«Asesinaría a los autores de libros de autoayuda»

Los muertos viajan deprisa
Nieves Abarca y Vicente Garrido

Las Semanas Negras de Gijón y A Coruña son escenarios de tres brutales asesinatos de los que son víctimas otros tantos escritores.  La inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán entran de nuevo en liza, a la caza de un asesino implacable y escurridizo. Los muertos viajan deprisa, última entrega de la serie noir de Nieves Abarca y Vicente Garrido, sigue fiel al estilo de esta pareja literaria. Más allá de la trepidante intriga policial los autores ofrecen una amena crónica de estos encuentros de escritores de novela negra hoy tan en boga, de las complicidades y rivalidades que se establecen entre ellos. Abordan el tema del plagio y la impostura, al tiempo que ahondan en el corazón del mal. Un aliciente añadido es descubrir la clave oculta en la identidad de los personajes.

“Nos lo pasamos muy bien pensando en si los lectores adivinarían quiénes son los escritores y sus modelos reales”, confiesan. “Pero mantendremos el secreto, cada lector tiene que adivinarlo por sí mismo”. En el caso de que se hiciera una película o serie inspirada en sus novelas, piensan que “Bárbara Lennie sería la Valentina ideal y para Sanjuán podría servir muy bien Rodolfo Sancho”. En cuanto a sus series preferidas, la de Abarca es Sherlock, “la adaptación moderna del detective más grande es brutal, imaginativa, novedosa y excelentemente actuada”. La de Garrido es 22/11/63, adaptación de la magnífica novela de Stephen King, “por la ambientación magnífica y la intriga incesante que ya estaban en el libro”.

Cubierta del libro 'Los muertos viajan deprisa', de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

Cubierta del libro ‘Los muertos viajan deprisa’, de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

¿Algún autor o autora al que les apetezca asesinar…hipotéticamente hablando?

Sólo a los autores de libros de autoayuda. Los escritores de novela negra por lo general somos poco asesinables, buena gente que madruga y se acuesta prontito. Tenemos nuestras rarezas, eso sí. Pero por lo general procuramos tener un perfil bajo. La maldad va por dentro.

Si en el Festival VLC Negra se hubiera producido un crimen este año ¿cuál sería la víctima, el escenario y el modus operandi ideal?

Sin duda Pierre Lemaitre. Sería una noticia de alcance mundial. En el Hotel Reina Victoria, asfixiado en su habitación con las páginas de su última novela. Una de las chicas de la limpieza lo encontraría al amanecer en un escenario dantesco. Pero solo es imaginación. No creo que Lemaitre se dejase asesinar fácilmente.

¿Por qué nos fascinan las historias de crímenes cuando en la vida real somos cada vez más pusilánimes, sensibleros con los animales y súper protectores con los niños?

Por eso mismo. El crimen afecta a la esencia del ser humano, al miedo, a la supervivencia. Nos gusta leer en el sofá cosas que jamás seríamos capaces de mirar a la cara en la realidad. Leemos como un niño es secuestrado y violado pero un segundo de exposición a un acto parecido nos destruiría psicológicamente, si somos personas normales, por supuesto.

Portada de 'El hombre de la máscara de espejos'.

Portada de ‘El hombre de la máscara de espejos’, de Nieves Abarca y Vicente Garrido.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene seguir fiel durante cuatro libros a los mismos protagonistas? 

¿Ventajas? Da gusto hacer evolucionar a los personajes, se les coge cariño, el escritor se divierte haciéndolos sufrir o haciéndolos felices, se convierten en hijos a los que amas y odias. Las desventajas son el aburrimiento. Si eres un creador necesitas cambiar de aires y buscar nuevas metas. Saber que puedes escribir otras cosas diferentes.

Muerte y sexo, Eros y Thanatos. ¿Cómo establecen la dosis de erotismo de cada novela? 

Cada novela tiene un pulso distinto que, en realidad, depende del tipo de asesino. Si el asesino es un sádico sexual, describimos los crímenes tal y como ocurren en la realidad. Si creamos otro tipo de criminal, las muertes ocurrirán de otro modo. El erotismo deviene de la creación del personaje. En Los muertos viajan deprisa hay menos carga sexual que en las anteriores por el tipo de trama y también para variar el clima de lectura. Nos gusta experimentar, hacer cosas nuevas, tanto en lo que respecta a las tramas como en el uso del lenguaje.

¿Se producen muchos crímenes de este tipo en el mundo real? 

Se producen muchos crímenes sexuales en el mundo, aunque gracias a Dios no es una constante en nuestro país. Pero violaciones, asesinatos de mujeres, trata…Es una lacra a nivel mundial, y en muchos países no está ni siquiera perseguido.

¿Hay peligro de que este boom de la negra estalle y muera de éxito?

En realidad no. Lo único que ocurrirá es que, como pasa siempre en la vida de los libros, solo sobrevivirán los que tengan algo que decir literariamente. Los demás escritores buscarán otros caminos que estén de moda o vendan, como ocurrió con el sado en la erótica. Para escribir buena novela negra hace falta, además de técnica un alma negra. No vale cualquiera. Por no hablar del exceso de tramas absolutamente iguales, escenas calcadas de otros libros o de series de televisión, personajes cliché, y lo peor, la búsqueda del favor del lector mayoritario sin mayor esfuerzo. La novela negra pertenece al mundo de la oscuridad, a lo marginal, disecciona lo peor del ser humano. Edulcorarla no hace otra cosa que pervertir su esencia.

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Imagen cortesía de los autores.

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Imagen cortesía de los autores.

Bel Carrasco

Mentes secuestradas

Los esclavos de mis esclavos, de la compañía Meridional Producciones
Espai Mutant de Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Del 18 al 20 de diciembre de 2015

Dos hombres y una mujer secuestrados en una cueva, en las montañas de Afganistán, junto con la mujer en burka que les lleva la comida. Cuatro víctimas de la situación geopolítica y de su propio deseo de acción. ¿Qué pueden hacer? ¿Cómo sobreviven? Esta nueva obra de Meridional explora la problemática general y el día a día soportado por los rehenes en oriente medio, cuya fuerza surge de la comunicación, a la vez sutil y mundana, del humor, el ingenio y la esperanza.

Con una decidida apuesta por contar historias universales desde pequeños microcosmos, esta nueva aventura de los creadores de Qfwfq, Miguel Hernández, Romeo, Cyrano, Calisto y tantos otros, se centra en el intenso y extremo universo interpersonal elaborado a lo largo de un prolongado secuestro. ¿Cómo superar la inactividad, el encierro, el aburrimiento, la falta absoluta de información, las diferencias políticas y personales, encerrados en una situación límite?

Escena de 'Los esclavos de mis esclavos', de la compañía Meridional Producciones. Imagen cortesía de Las Naves.

Escena de ‘Los esclavos de mis esclavos’, de la compañía Meridional Producciones. Imagen cortesía de Las Naves.

Rober, Ismail y Anik, europeos ligados al mundo de la cooperación, junto a Amina, mujer talibán convencida de su situación, van superando las crisis diarias gracias a una mezcla inestable de decisión, sentido común, locura, humor, rabia, secretos, comunicación, ternura y suerte. Y a la vez dejándonos entrever la trama de la gruesa tela geopolítica en la cual están, y estamos todos envueltos.

Formulada desde una concepción a la vez comprometida y festiva del teatro, para su elaboración se ha documentado en relatos escritos por rehenes reales (fundamentalmente: An evil cradling, de Brian Keenan, profesor irlandés cuatro años y medio en poder de integristas chíies en Líbano; y Captive, de Jere Van Dyk, periodista americano cautivo dos meses en una prisión talibán de las montañas), así como en numerosas noticias y artículos diversos.

Pero se ha escrito pensando fundamentalmente en el teatro. En ofrecer un material rico al actor y una complicidad al público, creando un texto escénico donde los sentimientos, las sugerencias, el humor y la poesía también tienen cabida.

Los esclavos de mis esclavos. Imagen cortesía de Las Naves.

Los esclavos de mis esclavos. Imagen cortesía de Las Naves.

La Cabina se va hasta Jerusalem…Club

II Fiesta de Presentación
La Cabina – Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia
Jerusalem Club
C / Convento Jerusalén, 55. Valencia
Sábado 18 de octubre, a partir de las 22.30h. Entrada: 4 €

Tras el éxito de la I Fiesta celebrada el pasado 19 de septiembre en Espai Rambleta, La Cabina repite formato, pero en otra sala mítica de Valencia, Jerusalem Club, que antaño fue uno de los cines más conocidos de la ciudad. De esta manera, Jerusalem vuelve a incluir el cine en su programación en la que la música, la electrónica y el arte son sus bazas más importantes.

Queda menos de un mes para que dé comienzo el festival La Cabina y con estas fiestas da a conocer parte del programa de este año, acerca al público mediometrajes de anteriores ediciones y propone un buen rato con las ya famosas sesiones de Mediometrash por CinemaScupe (mediometrajes de dudosa calidad comentados en directo por humoristas).

Fotograma de 'La medida de las cosas', de Sven Bohse. Imagen cortesía de La Cabina.

Fotograma de ‘La medida de las cosas’, de Sven Bohse. Imagen cortesía de La Cabina.

La noche arrancará con ‘La medida de las cosas’ (Das Mass der Dinge, Sven Bohse, Alemania, 2005), el primer mediometraje que se proyectó en toda la historia del festival, ya que fue el elegido para inaugurar la I Edición, en el año 2008. Siete años después, vuelve a programarse este film sobre la cocina, el amor y la mejor sopa del mundo. Don, un joven subchef adicto a su trabajo, busca la combinación de ingredientes de ‘La Zoupa’, la sopa de gusto insuperable que hace llorar de felicidad al que la prueba. Cuando su jefe tiene un accidente laboral, aparece un crítico y todo se complica.

Y como muestra de la gran calidad de los mediometrajes que forman parte de la Sección Oficial de esta VII Edición, se preestrenará ‘Hastío’ (Ennui Ennui, Gabriel Abrantes, Francia, 2013), que obtuvo la mención especial del jurado en la pasada edición del Festival de Clermont-Ferrand y el Grand Prix France en el Festival de Cine de Brive. Una comedia que une sátira social y política. El presidente de EE.UU. busca porno en Internet mientras habla por teléfono con uno de sus drones en Afganistán, la embajadora francesa negocia el desarme de un nómada de la región Kuchi y su hija Cléo es secuestrada por un jefe militar afgano.

Y tras la proyección de los dos mediometrajes ‘serios’, llega el turno de un nueva sesión de Mediometrash, en la que los humoristas de CinemaScupe: Raúl Salazar (autor del blog Un respeto a las canas y humorista gráfico de El Jueves), Sixto García (locutor del programa Café con vistas de Radio Klara) y Javi Bóinez (humorista del blog Reflexiones de un tipo con boina), comentarán en directo un mediometraje de muy dudosa calidad. Se desvelará el título de dicha película durante la sesión. La fiesta finalizará con DJournalist que estará a los platos con su música para cerrar esta gran noche.

Fotograma de 'Hastío', de Gabriel Abrantes. Imagen cortesía del Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.

Fotograma de ‘Hastío’, de Gabriel Abrantes. Imagen cortesía del Festival Internacional de Mediometrajes La Cabina.