La Valquiria, desde Londres en 15 salas valencianas

Die Walküre, La Valquiria
En 15 cines, teatros y casas de cultura de la Comunidad Valenciana
Domingo 28 de octubre de 2018, a las 18.00h

‘Die Walküre, La Valquiria’, la segunda ópera del ciclo de cuatro que forman ‘El anillo del Nibelungo’, una de las obras más grandes de toda la historia de la ópera, llega por primera vez en directo desde la Royal Opera House de Londres a cines de todo el mundo.

En la Comunidad Valenciana, 15 cines, teatros y casas cultura de Alicante, Calpe, Finestrat, Ondara, Torrevieja y Villena en la provincia alicantina; Alzira, Oliva, Ontinyent, Paterna, Requena y Valencia en la provincia valenciana y Vila-real en Castellón acogen este domingo, 28 de octubre a las 18.00 horas, en riguroso directo la emisión de la ópera desde el Covent Garden. En el resto de España se proyectará en más de 90 salas de cines, teatros y casas de cultura de más de 70 ciudades, gracias a la distribución de Versión Digital.

La Valquiria. Imagen cortesía de Versión Digital

La Valquiria. Imagen cortesía de Versión Digital

Antonio Pappano, director musical de la Royal Opera House, dirige la producción de Keith Warner. Esta última reposición cuenta con un reparto integrado por un sobresaliente despliegue internacional de cantantes especializados en Wagner. Un espectacular elenco que incluye al tenor australiano Stuart Skelton (Siegmund) y el barítono sueco, John Lundgren (Wotan), que debutan en la Royal Opera House, junto a la soprano estadounidense Emily Magee (Sieglinde) y la galardonada soprano sueca Nina Stemme (Brünnhilde).

La ópera presenta parte de la música más bella e intensa de Wagner, incluyendo ‘La Canción de Primavera’ de Siegmund y la temperamental ‘Cabalgata de Las Valquirias’. Esta es una historia de amor, pérdida y enredos familiares. Wotan, gobernante de los dioses, se disfrazó de mortal y tuvo dos gemelos llamados Siegmund y Sieglinde con una mujer, que fueron separados durante su infancia. Espera poder utilizar a su hijo Siegmund para recuperar un anillo de oro con el poder supremo que amenaza con provocar la destrucción de los dioses.

La Valquiria. Imagen cortesía de Versión Digital.

La Valquiria. Imagen cortesía de Versión Digital.

Wotan planea una reunión entre Siegmund y Sieglinde, infelizmente casada con Hunding. En un principio, ambos desconocen la identidad del otro. Los hermanos se enamoran. Wotan tiene la intención de proteger a sus hijos que han cometido incesto, pero su esposa Fricka, guardina del matrimonio, le prohíbe hacerlo. Sin embargo, la hija de Wotan, Brünhilde, quién se conmueve por la devoción de Siegmund hacia Sieglinde, interviene en un intento por salvar a la pareja. Wotan mata a Siegmund, cumpliendo su promesa con Fricka.  Brunhilde logra salvar a Siegliende, ahora embarazada, pero no puede escapar al castigo de Wotan, quién la condena a la mortalidad y al matrimonio. Sin embargo, el amor de Wotan por su hija le lleva a concederle una última petición: que le deje dormida rodeada de un fuego mágico para que solo un héroe pueda encontrarla y despertarla.

La ópera, de tres actos y una duración de cinco horas, será cantada en alemán con subtítulos en español. Además, la emisión en directo ofrecerá al público una visión exclusiva entre bastidores, entrevistas y planos detalle de los artistas.

Con esta retransmisión, la Royal Opera House inicia la temporada de emisiones de ópera en directo desde el Covent Garden de Londres.  Tras esta producción se podrá disfrutar en cines de las emisiones en directo de ‘La Bayadère’, el 13 de noviembre, ‘La Dama de picas’, el 22 de enero, ‘La Traviata’, el 30 de enero, ‘La Forza del destino’, el 2 de abril y ‘Fausto’, el 30 de abril. En 2018 más de un millón de personas disfrutaron de los directos desde Covent Garden en más de 1500 cines de 51 países.

La Valquiria. Imagen cortesía de Versión Digital.

La Valquiria. Imagen cortesía de Versión Digital.

Gandía se viste de Roma

Romanorum Vita
Obra Social «la Caixa»
Paseo del Puerto de Gandía (Valencia)
Hasta el 10 de septiembre de 2016

Viajar en el tiempo, conocer cómo vivían los hombres y mujeres de otras épocas, y saber cuáles eran sus actividades y rituales, ha sido una fantasía recurrente en la historia de la humanidad. El imperio romano ha sido uno de los destinos preferidos de este tipo de viajes, un periodo fascinante que ha inspirado novelas, películas y series de televisión.

Por una parte, nos entusiasma la grandeza y opulencia de la vida imperial. Por otra, nos conmueven los pequeños detalles que aproximan la vida romana a nuestra propia realidad. La exposición de la Obra Social ”la Caixa”, organizada en colaboración con el Ayuntamiento de Gandía, invita a los visitantes a pasear por una ciudad romana reconstruida a partir de descripciones literarias y testimonios arqueológicos de hace 2.000 años para descubrir que los romanos no están tan lejos de nosotros.

Imagen de la exposición Romanorum Vita, por cortesía de Obra Social "la Caixa".

Imagen de la exposición Romanorum Vita, por cortesía de Obra Social «la Caixa».

Romanorum Vita pretende constituir un nuevo concepto de exposición de divulgación histórica pensada para todos los públicos. Traslada a los visitantes a un paseo por una ciudad romana poco antes de la destrucción de Pompeya, en el año 79 d.C., en plena época imperial. La exposición transporta a sus calles en un día cualquiera: negocios, importancia del agua, olores, formas de expresión y religiosidad popular, entre otros; todo aquello que hervía alrededor de los grandes escenarios del senado, el foro, los teatros y el circo.

La muestra, organizada y producida por la Obra Social ”la Caixa”, está comisariada por Isabel Rodá, catedrática de arqueología de la Universidad Autónoma de Barcelona. Romanorum Vita podrá verse en el Paseo del Puerto, del 20 de julio al 10 de septiembre de 2016. En ella, los visitantes descubrirán que, en las calles, artesanos y comerciantes desarrollaban todo tipo de actividades, y cómo estas se llenaban de gente. Paseando por una calle cualquiera o por delante del foro de una ciudad romana, los espectadores comprobarán cómo eran las letrinas y el olor que desprendían. O cómo eran los comercios y que ya existía lo que podríamos considerar como el precedente de los locales de comida rápida.

Imagen de la exposición Romanorum Vita, por cortesía de Obra Social "la Caixa".

Imagen de la exposición Romanorum Vita, por cortesía de Obra Social «la Caixa».

En la muestra se ha hecho un uso innovador de distintos elementos -desde la inclusión de ruidos y olores característicos de la época hasta la interacción entre el espacio escenográfico y un gran audiovisual- para lograr que los espectadores se sumerjan en la ciudad y descubran sus similitudes con la vida cotidiana actual. Uno de estos montajes audiovisuales se proyecta sobre la fachada de la domus, de 12 metros de ancho, y en él pueden verse los personajes clave de la ciudad romana gracias a un rodaje realizado con más de 30 figurantes.

La muestra, de 400 metros cuadrados, da la bienvenida a los visitantes en una ciudad arquetípica del imperio romano y presenta un día cualquiera de esa ciudad, veinticuatro horas en que descubrirán cómo era la vida en la calle y en el interior de una casa de una familia que podríamos considerar de clase media alta. La Obra Social «la Caixa», con su voluntad de acercar la exposición a todos los públicos, también ha preparado innovadores recursos de accesibilidad para personas con deficiencias visuales, como son una audiodescripción y una guía en lenguaje braille.

Romanorum. Imagen cortesía de Obra Social "la Caixa".

Imagen de la exposición Romanorum Vita por cortesía de Obra Social «la Caixa».

 

Alicante y las Bellas Artes del XIX

El Consulado del Mar, una Escuela de Bellas Artes en el Alicante del siglo XIX
Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert
Del 16 de diciembre al 16 de febrero de 2015

 

El Canelobre número 64 está dedicado a las Bellas Artes en Alicante durante el siglo XIX. Un largo período temporal que, estilísticamente, arranca a finales del XVIII y se alarga hasta las primeras décadas del XX. Neoclasicismo, Romanticismo y Modernismo son algunos de los estilos que se incluyen en esta centuria. Coordinado por los historiadores del arte Víctor M. López Arenas y Pilar Tébar.

Compuesto por treinta y dos artículos de investigación, distribuidos por las quinientas dieciséis páginas y más de seiscientas imágenes que aportan nuevas visiones e interesantes datos a la pintura, escultura, arquitectura, urbanismo, paisaje, costumbres y fotografía del arte y los artistas alicantinos del siglo XIX. Se ha querido dar prioridad a nuevos estudios y revisiones historiográficas ya que, no se pretende realizar una enciclopedia del arte alicantino del siglo XIX, sino destacar la riqueza y variedad de la temática abordada: dibujos, restauración, objetos de la vida cotidiana, casinos, teatros, estaciones ferroviarias, jardines, casas de campo, cementerios o fotografías son solo una muestra.

Cubierta del libro

Cubierta de «Canelobre» nº 64

En este número tienen cabida, tanto aquellos estudiosos que llevan varias décadas trabajando este período, como toda una nueva generación de investigadores que, brillantemente, abren novedosas vías de trabajo. El resultado es un canelobre brillante que, sin duda, se convertirá en referente y punto de partidas para estudios posteriores.

Con motivo de la presentación de este nuevo volumen, se ha organizado la exposición El Consulado del Mar, una Escuela de Bellas Artes en el Alicante del siglo XIX y que podrá visitarse hasta el 16 de febrero de 2015.

Cartel de la exposición

Cartel de la exposición

 

Petiteses, canciones por y para niños

Petiteses, de Rodamons Teatre
Presentación del DVD en el Auditori de Alboraia
C / Milagrosa, 17. Alboraia (Valencia)
Domingo 21 de diciembre, a las 11.00h

‘Petiteses’ es el primer DVD infantil en valenciano del mercado.  Un proyecto lúdico y didáctico  que contiene 10 vídeos musicales y un cuento. Desde un rap, hasta una nana, pasando por canciones populares, sin dejar de lado elementos tradicionales y la utilización de instrumentos antiguos o reciclados.

Un DVD hecho por y para niños. Cada pieza ha sido rodada gracias a la colaboración de menores de todas las edades, en diferentes municipios de la Comunidad Valenciana.  Tras 18 años haciendo disfrutar a los más pequeños sobre los escenarios, Rodamons Teatre  ha dado por fin el salto audiovisual de la mano de la productora valenciana Vorariu Comunicación, formada por trabajadores de la ya desaparecida RTVV, algunos de los cuales, como Lola Domingo, participaron en el famoso programa infantil ‘Babalá’.

Laura, Vicent y Teresa son Rodamons Teatre, autores del DVD infantil 'Petiteses'.

Laura, Vicent y Teresa son Rodamons Teatre, autores del DVD infantil ‘Petiteses’.

Una combinación de  profesionales artísticos que ha dado como resultado ‘Petiteses’, un DVD fresco, original, bonito y también necesario, ya que en la actualidad la oferta audiovisual en lengua valenciana es prácticamente inexistente. Las canciones y sus coreografías son una invitación a la participación y al movimiento, pero también a la reflexión sobre el entorno. Una mirada dulce en las canciones de cuna y un homenaje a los trabalenguas y las adivinanzas.

El domingo 21 de diciembre, a las 11 horas, la consagrada actriz Rosana Pastor presentará ‘Petiteses’, el DVD, en el Auditori de Alboraia (C/ Milagrosa, 17) con entrada gratuita para todo el mundo. Un espectáculo con muchas sorpresas e invitados que nadie se puede perder.

Rodamons Teatre, o lo que viene a ser lo mismo, Laura, Teresa y Vicent, lleva casi 20 años  recuperando cuentos y canciones del imaginario popular valenciano, mediante la investigación y la creación de instrumentos musicales apropiados para divulgar ese ancestral legado. Mediante actuaciones en plazas, colegios y teatros, Rodamons ha transmitido a miles de niños esa pasión por las canciones tradicionales mezclando la diversión, el juego y la rica vertiente musical.

Portada del proyecto de Rodamons Teatre Petiteses.

Portada del DVD Petiteses, de Rodamons Teatre. 

 

“La UE es un proyecto sin terminar”

‘Una erasmus en Bruselas’
Alfredo Escardino

Proyecto Erasmus es mucho más que fiestas y sexo. Un intercambio de conocimientos y experiencias generador de un caldo de cultivo común europeo, que ha impregnado ya a más de tres millones de universitarios desde 1987. También una fuente de inspiración para escritores, como el valenciano Alfredo Escardino que publicó hace unos meses su primera novela, ‘Una erasmus en Bruselas’. Relaciones de amor, compañerismo  y amistad, ambientadas en la ciudad belga, con el fondo de una intriga histórica configuran un relato amable y ameno muy en la onda de la juventud actual.

Portada de la novela 'Una erasmus en Bruselas', de Alfredo Escardino.

Portada de la novela ‘Una erasmus en Bruselas’, de Alfredo Escardino.

¿Por qué eligió la primera persona y un punto de vista femenino para su relato?

La decisión de elegir un punto de vista femenino se remonta al origen mismo de ‘Una erasmus en Bruselas’. Y es que la idea de escribir esta novela surgió de una conversación con ex alumnas que acababan de regresar de su estancia erasmus. A raíz de aquella conversación decidí ponerme en la piel de una estudiante erasmus, y novelar sus vivencias y aventuras. Lo de escribir la novela en primera persona es, en cambio, posterior. El primer manuscrito lo escribí en tercera persona, bajo el prisma de un narrador omnisciente. Supongo que, tratándose de mi primera novela y de una protagonista femenina, me daba cierto apuro escribirla en primera persona por si al lector no le resultaba creíble. Pero tras dejar leer ese primer manuscrito a una serie de personas y siguiendo sus consejos, opté por reescribirla en primera persona. La novela ha salido así ganando, pues permite al lector sentirse más cerca de la protagonista y empatizar más con ella.

¿A la hora de escribir se ha inspirado en sus propias lecturas? ¿Cuáles son los autores que más le han marcado?

Desde un punto de vista técnico, creo que mi principal fuente de inspiración han sido mis propias lecturas. A lo largo de mi vida he podido familiarizarme con todo tipo de textos, por ocio o por mi trabajo. Y no solo novelas, también ensayos, textos universitarios, informes, discursos, mensajes publicitarios o artículos periodísticos. Ahora bien, al tratarse de mi primera novela, mientras la escribía consulté a menudo manuales sobre el tema. Y también asistí a varios talleres para conocer el punto de vista de escritores experimentados y depurar mi técnica narrativa. En cuanto a mis autores preferidos, me gustaría citar a tres españoles contemporáneos: Manuel Vicent por la sensualidad de su prosa, Eduardo Mendoza por el tono tan particular de sus novelas, y Arturo Pérez-Reverte por el ritmo que imprime a la trama.

Los Condes de Nachtegael, el cardenal Álvaro de Trujillo y los cuadros del siglo XVII que aparecen en su libro, ¿son históricos o fruto de su imaginación? 

‘Una erasmus en Bruselas’ es una novela enteramente de ficción. Y no solo por lo que respecta a la parte de su trama que transcurre en la actualidad, también los personajes del siglo XVII y los hechos que acontecen en esa época son inventados. Eso sí, convenientemente tratados y ubicados en su contexto histórico para que resulten creíbles. Podría decirse que lo único no ficticio de la novela es el marco donde transcurre: la ciudad de Bruselas. Y es que todos sus escenarios son reales. De hecho, la inmensa mayoría de cervecerías, museos, restaurantes, teatros, chocolaterías y mercadillos aún existen hoy en día.

¿No era algo arriesgado conectar los años ochenta con el final del siglo XVII?  ¿Cómo surgió esa trama en su cabeza?

Al poco de comenzar a escribir la novela me pareció que iba a ser complicado mantener la tensión narrativa contando solo las vivencias cotidianas de una estudiante erasmus en la Bruselas de los años ochenta. Así que decidí reforzar la intriga y el suspense recurriendo a un elemento histórico ficticio que apareciese de improviso en la vida de la protagonista y condicionase su “experiencia erasmus” y su relación con los otros personajes. Y al estar la novela ambientada en Bruselas, opté por ubicar ese elemento histórico en el siglo XVII, en la época en que Flandes pertenecía a la corona española. El vincular esa época con la actualidad tuvo su complejidad, y me obligó a idear nexos de unión que resultasen creíbles a los ojos del lector.

Aparte de la materia prima para su novela, ¿qué otros conocimientos le aportó su experiencia en Europa?

Cuando terminé la universidad pasé varios años en el extranjero, estudiando y trabajando, entre Bruselas, Brujas y Londres. Y esa experiencia, con sus momentos buenos y no tan buenos, fue muy enriquecedora. Es por eso que animo a los jóvenes a vivir su propia “experiencia erasmus”, entendida como ese complemento de formación humana que se obtiene con una estancia en el extranjero, ya sea con una beca erasmus o sin ella, ya sea por motivos académicos o profesionales.

¿Cómo contemplan a los españoles desde el norte? ¿Con cierto desdén o todavía con el odio que suscitó el Duque de Alba y las guerras de Flandes?

Durante el tiempo que viví en Bruselas nada me llevó a pensar que ese hipotético odio hacia lo español persista en la actualidad. Es cierto que en la novela lo menciono, pero como un mero recurso narrativo para acentuar los rasgos de algún personaje. Las novelas como la mía dan pie al uso ocasional de estereotipos. Este no es más que uno de ellos.

Alfredo Escardino firmando ejemplares de su primera novela 'Una erasmus en Bruselas'. Imagen cortesía del autor.

Alfredo Escardino firmando ejemplares de su primera novela ‘Una erasmus en Bruselas’. Imagen cortesía del autor.

¿Cuáles cree que son las principales diferencias entre el Erasmus que usted fue y los de hoy día?

Yo no fui un erasmus en sentido estricto, pues el programa Erasmus se puso en marcha en 1987, cuando yo ya había terminado mis estudios universitarios. Dicho esto, sí considero que viví una “experiencia erasmus” ya que pasé una serie de años en el extranjero completando mi formación académica y profesional. Y en ese sentido, puedo decirle que entre los que vivimos esa experiencia en los años ochenta y los que la viven actualmente hay muchas similitudes, pero también grandes diferencias. En aquella época, por ejemplo, la sensación de lejanía era mucho mayor que ahora. No existía Internet, y en Bruselas no se veían canales españoles ni se recibía la prensa diaria. Los primeros erasmus tenían un componente pionero que ahora ya no se da, pues los mecanismos de intercambio de estudiantes están más engrasados. Aún así, muchas de las sensaciones de aquellos primeros erasmus son extrapolables a la actualidad, como la dificultad de estudiar en otro idioma, la necesaria adaptación a costumbres diferentes, las expectativas que genera esa primera experiencia en el extranjero o el reto de tener que ingeniárselas en un entorno desconocido sin el apoyo del círculo familiar.

Parece que se va a ampliar la red Erasmus a los países de Iberoamérica. ¿Cómo valora esa noticia?

Hace pocos meses la Unión Europea renovó su apuesta por el programa Erasmus. Y lo hizo adoptando un nuevo programa, denominado Erasmus+, que amplía el abanico de acciones cubiertas por esta iniciativa y asegura su dotación presupuestaria al menos hasta 2020. Esto quiere decir que las becas Erasmus no solo no peligran, sino que permitirán a más colectivos beneficiarse de ellas. El antiguo programa Erasmus ya contemplaba la posibilidad de cursar estudios en algunas universidades fuera de la Unión Europea (iberoamericanas, por ejemplo), mediante una iniciativa llamada Erasmus Mundus. El programa Erasmus+ mantiene esta línea y apuesta por ampliar la colaboración en el ámbito universitario a otros países. En cuanto a cómo valoro esta noticia, convencido como estoy de lo útil que es completar la formación en el extranjero, no puedo sino valorarla muy positivamente.

¿Cree que la Unión Europea como concepto político ya ha llegado a su etapa final o debe todavía evolucionar?

La Unión Europea es un logro sin precedentes. Nunca antes se había conseguido una integración de tal envergadura por medios pacíficos, creando un espacio dotado de una calidad de vida más que razonable y de unos niveles de libertad, tolerancia y solidaridad únicos en el mundo. Pero es un proyecto sin terminar, y sus carencias, que las tiene, son más visibles en épocas de crisis como la que vivimos estos últimos años.

¿Un intercambio universitario similar al Erasmus europeo para palestinos y judíos acabaría con el conflicto de Oriente Medio o es una utopía pensar en eso?  

Una iniciativa similar al programa Erasmus es impensable en un escenario de conflicto bélico. Pero conviene recordar que Alemania y Francia se enfrentaron entre sí en la II Guerra Mundial. Sin embargo, pocos años después esos dos países supieron encauzar sus diferencias de manera pacífica y juntos pusieron en marcha la CECA, organización internacional que fue el embrión de lo que hoy es la Unión Europea. Y fue esa misma organización internacional quien años después puso en marcha el programa Erasmus. Hoy en día los estudiantes franceses pueden completar sus estudios universitarios en universidades alemanas, y viceversa. Y es difícil imaginar un nuevo escenario de conflicto bélico entre los dos países.

¿Algún proyecto literario en mente? 

De momento estoy centrado en la promoción de ‘Una erasmus en Bruselas’, pero no descarto escribir otra novela. En todo caso, me gustaría conocer las reacciones de los lectores a esta primera novela antes de embarcarme de nuevo en un proyecto de tal envergadura.

Alfredo Escardino con su libro. Imagen cortesía del autor.

Alfredo Escardino con su libro ‘Una erasmus en Bruselas’. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco