La Cificon se asienta como convención de altura

Cificon. Salón internacional de cine, ficción y coleccionismo
La Rambleta
Carrer de Pius IX, s/n. València
Sábado 8 y domingo 9 de octubre de 2016

Un año más se celebró en Valencia la Cificon, Salón internacional de cine, ficción y coleccionismo, y otra vez más volvía a ser en La Rambleta. En esta edición se amplió el espacio donde se podían disfrutar de exposiciones y videojuegos, algo que ameniza los tiempos muertos cuando la charla o el evento que esté programado no llega a interesar. Aunque eso sucede más bien poco, porque el fuerte, y no me cansaré de decirlo, de Cificon son sus charlas, debates, mesas redondas, o presentaciones.

El sábado por la mañana todavía me encontraba convaleciente de la gripe que me había machacado como a un pelele toda la semana, es por ello que me perdí, para mi propio dolor, lo que tenía a bien contar sobre el apasionante mundo del doblaje Fernando Cabrera, la voz del Kylo Ren o Sheldon Cooper entre otros. También me perdí a Angus Macinnes, actor canadiense que trabajó en ‘Star Wars’ (1977) y en ‘Juez Dredd’ (1995) entre muchas más. También estuvo el español David M. Santana, que ha aparecido en ‘Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza’ (Star Wars: Episode VII – The Force Awakens, 2015) como Stromtrooper y que luego estaba en la planta inferior firmando, haciéndose fotos y sobre todo sonriendo, durante un buen rato.

Una de las mesas redondas de Cificon. Fotografía: Malva.

Una de las mesas redondas de Cificon. Fotografía: Malva.

Por fin, por la tarde, estuve en La Rambleta con un ambiente engrandecido, divertido, lleno de niños y con una programación que quitaba el hipo, y en mi caso el constipado. Lo primero que noté al entrar son las mejoras de la organización, ahora había más espacio para poder caminar y más puestos de venta, que estaban situados estratégicamente en la planta inferior, lugar donde se realizaban las firmas de los invitados y además te podías hacer una foto con ellos. Por desgracia no estaba muy bien señalizado que en la sexta planta habían videojuegos, exposición y algunos puestos de merchan, de hecho yo me enteré al día siguiente.

En el teatro estaba en ese momento la compañía Mos Teatre, con la obra ‘El Turista de las Galaxias’. Personalmente no me fascinó, es más, creo que no era la hora (16.00) para realizar la representación de esa obra, no porque sea subida de tono ni nada parecido, sino porque creo que hubiera quedado mejor por la mañana, ya que estaba destinada a niños, aunque es cierto que los padres también la pudieron disfrutar. A mí no me enganchó, pero me gustó ese guiño final a Bowie.

Imagen del ambiente en Cificon. Fotografía: Malva.

Imagen de la subasta benéfica en Cificon. Fotografía: Malva.

Los organizadores de Cificon demostraron mucha sensibilidad y solidaridad al colaborar con PayaSOSpital, que tenía un puesto en una de las escaleras que daba acceso al teatro, donde aparte de vender sus cosas, también podías comprar un boleto para la rifa del domingo. Lo mejor de esta convención son las charlas, y es por ello que las tratan con mimo e intentan traer siempre a gente que tengan muchas cosas que decir y contar. Los chicos del podcast ‘Carne de videoclub’ nos hablaron de ‘La loca historia de las Galaxias’ (Spaceballs, Mel Brooks, 1987). Creo que dieron en el clavo con la película que habían escogido para diseccionar, ya que en este evento siempre hay un número grande de aficionados a la saga de Lucas. La charla estuvo llena de anécdotas e historias del rodaje, fue dinámica y estuvo llena de gente, lo que sigue confirmando el buen momento que vive el podcasting sobre cine por el que pasa este país.

Una vuelta por el recinto, viendo a cosplayer de todos los colores, aunque en su mayoría de Star Wars, viendo a Angus Macinnes como se fotografiaba con sus fans, previo pago de su importe, y volví al teatro, a ese lugar que se había convertido en el Sancta Sanctorum de las charlas frikis. Continuamos con Salvador Larroca, valenciano que ha trabajado en Marvel desde hace años y que ahora se encarga de Star Wars en la compañía de los Xmen, nos contó anécdotas de su trayectoría, por ejemplo su relación con Stan Lee o cómo desarrolla sus trabajos. Cuando se marchó, ojalá la charla hubiera durado más, llegó otro chico de la Terra, como es Pablo ‘Pabs’ Verdejo, especialista en diferentes películas de la talla de ‘Guerra Mundial Z’ o ‘Guardianes de la Galaxia’. Fue increíble escucharle contar cómo accedió a ese trabajo, los requisitos que piden en Inglaterra para trabajar como stunt y además nos realizó una demostración, por otra parte muy divertida, de cómo saldría despedido un personaje por un manotazo de un monstruo.

Sala de videojuegos de Cificon. Fotografía: Malva.

Sala de videojuegos de Cificon. Fotografía: Malva.

La jornada llegaba para mí, porque luego seguía, a su final con la excepcional mesa redonda sobre “El coleccionismo de la galaxia”, con parte del equipo del podcast de ‘La Fosa del Rancor’. En ella pudimos apreciar los múltiples objetos que pueden ser susceptibles de colección, los precios que se barajan y los lugares donde se pueden encontrar. Con nosotros estuvo Jose M. Arosa que nos habló de los artículos más codiciados por los coleccionistas y de su ingente colección de Star Wars. Muy interesante la charla sobre ese mundo fascinante y desconocido para la mayoría que es el coleccionismo de la saga espacial. Creo que sería interesante una entrevista en profundidad con Arosa para conocer mejor este universo de colecciones.

El domingo había mucha menos gente, era el 9 de octubre, y estaba claro que la asistencia bajaría, pero realmente no esperaba que tanto, quizás se tenían que haber valorado otras fechas, aunque ya se sabe que no hay fecha buena, porque quizás puede surgir un partido de fútbol o Dios sabe qué. A las 16.00 horas estuve en la presentación del fantástico libro ‘Carteles de Cine. Arte en Imágenes’ de Emilo Sanchís, presentación que no se realizó en el teatro sino en una sala llamada para tal ocasión Sala Fricomic. Hablamos de cartelería de cine, de su evolución y cierto declive, y de su importancia en el mundo del séptimo arte.

Una de las imágenes exhibidas en Cificon. Fotografía: Malva.

Una de las imágenes exhibidas en Cificon. Fotografía: Malva.

Luego nos acercamos a la subasta a beneficio de PayaSOSpital, la cual se realizaba en el teatro. Me gustó mucho que un evento de esta índole se solidarizara con un proyecto tan bonito y útil. La puja fue muy divertida, algo larga, pero muy satisfactoria para la ONG pues recaudaron 2.831 euros. Por allí andaba Toni Gómez, actor que ha dado vida a Zape en ‘Zipi y Zape y la Isla del Capitán’ (2016), al que ya pudimos ver en Viva El Ciñe, cuando presentaron la película en la ciudad. Este año habían desfilado, según la organización unos 6.000 visitantes, a mí no me parecieron tantos, pero sí muchos y con mucha ilusión.

En este tipo de eventos, como el los festivales anuales, te reencuentras con personas que no ves en mucho tiempo, con los que compartes una afición y siempre acabas con una sensación de estar en casa. El evento se terminaba y la verdad es que el cansancio afloraba entre todos, a muchos les quedaban horas de camino de vuelta a casa, a otros la sensación ingrávida de estar en un sueño, de vivir una realidad bonita dentro de una ciudad algo gris. Doy la enhorabuena a Cificon por seguir apostando por las estrellas y nos vemos, no les quepa duda, el año que viene.

Cificom. Fotografía: Malva.

Una de las mesas redondas de Cificom. Fotografía: Malva.

Javier Caro

«Star Wars marcó la historia del cine»

Memorias de una galaxia muy lejana
Pau Gómez
El Búho de Minerva

En el vasto espacio de la mítica saga Star Wars ha aparecido un cuerpo celeste acuñado en Valencia. De la Galaxia Lucas a la Galaxia Gütemberg, Memorias de una galaxia muy lejana, de Pau Gómez editado por El Búho de Minerva. Un proyecto cien por cien valenciano que, con profusión de imágenes, describe anécdotas y curiosidades del rodaje de la mítica saga de ciencia ficción y la opinión de una docena de cineastas sobre estos filmes.  El objetivo es doble. Describir su proceso de creación descubriendo algunos de los secretos mejor guardados, y presentar el  homenaje que un grupo de directores y guionistas brindan a unas películas que marcaron sus trayectorias.

Es una fórmula combinada que Pau Gómez (Valencia, 1978) ya utilizó en 29 miradas sobre Spielberg, basado en su tesis sobre separación familiar en la obra de este director. Fascinado por el género fantástico y el séptimo arte,  ha publicados sendos estudios sobre Christopher Nolan y David Fincher: Un mago en el laberinto (2014) y El viajero de las sombras (2015). Su último proyecto, Robert Zemeckis: El tiempo en sus manos (2015), se acaba de editar con motivo del 30 aniversario del estreno de Regreso al futuro.

Fotograma de El Imperio Contraataca.

Fotograma de El Imperio Contraataca.

“La primera película de Star Wars significó un antes y un después en la historia del cine por muchos motivos, pero principalmente por la capacidad de George Lucas de combinar géneros clásicos como el western, el cine de samuráis o las aventuras de capa y espada bajo un envoltorio de ciencia-ficción”, dice Gómez, que ha publicado también un par de libros sobre Indiana Jones. “Podía haber sido una catástrofe, pero la apuesta acabó convirtiéndose en el mayor éxito de todos los tiempos. Lo que vino después es una obra monstruosa que en sus primeras continuaciones nunca perdió la calidad del original, incluso la superó en El Imperio contraataca, aunque en sus precuelas se esfumó aquel espíritu por culpa de la visión empresarial de Lucas. Ahora, con la franquicia en manos de Disney, ese universo se ampliará hasta más allá de lo que nunca pudimos imaginar. Al menos la cosa ha empezado bastante bien con El despertar de la Fuerza.

Las curiosidades de los rodajes que cuenta Gómez se refieren sobre todo a la trilogía original. Por ejemplo, que Lucas quería a Al Pacino para interpretar a Han Solo, que Harrison Ford trabajaba como carpintero cuando consiguió el papel, que los asteroides se hacían con patatas, y que Lucas estuvo a punto de arruinarse por querer financiar de su bolsillo El Imperio contraataca. “En las precuelas todo estaba mucho más controlado, y salvo las pataletas de Ewan McGregor por tener que rodar delante de una pantalla verde, no hubo anécdotas significativas”, comenta Gómez. “En cambio, la nueva película sí que tiene detalles bastante curiosos, como el hecho de que Daniel Craig interprete a un soldado de la Primera Orden en una escena clave en la que aparece la protagonista. Nunca llegamos a verle la cara, por supuesto”.

Making off de una de las películas de la saga Star Wars.

Making off de una de las películas de la saga Star Wars.

En el prólogo del libro Guillermo del Toro escribe: “Cuando vi Star Wars por primera vez, salí del cine –que estaba en un centro comercial–, di una vuelta a la manzana y acto seguido decidí volver a entrar. No lo había hecho nunca y no he vuelto a hacerlo desde entonces. Era el día del estreno en Guadalajara, México. Yo tenía trece años. Aquel mismo día la vi unas seis o siete veces”. Junto a Álex de la Iglesia y una decena de directores y guionistas rinde su tributo al gran maestro.

“La mayoría de los textos aluden a ese niño interior que todos estos directores recuperan cada vez que ven las películas de la saga, como reconoce Juan Carlos Fresnadillo”, dice Gómez.  Eduardo Chapero-Jackson firma un texto muy interesante en el que hace una lectura política de cada episodio de Star Wars en función de la época de su creación: la América desencantada de los setenta por la guerra de Vietnam o el Watergate. Paco Cabezas hace una oda al frikismo, mientras Álex de la Iglesia muestra su descontento por la trilogía de la precuela. Borja Cobeaga imagina a un J.J. Abrams adolescente que fantasea con dirigir algún día una película de Star Wars.

En España abundan los clubes de fans de Star Wars, especialmente en Madrid, Barcelona y Sevilla. En la Comunidad Valenciana funciona uno de los más activos: la Saga Skywalker. “Son una gente increíble, verdaderos apasionados de la saga”, señala Gómez. “Hace poco tuve la oportunidad de conocer personalmente a su fundador, Pedro Torromé, y a varios de sus miembros, y fue un inmenso placer compartir con ellos mis impresiones sobre estas películas tan emblemáticas”, concluye.

Licenciado en Periodismo y Doctor en Comunicación Audiovisual, Pau Gómez ha trabajado  en Ràdio 9, donde dirigió y presentó los programas especializados en cine Pati de butaques y Cinema Nou. Fue guionista, productor y locutor en los magazines Coses que passen. También ha sido presentador del espacio cinematográfico Ficcionari en Punt 2. Es autor de las novelas La estirpe del mal (2011) y El último sello (2013).

Fotograma de la última película de Star Wars.

Fotograma de la última película de la saga Star Wars.

Bel Carrasco

Cine fantástico a escala en Lametro

Prop Art, organizada por el colectivo Awesome Props
Sala Lametro de la estación de Colón en Valencia
Hasta el 30 de enero de 2016

La sala Lametro de la estación de Colón de Metrovalencia ha ampliado los días de visita a la exposición Prop Art, organizada por el colectivo Awesome Props, hasta el próximo 30 de enero. La muestra dedicada al cine fantástico actual presenta numerosos personajes y objetos de producciones, como la saga de La Guerra de las Galaxias, Los Vengadores o Juego de Tronos y ha sido ya visitada por más de 3.000 personas desde su inauguración el pasado 10 de diciembre.

Vista de la exposición Prop Art en la Sala Lametro.

Vista de la exposición Prop Art en la Sala Lametro.

La exposición cuenta con 25 figuras a tamaño natural de personajes de Star Wars como Kylo Ren, Darth Maul, Boba Fett, Han Solo en Carbonita, Dengar, Stormtrooper Comandante y Wicket; Los Vengadores (Iron Man, Black Widow, Hawkeye y Miss Marvel); Kick-Ass (KICK-ASS e Hit Girl); Teenage Mutant Ninja Turtles (Raphael); Predator (Predator); Terminator (T-600); The Babadook (Mr. Babadook y Libro de Babadook); y Juego de Tronos (Guardia de la Noche en trono de Invernalia y Mesa con mapa de Poniente). Estas figuras están acompañadas por varias escenografías seleccionadas y numerosos objetos de utillería y atrezzo basados en las producciones cinematográficas más representativas del género.

La exposición ofrece un apartado destinado a los procesos técnicos, incluyendo la exhibición de los procesos de producción de los mismos, y una pequeña introducción al mundo de la creación de atrezzo, utillería y escenografía cinematográfica.

Imagen de Shaun Elay en la exposición Prop Art en Sala Lametro.

Imagen de Shaun Elay en la exposición Prop Art en Sala Lametro.

En la muestra participan Shaun Elay, joven artista experimental e ilustradora que presentó en primicia su exposición ‘Phobophobia’; José Gracia, el  autor del libro ‘Herederos de la Guerra de las Galaxias’; Víctor G. Prats, conocido artista eldense quien presentó una selección de sus mejores obras relacionadas en su conocida exposición ‘Star W-Arts’; y Tato Escriche, realizador y músico valenciano guionista, director y productor de varios capítulos de la serie de suspense paranormal Versión original y actual actor de doblaje de conocidas producciones de actualidad como Slow West.

Awesome Props es un colectivo de artistas fanáticos del cine, el comic y la ciencia ficción actual que realiza toda clase de utillería, atrezzo y escenografía cinematográfica como homenaje a dicho género.

Vista de la exposición Prop Art en Sala Lametro.

Vista de la exposición Prop Art en Sala Lametro.

La sala permanece abierta al público de lunes a sábado de 11 a 13 horas y de 17 a 20, cuenta desde su inicio con el patrocinio de Vossloh, empresa radicada en Albuixech y dedicada a la fabricación de unidades ferroviarias. Con esta sala de exposiciones, FGV quiere consolidar como habituales en el conjunto de las estaciones de la red propuestas culturales y otras, como actuaciones musicales o campañas de sensibilización como las que desarrolla Línea 0. Estas iniciativas se ofrecen con el objetivo de conseguir que las estaciones de Metrovalencia sean algo más que un simple lugar de paso.

Vista de la exposición Prop Art en Sala Lametro.

Vista de la exposición Prop Art en Sala Lametro.

 

Samson et Dalila, la tentación vive abajo

Samson et Dalila, de Camille Saint-Saëns
Dirección musical: Roberto Abbado. Escenografía: Carlus Padrissa, La Fura dels Baus
Palau de Les Arts
Avenida del Professor López Piñero, 1. Valencia
Días 12, 14, 17, 20 y 23 de enero de 2016

Sansón posee la fuerza que Dios le concedió al nacer. Pero esa fuerza divina se ve comprometida por esa otra fuerza más terrenal y seductora que posee la tentadora Dalila. Esa tensión entre lo metafísico y lo telúrico, al igual que entre el orden del relato místico y el desorden pulsional está en el núcleo de la ópera de Saint-Saëns. Carlus Padrissa (La Fura dels Baus) lo dijo desde Chile, en conexión vía skype con Les Arts: “Es una relectura del Samson et Dalila que se estrenó en Roma en 2013”. Relectura de la ópera de Saint-Saëns, con hasta ocho mandalas de dos metros cada uno que sirven para ir transformando la escena, un anillo de luz “valenciana, muy clara” y, “cada vez más” (subrayó Padrissa) “con el arte de la entropía”. Y se explicó: “Lo que está arriba, está para caer”, concluyendo que “la destrucción nos mantiene fascinados”.

Samson et Dalila. Fotografía de Tato Beza por cortesía del Palau de Les Arts.

Samson et Dalila. Fotografía de Tato Beza por cortesía del Palau de Les Arts.

Fue su explicación al poder que todavía hoy posee la historia mítica de Sansón y Dalila, relato bíblico contenido en el Libro de los Jueces del Antiguo Testamento. Con esos mimbres, Camille Saint-Saëns compuso la ópera estrenada en Weimar en 1877, “no en Francia”, subrayó Roberto Abbado, director musical que cederá su batuta a Plácido Domingo en la representación del día 20 para celebrar el 75 cumpleaños del tenor. “Es una ópera compleja que en tiempo de Saint-Saëns no fue entendida en Francia”. No sólo por las reticencias a que un tema bíblico fuera llevado a escena, sino “por su dificultad”.

Samson et Dalila, una vez recuperado a bombo y platillo el eco de la saga Star Wars, hurga también en ese lado oscuro de la fuerza. Y lo hace con una “producción minimal de bajo presupuesto, adaptado a los tiempos de crisis, pero con mucha imaginación”, destacó Padrissa. Zamira Pasceri, que colabora con La Fura dels Baus en la escenografía, apuntó que les había interesado el tema de la guerra, pero desde un punto de vista más personal. “Es un viaje del concepto histórico a lo individual”.

Samson et Dalila. Fotografía de Tato Baeza por cortesía del Palau de Les Arts.

Samson et Dalila. Fotografía de Tato Baeza por cortesía del Palau de Les Arts.

De manera que el “conflicto entre pueblos [filisteos y judíos] y religiones”, que indicó Davide Livermore, intendente de Les Arts, queda absorbido por el más penetrante conflicto interior de los propios Samson (Gregory Kunde) y Dalila (Varduhi Abrahamyan). “Siempre son bienvenidas obras que nos hacen reflexionar sobre la génesis de la guerra”, que Padrissa recordó al mencionar los 18 conflictos bélicos más recientes, el medio millón de muertos y los 13 millones de refugiados. Pasceri subrayó que aunque el tema central de Samson et Dalila sea la ceguera como castigo, en realidad este castigo “es una oportunidad para que Sansón mire en su interior enfrentándose a la verdad, a nosotros mismos”.

Es la doble faz del poder de la fuerza: constructiva y destructiva a un tiempo. “Sansón es un semi dios, que tiene tentaciones que no puede evitar”, de las cuales se da cuenta en el tercer acto y por las que “pido perdón a Dios”, explicó Gregory Kunde, cuyo papel de Sansón ha tenido que ejercer incluso fuera de escena: “Tuve un cáncer hace unos años y ahora estoy de vuelta”. Ni siquiera un accidente durante los ensayos, por el que aún cojea, ha podido quitarle el protagonismo: “Hace 35 años hice de segundo filisteo en Chicago”.

La gran fuerza de Sansón contenida en su larga cabellera Kunde la resumió así: “Es la historia de un hombre con una gran responsabilidad sobre sus hombros”. Falla debido a las tentaciones y pide “que le den una segunda oportunidad”. La rima entre sus cabellos y las cuerdas que luego le atan a las columnas del templo, Pasceri la derivó hacia el bondage: “Son las ataduras o condicionamientos de nuestra propia cultura”, algo que ata y tan pronto puede ser placentero como doloroso. El mismo diálogo que Roberto Abbado explicó entre la música asociada a los judíos y a los filisteos: “La judía es más profunda, asociada a Dios mismo, y la filistea más superficial, ligada a los placeres más terrenales”. Todo ello, como recordó Livermore, “al servicio de la partitura”, del 12 al 23 de enero en Les Arts.

Ver noticia en El Mundo Comunidad Valenciana

Samson et Dalila. Imagen cortesía del Palau de Les Arts.

Samson et Dalila. Fotografía de Tato Baeza por cortesía del Palau de Les Arts.

Salva Torres

Digitall reúne a más de 2000 personas en Kinépolis

DIGITALL, evento de creación del sector de la cultura digital
Cines Kinépolis
Avda. Francisco Tomás y Valiente, s/n. Valencia
Del 10 al 13 de diciembre de 2015

“Si no el más grande de España, sí uno de los más importantes”. Jaime Torres, director de la Escuela Superior de Arte y Tecnología ESAT, patrocinador del evento, se refería a Digitall. Animación, efectos especiales, videojuego, arte tecnología y 3D sumados al encuentro de creación digital que reunió el pasado fin de semana en Kinépolis de Valencia a más de 2000 personas entre público profesional y general. Con el apoyo del Ayuntamiento de Valencia, a través de la Fundación Inndea, Digitall ha logrado el objetivo de poner en valor un sector en constante crecimiento.

Imagen promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Imagen promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Javier Ortizá, director de Digitall, subrayó la importancia para Valencia de un evento de estas características, por cuanto permite conocer de primera mano los trabajos de quienes lideran la cultura digital en el mundo, entre ellos no pocos valencianos. “El aumento de la empleabilidad en el sector del videojuego ha sido del 21% en los últimos años”, destacó Jaime Torres, que estuvo acompañado en la presentación de Digitall en la FNAC de Valencia por Rafael Monterde, director general de la Fundación Inndea y por el propio Ortizá.

Los dos millares de personas que se acercaron a Kinépolis pudieron contemplar cómo los principales keyspeakers del sector compusieron una obra digital a base de ilustraciones, dibujos en vivo, textos y firmas, que expresaban el estado y futuro de esta pujante industria. El público pudo igual acceder a videojuegos en grandes pantallas, tales como Minecraft, Call of Duty o Battelfront, el último juego de Star Wars. Del jueves 10 de diciembre al domingo 13, los asistentes a Digitall han podido disfrutar de las últimas novedades en ocio y cultura digital.

De izquierda a derecha, Jaime Torres, Javier Ortizá y Rafael Monterde, durante la presentación de Digitall en la FNAC de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

De izquierda a derecha, Jaime Torres, Javier Ortizá y Rafael Monterde, durante la presentación de Digitall en la FNAC de Valencia. Imagen cortesía de la organización.

Entre las principales figuras que acudieron a este primer encuentro, estaban el productor de videojuegos Grand Theft Auto (GTA), Gordon Ross; el animador Carlos Baena, entre cuyos trabajos figura El Viaje de Arlo, de Pixar, o Iker de los Mozos, por Frozen, de Disney. También estuvieron como ponentes, Enrique del Gato, creador de Atrapa la bandera y Las aventuras de Tadeo Jones; el director artístico de Elite 3D, José Luis Queralt, cuya empresa valenciana diseña personajes de videojuegos, o Eduardo Oliden, conocido por sus trabajos en Ice Age 3 y Piratas del Caribe: En el fin del mundo.

Jaime Torres indicó que por medio de Digitall se pretendía concienciar al público valenciano de que hay “un sector muy prometedor”. El evento recién nacido emerge como escaparate que visibilice y ayude “a los profesionales de la Comunitat Valenciana a que encuentren sus referentes”, agregó el director de ESAT, para quien la cultura digital “va a liderar en los próximos años los mercados”. En este sentido, destacó que había una desproporción entre el incremento de plataformas en el último lustro y la producción de contenidos.

Digitall, que nace con vocación de continuidad, dio a conocer durante los cuatro días que duró el evento los profesionales valencianos tan cualificados con que cuenta la industria del videojuego. Según Monterde, el encuentro es una buena muestra del “abundante talento”, por lo que sólo quedaba apostar por él, de manera que los jóvenes tengan un “ecosistema amable” donde poder desarrollar sus capacidades.

Imagen del video promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

Imagen del video promocional de Digitall. Cortesía de la organización.

«La ciencia ficción es más difícil que la fantasía»

Sindbad en el País del Sueño
Juan Miguel Aguilera
Editorial Fantascy
De venta en liberías

Juan Miguel Aguilera (Valencia, 1960) estudió diseño industrial, pero su vocación es la de diseñar historias en mundos paralelos, tanto en el ámbito de la ciencia ficción hard como de la fantasía oriental. A esta modalidad del género fantástico pertenece su última novela, Sindbad en el País del Sueño, un magnífico relato de aventuras de corte clásico, inspirado en las leyendas de Las Mil y Una Noches. Su trayectoria lo sitúa en uno de los peldaños más altos del podio de los escritores de literatura fantástica que en Valencia cuenta con dos primeras figuras: Laura Gallego, en versión juvenil, y Pilar Pedraza, en la línea gótica.

Una de las ilustraciones del libro 'Sindbad en el País del Sueño', de Juan Miguel Aguilera. Imagen cortesía del autor.

Una de las ilustraciones del libro ‘Sindbad en el País del Sueño’, de Juan Miguel Aguilera. Imagen cortesía del autor.

Aguilera escribió sus primeras obras en colaboración con Javier Redal, historias enmarcadas en la ciencia ficción dura, y ambientadas en La Saga de Akasa-Puspa, una recreación de mundos y ambientes consistente y detallista. Mundos en el abismo y sus continuaciones, Hijos de la eternidad y Mundos y demonios, combinan una trama típica de Opera Space con elementos de ciencia ficción hard. El refugio muestra una gran influencia científica en biotecnología, bioquímica, comunicación entre especies o en evolución. También ha colaborado con el conocido autor Rafael Marín Trechera y participado como guionista en la película Náufragos y en el cómic Avatar. Como ilustrador ha elaborado numerosas portadas para libros de ciencia ficción.

¿Su Sindbad tiene algo que ver con el de Las Mil y Una Noches?

He jugado con la idea de que se trata del personaje real cuya leyenda dio origen a los relatos de Las Mil y Una Noches. Para ello lo he situado en esta época, en el Bagdad del califa Harún al-Rashid, en el año 800 de nuestra era. Nunca me planteé adaptar los cuentos originales, sino crear una historia nueva con este personaje legendario. El que esté interesado en las historias de Sindbad que aparecen en Las Mil y Una Noches, podrá acceder a ellas en la traducción de Vicente Blasco Ibáñez gracias a unos códigos QR contenidos en mi libro. También he usado estos códigos, que se pueden entender como notas a pie de página, para ampliar la información histórica relacionada con la época y la ambientación de la novela.

¿El País de los Sueños y los seres que lo pueblan como djinn en sus diversas variantes están inspirados en algún relato o leyenda oriental, o son fruto de su imaginación?

Los djinn son citados muchas veces en el Corán. Es más, una de las suras está dedicada íntegramente a ellos. Por lo tanto, para un musulmán devoto los djinn existen sin ninguna duda, creen en ellos como yo creo en los maoríes aunque nunca haya visto a ninguno. Según el Corán, Alá creó a los ángeles en primer lugar, pero los hizo perfectos y sin voluntad propia. Luego se le ocurrió la idea de crear a los djinn, unas criaturas menos poderosas que los ángeles pero con libre albedrío, que decidirían por sí mismos si le eran fieles o no, y les dio la Tierra para habitarla. Por fin, Alá creo al ser humano, le dio la capacidad de decidir y también le dio la Tierra, lo que hizo inevitable el enfrentamiento entre hombres y djinn. Me parece una mitología fascinante, y aún más cuando es algo real para una parte importante de la humanidad. Organizando y dándole un poco más de coherencia a estas leyendas creé la trama fantástica de mi novela, imagino que de una forma semejante a como Tolkien utilizó las antiguas leyendas centroeuropeas como base para su Tierra Media.

Portada del libro 'Sindbad en el País del Sueño', de Juan Miguel Aguilera. Imagen cortesía del autor.

Portada del libro ‘Sindbad en el País del Sueño’, de Juan Miguel Aguilera. Imagen cortesía del autor.

¿Cómo combina la fantasía y la realidad en cuanto a la descripción de lugares reales como Bagdag o las costas de África?

He intentado ser lo más riguroso posible con el entorno histórico, no olvidando nunca que se trata de una novela de aventuras. Es divertido pensar que algún detalle histórico le parecerá increíble a más de uno. Por ejemplo, el personaje de Yahiz es real; escribió el Libro de los Animales del que se habla en la novela, un claro precedente a la teoría de la evolución de Darwin. La embajada de Carlomagno es real y sucedió en esa época. Carlomagno, al hostigar a los rebeldes de al-Ándalus desde el norte, se convirtió en un inesperado aliado del califa Harún al-Rashid. Mi objetivo de mezclar datos reales con fantasía es suspender la incredulidad del lector, facilitarle que se sumerja en la historia, que crea que está leyendo algo real y que así disfrute más con la novela. Es como hacer un truco de magia: es una ilusión pero parece verdad.

¿Cómo se inserta este libro en el conjunto de tu obra?

Suelo decir que soy aficionado a la ciencia ficción pero no tanto a la fantasía. Sin embargo hay un tipo de fantasía que siempre me ha fascinado y es la que leía de niño, la que está relacionada con el universo de Las Mil y Una Noches y con películas como El viaje fantástico de Simbad, con los maravillosos efectos de Ray Harryhausen, o El ladrón de Bagdad, la versión protagonizada por Sabú. Es decir: Bagdad, las aventuras de navegantes en océano Índico, los comerciantes que regatean en un mercado por el valor de unas perlas, los genios (o djinn) saliendo de una lámpara, los animales gigantescos y fabulosos como el ave Roc, los desiertos misteriosos, las noches árabes, las junglas impenetrables… Ese era el mundo de fantasía de las novelas con las que crecí y todo eso está en Sindbad en el País del Sueño. Descubrí a Tolkien mucho más tarde y aunque también me gusta no puede emocionarme igual.

Varias veces ha escrito a cuatro manos con otro autor. ¿Qué sistema utilizasen estos casos?

Es difícil. Para empezar necesitas trabajar con alguien con quien ya exista un respeto mutuo, una admiración por la obra del otro, sólo así es posible confiarse tanto como para ceder parte de tu autonomía como autor. Después de eso, lo mejor es seguir un esquema muy detallado, no puedes empezar sin tenerlo todo claro de antemano. Aun así he tenido varios fracasos, novelas que he empezado con algún compañero y que no he llegado a terminar. Pero cuando sale bien, te sientes arrastrado por una especie de sinergia que hace que todo el esfuerzo valga la pena.

Una de las ilustraciones del libro 'Sindbad en el País del Sueño', de Juan Miguel Aguilerea. Imagen cortesía del autor.

Una de las ilustraciones del libro ‘Sindbad en el País del Sueño’, de Juan Miguel Aguilerea. Imagen cortesía del autor.

¿La ciencia ficción es en su opinión un apartado dentro del género fantástico o algo autónomo? Lo fantástico arrasa, sin embargo la ciencia ficción parece en punto muerto.  ¿Qué opina al respecto?

Creo que son géneros diferentes y tienen historias diferentes. La fantasía existe desde hace mucho, las novelas de caballería que leía don Quijote eran novelas de fantasía no muy diferentes a las actuales. La ciencia ficción es hija de la revolución industrial y la primera novela que podemos considerar como tal es el Frankenstein de Mary Shelley. Creo que la ciencia ficción es un género más difícil, mucha gente piensa en la saga de Star Wars cuando se habla de ciencia ficción, pero estas películas están más cerca de la fantasía que de la ciencia ficción. Blade Runner es un buen ejemplo de película de ciencia ficción, es más difícil, responde a los miedos de una época, muchas veces trata temas profundos y no suele ser tan divertida y escapista como la fantasía. Quizá por eso tiene menos éxito.

Es evidente que siente una fascinación por lo oriental y su rica y milenaria civilización. ¿Qué piensa cuando lee las noticias sobre los conflictos que asolan esa parte del mundo? ¿Por qué esos países se han quedado tan atrasados?

Tras publicar mi novela Rihla, palabra que significa viaje iniciático en árabe, me invitaron a un festival en Egipto, unos meses antes de la caída de Mubarak. Pasé el mes de junio de 2010 en el Cairo e hice buenos amigos allí. Gran parte de la documentación sobre los djinn, y la forma en la que los musulmanes los ven, la obtuve en ese viaje. Cuando volví a España seguí en comunicación con mis amigos y amigas egipcios, que a través de chats me informaban de todo lo que estaba pasando y cómo lo estaban viviendo. Muchos de ellos fueron muy activos durante la revolución y recuerdo que me emocioné a altas horas de la madrugada, cuando me contaron desde la plaza de Tahrir la dimisión de Mubarak. Me recordaron los sentimientos de alegría durante la Transición española, ese deseo legítimo de vivir en un país libre. Pero claro, entonces aparecieron los religiosos que habían permanecido agazapados durante toda esa lucha. ¿Por qué están atrasados? Porque el gran avance de occidente es la separación entre la religión y el Estado, y ese es un paso que ellos aún no han dado.

Las ilustraciones del libro son también suyas. ¿Aparte de escribir se dedica también a la pintura?

Soy diseñador. Tenía un estudio de diseño e ilustración con Paco Roca, el autor de Arrugas. La portada y las ilustraciones interiores de Sindbad en el País del Sueño las tuve claras desde el principio, formaban parte de mi imaginación mientras estaba escribiendo la novela. Hice muchos bocetos para decidir el aspecto de los djinn, quería diferenciar las distintas razas que los componen y a la vez ser fiel a las descripciones de los textos antiguos. Hice un modelo en 3d del dhow de Sindbad para orientarme en las descripciones, imaginaba la luz del puerto de Basora y también la de la jungla, y el aspecto físico de los personajes con mucho detalle. Tengo una imaginación visual y a veces intento plasmar estar imágenes con palabras y otras con ilustraciones.

Juan Miguel Aguilera. Imagen cortesía del autor.

Juan Miguel Aguilera. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco