Infrecuente y monográfico cuarteto Quiroga

Cuarteto Quiroga
Festival Ensems
Palau de la Música
Paseo de la Albereda 30, Valencia
Miércoles, 8 de junio de 2016, a las 20h.

El cuarteto Quiroga debuta en Valencia de la mano del festival Ensems. Será hoy miércoles, 8 de junio, a las 20:00, en el Palau de la Música. Lo hacen con un programa infrecuente, monográficamente dedicado a compositores estadounidenses. Arrancará con “WTC 9/11”, de Steve Reich, estrenada en 2011, a la que seguirá el célebre adagio del ‘Cuarteto Opus 11’, de Samuel Barber, ‘Mishima’, música escrita por Philip Glass para la película homónima de Paul Schrader, y finalmente ‘Black Angels’, de George Crumb, un cuarteto para instrumentos amplificados y percusión.

Steve Reich (1936) compuso ‘WTC 9/11’ diez años después de los atentados en el World Trade Center de Nueva York, por encargo del Kronos Quartet. Es una obra para cuarteto de cuerda y pista pregrabada, dividida en tres movimientos, donde Reich incorpora grabaciones de transmisiones radiofónicas y voces de controladores aéreos cuando reaccionan ante los acontecimientos, cantores que recitan salmos judíos durante la custodia de los cuerpos posterior a la tragedia y entrevistas con protagonistas realizadas por el propio compositor. Hay además música para cuarteto pregrabada. La obra comienza y termina dramáticamente con el primer violín imitando el tono que emite un teléfono cuando se queda descolgado.

El adagio o movimiento central del ‘Cuarteto opus 11’, en si bemol menor, es una de las obras más conocidas del estadounidense Samuel Barber (1910-1981). Lo compuso entre 1935 y 1936, cuando contaba 25 años de edad, ciñéndose a formas y armonías bastante tradicionales, y lo revisó varias veces hasta 1943. En septiembre de 1936 Barber, entusiasmado, escribió: «Acabo de terminar el movimiento lento de mi cuarteto, ¡es la bomba!». James Keller lo ha descrito como «una melodía muy lenta y extensa construida a partir de intervalos escalonados, con pequeñas variaciones en sus numerosas repeticiones». Su popularidad se multiplicó a través de un arreglo para orquesta de cuerdas que realizó el propio Barber (‘Adagio for Strings’). La obra ha incrementado su fama merced a su uso en películas como ‘El hombre elefante’, ‘Platoon’, ‘Los juncos salvajes’ o ‘Amélie’, además de videojuegos o arreglos para música pop (Il Divo) o DJ (Tiësto y Ferry Corsten).

‘Mishima String Quartet’ (cuarteto de cuerda nº 3) (1985) forma parte de la banda sonora de la película ‘Mishima’, de Paul Schrader, sobre la vida de este famoso novelista japonés. Las escenas de la infancia se rodaron en blanco y negro y la música de cuarteto suena en esos pasajes. Philip Glass (1937), acostumbrado a colaborar con el mundo del cine, escribió su partitura sabiendo ya que se convertiría en una música de concierto autónoma.

Imagen del cuarteto Quiroga, participante en la presente edición de Ensems. Fotografía cortesía del festival.

Imagen del cuarteto Quiroga, participante en la presente edición de Ensems. Fotografía cortesía del festival.

Por último, ‘Black Angels’, subtitulado ‘Trece imágenes de la Tierra Oscura’, es una obra desgarrada de George Crumb (1929), compuesta bajo la sombra de la guerra en Vietnam. Destaca por su instrumentación no convencional, con instrumentos de cuerda electrificados, vasos de cristal y dos gongs, y requiere además que los instrumentistas hagan sonidos con la boca. Dividida en trece movimientos, el primero de ellos, ‘Noche de los Insectos eléctricos’, aparece en la banda sonora de la película ‘El exorcista’. El Kronos Quartet se formó cuando el violinista David Harrington escuchó ‘Black Angels’ por la radio y pensó que esa obra “salvaje y pavorosa” era el tipo de música que debía tocar. David Bowie, en un artículo de 2003 donde habla de sus discos favoritos, incluyó ‘Black Angels’ en la lista, pieza de la que dice que a veces “suena realmente como una obra del diablo”.

El Cuarteto Quiroga, grupo residente en el Palacio Real de Madrid y responsable de su colección de Stradivarius, está considerado como uno de los conjuntos de cámara más singulares y activos de la nueva generación europea, e internacionalmente reconocido por sus interpretaciones audaces y renovadoras. Su viola es Josep Puchades, uno de los principales valores de la nueva generación de instrumentistas valencianos.

Galardonado en los más prestigiosos concursos internacionales para cuarteto (Burdeos, Paolo Borciani, Pekín, Ginebra, París, etc.), el Quiroga es habitual de las salas más importantes del escenario camerístico internacional (Wigmore Hall London, Philarmonie Berlin, Frick Collection y Lincoln Center New York, Invalides Paris, Auditorio Nacional Madrid, Heidelberger Fruhling, National Gallery Washington DC, Concertgebouw Amsterdam, Da Camera Los Angeles, Martinu Hall Praga, Nybrokajen Estocolmo, Stadtcasino Basel, etc.).

Ensems es un festival de CulturArts Música – Generalitat Valenciana, con la colaboración del Palau de Les Arts Reina Sofia, el Consorci de Museus, el Palau de la Música (Ajuntament de València), la Fundación SGAE, el Institut Français y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Inaem). Este año la programación del festival se caracteriza por el eclecticismo, la pluralidad y el espaciamiento temporal a lo largo de más de tres meses, en diferentes sedes, con el fin de llegar al público mayor y más diverso posible.

El festival continuará el viernes día 10 de junio con una performance del artista sonoro Ferrer-Molina en la estación de Metrovalencia en la Alameda, a las 19.30 horas, con la colaboración de la Banda Unió Musical de Picanya y solistas de la Jove Orquestra de la Generalitat Valenciana.

Imagen del cuarteto Quiroga, participante en la presente edición de Ensems. Fotografía: Josep Molina.

Imagen del cuarteto Quiroga, participante en la presente edición de Ensems. Fotografía: Josep Molina.

 

Música y poesía en La Fábrica de Hielo

Veles e Bous, concierto de Amores grup de percussió
La Fábrica de Hielo
Carrer de Pavía 37, Valencia
El 28 de mayo de 2016 a las 19.00h

Tras el éxito del concierto ofrecido la pasada semana en el Palau de la Música de Valencia en el marco del Festival de música contemporánea Ensems, Amores grup de percussió vuelve a los escenarios valencianos para presentar una propuesta artística que aúna música, poesía y voz. El concierto poético ‘Veles e Bous: El Cabanyal batega’ fusiona historia y tradición con la vanguardia, como elementos generadores del latido de un pueblo.

El espectáculo, creado por Pau Ballester, J. S. Chapi y Ángel García (Amores), cuenta con la colaboración de María Maciá (soprano) y Felipe Bens (voz y textos). Una iniciativa que pretende aunar el simbolismo de un espacio con historia y tradición con la música de Percusión característica del grupo donde se invita a la reflexión del futuro de un barrio. El latido del corazón del Cabanyal actuará de nexo de unión entre los textos y la música (J. S. Chapi, Steve Reich, A. Piazzolla, K. Stockhausen y Nebojsa Zivkovic), invitando al público a vivir una experiencia sonora única en un espacio singular.

Como describe el propio Felip Bens: «El poder del vent, com un abraç sobrenatural, eixampla les veles llatines de les barques que s’endinsen en la mar. En la retina, les venes unflades del coll dels bous que han ajudat als hòmens a entrar-les. Les dones i els xiquets aguarden ja, amb el cor encollit, la tornada. I el Cabanyal batega».

El concierto se celebrará el sábado 28 de mayo a las 19 horas en La Fábrica de Hielo de Valencia, un espacio cultural independiente ubicado en la playa del Cabanyal de Valencia.

Fundado en 1989, el grupo de percusión Amores, está integrado por Pau Ballester, Ángel García y Jesús Salvador “Chapi”. Amores Grup de Percussió toma su nombre de la obra homónima de John Cage, compositor que ha ejercido una fuerte influencia en el grupo y a quien homenajeó en el Festival de Otoño de Madrid (1991) contando con su presencia.

En su dilatada trayectoria ha desarrollado un papel decisivo en la evolución de la música para percusión en España, estrenando gran parte de la obra escrita para percusión y composiciones dedicadas al grupo. Su trayectoria profesional siempre ha estado unida a la labor de investigación, docente y educativa creando audiciones de percusión para escolares durante los últimos 20 años. Los más importantes solistas internacionales han actuado junto al grupo.

Amores Grup de Percussió ha actuado en numerosas ciudades españolas y europeas además de en EEUU, Brasil, Argentina, Uruguay, Puerto Rico, México, Korea, Taiwán dentro de los más importantes Festivales de Percusión y Música Contemporánea recibiendo numerosos elogios de la crítica especializada. Han realizado diversos espectáculos que fusionan la percusión contemporánea y las artes escénicas: Fénix (2000), Tinajas (2002), Drumcuts (2005), Cosmogonía (2007), y Callejón sin salida (2008) con los que han estado de gira por todo el territorio nacional.

Han sido galardonados con el Premio de las Artes Escénicas de la Generalitat Valenciana a la mejor música 2001, por Fénix (encargo de la compañía de danza de Vicente Sáez), con el Premio de las Artes Escénicas 2003 a la mejor composición musical, por Tinajas, música original de Jesús Salvador Chapi y con el Premio de las Artes Escénicas de la Generalitat Valenciana por la Mejor Música Original para Espectáculo Escénico por Ubú (producción Teatres de la Generalitat Valenciana).

En el 2009 como celebración de su 20 aniversario estrenaron el concierto para percusión y orquesta “AMOREXXS”, del compositor A. Valero e interpretada junto con la Orquesta de Valencia en el Palau de la Música de Valencia. Este 2014 celebran su 25 aniversario con una programación anual que incluye la producción y estreno de la ópera de bolsillo El mal vino , una tragicomedia musical contemporánea cuyo dramaturgo es Paco Zarzoso y su compositor J.S Chapi.

Amores Grup de Percussió cuenta con el apoyo institucional de Culturarts Música (Generalitat Valenciana) y el INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. Gobierno de España). Es compañía residente en el Teatro Auditorio de Catarroja Francisco Chirivella. Toca instrumentos NP Drums (España) y baquetas Innovative Percussion Inc. (EEUU). Discografía: Vivencias (1998), Amores/Cage (2000), Amores/Llorenç Barber (2001), Tinajas (2003), Fénix (2004) y Blackscore (2010).

Amores grup de percussió. Imagen cortesía La Fábrica de Hielo.

Amores grup de percussió. Imagen cortesía La Fábrica de Hielo.

Nauman, un caso digno de estudio en el IVAM

Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman
IVAM
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Hasta el 28 de junio, 2015

Ludwig Wittgenstein, una de las influencias de Bruce Nauman, afirmó que “de lo que no se puede hablar mejor es callarse”. Se refería a todo aquello que escapa a los límites del lenguaje. Que es, precisamente, de lo que se hace cargo el artista norteamericano, al que el IVAM le dedica su Caso de Estudio. Un caso sin duda digno estudio, por cuanto recoge en su trabajo las huellas de lo que Luis Racionero llamó filosofías del underground. Filosofías que exploraron a principios de la segunda mitad del siglo XX alternativas a la mente racional, para que aflorara libre de ataduras la parte más inconsciente del sujeto.

Obras de Bruce Nauman. Imagen cortesía del IVAM.

Obras de Bruce Nauman. Imagen cortesía del IVAM.

‘Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman’ reúne 14 obras del artista de Indiana, diez de la Colección del IVAM y cuatro de Electronic Arts Intermix, junto a otras de Man Ray, Marcel Duchamp, Merce Cunningham, Georges Hugnet, Richard Serra, Steve Reich, John Cage y Samuel Beckett, la de este último abriendo la exposición con sus películas ‘Film’ y ‘Quadratt’. Y ya sean las propias de Nauman o las de quienes “ayudan a contextualizar su obra”, según explicó la comisaria María Jesús Folch, lo cierto es que toda ella diríase atravesada por el afloramiento de ese inconsciente rayano a la locura.

Obra de Nauman en 'Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman'. Imagen cortesía del IVAM.

Obra de Nauman en ‘Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman’. Imagen cortesía del IVAM.

A Nauman le interesa tanto explorar los límites del lenguaje, del cuerpo, de la identidad, que en la mayoría de casos termina emergiendo una conciencia tan lúcida como alucinógena. Ya sea ‘Deformando la boca’, mediante un insistente ‘Pellizco en el cuello’ o simplemente ‘Rebotando en la esquina’,  sus videos parecen ilustrar cierto brote psicótico. Brote manifiesto en la película de Beckett, ‘Film’, a modo de prólogo del resto de la exposición.

En todo caso, Nauman pretende confrontarnos al hecho del cuerpo, el espacio y el tiempo en los cuales se inscribe ese cuerpo que da título al ‘caso de estudio’, en tanto manifestación de algo singular. Frente al cuerpo disciplinado, ya sea para el trabajo o el consumismo alienantes, el artista procede a mostrarnos un cuerpo liberado de ciertas convenciones sociales, de manera que sea él mismo. Y lo consigue a base de forzarlo a repetir sin descanso una serie de gestos o movimientos que terminan confluyendo en su polo opuesto: del orden al desquiciamiento.

Obra de Bruce Nauman en el IVAM.

Obra de Bruce Nauman en el IVAM.

Lo mismo sucede cuando explora los límites de la percepción, manipulando ciertas acciones o sonidos de forma que la mirada y la escucha se vean forzadas a ver y oír de otras maneras. De nuevo Wittgenstein cuando dice: “Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo”. Nauman pretende que el sujeto amplíe esos límites, para que así aflore ese otro mundo diferente al que no tiene acceso por hallarse encerrado entre las cuatro paredes de su propio y estrecho lenguaje.

En ‘Good boy, bad boy’ y en ‘Flesh to White to black to flesh’ fuerza la confrontación de sonidos y la idea de máscara, haciendo que converjan a un tiempo la crítica social, desvelando ciertos engaños y ocultamientos, con la emergencia de una identidad confusa e igualmente alienada. El cuerpo, inscrito en un espacio y un tiempo al servicio de ese desvelamiento manipulador, comparece en la obra de Bruce Nauman como un cuerpo extrañado. Un cuerpo forzado a la repetición de ciertos gestos y acciones. Un cuerpo amenazado por aquello que vendría a liberarlo. Nauman es, sin duda, un caso digno de estudio.

Una de las imágenes de Nauman en la exposición 'Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman'. Cortesía del IVAM.

Una de las imágenes de Nauman en la exposición ‘Cuerpo, Espacio y Tiempo en Bruce Nauman’. Cortesía del IVAM.

Salva Torres