FUNAMBULISTA DEL TIEMPO

Funambulista del tiempo
Sala Inestable,
C/ Aparisi Guijarro, 7. Valencia.
Última sesión, 15 de Marzo a las 20h.

Funambulista del tiempo, es la puesta en escena de lo que podríamos denominar teatro global independiente. Sus creadores: la compañía Grotesque y Cía., parten de la necesidad de comunicación entre las distintas disciplinas artísticas de sus integrantes y el interés por compartir sus lenguajes con el público. En este caso, la obra surge de los poemas de Francisco Javier Muñoz y la interpretación pictórica a modo de escenografía de María Balibrea (www.mariabalibrea.es).

Los seres grotescos que circundan al personaje principal: Emma, provocan que nos asomemos a nuestros propios monstruos, a los que Nietzsche califica como ‘la decadencia de tu tipo’ y que se ocultan definiendo a la propia sociedad que les rechaza como seres marginales.

_1090155 - copia

El concepto: volcado sobre Emma, subyace durante toda la trama de la obra, en la que van haciendo aparición contradicciones colmadas de monstruos y personajes grotescos que escapan de su imaginario,  (plasmado en la pintura),  cobrando vida en híbridos, sombras, máscaras o imágenes que deforman lo deformado; por medio de la danza (Raquel Revert y Arantxa Blasco) y la danza aérea (Araceli López). Estos se mueven al compás de la música y el canto (Dani Benedito y Gloria Aleza), entrando y saliendo de la protagonista a su antojo.

Los monstruos y seres marginales definen a Emma a modo de contra-norma,  desde sus límites y al mismo tiempo sin pretenderlo, presentando la ambigüedad propia de lo grotesco. Esta cualidad ofrece la posibilidad de definir y caracterizar sin palabras, caminando a través de nuestra sensibilidad. De ahí la riqueza de este espectáculo de teatro global.

_1090156 - copia

Por su parte,  el director, Domingo Ferrandis  consigue un ambiente fantástico,  gracias al montaje de los elementos escénicos (Raúl Aleixandre), en el que conviven ‘monstruos reales’ y otros que no lo son tanto; a saber, en un ambiente en el que la fantasía contribuye a comprender la realidad. Domingo aprovecha los trabajos de los citados Javier Muñoz en cuanto al texto, y María Balibrea en lo que se refiere a la obra pictórica, (en este caso proyectada) para internarse en un universo de emociones que se muestran, unas veces contenidas y encorsetadas, y otras libres y explosivas.

La Sala Off reabre con música y vientos

El cazador de vientos, de Toñi Forascepi
Sala Off
C / Turia, 47. Valencia
Días 9 y 11 de enero de 2015, a las 19.00h

Mestral, Ponent, Garbí o Llebeig, Llevant, Gregal o Tramuntana. Son algunos de los poéticos nombres de las brisas y vientos que acarician las tierras valencianas para alivio del calor cada vez más tórrido. Todos ellos protagonizan la pieza musical con la que la Sala Off se pone de nuevo en modo ‘on’ después de seis años de silencio y unas obras de aislamiento acústico para evitar quejas vecinales que provocaron su cierre. Una buena noticia para los amantes de las artes escénicas y el teatro independiente.

Actores y público al final de la función de 'El cazador de vientos' en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Actores y público al final de la función de ‘El cazador de vientos’ en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

‘El cazador de vientos’ es una pieza de teatro musical para todos los públicos diferente y atrevida, dirigida por Toñi Forascepi y basada en un texto del premiado escritor y dramaturgo valenciano Vicente Marco. “Creé un texto dramático a partir de unas indicaciones de la escuela, en concreto de su director Pedro Jiménez Acosta”, dice Marco. “Deseaban que contuviera los elementos propios del género: amor, romanticismo, buenos, villanos y algo de humor. Compuse El cazador… a partir de una idea inicial que me facilitó la primera directora del proyecto Anaís Duperreim. A partir de ese momento mi trabajo concluyó y ellos se pusieron en marcha”.

La obra habla de los sueños, de la posibilidad de imaginar un mundo diferente, de la fuerza de las personas y de las verdades escondidas tras la realidad que nos rodea. Inspirada en las canciones favoritas de los valencianos, recrea la hipotética situación de Krog, un anciano que recoge los vientos en grandes maletas con la intención de que lo empujen muy lejos, y evitar que su familia lo ingrese en una residencia geriátrica. Con la ayuda de la música, las emociones y los recuerdos invaden el escenario. Se mezclan situaciones reales con ficticias, desdibujando así los límites que separan la realidad de la ficción.

Nueve actores que también son cantantes y bailarines muestran su potencial creativo en escena. Pertenecen a la Compañía Off, que en febrero de 2013 estrenó ‘Flechas del Ángel del Olvido’, de Jose Sanchis Sinisterra, dirigida por  José Zamit. En el actual montaje colaboran varios profesores de la Escuela Off, con una puesta en escena característica del género musical supervisada por Toñi B. Forascepi.

Una escena de 'El cazador de vientos', de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Una escena de ‘El cazador de vientos’, de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

15 años en escena

Pedro Giménez y Rafael Cruz fundaron hace 15 años la Escuela Off. Desde entonces el centro contribuye a la formación, producción y exhibición de las artes escénicas valencianas. En estos años se han realizado una treintena de montajes propios, se han formado en artes escénicas a más de 5.000 alumnos y han impartido clases 50 profesores. ‘El cazador de vientos’ estará en cartel hasta el 11 de enero y se representa a las 19 horas.

Con esta pieza musical se abre una temporada en la que Off busca reencontrarse con su público y dar a conocer gran parte del trabajo que se hace en la escuela día a día. Tanto por parte del personal docente en activo, como por los más de 200 alumnos que pasan por sus aulas durante el año, que tendrán un espacio donde mostrar proyectos escénicos. En algunos casos, con puestas en escena de gran nivel profesional.

Festival europeo

La segunda semana de febrero la escuela y la sala Off acogerán el festival europeo Ministry for Favourite Songs, una de las últimas actividades de este proyecto internacional. La escuela y la sala se convertirán en espacio de acogida de diferentes creaciones que marcan tendencia por su calidad artística en los países participantes.

Durante estos días, artistas de toda Europa se darán cita en Off para intercambiar impresiones y experiencias, y clausurar este proyecto que durante dos años ha estado viajando por los países que participan en un interesante intercambio artístico, que ha tenido a la música como principal protagonista.

Una escena de 'El cazador de vientos' en Sala Off.

Una escena de ‘El cazador de vientos’, de Toñi Forascepi, en Sala Off. Fotografía: Cecilia Cristolovean.

Bel Carrasco

Carme Teatre: ¡Silencio en la sala!

Carme Teatre
C / Gutenberg, 3. Valencia
Cerrado por defunción administrativa

Las salas de teatro independiente y alternativo de la ciudad de Valencia hacen equilibrios en la cuerda floja. Las que han conseguido sobrevivir heroicamente a la subida del IVA, la desaparición de ayudas públicas y a la crisis económica  se enfrentan a la falta de sensibilidad del Ayuntamiento que les exige unas condiciones de aislamiento acústico iguales a las discotecas. ¿Cómo se puede equiparar un escenario donde los actores y actrices hablan sin micrófonos a un espacio en el que funcionan altavoces de miles de watios que difunden decenas de decibelios?

Esta absurda situación ha provocado ya una víctima, Carme Teatre, que tras 19 años de actividad ha echado definitivamente el telón por no haber conseguido el correspondiente permiso de Actividades.

Escena de una obra de la compañía A poc a poc. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Escena de una obra de la compañía A poc a poc. Imagen cortesía de Carme Teatre.

“La razón es que el Ayuntamiento de Valencia sigue manteniendo la incongruencia de una ordenanza que equipara a estos pequeños espacios de creación y exhibición, nada menos que con las discotecas y exige para ellos los mismos requisitos”, dice Aurelio Delgado, director de Carme Teatre. “Es evidente que ni por horario, aforo o volumen de ruido se nos puede igualar en ninguna forma. Ni tan siquiera los pubs, abiertos hasta las dos o las tres de la mañana y en los que la gente escucha música y habla al mismo tiempo, tienen una normativa tan exigente. Nuestro horario no va más allá de las doce, el aforo es muy reducido y el público sigue en silencio lo que ocurre en una escena de pocos, aunque grandes intérpretes”.

Un factor que ha perjudicado a la sala es su ubicación en el barrio del Carmen, zona ZAS (Zona Acústicamente Saturada) lo que dificulta la concesión de licencias para determinadas actividades. “Pero en el lugar donde Carme Teatre se ubica, no hay tan siquiera una cafetería en doscientos metros a la redonda, lo que hace cuestionable que todo el barrio se mantenga bajo la misma consideración”, matiza Delgado.

La compañía Francachela. Imagen cortesía de Carme Teatre.

La compañía Francachela. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Durante años Carme Teatre se mantuvo en una especie de limbo legal sin licencia y cuando se decidió a solicitarla como sala polivalente sin derecho a actuaciones en directo el proceso siguió su curso y ¡se acabó la función!

Un trayecto de casi dos décadas, 80 butacas, 300 metros cuadrados, cientos de obras representadas, algunas de ellas de producción propia y cuatro personas que se quedan sin empleo. Un triste balance al que Delgado se enfrenta con ánimos. “Intentaremos reorientar nuestro trabajo y conseguir un local en otro barrio”, apunta.

Otros teatros alternativos como Sala Inestable, Teatro Círculo o Ultramar se encuentra amenazados con la misma suerte, en un limbo legal que puede desencadenar el cierre. Los elevados costes de la insonorización que les exigen son inasumibles en las actuales condiciones de precariedad en la que se encuentran esos pequeños núcleos de resistencia cultural. “En las condiciones que hoy exige el ayuntamiento casi ningún teatro de la ciudad puede conseguir la licencia”, declaró a ‘El Mundo’ Jacobo Pallarés, de Inestable. “El Olympia cuenta con una de hace años y sólo el Talía y el Escalante funcionan con todas las de la ley”.

En una de las ciudades más ruidosas del mundo, en la que se permite la circulación de motos trucadas o a escape libre que producen un ruido infernal, donde proliferan las terrazas y eventos con pirotecnia incluida resulta kafkiano que a las salas de teatro se les trata igual que a las discotecas en cuanto a fuentes emisoras de decibelios. Una muestra más de la insensibilidad del consistorio hacia la cultura.

Carme Teatre se despidió de su público con dos espectáculos de danza. ‘Flesh’,  de la compañía Nube, dirigido por la brasileña Poliana Lima y la lituana Ugne Dievaitye, y ‘Cartografía Especializada’ de la compañía Mexicana A poc a poc.

Flesh, de la compañía Nube. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Flesh, de la compañía Nube. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Bel Carrasco