle de MEDUSA, libro artista de Rufino de mingo

Las obras que componen esta exposición se caracterizan por la diversidad de planteamientos y metodologías, ya que van desde el libro objeto, el escultórico, el desplegable o el tradicional de hojas cosidas, entre otros. La pluralidad se da también en las técnicas que los conforman: grabado, pintura, talla en madera, fotosensibles, collages, soportes poco convencionales, etc.

Imagen: Cortesía de la comisaria Gema Navarro Goig. Fotografía de la obra de Francesca Genna, titulada ' ACTEÓN'

Imagen: Cortesía de la comisaria Gema Navarro Goig. Fotografía de la obra de Francesca Genna, titulada ‘ ACTEÓN’

La muestra deja constancia de 23 artistas con una amplia trayectoria; algunos de ellos profesores de las Facultades de Bellas Artes de Madrid, Valencia y Palermo. La componen también creadores de diferentes países como Francia, Alemania, Argentina e Italia, que gozan de cierta tradición en la creación del libro de artista. Una parte de los participantes pertenecen al Grupo de Investigación de la Universidad Complutense de Madrid LAMP (el libro de artista como materialización del pensamiento) entre los está Gema Navarro Goig, comisaria de la exposición, conocedora de este ámbito que ha desarrollado en la docencia, actividad artística e investigación.

Imagen: Cortesía de la comisaria. Bestiario, obra de François Maréchal

Imagen: Cortesía de la comisaria. Bestiario, obra de François Maréchal

Comisaria
Gema Navarro Goig
Profesora Titular Facultad de Bellas Artes Universidad Complutense de Madrid

Artistas participantes
José Emilio Antón, Antonio Alcaraz, François Maréchal, Marta Aguilar, Carmen Hidalgo de Cisneros, Mónica Oliva, Rufino de mingo, Gema Goig, Francesca Genna, Gudrun Ewert, Blanca Rosa Pastor, José Manuel Guillén Ramón, Lola Pascual, Santiago Delgado, Carmen Grau, Carolina Maestro, Mariano Maestro, Vivian Asapche, Rosana Arroyo, Sylvain Malet, Emilio Morales, Silvana Blasbalg.

Un palco en el teatro del mundo. Cueto Lominchar

Un palco en el teatro del mundo. Colección Pura Formalidad. Cueto Lominchar
Centre Cultural La Nau de la Universitat de València
C/ Universitat, 2. Valencia
Hasta el 10 de septiembre de 2017

La nueva exposición del conocido fotógrafo Cueto Lominchar, se ubica en La Nau, antigua Universidad de Valencia fundada en el siglo XV, que actualmente, además de constituirse como sede del rectorado, cumple la función de espacio cultural, sirviendo como punto de encuentro a través de una seleccionada programación de diversas expresiones artísticas, como ocurre en el caso de la exposición que nos ocupa: Un palco en el teatro del mundo. Colección Pura Formalidad, en cuyo caso, el trabajo del artista en este enclave resultará significativo ya que desde el año 2011, el trabajo de Cueto Lominchar no había sido expuesto en Valencia.

La muestra, comisariada por Ricardo Forriols, se compone de una limitada selección del proyecto cuya extensión alcanza las dos mil imágenes para ser exactos. Puede resultar una cantidad abrumadora, pero, si se considera que la producción del artista oscilará entorno a las ochocientas mil imágenes, se comprende que se trate de una concienzuda elección.

Un palco en el teatro del mundo. Colección Pura Formalidad se insinúa claramente en dos apartados. El primero presenta una selección de retratos tomados, aparentemente al azar, retratos en los que se aprecian gestos y movimientos de personas anónimas, mientras llevan a cabo su vida inconscientes de ser objeto del punto de mira de la cámara de Cueto. La genialidad de esta primera aproximación reside en la desinhibición de los modelos, y en la delicadeza de las tomas. No se puede olvidar, la tendencia voyeur del propio artista, cuyo obturador capta instantes tras el cristal del propio estudio.

‘Un palco en el teatro del mundo’, de Cueto Lominchar. Imagen cortesía de la Universitat de València.

‘Un palco en el teatro del mundo’, de Cueto Lominchar. Imagen: cortesía de la Universitat de València.

En la segunda sección, se establece un marcado paralelismo entre las propias fotografías del autor y obras fundamentales en la cultura visual, abarcando desde ‘Diana cazadora’ obra atribuida al siglo XVI, hasta ejemplos cinematográficos como la ‘Ventana indiscreta’ obra fílmica de Hitchcook. Esta amable coincidencia, pone en alerta al espectador, quien posiblemente llegue a la conclusión de que no somos tan distintos, que en ocasionas la belleza de los detalles traspasa las fronteras espacio-temporales.

A pesar de los diferentes discursos, de ambas salas, no podemos olvidar que se trata de una exposición conjunta, y no de trabajos independientes. Ya que no podríamos alcanzar el paso comparativo, sin conocer el trabajo previo del autor.

Si retomamos, el aspecto de ver sin ser visto, resulta casi automático referirnos a conductas vinculadas a las redes sociales, entre las cuales nos escabullimos silenciosamente para conocer un poco más de las personas, conocidas o no. Por tanto, no deja de recordarnos a la conducta voyeur ya mencionada, viendo sin ser vistos. Del mismo modo, ‘Un palco en el teatro del mundo’, cumple quizá el mismo papel, exponiendo la ajetreada y aburrida vida común, tras el filtro de una cámara.

Dueto de Cueto Lominchar. Imagen cortesía del autor.

Dueto de Cueto Lominchar. Imagen: cortesía del autor.

Victoria Herrera Lluch