Los jueves de Flumen

València a Escena
Teatro Flumen
C / Gregorio Gea, 15. Valencia
De enero a abril de 2020

Una versión postapocalíptica de ‘Divinas palabras’, una tierna historia de amor y humor, un alegato feminista, una visión de la relación paternofilial y una comedia caricaturesca en homenaje a Los Luthiers y Monty Python. Es el variado menú de la primera edición de València a Escena, un ciclo organizado por el Teatro Flumen dedicado en exclusiva a las compañías valencianas cuyo objetivo es impulsar, apoyar y dar espacio al talento más cercano. El ciclo se extiende de enero a abril, con funciones todos los jueves, a las 20.30 horas.

La idea es incluir diferentes propuestas y lenguajes escénicos  -danza, circo y teatro-, y tanto a compañías veteranas como emergentes. El programa de esta primera edición está compuesto por cinco obras elegidas por su calidad y la pluralidad de temáticas y géneros que abarcan con la intención de alcanzar distintos públicos. Consciente de la dificultad que tienen los artistas locales para mostrar su trabajo, Jose Saiz, director artístico del Teatro Flumen,  pretende apoyarlos mediante este ciclo que les da acceso al  recién remodelado local de Gregorio Gea. Después de cada función tendrá lugar un encuentro con el público.

Divinas palabras. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

València a Escena se inició con ‘Divinas Palabras’ de Arrel Teatre, que se presentó el 16 de enero y estuvo también los dos jueves siguientes hasta el 30 de enero. A partir de una de las obras cumbres de Ramón del Valle Inclán, cuya temática sigue de plena actualidad, se ofrece una visión  contemporánea e innovadora. El montaje plasma una sociedad con valores morales en decadencia, un pueblo ignorante y manipulado por la clase política, y un mundo gobernado por la codicia, lo grotesco y la barbarie.

En su versión parten de la danza Butoh, conocida como de la oscuridad,  que se origina en el Japón de posguerra, entre cuerpos mutilados y una sociedad completamente desvastada y desesperanzada tras el horror de Hirosima y Nagasaki. Se trata de un abanico de técnicas de danza creadas, en 1950, por Kazuo Ōno y Tatsumi Hijikata  que reflexionan sobre la cultura nipona posterior al desastre nuclear. Se caracteriza  por el uso de movimientos erráticos y grotescos, en muchos casos repetitivos. Los temas suelen versar sobre la identidad, la ansiedad, el caos, críticas a la sociedad, la construcción del género o  la orientación sexual.

La línea estética de estas ‘Divinas palabras’ refleja la esencia de lo conocido como postapocalíptico, territorio dominado por la suciedad, lo roto, lo estrafalario, el cuero, los remaches…Ingredientes de una sociedad en decadencia cuyos miembros intentan redimirse.

Al Anochecer. Imagen cortesía de Teatro Flumen.

Seguirá ‘Al Anochecer’, de Al Anochecer Producciones, 6 y 13 de febrero, una pieza de dos personajes: Él y Ella. Dos seres exiliados del mundo que anhelan y temen por igual amar y ser amados. Una obra íntima, de pocas palabras y muchos silencios, de desencuentros absurdos y pasiones enterradas entre la basura. Una tierna historia de amor y de humor.

‘Segarem Ortigues amb els Tacons’ de Teatro del Contrahecho, que se presenta en valenciano el 20 y el 27 de febrero y en castellano el 5 de marzo, es un texto atrevido y transgresor protagonizado por cuatro mujeres que se enfrentan a una dura realidad. El machismo, el movimiento feminista y la prostitución son abordados en este montaje.

La pieza siguiente es ‘Sobra el Griego’ de Stres de Quatre, que podrá verse el 26 de marzo, una comedia caricaturesca en la que se brinda homenaje a Les Luthiers, El Tricicle, Monty Python o Leo Masliah entre otros. Stres de Quatre pone la guinda al ciclo València a Escena, el 2 de abril, con ‘Las Heridas del Viento’. David tiene la sensación de no conocer a su padre y tras su muerte encuentra unas cartas que le revelan una sorprendente información. Decide ir más allá y averiguar de una vez por todas qué clase de hombre era su padre.

Segarem ortigues amb els tacons. Imagen cortesía de Teatro Flumen.