La Serra de Mariola bajo las cámaras

Mariola, serra de llibertat. Documental
Dirección y guión Santi Hernández y Matilde Alcaraz.

La Serra de Mariola es una de las joyas de la Comunidad Valenciana, en sus lindes no pueden contarse las maravillas que acoge. Hay más especies de flora vascular en Mariola que en muchos países europeos. Santi Hernández y Matilde Alcaraz han realizado la primera película documental sobre el parque natural. Un trabajo minucioso que han grabado durante 13 meses y que muestra la riqueza patrimonial, histórica, medioambiental de Mariola y de las siete poblaciones unidas a la sierra.

PAPALLONA

Imagen cortesía de Documentart.

‘Mariola, serra de llibertat’, es un documental que ofrece la posibilidad de conocer a través de la voz de los expertos y los que habitan en ella todo lo que rodea al parque enclavado al interior de sur de la provincia de Valencia y norte de la de Alicante y que incluye a las poblaciones  de Bocairent, Alfafara, Agres, Bañeres, Alcoy, Muro y Cocentaina.

NEU SERRA copia

Imagen cortesía de Documentart.

‘Este documental es sobre todo cultural y etnológico, asegura el periodista Santi Hernández, uno de los autores de la película. Muestra de una forma cohesionada un paisaje vivo, en constante transformación. Lo que se ve es la gente que estima y que vive la Serra de Mariola’.

DRONE SERRA copia

Imagen cortesía de Documentart.

Se ofrece un recorrido exhaustivo, ameno, por su patrimonio: sus castillos, ermitas y más de 200 masías esparcidas por todo su territorio. Y una construcción muy significativa en la sierra, las denominadas ‘caves’ o pozos de nieve, los almacenes del ‘comercio del frío’, que tuvo una importante repercusión económica y patrimonial hasta principios del siglo XX.

El documental nos acerca con unas impactantes imágenes a sus fuentes, sus ríos, esas aguas que manan y forman el Vinalopó, el Serpis, el río de Agres o del de Ontinyent, básicas para el desarrollo de la industria.

Y nos enseña cómo se aprovechan los recursos que ofrece la Serra de Mariola, sin abuso, con respeto, con consideración.

La microviña de Muro,  un proyecto destacado, comprometido con el paisaje y la biodiversidad. La miel del Pla de Santa Bárbara, en Bocairent, los olivares de Alfafara o las cerezas y ciruelas del Mas del Jaquero.

Son los agricultores, los guías, los pastores, los colmeneros, las familias que viven en el corazón de la sierra los que se explican, los que relatan su especial vínculo y relación con Mariola.

Un ‘tesoro’ medioambiental

La Serra de Mariola es sobre todo un ‘tesoro medioambiental’, de una increíble riqueza vegetal. El parque alberga más de 1200 especies de flora vascular, un número mayor del que existe en muchos países de Europa.

MONTCABRER CABRA

Imagen cortesía de Documentart.

Desde hace 15 años, gracias al proyecto ‘Canyet’ se ha recuperado la presencia de buitres que sobrevuelan el cielo de Mariola, después de un siglo de ausencia. Ya hay 70 ejemplares.

El documental no olvida la historia, los estudios arqueológicos que se efectúan en el parque natural. En el yacimiento de Cabeçó de Mariola se ha descubierto una ánfora con el nombre del primer habitante de Mariola: Beles.

Los expertos plantean en la película la posible conexión histórica entre los dos extremos del Vinalopó.Y lo hacen a través de dos piezas iberas: ‘el Lleó de Bocairent’, hallada en el nacimiento del río y la conocida Dama de Elche, descubierta en su desembocadura, en el yacimiento de la Alcudia.

Patrimonio, medio ambiente, cultura, historia, turismo y también gastronomía. Conocemos a través del documental los platos típicos de la zona,  o cómo se elabora el ‘herbero’ de Bocairent, explicado por un vecino de esta población.

Suena en la banda sonora la música del popular ‘Serra de Mariola’, y en la película se escucha una pieza muy especial,  ‘Estances de Mariola’ del compositor de Muro Juan Luis Nicolau, premio Nacional de Guitarra. La obra ha sido galardonada en los ‘Global Music Award’ de los Ángeles. En la película, Juan Luis toca su composición en la Penya del Frare. Es toda una manifestación musical y sentimental inspirada en el parque natural.

‘El documental es un gran trabajo de divulgación, explica la periodista Matilde Alcaraz, una de las autoras de la película . Difunde todas las características y valores de la Serra de Mariola de una manera muy clara, muy amena, muy sencilla, muy moderna, que llega a toda clase de público’.

‘Es una enciclopedia en imágenes y emociones de la Serra de Mariola’, añade Santi Hernández .

Los 60 minutos de la película documental muestran un trabajo minucioso, riguroso, atractivo, divulgativo y sobre todo hecho con sentimiento, sensibilidad, dedicación y un cariño compartido, Santi Hernández es de Alcoy y Matilde Alcaraz de Bocairent, por un lugar mágico, excepcional: la Serra de Mariola.

El documental se ha presentado durante el mes de diciembre en todas la poblaciones de la Serra de Mariola y se ha editado un DVD que se puede adquirir en las librerías de la comarca.

Carles Figuerola.

“Mi generación teme al futuro”

Esta noche arderá el cielo, de Emilio Bueso
Editorial Salto de Página
De venta ya en librerías

Emilio Bueso (Castellón de la Plana, 1974) empezó a escribir para conjurar sus pesadillas y le tomó gusto a la escritura. Escribe de noche como los búhos y a un ritmo frenético. Tres novelas en los últimos tres años y otra en preparación para la próxima primavera. La última que acaba de publicar, Esta noche arderá el cielo, es una mezcla de road movie y western en un escenario muy particular, la Tras-taiga, una carretera de 666 kilómetros que recorre uno de los espacios más vacíos del mundo, al norte de Canadá. Mac, un  apasionado de las motos y la mecánica, con algún tornillo suelto en la cabeza y Perla, su ex novia recién separada de su marido, emprenden un viaje de aventura que les llevará a vivir una pesadilla.

Imagen de Emilio Bueso, autor de 'Esta noche arderá el cielo'.

Imagen de Emilio Bueso, autor de ‘Esta noche arderá el cielo’.

 

Bueso es un crack de la tecla que combina su profesión de informático y creación literaria con un estilo personal que concilia “lo más crudo del realismo con lo más alucinante de lo fantástico”, dice. Los numerosos premios que ha cosechado estos últimos años (Ignotus, Celsius y Nocte) y las reediciones de Cenital, ficción apocalíptica distópica, lo acreditan con un maestro del género.
Pregunta: ¿Por qué elegiste un escenario tan peculiar para Esta noche arderá el cielo?
Respuesta: Estuve por esa zona practicando senderismo y me impresionó mucho el paisaje, un páramo que no es bosque ni tundra, la taiga. Por la noche se ven millares de estrellas con nitidez y la luminiscencia de la aurora boreal lo inunda todo. Es otro mundo. Un espacio donde el tiempo se detiene. Con esta historia he trabajado el sentido de la maravilla y la capacidad de asombro, un registro diferente al de mis dos novelas anteriores, Diástole y Cenital, más ásperas.

P: ¿Cuál crees que es el mayor temor de la gente de tu generación?
R: Los de mi generación le tenemos cada vez más miedo al futuro, es lo que exploré con Cenital. En Esta noche arderá el cielo me he metido más por los derroteros del abandono y el desamparo. Siempre he pensado que hay pocas cosas más perturbadoras que contemplar, en todos los sentidos, unos horizontes vacíos. Verse en medio de un páramo, sin metas, encarrilado en algo lineal que sabes que acabará mal.
P: ¿Escribir te ayuda a conjurar los miedos o los amplifica?
R: Depende del escritor, y de lo escrito. Desde luego que si le lanzas una mirada larga al abismo puede que el abismo te la devuelva. Es el atractivo que tiene la literatura de terror, que resulta mucho más peligrosa, que ataca las emociones más fuertes.
P: ¿Por qué crees que Cenital es tu novela de mayor proyección hasta ahora?
R: Porque la nueva acaba de salir. Y porque, por mucho que digan que algunas cosas son cíclicas, probablemente nunca salgamos de esta crisis. Y nunca es demasiado tiempo, incluso para las secuoyas.
P: Cómo te ayudan los premios que has recibido a seguir en la brecha?
R: Los que he ganado hasta ahora apenas tienen dotación económica, son golpes de aliento que te da la crítica. Hacen que no pierdas de vista que todavía quedan cosas que van más allá de las cifras.
P: Con las redes sociales e infinidad de blogs parece que hoy todos queremos escribir y nadie tiene tiempo para leer. ¿Qué opinas al respecto?
R: Que la escritura nace de la lectura antes que del tener algo que contar, de la experiencia, del sentir, o el pensar. Todo el mundo tiene cuentas en Internet, y todo el mundo tiene una historia dentro, pero las más potentes no caben en los ciento cuarenta caracteres de un twitt. Requieren miles y miles de palabras, espacio en los comercios y difusión en los medios. Las personas que le dan la espalda a eso se están perdiendo muchas cosas irrepetibles.
P: ¿Tiene futuro el libro?
R: A veces pienso que ya no. Hay mucha gente que ya no quiere pagar por leer. Y casi todas las novelas grandes que he leído serían mucho más pequeñas si se hubieran tenido que escribir por amor al arte. Un autor que solo trabaja por un reconocimiento inmaterial terminará produciendo menos y, en muchos casos, mucho peor. Más tarde o más temprano, todos los creativos con posibles se terminan cansando de ver su nombre en letra de imprenta y terminan viendo cómo se les exigen unas cotas de calidad que requieren cada vez más tiempo y energía.
P: Tu próximo proyecto.

R: En mayo sale mi quinta novela. Está basada en los mundos de H.P. Lovecraft, y ambientada en lo más oscuro de África. Será una historia sucia, terrible y conmovedora. Intento que todas las mías lo sean, pero luego terminan pareciendo tan diferentes entre sí.

Portada del libro de Emilio Bueso, 'Esta noche arderá el cielo', de la Editorial Salto de  Página

Portada del libro de Emilio Bueso, ‘Esta noche arderá el cielo’, de la Editorial Salto de Página

Bel Carrasco