“El mundo ha entrado en un bucle extraño”

Shakespeare en Berlín, de Chema Cardeña
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Hasta el 17 de febrero de 2019

William Shakespeare ya lo advirtió siglos antes de que Chema Cardeña lo situara en el Berlín del nazismo: “Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos”. Para responder a la pregunta ¿cómo fue posible tal horror?, ya sea el desencadenado en la Alemania de Hitler o en cualquier otro lugar agitado por idéntica cerrazón de ideas, el sociólogo Zygmunt Bauman, en su libro Modernidad y Holocausto, acude a Herbert Kelman. Este profesor austriaco de ética social apunta que las inhibiciones morales contra las atrocidades violentas disminuyen cuando se dan tres condiciones.

La primera, señala Kelman, es que la violencia esté autorizada “por unas órdenes oficiales emitidas por los departamentos legalmente competentes”. La segunda, que las acciones estén dentro de “una rutina creada por las normas del gobierno”. Y la tercera, que las víctimas de la violencia estén deshumanizadas “como consecuencia de las definiciones ideológicas y del adoctrinamiento”. Chema Cardeña, preguntándose lo mismo que Bauman, Kelman y tantas otras personas sorprendidas por semejantes estallidos de violencia masiva, la pone en escena en su exitosa Shakespeare en Berlín.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“La estrenamos en 2016 en la Sala Gaudí de Barcelona y llevamos ya tres temporadas de gira”, señala Cardeña, sorprendido por lo que “ha cambiado el mundo en tres años”. Después de su estreno, volvió a la capital condal precisamente el 1 de octubre de 2017, fecha de celebración de la polémica consulta popular para decidir el futuro político de Catalunya. “Si Shakespeare en Berlín ya tenía fuerza en su momento, ahora ha ido cogiendo vigor después de todo lo ocurrido”, apunta el autor de una obra galardonada con el Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2018, que hasta el próximo domingo se representa en la Sala Russafa de Valencia. Después proseguirá su gira por ciudades del País Vasco, Asturias, Comunidad de Madrid, Extremadura y Castilla y León.

“No quería hacer un panfleto, ni juzgar a nadie, sino mostrar la vida de gente anónima que vive algo tan tremendo como lo que pasó en Alemania”. Para ello, Cardeña se mete en la piel de Leo, un actor de ascendencia judía, amigo del fotógrafo Martin, encarnado por Juan Carlos Garés, y de la cineasta Elsa, que interpreta Iria Márquez. Amigos que se irán distanciando por culpa de una ideología nazi que favorece a la pareja, en tanto alemanes, y persigue a Leo por su condición de judío. La pareja se dejará llevar del ambiente pro nazi, dando la espalda al amigo, al que acusarán incluso de complicarles la vida con sus inoportunas visitas a casa en busca de auxilio.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

Cardeña se refiere a la “banalidad del mal “ que acuñó la ensayista Hannah Arendt, para explicar la conducta de la pareja protagonista en su obra. “Aceptan el régimen utilizando la famosa excusa de que solo hicieron lo que se les ordenó. El yo no sabía nada, no vale”. Y añade: “No aprendemos, aquello que pasó volvería a ocurrir”. De hecho, se muestra sorprendido por lo que de forma larvada ya está gestándose en muchos lugares de Europa, incluida España. “Desde [Donald] Trump, el mundo ha entrado en un bucle extraño que no sé adónde nos lleva”.

¿Los populismos y los nacionalismos van de la mano? Cardeña piensa que hay un “maniqueísmo claro” en todo ello. “El populismo está imbuido de algo visceral, que lleva al supremacismo, la xenofobia y el odio. No entiendo que se utilice la patria como bastón con el que pegar a la gente”. Y añade: “El nivel cultural se resiente mucho cuando entra lo visceral”. Por eso dice que no le sorprende lo ocurrido en Alemania, un país culto y muy desarrollado. “Solo podía pasar en un país que hace las cosas a la perfección. De ahí las fábricas de exterminio construidas para destruir un pueblo entero”.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Un audiovisual de Javier Marcos sirve para completar la escena, mostrando imágenes documentales que contextualizan lo ocurrido durante el nazismo. “La gente joven desconoce lo sucedido y las imágenes ayudan a situarles en aquel momento. No quería imágenes de guerra, sino que se viera lo que ocurría en la calle con el incendio del Reichstag o durante la noche de los cristales rotos, con los guardias de asalto maltratando a judíos en plena calle. Javier ha buscado en archivos, hasta el punto de que hay imágenes inéditas”, subraya Cardeña.

En el audiovisual participa el actor Juan Mandli interpretando al judío Leo, que rememora los hechos desde Buenos Aires en 1966. Su postura es la del espectador igualmente contrariado con lo sucedido años atrás. “Se puede extrapolar igualmente a la actualidad, porque hay paralelismos evidentes. La ultraderecha está en Holanda, en Austria, en Hungría… Y hay gente que se deja seducir por ella. Somos bastante estúpidos”.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

¿Shakespeare en Berlín puede ayudar a remover conciencias? “Me encantaría que sirviera. Hay gente que de hecho coincide a la hora de advertir esos paralelismos y sale del teatro muy concienciada, por la emoción y la reflexión que suscita. ¡Ya me gustaría que el teatro tuviera ese poder!”, admite Cardeña, que ha ido madurando la obra durante 20 años atraído por esa banalidad del mal que pone en escena y que le valió también diversas candidaturas a los Premios Max como Mejor Espectáculo teatral y Autoría, además de su nominación como Mejor Actor de Reparto.

“Que Shakespeare apareciera en el título lo tenía desde el principio claro. Es lo único que queda puro en medio de esa barbarie”. Su personaje acude a él en diversos momentos de la obra, con el fin de preservar el arte del genial dramaturgo inglés, incluso en tiempos de cólera. “Tampoco quería un final en el que hubiera buenos y malos”, subraya Cardeña. Un final, en todo caso, muy shakespeariano que da pie al remate final por parte del espectador. Un espectador que termina haciéndose eco de las palabras del propio autor de Hamlet: “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos”.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

Salva Torres

Auge y deceso del nazismo en Sala Russafa

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña
Arden Producciones
VIII Cicle de Companyies Valencianes
Sala Russafa
Denia 55, València
Del 31 de enero al 17 de febrero de 2019

El teatro a veces funciona como un espejo. Es lo que ocurre con el thriller histórico ‘Shakespeare en Berlín’, que vuelve a Sala Russafa dentro de su VIII Cicle de Companyies Valencianes, justo cuando el panorama político y social español lo hacen más actual que nunca.

Del 31 de enero al 17 de febrero de 2019 sube al escenario del teatro de Ruzafa, donde se creó esta pieza de Arden Producciones que arranca su cuarto año en gira, tras visitar medio centenar de ciudades españolas como Madrid, Barcelona o Sevilla, además de saltar a Portugal dentro del Circuito Ibérico de las Artes Escénicas. Se trata de uno de los últimos y más exitosos espectáculos de la formación valenciana, impulsora del teatro de Ruzafa; y, para algunos, uno de los mejores textos de Chema Cardeña, quien escribe y dirige la pieza en la que interpreta uno de los papeles y por la estuvo nominado a Mejor Actor de Reparto en los Premios MAX.

Shakespeare en Berlín. MAKMA

“Cuando creamos este espectáculo nunca pensamos que tendría tanto recorrido, pero es que en cada ciudad y en cada momento en que lo hemos representado, el público ha tenido una lectura muy condicionada por lo que estaba pasando en las calles. Por ejemplo, cuando lo estrenamos en Barcelona en 2016, el espectáculo fue acogido con mucho entusiasmo, y al volver un año después, en plena efervescencia del 1 de octubre, la interpretación que hizo el público del mismo espectáculo, fue mucho más intensa”, comenta Cardeña.

Mezclando referencias históricas en una interesante trama de thriller, ‘Shakespeare en Berlín’ recrea el nacimiento, crecimiento y ascenso al poder del nazismo a través de la amistad de un matrimonio, formado por un profesor de fotografía y una directora de cine, con un exitoso actor judío. Los que fueran inseparables compañeros tendrán que atravesar un periodo en que la sociedad se transforma y los transforma, con el auge de políticas populistas y discriminatorias, la pérdida de derechos individuales y el incremento de la confrontación social.

“En los últimos años hemos visto cómo no sólo en el mundo, también en Europa y España crecía la ultra derecha. Y al acabar la función la gente nos decía que cada vez nos parecíamos más a esa Alemania que, en plena depresión económica, encontró un chivo expiatorio perfecto a quien culpar de sus problemas”, argumenta el dramaturgo.

Además del apoyo de la crítica, con el Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2018, la pieza ha recibido otros reconocimientos entre los que Cardeña destaca los dos Premios del Público (El Puig y L’Aculdia), además de la nominación para el mismo galardón en el Certamen de Haro. “Es emocionante que los espectadores se sientan tocados por lo que está ocurriendo en el escenario, que se planteen cómo actuarían ellos, que se genere un debate espontáneo al salir del teatro. Es de las mejores cosas que te pueden pasar como dramaturgo”, admite Cardeña.

Él mismo, Juan Carlos Garés e Iria Márquez, con la colaboración especial de Juan Mandli, dan vida a este espectáculo, homenaje a la palabra y a la emoción, con toques noir y que echa la vista atrás para hablar del presente. “Pero, sobre todo, del futuro, si queremos evitar que la historia se repita”, señala su autor y director.

FEBRERO CON PROPUESTAS VALENCIANAS, NACIONALES E INTERNACIONALES

Durante tres semanas, ‘Shakespeare en Berlín’ permanecerá en Sala Russafa, dentro del VIII Cicle de Companyies Valencianes, en el que también se integra la pieza ‘Anónimas’ (22-24 de febrero). Este espectáculo de danza urbana sobre tacones habla sobre el empoderamiento de la mujer y abre la programación de un ciclo especial dedicada a La Dona, que continuará alrededor de la jornada del 8 de marzo, con diferentes propuestas escénicas y culturales.

Además, el centro acogerá en febrero la producción argentino-española ‘El Trinche’ (19 y 20 febrero) dirigida por Jorge Eines, que se acerca a la figura de este astro del fútbol argentino. Y el ‘Ultrashow’ del humorista canario afincado en Barcelona, Miguel Noguera (15 y 16 de febrero) dará un toque surrealista al fin de semana de los enamorados.
Por último, la programación mensual se completa con una nueva sesión de ‘El Arte de Conocerte’ (9 de febrero), una experiencia escénica que se apoya en la Escuela Gestalt de la psicología, dirigida por el productor teatral y terapeuta Óscar Cortés.

Iria Márquez, Chema Cardeña y Juan Carlos Garés protagonizan 'Shakespeare en Berlín'. Fotografía cortesía de Arden Producciones.

Iria Márquez, Chema Cardeña y Juan Carlos Garés protagonizan ‘Shakespeare en Berlín’. Fotografía cortesía de Arden Producciones.

El nazismo que tantos desearon

Shakespeare en Berlín, de Chema Cardeña
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 4 al 21 de mayo de 2017

Sala Russafa estrena el 4 de mayo en la ciudad ‘Shakespeare en Berlín’, la nueva producción de la compañía valenciana Arden, escrita y dirigida por Chema Cardeña, quien también interpreta uno de los papeles de la obra. El montaje estuvo seleccionado como Mejor Espectáculo, Texto Original y Actor de Reparto para los Premios MAX de 2017. En esta última categoría ha pasado a las candidaturas finalistas de estos galardones nacionales que se entregarán a principios del próximo mes de junio.

“Es la tercera vez que vivo una nominación para los Max y estoy muy agradecido”, explica Chema Cardeña, quien quiere ver en su candidatura como mejor actor de reparto un reconocimiento también de su tarea en la escritura y dirección de la pieza. “Siempre me he considerado un actor, de ahí nace mi actividad como dramaturgo y director. Que después de 30 años de carrera se tenga en cuenta mi interpretación en este espectáculo es un impulso total porque es gracias a que he podido escribir y dirigir este papel, pero también al trabajo de toda la gente que forma la compañía”, explica Cardeña, quien se considera incapaz de deslindar la faceta creativa de la interpretativa en ‘Shakespeare en Berlín’.

Escena de 'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“Esta obra llevaba 30 años en mi cabeza, siempre me ha fascinado cómo toda una sociedad pudo ponerse al servicio de un hombre que diseñó la mayor máquina de aniquilación de seres humanos; una industria macabra en la que la gente de a pie participó, contribuyendo en mayor o menor grado”, comenta el dramaturgo.

Para investigar sobre este tema, Cardeña decidió crear personajes anónimos, en vez de recurrir a figuras históricas como ha hecho en otros montajes de Arden, por ejemplo ‘Matar al Rey’, ‘7 Reinas’, ‘El idiota en Versalles’, ‘La puta enamorada’ o ‘La Estancia’. “Mantenemos el sello de la compañía porque esta mirada a una época histórica nos sirve para reflexionar y comprender mejor nuestro presente. Y al tratarse de personas anónimas, se facilita la empatía con los espectadores”, afirma Cardeña, quien señala que, desde los primeros cinco minutos de la representación, el público establece paralelismos entre la gran crisis, las dificultades económicas y el descontento con la clase política que amparó el nacimiento del nazismo y la situación social actual, que está posibilitando el crecimiento de los populismos y extremismos no sólo en Estados Unidos, también en Europa.

“Esta obra no es un panfleto, simplemente plantea una situación que es muy parecida a la que estamos viviendo hoy día, en muchos aspectos, e invita a los espectadores a tomar partido, a preguntarse qué hubieran hecho ellos”, explica el dramaturgo y director.

Escena de 'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’ se ambienta en la capital alemana, en cuatro momentos clave del desarrollo de la historia nazi: el incendio del Reichstag, la noche de los cristales rotos, la guerra y el final de los juicios de Nüremberg. A través de esos acontecimientos se observa el devenir de la amistad de tres personajes y su evolución personal, enfrentados a las circunstancias externas y a sus propios conflictos internos. La pieza, estéticamente influenciada por clásicos del cine negro como ‘Perdición’, ‘El sueño eterno’ o ‘Gilda’, presenta toques de intriga y misterio en una trama con aristas, que demuestra que la realidad y la moral jamás son planas. La puesta en escena es íntima, con pocos elementos que van variando y evolucionando al ritmo de la psicología de unos personajes poliédricos a los que dan vida el propio Cardeña, Juan Carlos Garés e Iria Márquez. Además, el montaje cuenta con la colaboración de Juan Mandli y se apoya en proyecciones audiovisuales que incluyen algunas imágenes documentales inéditas de la sociedad alemana del momento.

Además de en las tablas, esta historia puede encontrarse en formato libro ya que durante la pasada Fira del Llibre se presentó la publicación de ‘Shakespeare en Berlín’ a cargo de la editorial valenciana El Petit Editor. El estreno en Valencia el 4 de mayo forma parte de una gira que tras el verano llevará el espectáculo de nuevo a Barcelona para pasar después por Badajoz, Zaragoza, Vitoria, o salir a Braga y Oporto.

La propuesta estará en cartel hasta el 21 de mayo y cada domingo, después de la función, el público podrá asistir a un ciclo de Teatro Fórum. Se trata de una serie de encuentros en los que el equipo artístico intercambiará opiniones y experiencias con destacados personajes externos al ámbito de las artes escénicas, pero que pueden aportar un análisis interesante de la obra.

Escena de 'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Abrirá esta iniciativa el domingo 7 de mayo el Catedrático de Psicología de la UV y escritor de novela negra Vicente Garrido, que compartirá su análisis de la evolución psicológica de los personajes y, en general, de cualquier persona que ha de vivir un conflicto bélico.

El 14 de mayo participará la periodista Rosa Brines, periodista y directora del documental Mauthausen-Gusen: la memoria y La mirada de Siegfried. En su experiencia como investigadora ha tenido ocasión de conocer a supervivientes del Holocausto y profundizar en su visión de la historia contemporánea alemana. Un bagaje que compartirá con el equipo artístico y público de ‘Shakespeare en Berlín’.

Cierra este ciclo de Teatro Fórum la Consellera de Justicia Gabriela Bravo el 21 de mayo, impulsora de la Ley de la Memoria Histórica de la Generalitat Valenciana. Con ella se analizará la diferencia entre cómo se ha tratado y se vive este tema en la sociedad alemana y española.

‘Shakespeare en Berlín’ forma parte de la programación del Festival Valencia Negra, que el día 5 a las 19h inaugurará su V edición en Sala Russafa de la mano del autor catalán Víctor del Árbol, Premio Nadal 2016 con ‘La víspera de casi todo’ y ganador de numerosos galardones nacionales e internacionales entre los que destaca el francés Le Gran Prix de Littèrature policière (2015).  A las 20h, le dará el relevo el italiano Sandrone Dazieri, autor de la Serie ‘Gorilla’ y del éxito ‘No está solo’.

Un día más tarde, el 6 de mayo a las 20h, el certamen homenajeará a Paco Camarasa, el librero noir más importante del país, con el que repasará su vida entre libros y al que entregará el Premio Francisco González Ledesma en reconocimiento a su actividad en la promoción del género negro.

Escena de 'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.